GRANDES EXPLORADORES: ¿EL DOCTOR LIVINGSTONE, SUPONGO?(PRIMERA PARTE)

Si el siglo XV había sido el de los grandes navegantes portugueses , de aquellos marineros audaces que desafiaban en sus frágiles embarcaciones, desde nuestro punto de vista actual, mares desconocidos circunnavegando el continente africano y alcanzado las costas de India como Bartolome Dias(hacia 1450-1500) o Vasco de Gama(1460-1524),  mientras Cristóbal Colón(hacia 1452-1506), bajo bandera española,  atravesaba el Atlántico para descubrir a Europa la existencia de un nuevo e inmenso continente al otro extremo del océano, el siglo XVI sería el de la exploración de ese nuevo continente americano por los españoles quienes ,a pesar de su escaso número, lograron extenderse por la mayor parte de él salvando cordilleras como los Andes y selvas como el Amazonas, conquistando  imperios como el Inca y el Azteca y forjando el mayor Imperio conocido hasta entonces al mismo tiempo que se lograba dar la primera vuelta al mundo por Fernando de Magallanes(1480-1521) y Juan Sebastián Elcano(1476-1526) . En el siglo XVII comenzaría la exploración y colonización de Norteamérica por franceses e ingleses y durante el siglo XVIII se emprenden grandes expediciones navales como las dirigidas por el navegante inglés James Cook(1828-1779) o el italiano al servicio de la corona española Alejandro Malaspina (1754-1809).
A lo largo de estos siglos poco a poco, y a costa de la vida de muchos hombres, se fueron completando los mapas de nuestro planeta, rellenando los espacios vacíos, los lugares donde antes se escribía “Terra incognita”, una tierra desconocida que todavía no había sido explorada y en la que se dibujaban extraños seres y monstruos nacidos de la imaginación del cartógrafo. Pero en el siglo XIX aún quedaba un gran espacio sin cartografiar, una Terra incognita que aún no había sido explorada. Este siglo sería el siglo de los exploradores de África, unas exploraciones impulsadas por la británica Royal Geographical Society sucesora desde 1830 de la antigua Association for Promoting the Discovery of the Interior Parts of Africa creada en 1788 en principio para hallar el nacimiento del río Niger, pero después patrocinadora de otras grandes expediciones africanas del siglo XIX entre los que se encontraba una en la que participaron  dos hombres que pasarían a la leyenda de la exploración africana y que ya han tenido su espacio en el Mentidero, Richard Francis Burton(1821-1890) y John Hanning Speke(1827-1864), este último descubridor del nacimiento del Nilo en el Lago Victoria.  Ya conté su apasionante historia y hoy vamos a conocer a otros dos protagonistas de la exploración africana, otros dos hombres que han pasado a la leyenda  y cuyos nombres nos traen imagenes a la memoria de sufrimiento, de peligro y , sobre todo, de aventura , David Livingstone(1813-1873) y Henry Morton Stanley(1841-1903).

Mapa de África de mediados del siglo XIX cuando todavía no se había procedido al reparto colonial entre las grandes potencias europeas y grandes zonas de África eran todavía una Terra Incognita. En la parte inferior a la izquierda vemos las rutas marcadas de las expediciones de algunos de los grandes exploradores de África como Mungo Park(1771-1806), que moriría recorriendo el río Niger, y los dos protagonistas de nuestro relato David Livingstone y Henry Morgan Stanley. Todavía eran independientes los reinos africanos pero esa situación cambiaría en el último tercio del siglo, cuando entre Francia y el Imperio Británico se repartieron la mayor parte del continente con posesiones mucho más modestas de Alemania, Italia, Portugal, España o Bélgica con su gran colonia del Congo (imagen procedente de http://sosiales.blogspot.com )
Para contaros esta historia voy a basarme en los relatos recogidos en los libros  “El sueño de África” de Javier Reverte(1944), “Pioneros de lo imposible” de Javier Jayme Bravo(1950)“Los exploradores de la reina” de César Vidal(1958) que describen de formas diferentes las aventuras de estos dos grandes exploradores. Primero viajemos a las brumosas y hermosas tierras escocesas, pues el 19 de marzo de 1813 nacía en la localidad escocesa de Blantyre , el segundo hijo del matrimonio entre Neil Livingstone, un hombre muy religioso que trabajaba como comerciante de té, y su esposa Agnes. Le bautizaron con el nombre de David, y no sería el último hijo del matrimonio  pues en los años siguientes las dos pequeñas habitaciones que constituían la casa de los Livingstone albergarían ,además del matrimonio  y sus dos primeros hijos, a otros dos niños y una niña que nacerían en los años siguientes. Las condiciones de vida de la familia no fueron fáciles pero su espíritu religioso les ayudaría a mantenerse unidos . Con sólo diez años David se pone a trabajar en una fábrica de algodón, algo que hoy no podemos casi ni imaginar pero que entonces era normal , pues había que ayudar a la familia. Trabaja en la fabrica entre diez y doce horas diarias, pues no había una ley que limitara la  jornada laboral de los niños. Livingstone permanecía allí desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde.
Podemos pensar que esta agotadora jornada laboral ya no dejaba fuerzas en el pequeño David para estudiar, pero apartando una pequeña parte del dinero que entregaba a sus padres pudo pagarse una gramática latina y acudir a la escuela nocturna de ocho a diez de la noche. Tan solo dos horas de clase  pero después de trabajar durante doce horas y con el tiempo justo de regresar a casa , cenar y dormir para empezar una nueva jornada laboral a las seis de la mañana del día siguiente. Estas duras condiciones de vida forjaron un carácter fuerte y una voluntad férrea que le ayudaría a superar la dureza de sus viajes por África muchos años después. Sus esfuerzos se vieron recompensandos cuando hacia 1830, con diecisiete años de edad, había reunido el dinero suficiente para pagarse sus estudios de medicina en la Universidad de Glasgow donde también estudiará teología y griego. Su fe religiosa se hace más intensa y decide solicitar la admisión  en la London Missionary Society  (Sociedad Misionera de Londres) en 1838 con la intención de que le envíen a predicar el Evangelio en China.

Fotografía de un anciano Robert Moffat. Tendría una influencia crucial en la decisión de David Livingstone de ir como misionero de la London Missionary Society a África, ya que Livingstone tenía previsto ir a China y además la hija de Moffat se convertiría con el tiempo en la esposa del joven misionero. La London Missionary Society se había fundado en 1795 para evangelizar las islas del Pacífico Sur y el continente africano y estaba formada principalmente por anglicanos evangélicos. Livingstone siempre afirmaba que su motivación para ir a África era la evangelización de sus pueblos, pero su vida demostraría que lo que de verdad anhelaba era la emoción de la aventura, de la exploración, de buscar lo que hay más allá de la siguiente curva del camino. Él mismo escribía en 1866 “Experimento un gran placer animal al viajar por un país salvaje e inexplorado” (imagen procedente de http://en.wikipedia.org )
En esta Sociedad conocería a Robert Moffat(1795-1883), otro misionero congregacionista escocés que había sido enviado en 1816, con veintiún años , a Sudáfrica por la London Missionary Society, fundando una misión en la ciudad de Kuruman , al norte de la actual República de Sudáfrica. Moffat y su numerosa familia, pues tuvo diez hijos de su matrimonio con Mary Smith (1795–1870) , exploraría los territorios vecinos durante su estancia entre las tribus de Bechuana, nombre que entonces daban los exploradores blancos a las tribus que habitaban el territorio que hoy conocemos como Bostwana . Moffat comunicaría a la Royal Geographical Society sus experiencias en África y también escribiría un libro sobre ello. Sin duda, conocer a Mofatt deslumbraría al joven David Livingstone , más aún cuando le hablaba del “humo de un centenar de pueblos donde nunca se ha visto a un misionero” , lo que inflamaría la imaginación y el espíritu del joven David. Livingstone abandonó su idea de viajar como misionero a China y solicitó ser enviado a África, siendo destinado en 1841 a la misma misión que Moffat había fundado veinte años antes, la de Kuruman, hasta que Moffat y su familia regresara .Livingstone llegaba al continente africano en la primavera de 1841 , pero la distancia que separaba Ciudad del Cabo, donde atracaban los barcos que procedían de Inglaterra, hasta aquella localidad donde se encontraba su misión era de más de mil kilómetros, por lo que nada más llegar ya comenzaba su primera aventura.

Después de dos meses y medio de camino llegaba a su destino el último día de julio de ese año de 1841. Al igual que había hecho Moffat, Livingstone no se quedó quieto en Kuruman esperando la llegada de Moffat y su familia ,  sino que emprende dos viajes en 1841 y 1842 para conocer a los habitantes de la región y llevar el mensaje del Evangelio a estas tribus pues, no lo olvidemos, el primer objetivo de su viaje allí era la evangelización. Entre los lugares que recorre está una franja del desierto de Kalahari , nombre que significa “gran sed” y que describe la sensación que provoca este gran desierto de setecientos mil kilómetros cuadrados que atraviesa los territorios de Bostwana, Sudáfrica y Namibia donde habitan dos tribus con las que entraría en contacto Livingstone en viajes posteriores, los Khoikhoi, que significa “hombres de los hombres” y que el hombre blanco llamaría hotentotes, y los san, que recibirían de los blancos el nombre de bosquimanos u “hombres del bosque”, un nombre curioso para un pueblo  que aún hoy todavía lleva una vida nómada en el desierto del Kalahari. Estos dos pueblos habitaban esta región desde hace miles de años y Livingstone era uno de los primeros hombres blancos que veían.

BREVE DOCUMENTAL SOBRE LOS BOSQUIMANOS

Los bosquimanos son una de las culturas más antiguas de la tierra y según los científicos son genéticamente similares a los primeros hombres que salieron de África y se extendieron por el resto del mundo . Es como si estuviéramos viendo a nuestros orígenes en vida,  pero a partir del siglo XIX la presión de los conolizadores ingleses, afrikaners y en la actualidad los intereses turísticos y económicos están poniendo en peligro su supervivencia y la de su cultura nómada. Se calcula que quedan entre 70.000 y 100.000 bosquimanos , sobre todo en Bostwana que contaría con unos 45.000 y Namibia con una población estimada de 33.000. Uno de sus rasgos distintivos es su lenguaje de chasquidos o clics. Están adaptados a vivir en la aridez del desierto de Kalahari, viviendo de la caza y aprovechando los muy escasos recursos hídricos. En los últimos años han sufrido diferentes desalojos de sus territorios tradicionales después de que se hubiera descubierto en ellos diamantes. Se puede ver más información sobre su situación en la página www.survey.es

Llega hasta el valle de Mabotsa , a orillas del río Limpopo , un gran curso fluvial que nace en el norte de Sudáfrica y desemboca en el Indico y que había sido descubierto por el portugués Vasco de Gama cuando ancló sus naves en su estuario en 1498 en el viaje que le llevaría desde Portugal hasta la India convirtiéndose en el primer hombre en hacerlo. En este valle Livingstone iba a permanecer durante medio año entre las tribus bechuanas, ejerciendo tanto como médico como desarrollando sus funciones como misionero. Durante su estancia  un grupo de leones estaba atacando a los bechuanas y Livingstone decidió acabar con esos ataques saliendo en busca de las fieras . Disparó  e  hirió a uno de los leones con su arma, pero cuando estaba recargando su arma el león herido se revolvió y se abalanzó sobre el misionero destrozándole con varias dentelladas su brazo izquierdo y cuando Livingstone tenía que sentirse al borde de la muerte la intervención de un bechuana que le había acompañado distrajo al león que soltó su presa y ataco al bechuana ,al que hirió antes de que la sangre perdida por la herida de bala que le había causado Livingstone acabara con la vida del león.

Pero la herida de su brazo era muy grave y nunca lograría recuperarse del todo de ella , perdiendo movilidad y sufriendo agudos dolores cada vez que trataba de levantarlo. Para recuperarse de la herida Livingstone no tuvo más remedio que abandonar a aquella tribu con la que se había  integrado, aprendiendo su lengua y adaptándose a sus costumbres, algo excepcional entre los blancos de aquel tiempo que tenían un trato cuando menos distante con la población negra, cuando no abiertamente racista. Regresa a Kuruman y para su sorpresa se encuentra con que la familia Moffat ya se encuentra allí después de esperarles durante casi tres años. Y junto al matrimonio Moffat también estaba su hija Mary Moffat que daba clases en la escuela de la misión. Entre los dos jóvenes surge el amor y en 1844 Livingstone se declara a Mary . Así lo cuenta el propio Livingstone en una carta a un amigo y recogido por la escritora española Cristina Morató en su libro “Las reinas de África” “Tras casi cuatro años de vida en soledad en África, reuní todo mi coraje para formular una pregunta bajo uno de los árboles frutales, y el resultado fue que me uní en matrimonio a Mary, la hija mayor de los Moffat”.

Mapa de la República de Sudáfrica en la actualidad pero donde podemos ver la situación de Kuruman, muy cerda de la frontera con Bostwana ,  donde tenía la misión David Livingstone y la distancia que lo separaba de Ciudad del Cabo más de mil kilómetros desde el puerto hasta  Kuruman. Un poco más al norte comenzaba el desierto de Kalahari y el territorio de los bosquimanos . El peligro en la región lo constituían, además del ataque de los leones, las enfermedades y la hostilidad de algunos tribus, sobre todo los bóers, los colonos holandeses contrarios a los misioneros que predicaban , como Livingstone, la igualdad de las razas, algo que no podían aceptar los bóers porque eran profundamente racistas    (imagen procedente de http://www.atlasescolar.com.ar ) 

Livingstone decidió que podían establecerse en una misión en el valle de Mabotsa, donde se había sentido tan bien acogido entre los bechuanes, y construye allí su nuevo hogar antes de contraer matrimonio, escribiendo estas palabras a Mary que nos transmiten el amor que sentía por su futura esposa y también una divertida sensación de encontrarnos a su lado, cubiertos por la tierra y el polvo del próximo desierto “El trabajo de la nueva casa es duro y casi para quitarme de la cabeza el amor que siento por ti, pero el amor que siento está en mi corazón y no saldrá de allí a menos que tu lo quieras. Debes perdonarme que el papel de esta carta este sucio pero no consigo quitarme todo el barro después del trabajo” Una vez casados en una ceremonia que celebró el propio Moffat, que en unos  libros indican que el matrimonio fue en marzo de 1844 y en otros que en enero de 1845, se trasladan a su nueva casa. Pero los  deseos de Livingston de explorar otros territorios y el enfrentamiento con un misionero llamado Roger  Edwards con el que tenía que compartir la misión y que no congeniaba bien con nuestro protagonista,  llevaría a la familia Livingstone a abandonar Mabotsa en busca de otro nuevo hogar

Sea como fuere, lo cierto es que Livingstone  fundaría una nueva misión en un lugar llamado Chounuané, a setenta kilómetros de Mabotsa. Poco antes de emprender el camino los Livingstone tuvieron a su primer hijo en diciembre de 1845, al que llamaron Robert, y a partir de aquel momento los bechuanes llamaron a Mary “Ma Robert”. Cuando llegaron a Chounuané el territorio estaba afectado por una grave sequía y las condiciones de vida eran muy duras. Mary vuelve a quedar embarazada a primeros de 1847 y regresan a Mabotsa para que Mary de a luz a una niña, Agnes. Cuando regresan a Chounuané los bachuanes han abandonado la región en busca del agua , trasladándose a un lugar llamado Kologeng y los Livingstone deciden seguirlos y construyen allí su tercer hogar . Pero la sequía seguía agravándose  y además este nuevo asentamiento era más peligroso por la proximidad de una tribu hostil, los matabeles , un grupo zulú que en la década de 1820 se habían separado del pueblo gobernado por un líder histórico zulú, el rey Shaka(1787-1828), que había ofrecido una fuerte resistencia a las tropas británicas. A esto había que unir también la presencia de los bóers , nombre de los colonos holandeses que se habían establecido al norte de Sudáfrica, profundamente racistas  y enemigos de todo aquel que, como Livingstone, defendiera la igualdad de razas.

En este mapa de la actual Bostwana podéis ver como casi todo el sur del país esta ocupado por el Desierto del Kalahari y al norte del desierto se encuentra el Lago  Ngami que descubriría Livingstone en compañía de los cazadores Mungo Murray y W.C.Oswell . Pero para llegar hasta él había que arriesgar la vida recorriendo un desierto donde sólo los bosquimanos conocen donde encontrar agua. Más tarde este mismo recorrido lo haría con su esposa y sus pequeños hijos en varias ocasiones, estando en una de ellas muy cerca de encontrar la muerte  (imagen procedente de http://soymapas.com )

Mary estaba enferma y acababa de tener a su tercer hijo, Thomas, pero los manantiales se secaban y llegaban noticias de que los bóers quemaban todas las misiones que encontraban a su paso. La situación cada vez era más complicada, pero en ese momento llegaron a Kologeng dos cazadores, Mungo Murray y W.C.Oswell, que solicitaron a Livingstone que les sirviera como guía hasta un lago que se encontraba en el interior del desierto del Kalahari si era cierto lo que aseguraban las tribus de la región. Era una expedición muy arriesgada porque significaba adentrarse en aquel gran desierto  donde sólo lograban sobrevivir los bosquimanos y hotentotes que ya conocemos. Los bachuanas trataron de convencerles y que desistieran de un viaje que consideraban una locura pero Livingstone tomó la decisión de acompañarles y después de dejar a Mary con sus padres en Kuruman, iniciaron su viaje en busca de aquel lago, un viaje que estuvo a punto de costarles la vida a todos de sed, enfermedades o por las picaduras de las serpientes. Sufren espejismos, extravían el camino y consiguen sobrevivir gracias al agua que aún no se ha evaporado en el lecho seco de un río que atravesaba la región. Por fin, después de dos meses, en agosto de 1849 los tres hombres descubren el lago Ngami. Livingstone escribiría en su diario que “es brillante lago, de aproximadamente 80 millas de largo y 20 de ancho”

Fotografía de una zona del Delta del Okavango que cubre una superficie de entre 15.000 km² y 22.000 km² durante las crecidas y está situado en el norte de Bostwana. Las aguas del río terminan desapareciendo entre las arenas del desierto del Kalahari. En esta región viven los que son llamados “cinco magníficos” de la fauna africana: el búfalo, el rinoceronte, el elefante, el leopardo  y los leones del Okavango de los que se dice que son los únicos leones que nadan pues cuando vienen las crecidas de agua quedan aislados en islas y para poder seguir a sus presas tienen que nadar. La temporada seca son los meses de julio, agosto y septiembre cuando no llueve ni una gota , mientras que el mes de máximas precipitaciones es el mes de enero. En cuanto a las temperaturas oscila entre los 35 grados de máxima en verano hasta los seis grados de mínima en invierno. Podemos imaginar la emoción que tenía que causar en aquellos hombres ver esta región en aquel momento, cuando era desconocida y ellos los primeros hombres blancos en poner allí sus pies   (imagen procedente de http://es.safari-blog.com )

Este lago se encuentra en el territorio de la actual Bostwana y es alimentado por las aguas del río Okavango, un río que nace en Angola y después de recorrer más de mil kilómetros no desemboca en el mar sino que forma un gran delta y desaparece en las arenas del desierto, y sus aguas dan lugar a lagos como el Ngami. Agotados , sin víveres , con la amenaza de los nativos y también de la mosca Tse-Tse, transmisora de la tripanosomiasis humana africana que ataca al sistema nervioso central y después de provocar confusión , fiebre, dolores generales y falta de coordinación conduce a la muerte, Livingstone y sus compañeros de expedición deciden regresar . La situación en Kologeng era tan mala que  Livingstone toma la decisión de trasladarse con la familia a orillas del lago Ngami,pero eso significaba atravesar el desierto del Kalahari , a la que Livingstone describía como “la tierra más triste que haya nunca visto” , junto a su mujer y tres niños pequeños . Sin embargo lograron llegar hasta el Ngami , pero Mary sufría de fiebres por la picadura de la Tse Tse y tuvieron que regresar de nuevo . Mary , además , esta de nuevo embarazada y tiene que soportar temperaturas que rozan los cincuenta grados.

Finalmente llegan a Kologeng y Mary da a luz a una niña a la que llaman Elisabeth pero que apenas sobrevive seis semanas al alumbramiento. Además Mary esta muy enferma por las fiebres y Livingstone no ve otra solución más que volver a Kuruman con los Moffat. Livingstone se había convertido en el primer hombre blanco en atravesar el desierto del Kalahari, pero lo que ahora le preocupaba era su familia. Permanecerían en Kuruman hasta la primavera de 1851  y Livingstone tenía la esperanza de hallar un lugar seguro y , sobre todo, donde no tuvieran el riesgo de sufrir nuevas enfermedades,pero para ello debían que volver a travesar el Kalahari para ir aún más al norte, en compañía de Oswell y un guía nativo. Sin embargo, un día perdieron de vista a Oswell y su guía y tuvieron que permanecer durante cuatro días bajo el inclemente y abrasador sol del desierto , con el único refugio de la carreta donde viajaba y casi sin agua hasta que por fin los encontró Oswell. Livingstone escribió  refiriéndose a sus hijos y la dramática situación que habían vivido“La idea de que murieran delante de nuestros ojos era terrible pero su madre no dijo una palabra aunque sus ojos llorosos lo decían todo. Su agonía iba por dentro.”

Hay muy pocas fotografías de David Livingstone, ya que pasó la mayor parte de su vida en África sin tener contacto con europeos. Cuando la madre de Mary, su esposa, se entera de que Livingston pretende atravesar por segunda vez el Kalaharí con su esposa e hijos después de que en la primera ocasión estuviera muy cerca de morir Mary a causa de las fiebres , le escribe a su yerno “Livingston ¿qué pretendes?¿no ha sido bastante la pérdida de un bebé maravilloso y haber salvado a tu familia por bien poco mientras tu esposa regresaba a casa con una parálisis en el rostro ?¿Vas a volver a exponer a tu mujer embarazada y a tus hijos a esa región llena de enfermedades en una expedición de exploración? Todo el mundo condenaría la crueldad de esta acción por no hablar de la falta de decoro. Una mujer con tres niños pequeños andando por ahí en compañía de miembros del otro sexo a través de las zonas salvajes de África entre bestias y salvajes” Sin embargo, esta elocuente imagen no sería lo que le impediría seguir adelante hasta que fue consciente que si quería salvar a su familia tenía que separarse de ellos por mucho que le doliera (imagen procedente de http://www.educationscotland.gov.uk )

Fue entonces cuando Livingstone tomó una decisión muy  dolorosa pero que veía como la única forma de evitar la muerte de su familia ,la separación. Él permanecería allí mientras ellos regresaban a Inglaterra . La separación tuvo lugar el 23 de abril de 1852 . En una de las cartas escritas poco después de la marcha de su esposa, Livingstone dice a su esposa “Mi querida Mary: ¡como os echo de menos a ti y a los niños!Mi corazón suspira continuamente por vosotros. Jamás mostré mis sentimientos , pero puedo decir sinceramente, querida mía, que te amaba cuando me casé contigo y cuanto más tiempo viví contigo más te amé”  Pero ahora iba a emprender un viaje que llevaba tiempo deseando iniciar, un viaje que le llevaría a atravesar el sur de África hasta alcanzar las costas del Océano Indico siguiendo para ello el curso del río Zambeze que él mismo había descubierto en 1851. Este río es el cuarto más largo de África , con 2574 kilómetros de longitud y atravesando los actuales territorios de Zambia, donde nace, y atravesando Angola, Namibia, Zimbawe y Mozambique. La intención de Livingstone era convertir esto en una vía para  que los misioneros pudieran llevar la palabra de Dios al interior del continente. Iba acompañado en esta expedición por veintisiete nativos y fue un viaje extremadamente duro, acosado por el hambre, las enfermedades y los ataques de tribus hostiles. Pero el resultado de esta expedición y el resto de su aventura hasta su legendario encuentro con Henry Morton Stanley lo conoceremos en la segunda parte de nuestro relato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: