MUJERES EN LA HISTORIA: BOUDICA, UNA MUJER FRENTE A ROMA Y LA CONQUISTA DE BRITANIA(SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de esta historia habíamos dejado Britania después de que Julio César (100-44 a.C) diera por concluida su segunda campaña militar en la isla en el año 54 a.C para atender a los nuevos movimientos  de sublevación en la Galia liderados por Vercingetorix (80-46 a.C) firmando un tratado con las tribus celtas de Britania que se habían unido bajo el liderazgo de Casivelono. Las legiones romanas no regresarían a estas tierras hasta el año 43 d.C. Las relaciones que Roma y las tribus celtas de Britania mantuvieron en esos años fueron sobre todo comerciales , los britanos exportaban a Roma grano,ganado, plata, oro,pieles y esclavos y a cambio recibía de Roma mercancías mucho menos valiosos como adornos de marfil, cristal, ámbar y todo tipo de baratijas. Algo muy parecido a lo que han hecho a lo largo de la historia diferentes pueblos conquistadores, engañando a otros pueblos con objetos sin valor y a cambio recibían de estos auténticos tesoros. Este comercio tan favorable para Roma era, por otro lado, una garantía de seguridad para la tribus celtas porque los primeros emperadores, César Augusto(63 a.C-14 d.C) y su sucesor Tiberio(42 a.C-37 d.C) no vieron necesidad de lanzarse a una nueva aventura militar mientras estos acuerdos comerciales siguieran siendo rentables.
Tiberio moría en el año 37 y le sucedía en el trono imperial un joven de apenas 25 años conocido por el sobrenombre que los legionarios le habían puesto en su infancia, Calígula(12-41 d.C) que significa “botitas” haciendo referencia  a las cáligas o sandalias que usaban los legionarios y el pequeño tamaño de las que usaba el futuro emperador cuando era un niño. Al mismo tiempo , hacia el año 39 o 40 moría en Britania el monarca más poderoso entre las tribus celtas de la isla, Cunobelino, rey de la tribu de los Catuvellaunos, que gobernaba desde el año 9 y tenía su corte en la ciudad más importante de Britania, Camulodunum , situada en el mismo lugar donde hoy se encuentra Colchester y considerada la ciudad mas antigua de Britania. Aunque no se sabe con certeza, probablemente a esta tribu, procedente del continente del territorio que hoy ocupa Bélgica,  había pertenecido el líder de los celtas que se enfrentó a César en el 54 a.C, Casivelono, y desde entonces la tribu se había mantenido como la más fuerte entre los celtas y su rey Cunobelino era calificado por el historiador y biógrafo romano Suetonio(70-126) como “Britannorum Rex”, es decir, Rey de los Britanos.

Este mapa también lo adjunte ayer para que podáis situar a las diferentes tribus que voy nombrando a lo largo del artículo. Vemos en la parte central del mapa justo por encima de los Atrebates a los Catuvellauni  cuyo rey Cunobelino era considerado rey de los britanos durante la primera mitad del siglo I y hasta su muerte  hacia el año 39 o 40 L. Uno de sus hijos fue desterrado por disputas familiares y acudió a solicitar auxilio a Calígula y por primera vez desde que las tropas de Julio César abandonaran esta tierra en el 54 a.C  Roma dirigía de nuevo sus ojos hacia Britania (  imagen procedente de http://  http://themaskedlady.blogspot.com )
Aunque las noticias sobre esta época no son muy precisas, parece ser que Cunobelino tenía tres hijos llamados Carataco, Togodumno y Adminio, y por enfrentamientos dentro de la familia Adminio fue expulsado. Como en tantas otras ocasiones a lo largo de la historia, el expulsado , lleno de resentimiento hacia su familia, fue a pedir ayuda al emperador Calígula, que en aquel momento se encontraba en Germania. Suetonio relata este encuentro y como Calígula , ya por entonces demostrando evidentes indicios de demencia, comienza a hacer planes para invadir Britania. Suetonio relata en su “Vida de los doce césares” como Calígula había comenzado a diseñar los planes de invasión pero, por motivos que hoy aún son desconocidos, no lo pondría en práctica. Suetonio relata que hizo poner a todos sus hombres en fila mirando hacia el Canal de La Mancha y luego les ordenó recoger conchas de la orilla del mar como un tributo al océano. No sabemos si lo que sucedió fue lo que relató Suetonio pero el hecho es que la invasión no fue llevada a cabo. Un año después, en el 41, los delirios de Calígula eran cada vez mayores , llegando a aparecer vestido como un dios ante los senadores obligando a estos y al pueblo romano a rendirle culto.
No tengo espacio hoy para hablar sobre las locuras sangrientas de Calígula, al que espero dedicar un artículo en el futuro, pero nos basta ahora con saber que el emperador moriría asesinado a puñaladas el 24 de enero del año 41 por un grupo de pretorianos, la guardia personal del emperador. También fueron asesinadas su esposa y su hija y hubo un intento de restaurar la República, pero el ejército se mantuvo fiel a la dinastía Julio-Claudia que había gobernado el Imperio desde su fundación bajo el gobierno de Cesar Augusto y eligieron como nuevo emperador a un tío de Calígula, el único hombre adulto que quedaba con vida de la familia y que , seguramente, había conservado la vida porque era considerado poco menos que un tonto por su familia debido a su tartamudez , su cojera y las convulsiones que agitaban su cuerpo. Si queréis conocer la figura de este emperador os recomiendo la magnífica serie “Yo Claudio” basada en la obra homónima del escritor británico Robert Graves (1895-1985). Con Claudio ya en el trono imperial un nuevo rey britano, el rey de la tribu de los atrabates llamado Verica, se presentó en Roma para solicitar su auxilio y detener los ímpetus conquistadores de los hijos de Cunobelino, principalmente de Carataco que quería arrebatarle su trono.
FRAGMENTO DE LA PELÍCULA “CALÍGULA” DE 1979 Y DE LA SERIE “YO CLAUDIO”
En el fragmento que os adjunto de “Yo Claudio” se establece un diálogo entre Calígula, que ahora se cree un dios, y su tío Claudio que trata de salvar su vida siguiendo la corriente al emperador, mientras que en las escenas de la película “Calígula” asistimos a su proclamación como dios y a los preparativos de la conquista de Britania, lo que nunca llevó a fin. Nos cuenta el escritor y periodista italiano Indro Montanelli sobre Calígula en su “Historia de Roma” “En un principio Calígula pareció una buena elección, se mostró generoso con los pobres , devolvió una apariencia de democracia restituyendo la Asamblea y era ya conocido como soldado valeroso y concienzudo. Su imprevista y rápida transformación no es más que explicable con la hipótesis de alguna dolencia que le transformó el cerebro” Entre sus locuras se hallaba por ejemplo esta el celebre episodio de nombrar senador a su caballo Incitatus para el que construyó una cuadra de mármol y pesebres de marfil , siendo atendido en todo momento por 18 personas. También mantuvo relaciones incestuosas con su hermana Drusila y a sus otras hermanas las prostituyó yun día despertó con la intención de cortar la cabeza a todos los calvos. El gobierno de su tío Claudio sería un paréntesis de cordura entre los gobierno de Calígula y Nerón y quién impulsaría la conquista de Britania
Esta es una constante en la historia, un pueblo que pide la ayuda de otro extranjero para aliarse con él contra un enemigo interno, sin pensar que, una vez que le abres la puerta a una gran potencia, es muy difícil cerrársela de nuevo. Claudio vio aquí la posibilidad de ocupar Britania y reforzar su imagen ante el pueblo y el ejército. En el año 43 se organizaba el nuevo intento de invasión de Britania bajo el mando del general Aulo Plaucio que contaba con cuatro legiones romanas, unos veinte mil hombres , más otros veinte mil soldados auxiliares . Tuvo que enfrentarse a un motín inicial de sus tropas, que se negaban a cruzar el Canal de la Mancha por miedo a las traicioneras aguas del mar, pero finalmente fueron convencidos y se dirigieron a Britania, donde el retraso en su llegada había llevado a pensar a los britanos que quizás no se produciría la invasión, como ya había sucedido en tiempos de Calígula. De esta forma no defendieron la costa y los romanos desembarcaron con tranquilidad y se dirigieron hacia el interior  . Además las tropas romanas contaban con el apoyo de dos reyes aliados, Prasutago, rey de los icenos, y Cogidubno, rey de los atrebates y los regnos.
Los hombres de los hermanos Togodumno y Carataco adoptaron , como un siglo antes hicieran los britanos con César, una táctica de guerra de guerrillas evitando las batallas campales pero finalmente Plaucio derrotaría a Carataco en la Batalla del río Medway y a su hermano Togodumno en la batalla del Támesis. A continuación, una vez alcanzado el Támesis, Aulo Plaucio llamó a Claudio para que hiciera oficial la victoria y se diera un baño de gloria. Se formaba así la nueva provincia romana de Britania, que tenía como frontera inicial el Támesis, y Aulo Plaucio se convirtió en su primer gobernador hasta el año 47. Aprovechando la marcha de Aulo Plaucio y el nombramiento del nuevo gobernador, Publio Ostorio Escápula, Carataco volvió a encabezar una rebelión, en esta ocasión dirigiendo a la tribu de los siluros, que tenía su territorio en el actual Gales. El nuevo gobernador, Escápula, no tardaría en ganarse la animadversión de muchos aliados en Britania, al entregar tierras a los soldados veteranos de la legión al tiempo que iniciaba una política de expansión de los territorios romanos. Se inició una guerra de guerrillas, con constante acoso a las tropas romanas mientras Publio Ostolio ordenó construir un sistema de pequeñas fortalezas por todo el territorio.

Archivo:Caractacus-Claudius-Birrell-Fuseli.jpeg
Una representación de Carataco pidiendo clemencia para él y su familia ante el emperador Claudio, después de haber sido entregado a los romanos por la reina de los brigantes, Cartimandua. Nunca más aparecería el nombre de Carataco en la historia por lo que suponemos que acabó placidamente sus días en Roma . El testigo de la rebelión pasaba ahora a nuevas manos , Britania, a pesar de que Claudio había celebrado el triunfo, estaba en muy lejos de ser dominada por los romanos, muy inferiores en número a los britanos  
Después de que el avance de los siluros fuera detenido por las fortalezas construidas por Ostolio Carataco buscó refugio entre otra tribu, los ordovicos, a los que las legiones romanas derrotaron y capturaron a la familia de Carataco, que , sin embargo, logró huir una vez más buscando ahora refugio entre la tribu de los brigantes, que era la de mayor población entre las tribus celtas y gobernadas desde el 43 por una mujer, Cartimandua. Pero esta era aliada de Roma y entregó a Carataco a los romanos . Sus días de líder de los britanos habían terminado, pero consiguió salvar su vida en Roma pidiendo clemencia para él y su familia al emperador Claudio, clemencia que obtuvo, pasando los últimos años de su vida residiendo tranquilamente en la ciudad imperial. Pero justo cuando se iniciaba una nueva rebelión moría Publio Ostolio en el año 52  y le sucede Aulo Didio Galo que durante los seis años que gobierna la provincia consigue mantener la paz para fortalecer las posiciones romanas, construyendo nuevas fortalezas, calzadas y reforzando la protección de las ciudades, aunque no lo suficiente como veremos más adelante. La actividad y forma de gobernar no era del gusto de muchos en Roma, como lo manifiesta el historiador Tácito (55-120) que escribió sobre él que tenía “muchos años y honores y dejaba las cuestiones a sus subordinados con instrucciones de mantener a distancia al enemigo”
Mientras, el emperador Claudio moría envenenado en Roma en el año 54 y le sucedía en el trono imperial Nerón(37-68), sobrino de Claudio a quién este había adoptado como sucesor en detrimento de su propio hijo Británico, al que que había puesto este nombre en recuerdo de la conquista de Britania. Y aunque los años de gobierno de Aulo Didio Galo habían sido tranquilos, el descontento iba extendiéndose entre los celtas aliados de Roma en Britania, porque los soldados romanos que se habían transformado en colonos trataban a los britanos con desprecio y se creían con derecho a tomar todo aquello que quisieran. Por lo demás, los romanos estaban decepcionados con lo que habían encontrado en aquellas tierras pues las minas de oro y plata eran muy pequeñas y pobres , sólo abundaba el hierro que junto con los esclavos capturados en los combates constituían ahora la principal fuente de ingresos. Pronto conocerían los britanos la dureza de los tributos romanos , la codicia de sus funcionarios y la corrupción de la burocracia. La resistencia de pueblos como los siluros debía ser visto por muchos britanos bajo el domino de Roma como una llama de esperanza, una llama de esperanza alimentada por los druidas.

Mapa de Britania durante las campañas de Cayo Suetonio Paulino a partir de su llegada en 59 y la disposición de las diferentes legiones diseminadas por toda Britania. En verde véis el reino de Cogidubno, aliado de Roma, al igual que el reino de los Icenos, donde reina otro aliado de Roma, Prasutago. Boudica era la esposa de Prasutago pero no tenían descendencia masculina, por lo que a la muerte del rey los icenos pasarían a ser propiedad del emperador, aunque Prasutago pensaba que permitirían a su familia seguir gobernando en nombre de Roma y conservar sus propiedades.  Pero no contaba con los ambiciosos y corruptos funcionarios romanos que arrebatarian a su esposa todo lo que poseía. Boudica se levantaría y se convertiría en el líder de los britanos  . En el mapa vemos las ciudades de Londinium, actual Londres, Camuladunum, la Colchester de nuestros días y Verulamium. Serían los primeros objetivos de la rebelión y mientras Cayo Suetonnio Paulino se encontraba en el otro extremo de la isla, sitiando a los druidas en su isla sagrada de Mona, destacado en un recuadro en la imagen. Se hallaba muy lejos para llegar a tiempo de salvar a Camuladunum  (imagen procedente de http://www.satrapa1.com )
Parece que Nerón había sopesado retirarse de Britania pero Suetonio explica porque no había tomado la decisión “Nerón pensó en una retirada de Britania, pero sin embargo mantuvo allí sus fuerzas , ya que eso hubiera afectado adversamente a la gloria ganada por Claudio” En vez de eso en el 57 enviaron como sustituto de Galio, a Quinto Veranio , un importante general romano destacado por sus habilidades diplomáticas quizás para calmar los ánimos en Britania entre los diferentes jefes de tribu, pero poco pudo hacer, ya que murió en el mismo año de su llegada, aunque si parece que pudo realizar una campaña contra los siluros acabando con la amenaza que estos representaban desde el comienzo de la invasión de Britania. Su sustituto sería un hombre de perfil diferente, un auténtico militar carente de dotes para la diplomacia, Cayo Suetonio Paulino, que entre sus méritos tenía el haber dirigido una campaña para sofocar una rebelión en Mauritania y ser el primer general romano en cruzar la cordillera de los Atlas, en el actual Marruecos. Paulino debió llegar a Britania hacia el 59 y comienza una agresiva política , conquistando en poco tiempo el territorio que hoy ocupa Gales
Una vez ocupado Gales Paulino consideró que había llegado el momento de acabar con la amenaza de los druidas, algo que no era muy habitual , pues Roma siempre respetaba a los dioses de otros pueblos ya que sabía lo peligroso que podían ser las guerras de religión. En realidad, aparte de la persecución de los cristianos, en todos los territorios del extenso Imperio  sólo sufrieron persecuciones los judíos y los druidas. El lugar sagrado de los druidas en Britania era la Isla de Mona, en la actualidad Anglesey y hacía allí se dirigió para sitiarla. Sin embargo, lejos de allí, en el reino asociado de los icenos, había muerto su rey Prasutago, aliado de Roma desde la llegada del emperador Claudio . Prasutago estaba casado con una noble icena llamada Boudica, nombre que significa victoria, y  que el historiador romano Dion Casio (155-229) describía como una mujer que  “poseía una inteligencia más grande que la que generalmente tienen las mujeres”.El matrimonio no tenía hijos varones y Roma no aceptaría que una mujer heredara el estatus de rey aliado a Roma, por lo que Prasutago había dejado en su testamento el reino al emperador confiando en que su familia pudiera mantener el gobierno bajo el visto bueno de Roma.

DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA “BOUDICA, LA REINA GUERRERA “ (parte 1 – 3)

Pero creía mal. El procurador de Britania en aquel momento era un hombre corrupto llamado Deciano Cato que haría un inventario de todas las posesiones de la familia y de toda la riqueza que pudieran atesorar los icenos para enviarla a su nuevo dueño, el emperador Nerón, pero, por supuesto, quedándose con un buen pellizco tanto él como los hombres que utilizaba para recaudar impuestos, que eran viejos legionarios que se encargaban de amedrentar a la población. Y estos hombres se presentaron en el palacio de Boudica y así  nos lo narra el arqueólogo inglés Graham Webster(1913-2001) en su biografía “Boudica, la reina guerrera” “Boudica supuso, como era natural, que su jerarquía y su porte real se impondrían a los funcionarios romanos, pero éstos no toleraron que sus acciones fueran cuestionadas.La resistencia se consideraba un acto de rebelión, y la furiosa reina sufrió la indignidad de ser despojada de sus ropas  y azotada como una delincuente cualquiera , mientras sus hijas , como botín de guerra, eran violadas por todos sin excepción. Se incautaron de las propiedades y posesiones de todas las familias tribales”
Era la gota que colmaba el vaso y la chispa que se necesitaba para el estallido de una rebelión que dirigiría aquella mujer de cabellera pelirroja, de elevada estatura para  la época y a la que podemos imaginar con una mirada llena de fuego, el fugo de la venganza . A la humillación de la reina se unía la apropiación de tierras por parte de los colonos romanos, que expulsaban de sus casas a los britanos para ocuparlas ellos , el abuso de los impuestos, el trato humillante que les daban los romanos unido a la llamada a la rebelión de los druidas asediados en Mona. Gracias a su fuerte personalidad Boudica se puso al frente de una alianza de tribus celtas donde destacaban, además de los icenos, los trinobantes que ya jugaron un papel decisivo en la lucha contra Julio César un siglo antes. Y el primer objetivo sería la antigua capital de los trinobantes, Camulodunum, que ahora se había transformado en una colonia de antiguos legionarios romanos  y albergaba un gran templo dedicado al emperador Claudio, un templo que había sido financiado con los impuestos que los britanos eran forzados a pagar. Extrañamente Camulodunum no contaba con una muralla defensiva y cuando llegó el ejército de Boudica los veteranos legionarios se quedaron paralizados.

Así  describía el historiador romano Dion Casio a Boudica, nombre que significaba victoria  ,”Era muy alta de estatura, de apariencia terrorífica, tenía un brillo salvaje en la mirada y su voz era aspera” En el mundo celta la mujer gozaba de unos derechos que eran impensables en las culturas griegas y romanas.Podían heredar, participaban activamente en la sociedad, controlaban sus propiedades y también podían pedir el divorcio. Además nada las impedía ser druideseas, guerreras o reinas como Boudica. No era una sociedad matriarcal, era una sociedad de guerreros y reyes, pero las mujeres nunca eran excluidas. Es facil imaginarse a la orgullosa Boudica como la feroz guerrera de la fotografía  que interpreta a la reina de los icenos. (imagen procedente de http://condeestruch.blogspot.com )
 
Buscaron refugio detrás de los muros del tiempo como última defensa, mientras esperaban la llegada de una ayuda que estaba muy lejos. Las tropas más próximas eran dos mil hombres bajo el mando de Petilio Cerealis que se dirigió a marchas forzadas hasta la ciudad , pero se hallaban  a más de 120 kilómetros y aún recorriendo cuarenta kilómetros al día tardaron tres jornadas en llegar a la ciudad y los veteranos que resistían en el templo ya habían perecido junto a sus mujeres e hijos, pero además Boudica había previsto la llegada de refuerzos romanos y los atacó por sorpresa . Los legionarios de Cerealis fueron aplastados y el propio Cerealis casi no logra escapar. Camulodunum quedó arrasada, era una gran victoria y ahora Boudica dirigía su mirada hacia la siguiente ciudad Londinium, la que hoy conocemos con el nombre de Londres. Era entonces una pequeña población casi sin defensas y que Boudica habría tomado casi sin resistencia si sus hombres no se hubieran distraido con los saqueos, permaneciendo fuera del control de la reina durante varios días. Tiempo que usó Paulino para abandonar sus posiciones en Mona y dirigirse a toda velocidad a Londinum, donde llegó en apenas cuatro días.
Sin embargo la ciudad era indefendible, por lo que Paulino se llevó con él a la población que pudo seguirle para buscar refugio en el territorio de un reino aliado de Roma, los regneses gobernados por Cogidubno. Paulino abandonó Londinium y poco después llegaban las fuerzas de Boudica, que, como nos cuenta Tácito “Los britanos no tomaban prisioneros, todos los que quedaban atrás eran asesinados , les esperaban la espada, la horca, el fuego o la cruz”.Mientras los britanos cortaban los pechos a las mujeres y las empalaban y parecida suerte debieron correr los hombres, Paulino no perdió tiempo para reunir a todas las tropas que pudo, ya que las tres legiones que había en Britania se hallaban dispersas . Los britanos se dirigieron a continuación contra la ciudad de Verulamio, que no pertenecía a los romanos sino a uno de sus aliados, la tribu de los catuvelaunos. La ciudad también fue arrasada. Tácito afirma que entre Camuladunum, Londinium y Verulamio murieron unas ochenta mil personas entre civiles y soldados, aunque es difícil creer esta cifra  tanto porque muchos lograron escapar en Londinium y Verulamio como por la escasa población romana en la época en Britania.

Archivo:Watling Street.PNG
Disposición de las tropas romanas y britanas al inicio de la batalla de Watling Street , cuya auténtica ubicación nos es desconocida. En el plano podemos ver a las tropas romanas , no más de 13.000 hombres, con un bosque detrás de ellos para evitar que les pudieran rodear y les atacaran por la espalda. La caballería la dispuso Suetonio Paulino en los flancos y el centro lo dejo para sus legionarios. Mientras, los britanos, en un número que podría aproximarse a los cien mil aunque Dion Casio lo eleva hasta 230.000, aunque había que tener en cuenta que estas cifras se podrían referir no sólo a los guerreros sino a las familias que viajaban con ellos. En todo casu su superioridad podría estar entre 10 a 1 y 20 a 1 . Las familias de los britanos formaron una media luna en la retaguardia para contemplar la batalla, un error que resultaría fatal, pues cuando los britanos querían huir del empuje de los legionarios se vieron atrapados entre las espadas de los soldados romanos y los carros de su propia gente . Mejor armados y entrenados los romanos apenas sufrieron unos centenares de bajas por las decenas de miles de britanos muertos   
Paulino buscó un lugar donde pudiera enfrentarse con posibilidades de éxito a las fuerzas superiores en número de Boudica, y así eligió un estrecho desfiladero donde los britanos no podrían presentar un frente muy amplio y ellos mismos se estorbarían al tratar de llegar hasta los soldados romanos. En la retaguardia de los romanos un bosque impedía que pudieran llegar en gran número por allí y rodear a las legiones . Las cifras de uno y otro son muy dispares según las fuentes que se consulten, pero hay cierto consenso en calcular las fuerzas romanas entorno a los trece mil hombres y unos cien mil britanos. Os puede parecer una diferencia abrumadora e imposible de enfrentar para los romanos, pero mientras los britanos carecían de disciplina, no disponían de armaduras y no tenían entrenamiento militar las legiones romanas eran auténticas máquinas hechas para la guerra. Los dos líderes arengaron  a sus respectivos ejércitos. Según Tácito , Boudica se dirigió con estas palabras a sus hombres “Nada está a salvo de la arrogancia y del orgullo romano. Desfigurarán lo sagrado y desflorarán a nuestras vírgenes. Ganar la batalla o perecer, tal es mi decisión de mujer: allá los hombres si quieren vivir y ser esclavos” mientras que Paulino habló así Ignorad los clamores de estos salvajes. Hay más mujeres que hombres en sus filas. No son soldados y no están debidamente equipados. Les hemos vencido antes y cuando vean nuestro hierro y sientan nuestro valor, cederán al momento. Aguantad hombro con hombro. Lanzad los venablos, y luego avanzad: derribadlos con vuestros escudos y acabad con ellos con las espadas. Olvidaos del botín. Tan sólo ganad y lo tendréis todo”
Terminadas las arengas los britanos comenzaron su carrera hacia las posiciones donde los legionarios esperaban hasta que estuvieran lo bastante próximos para lanzarles sus  mortíferos pilum, las lanzas usadas por los legionarios. De pronto miles de lanzas surcaron el cielo y cayeron sobre los britanos, que debieron caer a centenares. A la primera lluvia de lanzas le siguió una segunda , los muertos britanos se acumulaban en el suelo impidiendo que sus compañeros avanzaran , estorbados por la estrechez del campo que hábilmente había elegido Paulino. Los legionarios entonces comenzaron a avanzar hacia los britanos como si fueran un sólo hombre, tomando forma de cuña , una táctica conocida como cabeza de cerdo donde una unidad se adelanta a los demás y penetraba como una flecha entre las filas britanas, combatiendo como máquinas que primero empujaban con el escudo y luego cortaban con sus cortas espadas, las gladius. La apisonadora romana siguió avanzando obligando a los britanos a retroceder y , finalmente , huir en  desbandada , una retirada entorpecida por los carros que se habían quedado en retaguardia desde los que las familias britanas observaban lo que creían que iba a ser una victoria fácil sobre los romanos. Atrapados entre los carros , el bosque y la legión que avanzaba la matanza fue absoluta.

DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA “BOUDICA, LA REINA GUERRERA “ (parte 4 – 7)

Una vez más las cifras son confusas, según Tácito murieron al menos ochenta mil britanos y apenas cuatrocientos romanos, otros reducen el número de muertos britanos a cincuenta mil, en todo caso fue una masacre. En cuanto al final de Boudica , Tácito narra que se dio muerte al contemplar el volumen de la derrota, mientras otro de los historiadores que hemos mencionado, Dion Casio, afirma que cayó enferma y murió poco después.Así terminaba la conocida como batalla de Watling Street y así terminaba la rebelión acaudillada por la indómita Boudica, una mujer que supo poner en jaque al ejército más poderosos de su tiempo. En cuanto a Paulino inició una campaña de venganza contra los britanos que alarmó incluso a Roma que tomó la decisión de sustituirlo por un nuevo gobernador, Petronio Turpiliano, un habilidoso diplomático que conseguiría encauzar a Britania por los caminos de la romanización. Pero esa es ya otra historia  y aquí termina este relato de la dura lucha que tuvo que mantener Roma para someter a los orgullosos, valientes y feroces celtas y a la mujer que se convirtió en la última gran rebelde contra el poder de la primera potencia del mundo.

Monumento en honor de Boudica en Londres, sobre su carro de batalla . Después de su muerte Britania aún no estaba sometida del todo y la isla nunca lo estuvo, pues en el siglo II el emperador Adriano (76-138) construiria su célebre Muralla de Adriano que separaba la pronvicia romana de Britania del territorio de los pictos  a los que nunca pudieron doblegar. Me quedo , para terminar, con las palabras que cierran el libro “Boudica, la reina guerrera” el arqueólogo Graham Webster “Cabría pensar si de estos trágicos acontecimientos se puede extraer alguna enseñanza para las dificultades presentes que en un principio no parecen tener nada que ver con un un pasaje tan remoto de la historia. La respuesta es, sin duda, que los seres humanos han cambiado muy poco” Roma era la primera potencia de su tiempo y arrebató la libertad a Britania como a los pueblos de la Galia. En la historia suele imponerse siempre la ley del más fuerte (imagen procedente de http://www.freefoto.com )
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: