GRANDES EXPLORADORES: MAGALLANES Y ELCANO, LA HISTORIA DE LA PRIMERA VUELTA AL MUNDO (PRIMERA PARTE)

“Miércoles 28 de noviembre, desembocamos por el Estrecho para entrar en el gran mar, al que dimos en seguida el nombre de Pacífico, y en el cual navegamos durante el espacio de tres meses y veinte días, sin probar ni un alimento fresco. El bizcocho que comíamos ya no era pan, sino un polvo mezclado de gusanos que habían devorado toda su sustancia, y que además tenía un hedor insoportable por hallarse impregnado de orines de rata. El agua que nos veíamos obligados a beber estaba igualmente podrida y hedionda.Para no morirnos de hambre, nos vimos aun obligados a comer pedazos de cuero de vaca con que se había forrado la gran verga para evitar que la madera destruyera las cuerdas. Este cuero, siempre expuesto al agua, al sol y a los vientos, estaba tan duro que era necesario sumergirlo durante cuatro o cinco días en el mar para ablandarlo un poco; para comerlo lo poníamos en seguida sobre las brasas. A menudo aun estábamos reducidos a alimentarnos de serrín, y hasta las ratas, tan repelentes para el hombre, habían llegado a ser un alimento tan delicado que se pagaba medio ducado por cada una.”
He querido empezar la primera parte de esta historia que continuaremos mañana con estas palabras escritas en el diario del cronista del primer viaje del hombre alrededor del mundo, la expedición que había dirigido desde su inicio Fernando de Magallanes (1480-1521), cuando zarparon el 20 de septiembre de 1519 desde Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz, rumbo a las islas Canarias y después en dirección a las codiciadas islas de las especias. Este cronista se llamaba Antonio Pinafetta(hacia 1480-1534) y nos acompañará a lo largo de esta historia para conocer de su propia voz las vicisitudes de este viaje que entraría en la leyenda de los grandes viajes de exploración. Pero antes, como es costumbre en el Mentidero, daremos un pequeño rodeo para remontarnos en la historia , porque para dar la vuelta al mundo primero era necesario tener la certeza de la esfericidad de la Tierra, comprobar que esta no era plana. Veamos a continuación como fue la evolución del debate entre la Tierra plana y la Tierra esférica.

Archivo:Cosmas Indicopleustes - Topographia Christiana 1.jpg
Mapa mundi de Cosmas Indicopleuste o Cosmas de Alejandría, un marinero griego que había viajado hasta la India y Sri Lanka y que después se hizo monje durante el siglo V . Escribió una obra titulada “Topographia Christiana” un tratado que escribió en su retiro espiritual en el Monte Sinaí y que constaba de nueve libros en los que describía su concepción cristiana del mundo, con una gran profusión de ilustraciones, encontrándonos con los mapas más antiguos de origen cristiano. Negaba la redondez de la Tierra, uno de los pocos autores que lo hizo, y en el mapa que tenemos en la imagen de arriba vemos como representa el mundo con forma rectangular . En el norte ponía una gran montaña que era la que establecía la diferencia entre el día y la noche cuando tapaba la luz del Sol. Disntigue cuatro grandes ríos que nacen en el Paraíso , el Nilo , el Ganges, el Tigris y el Eúfrates, mientras que el mundo aparece dividido en cuatro partes iguales, a saber, al este los indios, al sur los etíopes, al oeste los celtas y al norte los escitas. Afortunadamente, esta visión del mundo no era compartida por la mayoría de intelectuales de la Edad Media

Ha sido en el pasado siglo XX cuando se ha forjado el mito de que durante gran parte de la historia de la humanidad el hombre creía que la tierra era plana , pero aunque si fue la creencia dominante en ciertas épocas determinadas, también convivió con ésta idea la de la tierra esférica . Si en la mitología de los pueblos mesopotámicos como asirios , babilónicos, sumerios o caldeos la Tierra aparece representada como un disco que flota sobre el océano, en Grecia , donde tantas ideas que forman parte de nuestro mundo actual han tenido origen, se concibió por primera vez una Tierra esférica, una idea que fue defendida por Pitágoras (582-507 a.C) y los miembros de la escuela pitagórica, que además afirmaban que no sólo la Tierra sino el resto de planetas y el Sol eran también esféricos y giraban en torno a una fuerza que simbolizaban con el número uno. Pero la esfericidad de la Tierra postulada por Pitágoras tiene más de idea religiosa que de observación matemática, algo que sería corregido por Aristóteles (380-322 a.C)
Para ello Aristóteles se basó en las observaciones que le aportaban los viajeros sobre las constelaciones de estrellas. Cuando estos se dirigían hacia el sur veían como las constelaciones se elevaban más sobre el horizonte , lo cual sólo era posible si ese horizonte formaba un ángulo con respecto al horizonte que podía observar otra persona situada más al norte. Si el planeta fuera plano, las constelaciones tendría que verse siempre en la misma posición, al no ser así significaba que la Tierra era esférica. Para corroborar esta observación había otra evidencia, la sombra producida durante los eclipses observados desde la Tierra era siempre redonda . Pero en el siglo III a. C otro sabio griego, Eratóstenes(276-194 a.C), astrónomo, geógrafo y matemático nacido en Cirene , en la actual Libia, daría un paso más y estableció el diámetro de la Tierra.

EXPLICACIÓN DE COMO ERATÓSTENES CALCULÓ EL DIÁMETRO Y CIRCUNFERENCIA DE LA TIERRA

Aunque hay otros reportajes explicando el método de Eratóstenes para medir la circunferencia de la Tierra , he elegido este porque la explicación me parece muy asequible y además con un poco de humor

En su cálculo Eratóstenes , partiendo de la base de que en Asuán, que entonces se llamaba Siena, el día del solsticio de verano, los objetos no proyectaban ninguna sombra lo que a su vez significa que se hallaba en la linea del trópico. Alejandría, según los cálculos de Eratóstenes, se hallaba en la misma longitud que Asuán. Debo explicar que la longitud es la distancia que existe entre cualquier punto de la superficie terrestre y el meridiano que se tome como 0 , que en aquella época era el meridiano de Alejandría y ese  fue el tomado como punto cero por Eratóstenes para calcular  la circunferencia de la Tierra, al que le atribuyó 252.000 estadios, aunque hoy en día se discute sobre si utilizó los estadios griegos o los egipcios, lo cual no es sólo una cuestión de nombres sino también de precisión .Si utilizó el griego su error habría sido más grande pues habría calculado 33.392 kilómetros de circunferencia , pero si utilizó el estadio egipcio el resultado sería de 39.614,4 kilómetros . Teniendo en cuenta que hoy la circunferencia de la Tierra se calcula en 40.008 kilómetros, la diferencia sería de sólo 385 kilómetros, apenas un 1% de error lo que es todo un alarde de precisión teniendo en cuenta que no disponía de ninguna máquina que le ayudase.
Ya en el siglo I, cuando el Mediterráneo es dominado por el Imperio Romano, el escritor , científico y miliar romano Plinio el Viejo(23-79 d.C) afirmaba en su obra “Naturalis Historia” que los hombres de ciencia y en general la sociedad romana estaban convencidos de la redondez de la Tierra, si bien aventuraba que podía no tratarse de una esfera perfecta, sino con una ligera forma de piña. Claudio Ptolomeo(100-170), quén propuso el Universo geocéntrico que se convirtió en el modelo de Universo admitido durante gran parte de la Edad Media,también defendió la esfericidad de la Tierra, apelando, como Aristóteles , a las observaciones de la vida cotidiana. Cuando los navegantes, decía Ptolomeo, se aproximaban a tierra, las montañas parecían crecer sobre el mar a medida que la nave se acercaba, y esto se debía a que antes las montañas permanecían ocultas por la curvatura del mar.

Archivo:Macrobius DK nks218 4o fol 38v.jpg
Mapa que aparece en un manuscrito del siglo XII , copia del “Comentario al Sueño de Escipión de Cicerón” que escribiera Macrobio en el siglo IV  en el que se describe una Tierra con forma de globo y que no es más que un pequeño objeto en comparación con la inmensidad del Universo. En la parte superior se encuentra la zona habitada conocida , que está separada de las antípodas por el Océano. La disputa entonces no era si la Tierra era redonda, sino si existían los antípodas. Al respecto , escribía Agustín de Hipona “Pero sobre la fábula de que existen los Antípodas, es decir, hombres que viven en el lado opuesto de la tierra, donde el sol se levanta cuando para nosotros se pone, hombres que caminan con sus pies opuestos a los nuestros, eso no es creíble en modo alguno. Y, ciertamente, no se afirma que se haya aprendido tal cosa por conocimiento histórico, sino por conjetura científica, basándose en que la tierra está suspendida dentro de la concavidad del cielo, y que tiene tanto espacio en un lado como en el otro: por ello afirman que la parte bajo nosotros también debe de estar habitada. Pero no remarcan que, aunque se supone científicamente demostrado que el mundo tiene una forma esférica y redonda, de eso no se sigue que la otra cara de la tierra esté libre de agua; ni tampoco, aunque estuviera realmente libre de agua, se sigue que esté necesariamente habitada”
Estas ideas se mantuvieron vigentes durante todo el Imperio , y en el siglo IV el escritor y gramático romano Macrobio escribía “Comentario al Sueño de Escipión de Cicerón” en el que hablaba sobre un famoso sueño en el que el general romano Escipión el Africano (236-183 a.C) se aparecía en sueños a su nieto Escipión Emiliano(185-129 a.C) y le predice su futuro , el de su patria y también describe el Universo . En este Universo la Tierra es descrita con forma de globo y también con un tamaño ínfimo comparado con la inmensidad del Universo.El propio San Agustín de Hipona (354-430) , uno de los Padres de la Iglesia, confirma que la Tierra es redonda , aunque no comparte la idea de otros hombres sabios de su época sobre la posibilidad de que exista vida en las antípodas , y en este sentido escribe “Es demasiado absurdo decir que algún hombre puede haber tomado un barco y viajado a través de todo el ancho océano, y cruzado desde este lado del mundo al otro, y que por tanto incluso los habitantes de esa lejana región puedan descender de ese hombre primigenio.” y años antes, otro escritor cristiano, Lactancio (hacia 245-325) escribía “¿Existe acaso alguien tan insensato como para creer que hay personas cuyas huellas están más altas que sus cabezas? ¿Que las simientes y los árboles crecen cabeza abajo? ¿Que las lluvias y las nieves caen hacia arriba hacia el suelo? No tengo palabras para dar a aquellos que, una vez que han errado, perseveran insistentemente en su locura y defienden una cosa vana tras otra”
Después de la caída del Imperio Romano de Occidente en 476 da comienzo para los historiadores la Edad Media, pero durante gran parte de la Alta Edad Media sigue prevaleciendo que la Tierra es esférica , desde el considerado como último de los filósofos clásicos , Boecio(480-524), pasando por san Isidoro de Sevilla (560-636) que escribió las “Etimologías”, que pueden ser consideradas como una enciclopedia de su tiempo, donde afirma que la Tierra es redonda , o el monje benedictino Beda el Venerable (672-735) que escribió “Historia Eclesiástica Del Pueblo de los Anglos” por la que es considerado el padre de la historia en Inglaterra, y también otra obra titulada “El devenir del tiempo” sobre el cálculo de la fecha de Pascua y en la que podemos leer “la redondez de la Tierra, pues no sin razón es llamada el orbe del mundo en las páginas de las Sagradas Escrituras y en la literatura ordinaria. Está, de hecho, situada como una esfera en el centro del Universo.” En esta época la discusión no era tanto la forma esférica de la Tierra como la existencia o no de los antípodas, es decir, que hubiera otros hombres como nosotros al otro lado del mundo.

Archivo:T-O Mappa mundi z.jpg
Un mapa del siglo XV donde se representa la Tierra como una esfera , aunque sólo la parte superior, pues se pensaba que nadie podía resistir el calor que se iba incrementando a medida que se aproximaba a la linea del ecuador  para tratar de pasar al otro lado, a las antípodas. Vemos que hay tres grandes trozos de tierra que simbolizan los tres continentes conocidos hasta entonces, Europa, Asia y África   
Ya en la Baja Edad Media importantes intelectuales como el matemático, astrónomo y músico Hermann von Reichenau (1013-1054) utiliza el mismo método de Eratóstenes para calcular el diámetro de la Tierra y la que  quizás fue  la principal figura intelectual del catolicismo durante estos siglos, Tomás de Aquino (1225-1774), también escribe sobre la Tierra como una esfera y da por sentado que sus lectores comparten esa idea. Las Universidades medievales enseñan en sus aulas la forma esférica de la Tierra y el propio Dante Alighieri(1265-1321) en su obra maestra de la literatura, “La Divina Comedia”, también habla de una Tierra redonda. Podemos encontrar decenas de referencias sobre la forma esférica de la Tierra durante toda la Edad Media, y hemos visto como algunas de las principales figuras intelectuales de estos siglos no ponían en duda que la Tierra fuera redonda aunque si la existencia de antípodas, por lo que la idea de que Cristóbal Colón tuvo que convencer a la reina Isabel I la Católica (1451-1504) que la Tierra era redonda no es más que un mito nacido mucho después.
Por supuesto, otra cosa es lo que pudiera creer el pueblo, supersticioso y con un nivel muy elevado de analfabetismo, y es probable que algunos de los marineros que navegaron con Cristóbal Colón pensaran que podían encontrarse con el borde del mundo y caer por él, aunque no tenemos constancia escrita de que estos miedos existiesen entre aquellos hombres. Pero cuando Fernando de Magallanes se apresta a enfrentarse a la gran aventura de su vida, llegar hasta las islas de las especies no costeando África y atravesando el Indico , como se había hecho hasta entonces , sino por el oeste , hacia la recién descubierta América y buscando un paso que lo comunicara con ese otro mar al que Magallanes bautizaría con el nombre de Pacífico, la idea de que la Tierra era redonda no se ponía en duda aunque este viaje sería la confirmación definitiva de que esto era así.Ahora que ya conocemos como veían nuestro planeta y como había sido considerado redondo desde la Grecia de Pitágoras, tenemos que viajar al Portugal del siglo XV.

Los navegantes del siglo XV sabían que la Tierra era redonda  y no plana , y no temían llegar a los limites del Océano y precipitarse al abismo , pero otra cosa diferente es lo que pudieran creer las tripulaciones, en su mayoría hombres muy supersticiosos, que en navegaciones largas y hacia tierras desconocidas podían llegar a sentir temor, como sucedía con el Cabo Bojador, en el Sahara Occidental , donde durante años ninguna de las expediciones enviadas por Enrique el Navegante pudieron superarlo con éxito hasta que en 1434 lo hizo Gil Eanes demostrando que no había monstruos que pudieran evitar que las naves siguieran rumbo sur hacia el extremo de África (imagen procedente de http://www.mercadeo.com ) 

En Portugal , el infante Enrique de Avis y Lancaster, más conocido como Enrique el Navetante(1393-1460) iniciaba en 1416 la construcción de la actual ciudad de Sagres, junto al Cabo de San Vicente y en ella fundaría la Escuela de Sagres especializada en el estudio de la geografía y la navegación, que se convertiría en el auténtico motor que daría origen a la exploración de los Océanos, la era de los Descubrimientos . Allí fueron a trabajar algunos de los principales cartógrafos de su época, como el judío mallorquín Jehuda Cresques(1350-1427) que sería nombrado coordinador de la cartografía de la Escuela de Sagres. Se construyen nuevas naves para iniciar las exploraciones y en los años siguientes los portugueses descubrirían en 1418 el archipiélago de Madeira , en 1426 las Azores y en 1434 tenía lugar un gran hito para la navegación cuando Gil Eanes superaba el cabo Bojador , situado en la costa del actual Sahara Occidental , frente a las islas Canarias. Este punto se había convertido en un lugar legendario y temido hasta entonces debido a la desaparición de todas las naves que se aproximaban a aquella zona, lo que había alimentado las leyendas de monstruos marinos y otras supersticiones. Antes de la expedición de Eanes, Enrique el Navegante había enviado un total de quince y todas ellas habían fracasado.

Ya en 1450 los portugueses descubren el archipiélago de Cabo Verde y en 1460 , año de la muerte de Enrique el Navegante, se había alcanzado la altura de la actual Sierra Leona. Pero con la muerte de Enrique no se detendrían los viajes de exploración y en 1488 otro navegante, Bartolomeu Dias(hacia 1450-1500) entraría en la historia cuando se convirtió en el primer europeo en doblar el extremo sur de África, el cabo de Buena Esperanza, y se internó por primera vez en el Océano Indico. Diez años después de esta hazaña, otro portugués, Vasco de Gama (hacia 1460-1524) llegaba aún más lejos, cruzando todo el océano Indico y llegando hasta las costas de la India. Entre estos dos acontecimientos tiene lugar el gran viaje de Cristóbal Colón en 1492 y el descubrimiento de un nuevo continente al que años después se llamaría América. España y Portugal se habían convertido en las dos grandes potencias marinas de la época, y para evitar enfrentamientos entre ellas se iba a firmar un tratado en el que ambas se repartirían el mundo.

Mapa con las rutas seguidas por los descubridores portugueses, desde Bartolomé Dias que en 1488 doblaba el Cabo de Buena Esperanza, que en un primer momento bautizó con el nombre de Cabo de las Tormentas, para penetrar por primera vez en el Océano Indico, hasta Vasco de Gama que, diez años después, seguiría la misma ruta de Bartolomé Dias pero iría más allá , cruzando el Océano Indico hasta la India . Y ya en 1500 Pedro Alvares Cabral (1460-1526) zarpaba de Lisboa para dirigirse al frente de trece navíos hacia la India pero a la altura de Cabo Verde, Cabral decide evitar las calmas del Golfo de Guinea y se desvía un poco más al oeste y se ve arrastrado por la corriente Ecuatorial del Sur que le lleva hasta las costas de Brasil, que ya había sido recorrida en parte por Vicente Yañez Pinzón. Alvares Cabral toma posesión de este territorio en nombre del rey Manuel I el Afortunado y la bautiza con el nombre de Terra Sanctae Crucis. A continuación Cabral se dirigió de nuevo hacia la costa de África para llegar a la India. Si hubiera descendido por la costa americana, quizás habrían sido los portugueses los primeros en hallar el paso por el oeste hacia Asia (imagen procedente de http://alecer.pntic.mec.es )

Conocido como el Tratado de Tordesillas, sería firmado el 7 de junio de 1494 por el rey de Portugal Juan II (1455-1495) y por los Reyes Católicos , Isabel I de Castilla y su esposo Fernando II de Aragón(1452-1516), bajo los auspicios del papa español Alejandro VI, el Papa Borgia (1431-1503) . Es considerado por los historiadores como el primer tratado político de la historia moderna de Europa, y en virtud de este tratado España y Portugal se repartían, literalmente, el mundo. Divide el mundo en dos hemisferios , el occidental, hispano, y el oriental que correspondería a Portugal y establece como límite de esta división 370 leguas al oeste del archipiélago de Cabo Verde. Este Tratado dejaría a la futura Brasil,aún no descubierta en aquel año de 1494, dentro del ámbito de influencia de Portugal y también sería decisivo para la expedición de Magallanes ,como veremos en la segunda parte de este artículo.

En el contenido del Tratado podemos leer el siguiente texto que determinaba el reparto del mundo entre España y Portugal “Que se haga y asigne por el dicho mar océano una raya o línea derecha de polo a polo, del polo Ártico al polo Antártico, que es de norte a sur, la cual raya o línea e señal se haya de dar e dé derecha, como dicho es, a trescientas setenta leguas de las islas de Cabo Verde para la parte de poniente, por grados o por otra manera, como mejor y más presto se pueda dar, de manera que no será más. Y que todo lo que hasta aquí tenga hallado y descubierto y de aquí adelante se hallase y descubriere por el dicho señor rey de Portugal y por sus navíos, así islas como tierra firme, desde la dicha raya arriba, dada en la forma susodicha, yendo por la dicha parte de levante, dentro de la dicha raya a la parte de levante, o de norte o sur de ella, tanto que no sea atravesando la dicha raya, que esto sea y quede y pertenezca al dicho señor rey de Portugal y a sus subcesores para siempre jamás. Y que todo lo otro, así islas como tierra firme, halladas y por hallar, descubiertas y por descubrir, que son o fueren halladas por los dichos señores rey y reina de Castilla y de Aragón, etc., y por sus navíos, desde la dicha raya, dada en la forma suso dicha, yendo por la dicha parte de poniente, después de pasada la dicha raya, para el poniente o al norte sur de ella, que todo sea y quede y pertenezca a los dichos señores rey y reina de Castilla y de León, etc., y a sus subcesores para siempre jamás.”

DOCUMENTAL SOBRE LOS DESCUBRIMIENTOS PORTUGUESES Y ESPAÑOLES Y EL  TRATADO DE TORDESILLAS

Ahora que ya conocemos tanto la historia que rodea al debate sobre la forma esférica de la Tierra, la era de los descubrimientos portugueses durante todo el siglo XV que la habían convertido en una gran potencia , y el descubrimiento de América en 1492 por Cristóbal Colón con la firma del Tratado de Tordesillas dos años después, ya estamos preparados para conocer a nuestro protagonista, Fernando de Magallanes o Fernao de Magalhaes en portugués. A lo largo de esta historia utilizaré el nombre castellanizado de este hombre que nacería en Sabrosa, una localidad próxima a la ciudad de Oporto, en la primavera de 1480 y en el seno de una familia de la baja nobleza portuguesa. Gracias a esta condición de miembro de la nobleza, pudo entrar siendo niño en la corte del rey Juan II como paje y en 1495, año en que fallece Juan II y es sucedido por su primo Manuel I llamado “el Afortunado”(1469-1521), Magallanes entra en el ejército y participará en muchas de las expediciones militares portuguesas de los años siguientes.

Así, en 1505 , formando parte de la flota de Francisco de Almeida (1450-1510), que ese mismo año había sido nombrado por el rey Manuel I el Afortunado como primer virrey de la India portuguesa, Magallanes viajará hasta la India .El objetivo de esta expedición formada por 22 barcos, 1500 soldados y 1000 tripulantes, era el control del comercio de las especias, vital fuente de riqueza para Portugal, y la construcción de fuertes a lo largo de la costa India que aseguraran ese control. De las 22 naves sólo ocho llegaron a la India y allí, en 1506 se enfrentarían a una flota de más de 200 naves a la que, sin embargo, derrotarían en la batalla de Cananore, donde Magallanes resulta herido. Después de recuperarse de sus heridas, Magallanes es enviado a la costa africana donde fundará un fuerte que será el primero de los fuertes portugueses fundado en las tierras de la actual Mozambique, y regresa a la India para participar en una nueva batalla contra una flota musulmana en la batalla naval de Diu el 3 de febrero de 1509 , donde 18 naves portuguesas derrotaron a las 250 naves que habían reunido las fuerzas combinadas de Egipto, el Imperio Otomano, el sultán de Gujarat,el zamorin de Calcuta y el apoyo de estrategas de Venecia y Génova que veían peligrar su control de comercial en la zona. La victoria portuguesa aseguraría su dominio del comercio en la zona durante un siglo

Esquema de una carabela, una nave diseñada en la Escuela de Sagres fundada por  Enrique el Navegante y que se convertiría en la clave para la Era de los Descubrimientos portugueses durante el siglo XV. Con una longitud de 30 metros , una sola cubierta, tres mástiles con vela latina,un castillo de popa por encima del resto de la nave,  un peso de trescientas toneladas y una velocidad de 5,3 nudos(unos 10 kilómetros por hora), sería con estas naves con las que los navegantes portugueses recorrerían la costa africana y atravesarían el Océano Indico hasta la India. Cristóbal Colón también la utilizaría en su primer viaje a América , pero ya en el siglo XVI comenzaría a ser sustituidas por otras embarcaciones más modernas (imagen procedente de http://www.lacasainfantil.com ) 

Aún faltan diez años para que Fernando de Magallanes zarpe rumbo a las islas de las especias por la ruta del oeste, aún tendrá que vivir más aventuras y tendremos que presentar también al otro protagonista de esta historia, Juan Sebastián Elcano. Nos esperan tormentas, motines, meses de travesía sin ver tierra, escorbuto, hambre, ataques de los pueblos por donde iban pasando, descubrimientos y un retorno imposible. Todo ello lo veremos en la segunda parte de esta historia, de la que hoy hemos visto su prólogo, necesario para entender lo que luego sucederá , el contexto político que hará que sea España y no Portugal la que alcance la gloria de ser la primera en lograr circunnavegar la Tierra y demostrar sin ninguna duda lo que tantos habían afirmado durante mil quinientos años, que la Tierra era redonda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: