EL ORIGEN DEL AJEDREZ O EL JUEGO DE LOS DÍAS Y LAS NOCHES

Hace tiempo leí en una novela del escritor español Arturo Pérez Reverte(1951) titulada “La tabla de Flandes”, en la que el ajedrez juega un papel protagonista en su argumento, un poema del gran autor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986) sobre el ajedrez ,donde transforma el tablero y las piezas que lo componen en una hermosa metáfora de la vida y el destino que juega con los seres humanos como hace el ajedrecista con las piezas del ajedrez. No veo mejor forma de empezar este artículo que recogiendo las palabras de Borges y su poema sobre el ajedrez, algo que es mucho más que un juego o un deporte de la mente “En su grave rincón, los jugadores/rigen las lentas piezas. El tablero/los demora hasta el alba en su severo/ámbito en que se odian dos colores/Adentro irradian mágicos rigores/las formas: torre homérica, ligero/caballo, armada reina, rey postrero,/oblicuo alfil y peones agresores./Cuando los jugadores se hayan ido,/cuando el tiempo los haya consumido,/ciertamente no habrá cesado el rito./En el Oriente se encendió esta guerra/cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra./Como el otro, este juego es infinito./Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada/reina, torre directa y peón ladino/sobre lo negro y blanco del camino/buscan y libran su batalla armada./No saben que la mano señalada/del jugador gobierna su destino,/no saben que un rigor adamantino/sujeta su albedrío y su jornada./También el jugador es prisionero/ de otro tablero/de negras noches y blancos días. Dios mueve al jugador, y éste, la pieza./¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza/de polvo y tiempo y sueño y agonías?”
En la belleza de estos versos se encierra el misterio del ajedrez y de ellos quedaron grabados en mi memoria sus versos finales “también el jugador es prisionero de otro tablero, de negras noches y blancos días. Dios mueve al jugador, y éste ,la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza, de polvo y tiempo y sueño y agonías?” La angustia ante la incertidumbre del origen de la vida, del Universo, el enigma del destino, la existencia o no del libre albedrío, el sentido final de nuestras vidas. ¿El objetivo de la vida es conseguir el jaque mate, la conquista del enemigo, el triunfo sobre los demás aún a costa de sacrificar a nuestras piezas, a las personas que creen en nosotros con la misma lealtad con que los peones se dejan comer en el tablero para proteger a su rey?¿qué sentido tiene ese triunfo si , como dice un proverbio italiano, “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja.”? ¿alguien juega con la vida de los seres humanos, con el movimiento de los astros, con el Universo infinito igual que nosotros jugamos con las piezas sobre un tablero de días y noches, de luz y de sombras? y si ese gran maestro, ese demiurgo o entidad impulsora del Universo, nos mueve a nosotros ¿habrá otro jugador detrás suyo que comience este juego?

El tablero de ajedrez moderno, con sus sesenta y ocho casillas o escaques divididas en dos colores diferentes y con la disposición de las piezas o trebejos de cada jugador en dos líneas de ocho , con los peones,que representan la infantería, dispuestos en primera línea de batalla mientras que la caballería(los caballos), los arqueros(alfíles),  y la Dama custodian al Rey entre los muros de la fortaleza,( las torres). Esta configuración actual es el resultado de un proceso de evolución milenario desde sus orígenes en India , con el chaturanga, hasta las tierras dominadas por el Imperio Persa, donde nace el shatranj y de allí a través de  las invasiones musulmanas de la Península Ibérica en el siglo VII y las Cruzadas entre el siglo XI y el XIII donde terminará su evolución hasta convertirse en el ajedrez moderno . Sobre él diría el poeta británico Lord Byron que “La vida es demasiado corta para el ajedrez.” a lo que le respondería un jugador de ajedrez del siglo XX , Irving Chernev, “Del ajedrez se ha dicho que la vida no es lo suficientemente larga para él. Pero eso es culpa de la vida, no del ajedrez.”(imagen procedente de http://www.chess-poster.com)
Creo que aquello que conduce a estas preguntas y lleva a reflexionar sobre el hombre y su destino a algunas de las mentes más brillantes , el origen de tratados que analizan las jugadas como si de formulas matemáticas de una ecuación con mil incógnitas se tratara, su supervivencia a través de los milenios, convierten al ajedrez en algo que excede a lo que consideramos juego o deporte y por eso he querido dedicar un artículo del Mentidero a conocer su origen que se oculta entre las brumas de nuestro pasado y nos lleva hasta el extremo Oriente, aunque todavía los arqueólogos e historiadores no tengan una respuesta precisa sobre el momento en que nació.Define el Diccionario de la Lengua Española a la leyenda como una “Relación de sucesos que tienen más de tradicionales o maravillosos que de históricos o verdaderos.” pero las leyendas suelen contener en sí mismas una porción de realidad y el ajedrez posee una que nos descibre su nacimiento y que muestra como, ya en su origen , era mucho más que un juego.
Para conocerla tenemos que viajar a la India en un pasado remoto, tres milenios antes de Cristo, a la corte de  un poderoso y rico monarca llamado Belkib o Rah Bhalit, según la versión de la leyenda que consultemos. El  tedio gobernaba sus días y nada llenaba el vacío de sus dias. De nuevo la leyenda ofrece diferentes versiones, en una de ellas sería un filósofo llamado Sisa el que introdujo en la corte un juego de estrategia que comenzó a tener notable éxito entre los cortesanos hasta que llegó a oídos de Belkib y le llamó a su presencia para que le enseñara a jugarlo. En otra versión sería el propio Belkib el que ordenará a sus sirvientes que idearan algún entretenimiento que llenara sus horas de aburrimiento y uno de ellos, Sisa, le presentó un nuevo juego de estrategia. En lo que las leyendas coinciden es en señalar que se trataba de un juego que simbolizaba la guerra entre dos ejércitos, con un tablero de sesenta y cuatro casillas blancas y negras dispuestas alternativamente y distribuidas en ocho filas y ocho columnas. Cuando el rey conoció el juego quedó tan encantado con él que prometió a Sisa que le concedería aquello que pidiera  como recompensa a su creación.

Distribución de las piezas en el juego del chaturanga, antecedente del ajedrez, y también de otros juegos de mesa como el shogi,nombre del ajedrez japonés,  el janggi o ajedrez coreano y el makruk o ajedrez tailandés, diferentes variantes del chaturanga. En el tablero de la imagen , donde vemos que no hay distinción de los escaques o casillas por colores siendo todos del mismo color . No hay acuerdo entre los historiadores sobre si el chaturanga era jugado por cuatro participantes en la disposición que podéis ver en esta imagen o por dos como en el ajedrez moderno, aunque esta última alternativa es la que hoy tiene más partidarios. A diferencia del ajedrez moderno si el rey se quedaba sin movimiento, lo que llamamos rey ahogado, ganaba el jugador que se quedaba sin poder mover y en el caso de que un jugador lograra comer todas las piezas del contrario excepto el rey también era declarado vencedor. (imagen procedente de http://docmanuel.blogspot.com ) 
Nos cuenta entonces la leyenda que  Sisa respondió a su rey “Señor, soy hombre modesto, y me conformaría con que me paguéis un grano por el primer cuadrado, dos por el segundo , cuarto por el tercero y así hasta la última de las casillas” El monarca sonrió divertido ante la humilde petición de Sisa, creyendo que la cantidad de grano que tendría que entregarle era ridícula pero cuando sus hombres hicieron el cálculo se dieron cuenta para su sorpresa que no había suficiente grano en todo el reino para pagar lo que Sisa exigía como recompensa. Una vez más nos encontramos con diferentes versiones de esta leyenda, pues en unas el rey , para evitar la ruina del reino, ordena la muerte de Sisa, mientras que en otras Sisa renuncia a la recompensa y se convierte en consejero del monarca , utilizando el movimiento de las piezas de su juego para aconsejar al monarca sobre el gobierno del estado. Esta es la conocida como “Leyenda de Sisa”, pero si abandonamos los poéticos terrenos de la leyenda aunque sin abandonar la poesía recurrimos ahora a uno de los grandes poemas épicos y mitológicos de la India, el Majábharata, de datación controvertida entre el siglo V y el III a. C.
En esta monumental obra que cuenta con más de cien mil versos hallamos una referencia a un juego llamado Chaturanga, aunque para conocer su origen hay que recurrir a otra fuente muy posterior, otro poema épico del siglo X de nuestra era escrito por el poeta persa Ferdusi (935-1020), autor del “Shahnama” o “Libro de los reyes”, la epopeya nacional de Persia. En ella Ferdusi narra la disputa del trono entre dos hermanos y como, para evitar o detener la guerra, un grupo de sabios decidió crear un juego que representara una batalla entre los dos ejércitos, diferenciados por su color, uno blanco y otro negro, que se desplazarían a través de sesenta y cuatro casillas y donde la infantería estaría representada en cada ejército por un grupo de ocho piezas colocadas en fila y detrás de ellas se encontraría el rey con su general, dos caballeros que representarían las fuerzas de caballería, dos carruajes y dos elefantes , teniendo cada uno de ellos un movimiento sobre el tablero que simbolizaría el movimiento que tendrían en la realidad del campo de batalla. Este campo de batalla era un tablero que, al contrario que el ajedrez actual, no estaba dividido en cuadrados blancos y negros, sino que eran del mismo color . En cuanto a su nombre, Chaturanga, significa “cuatro miembros” o “cuatro fuerzas”, pues hacía referencia a los cuatro tipos de fuerzas que integraban un ejército, la infantería, la caballería, los elefantes, no olvidemos que estamos hablando de la India, y los carruajes.

File:SpreadofChessfromIndia.jpg
Mapa con la expansión del ajedrez desde su origen en India hasta alcanzar Europa , con las fechas en las que fue siendo conocido en cada zona y el nombre que adoptó, una expansión que fue ayudada por rutas comerciales como la Ruta de la Seda  y ya en la Edad Media por las Cruzadas que supuso un contacto hasta aquel momento inédito entre la cultura oriental y la occidental así como el Camino de Santiago donde miles de peregrinos europeos llegaban a la Península Ibérica donde los musulmanes habían introducido el ajedrez. Desde sus orígenes el ajedrez ha sido visto más como una metáfora de la vida, de la guerra, del destino que como un simple juego, entre ellos el ajedrecista ruso Savielly Tartakower(1887-1956) que diría “En el ajedrez como en la vida, la mejor jugada es la que se realiza”

Aún hoy se discute sobre las reglas exactas del Chaturanga y sobre el número de jugadores que podían participar, entre dos y cuatro, aunque existe un mayor consenso sobre que fueran dos jugadores y solo siglos después evolucionará hacia otra forma de juego conocido como Chaturanji en el que , en efecto, participaban cuatro jugadores y que es mencionado por primera vez por el astrónomo, matemático , médico y filósofo persa Al-Biruni (973-1048), que también remonta sus orígenes a la India en una obra que se llamaba precisamente así “India” donde lo describía en sus comienzos como un juego de azar donde los dados determinaban el movimiento de las piezas . Al igual que el Chaturanga, el Chaturanji contaba con un tablero de sesenta y cuatro casillas pero en lugar de dos jugadores podían participar cuatro, disponiendo cada uno de ellos de cuatro piezas de infantería(los peones del ajedrez actual), un rey, un general(la reina), un elefante y un carruaje. Durante mucho tiempo se ha debatido sobre cual de los dos , Chaturanga o Chaturanji, fue el primero y parece que en la actualidad la tendencia es a considerar al chaturanga, de dos jugadores, como predecesor del Chaturanji.
El juego comenzó a extenderse fuera de las fronteras de los reinos de la India a través de la legendaria ruta comercial conocida como la Ruta de la Seda. Esta Ruta había nacido en el siglo II a. C, durante el reino del emperador Wu de Han (156 a.C-87 a.C), que impulsó una gran expansión territorial de China y es considerado por los historiadores chinos como uno de los emperadores más importantes de la milenaria historia del coloso asiático. Durante su expansión conquistó todos los territorios que separaba a China de los reinos del valle de Fergana, situado en el territorio que hoy ocupan las repúblicas de Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán, y donde entonces se encontraban treinta y seis reinos que eran auténticas potencias comerciales de su época. Gracias a ellos China pudo colocar sus propios productos en los mercados de los reino del valle de Fergana, entre ellos la seda, cuyo proceso de obtención y fabricación conservaban celosamente en secreto los comerciantes chinos. Cuando más hacia el oeste el nuevo imperio en auge, la República de Roma, trata de conquistar el Imperio Parto que se extendía por los territorios que hoy ocupan Irán e Iraq, descubren sus legiones este tejido , la seda, que se convierte en un artículo de lujo para las familias patricias de Roma. Nacía así la que luego sería conocida como Ruta de la Seda , donde además de seda China exportaba, especias, jade, porcelana, cerámica o bronce.

En color rojo aparece señalado el itinerario que seguía la Ruta de la Seda en el siglo II d.C que unía el Imperio Chino, en amarillo en el mapa, con las costas del Mediterraneo donde se encontraban ya los dominios del Imperio Romano , después de atravesar el Reino Parto que se extendía por gran parte de lo que hoy es Iraq e Irán  y el Imperio Kushan que dominaba parte de Afganistán ,Pakistán y norte de la India  comunicando Oriente con Occidente y permitiendo no sólo el comercio de productos de uno y otro lado del continente sino también un intercambio cultural que permitiría la expansión del ajedrez. El que fuera campeón del mundo , el ruso Anatoly Karpov, dijo sobre el ajedrez “En el ajedrez, como en la vida, sin una estrategia no te puedes sostener por más fuerte que seas”.(imagen procedente de http://usuarios.multimania.es )
Sería a través de esta ruta comercial como , probablemente, el chaturanga se extendió por China y también por las tierras ocupadas por el Imperio Parto y allí entro en contacto a su vez con otro juego de origen griego . Algunos autores afirman que habría sido China la que habría inventado este juego basándose en un pensamiento recogido en “El Gran Libro de la Sabiduría China”  que reza así “Ser Rey, ministro o gentilhombre es sólo un sueño, un reino de mil año es solamente una partida de ajedrez” que cito tomando como referencia la obra “ABC completo de ajedrez” del  autor español Ramón Crusi quién a su vez cita al lingüista escocés y experto en literatura árabe y persa, Duncan Forbes(1798-1868), autor de una obra que se convirtió en clásica para el estudio del origen del ajedrez titulada “History of Chess” publicada en 1860. Hoy en día , sin embargo, se cree que el juego no fue inventado por China, sino que llegaría a ella a través de las rutas comerciales, como la Ruta de la Seda, que la pusieron en contacto con la India y también facilitaba su conocimiento por los pueblos de Oriente Medio.
Pero mientras el Chaturanga y su evolución, el Chaturanji, se extendía fuera de las fronteras de la India, otros juegos que algunos expertos apuntan como posibles antecedentes del ajedrez se desarrollaban en otros puntos del planeta. Viajemos ahora hacia el Egipto de los faraones, pues en los yacimientos arqueológicos de la cultura faraónica se han hallado representaciones de piezas y tableros pintadas en los muros de tumbas y templos como en la ciudad de Tebas, así como formando parte de los ajuares de las tumbas como la más famosa de todas ellas, la tumba de Tutankamón que reinó entre 1336 y 1327 y cuya tumba fue  descubierta por Howard Carter(1874-1939) en 1922 , donde se encontró uno de estos juegos que se conserva en el Museo Egipcio de El Cairo, aunque en realidad no es tan parecido al ajedrez, ya que el tablero no dispone del misno numero de casillas y las piezas que utiliza cada jugador eran tan solo seis. Tampoco es ajeno el origen del ajedrez a la influencia de la mitología griega, que atribuye su invención al valeroso guerrero y experto en el arte de la guerra Palaméde y que es citado por Homero en la “Iliada”, lo que dio origen a que luego fueran representandos guerreros protagonistas de la guerra de Troya como Aquiles y Áyax disputando una partida de este juego al que Platón(hacia 427 a.C-347)  daba el nombre de Petteia, nombre que conservó su discípulo Aristóteles (384 a.C-322 a.C) .

Dos de los héroes de la guerra de Troya relatada por Homero en la “Iliada” Ayax y Aquiles, en una cerámica griega jugando a la Petteia, juego que luego habría llevado Alejandro Magno durante sus conquistas que le condujeron hasta orillas del Indo y donde se fusionaría con el Chaturanga del que evolucionaría el shatranj persa , más parecido a nuestro ajedrez moderno, aunque los historiadores no tienen la seguridad de que esto se produjera así. El jugador soviético Vasily Panov(1906-1973) nos ofrece en estas palabras otro paralelismo de la vida con el ajedrez “El peor defecto de muchos ajedrecistas es lamentarse ,durante el juego , de haber omitido posibilidades anteriores. Esta inútil meditación sobre las variantes que hubiesen podido realizarse, no hace más que distraer la atención,disminuir la capacidad competitiva y absorber un tiempo valioso” En la vida como en el ajedrez de poco sirven las lamentaciones, sino que hay que levantarse y seguir caminando para corregir el error cometido. Toda una enseñanza de la vida contenida en un tablero (imagen procedente de http://mundodelajedrez.blogspot.com )
Tal vez fuese Aristóteles, maestro de Alejandro Magno(356-323 a.C), el que se lo enseñase al gran conquistador macedonio que, al extender sus conquistas por todo el Imperio Persa introdujo el Petteia en los territorios donde ya se conocía el Chaturanga, fusionándose ambos juegos y dando origen a una forma más parecida a nuestro ajedrez actual . Fuese así o no , lo que si sabemos es que la Chaturanga evolucionó en Persia y se transformó en un juego llamado por los persas Shatranj , muy parecido ya al actual ajedrez donde  encontramos las figuras de la torre, antes representada por los carruajes,los peones  y , por supuesto, el rey. Juno a este se situaba una pieza llamada Alferza, que significa consejero o visir, lo que antes era el general en el juego indio, y que luego sería sustituido a su vez por la Dama en el ajedrez moderno  y los  elefantes del juego indio son reemplazados por los alfiles, palabra que procede del persa al-fil y que significa precisamente “el elefante” que  en Shatranj tenía un movimiento más limitado que en la actualidad. Los grandes maestros del Shatranj recibían el nombre de Aliyat, y casi todos los que conocemos pertenecen al siglo IX y X , entre los que destacaba el también poeta e historiador Al-Suri (880-946)
Sería a través de la expansión árabe a partir del siglo VII  como llegaría el Shatranj a Europa a través de los reinos cristianos de la Península Ibérica que desde la conquista del reino visigodo en 711 por las tropas musulmanas, libraban desde hacía siglos una guerra de reconquista interrumpida por largos periodos de paz, y también a través de las Cruzadas cuya primera campaña terminó con la conquista de Jerusalén en 1100 , intercambiándose gracias a estos contactos entre cristianos y musulmanes costumbres , alimentos y también juegos, como el ajedrez.  En el siglo XI un poeta , filósofo, cabalista, matemático y médico judío de Al Andalus, nombre que recibía el territorio de la Península Ibérica bajo poder musulmán, llamado Abraham Ibn Ezra(1092-1167) escribía un poema sobre el juego del ajedrez y su práctica ya se estaba extendido tanto en los reinos cristianos de la Península como en los dominios del Sacro Imperio Romano Germánico que se extendía por gran parte de Centroeuropa hasta tal extremo que la Iglesia llegó a prohibir que se jugara debido a las importantes sumas de dinero que se apostaban en las partidas, aunque estas prohibiciones no serían efectivas y seguiría jugándose en las cortes europeas, pues el ajedrez era considerado ante todo un juego de la nobleza.

Una de las hermosas ciento cincuenta ilustraciones que acompañan el texto del conocido como “Libro de los juegos” del rey Alfonso X el Sabio , donde además de las reglas del ajedrez , que no eran las mismas que utilizamos hoy, también se planteaban problemas de ajedrez para el aficionado. El doctor Siegbert Tarrasch(1867-1934) , uno de los más grandes ajedrecistas de los últimos años del siglo XIX y comienzos del siglo XX pronunció una de las citas más celebres sobre el ajedrez y que ponía de relieve su carácter universal “El ajedrez como la música o el amor, tiene el poder de hacer feliz a la gente.” Puede parecer exagerado, pero el goce que proporciona una buena partida de ajedrez disputada con intensidad y concentración puede ser muy parecida a la que te hace sentir la música (imagen procedente de http://spartansports.ning.com ) 
Así llegamos al siglo XIII  cuando el rey de Castilla  Alfonso X el Sabio (1221-1284),  un monarca que demostró siempre un gran afán de saber y un respeto por la cultura que no era muy frecuente entre los reyes de su tiempo, encargó la redacción de una obra titulada Juegos diversos de Axedrez, dados, y tablas con sus explicaciones, ordenados por mandado del Rey don Alfonso el sabio”  más conocido como “Libro de los juegos” donde a lo largo de sus 98 páginas y más de ciento cincuenta ilustraciones a color, una obra maestra en sí misma por la belleza de sus ilustraciones,   se recorren las reglas de los principales juegos de mesa de la época , entre ellos nuestro protagonista de hoy, el ajedrez. Fue publicado en 1283, un año antes de la muerte del rey, y es considerada la obra más antigua conservada sobre las reglas del ajedrez , conteniendo sus reglas y planteando problemas de partidas de ajedrez para ser resueltos por el lector, como hoy podemos encontrarlos en los periódicos. Es entonces cuando vemos ya las figuras con un aspecto similar a la del ajedrez moderno, con el rey,  el caballero y la torre,  aunque sus movimientos aún no eran los mismos.
 Durante los siguientes siglos fue evolucionando el movimiento de las piezas, también llamadas trebejos, y a finales del siglo XV aparecen los primeros escritos sobre aperturas de ajedrez como los del español Francesc Vicent (hacia 1450-1512) al que se considera el autor del primer tratado del ajedrez moderno titulado Llibre dels jochs partits dels schacs en nombre de 100 donde además introdujo una gran evolución, al sustituir la “alferza” del ajedrez oriental por nuestra actual Dama o Reina, dándole además una libertad de movimientos que la convertían en la pieza más poderosa del tablero. Y en el siglo XVI, durante el reinado del monarca español Felipe II(1527-1598), cuando España es la primera potencia del mundo y con el Imperio de mayor extensión, cuenta también con el que es considerado por muchos como el primer campeón de Europa de ajedrez, el español Ruy López de Segura(hacia 1540-1580), autor de un tratado de ajedrez titulado “Libro de la invención liberal y arte del juego del Ajedrez publicado en 1561. Ruy López era un clérigo que llegó a convertirse en confesor del propio monarca español que le tenía además en alta estima por su talento para el ajedrez, del que era considerado campeón al menos entre los año 1570 y 1575.

Partita a scacchi tra Ruy Lopez e Leonardo da Cutro alla Corte di Spagna”  obra del pintor italiano Luigi Mussini (1813-1888) que retrata el histórico enfrentamiento entre  los dos mejores ajedrecistas de la segunda mitad del siglo XVI ante la atenta mirada del monarca más poderoso de su tiempo, el rey español Felipe II y que terminaría con la victoria del italiano Leonardo da Cutro  que además de obtener la exención de impuestos durante veinte años y una capa de armiño también pasaría a la historia por vencer en el primer torneo internacional de ajedrez del que se tienen noticias. El ajedrecista natural de la capital de Azerbayán, Bakú, y considerado uno de los más grandes ajedrecistas de la historia, Garri Kasparov(1963) decía en una entrevista sobre el ajedrez “es una tortura mental” , una opinión que contrasta con la de otro genio ajedrecístico, Bobby Fisher “el ajedrez es la vida” que, curiosamente, para Fisher se convertiría en una tortura por sus problemás mentales  tal vez derivados a la presión a la que fue sometido desde pequeño para llegar a ser campeón de ajedrez (Imagen procedente de http://www.ajedrezdeataque.com )
Sería en 1575 cuando Felipe II decidió reunir a los dos jugadores más importantes de España, el propio Ruy López y el granadino y también religioso Alfonso Cerón y a los dos más destacados jugadores italianos ,Leonardo da Cutri(1552-1597)  y Paolo Boi(1528-1598), considerado como el primer torneo internacional de ajedrez que se tiene documentado. La victoria correspondió a Leonardo da Cutri, que años antes había sido derrotado al menos en dos ocasiones por Ruy López pero que ahora se convertía en el nuevo campeón, aunque no había un título oficial que así lo designara. Como premio recibió, además de una capa de armiño, la exención de pagar impuestos durante el plazo de veinte años. Pero no sería hasta mucho tiempo después cuando  se reconocería al primer campeón del mundo oficial y fue en 1866, año en el que fue considerado el primer campeón del mundo oficial de la  historia el jugador nacido en la ciudad de Praga, entonces perteneciente al Imperio Austro Húngaro, Wilhelm Steinitz(1836-1900). En ese mismo siglo XIX , en el año 1813, había comenzado a publicarse la primera sección dedicada al ajedrez en un periódico, el británico “Liverpool Mercury” y en 1833 aparecía la primera publicación especializada en ajedrez en París, titulada “Le Palamede” en honor del héroe mitológico griego al que, como veíamos al principio del artículo, los griegos atribuían la creación del ajedrez primitivo.

DOCUMENTAL SOBRE GARRI KASPAROV Y ANATOLY KARPOV

Un documental sobre el ya mítico enfrentamiento entre los dos más grandes ajedrecistas de las últimas décadas del siglo XX que llevó al ajedrez a su momento de máxima popularidad a nivel mundial y que refleja como el ajedrez va mucho más allá de lo que es un juego. Como diría Kasparov “Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos.”

Durante el siglo XX  los campeones del mundo de ajedrez se convertirían en figuras muy conocidas, sobre todo durante el último cuarto de siglo con nombres como el celebre jugador norteamericano Bobby Fisher(1943-2008), campeón mundial entre 1972 y 1975 y protagonista del que fue considerado el enfrentamiento del siglo contra el jugador soviético y anterior campeón del mundo desde 1969 Boris Spassky(1937), aún con mayor trascendencia por desarrollarse en el marco de la Guerra Fría que sostenían Estados Unidos y la Unión Soviética, y más recientemente otros dos jugadores ya legendarios como Anatoy Karpov(1951) y Garri Kasparov(1963), cuyas partidas se convirtieron en encuentros que entraron dentro de la mítica de este deporte milenario.  Entrar en las biografías de algunos de estos jugadores, algunas de ellas apasionantes, necesitaría de otros artículos, pero escapan a las intenciones de este en las que sólo he pretendido contaros el origen del ajedrez hasta donde es posible, pues todavía no hay un acuerdo entre los investigadores sobre cuando nació ni el lugar donde se originó. Para cerrar este artículo he elegido esta descripción del ajedrez hecha por el escritor Stefan Zweig(1881-1942) que creo que resume  la fascinación que ejerce sobre todo aquel que se sienta delante de un tablero y se dispone a entablar una confrontación que va más allá de las sesenta y cuatro escaques o casillas que lo componen, “Pero llamarle juego, ¿no es limitarle injuriosamente? ¿No es también una ciencia, un arte algo sutil que está suspendido entre uno y otro jugador? Es un pensamiento que no conduce a nada, una matemática que no establece nada, un arte que no deja obra, una arquitectura sin materia… Pero ha demostrado, sin embargo, ser más perdurable, a su modo, que los libros o que cualquier otro monumento este juego único, que pertenece a todos los pueblos y a todos los tiempos, y del que nadie sabe cuál de los dioses hizo don a la tierra para matar el tedio, para aguzar el ingenio y estimular el alma.” Y para convertirnos durante el tiempo que dura la partida en pequeños dioses que tienen en sus manos los destinos de un ejército.