LA IMPOSTURA INTERNACIONAL EN LIBIA . NO TODOS LOS PUEBLOS RECIBEN LA MISMA JUSTICIA

En muchas ocasiones habréis visto que recurro en el Mentidero al uso del Diccionario de la Real Academia Española y es porque pienso que no damos la importancia debida no a las palabras, sino al significado de las mismas, y ese significado es vital, porque su manipulación influye sobre el pensamiento del que las recibe aunque sea de forma inconsciente. Decía el político y escritor cubano José Martí que “la palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”, y así debería ser siempre, pero los seres humanos la empleamos más para velar esa verdad que para sacarla a la luz. Por eso he querido incluir en el título de este artículo la palabra   impostura que, según el diccionario, significa en su segunda acepción “fingimiento o engaño con apariencia de verdad”.
A esa impostura es a la que estamos asistiendo estos días en todas las declaraciones de los diferentes gobiernos, en las declaraciones de sus representantes y en la que colaboran también muchos medios informativos , en especial los televisivos, que se limitan a realizar una relación de hechos sin analizar los acontecimientos. Informar no es sólo decir lo que pasa, reproducir las palabras de los discursos o poner unas imágenes fuera de contexto, es presentar la noticia desde sus diferentes caras, ofrecer todas las versiones y realizar un análisis que permita a la audiencia tomar una postura en base al mayor número de datos posibles. Y algo muy importante, dejar de repetir palabras grandilocuentes que no están respaldadas por hechos concretos y que ,además, se podrían aplicar en otros escenarios , como ahora trataré de mostrar.

Ya he puesto en otro artículo una foto del dictador libio saludando a Nicolás Sarkozy, pero es la imágen que mejor demuestra la impostura de nuestros gobiernos. Tan dictador era Gadafi hace tres años como ahora, tan responsable de atentados terroristas como ahora. Entonces Sarkozy le recibía con un apretón de manos y una sonrisa, hoy encabeza el ataque contra Libia .¿Que defienden en realidad nuestros gobiernos?¿por que valores están dispuestos a luchar?¿la sangre que manchaba las manos de Gadafi entonces igual que ahora , no era la misma?¿por cuanto venden la ética los líderes de Occidente?
Pero antes de continuar quiero hacer un ejercicio de honradez intelectual, porque sino no tendría derecho a seguir hablando. Todos los seres humanos cometemos errores y yo cometí uno que considero muy grave cuando en su momento no me manifesté en contra de la guerra de Irak . Creí las palabras de los gobiernos democráticos, pensé que la guerra serviría para evitar un mal mayor, que su interés era acabar con un dictador que disponía de las famosas “armas de destrucción masiva”  y que el pueblo irakí viviría un nuevo período de paz y prosperidad. Esa postura no fue sino fruto de la ignorancia más profunda de la realidad, de que no son los derechos humanos ni la defensa de la libertad lo que mueven las relaciones internacionales y que, como decía Francis Bacon, “es muy difícil hacer compatible la moral y la política”.
 La realidad demostró que no hubo armas de destrucción masiva, que Irak no ha recuperado la estabilidad ni la prosperidad y ahora abandonarán de nuevo a esa nación a su suerte , como sucederá con Afghanistán. Cometí un error, pero de los errores se aprende y, como decía Ernst Junger “el pecado no es cometer un error sino perseverar en él”. Ya no me dejo guiar por las palabras de nuestros políticos, sino que trato de hallar mi propio camino por la reflexión, el sentido común y el conocimiento, aunque tampoco ello me librará del error, pero no nos podemos rendir ni tampoco dar la espalda a la política con la manida frase de todos son iguales. La indiferencia no resuelve los problemas, ni soluciona las injusticias , hay que implicarse y enfrentarse a las decisiones que consideremos inmorales, basadas en la mentira o injustas, porque sino sucederá lo que anunciaban las palabras del historiador Arnold Joseph Toynbee ” el mayor castigo para los que no se interesan por la política es que serán gobernados por los que si se interesan” 

El panorama internacional está lleno de dictadores o de regímenes dictatoriales bajo una apariencia de democracia. Desde la Cuba de los hermanos Castro, a la Venezuela de Chavez, desde la Corea del Norte de Kim Jong Il a la junta militar de Birmania, del régimen de los ayatolás en Irán a la monarquía absolutista de Arabia Saudi, de la dictadura de Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial a la dictadura comunista de China. ¿Intervendremos también para liberar a estas naciones?No se puede, pues causaríamos una Guerra Mundial. Pero entonces que nuestros gobiernos se dejen de imposturas     
Es sencillo caer en la demagogia al tratar sobre estos temas , es sencillo decir que Sadam Hussein y Muamar al-Gadafi son dos dictadores y que el mundo está mejor sin ellos. Sin duda, ambos son dos dictadores, sin duda lo mejor que puede suceder es que fuesen desplazados del poder(Sadam ya lo fue) , y que sus pueblos sea libres , pero lo que no podemos hacer es que las naciones de  Occidente , termino que incluye a Estados Unidos y Europa, se conviertan en una especie de dioses que digan quién merece y quien no merece estar en el poder en cada una de las naciones del mundo.
No es un argumento demagógico decir que si intervenimos en Libia para derrocar a Muamar al-Gadafi, deberíamos intervenir en Cuba para derrocar al régimen de los hermanos Castro, en Corea del Norte para acabar con el régimen de Kim Jong Il, en Birmania que está gobernado por una dictadura militar desde 1962, en Arabia Saudi gobernada por una monarquía absolutista y que nunca ha conocido la democracia, en la propia China donde el Partido Comunista gobierna con mano de hierro desde 1949. Ni Egipto , ni Túnez han logrado derrocar a sus regímenes no menos dictatoriales que el de Gadafi por la intervención europea, sino más bien a pesar de Occidente, pues han sido los intereses occidenttales los que fomentaron todos estos regímenes tiránicos en el Norte de África y en Oriente Medio, algo que todos sabemos pero parece que quieren que lo olvidemos.
Estos días se está discutiendo en los parlamentos europeos la aprobación a la intervención de cada nación en la operación militar sobre Libia. Ayer se discutió sobre ello en el país donde vivo, España, por eso voy a hablar sobre ella pero creo que argumentos parecidos están siendo utilizados en otros Parlamentos. En el caso de España el debate tenía un carácter surrealista, ya que se convocó el debate para aprobar nuestra participación después de que nuestros aviones de combate ya estaban patrullando el espacio aéreo libio. Pero , al margen de este detalle que convertía el debate en poco más que una burla a los españoles que en ningún momento se han podido pronunciar sobre ello al igual que sucedió en la guerra de Irak bajo el gobierno del Partido Popular , los discursos de los diferentes partidos políticos se llenaron de palabras tales como “genocidio”, “masacre” o “sátrapa”. Veamos sus significados

VIDEO DE LA VISITA DE GADAFI A ESPAÑA EN 2007

Eran otros tiempos, cuando Gadafi era recibido por el rey Juan Carlos I y por José Luis Rodriguez Zapatero y los empresarios se reunían con el coronel para hacer suculentos contratos . Debe ser que entonces no le veían como un genocida ,ni un tirano a pesar de ser el responsable , entro otros atentados terroristas, de la bomba del vuelo de la Pan Am, conocido como el atentado de Lockerbie, que produjo 270 víctimas. Pero compró el perdón con el dinero pagado a las víctimas y todos los gobiernos occidentales siguieron haciendo negocios con él.

Genocidio, “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”. Masacre “Matanza de personas, por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida”. Sátrapa tiene dos acepciones “Gobernador de una provincia de la antigua Persia” y también “Hombre sagaz, que sabe gobernarse con astucia e inteligencia, o que gobierna despóticamente.”  Esas palabras han sido las empleadas por nuestros políticos, pero de momento no hay ninguna prueba de que en Libia se haya producido el “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza , etnia, religión , política o nacionalidad”, ni tampoco de “una matanza de personas , por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida “ y en cuanto a que Gadafi sea un sátrapa, o sea, ” un hombre sagaz, que sabe gobernarse con astucia e inteligencia” más bien me suena a elogio .
Hay que recordar que no existen pruebas de matanzas en Libia aunque allí hay muchos periodistas desplazados. Hay muertos, si , pero muertos en enfrentamientos bélicos entre las dos facciones enfrentadas y por el momento no hay noticias de que se hayan producido bombardeos masivos sobre las ciudades rebeldes , ni fusilamientos indiscriminados. Claro que hay muertos, claro que hay heridos, porque se trata de una guerra, una guerra civil donde luchan dos bandos. Una cosa es que tengamos preferencia por el bando de los rebeldes, que podamos desear su victoria, otra cosa es presentarlos como civiles inermes a merced de los gadafistas, que los masacran y exterminan sistematicamente, que eso si sería un genocidio. Por eso , antes de emplear ciertas palabras para justificar los actos cometidos hay que pararse a reflexionar lo que nos están diciendo.
También conocíamos ayer la noticia de que el Tribunal de la Haya se disponía a investigar a Muamar al-Gadafi por crímenes de guerra en una nota que decía lo siguiente “La fiscalía presentará los supuestos crímenes de guerra presuntamente cometidos en Libia desde el pasado 15 de febrero de 2011 , así como las entidades y personas que podrían ser perseguidas  con el fin de evitar futuros crímenes” Y se basan en la represión violenta de las manifestaciones de los primeros días de la revuelta. Muy loable la declaración, pero la justicia no es tal sino la aplicamos con el mismo rasero a todos por igual.

Imágen de los bombardeos contra territorio controlado por los gadafistas.Se han lanzado 120 misiles Tomahawks para proteger a la población civil. Ya se empieza a hablar de los inevitables “daños colaterales”. No hay guerras humanitarias, la guera es la guerra y causa muertos. Si el objetivo no era más que la exclusión aérea ¿por qué han caído bombas en las ciudades?¿por qué sigue el ataque?Hay que recordar que no se trataba de dos bandos desarmados, sino que ambos disponen de armas .Dejen de llamarlo intervención humanitaria , es una guerra 
¿Hay que recordar que en Siria han muerto ya 10 personas durante las manifestaciones contra el régimen dictatorial de Bashar Asad?¿que en Yemen han muerto entre 25 y 41 manifestantes contra el régimen dictatorial de Ali Abdullah Saleh y que la respuesta de Hilary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, fue “sentirse alarmada y exigir la máxima contención en la respuesta”?¿que en Bahrein han muerto 11 personas desde el inicio de las protestas contra el régimen dictatorial de Hamad Isa ben Khalifa que ahora cuenta con el apoyo de Arabia Saudi y a quien el rey Juan Carlos I de España ha pedido también “máxima contención en la respuesta”?¿que en la  propia Arabia Saudi, donde gobierna el régimen dictaorial en forma de monarquía absoluta de Abdalá bin Abdelaziz al-Saud(1924)  murieron dos personas cuando fue sofocada con armas de fuego una manifestación en las ciudades de Al-Qatif y Al-Awamieh en la que la gente gritaba “preferimos morir que ser oprimidos”?¿que en Omán murieron dos personas en la ciudad de Sohar mientras se manifestaban contra el régimen dictatorial del sultán  Qabus ibn Said al Said(1940)?

La pregunta de la que todos sabemos la respuesta es ¿vamos a intervenir en todas estas naciones donde no se respeta la libertad, donde no existen los partidos políticos y donde se dispara contra los manifestantes que luchan por la libertad? Claro, la respuesta de los políticos occidentales es que en Libia se está produciendo, un genocidio, una masacre y que Gadafi es un sátrapa. Bueno, ya conocemos el significado de esas palabras y la mesura con las que hay que utilizarlas, porque en ese caso también es un genocidio y una masacre lo que están cometiendo en Omán, Yemen, Arabia Saudi, Bahrein o Siria. En cuanto a España, es curioso la capacidad que tenemos todos de olvidar. Vamos a realizar un ejercicio de memoria, pero no hace falta que nos remontemos mucho en el pasado.

Una fotografía de una de las víctimas de los tiroteos durante las manifestaciones en Yemen. No son los únicos, también se han producido en Arabía Saudi, en Siria, en Bahrein, en Omán. Si el Tribuna de la Haya está estudiando juzgar a Gadafi por crímenes de guerra por disparar contra los manifestantes los primeros días de la rebelión tendrá que hacerlo igual con los gobernantes de estas naciones. ¿O es que hay dos tipos de justicia?¿quizás no todos los muertos son iguales dependiendo donde los maten?
Estamos en los primeros días de  noviembre de 2010, en un campamento levantado por la población saharaui cerca de la capital del Sáhara Occidental, El Aaiún. Para los que no conozcáis la historia, el Sáhara fue una antigua colonia española que llegó a tener el rango de provincia y cuyos habitantes gozaban de la nacionalidad española. Aprovechando la agonía del dictador Francisco Franco en 1975, el rey de Marruecos, Hassán II (1929-1999) mandó a su pueblo hacia la frontera con el Sáhara español, en lo que fue conocido como la Marcha Verde, algo que Gadafi tuvo intención de repetir en Bengasi esta semana. España se retiró por las presiones de Estados Unidos y Francia, que veían en Marruecos a un aliado muy útil en la zona. Aunque por los Acuerdos de Madrid firmados el 14 de noviembre de 1975, el territorio quedaba bajo la administración conjunta de Marruecos, Mauritania y España, tanto Mauritania como España abandonaron su responsabilidad y dejaron abandonados al pueblo saharaui en manos de Marruecos. Aun la ONU nos considera administradores legales del Sáhara Occidental.

Durante años los saharauis exigieron un referéndum para decidir su independencia, referéndum que ante el poco interés internacional, jamás se ha celebrado. Los manifestantes acampados frente a El Aaiún no se hallaban allí para reclamar la independencia sino para pedir una vida digna , trabajo y acceso a la sanidad y a la educación en las mismas condiciones que la población marroquí . El campamento fue arrasado por las tropas marroquíes, los periodistas españoles que trataron de informar sobre la situación fueron expulsados del país, diferentes activistas de organizaciones no gubernamentales denunciaron la represión de los saharauis , y hubo pruebas de detenidos torturados por las fuerzas policiales, de desaparecidos y no se pudo establecer el número de muertos ante el cierre informativo impuesto por las autoridades de Marruecos.

La respuesta del gobierno español para justificar su participación en la guerra contra Libia  en boca del presidente José Luis Rodriguez Zapatero , ha sido que “Habrá que actuar en Libia hasta que se garantice que se protege a la población civil” y que es necesaria la intervención armada porque “es legítimo utilizar la fuerza cuando es imprescindible. No es fácil ni agradable porque siempre habrá gente que sufra Pero así se impedirá el sufrimiento de muchos más” . Muy distinta fueron las palabras de la ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, cuando en noviembre los periodistas la preguntaban porque España no intervenía en favor de los saharauis promoviendo al menos una declaración de condena de la ONU: “No es incompatible mantener una buena relación de vecindad con la defensa de los derechos humanos. Además de la relación de vecindad, con Marruecos hay una colaboración que va encaminada a la defensa mutua de intereses” 

VIDEO SOBRE EL ASALTO AL CAMPAMENTO SAHARAUI  POR LAS TROPAS DE MARRUECOS EN NOVIEMBRE DE 2010 

Ni una sola condena internacional se pronunció contra el ataque de las tropas marroquíes contra un campamento de personas desarmadas, aunque Marruecos dijo que su objetivo era proteger a aquellas personas de los bandidos. España miró para el otro lado al igual que el resto de organismos internacionales.

Y os recuerdo también las palabras de un joven saharaui cuando veía como la comunidad internacional los abandonaba a su suerte, y en particular España por la responsabilidad histórica contraida con el pueblo saharaui: “El propio Zapatero lo ha dicho, que por encima de los derechos de nuestro pueblo están los intereses de España. Nosotros no tenemos nada, nunca vamos a importarles.Si no podemos ir a la guerra,el deseo que más se repite entre nosotros es echarnos al muro.Sé que quedaré sin piernas o moriré, pero de brazos cruzados ya me encuentro sin vida”  Ni la ONU, ni la OTAN, ni la Unión Europea, nadie movio un dedo por los saharauis.

Ahora permitidme que viajemos un poco más al sur. No puedo hoy contaros la historia de esta colonia española, que ,al igual que el Sáhara Occidental, fue colonia española, lo que dejaré para un próximo artículo, pero si diré que Guinea Ecuatorial fue  colonia española desde que en 1778 tomará posesión de ella en nombre del rey Carlos III, el conde de Argelejo, Felipe de los Santos Toro y Freyre. En 1968 , por la presión de la ONU , España le concedió la independencia a Guinea Ecuatorial . Pero la democracia en Guinea tuvo una vida muy corta, pues su primer presidente, Francisco Macias Nguema(1924-1979), ordenó asesinar al líder de la oposición y se hizo con el control de todo el poder y se mantuvo en él hasta que en 1979 fue derrocado por su sobrino Teodoro Obiang Nguema(1942), actual presidente y dictador de Guinea Ecuatorial.

VIDEO SOBRE LA SITUACIÓN EN GUINEA

No hay demasiados vídeos sobre la situación en Guinea, debido al silencio informativo al que lo somete el gobierno de Teodoro Obiang. Desde el año 1979 en el poder ni la Unión Europea, ni Estados Unidos, ni la ONU ,ni ninguna organización internacional al margen de las ONG como Amnistia Internacional, han pronunciado una declaración de condena contra este dictador que viola los derechos humanos y mantiene a su pueblo en la pobreza .

Si consultamos el informe de Amnistia Internacional de 2008 encontramos denuncias por detenciones injustas, torturas y malos tratos, juicios manipulados y ejecuciones de opositores políticos. A este país, cuya población vive en la más extrema pobreza, con una esperanza de vida que apenas llega a los 50 años, es a donde se diirgió el presdiente del Parlamento español, el señor José Bono, encabezando una delegación de parlamentarios españoles con un mensaje del rey para el sanguinario dictador y donde el propio Bono, representante máximo de España en esta visita, dijo “Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa”. El objetivo del viaje no era otro que participar en el reparto del petróleo guineano , con una producción de 600.000 barriles diarios que podría ampliarse a un millón.

Poco importa que , aunque Guinea Ecuatorial se halla entre los 30 principales exportadores de petroleo del mundo, el 60% de su población tenga que sobrevivir con un dolar diario , que la mitad de los hogares no dispongan de agua potable y que la UNICEF estime que el 20% de los niños muere antes de cumplir los cinco años de edad. El propio Departamento de Justicia de Estados Unidos reconoce que la familia del presidente “es derivada de su gestión corrupta de los pozos de petróleo descubiertos hace 10 años y que han convertido a esta pequeña nación en el tercer productor de África subsahariana” Roba a su pueblo, lo mantiene en la pobreza, lo tortura, ejecuta opositores. Todo eso está en los informes de Amnistia Internacional, de UNICEF y de otros organismos internacionales. Sin embargo, según el presidente del Parlamento Español , “Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa”

La delegación del Parlamento español que visitó Guinea Ecuatorial el pasado mes de febrero. De derecha a izquierda Gustavo de Aristegui(Partido Popular), José Bono(PSOE), el dictador guineano Teodoro Obiang y Josep Duran i Lleida(Convergencia i Unio). Las denuncias de Amnistia Internacional por torturas, ejecuciones, juicios amañados,corrupción y violación permanente de los derechos humanos no impidieron al presidente del Congreso , José Bono, decir ” es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa” Debe ser que 600.000 barriles de petróleo unen mucho
Con los ejemplos de Sáhara Occidental y de Guinea Ecuatorial he querido demostrar como no sólo manipularmos las palabras según convenga, sino también las situaciones según los intereses de cada gobierno o cada nación. Las declaraciones en favor de los derechos humanos y de la libertad no son más que palabras vacías , que los políticos prostituyen al pronunciarlas. Si de verdad creen en la libertad, si de verdad están comprometidos con los derechos humanos, lo primero que tendrían que hacer los líderes de las naciones que encabezan el ataque a Libia, es pedir perdón a todos los pueblos que han sufrido durante decadas la tiranía gracias al apoyo de estos mismos gobiernos adalides de la libertad. Que reconozcan su error y , a partir de ahora, se comprometan a defender la libertad allí donde se encuentre en peligro aunque pueda perjudicar sus propios intereses.Por supuesto que no lo harán, pues, como dijo un político español llamado Santiago Carrillo ” en la política el arrepentimiento no existe, uno se equivoca o acierta, pero no cabe el arrepentimiento”.

No trato de sentar una doctrina, ni hallarme en posesión de la verdad, pero si defiendo el deber a luchar contra la demagogia, contra la falta de reflexión , la política  de hechos consumados y , en particular la impostura de nuestros gobiernos, recordad “el fingimiento o engaño con apariencia de verdad“. Lucharé por todos los pueblos que sufren la injusticia, desde Libia a Guinea Ecuatorial, de Cuba a China, de Irán a Costa de Marfil. En todos ellos hay poblaciones enteras sufriendo pobreza , falta de libertad y de derechos humanos pero la culpa de que existan muchos de estos regímenes ha sido en ocasiones la pasividad  y en otras la propia colaboración de los gobiernos occidentales, complices y beneficiarios de esas dictaduras. Para que creamos en nuestros líderes, para que creamos en sus palabras tendrán primero que dimitir y pedir perdón por haber traicionado lo que dicen defender. Dejemos que los pueblo luchen por su libertad, defendamoslos cuando realmente se ataque a un pueblo indefenso, pero eso no estaba pasando en Libia, es una guerra civil y son ellos los que tienen que resolverla.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: