DE LOS AMORES DE LOPE DE VEGA Y DEL AMOR EN GENERAL

En un día como hoy, san Valentín,  no podía tratar de otro tema que no fuese sobre el amor , un tema al que ya he dedicado varios artículos en este Mentidero, pero del que nunca nos cansamos de hablar porque, como escribía el poeta alemán Adalbert von Chamisso “¿No vive acaso de dolores el amor y de amor la vida?” Si, el amor nos hace sufrir pero también nos hace sentir vivos con una intensidad que no logra ninguna otra cosa en el mundo, es lo que te impide comer porque un nudo te agarrota el estomago, te hace sudar aunque sea el más crudo invierno o temblar de frío en pleno estío, es aquello que dibuja una sonrisa en tu rostro en los días más grises y te roba tus fuerzas hasta que tus piernas ya no te sostienen.
Todos conocemos los efectos del amor, los hay afortunados que hallaron a esa persona con la que compartir el resto de su vida, otros fueron burlados en sus sentimientos y tienen que seguir buscando, los hay, en fin, que aún no conocen lo que es ser amado, pero sea cual sea el estado de cada uno de nosotros, lo más importante de todo es no dejar ganarse por el escepticismo ni la rutina, no es cierto que el amor esté condenado a extinguirse y nunca vayamos a hallar un amor que sobreviva a todos los obstáculos y podamos caminar junto a él hasta el fin de nuestra existencia. No, si hay algo a lo que no debemos abrir la puerta en nuestras vidas es al escepticismo, hay que vivir con entusiasmo, con pasión y no hay mejor combustible para alimentar esa llama que el amor.
Uno de los grandes poetas y dramaturgos españoles fue el genial Félix Lope de Vega y Carpio (1562-1635) y uno de los más prolíficos de la literatura universal, pues se le atribuyen más de 3000 sonetos, cuatro novelas y centenares de obras de teatro , que algunos especialistas cifran en unas 1800 obras. Fue un gran escritor, pero si su obra fue intensa y genial no lo fue menos su vida, una vida marcada por el amor y la pasión y el motivo por el que hoy le traigo al Mentidero. Ya en sus primeros años de juventud las mujeres le habían distraido a tal punto que había abandonado en 1581 sus estudios en la Universidad de Alcalá de Henares , que había iniciado en 1577 .
Félix Lope de Vega y Carpio, uno de los poetas españoles que mejor ha sabido hablar del amor en sus versos , cuya vida es tan intensa como su obra, llenas de amores apasionados que dejaban sus profundas huellas en la belleza de los versos que luego componía para sus amadas a las que escondía tras bellos sobrenombres como Filis para Elena Osorio o Belisa para Isabel de Urbina   
Este joven Lope de 19 años se ve obligado a emplearse como secretario de aristócratas y a escribir algunas comedias de encargo para poder sobrevivir.Y es entonces cuando conoce al que será su primer y gran amor de su vida, ese amor que nunca llegará a olvidar haciendo buenas las palabras de Charles Etienne “siempre volvemos al primer amor”. Ella se llama Elena Osorio, aunque en sus poemas la llamará “Filis” , separada del también actor Cristóbal Calderón e hija del empresario teatral Jerónimo Vázquez. Pero aquel amor morirá en 1587, cuando Elena acepta casarse con un noble, Francisco Perrenot, por su dinero y prestigio. Lope, que la había amado con esa pasión del primer amor , dedica un hiriente soneto a su amada, a la que considera que ha vendido su amor por la posición social , pero también la dedicó versos tan hermosos como estos:
Amor, enfermedad de los sentidos
fundada en tiernos, fáciles antojos
¡qué presto satisfaces a los ojos
lo que pudo faltar a los oídos!
Algunos pensamientos , atrevidos
a darme más victorias que despojos
dieron dulce principio a mis antojos
y entraron a robar desconocidos
Vienes y vas, amor;pero no eres 
poderoso ni igual en tus extremos 
porque bien sabes que si matas mueres
Comienzas bien;pero tu mal tememos
porque vienes, amor cuando tu quieres
y no te puedes ir cuando queremos
Y que razón tiene Lope en estos versos ¿verdad? El amor viene sin avisar, cuando él quiere, pero una vez que ha entrado en nuestro corazón sin llamar a la puerta no somos capaces de hacer que se marche, lo hará sólo cuando él lo decida . En esos versos  Lope se dirigía contra el padre de Elena Osorio por venderla al mejor postor, unos versos que dicen 
Una dama se vende a quien la quiera.
En almoneda está. ¿Quieren comprarla?
Su padre es quien la vende, que aunque calla 
su madre la sirvió de pregonera   
Como consecuencia de estos escritos contra la familia de Elena Osorio, ahora esposa de un poderoso noble, Lope de Vega es desterrado ocho años de la corte y dos de Castilla, y en caso de desobediencia sería condenado a muerte. Pero para entonces Lope ya se había enamorado de Isabel de Urbina, hija del pintor Diego de Urbina. Fue un amor tormentoso que no contaba con el beneplácito del padre , por lo que Lope la secuestró con el consentimiento de ella, para casarse luego por poderes en 1588 . Si Elena Osorio aparecía como Filis en sus poemas, Isabel de Urbina recibirá el nombre de “Belisa” y poco después partía con la Armada Invencible con la que Felipe II pretendía conquistar Inglaterra. Tras el fracaso de esta expedición militar regreso al lado de Isabel con la que viajó a Valencia y luego a Toledo, y allí vivieron hasta la muerte de Isabel de Urbina en 1594 mientras daba a luz.
Ya en 1595, cumplido el destierro de ocho años, regresa a Madrid donde compagina su brillante carrera como dramaturgo con una no menos brillante lista de amantes. Finalmente, en 1598, vuelve a casarse con Juana Guardo, un matrimonio extraño pues Juana era una mujer poco agraciada y sus enemigos sospechaban que se había casado con ella por dinero. Con ella tendría tres hijas y un hijo. Pero Lope no podía centrar su amor en una sola mujer y al mismo tiempo se enamora de Micaela de Luján, otro de los grandes amores de Lope
Micaela era una mujer de gran belleza aunque inculta, actriz y viuda de un militar que había viajado al Perú en 1596 para no regresar jamás de allí. La relación con Micaela no tendrá la profundidad de la de Elena Osorio ni la de Isabel de Urbina, será un amor sosegado y tranquilo, que se prolonga en el tiempo y le dará nada menos que siete hijos, entre ellos su hija predilecta, Marcela. Durante mucho tiempo Lope de Vega mantendrá  sus dos familias paralelas , la formada con Juana Guardo y la constituida con Micaela de Luján, a la que habrá que unir otras relaciones paralelas como la actriz Jerónima de Burgos.
Interior de la casa de Lope de Vega en Madrid, actualmente convertida en Museo y donde paso el gran dramaturgo y poeta los últimos años de su vida
Jerónima era también actriz y estaba casada con un actor, lo que no impide que surja el amor entre ella y Lope, un amor apasionado y turbulento. Convivirá con ella en Segovia y en Toledo y le dará en sus versos el nombre de Gerarda. Para mantener tantos hogares y tantos hijos, Lope tuvo que dedicarse a escribir sin descanso, lo que se halla en el origen de su descomunal producción literaria e hizo que Miguel de Cervantes, que no se llevaba muy bien con él, reconociese su esfuerzo llamándole “Monstruo de la naturaleza” . Pero la vida le depara dos golpes casi seguidos, primero la muerte en 1612 de su hijo Carlos Félix y un año después su esposa Juana de Guardo. Lope sufre una profunda crisis espiritual y decide hacerse sacerdote , aunque él mismo se da cuenta que en su alma hay una tensión entre su amor a  Dios y su amor a las mujeres. Así lo escribe:
“Yo he nacido en dos extremos, que son amar y aborrecer; no he tenido medio jamás… Yo estoy perdido, si en mi vida lo estuve, por alma y cuerpo de mujer, y Dios sabe con qué sentimiento mío, porque no sé cómo ha de ser ni durar esto, ni vivir sin gozarlo”
Pero los últimos años de Lope iban a devolverle aquella pasión que había sentido junto a Elena Osorio. Surge ahora una joven veinteañera de hermosura extrema llamada Marta de Nevares. Marta había sido casada a la fuerza siendo casi una niña, y Lope la conoce cuando ella se traslada a vivir con su marido a Madrid. A pesar de la diferencia de edad se inicia entre ellos una relación apasionada pero también bajo el temor de ser descubiertos, tanto por el marido de Marta como por la condición de sacerdote de Lope. Ella es una mujer de gran sensibilidad, y se convierte en el motivo de inspiración de muchos de los versos de Lope. Marta y Lope tienen una hija, la relación de Marta con su marido cada vez es más complicada pero todo se soluciona con la muerte de éste.
Por fin Lope y Marta pueden vivir juntos con su hija, pero entonces comienzan de nuevo las adversidades. Marta pierde la vista, se queda ciega, y Lope la cuida sin desfallecer, día y noche. De pronto, un día, recupera de nuevo la visión, pero cuando parecía que la dicha sonreía de nuevo a los amantes una nueva desgracia, más terrible aún, lo arruina todo. Marta se vuelve loca, pierde la razón, y combina momentos de total abatimiento con otros raptos de furia terrible. Así lo canta Lope en estos versos estremecedores
Aquella, que gallarda se prendía
y de tan ricas galas se preciaba
que a la Aurora de espejo le servía
y en la luz de sus ojos se tocaba
furiosa los vestidos deshacía,
y otras veces estúpida imitaba
el cuerpo en hielo, en éxtasis la mente
un bello mármol de escultor valiente
Un día , súbitamente, Marta parece mejorar. Pero cuando se encendía un rayo de esperanza, la muerte se la lleva para siempre de los brazos de Lope en 1628. De todos sus hijos sólo le quedan con vida su hija Marcela , convertida en monja, y Antonia Clara, la hija que había tenido con Marta de Nevares y la que consuela la soledad  de sus últimos años de vida. Pero incluso de este consuelo se verá privado cuando ella es raptada por un hombre que, curiosamente, se llamaba Juan Tenorio. La joven Antonia apenas tenía diecisiete años y Lope espera en vano que regrese a casa, pero eso nunca sucederá.

RECITADO DEL POEMA VARIOS EFECTOS DEL AMOR DE LA PELICULA “LOPE”

El 25 de agosto de 1635 Lope de Vega baja a un pequeño huerto de su propiedad a regar las plantas y por la tarde se dirige al seminario donde , repentinamente, se desvanece y cae al suelo. Es llevado inconsciente a su hogar donde recupera brevemente la consciencia y pronuncia las que serían sus últimas palabras, dirigidas a uno de sus fieles amigos , Juan Pérez de Montalban “la verdadera fama es ser bueno”. Lope de Vega, también llamado “el Fénix de los Ingenios” moría en su casa y rodeado de amigos la noche del 27 de agosto de 1635, pero sin ninguna de las mujeres a las que tan intensamente amó. Tan sólo su hija Marcela vería pasar el féretro de su padre desde la celosía de su celda en el convento.
He querido hablar hoy sobre Lope porque su vida fue una vida consagrada al amor, amó profunda y apasionadamente, y ese amor jamás se extinguió, a pesar de las desgracias con las que le golpeó la vida, como escribió el poeta alemán Friedrich Holderlin varios siglos después “¿qué son todas las acciones y los pensamientos de los hombres a lo largo de los siglos frente a un sólo instante de amor?” Lope vivió para el amor, no sabía vivir sin él , no podía renunciar a él y gracias a ello tenemos algunos de los mejores versos que se han dedicado a este sentimiento en castellano. Para mi, me quedo siempre con esta hermosa y cierta descripción del amor de la mano del gran Lope de Vega
Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno,liberal, esquivo
alentado,mortal,difunto, vivo
leal,traidor,cobarde y animoso,
no hallar , fuera del bien, centro y reposo,
mostrarse alegre,triste,humilde,altivo,
enojado,valiente,fugitivo,
satisfecho,ofendido,receloso
Huir el rostro al claro desengaño
beber veneno por licor suave
olvidar el provecho,amar el daño;
creer que el cielo en un infierno cabe
dar la vida y el alma a un desengaño
esto es amor. Quién lo probó lo sabe
¿Cómo no sentirse reflejado en estos versos inmortales?¿Cuantos millones de seres humanos no se han sentido así al amar, al sufrir un desengaño o la euforia del amor correspondido? Si, el amor duele, el amor puede ser como una enfermedad pero, como canta Leonard Cohen  “el amor no tiene cura  pero es el único remedio para todos los males” Si, el amor hace sufrir, en ocasiones te hace llorar y te roba el sueño y el reposo, ahoga las palabras en tus labios, te vuelve cobarde o intrépido, pero yo no renunciaría ni a un sólo instante de amor, porque es lo más hermoso que podemos encontrar en nuestra existencia. Da igual que sea o no correspondido, lo importante es amar porque estoy convencido que eso nos hace mejores, porque el amor crea belleza y la belleza no es más que un reflejo de la bondad del alma.
Así que , los que tenéis la inmensa fortuna de tener junto a vosotros a la persona que amáis no perdáis nunca la ocasión para decírselo, para compartir cada momento, y para aquellos que no tenemos tanta fortuna siempre nos quedarán versos como los de Lope
olvidar el provecho,amar el daño;
creer que el cielo en un infierno cabe
dar la vida y el alma a un desengaño
esto es amor. Quién lo probó lo sabe
Si Lope, tu sabías bien lo que es el amor. 

HISTORIA DE SAN VALENTIN : CUANDO EL AMOR NO ES SÓLO MARKETING

Estamos apenas a una semana de esa fiesta que nuestra sociedad consumista, que es capaz de convertir en mercancía todo lo que toca, incluso nuestros sentimientos más nobles e íntimos, y donde muchos se esforzarán en alagar a sus parejas con flores, bombones o mensajes de amor por cualquiera de los mútiples medios que la tecnología ha puesto a nuestro alcance, aunque ninguno, en mi opinión, tan bonito como la tradicional carta escrita de puño y letra , en la que el amante pone su alma en cada trazo sobre el papel.
Es inútil clamar contra los excesos de cursilería de esta fecha, ni descalificarla diciendo que es sólo una estrategia más de marketing comercial para sacarnos las últimas monedas que nos restan en nombre del amor. ¿Os imagináis unos Reyes Magos sin regalos o un día de Difuntos sin honrar a nuestros muertos en los cementerios?Los seres humanos somos animales de costumbres y una vez que estas se hallan enraizadas sólo el tiempo podrá terminar con ellas, aunque reemplazándolas por otras similares, que es lo que sucede siempre a lo largo de la historia.
Así que, haciendo buena la sentencia de Maquiavelo “si puedes matar a tu enemigo, hazlo;si no hazte amigo suyo”, en lugar de criticar la fiesta de San Valentín conozcamos mejor un poco su historia y las nuevas formas por las que hoy encontramos el amor en la vida . Soy consciente de que todos los días deberían ser San Valentín en una relación, igual que, aunque sea un tópico decirlo, todos los días del año deberíamos vivirlos con el espíritu de Navidad. Cierto, pero también es cierto que somos seres humanos , no ángeles del cielo, y no podemos mantener esa perfección e intensidad en nuestra forma de actuar porque creo que no lo podríamos soportar. En cualquier caso San Valentín es un buen pretexto para mostrar nuestros sentimientos una vez más y hacer la misma apuesta que Martin Luther King  “he decidido apostar por el amor. El odio es una carga demasiado pesada”.

En esta obra de Tiziano se representa la fiesta romana de las Lupercales, que sería sustituida por el papa Gelasio I por el día de San Valentín, aunque hay quién considera que las Lupercales son el antecedente de nuestros Carnavales  

¿Quién fue San Valentín?Para saberlo tenemos que viajar al Imperio Romano, en concreto al siglo III de nuestra era. Nos encontramos bajo el gobierno del emperador Claudio Aurelio Marco Gótico(213-270) . Había alcanzado la púrpura imperial en 268 y desde el principio había sido muy querido por el pueblo porque había llegado en una situación muy delicada para el Imperio, con grandes zonas de la Galia e Hispania bajo dominio bárbaro. En los escasos dos años en los que estuvo en el poder, Claudio II obtuvo importantes victorias que le sirvieron para reunificar el Imperio e incluso logró un honor poco común, su divinización por el Senado.

Pero para sus numerosas campañas militares Claudio necesitaba una gran cantidad de soldados y pensaba que los hombres casados no podían ser buenos guerreros, porque pensarían demasiado en su familia y no se arriesgarían tanto como aquellos que no tenían un hogar al que regresar, por lo que en 270 decidió prohibir los matrimonio a sus soldados. Según nos cuenta la tradición, un sacerdote llamado Valentín vivía por entonces en la capital del Imperio, Roma, y apiadándose de aquellas parejas que acudían a él para contraer matrimonio, desobedeció la orden imperial celebrando numerosos  matrimonios en secreto, hasta que su actividad llegó a oídos del emperador.

Claudio llamó a su presencia a Valentín y trató de persuadir al sacerdote para que abandonase la práctica de unir a las parejas con el sacramento cristiano del matrimonio  , algo inverosímil pues los emperadores no eran muy amigos de perder el tiempo tratando de convencer , se limitaban a ordenar que se cumpliera su voluntad. Sea como fuere, Valentín no cedió y, nos sigue contanto la tradición, trató incluso de convertir al emperador al cristianismo pero con tan poco éxito que el emperador ordenó, por su desobediencia, que fuera ejecutado, no sin antes pasar por la obligatoria tortura , pues parece que por aquella época quitarte la vida no era suficiente castigo si antes no te hacían sufrir un poco.

Como sucede con la mayoría de los mártires católicos, la tradición no escatima en torturas antes de su ejecución, pero para no regodearnos en su sufrimiento diremos que primero fue apaleado, luego lapidado y, por si aún quedaba algún resto de vida en su cuerpo, decapitado. Esto sucedió , según esta misma tradición,  el 14 de febrero de 270. Pero no termina aquí la historia, también añade la leyenda que , días antes de morir y cuando se hallaba encarcelado esperando la ejecución, Valentín se enamoró de la hija, que además era ciega, de su carcelero, llamado Asterius. Gracias a su amor y a la fe en Dios consiguió devolverle milagrosamente la vista a su amada y , momentos antes de partir hacia el lugar de su ejecución, tuvo tiempo de escribirle un último mensaje que firmó como “De tu Valentín”. Como veis, nuestro relato no tiene nada que envidiar al mejor melodrama de nuestros días. Como curiosidad, los supuestos restos de San Valentín se hallan en la Iglesia de San Antón, en Hortaleza, donde llegaron procedentes de Roma después de que  los donase el Papa al monarca español Carlos IV a finales del siglo XVIII.

Supuestas reliquias de San Valentin, aunque, como indico en el artículo ni siquiera sabemos si existió realmente. Estas se hallan en la iglesia madrileña de San Antón, en la calle Hortaleza. Originariamente se encontraban en Roma, pero fueron donados por el papa al rey Carlos IV que a su vez los donó a los Padres Escolapios.

Después de esta emotiva escena, por favor secad vuestras lágrimas antes de seguir que sino os nublará la vista y no podréis leer con claridad lo que sigue, dejaremos pasar dos siglos . Nos encontramos ahora en el año 495, el Imperio Romano ya ha dejado de existir apenas 19 años antes tras la caída del último emperador romano Rómulo Augústulo en 476, pero la Iglesia Católica es mucho más fuerte , después de que el emperador Constantino el Grande la convirtiese en la religión oficial del Imperio tras el Concilio de Nicea de 325. El papa se ha convertido en la figura más importante de los territorios que formaban el antiguo Imperio y de hecho ostenta el titulo de Pontífice Máximo o Sumo Pontífice, un título que antes detentaban los emperadores.

En este año de 495 gobierna la Iglesia el Papa Gelasio I . Parece que era natural de Argelia, aunque no conocemos su año de nacimiento. Tuvo una gran actividad durante su  pontificado fijando el Canon de los textos religiosos, los Evangelios Canónicos  y los demás serían los llamados Evangelios Apócrifos , de los que ya hemos hablado en este Mentidero. También estableció que en la Eucaristía, junto al pan había que consumir vino, para expulsar de la Iglesia a la secta maniquea , pues estos consideraban el vino impuro. Pero en lo que nos interesa en esta ocasión, Gelasio decidió sustituir el rito pagano de las Lupercales y no encontró mejor forma de hacerlo que poniendo en su lugar una festividad dedicada a los enamorados y bajo la tutela de San Valentín.

Pero os preguntaréis ¿que eran las lupercales? Estas se celebraban en Roma el 15 de febrero y su nombre es la combinación  de los términos Lupus(lobo) e hircus(macho cabrío). Anualmente se elegía entre los ciudadanos de mayor alcurnia a los Lupercos o sacerdotes que se reunían en la gruta de Lupercal , que , según contaba la leyenda, el Fauno Luperco, adoptando la forma de una loba, había amamantado a Rómulo y Remo, los fundadores de Roma, y donde se hallaba la higuera en cuyas ramas se había enredado la cesta donde iban los dos pequeños flotando por el río Tiber después de ser abandonados allí para que muriesen ahogados. Bajo esta higuera, llamada Ruminalis, se sacrificaba un perro y un macho cabrío, con su piel se hacían tiras que se entregaban a los fieles o luperci. Estas tiras se llamaban februa y serían el origen del nombre del mes de febrero, que significa el que purifica, porque estas tiras eran utilizadas para purificar, como ahora veremos.

Lo jóvenes luperci, embadurnados con la sangre de los sacrificios y desnudos, salían corriendo por la ciudad tratando de azotar con sus februas    a todos los que encontraban en su camino, y aquel que era azotado era a la vez purificado y, en el caso de las mujeres, aumentaba su fertilidad porque al recibir el azote su carne adquiría un color púrpura, color que era el de las mujeres que practicaban la prostitución sagrada. Hoy en cía este color ha sido adoptado por los movimientos feministas como un símbolo de la esclavitud de la mujer a lo largo de la historia.

Fotografía de la cueva Lupercal, donde según la leyenda el fauno Luperco adoptando la forma de una loba amamantó a Rómulo y Remo, los fundadores de Roma.

Para acabar con este rito pagano de la fecundidad,  Gelasio estableció el 14 de febrero como el Día de los Enamorados y escogió a Valentín por coincidir con la fecha de su muerte y porque además había entregado su vida por unir en matrimonio a las parejas de enamorados en desobediencia a las órdenes del emperador
Pero, sin embargo, la primera noticia verídica que tenemos de la celebración del 14 de febrero como Día de los Enamorados y fiesta de San Valentín , se la debemos al escritor inglés Geoffrey Chaucer (1343-1400) en el poema “Parlament of Foules” de 1382 ,obra escrita para cantar al matrimonio entre Ricardo II de Inglaterra y Ana de Bohemia en el que podemos leer

Porque esto fue el día de san Valentín
cuando cada ave vino aquí a elegir su pareja

En cuanto a la tradición de enviar una felicitación de San Valentín, se la debemos a la norteamericana Esther Allen Howland(1828-1904). Ya existía antes, pero ella fue la auténtica impulsora cuando, después de recibir una valentina desde Inglaterra en 1847, se quedó fascinada por la idea y decidió importar el papel de flores y los lazos desde Inglaterra para diseñar sus propias valentinas.El éxito fue tan rápido, que no tardó en necesitar la ayuda de otras amigas para poder hacer frente a la gran cantidad de pedidos de nuevas valentinas que recibía. Llegó a convertirse en un floreciente negocio con los que podía ingresar más de 100.000 dólares anuales. Posteriormente se irían ampliando los regalos para este día con bombones y flores , donde juega  un papel muy importante el color de la flor, si es un ramo de amor deben de ser rojas, si es de amistad azules o amarillas y si es de paz, blancas.

Esther Allen Howland fue quién popularizó el envío de las postales de amor o valentinas a mediados del siglo XIX, creando un floreciente negocio que generaba más de 100.000 dólares de beneficios anuales

Aunque el 14 de febrero, por milagros del marketing y las campañas comerciales, se ha convertido en el día mundial de los enamorados,  hay algunos países que no lo celebran en esa fecha o , en lugar de ser Día de los Enamorados lo llaman Día del Amor y la Amistad.. Así, en Brasil se celebra el 12 de junio, en China tienen su propio día de los Enamorados llamado Qi Qiao Jie en el séptimo día del séptimo mes del calendario lunar, en Colombia tiene lugar el 14 de septiembre y es llamado “Día del Amor y la Amistad”  y con el mismo nombre pero el 14 de febrero se celebra en Perú donde las rosas son sustituidas por orquideas y en Egipto es el 4 de noviembre . En cuanto a España ,San Valentín se celebró sobre todo a partir de los años 50, impulsados por unos grandes almacenes.

Hasta aquí la historia del origen de San Valentin, en su mayor parte basada en una leyenda, porque incluso la identidad de San Valentín es discutida y no hay pruebas de su existencia. La propia Iglesia , en el Concilio Vaticano II en 1969 decidió eliminar esta festividad de su calendario eclesiástico para limpiar el santoral de santos legendarios sin base real, pero , como decía al principio de este artículo , es muy difícil erradicar las tradiciones cuando están arraigadas en la sociedad, así que creo que seguiremos enviando rosas, escribiendo valentinas, cenando a la luz de las velas y prometiendo amarnos hasta la eternidad. Y en el fondo ¿que tiene de malo?

Como decía el escritor Thomas Mann, “es el amor y no la razón lo que es más fuerte que la muerte” El amor es lo que nos hace sentir vivos, no sólo el amor de pareja, el amor a la vida, a todo lo que nos rodea. Nos hace ser mejores, más abiertos al otro,más generosos, mas bondados e ilumina con su luz toda la realidad que nos rodea. Sólo por ello podemos olvidarnos de que San Valentín seguramente no existió, que su fiesta no fue más que un invento de un papa olvidado ya por la historia para sustituir una fiesta pagana o que hoy en día es aprovechado por el comercio para que gastemos dinero. Quizás todo eso es verdad, pero también es verdad que es importante no perder una ocasión de decir “te quiero” a las personas que amamos. Como decía el escritor francés Edouard Rod “en el fondo de cada alma se hallan tesoros escondidos que sólo descubre el amor”. Permitamos que el amor entre por la puerta para que esos tesoros salgan a la luz.

¿QUE QUIEREN LAS MUJERES?UNA REFLEXIÓN SOBRE LA INSEGURIDAD DE LOS HOMBRES

En la novela “Ana Karenina” del gran escritor ruso Leon Tolstoi, se puede leer este diálogo entre dos hombres :

“La mujer, amigo mío, es un ser que por más que la estudias te resulta siempre nuevo
-Entonces vale más no estudiarla
-No!Un matemático ha dicho que el placer no está en descubrir la verdadera sino en el esfuerzo en buscarlo”

La frase más habitual cuando los hombres hablan sobre las mujeres es ese tópico de “no hay quién las entienda”  , muy similar a la que imagino que usan las mujeres para los hombres, ese “todos son iguales” y ambas afirmaciones son falsas , porque no hay dos seres humanos iguales ni se puede emplear generalidades cuando hablamos de los seres humanos. Sin embargo, creo que el hombre se halla mucho más desorientado sobre como comportarse con la mujer, como interpretarla y tratar de saber lo que realmente piensa y desea.
La verdad es que no creo ser el mejor para escribir sobre lo que quieren las mujeres, porque al igual que los demás también me hallo perdido, pero trataré ,al menos, de esforzarme en aclarar más que lo que quieren las mujeres, los esfuerzos más o menos torpes que hacemos para tratar de conocerlas un poco más, al menos desde mi punto de vista. Aunque en el fondo, se que ese esfuerzo estará condenado al fracaso si tengo en cuenta las palabras de alguien tan inteligente como Sigmund Freudhe aquí la gran incognita que no he podido resolver, a pesar de mis treinta años de investigación sobre el alma femenina¿qués lo que quiere la mujer?”
Sigmund Freud, el inventor del psicoanálisis y el pionero en el estudio del subconsciente se hallaba tan desorientado con respecto a las mujeres como cualquiera de nosotros y reconocía no saber nada sobre ellas después de 30 años de estudio
Lo primero que los hombres nos preguntamos es que buscan las mujeres en un hombre, que es lo que realmente les gusta o les atrae. En España hay un dicho un poco vulgar referido al hombre y que creo que la mayoría conocemos, ese tan descriptivo de que “mas tiran dos tetas que dos carretas”, porque en eso creo que el hombre es bastante más simple que la mujer. Para el hombre, el atractivo físico de la mujer es un imán, algo que le atrae incluso de forma involuntaria , pero creo que también es muy cierta esa frase de José Ortega y Gasset que nos dice que “la belleza que atrae rara vez es la belleza que enamora“, y tanto hombres como mujeres pienso que no se enamoran de un cuerpo, sino de una forma de ser , de una forma de mirar, de hablar, de comportarse, de todo ese conjunto de factores dificiles de describir y atrapar que constituyen la personalidad de un ser humano.
Pero volviendo a la pregunta ¿qué les gusta a las mujeres?¿qué les atrae? Si hablase por mi experiencia de estudiante, mi respuesta sería que las mujeres se enamoran de los chicos guapos de la clase, aunque yo había siempre oído eso tan bonito de que “la belleza está en el interior” . Yo me imaginaba que , al menos en mi caso, tenía tan interiorizada esa belleza que debía resultar invisible porque la verdad creo que tenían mucho más éxito los chicos físicamente atractivos. Pero el hombre siempre usa recursos para no perder su propia estima y en mi caso, como imagino que harán muchos otros hombres, era pensar “no tengo éxito alguno porque no soy atractivo aunque si inteligente” .
Entonces, como método de defensa, el hombre se crea en su mente la idea de que las mujeres sólo se sienten atraídas por los hombres guapos y no por los inteligentes, y , por supuesto, uno mismo se pone en el grupo de los inteligentes, porque sería demasiado duro pensar que eres feo y poco inteligente al mismo tiempo. Pero esta imagen es , por supuesto, falsa aunque no del todo. Según un estudio realizado por la Universidad de California  sobre 204 mujeres a las que se preguntó que eran las tres cosas que más les atraía de los hombres, un 44% dijeron que los ojos, un 36% que las manos y un 34% el sentido del humor.  Esta claro que si uno de los valores más estimados por ellas es el sentido del humor es porque valoran la inteligencia.
Habrá que aceptarlo, aunque hay que tener en cuenta siempre que en todo estudio basado en preguntas hay que contar con la posibilidad de que incluso lleguemos a engañarnos a nosotros mismos respondiendo lo que pensamos que deberíamos responder y no lo que queremos responder.¿Físico o intelecto?Imagino que la respuesta de todas las mujeres sería una mezcla de los dos pero según este estudio, su conclusión es que “la inteligencia para una mujer es uno de los mayores atractivos del hombre. El hombre es más visual y la mujer más mental. Mientras que él se enamora sencillamente de lo que ve, ella se enamora de la personalidad de varón y , en eso, la inteligencia juega un papel fundamental” Para poner un poco de humor , mi conclusión personal es que ni tengo personalidad, ni inteligencia
Con esto si quedaría confirmado que ellos se enamoran más del físico y ellas del intelecto, aunque pienso que a eso podríamos buscarle muchos matices y , sobre todo, un obstáculo muy importante para el hombre y es el hecho, no se si científico pero que casi todos los hombres han experimentado, de que en presencia de una mujer por la que sentimos atracción disminuye nuestra inteligencia. Eso es lo que causa los tartamudeos, las frases inconexas y los temblores que nos convierten en algo muy lejos de un ideal de inteligencia.
Nunca como ahora  ha habido tantas posibilidades de relacionarse entre los dos sexos, ya desde la escuela cuando comparten horas y horas de clase, hasta la edad adulta cuando trabajamos juntos y nos permite llegar a un trato y conocimiento del otro sexo como nunca había sucedido antes en la historia.Todos tenemos en la memoria las imágenes de las películas basadas en novelas de Jane Austen o Charlotte Brönte, en aquella sociedad puritana donde hombres y mujeres representaban los papeles que les asignaba la sociedad de la época y donde la espontaneidad, la auténtica personalidad, apenas tenía hueco para mostrarse. Y a pesar de ello, a pesar de las facilidades para hablar, para compartir tareas y aficiones, parece que se siguen manteniendo los mismos tópicos, el mismo desconocimiento de entonces.
Es sencillo refugiarse en los tópicos masculinos de lo incomprensible de la mujer, e incluso en lo perjudicial que puede llegar a ser para el hombre. Conocidas son las palabras de Sacha Guitry “si la mujer fuera buena , Dios tendría una” o la de poetas como Alfredo Musset que habla sobre el mal inevitable femenino “la mujer es como una sombra, no podrás atraparla, pero tampoco huir de ella”.  Hasta grandes genios militares y políticos como  Napoleón han caído en ese miedo e incomprensión hacia la mujer, pues el gran corso  afirmaba que “las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”
El hombre de Vitrubio de Leonardo da Vinci, el canon de las proporciones perfectas del hombre.¿Cuál es el canon que las mujeres tienen de los hombres?
¿Es preciso, entonces, refugiarnos en esa palabras que  afirman que ante las mujeres sólo podemos amarlas o conocerlas? Para ser sincero, me temo que cuando intentas conocer a una mujer y no actúas como se entiende que debe actuar un hombre que trata de conquistar una mujer, somos clasificados como amigos y ya no habrá opción para cambiar esa etiqueta. Pero puede que no sea más que un prejuicio de mi mente masculina. A mi , al igual que a otros muchos hombres, nos gusta escuchar a las mujeres , compartir el tiempo con ellas, y , como aseguraba el filósofo español Julián Marías, la más perfecta forma de amistad que existe es la que nace entre el hombre y la mujer, es la que puede proporcionar más felicidad.
Quizás el error consista en que pensamos que siempre están esperando algo de nosotros y , en realidad, sólo quieren que las escuchemos, que estemos junto a ellas, en esencia lo mismo que queremos nosotros. A lo mejor, tantos estudios, tantas estadísticas, tantos tratados que hablan de las relaciones entre hombres y mujeres podrían resumirse en que todos somos de una u otra forma mendigos de cariño, andamos perdidos por este mundo buscando una mano amiga, una mirada de afecto y una palabra de aliento contra la soledad que siempre nos amenaza.
Cuando leo lo que he escrito me doy cuenta que no soy capaz de esbozar ni un mal dibujo de las relaciones entre hombres y mujeres. Pero no importa, es una tarea para una vida entera y quizás ni siquiera eso me baste pero , como decían los personajes de Ana Karenina , “el placer no está en descubrir la verdad , sino en el esfuerzo en buscarla“.  Y misteriosas o no, creo que no hay nada que nos haga más bella la vida que la mujer.

DEL AMOR

Los que tenéis la bondad y me hacéis el gran honor de leerme sabéis que suelo dar títulos largos a mis artículos pero no es el caso de hoy, porque incluso con una sola palabra bastaría. El amor se define por si mismo, sobran las palabras aunque ningún otro sentimiento haya hecho escribir tantos millones de letras para formar algunas de las más hermosas creaciones del ser humano. ¿Y por qué escribo hoy sobre el amor? No todo tiene respuesta en el corazón humano, el amor no necesita razones, sólo pretextos, para ocupar en nuestra mente un lugar de privilegio desplazando a cualquier otra preocupación.

¿Cómo podría definir este sentimiento si nadie lo ha logrado de verdad? Esta tarde, por azar, encontré estos versos del poeta portugués Fernando Pessoa que creo que simboliza esa imposibilidad de definir este sentimiento, que sólo se llega a entender cuando lo sentimos y aún entonces es tan fuerte la tormenta que se desata en nuestro interior que no acertamos a hallar las palabras para darle forma, aunque quizás no sea necesario. Fernando Pessoa escribe a su amada : “Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo? “
Fernando Pessoa, vivió en soledad durante gran parte de su vida pero supo amar profundamente.No siempre nos da el amor felicidad pero sin él sería imposible concebir la belleza de la vida  

No conozco otra razón para amar que amarte… que respuesta tan hermosa que explica la sinrazón del amor , porque la única razón del amor es el amor mismo. Porque si lo pensáramos un poco y nos preguntáramos ¿para que sirve el amor? ¿acaso nos permite ser más ricos?¿nos aporta ventajas sociales?¿nos ayuda en nuestras carreras profesionales?¿nos asegura ser más felices? La respuesta a estas preguntas seria que no, incluso a la última de ellas.El amor no nos asegura la felicidad, muy al contrario, en muchas ocasiones altera nuestro mucho, lo pone todo patas arriba, destroza nuestros planes y nos roba la paz .
Entonces ¿por qué amamos?¿por qué existe el amor? El pesimista Arthur Schopenhauer escribió que “el que no ama ya está muerto” y ,menos dramático, Oscar Wilde afirma que “uno debería estar siempre enamorado”. En “El Nombre de la Rosa “ de Umberto Eco , el protagonista, fray Guillermo de Baskerville habla con su discípulo Adso sobre el amor y le dice “que tranquila, que segura, que pacífica sería la vida sin amor…y que insulsa” . Ninguno de ellos responde a la pregunta de por qué existe el amor, porque tal vez no hay una sola respuesta y hay millones, cada ser humano tiene una que es valida para él y para nadie más. 
Uno de los lemas del pasado siglo XX , y que es fácil considerar justificado por los horrores que jalonaron los cien años más sangrientos en la historia de la humanidad, es esa frase del filósofo francés e inspirador del Mayo del 68, Jean Paul Sartre, “el infierno son los otros”. Estas palabras son terribles, porque nos llevan a vivir a la defensiva, encerrados en nuestra segura soledad, sin abrirnos a los demás , huyendo de los sentimientos , de todo aquello que nos pueda hacer daño. Pero vivir no tiene ningún sentido sin ese riesgo, somos vulnerables, nos pueden dañar, pero ¿es mejor vivir sin sentir nada,sin intentar hallar en los demás lo mejor de si mismos? Puede que en el amor no encontremos la felicidad, puede que incluso nos haga sufrir y seamos infelices, pero no veo que podamos ser felices de ninguna forma sin amar.
El dramaturgo español Enrique Jardiel Poncela escribía que “al amor, al baño y a la tumba se debe ir desnudo” No me refiero a una desnudez física, sino a la desnudez del alma, a caminar sin los escudos y muros que levantamos en nuestra vida cotidiana para protegernos de los demás pero que en realidad lo único que logramos es encerrarnos en una burbuja donde vivimos incomunicados. Tenemos miedo y ese miedo nos impide vivir en plenitud, dejamos perder oportunidades que no se repetirán porque cada persona es irrepetible y si la perdemos por miedo no podremos sustituirla por otra.Los seres humanos no somos objetos intercambiables ,que si se rompen pueden ser remplazados por otros, y los amores que se escapan entre nuestras manos por nuestra necesidad de seguridad, son momentos de felicidad que nunca sentiremos y no podremos recuperar.
Nada puede sustituir a esas noches en blanco pensando en la persona a la que amas, con su voz grabada en el corazón, recordando la mirada que hace temblar el alma, la presencia que provoca el temblor de cada fibra de tu cuerpo, que altera tu respiración y te hace ver la realidad como nunca la habías visto, como si un velo que te ocultase toda la belleza del mundo se desprendiese de tus ojos para permitir la entrada de un mundo hermoso y brillante. Con razón decía Platón que “amar es crear en la belleza” porque todo lo que es bello es el resultado de un acto de amor , nada hermoso surge del odio, de la envidia, de la avaricia o el rencor. Todo aquello que es bueno, la amistad, la bondad, la generosidad, la caridad, todo tiene en su origen el amor 
“Ama hasta que te duela, si te duele es buena señal” decía Teresa de Calcuta , quién no dudó en entregar toda su vida a los más desfavorecidos, derrochándo sobre ellos su inmensa capacidad de amar. Si, amar hasta que duela, y si te duele es buena señal porque significará que estamos vivos, que no hemos endurecido nuestros corazones , que nuestras almas aún son capaces de conmoverse,de sufrir, de alegrarse, de todo aquello que forma parte del amor. Si dejamos perder eso, si decidimos que el infierno es el otro , en realidad estaremos renunciado a la vida y a todo lo hermoso y terrible que esta contiene.
Lope de Vega, quién tanto amó a lo largo de su vida, y quién mejor ha escrito sobre la contradicción del sentimiento amoros en su maravilloso Varios Efectos del Amor  
Así es el amor y así es la vida, una contradicción y no hay mejor ejemplo que describa esta contradicción que los versos de Lope de Vega
“Desmayarse, atreverse, estar furioso
aspero, tierno, liberal , esquivo,
alentado, mortal,difunto,vivo,
leal,traidor, cobarde y animoso
no hallar , fuera del bien, centro y reposo
mostrarse alegre,triste, humilde, altivo,
enojado,valiente,fugitivo
satisfecho,ofendido, receloso
Huir el rostro al claro desengaño
beber veneno por licor suave
olvidar el provecho, amar el daño
creer que un cielo en un infierno cabe
dar la vida y el alma a un desengaño
esto es amor. Quién lo probó lo sabe 
Eso es el amor, olvidar el provecho , porque al amar abandonamos nuestro egoísmo, dejamos de ser nosotros el centro del mundo y pasan a se lo las personas que amamos. Aunque después de haber escrito bastantes líneas ya me doy cuenta que no he sido capaz de dar una definición de en que consiste el amor . Quizás no sea necesario, nada más que abramos nuestros corazones y nos arriesguemos a sentirlo, es un riesgo que da sentido a la vida.

SOBRE LA VIDA, EL AMOR Y LA AMISTAD

La vida es un conjunto complejo de circunstancias que, desde que nacemos, van dando forma a nuestra personalidad, como si las manos de un escultor fueran limpiando un bloque de mármol de todo aquello que es superfluo y , a base de golpes de cincel, hiciese nacer la figura oculta en ella. Pero no es un proceso que dure unos años, que se acabe , como algunos piensan, en los años de la juventud.

El filósofo Arthur Schopenhauer, un hombre de carácter pesimista y escéptico sobre la vida y la naturaleza humana, escribía “Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto, los treinta siguientes el comentario”, pero pienso que no es verdad, ese proceso de descubrir quienes somos puede durar toda una vida, porque la vida es una escultora que trabaja despacio y poco a poco y, en realidad, su trabajo finaliza con nuestro último aliento y sólo en ese momento podremos juzgar la obra del artista. Por eso  nunca podemos dar a una persona por vista, ni apartarla de forma definitiva de nuestra vida, porque si algo nos ofrece la existencia son oportunidades de cambiar, de reparar errores, de pedir perdón y tomar un nuevo rumbo.
Donde hay amistad no existen diferencias de religión, de raza, de clase social, ni fronteras 
La familia, el ambiente que nos rodea en el hogar, en el barrio donde crecemos, en la sociedad en la que nos haya tocado la fortuna de vivir, marcarán de manera inevitable quién seremos en el futuro, y es cierto que en muchas sociedades, en las zonas más  desfavorecidas de nuestro planeta, muchas personas apenas tienen la posibilidad de ser porque ,cuando la comida es la principal preocupación, dificilmente podrán dedicar tiempo a desarrollarse como personas. Nosotros somos unos grandes afortunados, porque tenemos un techo, comida, ropa , medicinas para cuando enfermamos y, por eso, nuestra responsabilidad también es mayor, la vida nos ha dado mejores cartas y deberíamos aprovecharlas no sólo para evolucionar, para ser mejores cada día, sino también para , en la medida de lo que podemos cada uno nosotros, ayudar a los que no han tenido la misma fortuna que nosotros para darles una oportunidad de ser quienes pueden ser.
Pero además de los factores incontrolables que marcan parte de nuestra vida y que no podemos elegir, la familia, la clase social , el país donde nacemos, hay dos factores que están por encima de todo ello, el amor y la amistad y ambos los elegimos nosotros, porque ni uno ni otro se puede imponer. Incluso en los ambientes más oscuros, en los lugares más sórdidos, en aquellos sitios donde no parece haber cobijo para la esperanza, para la solidaridad, el ser humano es capaz de sentir amor y amistad hacia otras personas, y se produce eso tan increíble, tan excepcional en la naturaleza, porque va contra el instinto primario de supervivencia, de buscar el bien de la otra persona antes que el tuyo propio .
Eso es la amistad, dos mirando en la misma dirección, compartiendo un mismo camino  
El amor y la amistad son los grandes misterios del ser humano, los que le confieren a la vez su debilidad y su inmensa fortaleza, lo que da valor y argumento a su vida. En nuestra sociedad se considera triunfador al que a lo largo de su vida acumula éxitos en el terreno profesional, mejora su estatus social e incrementa su riqueza , pero , sin embargo, en el fondo todos sabemos que , por muchos éxitos que se puedan obtener, no valen nada si no tenemos junto a nosotros a personas con quienes podamos compartirlo .
Para mi , el éxito en la vida es poder llamar a un amigo cuando necesito hablar y que él sepa que puede contar conmigo cuando necesite ser escuchado, es sentarse juntos a hablar de todo y nada por el simple placer de estar juntos, es alegrarse por las alegrías de las personas que queremos y estar a su lado en los malos momentos, es salir a la calle y saber que , entre toda esa multitud que te rodea, hay gente que te quiere y para la que eres importante. Amor y amistad requieren de generosidad, de saber ponernos en el lugar del otro, de saber perdonar al recibir una ofensa y tener siempre tendida la mano , en realidad, es un ejercicio de fe porque cuando estos sentimientos son auténticos tienes que dar sin esperar recibir nada a cambio, es tan simple, maravilloso y mágico como un acto de amor.
Escribía  Marta Mason que ” El hombre más rico del mundo no es aquel que conserva el primer dinero que ganó , sino el que conserva el primer amigo que tuvo” y yo añadiría que es aquel que a lo largo de toda su existencia aprende a compartir su tiempo con los demás, a tratar a cada persona como un ser especial y así, va aumentando su capital de amigos, y esa es una labor para toda la vida. Creo que es muy importante tratar a cada amigo como una persona única e insustituible, porque es así, cada uno de nosotros somos una realidad irrepetible, que no se puede sustituir ni cambiar por otra, todos los amigos son importantes porque forman parte de nuestra propia realidad, de nuestro ser, y cuando los perdemos es como si dejásemos de ser un poco menos nosotros mismos.   
No hago distinción entre el amor y la amistad, para mi es indisociable, porque el amor está en el origen de todo lo bueno y hermoso de la vida, amamos a nuestros amigos como amamos a la persona con la que decidimos compartir nuestra vida , aunque si tuviera que elegir entre el amor de pareja y el amor de amistad elegiría siempre este último. La vida , en ocasiones, separa a la gente que un día se amó, pero la amistad es, por definición, un acto absoluto de generosidad. Los amigos no piden nada, los amigos sólo comparten, caminan a nuestro lado a lo largo de este viaje de peregrinación, y sobreviven a todos los obstáculos de la existencia, a las trampas del destino, son como la roca a la que nos sujetamos en medio del temporal. El amor de pareja se puede desgastar y llegar a romperse, la amistad, cuando es de verdad, sólo es interrumpida por la muerte y , para los que creemos en algo más allá de esta realidad, incluso después de ella, pues pienso que todo lo bueno pervive de alguna forma.
Teresa de Calcuta, un ejemplo del poder del  amor para cambiar el rumbo de la vida  y el mundo que nos rodea 
Hace tiempo leí una frase de la Madre Teresa de Calcuta, una mujer a la que considero un símbolo de bondad y generosidad, que es el resumen de lo que he querido expresar, y perdonad si en esta ocasión a lo mejor no he sabido explicar bien lo que quería decir, tanto el amor como la amistad y la propia vida están por encima de las palabras, hay que sentirlas , tienen que brotar del fondo de nuestra alma porque cualquier definición no es más que una sombra de lo que realmente significan en nuestra vida. Teresa de Calcuta nos decía que “nunca permitas que alguien se aleje de tu presencia sin sentirse mejor y más feliz”.
Para los que piensan que todo esto es una ingenuidad, que la sociedad es una constante lucha por la supervivencia, un comer o ser comido, y que confiar en la bondad del ser humano sólo lleva al engaño y la decepción,  yo digo que nadie nos robe la ingenuidad y es preferible llevarse desengaños y equivocarse antes que renunciar a hacer un nuevo amigo, a amar un poco más cada día.