HISTORIAS DE NAVIDAD: DESCUBRIENDO A PAPA NOËL, A SAN NICOLÁS O A SANTA CLAUS

La ilusión, que el Diccionario de la Lengua Española define como “Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo.” y la magia , que el mismo Diccionario  describe como el “encanto, hechizo o atractivo de alguien o algo.” son las dos palabras que mejor acompañan y definen la figura de Papa Noël, de Santa Claus, de San Nicolás o de Father Christmas, pues con todos esos nombres se conoce a ese anciano bonachón y regordete, vestido de rojo, con su rostro cubierto por unas luengas barbas blancas, de mirada bondadosa y que nos saluda con su tradicional Oh, Oh, Oh. Millones de niños en todo el mundo esperan con impaciencia la llegada de la mañana del 25 de diciembre para descubrir los regalos que Santa, como es conocido en muchos países abreviando su nombre, ha dejado en sus calcetines, bajo el árbol de Navidad o junto a la chimenea por donde se habrá deslizado en la oscuridad de la noche después de cruzar los cielos a bordo de su gran trineo tirado por sus fieles renos y cargado con los sueños de niños de todo el mundo. Pero ¿quién es en realidad este ser mágico? Os invito a que lo conozcamos juntos en el artículo de hoy.
Pero para hacerlo tendremos que viajar muy atrás en el tiempo, hasta llegar al siglo III de nuestra era , cuando hacia el año 270 nacía en Licia, en la actual Turquía,Nicolás, en el seno de una familia de buena posición económica y social, que además eran cristianos . No habían pasado muchos años desde la última persecución sufrida por los cristianos, cuando entre el 256 y el 259 el emperador romano Publio Licinio Valeriano(200-260), que había subido al trono en 253, proclamaba un edicto en 257 en virtud del cual se prohibía el culto cristiano, las reuniones de sus fieles y se les prohibía entrar en los cementerios donde acostumbraban a reunirse, además de confiscarles todos sus bienes en un intento por aliviar las vacías arcas imperiales.  Además se les ordenaba que sacrificaran animales en honor de los dioses romanos y rehusar hacerlo era castigado con fuertes multas, el destierro y, a partir de 258, con la muerte.
Desde el gobierno del emperador Nerón entre los años 64 y 68, después de culparles del incendio de Roma, las persecuciones contra los cristianos se fueron sucediendo a lo largo de los siglos siguientes, intercaladas con largos periodos de tranquilidad y relativa tolerancia  hacia su credo . A comienzos del siglo III ,  Tertuliano(160-220), líder cristiano que escribió en la época de las persecuciones ordenadas por el emperador Septimio Severo entre 202 y 210, relataba en su “Apología contra los gentiles” las acusaciones que se hacía a los cristianos con las que se justificaba su persecución “Que en la nocturna congregación sacrificamos y nos comemos un niño. Que en la sangre del niño degollado mojamos el pan y empapado en la sangre comemos un pedazo cada uno. Que unos perros que están atados a los candeleros los derriban forcejeando para alcanzar el pan que les arrojamos bañado en sangre del niño. Que en las tinieblas que ocasiona el forcejeo de los perros, alcahuetes de la torpeza, nos mezclamos impíamente con las hermanas o las madres. De estos delitos nos pregona reos la voz clamorosa popular, y aunque ha tiempo que la fama los imputa, hasta hoy no ha tratado el Senado de averiguarlos” (imagen procedente de http://html.rincondelvago.com )
En el 258, el edicto era modificado y ampliado , ordenando que “Los obispos, presbíteros y diáconos deben ser inmediatamente ejecutados; los senadores, nobles y caballeros, perdida su dignidad, deben ser privados de sus bienes, y si aún así continúan siendo cristianos, sufran la pena capital. Las matronas, despojadas de sus bienes, sean desterradas. Los cesarianos que antes o ahora hayan profesado la fe, confiscados sus bienes, y con el registro al cuello, sean enviados a servir a los dominios estatales.” Dos papas sufrieron el martirio durante la persecución de Valeriano, Esteban I(200-257), que según la tradición cristiana habría sido degollado en la misma silla pontificia, y Sixto II(desconocida-258). Este último ,junto a cuatros diáconos que le acompañaban, habría sido decapitado por los soldados romanos mientras oficiaba una misa en la catacumba de Pretextato. Debido a la violencia de la persecución, en los dos años siguientes no hubo Papa, hasta la elección de Dionisio en 260 ,que describió así la persecución a la que fueron sometidos los cristianos “hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, doncellas y matronas, soldados y civiles, de toda edad y raza, algunos por la flagelación y el fuego, otros por la espada, han conquistado en la lucha y ganado sus coronas.”
En 259 Valeriano emprendía una campaña contra Persia que terminaría con su captura , probablemente después de ser traicionado por uno de sus hombres de confianza, y moriría en 260 por orden del rey  persa Sapor I(215-272) que , según algunos relatos de la época, le obligó a tragar oro fundido , mientras que con su piel hicieron un trofeo de guerra que luego expusieron en el palacio real persa. En Roma le sucedía su hijo Galieno (218-268) , que había compartido el gobierno del Imperio con su padre. Galieno decidió terminar con la persecución de los cristianos e incluso les devolvió sus propiedades, los cementerios y se autorizó de nuevo el culto cristiano. Cuando el pequeño Nicolás nace hacia 270 las cosas se habían calmado y sus padres, que eran muy creyentes, le educan en la fe cristiana . Creció convertido en un fervoroso cristiano , y cuando sus padres fallecen víctimas de la peste mientras trataban de ayudar al pueblo, Nicolás, impresionado por sus muertes,  hereda de ellos una gran fortuna  que Nicolás no vacila en entregar a los más necesitados mientras el dejaba todo y se iba a vivir a la montañosa Anatolia , a la ciudad de Myra, en territorio que hoy pertenece a Turquía. En algunas versiones de su vida se cuenta que su tío había sido obispo de esta ciudad.
Tradicional representación de San Nicolás de Bari acompañado por los tres niños en una cubeta, que hacen referencia a uno de los milagros con los que se enriqueció la vida del santo en la hagiografía escrita por Metodio, arzobispo de Constantinopla , en el que tres niños habrían sido sacrificados para ser servidos como comida en una taberna para volver a la vida gracias a la intercesión del Santo.  Su figura siempre aparecería relacionada con los niños  y los regalos, una tradición que parece nacer en los últimos años de su vida cuando convirtió en costumbre regalar juguetes a los  niños en Navidad para recordar el regalo que Jesús hizo a la humanidad al nacer para permitir la Salvación del ser humano (imagen procedente de http://www.devocionario.com )
 
 Cuando llegó allí acababa de morir el obispo de Myra y los sacerdotes se hallaban reunidos en el templo discutiendo quién sería su sucesor. Como no podían decidirse por ningún candidato , acordaron que se convertiría en obispo  el próximo sacerdote que entrase en el templo y, como podéis imaginar, ese fue Nicolás.  Los relatos que rodean la vida de los santos de estos siglos iniciales del cristianismo están llenos de hechos fantásticos y milagrosos, dando nacimiento a un genero literario conocido como hagiografía, que describía la vida de estos santos más con intención ejemplarizante que buscando el rigor histórico. En el caso de Nicolás, su vida nos es narrada por el arzobispo de Constantinopla , Metodio, que nos cuenta como el obispado de Nicolás se caracterizó por su lucha contra el paganismo, llegando a ordenar la destrucción del templo de Artemisa en Myra.
Mientras, en Roma el trono imperial era ocupado por Diocleciano (244-311) en el año 284, con la intención de aplicar importantes reformas que refuercen la deteriorada unidad del Imperio y el poder del estado, y para conseguirlo uno de sus objetivos era fortalecer la religión del estado y perseguir al cristianismo que ponía en peligro, según Diocleciano, la estabilidad y seguridad del Imperio, aunque no fueron los únicos perseguidos, también los maniqueos sufrieron la persecución y en el invierno entre el 301 y el 302 sus líderes fueron quemados vivos junto a las imágenes de su dios. Un año después , en el 303, se iniciaba la más cruenta de las persecuciones que sufrirían los cristianos y también la última. Diocleciano y su compañero en el gobierno, Galerio (260-311), consultaron al Oráculo de Apolo sobre la política a seguir con los cristianos y este respondió por boca de los sacerdotes que “los justos” impedían que el dios pudiera aconsejar con eficacia . El termino “justos” fue entendido por los dos emperadores como una referencia a los cristianos y decidieron actuar en consecuencia. Una vez más se demostraba que el hombre cree lo que desea creer.
Otro de los milagros que se atribuyen a San Nicolás de Bari fue la salvación de unos marineros que en medio de una tempestad invocaron al santo con sus plegarias y este respondió, apareciendo sobre la cubierta de la embarcación, momento en que la tormenta se calmó , convirtiéndose por este hecho milagroso en el patrono de los marineros. En Oriente se le conoce con el nombre de San Nicolás de Myra, la ciudad de donde era obispo, pero en Occidente se le llama San Nicolás de Bari pues en la Basílica de esta ciudad italiana fueron llevados los huesos del santo en el año 1087 cuando gran parte de Turquía fue ocupada del Imperio Bizantino fue ocupado por los musulmanes, lo que contribuiría a extender la fama del santo por toda Europa (imagen procedente de http://www.primeroscristianos.com )
El 24 de febrero de 303 Diocleciano promulgaba el “Edicto contra los cristianos” donde se ordenaba que se destruyeran todos sus escritos y se confiscaran todos sus bienes, al tiempo que les prohibía reunirse para celebrar su culto como había hecho Valeriano medio siglo antes. La persecución se acentuaría cuando  pocos días después se incendiaba el Palacio Imperial y los cristianos fueron culpados del incendio. Nuestro Nicolás también sufriría los efectos de la persecución, acabando con sus huesos en prisión y con la barba quemada. Sin embargo, la persecución de Diocleciano tendría el efecto contrario del que pretendía el emperador , y el cristianismo aún se popularizó más gracias al ejemplo de los mártires que morían en nombre de su fe. Unos años después, en el 311,  el trono imperial sería conquistado por el emperador Constantino I el Grande(272-337) que reunificaba el Imperio concentrando todo el poder en su mano. Constantino terminaría con la persecución de los cristianos, de lo que se benefició Nicolás, que quedaba en libertad.
En el año 325 Nicolás tomará parte en el decisivo Concilio de Nicea , donde también participa el propio emperador romano , en el que el cristianismo se convierte en la religión oficial del Imperio. Los tiempos de las persecuciones llegaban a su fin. Durante los años siguientes, el ya anciano Nicolás se dedicó a viajar en misión evangelizadora, para extender la fe cristiana por el Imperio hasta su muerte el 6 de diciembre de 345 en la ciudad de la que era obispo, Myra. Siglos después, cuando aquel territorio que pertenecía a Bizancio, nombre que se dio al Imperio Romano Oriental, fue invadido por los musulmanes, los restos  de Nicolás fueron trasladados a la ciudad italiana de Bari, y por ello hoy le conocemos con el nombre de san Nicolás de Bari. Su vida, como la de otros muchos santos, está rodeada y adornada con diversas leyendas sobre hechos milagrosos, y es en ellas donde vamos a buscar el origen de nuestro Papa Nöel.
Imagen de la Basílica de San Nicolás de Bari , construida entre 1087 y 1197 en la ciudad italiana de Bari, entonces en poder de los normandos,  para albergar las reliquias del cuerpo de San Nicolás después de que la ciudad de Myra fuera ocupada por los sarracenos que habían ocupado aquellos territorios que hasta entonces habían permanecido en poder del Imperio Bizantino  (imagen procedente de http://comomejorarnuestrasvidas.blogspot.com )
En una de estas  leyendas se cuenta como ,conociendo que tres jóvenes deseaban casarse pero no podían al ser su padre pobre y no tener dinero para pagar la dote, Nicolás dejó caer por la chimenea de la casa unas monedas de oro para que así pudieran hacer efectiva esa dote y casarse, cayendo estas monedas en unas medias de lana que allí habían dejado las jóvenes para que se secasen. . El motivo por el que las dejó caer por la chimenea era para no dar a conocer su caridad y se halla detrás de la actual tradición de dejar unos calcetines en Navidad para que Papa Nöel deposite en ellos los regalos. Además Nicolás iba a destacarse como un protector de los niños , una fama que se cimentaría sobre todo por varios relatos milagrosos. En uno de ellos tres niños que habían muerto al caer de un árbol resucitaron gracias a su intervención , al igual que regresarían a la vida tres niños que habían sido asesinados para utilizar su carne para dar de comer a unos clientes en una taberna. Se contaba también que durante los últimos años de su vida, en Navidad entregaba juguetes a los niños para recordar que con el nacimiento de Jesús la humanidad había recibido el regalo de la Salvación.
Después de su muerte en el 345 y convertido ya en santo , fue venerado en muchas partes del Imperio y ya en el año 550 se había construido en Roma un templo en su honor y con el tiempo se convertiría en el patrono de Grecia, Turquía y Rusia. Ya vimos como con la invasión musulmana de la actual Turquía, su cuerpo fue llevado hasta la ciudad italiana de Bari en el año 1087 , lo que aún extendió más su culto en la parte occidental de Europa. No sabemos con exactitud cuando se relacionó la tradición de los regalos navideños a los niños con la figura de San Nicolás, pero una vez más parece que habría surgido de un intento de la Iglesia por cristianizar una fiesta pagana como eran las Saturnales, celebradas durante el Imperio Romano en honor del dios romano Saturno entre el 17 y el 23 de diciembre donde entre otras cosas se festejaba el fin del periodo más oscuro del año, el solsticio de invierno, y también la finalización de los trabajos agrícolas, pues había concluido el periodo de siembra y comenzaba un tiempo de descanso  
La Navidad cristiana habría nacido en un intento de desplazar a la festividad pagana de las Saturnales y la celebración del nacimiento de deidades como Mitra o  el Sol Invictus, cuya fiesta tenía lugar el 25 de diciembre. También era costumbre dar regalos a los niños en ese día lo que habría dado origen a otra tradición cristiana, los regalos de Navidad de los que se encargaría San Nicolás, como había hecho en vida mientras recorría el Imperio en misión evangelizadora (imagen procedente de http:// www.moonmentum.com )
Durante las saturnales se celebraban banquetes y se intercambiaban regalos , igual que hoy hacemos en las fechas que rodean la Navidad ,que habría surgido para sustituir a la festividad pagana, fijando el día 25 de diciembre como día de Navidad, del nacimiento de Jesús, para reemplazar la fecha en la que se conmemoraba el nacimiento de Mitra y de otra deidad pagana, Sol Invictus, ambas el 25 de diciembre. En estas fiestas los niños recibían regalos de los adultos y es aquí donde habría comenzado la tradición de San Nicolás, que ya vimos como había estado unido a varios milagros relacionados con los niños y también a la costumbre que tenía de hacer regalos el día de Navidad. La tradición iría extendiéndose por Europa y cruzaría el Atlántico en el siglo XVII, cuando los colonos holandeses viajaron a América.  En los Países Bajos celebraban desde el siglo XIII la Fiesta de San Nicolás o Sinterklaas, el 6 de diciembre de cada año, día de la muerte oficial de San Nicolás. Según su tradición este San Nicolás llegaba desde España y depositaba los regalos en los zapatos de los niños situados junto a la chimenea , por la que se deslizaba el santo durante la noche.
San Nicolás iría cambiando su aspecto hasta la imagen que hoy tenemos de Papa Nöel, con su aspecto de hombre bonachón, de ojos bondadosos y traviesos y su larga barba blanca. En cuanto al color rojo de su ropa hay quienes afirman que se debe al color de la marca de refrescos  Coca-Cola que popularizaría la imagen de Papa Nöel en todo el mundo a partir de 1931 , mientras que otros sostienen que este color ya aparecía en representaciones medievales de San Nicolás de Bari (imagen procedente de http://www.absolutitalia.com )
En 1625 los primeros emigrantes holandeses en América fundaban Nueva Amsterdam, la futura Nueva York, y con ellos llevaron la tradición de Sinterklaas. Ya en el siglo XIX el escritor norteamericano Washington Irving (1783-1859), el principal representante del Romanticismo en Estados Unidos, publicaba “Historia de Nueva York” en la que hacia una burla de la figura Sinterklaas y deformaba su pronunciación escribiéndolo como Santa Claus. Unos años después, Clement Clarke Moore(1779-1863) publicaría en 1823 un poema en el que por primera vez se describe a Santa Claus repartiendo juguetes entre los niños en la víspera de Navidad acompañado por un trineo  tirado por renos.. Pero no sería hasta el año 1863 cuando Santa Claus adopta la fisonomía que hoy todos conocemos, la de un hombre mayor, regordete, de aspecto bondadoso y con la ropa característica con la que le identificamos, y fue gracias al dibujo que de él hizo el dibujante alemán Thomas Nast(1840-1902), uno de los primeros caricaturistas políticos de América y que realizó estos diseños para la revista Harper’s Weekly
Esta es la portada del Harper´s Weekly del 3 de enero de 1863 donde aparece Santa Claus o Papa Nöel  , en la primera versión realizada por Thomas Nast,  que nos recuerda a la imagen que hoy todos tenemos en mente, aunque su altura es menor que en las representaciones actuales . El éxito de este dibujo llegaría hasta Europa donde se fusionaría con las representaciones europeas de San Nicolás
Su éxito fue tan grande que la imagen de este Santa Claus se extendería no sólo por Estados Unidos sino también a Europa donde se fusiona con las tradiciones de San Nicolás que ya existían en países como Francia, donde era conocido como Papa Nöel, el Father Christmas del Reino Unido y los San Nicolás de Alemania, Austria, Polonia o Rusia. Es a finales del siglo XIX cuando se extiende otro elemento de la leyenda, la procedencia de Papa Nöel del Polo Norte, aunque hoy también está extendida la versión de situar su origen en Laponia o en Groenlandia. En cuanto al trineo tirado por los renos, he hallado diferentes versiones, pero en una de ellas hace remonta su presencia al poema de 1807 “Una visita de San Nicolás “ donde se describe un trineo tirado por  renos llamados Donner (Trueno), Blitzen (Relámpago ), Vixen (Bromista,), Cupid (Cupido), Comet (Cometa, ), Dasher (Alegre), Dancer (Bailarín) y Prancer (Acróbata) y todos ellos liderados por el último reno en ser incorporado a la historia, llamado Rodolfo o Rudolph y caracterizado por una nariz roja con la que alumbra el camino que tienen que seguir.
Los nueve renos navideños impulsan al trineo donde viaja Papa Nöel surcando el cielo la noche del 24 de diciembre para repartir los regalos a los niños de todo el mundo. El más famoso de todos ellos y el último en incorporarse es su líder Rudolph, caracterizado por su nariz roja que le sirve para iluminar el camino que tiene que recorrer.Al ser diferente por su nariz roja todos se burlaban de él pero una Navidad Papa Nöel no conseguía ver el camino por culpa de una gran tormenta de nieve y se encontró con Rudolph. Al ver su nariz luminosa le puso al frente de los renos  para que los iluminase con su luz, convirtiéndole a partir de entonces en el líder de la manada . Se cree que el origen de esta tradición estaría en la mitología escandinava , donde Odín cabalgaba sobre su caballo Sleipnir de ocho patas, el equivalente a los ocho renos originales del trineo de Papa Nöel (imagen procedente de http://www.fotosmix.com )

Pero aún nos queda un último elemento para completar la figura definitiva de Papa Nöel. Sería en el año 1931 cuando el pintor sueco Habdon Sundblom(1899-1976) recibe el encargo de la multinacional de refrescos Coca-Cola de crear una imagen más entrañable y humana de Papa Nöel. Para ello, nos cuenta lo que es quizás una leyenda, que se inspiró en un jubilado llamado Lou Prentice de aspecto bonachón, rostro alegre y ojos entre pícaros y bondadosos. La imagen fue usada en la campaña de Navidad de 1931 con un gran éxito  , hasta tal extremo que sería el encargado de dibujar a Papa Nöel para las campañas navideñas de Coca Cola hasta el año 1966. Existe la creencia de que su color rojo con ribetes blancos se debe a que se trataban de los colores oficiales de Coca-Cola, aunque otros consideran que esto es una leyenda urbana y su color tradicional era el verde e incluso el blanco, y otros afirman que el rojo ya era usado en las representaciones medievales de San Nicolás,  pero es algo que no he podido aclarar por lo que si algún lector tiene información precisa al respecto espero que la comparta con nosotros para resolver esta duda. 
Imagen de la campaña navideña de Coca-Cola de 1931 con el dibujo de Habdon Sundblom de Santa Claus con el que creaba un nuevo icono del siglo XX, la imagen que hoy todos tenemos de la figura de Santa Claus. Durante los siguientes 35 años Sundblom se encargaría de las campañas navideñas de Coca-Cola y su Santa Claus sería exportado a todo el mundo, y hoy en cualquier calle podemos contemplar a este alegre y bonachón hombre como  una de las imagenes más tradicionales de la Navidad (imagen procedente de http://arindabo.blogspot.com )
Y desde entonces Papa Nöel, Santa Claus, San Nicolás o Father Christmas ha ido extendiendo su fama por todo el mundo ayudado por las películas de Hollywood y el dominio de la cultura estadounidense, que ha ido desplazando a otras tradiciones o, como en el caso de España y de muchas naciones de la América Latina . convive con otra tradición , la de los Reyes Magos. En ambos casos, su inspiración religiosa ha ido desapareciendo , sustituida por una fiesta del consumo donde se derrochan grandes cantidades de dinero en regalos. Pero no seré yo quién critique la tradición de los regalos si estos están hechos con el corazón y como demostración de amor a las personas que forman parte de nuestras vidas y, sobre todo, cuando se trata de la ilusión de los niños, de la magia que rodea esa noche . Algunos dicen que es un engaños absurdo, sin embargo, yo no lo veo así, la magia es importante en la vida, en el sentido de creer en la existencia de algo hermoso que trasciende la realidad , del misterio que nos anima a descubrir lo que se oculta más allá de lo que ven nuestros ojos. Como escribe Paulo Coelho “El camino de la magia -como, en general, el camino de la vida- es y será siempre el camino del misterio”. Así que finalizo aquí este artículo y os dejo para colocar mis zapatos junto a la chimenea, porque aún creo en el misterio y espero no dejar de creer nunca en él. 
Espero con este artículo haberos dado a conocer mejor los orígenes de esta tradición. Ya no podemos volver a la inocencia de nuestra niñez, es cierto, pero eso no significa que tengamos que perder la capacidad de asombro y la fe en una realidad inefable detrás de la que ven nuestros ojos. El misterio y la magia forman parte de nuestra naturaleza y creo que es algo a lo que nunca debemos renunciar. Así que la noche del 24 cerremos los ojos como cuando eramos niños y soñemos , nunca se sabe cuando la magia puede presentarse. Como decía el escritor británico Roal Dahl , al que he citado recientemente, “El que no cree en la magia nunca la encontrará ”  (imagen procedente de http://www.almightydad.com )
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: