GRANDES NOMBRES DE LA ASTRONOMÍA: LOS BUSCADORES DE LO INVISIBLE. BRAHE,KEPLER Y GALILEO (PRIMERA PARTE)

El astrónomo y divulgador científico norteamericano Carl Sagan (1934-1996), que gracias a sus programas sobre el Universo introdujo el conocimiento de la astronomía y la física en muchos hogares, decía “En la ciencia la única verdad sagrada  es que no hay verdades sagradas”, pero esta afirmación,  que hoy aún encuentra resistencia por diferentes sectores de la sociedad por el temor del ser humano a que sus certezas se transformen en incertidumbre y nuestras creencias puedan ser desmentidas, ni siquiera podía ser formulada durante gran parte de nuestra historia, lo que permitió que ideas erróneas y conceptos falsos sobre la estructura , organización y naturaleza del mundo y del Universo en el que nos hallamos integrados sobrevivieran durante  casi dos milenios, sin que nadie osara cuestionarlos, al menos públicamente. En el Mentidero ya he hablado  de grandes figuras de la astronomía y la física, desde Nicolás Copérnico (1473-1543) e Isaac Newton(1643-1727) a Albert Einstein (1879-1955) y dediqué también un artículo a los orígenes de la astronomía, una palabra de origen griego como la propia ciencia a la que da nombre y que significa  “ley de las estrellas” . Pero faltaban tres astrónomos que iban a unir la astronomía antigua con los astrónomos modernos 

Desde la Grecia Clásica hasta el siglo XVI el hombre no disponía de ningún medio para observar los cielos más que sus ojos y el sentido común. Ese sentido común había conducido a los filósofos griegos a concebir la idea de que la Tierra tenía forma esférica  y el cielo que se elevaba ante ellos era una enorme cúpula , también de forma esférica, que sostenía las estrellas y rotaba alrededor de la Tierra. Y más allá de aquella cúpula ¿que había? La respuesta para un filósofo griego era nada , no había nada , ni espacio , ni vacío, nada. En el artículo sobre Copérnico contaba como Pitágoras de Samos (aproximadamente 582-507 a.C), el fundador de la escuela pitagórica , creó un modelo del Cosmos de forma esférica en cuyo centro se hallaba un cuerpo ígneo y a su alrededor giraban la Tierra, la Luna, el Sol y los otros cinco planetas conocidos a los que añadió un décimo objeto celeste, la Antitierra, para que sumasen 10 objetos celestes, pues 10 era el número sagrado para los pitagóricos, la tetrarkys, que simboliza la perfección y la divinidad .Los diez astros del Cosmos de Pitágoras recorren órbitas circulares , y en su movimiento emitirían una música muy hermosa que Pitágoras denominó “Armonía de las esferas”. Describiría también el movimiento de rotación de la Tierra, pero sin duda su aportación decisiva era desplazar a la Tierra de su posición en el centro del Universo, una idea que después sería olvidada.

Esquema del Universo como era concebido por Pitágoras y sus seguidores, con un cuerpo ígneo en su centro y los cinco planetas conocidos, mas la Tierra, la Luna  y el Sol girando a su alrededor en órbitas circulares. Para los pitagóricos el universo está gobernado según proporciones numéricas armoniosas , lo que llamaban la armonía de las esferas , que no sólo era un concepto matemático sino también místico . La idea de desplazar a la Tierra del centro del Universo planteada por los pitagóricos no sería retomada hasta dos mil años después , excepto por Aristarco de Samos, que situó al Sol en su centro. El sistema aristotélico se impondría con la Tierra en el centro y su universo de estrellas fijas  (imagen procedente de http://www.filosofos.net )

Cuando Platón(428-347 a. C)  habla sobre el Universo, ya es la Tierra la que ocupa el centro y todo lo que existe giraba a nuestro alrededor. Así describe Platón este Universo esférico “Y, por tanto, hizo el mundo en forma de globo, redondo como si saliera  de un torno, con todos los extremos equidistantes del centro en cualquier dirección, la más perfecta y parecida a sí misma de todas las figuras, pues consideraba que lo similar es infinitamente más bello que lo distinto”  Platón conservaba la idea de la armonía de las esferas pitagórica  y escribía “Así como nuestros ojos están capacitados para la astronomía , también nuestros oídos están capacitados para captar  los movimientos  de la armonía “. Sin embargo, la idea de la armonía de las esferas no sería compartida por su discípulo Aristóteles (384 a. C- 322 a.C)  que decía sobre ella “La teoría de que el movimiento de las estrellas produce una armonía, es decir, que los sonidos que producen son armoniosos, pese a la gracia y la originalidad con que ha sido formulada , es sin embargo falsa” . Sería Aristóteles en su obra “Sobre el cielo” quién formularía la teoría sobre el Universo que se mantendría durante casi mil ochocientos años

Aristóteles pensaba que la Tierra estaba formada por cuatro elementos fundamentales, la tierra, el agua, el fuego y el aire y dedujo que los cuatro elementos podían desplazarse verticalmente , hacia arriba y también hacia abajo.Sin embargo, la observación del cielo nos demostraba que las estrellas y los planetas no tenían un movimiento vertical, sino que rodaban alrededor de la Tierra . Por lo tanto, pensaba Aristóteles, ni las estrellas ni los planetas podían estar formados por los cuatro elementos que constituyen la Tierra, ya que si así fuera podrían desplazarse verticalmente , y dando un paso más dedujo que estaban formados por un quinto elemento al que dio el nombre de “éter”, que significa “eterno”.  Este elemento no tenía peso y era transparente y , por lo tanto, invisible a los ojos , y constituía la materia de la que estaba hecho todo el Universo, lo que sostenía a las estrellas y a los planetas en sus esferas celestes concéntricas por las que se desplazaban alrededor de la Tierra, y afirmaba que nuestro planeta estaba rodeado por cincuenta y cinco de estas esferas.  Por lo tanto, este  Universo aristotélico estaba dividido en dos ámbitos, por un lado una parte cambiante, la Tierra y la Luna que no estaban dentro de una de las esferas celestes, mientras que el resto del Universo permanecería inmutable, como él mismo nos explica “Hasta donde llegan nuestros registros  heredados, no parece haberse producido ningún cambio en todo el sistema del cielo más lejano ni en ninguna de sus partes propias”.

Esquema del Universo según el sistema de Aristóteles, con la Tierra en el centro y luego a su alrededor las esferas donde se desplazan el Sol y los cinco planetas conocidos entonces, Mercurio, Venus, Marte, Jupiter y Saturno. En total cincuenta y cinco esferas en un Universo de estrellas fijas donde no podía aparecer ninguna estrella nueva , por eso la aparición de cometas cuestionaba este universo inamovible. Como no tenía una explicación para su presencia, Aristóteles lo resolvió considerando a los cometas como fenómenos atmosféricos y no como lo que son, trozos de hielo que proceden del Sistema Solar  exterior y que forman largas colas de vapor y polvo. Como la aparición de los cometas no podía ser prevista adquirieron fama de ser heraldos de desgracias , como sucedía con el cometa Halley incluso en una fecha tan cercana en el tiempo como la penúltima visita a la Tierra del cometa Halley en 1910 (imagen procedente de http://astrologia-viva.blogspot.com )

Había algo que cuestionaba la explicación de Aristóteles, los cometas, porque estos si tenían un movimiento vertical , se aproximaban y se alejaban de la Tierra rompiendo el concepto de un Universo estático e inmutable ,pero el filósofo optó por no tenerlos demasiado en cuenta y solucionó el problema considerando a los cometas como fenómenos meteorológicos, una palabra que procede precisamente del nombre de los cometas, meteoros, que en griego significa “alto en el cielo”. Ya vemos como la idea de Pitágoras de situar a un cuerpo ígneo en el centro desplazando a la Tierra quedaba desterrada , y la Tierra ocupaba de nuevo su trono .Esta idea, sin embargo, volvería a resucitar gracias a Aristarco de Samos (hacia 310-230 a.C) que concibe la idea de un Universo con centro en el Sol y no en la Tierra, como habían afirmado todos los astrónomos menos Pitágoras hasta entonces , y además ese Universo tenía unas dimensiones muy superiores a las imaginadas por sus antecesores. Por desgracia, nadie seguiría sus pasos y la  visión del Universo que sobreviviría durante casi mil quinientos años sería la de Aristóteles , apoyada y corregida por el astrónomo, geógrafo y matemático Claudio Ptolomeo (hacia 100-170 d.C). que para explicar el movimiento de los astros  emplea un nuevo término , epiciclos, que son órbitas circulares alrededor de un punto, que a su vez gira alrededor de otro punto , lo que venía a significar que los astros giraban todos unos alrededor de otros , como si se tratasen de ruedas dentro de ruedas, excepto la Tierra que permanecería inmóvil en el centro del Universo.

Era tal el prestigio y autoridad de Aristóteles en la Edad Media que nadie se atrevía a cuestionar sus afirmaciones sobre la naturaleza del Universo, aunque algunos, como el astrónomo, filósofo, matemático y también obispo de Lisieux, Nicolás de Oresme (1323-1382) , mostrara en sus palabras dudas ante lo que sus ojos le decían “Si un hombre situado en los cielos se moviese y fuese llevado por su movimiento diario , y pudiese ver la Tierra claramente , con sus montañas, valles, ríos , ciudades  y castillos, le parecería que la Tierra se mueve con un movimiento diario, así como a nosotros sobre la Tierra nos parece que los cielos se mueven. Se podría creer entonces que la Tierra se mueve, y no los cielos”. Lo que observaba Oresme contradecía las afirmaciones de Aristóteles, pero ¿como cuestionar la autoridad de Aristóteles? Y entonces, como vimos entonces, había surgido la figura del astrónomo aficionado  Nicolás  Copérnico (1473-1543), pues su ocupación era la de canónigo en la ciudad de Frauenburg, que desarrolló una nueva teoría heliocéntrica, donde era el Sol y no la Tierra la que ocupaba el centro del Universo. Remito al lector interesado al artículo publicado el 4 de septiembre de 2011, ahora nos basta con recordar que publicaría su teoría en una obra publicada justo en el año de su muerte , 1543, y titulada “De Revolutionibus Orbium Caelestium”.

En el prólogo de “De Revolutionibus Orbium Caelestium”. se podía leer algo  que parecía como si el propio Copérnico pusiera en duda su trabajo  “Estas hipótesis no tienen por qué ser verdaderas ni siquiera probables ; si dan lugar a un cálculo que coincida con las observaciones con ello basta. En lo que se refiere a las hipótesis , que nadie espere nada cierto de la astronomía , pues no puede proporcionárselo , a menos que acepte como verdaderas ideas concebidas con otro propósito y salga de este estudio siendo más tonto que cuando entró en el . Esto es todo” Más tarde se descubriría que este prólogo no había sido escrito por Copérnico , que ya había muerto cuando su obra comenzó a difundirse por el extranjero, sino por su editor y a la vez teólogo luterano Andreas Osiander(1498-1552), que pretendía no ofender a los seguidores de Martin Lutero. (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )

En ella expone su teoría cuyo principal punto es que el centro del Universo se halla cerca del Sol, aunque no sería el Sol mismo. Todos los cuerpos celestes se desplazarían con movimientos circulares, uniformes y eternos y alrededor del Sol giran los planetas conocidos, Mercurio , Venus, Tierra, Luna, Marte, Júpiter y Saturno mientras que las estrellas son fijas y no realizan órbitas alrededor del Sol. La Tierra tiene tres movimientos, rotación, revolución anual y la inclinación anual de su eje, es decir, los movimientos de rotación, traslación y precesión. Finalmente Copérnico ampliaría la dimensión del espacio, afirmando que la distancia de la Tierra con respecto al Sol es pequeña en comparación con la que nos separa del resto de las estrellas. Lo revolucionario de su teoría es el desplazamiento de la Tierra desde el centro a una de las esferas celestes, mientras que el Sol pasa a ocupar el centro, pero, sin embargo , sigue conservando la idea del Universo inmutable de Aristóteles , donde los planetas y las estrellas se mueven en órbitas esféricas ya que, según Copérnico, “la esfera es la más perfecta, la más espaciosa de las figuras, donde no es posible encontrar el principio ni el fin”

En contra de lo que Copérnico podía temer y muchos creen en nuestros días, las críticas a su teoría heliocéntrica no vendrían desde la Iglesia Católica, sino más bien de los líderes del protestantismo , como Martin Lutero (1483-1546), quién ,como cita Daniel J.Boorstin(1914-2004) en su obra “Los descubridores” que junto a “La aventura del Universo” de Timothy Ferris(1944) me han servido de fuente de información para escribir este artículo, se referiría a Copérnico en 1539 en su obra “Charlas de sobremesa” con estas palabras no muy amables “Este necio pretende trastornar toda la ciencia de la astronomía; pero la Sagrada Escritura nos dice que Josúe ordenó al sol y no a la tierra  que permaneciera inmóvil” y uno de los discípulos del líder de la Reforma, Philipp Melanchthon(1497-1560), escribe “Es una falta de honestidad y decencia afirmar tales conceptos en público, y el ejemplo es pernicioso. A una mente buena le corresponde aceptar que la verdad es revelada por Dios y conformarse con ello” . Si lo decía Josúe ya no había más que debatir, al menos eso pensaba Lutero. Y así llegamos a la segunda mitad del siglo XVI, con la disputa entre la teoría geocéntrica mantenida durante casi dos milenios por los seguidores de Aristóteles y  la teoría heliocéntrica que acababa de formular Copernico.

El sistema Heliocéntrico propuesto por Copérnico. Cuando muchos años después de la publicación de “De revolutionibus” y de la muerte de Copérnico en 1543 se descubrió que el prólogo era falso y había sido redactado por Osiander , Johannes Kepler defendería a Copérnico con estas palabras “Él pensaba que sus hipótesis eran ciertas , igual que lo hicieron los astrónomos antiguos. Y no sólo pensaba sino que demostró que eran ciertas. En consecuencia, Copérnico no creó un mito sino que dio una expresión seria a las paradojas , es decir, filosofaba, que es lo que se pide a un astrónomo” Es cierto que Copérnico no pudo desembarazarse del Universo de esferas y estrellas fijas de Aristóteles, pero su gran mérito fue abrir la puerta a los que vinieron después, dando el primer paso para acabar con el Universo geocéntrico que casi se había convertido en una verdad sagrada (imagen procedente de http://galeon.hispavista.com ) 

He querido realizar esta larga introducción porque sino no se habría entendido bien la evolución que representó el trabajo de nuestros siguientes protagonistas, Tycho Brahe(1546-1601),Johannes Kepler(1571-1630) y Galileo Galilei(1564-1642), cuyas obras cambiarían la forma en que el hombre entendía el Universo. El primero de ellos, Tycho Brahe, nacía en Dinamarca en diciembre de 1546, en el seno de una familia poderosa, ya que su padre, Otte Brahe, pertenecía a la nobleza y era un hombre cercano al rey danés Cristián III(1503-1559) y a su hijo y sucesor Federico II(1534-1588) y su madre, Beate Bille, también era miembro de una familia importante. Sin embargo, no iba a educarse con sus padres sino con su tío Jorgen Brohe . Su primera experiencia con la astronomía la tuvo con trece  años  cuando pudo observar  el 21 de agosto de 1560 un eclipse parcial de Sol  y escribiría años después  que le había parecido “algo divino que los hombres pudiesen conocer los movimientos de las estrellas tan exactamente que eran capaces de prever con mucha antelación sus lugares y posiciones relativos” ya que el eclipse había sido predicho por los astrónomos en base a los cálculos de las tablas astronómicas de Claudio Ptolomeo .

Pero de momento Tycho  tendría que dejar su recién nacida pasión por la astronomía para sus ratos libres, ya que su familia prefería que estudiara Leyes en la Universidad de Leipzig , lo que hace diligentemente Brahe bajo la supervisión de un tutor, que , sin embargo, no puede evitar que Brahe lea por la noche libros de astronomía , estudiando las tablas astronómicas y aprendiendo la situación de las diferentes constelaciones estelares. Es durante su estancia en Leipzig cuando Tycho asiste a la conjunción de los planetas Júpiter y Saturno el 24 de agosto de 1563. Por primera vez y ayudado por un compás toma medidas del eclipse y, para su sorpresa, descubre que las talas astronómicas habían errado al pronosticar el eclipse en casi un mes. A partir de entonces Tycho tendría claro que quería dedicar su vida a medir y fijar con precisión los astros en nuevas tablas astronómicas que sustituyeran los errores de las antiguas. A punto de cumplir los veinte años lo encontramos en la Universidad de Rostock, algunos textos  dicen que en la Universidad de Wittenberg,   donde  se enfrenta en un duelo con otro estudiante  después de una discusión sobre quién era mejor matemático, duelo en el que Brahe perdería una parte de su nariz que sería sustituida por una prótesis de oro y plata diseñada por él mismo.

File:Tycho Brahe.JPG
Tycho Brahe sería el mejor observador de las estrellas antes de la invención del telescopio. Catalogaría un millar de objetos celestes y confeccionaría nuevas tablas astronómicas mucho más precisas que las que se habían utilizado hasta entonces, y todo ello con observaciones realizadas a simple vista. Podemos considerarle como el último representante de la astronomía antigua y al que fue su colaborador, Johannes Kepler, el primero de los astrónomos modernos. En 1577 observó un brillante cometa y después de realizar mediciones y establecer su posición llegó a la conclusión que se hallaba más allá de la Luna, lo cual , según el sistema de Aristóteles de estrellas fijas, no era posible  pues nada que estuviera más allá de la Luna podía cambiar de posición. Sin embargo, la influencia de Aristóteles en él era aún tan grande que no pudo utilizar estas observaciones para crear un modelo que terminase con las esferas aristotélicas

Pero esta pasión por la astronomía y , sobre todo, su deseo de realizar nuevas tablas mucho más precisas con la posición de las estrellas y los planetas, era también muy costosa , la familia de Brahe tenía dinero pero no tanto como para financiar la investigación , y aquí iba a intervenir el azar, aunque hay dos versiones sobre lo que sucedió. En una de las versiones se cuenta que el rey Federico II de Dinamarca(1534-1588) , impresionado por el trabajo de Brahe y la precisión de sus mediciones , le apoyaría económicamente, mientras que otra de las versiones afirman que el tío y padre adoptivo de  Brahe, Jorgen Brahe, había salvado al monarca de morir ahogado pero eso le causó una pulmonía a Jorgen que murió poco después y el monarca, sintiéndose en deuda con quién le había salvado la vida, decidió proporcionar al joven astrónomo todo lo que necesitara. De esta forma, en 1572  encontramos a Tycho Brahe instalado en la isla de Hven, cuya extensión de cuatro kilómetros y medio de largo y 2,6 de ancho le fue concedida por el rey a Tycho  en  propiedad. Sobre la máxima elevación de la isla, cuarenta y cinco metros sobre el nivel del mar, ordenó construir un moderno observatorio astronómico , Uraniborg, que significa “Castillo Celeste” ,el cual estaría rodeado de otras instalaciones científicas como un laboratorio químico, una fábrica de papel, una imprenta , herbarios, jardines botánicos  y también un molino, una bomba de agua para abastecerse de agua corriente y estanques con peces  y todo lo necesario para mantener a los ayudantes de Brahe. Construyó una auténtica ciudad de la ciencia a la que se añadió un segundo observatorio más pequeño llamado Stjerneborg, o “Castillo de los astros”

Aunque llamo a Uraniborg un observatorio astronómico no tenemos que imaginarnos un gran telescopio desde el que Tycho pudiera observar el cielo por la simple razón de que todavía no habían sido inventados, todas sus observaciones se hacían a simple vista como en la Antigua Grecia,. Y a simple vista observaría la supernova , las supernovas son estrellas  que explotan y el brillo que produce la explosión es tan intenso que en casos excepcionales puede contemplarse a simple vista,  que apareció en el cielo el 11 de noviembre de 1572 y de la que  escribiría estas palabras sobre la impresión que le había causado contemplarla “Sorprendido como desconcertado y estupefacto, permanecí quieto durante un tiempo , con los ojos intensamente fijos en ella y observé que esa estrella estaba situada cerca de las estrellas que la Antigüedad atribuía a Casiopea. Cuando me convencí de que ninguna estrella de esa clase había brillado nunca antes , caí en tal perplejidad, por lo increíble del suceso, que empecé a dudar de mis propios ojos” . Posteriormente, después de observarla con detenimiento y rigor, como hacía siempre, añadiría  “No está en la órbita de Saturno, ni en la de Júpiter, ni en la de Marte ni en la de ningún otro de los restantes planetas , y eso es evidente porque desde hace varios meses no ha avanzado por su propio movimiento ni un solo minuto del lugar en que la vi por primera vez, lo cual debería haber hecho  si estuviera en alguna órbita planetaria. Por consiguiente, esta nueva estrella no está situada  debajo de la Luna ni en las órbitas de las siete estrellas errantes , sino en la octava esfera, entre las otras estrellas fijas” Lo que había observado cuestionaba el Universo de Aristóteles, el Universo inmutable de estrellas fijas donde no podía surgir una estrella nueva, pero el peso del filósofo griego era tal que Brahe no llegó a darse cuenta de ello o no lo pudo admitir.

El modelo de Universo de Tycho Brahe, un intento de conciliar el sistema heliocéntrico de Copérnico con el geocéntrico de Aristóteles, con el Sol en el centro y girando a su alrededor los demás planetas pero , a su vez, el Sol gira alrededor de la Tierra. Se encontraba entre un sistema que ya había muerto y otro que todavía se resistía a nacer (imagen procedente de http://blog.educastur.es )

Durante las dos décadas siguientes Brahe se dedicaría a tomar en compañía de sus ayudantes mediciones de centenares de estrellas para determinar su posición con la máxima precisión posible, corrigiendo las inexactitudes de las tablas astronómicas realizadas antes. Sin embargo, a pesar de la exactitud de estas mediciones, que nadie hasta entonces había sido capaz de igualar, la teoría que con estos datos construyó Brahe no estaba a la altura, pues concibió un Universo donde todos los planetas y estrellas giraban alrededor del Sol y este , a su vez, giraba alrededor de la Tierra, es decir, había tratado de conciliar el Universo geocéntrico aristotélico y el universo heliocéntrico de Copérnico, un sistema que más que aclarar hacía aún más inexplicables algunas observaciones astronómicas. En el tiempo que permaneció en el complejo de Uraniborg muchos jóvenes estudiantes y astrónomos acudirían allí para estudiar con él y trabajar como ayudantes suyos, reuniéndose en ocasiones hasta cuarenta personas en la isla. Sin embargo, la suerte iba a cambiar para Brahe después de la muerte de su protector el rey Federico II el 4 de abril de 1588.

Parece que el rey era muy aficionado a las fiestas y la bebida , y su muerte se produjo después de una gran borrachera. Su hijo y sucesor ,Cristián IV(1577-1648), era un niño cuando sube al trono pero unos años después , alcanzada la mayoría de edad, no tendrá la misma actitud que su padre con respecto a Brahe, al que retira su protección y en 1597 Brahe se ve obligado a abandonar Uraniborg y la isla de Hven y decide trasladarse a Praga junto a sus ayudantes donde obtiene la protección del emperador del Sacro Imperio , el excéntrico Rodolfo II de Habsburgo(1552-1612), aficionado a la alquimia, la astrología y la magia. El emperador se había hecho rodear de una corte de astrólogos y alquimistas  y Brahe, como astrónomo , podía confeccionar cartas astrales para Rodolfo en una época en que las fronteras que separaban la astronomía de la astrología aún no habían sido definidos. Será en Praga donde se publique su obra “Progymnasmata”  en la que aparecían catalogadas las posiciones de 777 estrellas, a las que más tarde añadiría otras 223. En total un millar de cuerpos celestes que configuraban el catálogo estelar más completo realizado hasta aquel momento, desplazando al que aún se seguía utilizando desde hacia mil quinientos años, las tablas de Claudio Ptolomeo.

Retrato del emperador del Sacro Imperio Rodolfo II por un artista tan excentrico como el emperador, el italiano Giuseppe Arcimboldo(1527-1593), que  le gustaba utilizar vegetales y hortalizas para construir sus retratos, como en este caso . Aficionado al misterio, a la magia, la astrología , Rodolfo II vivía casi aislado en la corte de Praga rodeado por alquimistas, magos y astrólogos mientras abandonaba los asuntos del Imperio. Le gustaba también coleccionar relojes, monedas, piedras preciosas y había creado un ejército de enanos a los que ponía a desfilar  para divertirse . Rodolfo II daría asilo a Tycho Brahe cuando tuvo que abandonar Dinamarca y le convertiría  en su matemático imperial, un puesto que más tarde ocuparía Kepler, aunque para lo que realmente les quería era para la confección de cartas astrológicas a las que era muy aficionado . Tanto Kepler como Brahe eran escépticos con respecto a la astrología, pero como decía Kepler, siempre era mejor que pedir limosna

Pero tenemos que abandonar por ahora a Tycho Brahe para viajar  a la ciudad alemana de Weil der Stadt, donde el 27 de diciembre de 1571 nacía Johannes Kepler (1571-1630). Su familia era luterana y su abuelo fue el alcalde de la ciudad , pero la situación familiar en el momento del nacimiento de Kepler no era tan buena, pues , como nos cuenta Timothy Ferris  “su padre era un soldado mercenario y un dipsomaníaco que pegaba a su mujer. Su madre había sido criada por una tía que fue quemada por bruja” Este padre alcohólico y mercenario al servicio del duque de Württemberg, se llamaba Heinrich Kepler, y su esposa y madre de Johannes era  Katharina Guldenmann(1546-1622), quienes además de a Johannes habían tenido otros dos hijos, Heinrich y Christopher, y una hija, Margheritta que era la mas querida por Johannes. La infancia de Johannes no sería tan fácil como la de Brahe, a las ausencias continuas de su padre se sumaba su naturaleza enfermiza , agravada por una viruela que padeció a los tres años que le debilitaría aún más. Así nos los describe Timothy Ferris “Miope, enfermizo y con un aspecto de perro, según sus propias palabras. Neurótico, lleno de odio hacia sí mismo, arrogante y vociferante, Kepler era apaleado con fatigosa regularidad por sus compañeros de clase”

Entre 1574  y 1576 los hermanos vivirían sin sus padres en casa de los abuelos, ya que Katharina había dejado la casa de viajeros que regentaba para ir a acompañar a su marido que estaba en campaña. En 1576 se traslada toda la familia a Leonberg, cerca de Stuttgart, en Alemania, y un año después, en 1577,  contemplará junto a su madre el mismo cometa que Tycho Brahe estaba observando desde Uraniborg . Tres años después, en compañía de su padre, observaría también un eclipse lunar. Estos dos acontecimientos despertarían su pasión por la astronomía, Después de terminar la escuela en 1583 Kepler ingresaría en un seminario protestante y cuando termina esta nueva etapa de sus estudios en 1589  comienza sus estudios universitarios en la Universidad de Turingia. Ese mismo año su padre partiría de nuevo en una campaña militar y desaparecería para siempre.  En la Universidad tiene entre sus profesores al astrónomo y matemático alemán Michael Maestlin(1550-1631), que será quién le introduzca en la astronomía copernicana y el sistema heliocéntrico,pues era uno de los pocos profesores que entonces enseñaba a Copérnico y , además, era  algo que sólo enseñaba a los alumnos más brillantes, mientras que el resto seguían estudiando el tradicional sistema geocéntrico de Ptolomeo y Aristóteles.

Johannes Kepler buscaba descubrir la armonía  que pensaba que debía existir en el movimiento de las estrellas, retomando de nuevo la mística pitagórica de la armonía de las esferas. Su objetivo no era tanto las leyes físicas como esa armonía más próxima al mundo del espíritu . Así explicaba Kepler lo que para él significaban los movimientos de los astros y los compara con la música polifónica , como una forma de cantar a Dios  “Los movimientos de los cielos no son más que una cierta polifonía eterna. Por consiguiente, no cabe sorprenderse de que el hombre, imitando a su creador, finalmente haya descubierto el arte de cantar polifónicamente, lo que era desconocido para los antiguos, a fin de que pueda representar la eternidad de todo el tiempo creado en una breve parte de una hora, por medio de una concertación artística de muchas voces y , en cierta medida, saborear la satisfacción de Dios el Artesano con sus propias obras , en la misma sensación de deleite que despierta esta música que imita a Dios”(imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )

En estos años su intención era prepararse para convertirse en pastor luterano pero la mala situación económica de su familia le obligará a abandonar en 1594 sus estudios en la universidad para aceptar un puesto de profesor de matemáticas en la ciudad de Graz , en la actual Austria, donde además también gana un dinero extra elaborando calendarios astrológicos con predicciones sobre el tiempo y los acontecimientos que podrían suceder. La astrología sería siempre una fuente de ingresos segura para Kepler. Allí se convence de que su camino no será convertirse en pastor luterano, como reconoce en una carta dirigida a su maestro Maestlin “Quería ser teólogo y durante mucho tiempo me sentí muy descontento . Ahora, sin embargo, mire cómo a través de mi esfuerzo, Dios es alabado en la astronomía”. La carta era del año 1596 y hacía referencia a la obra que había escrito “Mysterium Cosmographicum” en el que Kepler hacía una defensa del sistema heliocéntrico de Copérnico, aunque su contenido tenía algunos errores importantes. Un año después se casaba con Barbara Müller , con la que esperaba hallar la estabilidad que tanto anhelaba, pero si tenemos en cuenta sus palabras, más que la estabilidad halló una condena , pues así  describía a su mujer “simple de espíritu y gorda de cuerpo, estúpida, malhumorada, solitaria y melancólica” Toda una declaración de amor.Habría que preguntarle que le motivó a casarse con ella porque resulta inexplicable con esta descripción.

Johannes Kepler y Barbara, con la que tendría cinco hijos, permanecieron en Graz hasta el año 1600 , cuando el archiduque Fernando de Habsburgo(1578-1637), que desde 1590 ostentaba los títulos de archiduque de Austria, Carintia, Estiria y Carniola y , por lo tanto, gobernaba sobre el territorio donde se encontraba Graz, decreta que sean expulsados del territorio todos aquellos que profesasen otra fe distinta de la católica. Kepler era luterano y por lo tanto tiene que abandonar Graz y buscar un nuevo destino y fue entonces cuando recibe la invitación de Tycho Brahe, que, como ya sabemos, se había establecido desde 1597 en Praga en la corte del emperador Rodolfo II. Brahe seguramente había leído su “Mysterium Cosmographicum” y estaba interesado en contar con la colaboración de Kepler.  Y así, el 4 de febrero de 1600 Kepler llegaba al castillo de Benatek, en las proximidades de Praga, donde se encontraba trabajando Brahe. No sabemos que pensaría Kepler la primera vez que vio a Brahe, porque era un hombre por completo diferente a él, como si comparásemos la luz y la sombra, pues Brahe es descrito así por Thimothy Ferris “extremadamente apasionado y desenfrenadamente excéntrico, vestía como un príncipe y gobernaba sus dominios como un rey , arrojando los restos de la comida a un enano llamado Jepp que se acurrucaba debajo de la mesa”

Esta fotografía fue tomada en noviembre del año 2010 cuando fue abierta la tumba de Tycho Brahe con el objetivo de determinar las causas de su muerte ya que aunque en un primer momento se había atribuido su muerte  a un problema de su sistema urinario, cuando el cuerpo fue exhumado en el año 1901 se detectaron altos niveles de mercurio en su bigote y comenzó a especularse sobre la posibilidad  de que hubiera sido asesinado , según aventuran algunos historiadores por orden del rey danés Cristián IV que ya le había obligado a marcharse de Dinamarca. Pero Tycho también era farmacéutico y el mercurio era un elemento principal en casi todos los elixires y remedios de la época  , lo que le podía haber envenenado    (imagen procedente de http://www.elmundo.es )

Con dos personalidades tan diferentes la convivencia no se presentaba sencilla y los enfrentamientos entre ambos eran constantes, además Brahe no compartía sus conocimientos con Kepler, tal vez celoso por la brillante inteligencia que adivinaba en su compañero. Kepler se quejaba  “Tycho no me da la oportunidad de conocer su conocimiento práctico, excepto en conversaciones durante las comidas, un día diciendo algo sobre el apogeo de un planeta, al día siguiente algo sobre los nodos de otro planeta” e incluso llega a plantearse abandonar el castillo, aunque finalmente Brahe logró retenerle encargándole el estudio de Marte . Escribe Kepler “Cuando vio que yo poseo una mente audaz , pensó que el mejor modo de tratarme sería dejarme obrar a mi antojo , dejarme elegir las observaciones de un solo planeta, Marte” Pero no tardaría en gozar de toda la libertad que quisiera, porque en la madrugada del 24 de octubre de 1601. Tycho  Brahe moría después de una larga agonía que se prolongó durante más de dos meses tras asistir a un banquete ofrecido por el rey Rodolfo II ,probablemente de un ataque a la vesícula o una infección de orina después de beber demasiada cerveza que agravó una dolencia que ya padecía . En sus últimas horas no hacía sino repetir a gritos“Que no haya vivido en vano” y pidió a Kepler que utilizara todas las medidas que él había realizado para demostrar su teoría del Universo, no la de Copérnico. Como mañana veremos, Kepler haría algo bien distinto y junto con otro protagonista de nuestra historia al que también conoceremos mañana, Galileo Galilei,cambiaría la forma en que el ser humano se situaba frente al Universo.

Anuncios