CARTA ABIERTA A LOS POLÍTICOS ESPAÑOLES

Antes de iniciar el artículo de hoy, quería proponeros que, con motivo de la próxima Navidad, envíe cada uno, con las palabras que quiera, una felicitación navideña al presidente del gobierno, para que sepa de forma directa lo que pensamos. Por mi parte , en mi felicitación le desearé una Feliz Navidad a él y a toda su familia en nombre de los cuatro millones de parados que hay en estos momentos en España y que , muchos de ellos, no tendrán la posibilidad de celebrar la Navidad ni ninguna fiesta porque carecen de recursos para hacerlo.
Si os animáis, la dirección para enviarlo es 
PRESIDENCIA DEL GOBIERNO
COMPLEJO DE LA MONCLOA
28701 MADRID. 
Cuando se aproxima el final del mes de diciembre y ,con él, la recta final de un nuevo año, casi todos nosotros , de una forma u otra, nos aprestamos a realizar un balance del año que termina. Necesitamos mirar a nuestro pasado, para apoyarnos en él y dar nuevos pasos hacia el futuro.
No voy a hablar hoy del balance de mi propio año de vida, ya que eso apenas tiene interés más que para mi mismo, pero si me gustaría imaginar que lo que voy a escribir llegase hasta las personas que deciden sobre los destinos de nuestra nación, aquellos cuyos actos influyen en la vida de millones de personas, para que miren atrás, reflexionen sobre lo que han hecho, no sólo este año, sino los años pasados, desde el principio de esta crisis sin fin aparente y aún antes. Creo que si lo hiciesen con sinceridad, sin engañarse a sí mismos ni tratar de engañarnos a nosotros, quizás habría una esperanza de que el futuro no sea tan gris y mediocre como parece presentarse.
Primero quiero dirigirme a usted, señor presidente José Luis Rodriguez Zapatero. Me gustaría que mirase usted a su pasado, no muy atrás en el tiempo, hace tan sólo dos años, cuando antes de las elecciones negaba la existencia de la crisis, cuando afirmaba que España estaba mejor preparada que cualquier otra nación europea para afrontar los retos de la economía mundial, cuando se convertía en el adalid de ese castillo en el aire que bautizó como “Alianza de Civilizaciones” en el que sólo usted creía y que nos costó millones de euros y tiempo perdido, cuando extendía la protección social hasta el punto de repartir el superávit del Estado entre la gente como si fuésemos los accionistas de una empresa a los que se entregan dividendos, él mismo que prometía un gobierno de talante , sin crispaciones, el que defendía la independencia de España frente al poder norteamericano, el impulsor de una memoria histórica que más que para reconciliar ha servido para despertar viejos rencores enterrados en la transición.
José Luis Rodriguez Zapatero. Le quedan pocos principios que traicionar
Por favor, ahora mire nuestro presente y dígame que ve. Yo le diré lo que veo y lo que ven millones de españoles, una nación desmoralizada, que parece vagar sin rumbo con un gobierno en descomposición cuyas decisiones no nacen del convencimiento y de un programa político coherente, sino de las presiones internacionales, de los poderes políticos y financieros foráneos que nos dictan lo que tenemos y lo que no tenemos que hacer.
Usted, que nos hablaba de la prosperidad de esta nación, nos deja al final de este año con más de cuatro millones de parados, con casi dos millones de personas sin cobertura social de ningún tipo, con una reforma laboral que recorta los derechos de los trabajadores, con la amenaza de un futuro de nuevos recortes sociales, con una nación cada vez más desvertebrada en la que consigue mantenerse en el poder a cambio de ofrecer más dinero y más competencias a los partidos nacionalistas, una nación cobarde que traiciona a los derechos humanos que amparan a los saharauis, a los que siempre había defendido,  por miedo a la reacción de un régimen turbio y nada democrático como el de Marruecos, por no hablar del patético y esperpentico espectáculo de su doble juego con la banda terrorista ETA .
Han perdido la confianza de las personas que un día les votaron , y la han perdido no sólo por hacer mal las cosas, sino por mentirnos a la cara, por decir que no pasaba nada cuando el barco iba ya a la deriva , por perder un tiempo precioso que ya no podremos recuperar y que a millones de personas les puede suponer vivir en la pobreza o en condiciones muy precarias en los próximos años.
Si aún le queda algo de responsabilidad a usted y a los miembros de su gobierno, no nos mantengan un año más en esta agonía. No se trata de que gane un partido u otro, no es un problema de ideología, es mucho más importante, es un problema humano, porque se están viviendo miles de dramas silenciosos en tantas familias españolas que ven su futuro bloqueado, sin alternativas. Les deben una esperanza a todas esas personas, por favor, no se aferren al poder por el poder, han fracasado en su política y deben dejar paso a nuevas generaciones dentro de su mismo partido, gente que no mienta y presente ideas de renovación que nos puedan impulsar hacia el futuro.
También hay unas lineas para el presidente de la oposición, Mariano Rajoy, líder del Partido Popular. Está muy contento, al menos así lo demuestra en sus discursos y apariciones públicas, pues parece dar por segura su victoria en las próximas elecciones. Pero querría recordarle que el objetivo no es ganar una consulta electoral, el objetivo es ofrecer a los españoles un programa coherente y explicarnos como piensa sacarnos de la situación en la que nos hallamos, sin ocultarnos los aspectos más dolorosos de su programa. No es suficiente con decir que el gobierno lo hace muy mal, no basta con responder en el Parlamento con frases ocurrentes, no es lo que queremos oír
Mariano Rajoy. No basta con sonreir y criticar al poder, hay que decir las alternativas y no con palabras vagas
No quisiera pensar que con usted se repetirían las palabras del dramaturgo inglés John Galsworthy para quién  “Sólo hay una regla para todos los políticos del mundo: no digas en el poder lo que decías en la oposición“.  Las cosas han cambiado con respecto a otras elecciones, la situación es dramática para muchos españoles, y no podemos consentir nuevas mentiras y engaños, o nos hablan claro o muchas cosas estarán en peligro. Su responsabilidad como líder del partido mayoritario en la oposición y principal alternativa al poder, es exponernos el plan de ruta, sin ocultar nada, para que los españoles, en el uso de su libertad puedan juzgar si su alternativa es valida o no. Y eso, no lo están haciendo. Por favor, no nos traten como a niños, porque no lo somos. Y también le pediría que luche de verdad contra la corrupción dentro de sus filas, porque veo muy difícil regenerar un país si dentro de sus propias filas se toleran prácticas inmorales.
Sobre los dirigentes de los diferentes partidos nacionalistas, la verdad es que decirles que cumplen con lo que se espera de ellos. Dividir España, desgarrarla con sus garras avariciosas de mas y mas competencias, con su ceguera aldeana y primitiva que arrastra a España a perderse en discusiones sin fin sobre unas supuestas identidades históricas que nos llevan de regreso a los estados feudales de la Edad Media. En los tiempos de la Unión Europea nosotros queremos recuperar los antigüos reinos cristianos.
Cuanto dinero derrochado para alimentar el ego de unos cuantos políticos que creen ser los caudillos liberadores de naciones oprimidas, cuando no son más que ciegos que esconden la cabeza bajo la tierra para no ver la realidad de un mundo que nada tiene que ver con su pensamiento retrogrado y trasnochado. Por favor, no hagan más daño a esta nación, que respeta todas las costumbres y lenguas pero que no recibe el mismo trato , una nación donde sus habitantes no tienen los mismos derechos según hayan nacido en Cataluña o en Andalucia, dejen de hacer chantaje a los diferentes  gobiernos de la nación para venderse como prostitutas por unas monedas y dejen de buscar la división y el enfrentamiento entre los españoles. No nos interesan sus nacionalismos, nos interesa una nación donde todos podamos convivir en libertad y en la que se nos den los medios para vivir con dignidad. Nada mas y nada menos, y si no lo comprenden, no se preocupen, antes o después el pueblo les pedirá responsabilidades por su insensatez. 
Y al pueblo español,  a las víctimas de la incompetencia de nuestros políticos, a los que sufren cada día para pagar el alquiler, la hipoteca o la comida, a los que cada día quiere arrebatárseles un derecho más y añadirle otro sacrificio, recordarles las palabras del escritor inglés Thomas Carlyle  “Nunca debe el hombre lamentarse de los tiempos en que vive, pues esto no le servirá de nada. En cambio, en su poder está siempre mejorarlos”.  No debemos olvidar nunca que el gobierno y el poder no es de ellos, es nuestro, es el gobierno del pueblo, y en nuestras manos esta ponerles y quitarles de ahí, exigirles que cumplan con su palabra .
No nos resignemos a nuestra situación , es posible una vida mejor, una sociedad más justa, pero sólo  si de verdad creemos en ella y estamos dispuestos a luchar. El tiempo de la indiferencia es el tiempo de los cobardes , no podemos mantenernos al margen de lo que sucede. Con independencia de vuestra ideología , de vuestras creencias, estamos todos en el mismo barco, luchemos juntos para cambiar las cosas y no permitamos que nos sigan engañando.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: