LA TRAMPA DEL MATRIMONIO

Del latín “matrimonium “ “unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales” . Esta es la definición de matrimonio en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua . El origen de las palabras nos dice mucho sobre su significado y en latín, matrimonium procede de “matris”, que significa matriz o lugar donde se desarrolla el feto y de “monium” que tiene el sentido de ” calidad de”, por lo que su significado pleno es calidad de matriz, el lugar donde tiene lugar el desarrollo del feto, la institución que implica la procreación y la perpetuación de la especie humana, la palabra que convierte un acto natural en un contrato legal. En árabe la palabra matrimonio tiene el sentido literal de “contrato de coito” o “contrato de penetración”, en cualquier caso su sentido es el mismo , dar forma legal al proceso natural por el que la especie humana crea un vínculo para tener y criar a sus descendientes. 
A lo largo de la historia el matrimonio en Occidente  ha evolucionado desde un contrato ajeno a la voluntad de las partes y cuya decisión era pactada por las familias en función de aspectos económicos, sociales y de intereses políticos donde poco o ningún espacio había para los sentimientos, hasta que durante el siglo XVIII nace la idea que hoy nos parece tan natural de que la base del matrimonio tenía que ser el amor entre los conyuges. En el siglo XIX , con el triunfo del Romanticismo, esta idea se impone sobre el matrimonio por interés, aunque como cualquier lector de las novelas de Jane Austen o las Hermanas Brönte sabe, el peso de los intereses seguirá teniendo mayor importancia que el amor en las uniones matrimoniales. No sería hasta el siglo XX cuando se imponga el matrimonio basado en la afinidad sentimental y no en otro tipo de consideraciones.



Enrique VIII y Ana Bolena
El monarca inglés tomó la decisión de separarse de la Iglesia Católica y fundar la suya propia, la Iglesia Anglicana, donde él mismo era su máxima personalidad . Y todo porque la Iglesia no quiso concederle el divorcio de su esposa Catalina, la hija de los Reyes Católicos, para contraer un nuevo matrimonio con Ana Bolena. De Ana se separaría, pero de una forma más violenta, pues ordenó su ejecución por decapitación.En la foto Enrique VIII y Ana Bolena(imagen tomada de la página historiageneral.com)



 También será en el siglo XX cuando se legalice el divorcio . Aunque en la época cristiana el divorcio era decidido por los tribunales eclesiásticos, a partir del Concilio de Trento en 1563 se estableció el carácter inviolable del vínculo matrimonial aunque si se admitía la separación de los cuerpos. El reformista Martin Lutero(1483-1546) si que admitía la posibilidad del divorcio , aunque sólo en casos muy graves , lo que hizo que el rey Enrique VIII se interesara en las ideas protestantes cuando el papa le negó el divorcio de su esposa Catalina. Francia incluiría el divorcio en una ley promulgada en 1796, mientras que España e Italia no lo admitirían hasta una fecha tan tardía como el año 1981, no sin polémicas, en particular con la Iglesia pues sigue considerando indisoluble el vínculo contraído.
Pero no es mi intención hoy escribir un artículo sobre la historia del matrimonio , ni tampoco del divorcio, ya lo haré en otro momento. El motivo de que hoy escriba sobre el matrimonio y el divorcio se debe a una noticia leída en el periódico que pone de actualidad una vez más el drama personal que puede suponer el divorcio y que me ha llevado a titular este artículo “la trampa del matrimonio” pues este caso no es uno aislado, sino que es la situación en que derivan la separación de muchas parejas. Es un tema muy delicado, pues en las separaciones sufren las dos partes de la pareja , y soy consciente de cuantas mujeres sufren maltratos físicos y psicológicos por lo que no me refiero por supuesto a esos casos.Yo no estoy casado , ni tengo pareja por lo que creo que puedo presentar una opinión sobre este tema más objetiva al no sentirme afectado directamente. Al menos es lo que pretendo, espero conseguirlo.
En la noticia que aparece publicada hoy se presenta el caso de un hombre de 42 años, con dos hijos pequeños de 5 y 8 años  y divorciado de mutuo acuerdo de la que había sido su novia desde la adolescencia. Se llegó a  un acuerdo por el que pagaba a su ex esposa 400 euros de pensión complementaria, 600 euros en concepto de la hipoteca y 1000 euros para el mantenimiento de sus hijos. Tuvo que abandonar el piso que había comprado junto a la que fue su mujer y para no estar alejado de sus hijos alquiló un piso cerca para verlos con la mayor frecuencia posible. Sólo con esto ya me parece injusto, porque no veo la forma en que una persona puede pagar 2000 euros al mes en concepto de ayuda y pensiones, al tiempo que pierde la casa y debe pagar una hipoteca de una vivienda en la que no puede habitar y además tiene que pagarse el alquiler de un piso.
Archivo:El-matrimonio-romano.jpg
Representación de un matrimonio romano o Iusta nuptiae que sus juristas definían como ”  “la unión del hombre y de la mujer, implicando consorcio por toda la vida e igualdad de derechos divinos y humanos”. Era una situación de hecho reconocida por la sociedad pero no firmaban ningún contrato como hacemos en nuestros días. En Roma el hombre era el Pater Familias que le confería derecho de muerte sobre su esposa y sus hijos. En el adulterio el hombre tenía sólo un deber moral pero si la adúltera era la mujer podía pagarlo con la vida  
Pero él aceptó este acuerdo de divorcio ante el juez para al menos poder ver a sus hijos aunque la custodia fue para la madre , como sucede en el 95% de los casos según indica el Instituto Nacional de Estadística de España. Pero en el mes de diciembre perdió su empleo, una víctima más de la crisis laboral que afecta a España que roza los cinco millones de desempleados. En el mes de marzo le comunicaban una sentencia de la juez que lleva su caso, en la que le comunicaban que de momento le retiraban la custodia compartida, y el motivo era, ni mas ni menos , que haberse quedado sin empleo. Así decía parte de la sentencia de la juez publicada hoy en “El Mundo”
” Debe hacerse una lógica prevención , dada la incertidumbre sobre cuál será el nuevo trabajo del padre, su horario y sus posibilidades de conciliarlo con el cuidado de los hijos. En tanto que su situación no quede determinada, los hijos quedarán en guardia y custodia de la madre, excepto los fines de semana alternos y los jueves desde la salida del colegio hasta el viernes por la mañana, que estarán bajo la del padre”
No puedo evitar ponerme en la situación de este hombre . Tiene que pagar 2000 euros al mes para tener el derecho de ver tan sólo unas horas a sus hijos, la casa que en su día compró la ha perdido pero tiene que pagar la hipoteca, con sus hijos no convive pero tiene que mantenerlos y a su esposa, que tiene su propio trabajo, también la tiene que pagar una pensión complementaria. Mientras , él debe pagarse el alquiler de un piso y ahora , como además ha perdido el empleo, la juez considera oportuno retirarle la custodia compartirda y restringir aún más la convivencia con sus hijos. Supongo que debe tener unos medios económicos que le permiten hacer ese pago, pero cuantos hombres y mujeres no ven hipotecada su vida, cerrados todos los caminos, cuando se producen estos divorcios con este tipo de condiciones.
Esta claro que el padre y la madre tienen una responsabilidad sobre sus hijos que debe ser compartida , como deben ser compartidos los gastos , pero lo que no es justo, aunque sea legal, es que la vida de uno de los dos conyuges quede arruinada y le condenes a la amargura y la desesperación. Me da igual que sea el hombre o la mujer, aunque por el sistema legal , al menos en España casi el 100% de los casos será el hombre el que pierda la custodia , tenga que abandonar el hogar común y correr luego con los gastos de manutención de los hijos , el pago de la hipoteca y una pensión complementaria para la ex esposa.¿que salida le queda a este hombre?No tiene forma de rehacer su vida porque no tiene medios económicos , en realidad el divorcio se convierte casi en una sentencia que le convierte en un delincuente que tiene que pagar su delito durante muchos años.
VÍDEO DE UN MATRIMONIO IDEAL
Son unos minutos geniales de la película “Up” , donde , sin palabras , se describe lo hermoso que puede ser el matrimonio. Por desgracia , no siempre es así
Cuando las personas se enamoran piensan  siempre que esos sentimientos no se van a extinguir, pero el futuro nadie lo conoce. Y yo me pregunto ¿cómo puedes comprometer hasta ese punto tu vida? Creo en el amor, en lo hermoso que es compartir la vida con la persona que amas, pero el matrimonio planteado de esta forma es una apuesta demasiado arriesgada  , porque puedes encontrarte como este hombre, en la mitad de tu vida y sin ningún futuro. Entiendo que no hay que destrozar la vida de las personas, bastante dolorosas son las separaciones y bastante daño se hacen entre si los miembros de la pareja, pero habría que lograr que los acuerdos de divorcio no signifiquen en muchos casos la ruina de una de las partes. E insisto, tanto para los hombres como para las mujeres, me he referido más a los hombres porque son los casos más frecuentes.
Escribía Johann W.Goethe que “el amor es una cosa ideal;el matrimonio , una cosa real;la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune” y el británico Bernard Shaw, con más cinismo, “el matrimonio ayuda a resolver los problemas que uno no tendría si no se hubiera casado”. El amor es lo más hermoso de la vida, el sentimiento que nos hace más nobles, que nos impulsa a ser mejores y nos muestra el lado más luminoso de la existencia pero el amor no puede sobrevivir si eres consciente de que si fracasa, no sólo perderás el amor, sino que arruinaras toda tu vida. Decía Albert Camus que “si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad , fracasa en todo”. Creo que en las relaciones de pareja, la justicia fracasa y por eso  aunque el corazón pueda pedirte amar y vivir en pareja, si escuchas a la razón la opción más cuerda sería renunciar al amor , aunque este sentimiento  tiene la virtud de nublar la lógica y la razón. Seguramente estoy equivocado en mi planteamiento, pero pienso que existe una injusticia manifiesta que convierte al matrimonio en una apuesta demasiado arriesgada ,en una trampa tanto para el hombre como para la mujer.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: