MISTERIOS DE LA HISTORIA: EN BUSCA DEL ARCA DE NOÉ(SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de esta historia seguimos el relato del Génesis sobre el Diluvio Universal y como Yavé había escogido a Noé como el único digno de salvarse junto a su familia y a quién encargó la construcción de un gran arca con capacidad de albergar en su interior a una muestra de cada una de las especies existentes sobre la Tierra. También conocimos diferentes relatos sobre el Diluvio en distintas culturas , formando parte de mitologías tan distantes como el hinduismo, la mitología griega, la inca, la azteca o las leyendas sobre el origen del poblamiento de la isla de Pascua que nos hacen pensar que más allá del relato bíblico se halla una realidad común que diferentes pueblos trataron de describir con narraciones que se transformaron en mitos y leyendas. Pero el Arca de Noé ha ejercido una fascinación especial sobre exploradores e investigadores quizás porque en el Génesis se hace una referencia geográfica  al lugar donde quedó varada cuando el nivel de las aguas comenzó a descender “El día diecisiete del séptimo mes quedó anclada el arca sobre los montes de Ararat” (Génesis 8,4-5). Una pista que es difícil resistirse a seguir y que trataremos de conocer durante esta segunda parte de la historia.

En primer lugar hay que fijarse en que la Biblia no se refiere al Monte Ararat sino a los montes de  Ararat, es decir, a una cordillera montañosa , y podría referirse también a las montañas de un antiguo reino llamado precisamente Ararat o Urartu que se estableció hace unos cuatro mil años entre los ríos Araxes y Tigris. Relatos míticos cuentan como hacia el 2100 a. C se fundaba un estado en el territorio alrededor del Monte Ararat al que los armenios llamaban Haik o Haiastan en honor del que consideraban su patriarca, Haik, vencedor de los asirios. Los propios asirios dieron a este reino el nombre Urartu en una época posterior, hacia el 1200 a. C  y podría ser este reino el que menciona el Génesis al hablar de “los montes de Ararat”. De lo que no cabe ninguna duda es que de este territorio la principal cumbre es el que hoy conocemos como Monte Ararat y que los armenios llaman Monte Masis , y los turcos Agri Dagi cuyo nombre traducido significa “Montaña del Dolor”, mientras que en persa se conoce como “Kuhi Nuh”, “la Montaña de Noé” .

Mapa con las principales poblaciones que aparecen en el Antiguo Testamento y en la parte superior , entre el Mar Negro y el Mar Caspio, podéis ver la situación del Monte Ararat y del reino de Urartu o de Ararat,  a la que se habría referido el Génesis al hablar de “los Montes de Ararat” (imagen procedente de http://classic.scriptures.lds.org
Aunque hoy se halla enclavado en territorio turco, históricamente perteneció y fue símbolo de Armenia, figurando su imagen incluso en el escudo de armas de la nación,  hasta que en el año 1923 , después de la Primera Guerra Mundial, se firmaba el Tratado de Lausana por el que estos territorios quedaban bajo el gobierno de Turquía . En la actualidad este tratado no es reconocido por el gobierno armenio que sigue reclamando la región donde se halla el Monte Ararat, un volcán inactivo desde el siglo XIX,  que dista apenas 32 kilómetros de la frontera de Armenia y 16 kilómetros de la frontera con Irán. El monte Ararat tiene una altura de 5165 metros, la montaña más alta de Turquía, en una zona con un clima extremo, donde en invierno se pueden superar los cuarenta grados bajo cero y vientos de más de 150 kilómetros por hora , un lugar inhóspito, frío, con una cima cubierta por nieves perpetuas , en cuyas laderas proliferan las serpientes y que desde la antigüedad fue considerado un lugar sagrado por diferentes pueblos.

Mapa actual donde podemos ver la situación del Monte Ararat  en territorio turco pero muy próximo a las fronteras con Armenia, Irán(Azerbayán Occidental) y Azerbayán, una zona conflictiva primero durante la Guerra Fría, por su proximidad a la Unión Soviética y después por los enfrentamientos entre el ejército turco y la guerrilla kurda que ha provocado que durante años el acceso al Ararat haya estado prohibido (imagen procedente de http://mi-estudiobiblico.blogspot.com )
 Encontramos referencias al Diluvio en la obra del sacerdote babilonio Beroso, que vivió durante el siglo III a. C y escribió “Babiloniaka”, una historia de Babilonia que contiene listas de reyes míticos de Babilonia anteriores al diluvio y que fue obra de referencia para historiadores posteriores como el considerado padre de la historia de la Iglesia, Eusebio de Cesarea (275-339), obispo de Cesarea, y también lo fue para el historiador romano de origen judío  Flavio Josefo(37-101), que menciona las peregrinaciones que ya en aquel tiempo se hacían al lugar donde se creía que se encontraban los restos del Arca de Noé. Según una de las leyendas que rodean este lugar, al Monte Ararat habría subido el propio apóstol Santiago, el mismo que supuestamente se halla en la catedral de Santiago de Compostela en España y que además es el patrón de Armenia. Santiago fundaría junto a la montaña el monasterio de Santiago, junto a la aldea de Arguri y en el mismo lugar donde Noé había hecho un sacrificio en honor de Yavé “Noé levantó un altar a Yavé  y , tomando de todos los animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos sobre él“(Génesis 8,20-21)

Hay otra escena del Génesis muy conocida, la que se refiere a la embriaguez de Noé , donde leemos “Noé fue agricultor y plantó una viña. Bebió de su vino , se embriagó y medio desnudo se quedó dormido en medio de la tienda”. A este relato hace referencia el nombre de la aldea de Arguri, donde el apóstol Santiago habría fundado el monasterio con su nombre, pues Arguri significa en armenio “él plantó la viña”. Ya en el siglo XIII, el entonces rey de Armenia Haithon o Hethum I, que habría gobernado este territorio entre 1224 y 1269, hace una mención al Monte Ararat y a un objeto que se hallaba en su cumbre . Durante ese mismo siglo la zona fue visitada por el viajero veneciano Marco Polo(1254-1324), que viajaba junto a su padre y su tío hacia China y menciona que había hablado con personas que contemplaron el Arca en la montaña . En cualquier caso todos estos relatos deben ser acogidos con precaución , ya que dificilmente en aquella época nadie habría subido el Ararat y lo más probable es que  se limitasen a recoger antiguas tradiciones y relatos que pasaban de generación en generación .

Espectacular imagen de gran belleza del Monte Ararat . Su cima está siempre cubierta por una capa de hielo que tiene 40.000 metros cuadrados de superficie . La zona  en la que se halla el Monte Ararat  sigue militarizada en la actualidad y el acceso sigue siendo muy complicado , siendo pocas las expediciones que logran permiso para explorar sus laderas donde se encuentra la que ha sido bautizada como la Anomalía de Ararat, una extraña silueta sobre la superficie de la montaña que parece la de una estructura artificial pero que también podría tratarse de una forma caprichosa del terreno , pues sólo ha podido ser observada a través de fotografías , la primera de ellas del año 1949 y después fotografiada también por satélites sin que ninguna de ellas resulte una prueba concluyente ni a favor ni en contra (imagen procedente de http://turquia.pordescubrir.com )
Habrá que esperar hasta el año 1829 cuando se produzca la primera escalada del Monte Ararat. una escalada llevada a cabo por el médico, naturalista y explorador alemán Johann Jacob Friedrich Wilhelm von Parrot(1791-1841), profesor en la Universidad estonia de Tartu, que había participado durante las guerras napoleónicas en los ejércitos de zar de Rusia Alejandro I(1777-1825) y en 1811 cartografió por vez primera toda la región del Caucaso. En esta aventura fue acompañado por el escritor armenio Khachatur Abobian(1809-1848), que llegaría a ser considerado el padre de la literatura moderna armenia. Parrot dejaría un relato de la expedición en su obra “Viaje a Ararat” publicada postumamente en 1846, y en ella cuenta que visitó el monasterio ,que según la tradición había fundado el apóstol Santiago ,y que los monjes le habían contado que parte de la madera utilizada en la construcción del monasterio procedía del propio Arca que reposaba en la ladera de la montaña. Por desgracia hoy no podemos comprobar la veracidad de las afirmaciones de los monjes, pues en 1840 se produjo un gran terremoto que destruyó el monasterio.

Dibujo de Friedrich von Parrot que aparece en su libro “Viaje a Ararat” donde retrata a la montaña y junto a ella el monasterio que habría sido fundado por el apóstol Santiago junto a la aldea de Arguri, que a su vez  se había establecido en el lugar en el que Noé había plantado la viña con cuyo zumo se había embriagado   , pues eso significaba el nombre de la aldea,”él plantó la viña”. Allí había un único árbol que según lo habitantes de Arguri había nacido de la madera del Arca. Todo esto se lo contaron a Friedrich von Parrot en 1829, cuando se convirtió en el primer europeo en ascender a la cumbre del Ararat . Once años después un terremoto haría desaparecer el monasterio, la aldea y también el árbol (imagen procedente de http://www.ararat.stonya.net )
Habría que esperar hasta 1876 para que otro europeo viajara hasta aquella región y sería un noble inglés, el vizconde James Bryce(1838-1922). Historiador, escritor , abogado y político, una de las personalidades intelectuales más relevantes de su época, viajero y profesor en Oxford, Bryce estuvo en Ararat en ese año de 1876  y trajo consigo de regreso a Inglaterra un trozo de madera que aseguraba haber hallado en el Monte Ararat a una altura superior a los cuatro mil metros. Pero entonces no había medios para datar su antigüedad por lo que su descubrimiento no tuvo mayor repercusión. He tratado de buscar que pasó con ese pedazo de madera encontrado por Bryce, pero no he hallado mención a su posterior destino. Sería interesante saber que pasó con él y datar su antigüedad con los métodos actuales.  Se abría un nuevo paréntesis en las expediciones en busca del Arca de Noé que se prolonga hasta el año 1916 con una polémica historia que no vería la luz hasta 20 años después en una publicación de Estados Unidos . En ese año un joven aviador ruso llamado Vladimir Roskovitski, del que tampoco he hallado más información, decía haber visto un barco de grandes dimensiones en las laderas del Ararat mientras sobrevolaba la montaña.
A pesar de que Rusia se hallaba inmersa en plena Primera Guerra Mundial y la nación al borde de la revolución que estallaría finalmente en octubre de 1917 y significaría el derrocamiento del zar y la posterior ejecución de él y toda su familia, el zar  Nicolás II(1868-1918) se sintió lo bastante interesado por la historia de Vladimir para mandar una expedición a Ararat en busca del Arca que el aviador afirmaba haber visto. La expedición alcanzó su objetivo y habría regresado a la corte llevando fotos y películas de la embarcación, pero con el comienzo de la Revolución toda esta documentación se habría perdido. Según he podido leer en “Los grandes misterios de la historia” editada por el Canal Historia, este relato sería desmentido en 1964 por Floyd Gurley , editor de la publicación cristiana  “The New Eden”, que afirmaba que él había inventado aquella historia  y nunca hubo tal expedición. No puedo añadir más a este episodio de la historia, aunque considero que lo más probable es que jamás existiera  aquella expedición, pues me extraña que el zar tuviera tiempo para aquello en un momento tan crítico para Rusia, aunque en la corte donde tanto peso habían tenido personajes como Rasputin(1869-1916) todo era posible . Un eslabón más en las muchas noticias falsas que rodean a la búsqueda del Arca de Noé

DOCUMENTAL  “VERDADES OCULTAS DEL ARCA DE NOÉ “

Este documental se centra principalmente en el estudio de la Anomalía de Ararat y la formación de Durupinar en los que algunos han querido ver el Arca de Noé y que desarrollo un poco más abajo en este mismo artículo. Dejo a vuestro criterio que juzguéis las conclusiones, pero desde mi punto de vista personal queda claro que en Durupinar no hay más que una formación geológica curiosa y en cuanto a la Anomalía de Ararat no es posible pronunciarse con precisión, aunque probablemente estemos de nuevo ante otro capricho de la naturaleza, pero aún tiene que ser investigado para poder ser descartado.

Después de finalizar la Segunda Guerra Mundial en 1945 las expediciones a la región de Ararat se hicieron más complicadas al hallarse tan próxima a la frontera con la Unión Soviética en una época , la Guerra Fría, en la que cualquier movimiento fronterizo era considerado un intento de espionaje , pero una misión aérea norteamericana sobrevolaría Ararat en 1949, detectando en una de las fotografías que tomaron de la montaña  una extraña formación que parecía revestir cierto parecido con un gran barco, aunque las fotos no fueron hechas publicas en aquella época . Tres años después comenzarían las expediciones del explorador francés Fernand Navarra, que realizaría en total cuatro expediciones en 1952, 1953,1955 y 1969. Sería en la de 1955 cuando se hizo acompañar de su hijo Raphael , entonces de sólo trece años, que escribiría años después un libro donde narraba lo sucedido en aquella aventura titulado “Yo descubrí el Arca de Noé”. Superando unas condiciones climáticas muy adversas , el cuarto día de escalada Fernand creyó ver un listón de madera en el fondo de una grieta de más de una decena de metros de profundidad. Arriesgando su vida, Fernand descendió al fondo de la grieta y si algo hubiera pasado su hijo no habría tenido fuerzas para izarle ni podría haber acudido a pedir auxilio a nadie, lo que habría supuesto la muerte de ambos.

Fernand Navarra sosteniendo el trozo de madera de 1,5 metros de longitud que pudo extraer del hielo en 1955  y que luego dividiría en tres pedazos. Años después, al someterlo a la prueba del radiocarbono se le atribuyó una antigüedad no mayor de 1900 años lo que hacía imposible que se tratara de la madera con la que se construyó el Arca de Noé. Sin embargo, en su tiempo el descubrimiento de Fernand Navarra despertó el entusiasmo de muchos y animó a la organización de nuevas expediciones. El propio Navarra dirigiría una de ellas en 1969 donde se extrajeron nuevos trozos de madera (imagen procedente de http://laplumeetlerouleau.over-blog.com )
Lo que se hallaba en aquella grieta le pareció a Fernand los restos del Arca  pero estos se encontraban cubiertos de hielo y sólo puedo extraer un trozo para llevarlo como muestra, de 1,5 metros de longitud, que luego partiría en tres pedazos para pasarlo  más facilmente por la aduana. Al no existir entonces la prueba del Carbono 14, basándose en el terreno donde fue hallado y en otras pruebas que se practicaron se le calculó una edad de cuatro mil años , lo que coincidía aproximadamente con la época del Diluvio. Cinco años después de la tercera expedición de Fernand Navarra un aviador turco llamado Ilhan Durupinar fotografió una extraña silueta en las proximidades de Ararat que parecía la  de una nave, fotografías que serían publicadas  por la revista Life despertando un gran revuelo.Esta formación geológica,llamada Durupinar en honor del piloto turco,  se convirtió en el centro de interés de diferentes grupos que creían que podía tratarse del Arca. Ese mismo año, 1960, la Fundación de Investigaciones Arqueológicas organizó  una primera expedición  en su búsqueda y después de estudiarla llegaron a la conclusión que aquello no era más que una formación natural que había adoptado por azar la silueta de un barco.

Fotografía de la formación de Durupinar , situada a 29 kilómetros del Monte Ararat, a una altura de 2000 metros . Su tamaño y forma ha hecho creer a algunos que podía tratarse de los restos del Arca pero diferentes investigaciones han coincidido en considerar que se trata de una formación natural que ha adoptado de manera caprichosa un aspecto muy similar al de una embarcación. Una de las cumbres próximas a esta formación es llamada por los habitantes de la zona como Monte Judi, curiosamente el mismo nombre que El Corán da a la montaña donde quedó varada el Arca de Noé. Las dimensiones del Arca que proporciona el Génesis trasladada al sistema métrico son de 135 metros de largo, 22,5 metros de ancho y 13,5 metros de altura  siempre y cuando la longitud del codo que nos da la Biblia sea de 45 centímetros que es la aceptada por la mayoría de investigadores . (imagen procedente de http://myty.info )
Fernand Navarra, apoyado por esta misma organización, dirigió una nueva expedición en 1969 en la que encuentran nuevos restos de madera bajo el hielo cuya datación demostraron que era del mismo tipo de madera que había hallado Navarra en la expedición de 1955. Vuelven a calcularse una antigüedad de unos 4000 o 5000 años , sin embargo, cuando años después se hicieron pruebas con Carbono 14 se demostraría que la antigüedad de aquellos restos de madera no superaba los 1900 años, como mucho remitía a la época de Cristo, por lo que no podía tratarse de la madera con la que se habría construido el Arca de Noé, unos resultados que no serían aceptados por los que habían creído la historia de Navarra y estaban convencidos de que aquello eran los restos del Arca . Una vez más el deseo de creer de las personas tiene en muchas ocasiones más fuerza que las pruebas físicas. Las discusiones sobre estos descubrimientos, junto con la publicación de nuevas fotografías y la aparición de relatos de testigos que decían haber visto restos del Arca se sucedieron durante los años siguientes, pero en las expediciones se tienen que interrumpir debido al conflicto entre el ejército turco y la guerrilla kurda que operaba en la zona. La frontera no se reabriría hasta el año 1982 y volvería a cerrarse en 1991.

Una de las llamadas Anclas de Piedra de Arzap junto a uno de sus descubridores David Fasold(1939-1998) que fueron halladas cerca de la Formación Durupinar . Fasold concluyó que eran anclas de piedra como las que se utilizaban en la Antigüedad en las embarcaciones , con un agujero en la parte superior por donde se introducía la cuerda que la mantenía sujeta a la nave . Sin embargo, se han descubierto otras piedras similares por gran parte del territorio histórico de Armenia y han sido identificadas como piedras sagradas del paganismo adaptadas posteriormente para el uso de los cristianos, añadiendo cruces como las que podemos ver en esta imagen . En cuanto a David Fasold , un antiguo oficial de la marina mercante norteamericana, había apoyado al arqueólogo aficionado Ron Wyatt (1933-1999) en la afirmación de que la Formación Durupinar era el Arca de Noé, pero después de varias expediciones se convenció de que aquello era una formación natural, lo que le llevó a la ruptura con Wyatt . En una entrevista años después confirmaría su cambio de opinión sobre la Formación Durupinar   “creo que esto podría ser la broma más antigua de la historia. Creo que hemos encontrado lo que los antiguos decían era el arca, pero esta estructura no es el arca de Noé”. Esa misma postura mantuvo en un juicio en Australia contra un grupo creacionista australiano. Sin embargo, según sus amigos, en los últimos meses de su vida volvió a cambiar de idea
En ese tiempo se realizaron más de veinte expediciones, pero ninguna de ellas aportó prueba física alguna de la existencia del Arca. A partir de ese momento las investigaciones se han basado en en análisis de las fotografías tomadas desde el satélite de la estructura que en 1949 había sido fotografiada por los pilotos norteamericanos y que no fueron desclasificadas por la CIA hasta 1995. La que había sido bautizada por la propia Agencia de Inteligencia como “Anomalía de Ararat” era una estructura curvada que aparecía borrosa en la fotografía debido al hielo que la cubría. Entre 1999 y 2000 se tomaron nuevas fotografías desde un satélite de la Anomalía de Ararat y aunque se contemplaba una estructura extraña no aportaban ninguna prueba concluyente. Más recientemente, en el año 2010, una expedición turco con el llamativo nombre de  Ministerio Internacional del Arca de Noé y patrocinada por un grupo evangelista cuya sede se hallaba en Hong Kong, afirmaba haber encontrado parte del Arca en perfecto estado de conservación y declaraba a la prensa “No es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9 por ciento“, y añadía “La estructura del barco tiene muchos compartimentos y eso señala que pueden ser los espacios en los que se ubicaron los animales”

Dos años después nada se sabe de las presuntas pruebas que este grupo iba a aportar, algo que ha sucedido con otras expediciones que afirman haber encontrado el Arca y después caen en el olvido cuando no muestran nada que apoye sus conclusiones. Tras dos siglos de visitas al Monte Ararat, desde que en 1829 llegaran a su cima Parrot y Abobian, no existe ninguna prueba que confirme la existencia del Arca en Ararat , tal vez porque nunca existió tal Arca. La prueba definitiva se producirá cuando se investigue la Anomalía de Ararat sobre el terreno, aunque en un tema donde además de la ciencia se halla en juego la fe religiosa es posible que las pruebas físicas no sean suficientes para acabar con las especulaciones sobre el Arca.  Desde el Mentidero, que siempre trata de ser respetuoso con las creencias de todo el mundo, personalmente creo que no hay nada en el Monte Ararat, hasta ahora todas las expediciones han fracasado y ninguna ha podido demostrar la existencia  de nada anormal en la montaña, pero como es una creencia y no una afirmación habrá que esperar al resultado de nuevas investigaciones sobre la Anomalía para descartar definitivamente la presencia del Arca o para abrir de nuevo su enigma.

Fotografía tomada en el año 2003 por el satélite Quick Bird de la Anomalía de Ararat, donde en rojo aparece resaltado el contorno de la supuesta Arca, aunque no es tan sencillo de distinguir si no es señalado. Después de calcular sus dimensiones estas coincidirían con las que indica el Génesis. Pero la única forma de averiguarlo es que una nueva expedición lo investigue sobre el terreno   (imagen tomada de http://www.latrinchera.org )
Antes de terminar este artículo quería regresar al Diluvio Universal y su presencia en diferentes culturas, mitos y religiones. Aunque hay diferentes teorías sobre el origen de este mito en Europa, desde la explosión del volcán en la isla griega de Santorini  que hubiera provocado un gran tsunami que inundó las costas mediterráneas hasta el desbordamiento del Mar Negro que pasó de ser un lago a convertirse en un mar, para explicar que el Diluvio sea mencionado en pueblos muy alejados de Europa se ha aventurado una hipótesis conocida como Teoría de la Catástrofe de Toba. Según esta Teoría hace entre 75.000 y 70.000 años se produjo una gran erupción volcánica donde hoy se encuentra el Lago Toba, en la isla de Sumatra . La erupción de este supervolcán, que crearía el lago Toba ,que tiene una profundidad de quinientos metros y más de cien kilómetros de largo, habría durado al menos dos semanas y que según los vulcanólogos se trataría de la erupción más violenta de los últimos dos millones de años. La ceniza y ácido sulfúrico  expulsado por el volcán habría provocado un invierno volcánico al impedir la llegada de los rayos de Sol a la superficie de la Tierra, lo que causó una bajada drástica de las temperaturas

DOCUMENTAL SOBRE LA TEORÍA DE TOBA  

Aunque no está directamente relacionado con el Arca de Noé es importante en cuanto al posible origen del Diluvio y que podría hallarse en el origen de los relatos sobre el Diluvio en diferentes religiones y mitos por todo el mundo

Durante los años siguientes a la erupción se produjeron las mayores concentraciones de azufre en la atmósfera de los últimos 100.000 años , deforestando la mayor parte del sureste asiático, las zona  más próxima a la erupción, y descendiendo la temperatura de todo el planeta de entre tres grados y tres grados y medio . Algunos investigadores han lanzado la hipótesis de que esta explosión pudo haber acelerado el proceso de glaciación del planeta y habría causado una gran mortalidad entre los humanos, cuyo número habría descendido hasta  no más de 1000 parejas , es decir, habría puesto a la humanidad al borde de la extinción. No es más que una teoría que aún no ha podido ser confirmada pero podría hallarse detrás del recuerdo de una gran catástrofe que había afectado a la humanidad  y sería transmitida a través de relatos orales de generación en generación, transformándose después en diferentes mitos, leyendas y tradiciones que son loas que han llegado hasta nosotros. En todo caso, tanto con el Arca como con el Diluvio, el enigma sigue abierto y habrá que seguir investigando . Como decía el escritor italiano Giovanni Papini ” Hasta las ciencias más adelantadas están saturadas de misterios y de preguntas sin respuesta”. Y en la búsqueda de las respuestas se halla la base del progreso de la ciencia y del hombre.

DOCUMENTAL DE CANAL  HISTORIA “EN BUSCA DEL ARCA DE NOÉ”

Para los que queráis completar la información sobre la historia de la búsqueda del Arca de Noé os adjunto este documental del Canal de Historia que ofrece imágenes de expediciones como la de Fernand Navarra y algunas de las últimas exploraciones en busca del Arca.