PRISCILIANO O SANTIAGO: HISTORIA DEL ORIGEN DEL CAMINO DE SANTIAGO

Hace ya más de dos meses dediqué un artículo a una hermosa película titulada “The Way” que convertía al Camino de Santiago en el escenario donde se desarrollaba la historia, una metáfora de como el camino es más que una ruta hacia Santiago de Compostela , es un camino de evolución personal donde los peregrino viajan sobre todo a su interior y encuentran dentro de ellos las respuestas que buscaban. Pero, aunque lo que es más bello del Camino es justamente este proceso de descubrimiento de quién somos a través del esfuerzo y con la ayuda de la gente que encuentras a lo largo de esta ruta milenaria, también hay una historia que me gustaría contaros hoy y que se halla en su origen, un origen que no es tan claro como el que nos podamos imaginar, como ahora veremos. 
Primero , para entender el extraordinario fenómeno que se va a producir en una pequeña población del entonces reino de Asturias, y que tendrá una importancia crucial en los siglos posteriores tanto a nivel religioso como cultural, tenemos que remontarnos en el tiempo hasta llegar a los primeros años de la era cristiana. Nos encontramos aproximadamente en el año 27. Juan y Santiago el Mayor son hermanos, hijos del pescador Zebedeo y de Salomé. Santiago y Juan, quién con el tiempo se convertiría en el apóstol favorito de Jesús y sería el autor del cuarto Evangelio y del Apocalipsis, conocen a Jesús cuando este les llama mientras estaban pescando en el lago de Genesaret. Así nos lo cuenta el Evangelio de San Mateo:
“Andando junto al mar de Galilea, vio dos hombres: Simón,llamado Pedro, y Andrés , su hermano, echando la red en el mar, pues eran pescadores. Y les dijo: “Venid conmigo y os haré pescadores de hombres”. Ellos al instante ,dejando las redes, lo siguieron. Yendo  más adelante vio a otros dos hermanos: Santiago, el de Zebedeo, y Juan, su hermano, en la barca con su padre Zebedeo,remendando las redes, y los llamó . Ellos, al instante, dejando la barca y a su padre, lo siguieron”  (Mateo 5,18-22)



Imagen de la catedral de Santiago de Compostela, erigida sobre el lugar donde se hallaron en 813 los supuestos restos  apóstol Santiago, aunque como se ve a lo largo del artículo hay más posibilidades que los restos hallados correspondieran a Prisciliano



Extrovertido y de carácter ardiente e impulsivo, Santiago se ganará el apodo de “Hijo del trueno”. En uno de sus arrebatos , Santiago había pedido a Jesús que hiciese bajar el fuego del Cielo para destruir a los samaritanos que se habían negado a dar alojamiento a Jesús y al resto de los discípulos. Pero a pesar de este carácter, Santiago se hallaría entre los discípulos predilectos de Jesús, y estuvo con él en dos momentos decisivos de su vida, la transfiguración en el monte Tabor “Tomo consigo a Pedro, Juan y Santiago y subió al monte a orar.Mientras él oraba cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos  se tornaron de una blancura resplandeciente”  y en la oración del Monte de los Olivos “Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo comenzó a entristecerse y a sentir angustia y les dijo “Triste está mi alma hasta la muerte. Quedaos aquí y velad conmigo” 
Cuando después de la muerte de Jesús  los apóstoles se separan para predicar el Evangelio, Santiago habría cruzado el Mediterráneo y las Columnas de Hércules (el Estrecho de Gibraltar) para desembarcar en Gallaecia(Galicia). Según Isidoro de Sevilla, Santiago “predicó el Evangelio e infundió la luz de la palabra en el confín del mundo”. Parece ser que Santiago permaneció dos años en Hispania , predicando en ciudades como Bracara Augusta(la actual Braga portuguesa), Iria Flavia(Padrón en nuestros días) y Caesaragusta(la que hoy conocemos como Zaragoza).
Durante este recorrido Santiago hizo hasta siete discípulos que se encargarían de continuar su labor cuando él regresase a Jerusalén , y según la tradición estaba en compañía de ellos en la ciudad de Caesaraugusta cuando, hacia el año 40 , la Virgen María se apareció en carne mortal y , como testimonio de su visita, dejaría una columna de jaspe conocida desde entonces como “el Pilar” ,y que daría nombre a la virgen de Zaragoza y a su catedral. Poco después Santiago embarcaba  rumbo a Palestina donde morirá martirizado tras ser capturado durante una de sus predicaciones por orden del rey de Israel, Herodes I Agripa . Corría el año 44 y así nos lo cuentan los Hechos de los Apóstoles: ” Por aquel tiempo el rey Herodes prendió algunos de la Iglesia para maltrarlos. Hizo morir a espada a Santiago, hermano de Juan.”  Tras su decapitación, Santiago se convertía en el primer martir del cristianismo .
Sus discípulos recogieron el cadáver y, según la tradición, lo trasladaron en barco hasta el lugar donde más conversiones al cristianismo había logrado, Gallaecia. Ya en Iria Flavia , sus discípulos llevaron sus restos hasta un lugar llamado Liberodunum, donde la pequeña comunidad cristiana creada por Santiago contaba con la protección de los habitantes de la comarca. Siempre según lo que nos cuentan las tradiciones, una patricia romana llamada Lupa donó el mausoleo familiar para que los restos del apóstol fueran depositados en su interior. Años después , también serían enterrados aquí los cuerpos de sus dos discípulos principales, Atanasio y Teodoro.
Sobre esto último creo conveniente señalar que se han hallado bajo el altar de la catedral de Santiago de Compostela los restos de un mausoleo romano y , en uno de sus bloques de piedra aparecía la inscripción “Athanasio martyr”, que podría confirmar lo que nos cuenta la tradición que nos habla de su discípulo Atanasio. Lo cierto es que la tradición que asignan a Santiago el Mayor la evangelización de la Península Ibérica se remonta a no más allá del siglo VII y están recogidas en obras como el “Breviarium Apostolorum” que carecen de valor histórico y, de hecho, la noticia referente a la obra misionera de Santiago en la Hispania romana no será aceptada entre los visigodos, quienes sucedieron a Roma en el dominio de la Península, y no será hasta la obra del monje Beato de Liébana (fallecido en 798) titulada “Comentario del Apocalipsis” cuando se recoja por primera vez la leyenda que he mencionado anteriormente sobre la llegada de Santiago  a Hispania y como fue enterrado por sus discípulos en Iria Flavia, proponiendo además que se convierta en el patrón de Hispania y ya es considerado como tal  en uno de los himnos litúrgicos de esa época.



En la imagen páginas de “Comentarios del Apocalipsis” escrito por el Beato de Liébana en el siglo VIII donde por primera vez encontramos la tradición de la llegada de Santiago a tierras españolas y como fue enterrado aquí por sus discípulos tras su muerte martirizado en Jerusalén 



El historiador español , coincidiendo con muchos otros historiadores, Claudio Sánchez Albornoz , escribe en su obra “En los albores del culto compostelano”  que “ pese a todos los esfuerzos de la erudición de ayer y de hoy, no es posible, sin embargo, alegar en favor de la presencia de Santiago en España y de su traslado a ella, una sola noticia remota, clara y autorizada. Un silencio de más de seis siglos rodea la conjetural e inverosímil llegada del apóstol a Occidente, y de uno a ocho siglos la no menos conjetural e inverosímil traslatio. Sólo en el siglo VI surgió entre la cristiandad occidental la leyenda de la predicación de Santiago en España; pero ella no llegó a la Península hasta fines del siglo VII.”
Ya sabemos que el reino Visigodo que había sucedido al dominio romano , había sido invadido en 711 por los árabes dirigidos por Tariq ibn Ziyad , y después de derrotar al ejército visigodo dirigido por su último monarca, Rodrigo, en la batalla de Guadalete , ocuparon toda la Península excepto algunos territorios en el norte , los correspondientes a las actuales Asturias y parte de Cantabria. Allí resistirían los cristianos dirigidos por un noble visigodo llamado Pelayo, que se convertiría en el primer rey de Asturias y quién frenó el avance musulmán al derrotarlos en la mítica batalla de Covadonga en 722, aunque esta batalla no sería considerado por los musulmanes más que como una escaramuza .
Lo cierto es que a partir de estos escasos territorios se iría fortaleciendo la resistencia cristiana y a lo largo del siglo VIII, necesitados de un símbolo que los uniera en una lucha tan desigual contra los musulmanes, fue creciendo el fervor entorno a la figura de Santiago, y es en este clima cuando se produce el descubrimiento de la tumba del apóstol. Las fuentes que narran este descubrimiento son muy posteriores a la fecha en que fue hallada , y relacionan este hallazgo con una serie de fenómenos sobrenaturales que sugerían buscar la tumba bajo un cúmulo de vegetación salvaje, que es donde finalmente es hallada. Se creía que el recuerdo de su ubicación había sido olvidado por causa del abandono de la fe cristiana por la población local.
Y aquí tengo que hacer un alto en el camino para regresar sobre mis pasos ,con el fin de explicar porque se acusaba a los habitantes de la actual Galicia  de haber abandonado la ortodoxia cristiana, y eso significa que os presente a un nuevo protagonista de esta historia, Prisciliano. Prisciliano habría nacido alrededor del año 340 en el seno de una rica familia romana, cerca de Iria Flavia. Nada sabemos de sus primeros años , pues las primeras noticias que tenemos  sobre su vida  lo sitúan en Burdeos en 370, a donde se había desplazado para completar sus estudios de retórica con un maestro llamado Delfidio, que afirmaba ser un descendiente de los antiguos druidas.
Prisciliano defendió una doctrina incompatible con la oficial de la Iglesia, donde, entre otras cosas, defendía el sacerdocio de la mujer,negaba el misterio de la Trinidad y quería que el culto se trasladase al aire libre para estar en contacto con la naturaleza, como los antiguos ritos celtas. Le costaría la vida
Impregnado de las ideas celtas de su maestro, Prisciliano regresa a su tierra natal donde comienza a predicar como seglar. Prisciliano enseña en sus predicas la igualdad de sexos en la práctica de los actos litúrgicos pues según él Dios no hacía diferenciación por el sexo ni concedía prevalencia de uno sobre otro. Esto suponía el reconocimiento implícito del derecho de la mujer a ejercer como sacerdote , lo que fue aceptado con rapidez por un pueblo donde aún se hallaban enraizadas las viejas creencias druídicas, donde la mujer había jugado un papel importante.
Otra de las ideas poco ortodoxas sostenidas por Prisciliano era que la hostia consagrada debía consumirse en soledad y que la sangre de Cristo podía ser simbolizada no solo por el vino sino también con leche o uvas.Aconsejaba practicar dietas vegetarianas para purificar el cuerpo y el alma, ya que creía que la carne era obra de las fuerzas diabólicas y no de Dios. También defiende el estudio de la astrología, la numerología y la magia pues las considera manifestaciones de la divinidad y niega la distinción entre las personas que integran la Santísima Trinidad, rechaza el sacramento del matrimonio, no admite la existencia  del Verbo y la Encarnación y, como clara influencia de los ritos celtas, piensa que las ceremonias religiosas deben realizarse en contacto con la naturaleza, en cavernas, ríos y bosques.
Aunque a pesar de estas ideas llegó a ser obispo de Ávila en 380, la Iglesia comenzó a alarmarse por la rápida difusión de las heterodoxas ideas de Prisciliano, y encontramos partidarios suyos en Portugal, León, Extremadura, Asturias, Zaragoza y Cataluña, tanto entre el pueblo como entre la nobleza e incluso el clero. En el mismo año de 380 en que fue nombrado obispo, se convoca un concilio en Zaragoza , donde la doctrina de Prisciliano es condenada . Prisciliano, consciente del peligro en el que se halla solicita el amparo y protección del emperador romano Máximo aunque no obtiene respuesta. Cuatro años después se convoca un nuevo concilio en Burdeos, donde Prisciliano y sus seguidores, entre los que se hallan algunos otros obispos , son despojados de todos sus cargos y dignidades.
Una vez más Prisciliano apela al emperador , quién le convoca en la ciudad alemana de Tréveris. Allí es acusado de practicar la magia negra y predicar doctrinas obscenas, acusaciones que convencen al emperador que condena a Prisciliano a muerte junto a seis de sus seguidores. Después de ser flagelado y torturado en el potro y con un hierro candente los condenados son ejecutados, muriendo decapitados en el anfiteatro de Tréveris.
Las persecuciones contra los seguidores de Prisciliano se intensifican pero, a pesar de ello , algunos priscilianistas viajan en secreto a Tréveris para desenterrar el cuerpo y llevarlo de regreso a Galicia donde depositan sus restos en un lujoso mausoleo situado cerca de Iria Flavia(Padrón). Este emplazamiento ha llevado a algunos expertos a especular sobre la posibilidad de que el cuerpo hallado en el lugar donde hoy se erige Santiago de Compostela, corresponde en realidad a Prisciliano. No tenemos pruebas para afirmarlo o negarlo pero lo que si puedo decir es que en los años siguientes a la muerte de Prisciliano su culto fue adquiriendo mayor fuerza , sobre todo a raíz de la caída del Imperio Romano y la ocupación de los antiguos territorios de Gallaecia por los suevos, que eran seguidores de otra herejía cristiana, la arriana.
Sin embargo, cuando el rey visigodo Recaredo I se convierte al catolicismo en 589, la situación vuelve a cambiar y gradualmente el priscilianismo fue desapareciendo , hasta que ya en el siglo VII se puede considerar desaparecido, si bien su influencia sobre la población gallega no desaparece del todo . Y es por esta persistencia del priscilianismo por lo que se pensaba que se había olvidado la ubicación del sepulcro de Santiago.
Alfonso II el Casto, rey de Asturias (760-842), se convertiría en el primer peregrino a la tumba del apóstol cuando viajo hasta allí en 813 poco después de su descubrimiento. Ordenaría la construcción de una iglesia que, con el tiempo, daría origen a Santiago de Compostela(Campo de la Estrella) uno de los principales centros de peregrinación de la cristiandad
Después de este largo rodeo, necesario para entender lo que viene a continuación, volvemos al momento del hallazgo del supuesto cuerpo del apóstol Santiago. Nos encontramos en el año 813 y un ermitaño llamado Pelayo ve una estrella posada en el bosque Libredón. Asustado , se lo comunica al obispo de Iria Flavia, Teodomiro. El obispo lo acompaña y descubren en la espesura los restos de una antigua capilla y un cementerio de época romana . Teodomiro es consciente del difícil momento por el que pasa la Iglesia en territorio cristiano, pues se halla enfrentada a los cristianos que vivían en territorio árabe y que tenían su sede en Toledo a lo que se añadía un cierto resurgir de grupos priscilianistas.
Teodomiro decide entonces matar dos pájaros de un tiro y determina que el cuerpo hallado corresponde al apóstol Santiago, aunque ,como hemos visto, hay muchas más posibilidades de que correspondiese a Prisciliano. Con ello, por un lado conseguía desplazar el culto a la tumba de Prisciliano por el culto al apóstol Santiago y  ,por otro lado, lograba hacerlo aparecer como un signo del apoyo divino al reino asturino frente a los musulmanes y la Iglesia toledana, convirtiendo así a los obispos asturianos en los auténticos líderes de la Iglesia de la antigua Hispania.
El rey asturiano Alfonso II el Casto apoya inmediatamente el descubrimiento y se traslada hasta allí , convirtiéndose así en el primer peregrino de Santiago. Ordena que sobre la misma tumba se construya una iglesia y edificios para albergar a una comunidad de monjes benedictinos que custodiaran el sepulcro. Esta iglesia es el origen de la futura Santiago de Compostela, nombre que procede del latín “Campus Stellae” o “Campo de la Estrella” en referencia a la estrella que marcó el lugar donde fue hallado el sepulcro. Como sabemos, Santiago de Compostela se convertiría en uno de los tres centros de peregrinación más importantes de la cristiandad , junto a Roma y Jerusalén, pero sobre la historia del Camino ya hablaremos en otro artículo
Para terminar , sólo añadir mi opinión personal de que lo más seguro es que en Santiago se halle enterrado el cuerpo de Prisciliano, pues probablemente Santiago no piso siquiera suelo español. Pero no es posible saberlo con certeza y además, lo que de verdad da valor al Camino de Santiago es lo que signifique para cada uno de los peregrinos . Como escribió el norteamericano Louis L´Amour   “lo importante no es el fin del camino, sino el camino. Quién viaja demasiado aprisa pierde la esencia del viaje”. Caminemos por sus veredas, no importa quién se halle al final , lo importante son las personas que nos encontremos en el viaje y lo que de ellas aprendamos para convertirnos en mejores personas. Ese y no otro es el sentido de toda peregrinación
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: