EL BOLÍGRAFO DE GEL VERDE: UNA GRAN NOVELA Y UN GRAN ESCRITOR

Escribo de madrugada ,después de haberme pasado el día entero leyendo una magnífica novela que me ha emocionado como hacia tiempo que no lo conseguía ningún título. Soy un amante de la lectura, amo los libros, amo lo que nos hacen vivir y sentir, mi pequeña biblioteca es como el rincón privado donde me dejo llevar por los mundos inventados por grandes escritores que me han llevado a descubrir otros lugres, otras personas y situaciones, y , al mismo tiempo, me han ayudado a descubrirme a mi mismo. Pero aunque leas muchas novelas, solo unas pocas pueden llegar a rozarte el corazón, a conmoverte el espíritu, a hacerte reflexionar sobre tu propia vida y sobre el mundo que te rodea, pocas, en fin , las que logran dibujar una sonrisa en tu rostro o arrancarte una lágrima.
Pues hay una novela que lo ha conseguido, aun la siento dentro de mi cuando escribo estas palabras ,porque la he terminado apenas hace unos minutos. Los ecos de las voces de sus protagonistas siguen vivos en mi mente, me parece oír sus palabras, sentir su sufrimiento y vivir sus esperanzas. Lo tengo aquí, delante de mi, en su portada un hombre sentado, abatido, con su cabeza hundida entre sus rodillas, sensación de soledad, de pérdida, de desolación y en el fondo una ciudad que aparece difuminada, un lugar extraño, frío , desalmado. Sobre ellos el título de esta novela “El bolígrafo de gel verde” y su autor, su gran autor, Eloy Moreno.
No quiero escribir demasiado para  no desvelar su argumento, porque creo que esta es una novela que hay que leer con la mente abierta, dejarse penetrar por sus palabras hasta lo más hondo del alma, sentirla porque esta viva y te hace vivir . Es una historia de vidas cotidianas, de vidas ahogadas por la rutina, es una historia de silencios, de palabras que mueren en los labios, de sueños abandonados, de frases que se clavan como cuchillos, de miserias que todos reconoceremos y de ese miedo que en tantas ocasiones nos impide ser quienes queremos ser, quienes podemos ser. El presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt ya advertía que “a lo único que tenemos que tener miedo es al mismo miedo “, y así es ,  porque el miedo nos paraliza, nos ata el alma y el cuerpo y no nos deja luchar por lo que queremos.

La historia que nos narra Eloy es como un espejo que pusieran delante de nuestra realidad diaria, para que veamos lo ciegos que estamos , como permitimos que se nos escape la vida entre las manos, como olvidamos las cosas que son importantes de verdad perdidos en la vorágine de las prisas diarias. En un momento del libro, Eloy escribe “nos pasamos tanto tiempo persiguiendo cosas vacías”  y es así, sacrificamos la vida para lograr una seguridad irreal, porque la seguridad no existe, es un ilusión que nos creamos para justificar lo que estamos haciendo. Y de esta forma permitimos que el tiempo vaya transcurriendo y nuestras fuerzas menguando, que las ilusiones se olviden y los sueños mueran dentro de nosotros sin tratar de luchar por ellos.

Portada de “El bolígrafo de Gel Verde” que ya nos anuncia lo que vamos a encontrar. Una historia de silencios cobardes, de vidas ahogadas por la rutina, de existencias alienadas por un estilo de vida donde las prisas nos hacen olvidar que lo importante son las personas y no las cosas y que lo esencial no es comprar una casa sino formar un hogar

Y lo peor de todo es que , de esta forma, llegamos a matar los sentimientos más hermosos, deshacemos los lazos que nos unen a las personas que amamos y , si no reaccionamos a tiempo, puede sucederte que una niña te pregunte un día que hiciste con tu vida y tengas que responder “nada”. La gran obra de Eloy es más que una novela, es un trozo de vida, de realidad, sus personajes podemos ser cualquiera de nosotros, y sus errores y pasiones las mismas que puedo sentir yo o tu que me estás leyendo ahora. Nos habla de cosas que todos percibimos , que todos sabemos reconocer en nuestra propia vida o en la vida de otras personas, y creo que es importante leerla no solo por lo bien escrita que está, por la verdad que transmite, sino porque además quitará a muchos el velo que les impide ver la realidad en la que estamos inmersos.

No somos autómatas, somos seres humanos, aunque esta sociedad parece empeñada en que lo olvidemos, pero Eloy nos sacude por los hombros ,nos zarandea el alma y nos hace despertar de este sueño que es pesadilla. Es una peregrinación por el espíritu de un hombre, una Divina Comedia en la que bajaremos a los infiernos y también tendremos atisbos de paraísos perdidos, una historia de soledad y de esperanza, de culpa y arrepentimiento. En definitiva, es una gran historia que cuando pasas la última página no te abandona, y que , al menos a mi, que , por fortunas de la vida, no he vivido nada parecido, si me servirá para no cometer el error de olvidarme de vivir, para no tener que aplicarme otra de las frases que extraigo de su obra, “cuando uno no sabe a donde se dirige, dificilmente sabe cuanto te queda” . Corremos y corremos pero ¿hacia donde vamos?

Desde aquí, desde la emoción que todavía siento, que ni siquiera me ha dejado dormir y me mantiene despierto escribiendo, os recomiendo que os aventuréis en sus páginas, que os dejéis atrapar, y, sobre todo, olvidaos mientras leéis sus páginas del reloj, del tiempo , de las prisas. Os sentiréis mucho mejor cuando la terminéis, os lo aseguro.

Pero además de su novela, también tengo que hablar de su autor, de Eloy Moreno. Lo primero que puedo decir es que ha nacido un gran escritor. No soy un crítico literario, ni tengo formación ni conocimientos para juzgar la calidad técnica y literaria, pero si sé cuando algo me conmueve y se queda grabado en mi memoria, y la obra de Eloy es de las que no se olvidan, y eso sólo lo consigue un gran escritor . Pero además de un gran escritor es un hombre valiente, que ha sabido luchar por sus sueños. Decía el escritor alemán Goethe “Sea lo que sea que puedas o sueñes que puedas, comiénzalo. Atrevimiento posee genio, poder y magia. Comiénzalo ahora” y Eloy ha tenido ese atrevimiento de luchar por su sueño ,el talento para poder darle forma y la magia de crear una historia tan hermosa y tan viva.

Eloy no tiene una gran campaña de marketing detrás, tiene su fe en sus sueños y en capacidad para alcanzarlos y de verdad que lo ha logrado. Yo le he conocido gracias a este blog,el Mentidero,  que sólo por eso ya me merece la pena haberlo iniciado. Un día me encontré un correo electrónico saludándome porque había visto que me interesaba la literatura ¿qué escritor hace eso?¿quién te abre sus puertas para que además de lector puedas llegar a conocer a la persona? Lo mejor que puedo decir de Eloy, y ya he dicho antes que para mi es ya un gran escritor que dará mucho que hablar, es que es una persona a la cual, sin conocerla, me gustaría darle un abrazo, darle las gracias por las emociones que me ha hecho vivir con esta novela, y tomar una cerveza con él sin mirar el reloj para hablar de la vida.

Eloy Moreno, el autor de esta novela que me ha tenido toda la madrugada escribiendo porque tenía que transmitir las emociones que ha despertado su escritura. Ha tenido el valor de luchar por sus sueños y convertirlos en realidad  y ha demostrado además conocer muy bien la realidad que vivimos y el sufrimiento callado de muchas personas 

En el reverso de la novela de Eloy “El bolígrafo de gel verde” , se puede leer que “esta novela no ha sido galardonada con ningún premio literario; ni siquiera con uno desconocido”. Quizás estas palabras sean las únicas que no son ciertas de toda la novela, porque si tiene un premio, y el mejor de todos, el agradecimiento de todos los lectores de esta novela por la maravillosa historia que nos has regalado y por el bien que pienso que puede hacer a mucha gente su lectura. Estoy seguro que habrá personas que cambien de alguna forma después de viajar por el mundo creado por Eloy.

Por mi parte sólo quiero añadir las palabras de dos grandes escritores que expresan  dos ideas muy importantes de esta novela. Por un lado, la escritora norteamericana Harriet Beecher Stowe nos dijo  “Las lágrimas más amargas que se derramarán sobre nuestra tumba serán las de las palabras no dichas y las de las obras inacabadas” y el gran escritor ingles Charles Dickens añadió “Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”.

Así es, no permitamos que el miedo nos separe de las personas que amamos, que ahogue un te quiero en nuestros labios y, si hemos cometido errores, no perdamos la esperanza, mientras tengamos aliento en nuestros pulmones y el corazón tenga fuerzas para latir hay tiempo para el arrepentimiento y la reparación, pero , para hallar ese tiempo, seguid el consejo de Eloy “mirad vuestra muñeca izquierda, ahí esta todo”