LOS REYES MAGOS Y OTRAS TRADICIONES CRISTIANAS: LOS EVANGELIOS APÓCRIFOS

Dentro de menos de dos semanas estaremos celebrando la Noche de Reyes, una noche que todos recordamos como mágica, cuando eramos niños y apenas podíamos conciliar el sueño porque sabíamos que a lo largo de la noche los Reyes Magos entrarían en silencio en nuestra casa, se dirigirían al salón y colocarían bajo el árbol de Navidad o junto al Nacimiento los regalos con los que tanto tiempo habíamos soñado. Y, en efecto, a la mañana siguiente nos levantábamos más temprano que nunca para descubrir ,con ojos asombrados, que nuestros sueños se habían cumplido, aquellos juguetes que habíamos pedido con tanta ilusión en nuestra carta a sus majestades, estaban allí para que jugásemos con ellos.

Si preguntamos a cualquier niño español ,o de otras naciones de tradición cristiana, sobre los Reyes Magos no dudarán en respondernos que los Reyes Magos eran tres, que se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar, que este último era negro. Pero esto que damos por obvio y sabido no aparece en los Evangelios , excepto una mención en el Evangelio de San Mateo que resumo a continuación:
“En el tiempo del rey Herodes  ,unos reyes de Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo ¿Dónde está el rey de los judíos?Porque hemos visto su estrella en el oriente y venimos a adorarlo””Ellos, después de oír al rey, se marcharon y la estrella que habían visto en Oriente iba delante de ellos hasta que fue a posarse sobre el lugar donde estaba el niño…Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose,lo adoraron ; abrieron sus tesoros y le ofrecieron dones: oro,incienso y mirra.Luego, habiendo sido avisados en sueños que no volvieran a Herodes ,regresaron a su país por otro camino” 
No busquéis más referencias a los Reyes Magos en el Nuevo Testamento porque no los hallaréis. Entonces, ¿por qué hablamos de tres Reyes, por qué uno de ellos es negro, por qué los llamamos por sus nombres , sino aparece en ninguno de los evangelios?. Aquí tenemos que detenernos un momento para hablar sobre algo que muchos desconocen, y es que gran parte de las tradiciones cristianas no aparecen en los conocidos como Evangelios Canónicos sino en otros documentos escritos llamados Evangelios Apócrifos . Veamos en que consisten unos y otros 

Los tres Reyes Magos, una tradición cristiana que en vano buscaremos en los Evangelios, sólo San Mateo nos habla de ellos pero no da sus nombres, ni el número ni indica que uno de ellos fuese negro

La palabra evangelio procede del griego y significa “la buena nueva”  y los que hoy en día consideramos como Evangelios Canónicos son los cuatro conocidos por todos, los Evangelios de Mateo,Marcos,Lucas y Juan  y son aquellos que , según la Iglesia Católica, transmiten la tradición apostólica y están inspirados por Dios. Es decir, estos evangelios estarían escritos en base a lo que los apóstoles vieron y oyeron de la vida de Jesús , o bien alguno de los discípulos de ellos, ya que Marcos era el discípulo de san Pedro y Lucas de san Pablo.
Si leemos estos evangelios, algo que recomiendo tanto a creyentes como a los que no tienen fe religiosa ya que constituyen los cimientos sobre los que se asienta gran parte de nuestra cultura y de la tradición que luego ha reflejado el arte en sus diferentes expresiones y sin los cuales apenas sería inteligible el mundo y la historia de la civilización occidental, conoceremos de forma fragmentaria algunas escenas del nacimiento de Jesús y después daremos un salto hasta el momento en que Jesús entra en la vida pública , ya con treinta años de edad y seguimos sus pasos hasta su muerte en la cruz y su resurrección. Pero, ¿qué sabemos de ese gran espacio en blanco entre el nacimiento de Jesús y su irrupción en la vida pública ya convertido en un hombre adulto?
Este gran vacío en nuestro conocimiento de la biografía de Jesús vienen a llenarlo los Evangelios Apócrifos . Apócrifo significa “oculto o secreto” y estos Evangelios Apócrifos estarían constituidos por aquellos escritos que la Iglesia no acepta como auténticos , aunque adoptasen el nombre de algunos de los apóstoles, como por ejemplo  el “Protoevangelio de Santiago”,”Evangelio de Judas”, “Evangelio del Pseudo Mateo”  o “Evangelio Armenio de la infancia”, conteniendo muchos de ellos doctrinas contrarias a la enseñanza apostólica.
Quién estableció que escritos debían constituir la base de la doctrina cristiana y cuales debían ser considerados falsos y contrarios a la enseñanza de Jesús, fue el obispo Ireneo de Lyon(130-202), autor de una obra titulada “Contra los Herejes” donde refuta las enseñanzas de las corrientes gnósticas .Bajo este término, gnosticismo, que viene del griego y significa conocimiento , se agrupaban aquellas corrientes de pensamiento que, durante los primeros siglos del cristianismo, habían marchado en paralelo con las doctrinas más ortodoxas para ser consideradas luego como heréticas, contrarias a las enseñanzas de Jesús. Ireneo  descalificó a todos estos Evangelios Apócrifos  por considerarlos las herramientas de los grupos gnósticos para difundir sus doctrinas , y pensaba que debían ser perseguidos y destruidos. Afirma Ireneo en uno de sus escritos, haciendo referencia a los Evangelios, “No es posible que puedan ser ni más ni menos de cuatro “
Los cuatro Evangelios que constituyen los Evangelios Canónicos se convertirían en dogma de fe durante el Concilio de Trento, en una fecha tan tardía como el siglo XVI, ya que este se celebró entre 1545 y 1563. Los Apócrifos, mientras, habían sido destruidos o se encontraban desaparecidos, hasta que en 1945 se produjo uno de los grandes descubrimientos del siglo XX, un descubrimiento que para muchos pasaría desapercibido, ya que se ha mantenido casi en secreto durante décadas. Tenemos que viajar hasta la localidad egipcia de Nag Hammadi , donde en ese año de 1945 unos campesinos hallaron enterradas en la arena unas vasijas selladas  que contenían trece rollos de papiro forrados en cuero.
Fragmento de los Manuscritos de Nag Hammadi que contienen un total de 52 Evangelios Apócrifos , hallados en este pueblo egipcio en 1945 (imagen procedente de http://diarioparanormal.com )

 

Los Manuscritos de Nag Hammadi están formados por 52 tratados gnósticos escritos en copto, una antigua lengua emparentada con el egipcio antiguo y que aún hoy es usada en la liturgia copta en Egipto.Los investigadores aventuran que estos textos podrían formar parte de una biblioteca del cercano monasterio de San Pacomio, cuyos monjes habrían decidido esconder estos evangelios apócrifos cuando fueron declarados heréticos y se había ordenado su destrucción. Según estos investigadores, serían copias escritas en los siglos III y IV basándose en textos del siglo I o II después de Cristo, por lo que serían contemporáneos de los Evangelios Canónicos.
Algunas de las tradiciones cristianas que todos conocemos no proceden de los Evangelios Canónicos, sino de estos textos Apócrifos. Así, en el “Protoevangelio de Santiago” se narra la designación de José , que era viudo, como esposo de María que tenía en aquellos momentos doce años, en el “Pseudo Mateo” se nos cuenta el nacimiento de Jesús mientras José y María se dirigen a Belén, en el “Evangelio de María Magdalena” la propia María Magdalena narra un diálogo con Jesús ante el malestar de los discípulos que no entendían que Jesús se dirigiera a una mujer antes que a ellos, el “Evangelio de Santo Tomás” donde se narran diferentes hechos de la infancia y juventud de Jesús o “La Natividad de María” en la que se cuenta el nacimiento de María cuando sus padres Ana y Joaquín eran ancianos.
Y así llegamos ahora al inicio de este artículo, descubrir el origen de la tradición de los Reyes Magos, cuando nos preguntábamos de donde surgía su historia cuando no podíamos hallarla en los Evangelios. Ya sabemos que hay otra fuente de la que beben las tradiciones cristianas, los Evangelios Apócrifos, y en uno de ellos, el “Evangelio Armenio de la Infancia” , encontramos el siguiente relato que os resultará conocido a la mayoría. Este es un texto que es conocido al menos desde el siglo VI ,aunque posiblemente sería, como otros textos que también formaban parte de los Manuscritos de Nag Hammadi, copia de escritos mas antiguos:
“Y un ángel del Señor se apresuró a ir al país de los persas para prevenir a los Reyes Magos y ordenarles que fueran a adorar al niño recién nacido. Y éstos, después de caminar durante nueve meses, teniendo por guía a la estrella, llegaron al lugar de destino en el momento mismo en que María llegaba a ser madre. Es de saber que a la sazón el reino de los persas dominaba sobre todos los reyes de Oriente por su poder y sus victorias. Y los reyes magos eran tres hermanos: Melkon, el primero, que reinaba sobre los persas;después, Baltasar, que reinaba sobre los indios;y el tercero, Gaspar, que tenía en posesión el país de los árabes”
Aquí encontramos la respuesta a la tradición de los Reyes Magos, en ella se les da nombre, se establece su número y al decirnos que Baltasar era indio se dice que era de raza negra , pues en aquella época la India estaba habitada por gente de piel oscura según creían los romanos. Añadiré que según la tradición los cuerpos de los tres Reyes Magos se hallan enterrados en la catedral de Colonia donde aún hoy se puede visitar su tumba.
Fotografía del Relicario donde supuestamente se conservan los restos de los Reyes Magos en la Catedral de Colonia
Ya hemos desvelado por tanto el origen de esta tradición al tiempo que podríamos preguntarnos que es lo que realmente conocemos de la figura de Jesús, porque debemos considerar ciertos unos textos cuyo origen real desconocemos mientras descartamos otros basándonos en un texto escrito por un obispo en el siglo II , casi doscientos años después de la muerte de Jesús. Jesucristo es una de las figuras más importantes de la historia de la humanidad, la más importante para cientos de millones de creyentes, pero lo desconocemos casi todo acerca de él y de su vida. No demos por conocida su figura, permanezcamos abiertos a nuevos descubrimientos sobre él y sus palabras. Para cerrar este artículo nada mejor que las palabras con las que San Juan termina su Evangelio:
“Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y el que las ha escrito;y sabemos que su testimonio es verdadero. Otras muchas cosas que hizo Jesús.Si se escribieran una por una, me parece que el mundo entero no podría contener los libros que pudieran escribirse”  
A partir de ahora, cuando veáis en vuestros Nacimientos las figuras de sus majestades los Reyes Magos creo que volveréis a mirarlos con el mismo asombro de cuando eramos niños , aunque por otros motivos. El misterio sigue vivo