EL MISTERIO DE LA RESURRECCIÓN, EL LIGNUM CRUCIS Y EL LIBRO DE ISSA(SEGUNDA PARTE)

Después de escribir ayer la primera parte de este artículo, en el que veíamos la historia del Lignum Crucis, conocíamos a la descubridora de las principales reliquias del cristianismo , Flavia Iulia Helena(hacia 247-329), quién en 326 había descubierto el sepulcro de Jesús debajo de un templo dedicado a Venus, lo que no deja de ser curioso que el considerado por los cristianos como el dios del amor se hallase en la base de un templo consagrado a la diosa romana del amor , y asistimos a la victoria de Constantino I el Grande(272 o 280-337) en la batalla del Puente Milvio contra su rival Majencio , reforzado por la visión, un día antes, de una cruz en llamas con el lema “In hoc signo vinces” y la creación del nuevo emblema para sus legiones, el lábaro, con las dos primeras letras , XP, de la palabra Cristo en griego.
En 313 , como vimos también, promulgaba el Edicto de Milán en virtud del cual se declaraba la libertad religiosa en todo el Imperio , lo que favorecia en particular al cristianismo,que había sufrido duras persecuciones en los últimos años, en particular bajo el gobierno del emperador Diocleciano(244-311) y que ve ahora reforzada su posición  y devueltos todos sus bienes que habían sido requisados,  gracias a la influencia que Helena ejerce sobre su hijo, y a que Constantino ve en el cristianismo un instrumento para dar una mayor cohesión al Imperio, amenazado por muchos flancos por la presión de los pueblos germánicos más allá de sus fronteras. Constantino había descubierto que el cristianismo podía ayudarle a unificar un Imperio que amenazaba con resquebrajarse y que él podía convertirse en el máximo representante de esa religión, lo que tendría en sus manos los dos poderes principales, el poder político y el poder religioso , sentando las bases de las futuras monarquías absolutas.
Constantino I el Grande(hacia 280-337) vió en el cristianismo el instrumento para cohesionar un Imperio que amenazaba con resquebrajarse ante  la presión de los pueblos germanos más allá de las fronteras de un Imperio cada vez más debil.A pesar de la influencia de su madre, Constantino no se bautizaría hasta el momento de su muerte aunque si permitió que sus hijos fueran educados en el cristianismo. Hay historiadores que consideran el Edicto de Milán como el final del Mundo Clásico al suponer el progresivo abandono de los antiguos dioses griegos y romanos en favor de un cristianismo que iba ganando adeptos
Este es el texto del Edicto de Milán que suponía la renuncia a los cultos paganos que hasta entonces habían constituido la religión oficial del Imperio y reconoce la creciente influencia de los cristianos, cada vez un grupo religioso más numeroso: 
“Yo, el emperador Constantino, y yo , el emperador Licinio, hemos reflexionado y sopesado acerca de todo lo que pueda ser útil para el bienestar del pueblo y beneficio del pueblo.Con ese fin acordamos dejar libre elección tanto a los miembros de la comunidad cristiana como a las demás sectas para que adoren a sus respectivos dioses de la forma que consideren más apropiada  , para que sus divinidades y seres celestiales , fueran cuales fuesen, nos sean también propicios. Ordenamos, además , que les sean devueltos a los cristianos , sin demora y gratuitamente los edificios en que solían reunirse antiguamente”
Muchas altas personalidades del Imperio se convertirán al cristianismo más por conveniencia política que por fe religiosa,  y el emperador participará activamente en los asuntos de la Iglesia, hasta el extremo de que durante las décadas siguientes sería difícil diferenciar el Estado de la Iglesia. Debo subrayar que la actitud de Constantino no se debía tanto a una cuestión de fe como a una maniobra para fortalecer su posición y sus ambiciones políticas. Si llegados a este punto creéis que me he desviado de mi intención de hablaros sobre la resurrección de Jesús , no es así, es que tenemos que dar este rodeo para comprender lo que luego diré. Porque es en el marco político que acabo de contaros cuando se celebra el Concilio de Nicea en el año 325 en esta ciudad situada en la actual Turquía, un Concilio que podemos considerar como la fundación de la Iglesia tal y como la entendemos hoy .
Archivo:Nicaea icon.jpg
En este icono podemos ver a Constantino presidiendo el Concilio de Nicea, un Concilio donde se establecerían las bases del cristianismo ya como religión oficial del Estado, se elegirían los Evangelios  Canónicos en detrimento de los demás textos que circulaban por el Imperio , que a partir de entonces serían considerados Apócrifos y perseguidos. También se estableció la naturaleza a la vez humana y divina de Jesús frente a otras corrientes del cristianismo, como el arrianismo, que sin embargo se extendería entre muchos pueblos germanos como los visigodos gracias a la labor predicadora de Eusebio de Nicomedia, que era confesor de Constantino pero también partidario de Arrio   
En los años posteriores al Edicto de Milán ,Constantino había ido favoreciendo cada vez más a los cristianos, eximiendo a la Iglesia de pagar impuestos por sus bienes, reconociendo a los obispos las mismas competencias en sus diócesis que a los jueces y, en el plano personal, pone a sus hijos bajo la tutoría de un sacerdote, ordenando su bautismo en la fe cristiana.Finalmente, Constantino reformaría el Edicto de Milán, que proclama la libertad de culto y la tolerancia de todas las religiones, para convertir al cristianismo en la religión oficial del Imperio. Curiosamente, la que hasta entonces había sido uno de los grupos religiosos más perseguidos, se iba a transformar ahora en la perseguidora de aquellos que disienten con su credo, como vamos a ver en el Concilio de Nicea.
El Concilio no había sido convocado por el papa Silvestre I ,papa desde el 314 y hasta su muerte en 334, sino por el propio emperador , y el papa no fue más que uno de los 250 obispos de todo el territorio del Imperio que acudieron a la cita, unos obispos que desde la perspectiva política del emperador eran considerados como funcionarios de alto rango que debían obedecer a la máxima autoridad imperial . El emperador veía con preocupación las divisiones que estaban surgiendo dentro del cristianismo, un cristianismo que poco tiene que ver con la visión que nos ha transmitido la Iglesia como un movimiento religioso unido y sin fisuras, sino que diferentes corrientes de pensamiento amenazaban con desintegrarlo en diferentes sectas, en particular por el arrianismo que ahora conoceremos, el donatismo  y otros grupos que rechazaban el sacerdocio y preferían alejarse de la sociedad.
Arrio(256), era natural de la Cirenaica, la actual Libia,  y había sido discípulo de uno de los teólogos más importantes de la época, Luciano de Antioquía(240-312) y era rector de una parroquia de Alejandría. La doctrina defendida por Arrio y que iba adquiriendo más fuerza dentro del cristianismo del siglo IV, consistía en afirmar que Jesucristo era superior al resto de los seres de la creación, pero negaba su divinidad al considerarlo no un ser consustancial con Dios sino creado por ÉL, lo que significa que reducía a Jesús a la categoría de profeta y con ello privaba a la Iglesia de su principal razón de ser, es decir, la doble naturaleza humana y divina de Jesús. Pero Arrio no era el primero en defender esta idea, que ya había sido formulada por otras importantes personalidades de la Iglesia antes que él.
VIDEO SOBRE ÉL ARRIANISMO  
En este video se explica el arrianismo y también el gobierno de Constantino I el Grande. Advierto que este documental esta realizado viendo el arrianismo como un error y una herejía, adoptando la postura oficial de la Iglesia, pero no he encontrado otro que explique este período de la historia con mayor  imparcialidad. Al menos aporta bastante información sobre los años alrededor del Concilio de Nicea de 325
Entre ellos Pablo de Samosata (hacia 200-272) para quién Jesús no es Dios encarnado en la naturaleza humana, sino que no es más que un hombre que llegaría a alcanzar un estado superior al resto de hombres gracias a su virtud. Su doctrina sería  condenada  en el Concilio de Antioquía en 268 pero sentaría las bases para el desarrollo del arrianismo de Arrio.Otro de los líderes del antiguo cristianismo, Tertuliano(hacia 160-220) , tampoco consideraba a Jesús como una forma de Dios, sino como una creación de este igual que el resto de los seres humanos . Así escribe “Nosotros afirmamos, por lo tanto, que el nombre de Dios siempre existió con Él mismo, pero no eternamente el de Señor. Porque la condición de uno no es la misma que la del otro”. Parecida afirmación encontramos en Justino Martir(hacia 100-162), uno de los primeros defensores del cristianismo y que también consideraba a Jesús una creación de Dios y no el propio Dios ” Yo te persuadiré, desde que tú has entendido las Escrituras (de la verdad), de que hay, y se dice que existe, otro Dios y Señor subordinado al Hacedor de todo; quien es llamado Ángel, porque Él anuncia a los hombres cualquier cosa que el hacedor de todo, sobre quien no hay otro Dios, desea decirles a ellos”
Ya se que os debe resultar aburrido pero era necesario hacer estas referencias para comprobar como desde el principio había muchos dentro del cristianismo que no veían a Jesús como el mismo ser que Dios, sino como una creación como el resto de seres humanos, aunque habría alcanzado un cierto grado de divinidad por encima de los demás gracias a su virtud. Algo parecido a la iluminación budista. Entre los defensores de Arrio en el momento de celebrarse el Concilio se encuentra nada menos que el confesor de Constantino I el Grande, Eusebio de Nicomedia , en quién confiaba plenamente. Unos años antes del Concilio, en 318, Arrio había sido depuesto en el sínodo de Alejandría, pero continuó predicando y atrayendo cada vez a un mayor número de adeptos.
Repesentación del Concilio de Nicea , donde Arrio trató de defender su doctrina según la cual  Jesús no era de naturaleza divina, sino un hombre igual que los demás que llevado por su virtud alcanzaba una cercanía a la divinidad superior a los demás. Se enfrentó a él Atanasio de Alejandría y perdió su lucha cuando el emperador , por razones que poco tenían que ver con la religión y si con los intereses políticos, apoyó la postura de Atanasio. Arrio y sus seguidores serían excomulgados y enviados al exilio pero el arrianismo crecería con fuerza durante gran parte del siglo IV  
El Concilio se inauguraba el 20 de mayo de 325 y las discusiones se prolongarán durante más de dos meses, con acaloradas disputas entre Arrio y sus partidarios contra los que refutaban su doctrina, encabezados por Atanasio de Alejandria (296-373). Según nos cuenta Eusebio de Cesárea, al que ya conoceran los que siguen estos artículos y autor de “Vida de Constantino” , “Básicamente, Constantino no entendía nada de las preguntas que se hacían en teología griega”. Al emperador no le preocupaba demasiado si Jesús era un hombre o el propio Dios encarnado en la Tierra, lo que le inquietaba era el peligro de división del cristianismo , que podría causar disturbios dentro del Imperio y debilitarlo aún más, por lo que finalmente tomó partido por la que parecía ser la corriente mayoritaria. El arrianismo fue considerado una herejía, y Arrio y sus seguidores enviados al exilio y excomulgados. Fue la postura del emperador, basada en motivos políticos y no religiosos, la que determinó que en el cristianismo hoy consideremos a Jesús como una de las personas de Dios y no como un hombre superior a los demás en virtud, pero un hombre al fin y al cabo.
Otra de las consecuencias decisivas del Concilio de Nicea fue establecer los llamados “Evangelios Canónicos” de los que ya he hablado en numerosas ocasiones y que forman el Nuevo Testamento y lo que la Iglesia considera como la fuente infalible sobre la vida de Jesús. Para empezar, hay que poner  en cuestión que los Evangelios sean una fuente fiable pues fueron escritos con bastante posterioridad a los hechos y su autoría ni siquiera está establecida, ni la fecha exacta en que fueron escritos. Excepto en el caso de Papías (hacia 60-150), que si  menciona historias recogidas en los Evangelios aunque de su obra apenas nos ha llegado nada excepto los comentarios que recoge Eusebio de Cesárea en “Historia Ecclesiae”, no hallaremos más referencias a los Evangelios hasta bien avanzado el siglo II, más de 100 años después de la muerte de Jesús. 
VIDEO SOBRE LOS GNÓSTICOS Y LOS EVANGELIOS
Un resumen sobre los Evangelios Canónicos y los Apócrifos o Gnósticos durante el siglo I
En lo que se refiere a sus autores, una bruma de ignorancia cubre su identidad. De Mateo se presume que debió ser un recaudador de impuestos que formó parte de los apóstoles, habría sido testigo de los hechos que narra y redactaría su Evangelio hacia el 60 o el 70, unos cuarenta años después de la muerte de Jesús. De Marcos se cree que pudo ser secretario de Pedro, no fue testigo de los hechos que narra y lo habría redactado hacia el año 60. Lucas podría haber sido el médico de Pablo y tampoco fue testigo de los hechos que narra, basándose en los otros dos textos. Debió de escribirlo hacia el año 80. Tanto el Evangelio de Lucas como el de Marcos fueron escritos en griego, mientras que el Evangelio de Mateo fue escrito en arameo. Finalmente nos encontramos con el Evangelio de Juan, el mas tardío, pues fue escrito hacia el año 95 y aunque se atribuye a Juan, que murió a edad muy avanzada pues estaba vivo al inicio del gobierno del emperador Trajano en 98, posiblemente fue terminado por sus discípulos.
Los evangelios de Mateo y Lucas habrían bebido de dos fuentes para su redacción, del de San Marcos , el primero en ser redactado como hemos visto al rededor del año 60, y de la llamada Fuente Q. La Fuente Q fue la teoría propuesta por el alemán Christian Weisee(1801-1866) para explicar las coincidencias existentes entre los Evangelios de San Marcos, San Mateo y San Lucas . Mateo y Lucas habrían tomado elementos de Marcos y también de esta otra fuente , que se llama Q porque en alemán Quelle significa Fuente, de la que también habrían bebido otros Evangelios considerados apócrifos como el Evangelio de Tomás y el Evangelio de Felipe, donde no encontramos referencias ni a la crucifixión ni a la resurrección, aunque si muchos de los episodios de la vida de Jesús que también encontramos en los Evangelios Canónicos.
En esta incertidumbre sobre su autoría, sobre las fuentes en las que se basaron y de los años transcurridos desde la muerte de Jesús hasta su redacción, es en lo que se cimenta la certidumbre de la Iglesia, que además aún nos resultará más sorprendente cuando veamos la justificación milagrosa que explica la elección de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento y el descarte del resto como apócrifos. En el Concilio de Nicea se decidió que las copias de los diferentes Evangelios fueran puestas bajo una de las mesas del Salón donde se celebraba el Concilio , luego todos abandonaron el Salón y se les pidió que rezaran durante toda la noche para que la versiones que fueran correctas aparecieran a la mañana siguiente sobre la mesa. La puerta fue cerrada con llave y a la mañana siguiente aparecieron sobre la mesa, ¿lo adivináis? Si, los Evangelios de San Mateo, San Marcos, San Juan y San Lucas. Sería interesante saber quién guardó aquella noche las llaves del Salón porque me resulta  mucho más fácil pensar que alguién entró y puso sobre la mesa aquellos textos que estaban en consonancia con la doctrina defendida por los detractores de Arrio, entre ellos el propio emperador Constantino
Archivo:Josephusbust.jpg
Busto romano atribuido presuntamente a Flavio Josefo(37-101) autor de “La guerra de los judíos” y considerado un traidor por su pueblo aunque luchó contra Roma durante la Gran Revuelta Judía del año 66 y llegó a estar condenado a muerte. Nos ha dejado la única mención de Jesús durante  el siglo I  , al margen de los Evangelios en un texto llamado “Testimonium Flavianum” que cito más abajo
 Ya hemos visto como en el cristianismo de los primeros siglos hasta el Concilio de Nicea había diferentes corrientes ,donde se discutía con acaloramiento sobre la naturaleza divina  o no de Jesús y como los Evangelios no constituyen una fuente que nos ofrezca una garantía suficiente de certeza sobre lo que sucedió en aquellos primeros años del cristianismo. Aparte de ellos, la única  referencia a la figura de Jesús durante el primer siglo el historiador Flavio Josefo(37-101) en un texto llamado “Testimonium Flavianum”, donde encontramos estas únicas palabras dedicadas  a su vida “Ananias era un saduceo sin alma. Convocó astutamente al Sanedrín en el momento propicio. El procurador Festo había fallecido. El sucesor, Albino, todavía no había tomado posesión. Hizo que el sanedrín juzgase a Santiago, hermano de Jesús, quien era llamado Cristo, y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la ley y los entregó para que fueran apedreados”
Además de ser la única referencia al margen de los Evangelios a Jesús, es una referencia polémica, pues según esto habría muerto lapidado junto a su hermano, Santiago. Pero además, muchos expertos opinan que en realidad este texto fue un añadido posterior a Flavio Josefo por escribas cristianos, por lo que su auténtico valor histórico es cuando menos dudoso. Una vez que vemos como es posible poner en duda lo que sabemos sobre la vida de Jesús, se abren las puertas a todo tipo de especulaciones, como sucedió en el antiguo cristianismo, hasta el punto de que se ha puesto en duda la propia muerte de Jesús en la Cruz y hay quienes afirman que no murió entonces, sino muy lejos de allí muchos años después  
¿En que se basan los que defienden que Jesús no murió en la Cruz? Un hombre crucificado no moría por sus heridas, sino por la asfixia que puede prolongarse hasta dos días, y la única forma de acelerarlo era rompiendo las piernas del crucificado para que no pudiera apoyarse en ellas y así moriría al poco tiempo. A Jesús no le llegaron a romper las piernas, pero su muerte fue muy rápida, unas seis horas después de iniciarse la crucifixión , de la hora tercera a la novena, si atendemos a lo que nos dicen los Evangelios.En San Marcos hallamos la referencia a la hora en que empezó la crucifixión “Era la hora tercia cuando lo crucificaron”(Marcos 15,25-26) y nos da también la hora de su muerte “Y a la nona hora gritó Jesús con voz potente ¡Dios mío, Dios mío!¿por qué me has abandonado”(Marcos 15,34-35) y a continuación “Pero Jesús, lanzando  un gran grito , expiró”(Marcos 15,37-38). Lo mismo nos dice Mateo “Hacia la hora nona gritó Jesús ¡Dios mío, Dios mío!¿por qué me has abandonado”(Mateo 27,46-47) y después “Y Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, exhaló su espíritu”(Mateo 27,50-51). Finalmente , Lucas reincide  en esta versión de la muerte de Jesús “Hacia la hora sexta las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta la hora nona”(Lucas 23,44-45) y continua “Y Jesús, con fuerte voz, dijo : “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” y al decir esto expiro”(Lucas23, 46-47).
VIDEO SOBRE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO  
Como vemos, sólo transcurrieron seis horas desde la crucifixión hasta su muerte. Al no quebrarle las piernas únicamente podríamos pensar que su muerte fue provocada por la lanza que le clavó uno de los soldados romanos, aunque se afirma en los Evagelios que entonces ya estaba muerto, por las heridas sufridas antes o , la última alternativa, que no estuviera muerto. El propio Pilato se sorprendió al enterarse de la temprana muerte de Jesús “Pilato se admiró de que ya hubiese muerto y llamando al centurión le preguntó si había muerto ya. Al saberlo por el centurión concedió el cadáver a José(de Arimatea)”(Marcos 15,44-46). En este punto quiero señalar que no es que yo apoye o no  esta versión, no se basa más que en conjeturas imposibles de comprobar, pero la incertidumbre sobre el contenido de los Evangelios permite estas hipótesis.
Según los partidarios de la hipótesis de que Jesús no murió en la Cruz piensan que fue José de Arimatea , quién se apresuró a bajar el cuerpo de Jesús de la Cruz ,al darse cuenta que no estaba muerto y escondería a Jesús . Curiosamente en San Marcos, la fuente en la que se basaron Lucas y Mateo,  se menciona el hallazgo de una tumba vacía y una sola mención, ambigua en el contexto, sobre la resurrección  y un joven que les dice que “No os turbéis . El que buscáis , Jesús nazareno, el crucificado,resucitó, no está aquí. Ved el el lugar en que lo pusieron”(Marcos 16,6-7). Les dice a María Magdalena y a María que resucitó , pero no vuelve a aparecer la figura de Jesús excepto en un apéndice que no fue admitido por la Iglesia nada menos que hasta el Concilio de Trento en el siglo XVI, y  termina el Evangelio de Marcos con estas palabras “Ellas salieron huyendo del sepulcro, porque se había apoderado de ellas el temor y el espanto y a nadie dijeron nada, porque tenían miedo”(Marcos 16,8-9)
Mapa de la Ruta de la Seda , que unía China y la India con el Imperio Romano. Había diferentes rutas , una de ellas , aunque no aparece recogida aquí , partía de Gaza hasta Yemen y allí se embarcaba hacia la India. Según lo recogido en el libro de Nicolás Notovich, “La vida desconocida de Cristo”, Jesús habría emprendido esta ruta después de ser salvado de la muerte por José de Arimatea , primero porque necesitaba alejarse del territorio del gobierno del Imperio Romano y también porque regresaba al lugar donde ya había estado años antes, como os cuento más abajo(mapa tomado de la pagina mabierto.wordpress.com) 
Pero si aceptásemos la hipótesis de que Jesús no murió en la cruz, que fue rescatado con vida de Jesús de Arimatea, ¿donde habría ido después? La idea más lógica sería pensar que hacia el este, para alejarse del Imperio Romano a través de la Ruta de la Seda, que comunicaba el Imperio Romano con la India y por la que viajaban numerosas caravanas de comerciantes. Había que viajar hasta Yemen por tierra y allí embarcarse hasta la India. Más hay otro motivo que podría justificar este viaje hacia el este. No era  tan complicado teniendo en cuenta que el apostol Tomás viajó después hasta allí para predicar. Ahora viajamos de nuevo hacia el futuro , hasta el siglo XIX, donde un médico y escritor ruso , Nicolas Notovich(1858), realiza un viaje por Afghanistán y la India , y encontró  el monasterio budista de Hemis , donde había acudido en busca de ayuda pues tenía una pierna rota. Allí se hallaban más de 84.000 manuscritos y en uno de ellos se narraba la vida de un niño llamado Issa.
Cuando muere un gran santo budista o un lama, los sabios lamas buscan la nueva encarnación del lama fallecido, como sucede en nuestra época. Jesús sería la reencarnación de ese santo budista, y los Reyes Magos no serían sino los enviados por el monasterio para encontrar esa reencarnación. Igual que sucede ahora, al alcanzar cierta edad , Jesús, o el Santo Issa, como es llamado en la tradición oriental, habría dejado a sus padres para viajar a  la India. Eso explicaría la ausencia de noticias sobre la vida de Jesús entre los 14 y los 29 años en los Evangelios. En la biografía budista de Issa, compuesta por 244 versos  y escrita durante el siglo III, se le considera la nueva reencarnación de Buda. Durante años habría estado formandose en el Budismo pero terminaría enfrentándose con los sacerdotes, al negarse a aceptar la “Trimurti” o Trinidad Hindú  y comenzó a predicar contra la casta sacerdotal , los brahmanes. Huiría del norte de la India, atravesando los Himalayas, para refugiarse en el Nepal , donde permanecería seis años más para regresar a Palestina a los 29 años iniciando una predicación que tiene muchos  puntos en común con las enseñanzas de Buda.    
Nicolas Notovich,  escritor , militar, médico y periodista  ruso , viajó por Afghanistán y la India , y en uno de los monasterios budistas, el de Hemi, halló el manuscrito del siglo III donde en 244 versos se narraba la vida de Issa , la reencarnación de uno de los budas vivientes . Al morir los monjes salen en búsqueda de la nueva reencarnación, y estos sabios serían los Reyes Magos procedentes de Oriente. Años después, como sucede hoy , Jesús  o Issa habría partido hacia la India para ser educado en el budismo , aunque terminaría enfrentándose a los sacerdotes o brahmanes hindúes .La obra de Notovich levantaría la polémica nada mas ser publicada , aunque este relato no era nuevo y en Cachemira siempre se ha tenido por cierto  e histórico

Esta historia fue publicada en 1894 a su regreso de la India por Nicolas Notovich  en una obra titulada “La vida desconocida de Jesucristo”, reavivando una polémica que tampoco era nueva, acusándole muchos de mentir y no haber hallado ningún manuscrito. Si  fuera verdad el relato de la vida de Issa , es lógico pensar que para huir de los romanos , Jesús repitiera su camino a través de la Ruta de la Seda para regresar al Nepal. Hoy, en Cachemira parte de la población afirma ser descendientes de las tribus perdidas de Israel, y existen historias sobre Issa o Yuz Asaf , que podría traducirse por “Hijo de José” o “Josafat” ,y también “Pastor” y habría vivido en Cachemira hasta los 80 años de edad, siendo enterrado en Srinagar. Hoy se puede visitar allí el santuario de Roz Azal donde se halla su tumba , cuyo edificio data del año 112. Su cuerpo habría sido enterrado conforme a la tradición judía y en el interior , junto al sepulcro, se halla una roca con las supuestas huellas de los pies heridos de Jesús, Issa o Yuz Asaf durante la crucifixión. A partir del siglo XV comparte este santuario con un santo árabe llamado Mir Sayyid Naseeruddin y la tumba habría sido mantenida por los descendientes de Issa generación tras generación.
File:Hemis Gompa, India 2006.jpg
Monasterio de Hemis , donde Notovich halló el manuscrito con la vida de Issa o Jesús, situado en el norte de la India, en los Himalayas
 
Aquí termina la historia de Issa, Yuz Asaf o Jesús. Si hubiera sido así, no habría muerto en la Cruz, no habría resucitado y las bases del cristianismo no serían reales. ¿Fantasía, otro Código da Vinci sin base científica?Creo que no tenemos certeza ni de una cosa ni de otra. No sabemos si Jesús murió en la Cruz y resucitó al tercer día, si por el contrario viajó a Francia con María Magdalena o al este hasta Cachemira. Sólo se puede afirmar esto con la fe pero no a través de las pruebas. Sin embargo, cada uno de nosotros tendrá una creencia y lo importante es que esa creencia le ayude como persona, lo esencial en el mensaje de cualquier religión , del cristianismo al budismo, de las palabras de Buda o Jesús, es que logran la transformación de nuestro pensamiento, el nacimiento de un mensaje que habla de paz y amor universales y esa transformación es la auténtica resurrección, el nuevo nacimiento que experimentamos al leer u oír sus palabras.
 
VIDEO DE UN REPORTAJE DEL PROGRAMA CUARTO MILEINIO SOBRE LA TUMBA DE JESÚS EN CACHEMIRA
 
En  este reportaje se ofrecen también otras perspectivas de la muerte de Jesús con matices interpretados desde el punto de vista musulmán y sobre la identificación de Issa como Jesús . Identificando a Issa o Jesús con Tomás, el apostol que viajo hasta la India
 
 
 
 
Espero haberos aportado algo nuevo sobre este tema, cuyos posibles errores en los datos son de mi responsabilidad . En ningún momento quiero cuestionar la fe de nadie, que respeto profundamente, sólo he pretendido aportar otros puntos de vista que no se suelen mencionar ,aunque la información recogida en este artículo la podéis encontrar en libros, documentales, artículos. En castellano destaca el pionero en tratar este tema, el periodista y escritor Andreas Faber-Kaiser(1944-1994), autor de “Jesús vivió y murió en Cachemira”. Lo demás queda en la creencia de cada uno de nosotros. Y no querría cerrar este artículo sin recoger unas de las palabras más hermosas recogidas en el  evangelio de Juan, y que resume el valor del mensaje de Jesús, que, para mi, es lo esencial, lo que nos permite ver el mundo con otros ojos , un mensaje revolucionario basado en el amor “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros. Que como yo os amé, así también vosotros os améis mutuamente”(Juan 13, 34-35) 
VIDEO DE LA TUMBA DE JESÚS
Se ve el interior de la tumba y la roca donde se encuentran esculpidas las huellas de Jesús con las marcas de los clavos en los pies

EL MISTERIO DE LA RESURRECCIÓN, EL LIGNUM CRUCIS Y EL LIBRO DE ISA( PRIMERA PARTE)

“Y por nuestra salvación, bajó del cielo;y por obra del Espíritu Santo , se encarno de María, la Virgen,se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día , según las Escrituras, y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin”  Es una parte del Credo que rezan los cristianos , una oración que no podemos hallar en la Biblia porque es, en realidad, un resumen de los principios básicos de la fe cristiana recogidos en los cuatro Evangelios Canónicos y también en los Hechos de los Apóstoles y en el Antiguo Testamento. Una oración compartida por las tres principales iglesias cristianas, la Católica ,la Ortodoxa y la Protestante y que nacería en el Concilio de Nicea de 325, el mismo concilio donde se establecieron los Evangelios Canónicos y todos aquellos que no aceptaran este credo serían considerados herejes y los grupos que los defendieran serían calificados de sectas.
Escribo este artículo en Jueves Santo, en plena Semana Santa , justo antes del Viernes de Pasión, cuando , según los Evangelios, Jesús es crucificado para resucitar al tercer día de su muerte, el domingo, primer día de la semana hebrea. Ya hemos hablado de ello en el artículo dedicado a la Sábana Santa y también a la Lanza Sagrada, pero en el artículo  de hoy, cuya segunda parte publicaré mañana,  quiero tratar sobre otra de las reliquias relacionadas con la muerte de Jesús, el Lignum crucis para, a continuación, tratar el misterio de la resurrección, la piedra angular sobre la que se asienta el cristianismo y sin cuya existencia este perdería su sentido, pues la resurrección de Jesús es la promesa de salvación para todos los creyentes. 

Archivo:Jan van Eyck 094.jpg
La obra “El hallazgo de la Vera Cruz” de Jan Van  Eyck(1390-1441) representa el momento en que la madre de Constantino I el Grande halla la Vera Cruz o lignum Crucis . Se hallaba enterrada debajo del templo de Venus que había sido edificado allí en tiempos del emperador Adriano , en el siglo II . Dejaría la mitad de la Cruz en Jerusalén, custodiada en la nueva iglesia que ordenaría construir, la Iglesia del Santo Sepulcro, mientras que la otra mitad iria a Roma y se repartirían pequeños trozos de la cruz entre las iglesias del Imperio. Ya en la Edad Media, el negocio de las reliquias inundaria de falsos fragmentos de la cruz las parroquias de toda Europa     
Hay diferentes teorías sobre lo que sucedió, pocos son los documentos en los que nos podemos basar y menos aún la confianza que podemos tener en la información que nos proporcionan , pero trataré de exponer una de las teorías más difundidas en las últimas décadas. No pretendo juzgar aquí si es cierta o no, nadie puede porque no hay evidencias. Espero, sólo, que nos invite a reflexionar y a pensar sobre lo que creemos y no creemos, pero por mi parte no entraré a opinar sobre ello porque es algo que afecta a la esfera más intima de cada uno de nosotros. Solo diré, para ser honesto con los que me leen, que yo soy creyente en el sentido de creer en otra existencia más allá de esta porque si no hubiera algo más, la vida carecería de sentido, pero eso no es más que un sentimiento íntimo y que no se basa en pruebas sino en sentimientos, pero las creencias hay que cuestionarlas para tratar de hallar la verdad.

VIDEO QUE RECOGE LOS ÚLTIMOS AÑOS DE LA PERSECUCIÓN DEL CRISTIANISMO EN EL IMPERIO ROMANO

Este video explica parte de lo que escribo en la primera parte de este articulo, la persecución de los cristianos en los años anteriores a la subida al poder de Constantino I el Grande, en particular durante los años de gobierno de Diocleciano. Sin embargo, hay muchos historiadores que ven en el cristianismo la semilla de la decadencia de Roma al poner al estado en un segundo plano , por debajo de la religión.

Vamos a empezar conociendo la historia de la reliquia a la que llamamos “Lignum crucis” que significa “madero de la cruz”  y que hace referencia al madero empleado en la crucifixión de Jesús. Para ello tenemos antes que conocer a una mujer, Flavia Iulia Elena(hacia 247-329), una mujer de la que desconocemos con certeza su lugar de nacimiento  aunque parece ser que fue en Bitinia, en la actual Turquía ,si bien hay una leyenda medieval que afirma que era hija de un monarca britano llamado Cohel.  Elena había contraído matrimonio con el general romano Constancio Cloro(250-306) y fruto de su matrimonio tuvo a Constancio , el futuro emperador Constantino I el Grande(272-337)

Constancio había sido elegido gobernador de la provincia de Britania  y es allí donde nació en 272 Constantino , en la ciudad de Eboracum, la actual York. Elena era cristiana y su esposo pagano , pero Constancio I respetó las creencias de su esposa y permitió que educase a su hijo en los principios del cristianismo. En esta época el Imperio estaba gobernado por dos emperadores, Diocleciano(244-311) y Maximiano(250-310) y cada uno de ellos tenía que elegir a un césar o príncipe que le sucediese al retirarse del poder. Diocleciano elige como sucesor a Constancio pero le obliga a abandonar a su esposa cristiana, Elena, para que tome por esposa a la hija de Maximiano, Flavia Maximiana Teodora. Constancio accede a la propuesta de Diocleciano y repudia a Elena, aunque dispone para ella y su hijo un retiro dorado en la ciudad de Tréveris , rodeados de todos los lujos y atenciones.



Esta imagen corresponde al lábaro,el nuevo símbolo creado por Constantino y que sustituiría a los estandartes de las legiones romanas, utilizado por primera vez en 312  en la batalla del Puente Milvio donde Constantino se enfrentó a las tropas del otro pretendiente al trono Imperial , Majencio. El lábaro esta formado por la unión de la XP, las dos primeras letras del nombre de Cristo en griego, XPISTOS y le sería sugerido a Constantino por una voz durante un sueño la vispera de la decisiva batalla  (imagen tomada del blob blogdeheraldica.blogspot.com)

 En 305 Diocleciano y Maximiano abandonan el poder y a Diocleciano le sucede Constancio , pero muere al año siguiente en 306, no sin antes dejar como heredero no a los hijos que tuvo con su segunda esposa, sino a  Constantino, el hijo que tuvo con Elena. Éste, que se había alistado siendo muy joven en el ejército, era admirado por sus tropas y  le proclaman como nuevo emperador, aunque tendrá que enfrentarse a otros candidatos en una guerra civil que no terminará hasta el año 312, cuando derrota en la batalla del Puente Milvio , a las puertas de Roma , contra las tropas de Majencio, hijo del antiguo emperador Maximiano. Según cuenta el historiador Eusebio Pánfilo en su “Vida de Constantino”, en las vísperas de la batalla que enfrentaría a los dos pretendientes al trono imperial, Constantino tuvo una visión de una gran cruz llameante en el cielo con la leyenda “In hoc signo vinces” que significa “Con este signo vencerás”. Esa misma noche una voz le exhortó a marcar la cruz de Cristo en los escudos de los legionarios y de sustituir los habituales estandartes de las legiones por el lábaro, una cruz entrelazada por las dos primeras letras del nombre de Cristo en griego XPISTOS.

Constantino, al que Elena no había conseguido convertir al cristianismo a pesar de haberle enseñado estas creencias desde su infancia, obtuvo una aplastante victoria , ratificada con la muerte de Majencio. Ya es emperador a todos los efectos. Un año después, en 313, Constantino I promulga el Edicto de Milán en virtud  del cual proclama la libertad de conciencia y religión en todo el Imperio convirtiendo al cristianismo en una religión libre e igual en condiciones y derechos que las demás creencias existentes en el Imperio , y además recibre el apoyo personal el emperador , ordenando la devolución de todos los bienes que les habían sido confiscados durante las persecuciones realizadas por Diocleciano. Su madre, Elena, veía cumplido uno de sus grandes sueños, la libertad del cristianismo dentro del Imperio, aunque no había podido convencer a su hijo del bautismo, algo que sólo haría poco antes de su muerte.

Archivo:CaputSHelenae 0578a.jpg
Relicario que contiene la cabeza de Santa Elena, la madre de Constantino I el Grande y la descubridora de las supuesas reliquias de la Santa Cruz, la Sábana Santa, la Lanza del Destino y la Escalera Santa. Se conserva en la catedral alemana de Tréveris, la iglesia más antigua de Alemania cuya construcción en ladrillo romano se inició por orden de la propia Elena. Podéis ver el rótulo que indica “Caput Helenae” o “Cabeza de Elena”

Es entonces cuando viaja hacia 326  a Jerusalén para cumplir su otra gran misión, la búsqueda de la Cruz donde, según los Evangelios, había muerto Jesucristo. Gelasio de Césarea(muerto en 390), discípulo del obispo e historiador Eusebio de Césarea(275-339), del que ya hablé en el artículo sobre la Sábana Santa y que fue el primero en escribir sobre la historia de la Iglesia en su “Historia ecclesiae”, nos lo cuenta con estas palabras recogidas en la “Historia ecclesiae”, continuación de la obra de su maestro:

“Alrededor del mismo período, Elena, la madre de Constantino, una mujer incomparable por fe, religiosidad, inigualable grandeza moral, se fue de viaje  a Jerusalén y allí se informó entre sus habitantes acerca del lugar en el que el cuerpo de Jesús había sido clavado a la cruz. Este lugar era muy difícil de individuar porque los primeros perseguidores habían erigido allí una estatua a Venus, ya que, cuando un cristiano quería venerar a Cristo en aquel lugar, parecía que rendía culto a Venus. Por esta razón, aquel lugar era poco frecuentado y casi había caído en el olvido. Pero cuando, como se decía, la pía mujer se dirigió al lugar que le había sido indicado por una señal celestial, hizo derribar cuanto había de vergonzoso y penoso y removió la construcción hasta lo profundo”

El fragmento del “Titulus Crucis”, nombre que recibe el rótulo que Pilato puso sobre la cruz de Jesús con la inscripción INRI(Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum) pero no es el original hallado por Elena, sino una copia de la Edad Media, como han demostrado estudios de Carbono 14, que data su creación entre los siglos X al XII . Esta copia se conserva en la Básilica de la Santa Cruz de Jerusalén en Roma  

En efecto, Elena habría ordenado derribar el templo de Venus, que se hallaba sobre el Monte Calvario y que había sido construido en tiempos del emperador Adriano(76-138). Después de excavar halló un sepulcro conteniendo tres cruces junto con clavos y un letrero, el llamado “Titulus Crucis” con la inscripción INRIIESUS NAZARENUS REX IUDAEORUM(Jesús Nazareno Rey de los Judíos) tal y como lo describe Juan en su Evangelio “Pilato , por su parte, escribió y puso sobre la cruz éste rótulo “Jesús el Nazareno , el Rey de los Judíos”(Juan 19, 19-20). Pero ahora había que averiguar cual de las tres cruces era la que correspondía a Jesús. Para ello Elena hizo poner un cadáver sobre cada una de ellas y cuando el cadáver fue depositado sobre la de Jesús, el hombre resucitó.

Elena ordenó construir una gran iglesia sobre el lugar donde se hallaron las cruces , la Iglesia del Santo Sepulcro, y ordenó dejar la mitad de la Santa Cruz en Jerusalén enviando la otra mitad a Roma engastada en un relicario de oro y piedras preciosas, junto con los clavos utilizados en la crucifixión y la escalinata de marmol del Pretorio de Pilatos, que aún hoy se conserva en Roma con el nombre de Scala Santa o Escalera Santa. Por sus peldaños es por los que habría subido Jesús para ser juzgado por Pilato. Situada frente a la Basílica de  San Juan de Letrán, el edificio que la alberga fue construido por orden del papa Sixto IV(1414-1484) disponiendo que la Escalera Santa condujera a la contemplación de otra reliquia cristiana , la  Santissimi Salvatore Acheiropoieton , que significa “no pintado por mano humana”. Ya en el siglo XVIII la Escalera Santa sería forrada con madera para evitar el desgase del marmol causado por la multitud de fieles que suben por ella de rodillas en señal de penitencia. También se pueden ver protegidas por un cristal presuntas gotas de sangre de Jesús, derramadas al abandonar el juicio después de haber recibido los latigazos ordenados por Pilato.

Imagen de la Escalera Santa traida por Santa Elena junto a la mitad del Lignum Crucis. Los visitantes la suben de rodillas en señal de penitencia , razón por la cual en el siglo XVIII se decidió forrarla de madera para evitar el desgaste del marmol original. Esta escalera es la que daba acceso al Pretorio de Pilato donde fue juzgado Jesús “Después ataron a Jesús , lo llevaron y entregaron a Pilato.Pilato le preguntó “¿Eres tu el rey de los judíos?”Y él respondió “Tu lo dices(Marcos 15,1-3) Protegidos por cristal se hallan las supuestas gotas de sangre dejadas por Jesús al abandonar el Pretorio y después de haber sido golpeado con el látigo  por orden del pretor 

El lignum crucis se convertía a partir de entonces en la reliquia más preciada de la cristiandad y ,poco a poco, fue siendo dividida para enviarla en pequeños fragmentos a iglesias de todo el Imperio. Años después, , hacia el 383, una monja viajera, Eteria, a la que dedique un artículo el 26 de febrero pasado, familia del emperador Teodosio I el Grande(347-395) , y que estaba recorriendo todos los lugares de la tradición cristiana, asiste a la adoración del Lignum Crucis el día de Viernes Santo y nos la describe así: “El obispo,sentado, oprime con sus manos el sagrado madero , mientras que los diáconos situados alrededor lo vigilan. Y lo guardan de esta manera porque cuentan que, en cierta ocasión, uno clavó los dientes y robo una astilla de la santa reliquia. Por eso ahora los diáconos lo vigilan, no sea que alguno al pasar se atreva a hacer lo mismo”. También contempla el “Titulus crucis” del que escribe “En un relicario de plata se conserva un fragmento de la sagrada madera de la cruz. El relicario es abierto y la madera es extraída y tanto ella como el título son colocados sobre la mesa”

Ya en 614 , cuando el Imperio Romano de Oriente se había convertido en el Imperio Bizantino, Jerusalén es ocupada por las tropas del rey persa Cosroes II(rey de 590-628), se apodera de la Vera Cruz , otro nombre por el que se conocía a la Santa Cruz, para ponerla a los pies de su trono y pisarla cada vez que se sentara en él como símbolo del desprecio que sentía por el cristianismo. Después de años de duros combates el emperador bizantino Heraclio (575-641), consigue recuperarla en 628 y la devuelve a Jerusalén, donde permanecería ya de forma definitiva, en una ceremonia celebrada el 14 de septiembre de ese año, que a partir de entonces se conservaría en el calendario de la Iglesia como Exaltación de la Santa Cruz.

Archivo:Lignum-crucis.jpg
Lignum Crucis conservado en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, fundado por el monje Toribio, que sería canonizado, en el siglo VI. En el monasterio también se encuentran los restos del obispo de Astorga, llamado igualmente Toribio y también santo, quién había traído la reliquia  tras su estancia en Tierra Santa y con el permiso del patriarca de Jerusalén. En principio se conservó en Astorga pero fue trasladado al monasterio cántabro para protegerlo de la invasión musulmana. Es considerado el framento más grande que se conserva del Lignum Crucis

Posteriormente, durante la Edad Media, se extenderían por toda la cristiandad fragmentos de la Vera Cruz ,convirtiendose estas presuntas reliquias en un gran negocio con las que se engañaba a muchos incautos con burdas falsificacionesl. Entre las reliquias del lignum crucis que se consideran auténticas, además de la que se conserva en el Vaticano, en España tenemos la que se halla en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria). La fundación de este monasterio se atribuye a un monje llamado Toribio en el siglo VI y el lignum crucis que allí se conserva fue traido por otro Santo Toribio, el obispo de Astorga, después de un viaje de peregrinación a Jerusalén. En principio se conservaba en Astorga pero en 714, cuando las tropas musulmanas dirigidas por Tariq avanzaban hacia el norte, fue trasladada para protegerla al Monasterio donde hoy aún se conserva . En cuanto al “Titulus Crucis”, el original se perdió y el que hoy se conserva en la  Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén  en Roma no es sino una copia que , según datación del Carbono 14, podría ser fechada entre el siglo X y el XII.

Hasta aquí la historia del Lignum crucis que junto a los artículos dedicados a la Lanza Sagrada o del Destino y la Sábana Santa nos ha permitido conocer un poco más de estas reliquias del cristianismo. Para el artículo de mañana voy a dejar el misterio de la Resurrección, que sucedió después de que su cuerpo fuera recogido por José de Arimatea “Después José de Arimatea , que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato le dejara llevar el cuerpo de Jesús . Pilato se lo permitió. Fue y se llevó el cuerpo de Jesús”  Trataremos de determinar hasta que punto podemos basarnos en los Evangelios como fuente histórica y en que se basan algunas teorías que afirman que Jesús no murió en la cruz. Pero eso será para mañana , hoy quiero cerrar este artículo con estas palabras del filósofo inglés Francis Bacon ” Si comienza uno con certezas, terminará con dudas; mas si se acepta empezar con dudas, llegará a terminar con certezas”. No hay que temer a las dudas, detrás de una respuesta siempre hay nuevas preguntas.