UNA HISTORIA DE LONDRES Y EL GRAN INCENDIO DE 1666(PRIMERA PARTE)

Londres es en la actualidad la capital del Reino Unido y es poseedora del área metropolitana de mayor tamaño y más habitada de Europa con entre doce y catorce millones de personas . Dispone de una de las redes de transporte publico más extensa del mundo y el metro londinense, que comenzó a funcionar el diez de enero de 1863, es el de mayor antigüedad en el planeta. La ciudad contiene edificio s monumentales que forman parte del imaginario colectivo, como la Torre de Londres, el Puente de Londres, la Abadía de Westminster, la Catedral de San Pablo , el Palacio de Buckingham, la Casa del Parlamento, el Big Ben , la Columna de Nelson consagrada al almirante británico Horatio Nelson(1758-1805), el reconstruido teatro shakesperiano The Globe o la mucho más reciente Noria del Milenio,  y una serie de elementos que ,sin ser tan llamativos como los monumentos y las grandes construcciones históricas, están tan unidos a la imagen que tenemos de esta gran ciudad que casi no la podríamos reconocer sin ellos, como las cabinas rojas de teléfonos, sus autobuses de dos pisos , el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham o  los famosos black cabs, los clásicos taxis negros de Londres. El novelista y biógrafo inglés Peter Ackroyd(1949) , que ha dedicado buena parte de su obra a esta ciudad, la define con estas palabras ” Londres va más allá de cualquier límite o convención. Contiene todos los deseos o las palabras que se han expresado alguna vez, cada acción o gesto jamás se ha hecho, todas las declaraciones duras o noble expresado nunca. Es ilimitada. Es Londres Infinita”
Pero la imagen que tenemos de esta ciudad  casi dos veces milenaria es una imagen reciente en comparación a la antigüedad de la ciudad, porque la mayor parte de ella no tiene más de trecientos cincuenta años. Hay un punto en su historia que supuso un antes y un después para Londres, pero antes de llegar a aquel acontecimiento que cambió para siempre la fisonomía de esta ciudad, tenemos que viajar aún más en el pasado hasta el 55 y 54 a. C, fechas en las que el general romano Cayo Julio César (100-44 a. C) desembarcó al frente de sus legiones en las costas británicas . En el segundo intento, el del año 54 a. C , César organizó un nuevo desembarco, pero en esta ocasión se aseguró de disponer de los medios necesarios para la ocupación de Britania y reunió más de ochocientas embarcaciones que iban a transportar a cinco legiones , unos 25.000 hombres, incluidos dos mil hombres de caballería. Aunque logró la victoria sobre los britanos, las tribus celtas que habitaban la isla, noticias de levantamiento de otras tribus celtas en las Galias que acababa de conquistar le hicieron abandonar el territorio después de lograr que las tribus firmaran un tratado de paz con Roma y se obligaban al pago de un tributo. Sobre este episodio que he relatado ya en el artículo dedicado a la reina Boudica, el historiador Cornelio Tacito (55-120 d.C) nos narra“de hecho, el deificado Julio César fue el primer romano que penetró en Britania a la cabeza de un ejército: estableció relaciones con los nativos tras derrotarles en la batalla y se hizo el dueño de la costa y puede considerarse que él nos la indicó pero no nos la entregó”

Mapa de la Britania romana donde podéis ver la situación de las tres ciudades más importantes. Al este Camelodunum, la actual Colchester y la que fuera la ciudad más importante antes de la llegada de los romanos, Londinium, desde donde se gobernaba la provincia, y al norte Eburacum, la actual York, donde nacería el emperador Constantino I el Grande(hacia 272-337). También podéis ver las marcas de las dos murallas construidos primero por el emperador Adriano (76-138), el conocido como Muro de Adriano, y el construido por su sucesor, el emperador Antonino Pío(86-161), llamado Muro de Antonino, 160 kilómetros más al norte que la anterior, para proteger la provincia romana de los ataques de los pictos que habitaban el territorio de la actual Escocia. Los romanos permanecerían en la isla hasta el 407 , cuando las últimas legiones abandonaron a su suerte a los britanos que tendrían que hacer frente a la amenaza de los pictos , aunque no serían ellos los que les arrebatarían su territorio sino pueblos venidos del otro lado del Canal de la Mancha (imagen procedente de http://es.wikipedia.org)
Los romanos no regresarían hasta  el año 43 d. C , pero entonces lo harían para establecerse  en la isla y formar una nueva provincia que incorporarían al Imperio Romano con el nombre de Britania. Es en ese año cuando fundan un asentamiento al que darán el nombre de Londinium y que establecieron en el primer lugar donde pudieron tender un puerto sobre el Támesis . No se sabe si hubo en aquel mismo sitio otra población anterior ni tampoco se sabe con certeza el origen de la palabra Londinium , tal vez una derivación del nombre del dios celta Lug del que se derivan nombres de otras ciudades  como Lugdunum la actual Lyon,en Francia, o  la gallega ciudad de Lugo en España .Quizás fuera ese su origen o tal vez no pero lo cierto es que en el 43 de nuestra era a orillas del Támesis se encontraba esta nueva ciudad que rivalizaba con Camulodunum , situada en el mismo lugar donde hoy se encuentra Colchester y considerada la ciudad mas antigua de Britania. Dos décadas después se produciría una rebelión de los britanos encabezada por la reina de la tribu de los icenos, Boudica , que mantendría en jaque a las legiones romanas entre el 60 y el 61  , arrasando ciudades como Camulodunum y la propia Londinium. Finalmente Boudica sería derrotada ,y se suicidará antes de ser capturada. El historiador romano Tácito afirma que entre Camuladunum, Londinium y Verulamio murieron unas ochenta mil personas entre civiles y soldados, aunque es difícil creer esta cifra tanto porque muchos lograron escapar en Londinium y Verulamio como por la escasa población romana en la época en Britania.
Sea como fuere  Londinium sería reconstruida , sustituyendo a Camuladunum(Colchester) como capital de la provincia de Britania en el siglo II y alcanzando en esta época un tamaño considerable hasta reunir a una población estimada de sesenta mil habitantes. Pero en el 407  la provincia romana de Britania es abandonada por las últimas legiones y la ciudad de Londinium también queda abandonada pero no durante mucho tiempo. Los britanos , acostumbrados a encontrarse bajo el paraguas protector de las legiones, quedaban ahora a merced de enemigos tradicionales como los indómitos pictos que habitaban el norte de la isla , en lo que hoy conocemos con el nombre de Escocia, mientras que a mediados del siglo V nuevos pueblos cruzarán el Canal de la Mancha con la intención de establecerse en Britania, entre los que se encontraban los jutos, los anglos y los sajones . Según la tradición inglesa habrían sido los britanos los que llamaron a los sajones a Britania para que les ayudasen a luchar contra los pictos, pero como suele suceder en la historia, cuando un pueblo solicita la ayuda de otro para luchar contra un tercero el resultado suele ser la invasión del pueblo que ha solicitado la ayuda ya que ha demostrado su debilidad.

Mapa con las rutas seguidas por jutos, anglos y sajones para ocupar Britania. Según relata Gildas, los britanos hacia el 450 se sentían incapaces de hacer frente a la amenaza de los pictos al norte y buscaron ayuda al otro lado del mar , a los jutos que estaban en la actual Jutlandia, dentro del territorio danés, los anglos , que se hallaban justo al sur de los jutos, en territorio de la actual Alemania fronterizo con Dinamarca y  al oeste de los anglos, en la costa de Alemania, estaban los sajones. Estras tribus respondieron a la llamada realizada por uno de los caudillos britanos llamado Vortigern, y cruzaron el mar para ,en teoría , ayudar a los britanos a enfrentarse a los pictos, pero , como podéis suponer, sus intenciones eran bien diferentes. Los primeros en llegar fueron los jutos liderados por los hermanos Hengist y Horsa . Acordaron sellar una alianza mediante el matrimonio del caudillo britano Vortigern con la hija de Hengist, Rowena . Se organizó una gran fiesta para celebrar la alianza de los dos pueblos juto y britano pero los primeros incitaron a los britanos a emborracharse y cuando ya estaban ebrios les dieron muerte y se apoderaron del primero de los reinos britanos en ser conquistado , el de Kent. A continuación llegarían los sajones que fundarían los reino de Sussex(sajones del sur), Wessex(sajones del oeste) y Essex (sajones del este) y hacia 540 llegarían también los anglos que fundarían tres reinos, Anglia Oriental, Mercia y Northumbria. Estos reinos formarían la Heptarquía(gobierno de siete) que controlaría la isla hasta el siglo IX.(imagen procedente de http://vascon.galeon.com )
El religioso Gildas (hacia 496-570) escribiría en el siglo VI   una obra titulada “De Excidio et Conquestu Britanniae” donde  por primera vez se narraban los acontecimientos desarrollados en la isla después de la marcha de los romanos, y con los reparos que los historiadores hacen sobre la exactitud de su contenido, en ella narra como la isla fue prácticamente arrasada por los nuevos conquistadores “Pues el fuego… se extendió de costa a costa, avivado por las manos de nuestros enemigos en el Este, y no cesó, hasta que destruyó todas las ciudades y tierras cercanas, alcanzó el otro lado de la isla, y hundió su lengua roja y salvaje en el océano occidental. En estos asaltos todas las columnas cayeron por los golpes del ariete, todos los granjeros se pusieron en fuga, junto con sus obispos, sacerdotes y el pueblo, mientras la espada relucía y las llamas ardían en torno a ellos por todos lados. Era lamentable contemplar, en el medio de las calles yacían lo alto de las torres, abatidas hasta el suelo, piedras de altos muros, altares sagrados, fragmentos de cuerpos humanos, cubiertos con ropas lívidas de sangre coagulada, que parecían haber sido apretados todos juntos en una prensa; y sin ninguna posibilidad de ser enterrados, excepto en las ruinas de las casas, o en los estómagos hambrientos de las bestias salvajes y las aves”
Apenas se sabe que sucedió en Londres entre el 450 y el 600 , pero otro religioso e historiador , Beda el Venerable (672-735) , escribió hacia el 731 su  “Historia ecclesiastica gentis Anglorum“, con la que  ampliaría el contenido de la historia de Gildas llevándolo hasta la fecha que escribió su obra , y por ella es considerado el padre de la historia inglesa . Narra la conversión de Inglaterra al cristianismo de la mano del evangelizador Anselmo de Canterbury (hacia 534-634). Aunque sea apartarnos momentaneamentela ciudad de Londinium, creo que os interesará el relato que recoge Beda sobre el comienzo de la evangelización de Britania cuando el papa Gregorio I Magno (hacia 540-604 y papa desde 590 hasta 604) observa en un mercado de Roma la venta de unos hombres como esclavos que llamaron su atención por sus cabellos rubios y la blancura de su tez . Así lo narra Beda “Cuéntase que un día ciertos comerciantes que habían llegado a Roma exponían sus mercancías en la plaza del mercado . Entre la multitud que se empujaba para comprar estaba Gregorio, que vio, entre las demás mercancías, a unos muchachos que estaban en venta. Tenían la piel blanca , los rasgos delicados y el pelo muy hermoso. Mientras los miraba con curiosidad  e interés, preguntó de que tierra y de que parte del mundo eran. – Son de la isla de Britania- le respondieron, – donde todos tienen el mismo aspecto”

Mapa de la Heptarquía, es decir, de los siete reinos en que estaba dividido el territorio de la actual Inglaterra. En color rosa tenemos el territorio de los anglos, los reinos de Northumbria , Mercia y Anglia Oriental, en color más pálido los territorios sajones, Essex, Sussex y Wessex,  y luego entre Essex y Sussex podéis ver el pequeño reino de Kent, que era aquel que conquistaron al llegar los jutos. Finalmente, en verde están los territorios controlados por los indómigos pictos y los escotos . Cuando uno de los reyes de alguno de los reinos tenía mayor fuerza que el resto  se convertía en Bretwalda , una dignidad que significaba que los demás reyes le  reconocían una cierta autoridad por encima de la suya. Durante mucho tiempo se la disputaron los reyes de Northumbria y Mercia, pero a mediados del siglo IX, justo antes de las invasiones vikingas, el reino más fuerte era el de Wessex y serán ellos los que encabecen la lucha contra los invasores nórdicos (imagen procedente de http://www.lahistoriaconmapas.com )
“Gregorio preguntó entonces si aquellos isleños eran ya cristianos o si todavía eran infieles ignorantes – Son paganos- le dijeron. ¡Ay!- exclamó  Gregorio con un suspiro que le brotó del corazón – qué triste es que una gente de aspecto tan lozano esté todavía a merced del autor de las tinieblas y que unos cuerpos tan hermosos escondan un espíritu vacío de gracia divina. ¿Y cómo se llama esta raza? Se llaman anglos o ánglicos, le respondieron. Es justo que así sea -repuso Gregorio- pues tienen rostro angélico y pasarían por parientes de los ángeles del cielo. ¿Y cómo se llama la provincia de donde proceden? Deira, le dijeron. Excelente, comentó Gregorio, pues es como si hubieran sido rescatados de la ira .¿Y cómo se llama su rey? Ale, le respondieron. En tal caso es justo que en aquella tierra resuene en alabanza de Dios la palabra aleluya” Esta sería la razón por la que el papa Gregorio envió  a Britania a Agustín de Canterbury en 596 al frente de una misión evangelizadora que sería coronada con el éxito , logrando la conversión del más importante de los reyes anglosajones , Etelberto de Kent, que además le permitió establecer sedes episcopales en Canterbury, Rochester y en Londres, por lo que ya entonces Londres había recuperado su importancia como centro habitado y Beda se refiere a la ciudad como “un centro comercial para muchas naciones que lo visitan por tierra y por mar”
Sin embargo este Londres no era el mismo Londinium de los romanos, que habría sido abandonado aunque conservaba sus murallas, sino que tendría un nuevo emplazamiento aproximadamente a un kilómetro de la anterior ciudad, a la que los sajones llamaron Lundenwic. En esta época, siglos VI, VII y VIII, la antigua Britania está dividida en siete reinos, un periodo histórico conocido como la Heptarquía, con los reinos de Essex (sajones del este), Sussex (sajones del sur), Wessex (sajones del oeste), Mercia, Northumbria , Kent y Anglia Oriental . Los tres primeros reinos , Essex, Sussex y Wessex pertenecían a los sajones, mientras que Mercia, Northumbia y Anglia Oriental habían sido creados por los anglos y Kent por los jutos. Como en un primer momento los reinos anglos parecían más poderosos comenzó a llamarse a aquella tierra como Angleland o Anglaterre, es decir, Tierra de Anglos, de la que procede el término que hoy conocemos como Inglaterra o England en inglés. Gradualmente el reino de  Wessex fue alcanzando preponderancia sobre el resto de los reinos de la Heptarquía, y Lundenwic se hallaba dentro del territorio del reino de Essex, los sajones del este.

Mapa con el territorio controlado por Canuto II, rey de Dinamarca, Noruega e Inglaterra , hijo de Svend I, que había sido el artífice de la conquista de Inglaterra en 1013. Svend desembarcaba en agosto de ese año en Inglaterra y conquistaba Londres , haciéndose proclamar el 23 de diciembre de ese año como nuevo rey de Inglaterra, aunque apenas cinco semanas después moriría por unas heridas recibidas durante la campaña militar. Los daneses abandonaron Inglaterra para llevarlo a enterrar a Dinamarca, pero un año después regresaría su hijo y sucesor, Canuto II, para volver a conquistar Inglaterra . Sin embargo , el dominio danés sería efímero, pues en 1042 la corona volvía a un miembro de casa sajona de Wessex, Eduardo el Confesor (imagen procedente de http://usuarios.multimania.es )
A finales del siglo VIII comienzan las primeras incursiones vikingas y en 842 Lundenwic es atacada y de nuevo en 851 sufre un nuevo saqueo por una flota de más de trescientos barcos vikingos. En 865 los daneses inician la invasión de los reinos de la Heptarquía, caen Northumbria, Essex, Mercia y Anglia Oriental, y sólo Wessex les hará frente con su nuevo rey a partir de 871, Alfredo I el Grande (849-899) , que contra todo pronóstico y cuando todo parecía perdido  logrará detener el avance danés  y en 886 recuperará Lundenwic pero decide que sea trasladada de nuevo al antiguo emplazamiento donde estaba Londinium para aprovechar las murallas romanas . Le da un nuevo nombre , Lundenburh, mientras que Inglaterra quedará dividida entre el reino de Wessex, donde gobierna Alfredo el Grande, y el Danelaw, que era la tierra controlada por los daneses. En cuanto a Lundenwic quedaría prácticamente deshabitada y su nombre cambiaría por el de Ealdwic, que significa “la ciudad vieja”. Mientras Londres(o Lundenburh), comienza a crecer, a su alrededor sigue desarrollándose la historia. En el año 1015 toda Inglaterra queda en manos del rey danés Canuto II de Dinamarca (995-1035), que lo incorpora a su Imperio que incluía también Dinamarca y Noruega. Tras su muerte  le suceden otros dos reyes daneses en los siguientes cinco años , Haroldo Harefoot entre 1037 y 1040 y Hardicanute entre 1040 y 1042 , pero tras la muerte de éste último el pueblo elige a un nuevo representante de la dinastía sajona de Wessex que recupera el trono en la persona del rey Eduardo el Confesor.
Eduardo el Confesor reinara de 1042 a 1066 y bajo su reinado se construirá la Abadía de Westminster en Londres . Eduardo , hombre muy devoto y que sería canonizado, había incumplido su promesa de peregrinar a Jerusalén y el papa le propuso para redimir su falta la construcción de una gran iglesia. Ese fue el origen de la Abadía de Westminster que a partir de entonces se iba a convertir en el lugar tradicional de coronación de los monarcas ingleses. No puedo detenerme aquí a relatar los detalles de lo que sucedió tras la muerte de Eduardo, pero éste, que no había dejado descendencia, prometió en una ocasión el trono a su primo el duque Guillermo de Normandia. Cuando muere el 5 de enero de 1066 , Guillermo reclama el trono basándose en esta promesa,, mientras que los sajones prefieren elegir como rey al sajón Harold Godwinson , conde de Wessex, y que toma el nombre de Harold II (1022-1066). Sin embargo apenas tendrá tiempo para disfrutar del trono porque deberá  enfrentarse a dos invasiones simultaneas , la dirigida por el duque Guillermo de Normandía desde el Canal de la Mancha y la de los noruegos encabezada por el rey Harald III Haardrade (1015-1066). A los noruegos los derrotará el 25 de septiembre de 1066 en la batalla de Stamford Bridge, pero casi inmediatamente tiene que dirigirse hacia la costa del Canal de la Mancha para enfrentarse a las tropas de Guillermo. Cansados de la anterior batalla Harold II es derrotado el 14 de octubre en la Batalla de Hastings, donde encuentra la muerte

DOCUMENTAL DEL CANAL DE HISTORIA SOBRE LA BATALLA DE HASTINGS Y LA CONQUISTA DE INGLATERRA POR LOS NORMANDOS DEL DUQUE GUILLERMO

Los normandos , término que significa “hombres del norte”, habían sido guerreros escandinavos, en su mayor parte procedentes de la actual Dinamarca, que en el siglo IX  dirigidos por Hrolf Ganger (840-hacia 932) habían llegado a las costas del reino carolingio, la Francia de nuestros días, estableciendo su campamento en la desembocadura del río Sena en 896, venciendo en sucesivas batallas a las tropas del rey carolingio  Carlos III el Simple(879-929) que viendo como en 910 la misma París corría peligro de caer en manos de los daneses llegó a un acuerdo con Hrolf. A cambio de una parte del territorio costero que constituirá la base de la futura Normandia, Hrolf se compromete a jurar lealtad al rey y a convertirse al cristianismo adoptando el nombre de Rollón. Como curiosidad os diré que le llamaban Rollón el Caminante porque debido a su gran altura, más de dos metros, y su peso, sobrepasaba los 140 kilos, ningún caballo podía soportar su peso. Guillermo de Normandía era un sucesor de Rollón y por ello tenía el título de duque de Normandía , pero era ambicioso y quería un nuevo reino, el de Inglaterra. En este documental podréis vivir la batalla como si vosotros fuerais Guillermo de Normandía, el futuro Guillermo el Conquistador

Guillermo, que a partir de ese momento sería conocido como Guillermo I el Conquistador(1028-1087) , es coronado en Westminster y se inicia el dominio normando de Inglaterra. Bajo el reinado de Guillermo I se construiría la célebre Torre de Londres , primero como un lugar donde acuñar moneda e impartir justicia, además de como fortaleza, y a partir del siglo XII como prisión . Hasta comienzos del siglo XIII Inglaterra no tenía una capital fija, el poder estaba donde se encontraba el rey, casi siempre en movimiento de una fortaleza a otra, pero a comienzos del siglo del 1200 Westminster se convierte en la sede estable del gobierno y el poder se irá centralizando cada vez más. La ciudad continúa creciendo y pasa de los poco más de 15.000 habitantes que tenía en 1100 hasta los 80.000  de 1300 . El religioso William Fitzstephen (fecha desconocida – 1191) describía así el Londres de finales del siglo XII “Bendecida por un clima saludable, por la religión de Cristo, el poderío de sus fortificaciones, la naturaleza de su emplazamiento, la reputación de sus ciudadanos y el honor de sus matronas, feliz también por sus diversiones y prolífica en hombres nobles”
Los artesanos y comerciantes de la ciudad formaron poderosos gremios que además obtuvieron el privilegio de elegir a quién gobernara la ciudad, el Lord Major de Londres, el alcalde de Londres, a partir del reinado de Juan I de Inglaterra, al que seguro que conocéis mejor como Juan Sin Tierra(1166-1216), hermano del aún más célebre Ricardo I Corazón de León (1157-1199). Es ésta una época apasionante de la historia que espero relatar en algún otro artículo dedicado a la época medieval inglesa.  Sin embargo, el alcalde no adoptaría el título de Lord Major hasta el año 1354, justo seis años después de que la ciudad de Londres perdiera a gran parte de su población como consecuencia de la epidemia de Peste Negra que asoló Europa en aquellos años. Como veremos en la segunda parte de este relato, las calles de Londres eran estrechas, mal ventiladas, sin alcantarillado y  el reino de las ratas, por lo que no es de extrañar que en los siguientes tres siglos se produjeran en total seis episodios epidémicos. Unos años antes, en 1314, se terminaba la catedral de San Pablo, que, por supuesto , no es la que hoy podemos ver en Londres, y  durante el siguiente siglo Inglaterra se verá inmersa en una interminable guerra con Francia conocida como la Guerra de los Cien Años por los derechos al trono francés, aunque en realidad fueron 116 años ya que se prolongó desde 1337 hasta 1453, terminando con la derrota de Inglaterra.

Esquema de los reyes de Inglaterra de la dinastía Plantagenet que reinaría en Inglaterra desde el siglo XII hasta el siglo XV. En 1135 moría el rey Enrique I de Inglaterra, el cuarto hijo de Guillermo el Conquistador. No dejaba un descendiente varón , por lo que el gobierno pasa a su hija Matilde(1102-1167) , casada con el conde de Anjou y duque de Normandia, Godofredo V(1113-1151), que era llamado Plantagenet  porque llevaba siempre en su gorro una ramita de retama, que en francés se escribe genet, de ahí “Planta genet” Hubo una guerra civil por el trono entre Matilde y Esteban de Blois(1096-1154), nieto de Guillermo el Conquistador, pero tras la muerte de Esteban en 1154 el reino pasó a manos del hijo de Matilde y Godofredo, que reinaría con el nombre de Enrique II, padre de Ricardo Corazón de León y de Juan Sin Tierra y con quién comenzaba el reino de la dinastía Plantagenet. A partir de 1455 dos ramas de la familia Plantagenet, los York y los Lancaster, se enfrentarían en la llamada Guerra de las Dos Rosas, en la que finalmene vencieron los Lancaster en 1485 , subiendo al trono Enrique VII que fundaba una nueva dinastía, los Tudor, que en realidad era la fusión de las dinastías de York y Lancaster, a su vez herederas de los Plantagenet . Es difícil explicar esto en pocas líneas pero espero que os haya servido para guiaros un poco en el siempre laberíntico enredo dinástico de las casas reales europeas (imagen procedente de http://socialesmoriles.blogspot.com )

Apenas dos años después se inicia otra larga guerra ,en esta ocasión por la sucesión al trono de Inglaterra, entre las casas de York y Lancaster, que sería conocida como la Guerra de las Dos Rosas por los emblemas que distinguían a cada una de las casas, una Rosa Blanca la casa de York y una Rosa Roja la casa de Lancaster, que eran dos ramas familiares procedentes de un tronco común, la dinastía Plantagenet que reinaba en Inglaterra desde el siglo XII. Después de diferentes alternativas en la lucha , la victoria final la alcanzarán los Lancaster en la batalla de Bosworth el 22 de octubre de 1485, tras la que asciende al trono Enrique Tudor que adopta el nombre de Enrique VII(1457-1509), fundando una nueva dinastía, la Tudor, cuyo emblema era una rosa  de diez pétalos, cinco blancos en el centro y cinco rojos en el borde exterior que simbolizaban la unión de las casas de York y Lancaster. La dinastía Tudor gobernaría Inglaterra hasta 1603, una época marcada por los reinados del hijo de Enrique VII, el célebre Enrique VIII (1491-1547), que separaría a la Iglesia de Inglaterra de la Iglesia Católica fundando la nueva Iglesia Anglicana y su hija Isabel I (1533-1603)
Bajo el reinado de los Tudor, Londres creció aún más deprisa, al trasladarse la mayor parte de la nobleza a la ciudad para estar cerca del rey . Durante el reinado de Enrique VIII nacen los actuales parques de Saint James Park y Hyde Park, entonces un coto de caza del monarca, el Palacio de Saint James en el terreno de un antiguo hospital de leprosos, y refundó el  St Bartholomew’s Hospital, construido en 1123 y que hoy es el más antiguo de los hospitales del Reino Unido. Durante el reinado de su hija  Isabel I Inglaterra , Londres viviría la edad de oro del teatro con la inconmensurable figura de William Shakespeare(1564-1616) y se construyen teatros míticos como The Theater, The Curtain,  The Globe, The Rose, The Swan y The Hope. La reina prestaría su nombre a ésta época ,conocida como la Inglaterra isabelina, que sentaría las bases del futuro dominio mundial de los mares por parte de Inglaterra. A la muerte de Isabel I sin dejar descendencia, le sucede en el trono Jacobo I (1566-1625), que inicia una nueva dinastía, la de los Estuardo, Hijo de la reina María I Estuardo de Escocia(1542-1587), Jacobo une los reinos de Inglaterra, Escocia e Irlanda. En ésta época Londres ha superado ya los 220.000 habitantes, aunque su extensión casi no ha aumentado,constreñida dentro de las viejas murallas, mientras siguen creciendo las zonas de suburbios insalubres.

Mapa de Londres del siglo XVI, recogido en el Civitates Orbis Terrarum  editado en 1572 donde podemos ver como la ciudad se encontraba todavía constreñida dentro de sus murallas  mientras que en la otra orilla del Támesis apenas había aún construcciones, aunque seguiría creciendo a gran velocidad. Si a comienzos del siglos XIII la población había llegado a ser de ochenta mil personas, la peste de 1348 redujo mucho ese número y aún a comienzos del siglo XVI  no había logrado recuperar aquellos niveles, estimándose su población en cincuenta mil personas. Pero apenas cien años después el número de habitantes de Londres superaba los 220.000, pero sin embargo la ciudad no se había ampliado respondiendo a un plan urbanístico ordenado, simplemente se habían limitado a amontonar viviendas , pegadas unas a otras y casi todas de madera. Una invitación al desastre que antes o después se iba a producir. (imagen procedente de http://antiguopasalavida.com)   
Es en esta época cuando surge el East End junto a las murallas de la ciudad pero sin ningún tipo de planificación urbana, sólo un amontonamiento de viviendas, la mayoría de ellas de madera y sin las  mínimas condiciones sanitarias. La densidad de población dentro de las murallas era tan alta que incluso en el siglo XXI es desconocida en cualquier ciudad de los países desarrollados. De ésta época datan los primeros mapas dibujados de la ciudad, que nos la representan como un amontonamiento caótico de viviendas. El siglo avanza, Jacobo I fallece en 1625, le sucede su hijo Carlos I (1600-1649), que tendrá duros enfrentamientos con el Parlamento porque quería establecer un régimen absolutista gobernando al margen de los parlamentarios, y estallará una guerra civil que terminará con la derrota del rey que será decapitado y la instauración de una república gobernada por Oliver Cromwell(1599-1658), que adoptará el título de Lord Protector sobre esta república que recibe el nombre de Mancomunidad de Inglaterra o Commonwealth of England . Pero después de su muerte y tras un breve gobierno de su hijo Richard Cromwell(1626-1712), la monarquía es restaurada en 1660 en la persona de Carlos II (1630-1685), hijo de Carlos I . Y aquí vamos a dejar hoy nuestro relato, ya hemos recorrido la historia de Londres paralelamente a la de Inglaterra, ya que no hay forma de separarlas, y mañana abordaremos ese año entre 1665 y 1666 que iba a cambiar la faz de la ciudad.    

MUJERES EN LA HISTORIA: BOUDICA, UNA MUJER FRENTE A ROMA Y LA CONQUISTA DE BRITANIA(PRIMERA PARTE)

Los siglos I y II d. C fue la época de máximo poder y expansión del Imperio Romano, las legiones dominaban todas las costas del Mediterraneo, que se había convertido en el Mare Nostrum, el Mar Nuestro, del que era dueño y señor aquella ciudad que extendía su control desde Hispania y la Galia al oeste hasta Mesopotamia al este. No era el Imperio más grande que había conocido la humanidad pues el que conquistara Alejandro Magno(356-323 a.C) en apenas una década era mayor en extensión, pero aquel Imperio apenas había sobrevivido a la muerte de su creador al fragmentarse en diferentes reinos entre sus generales, pero Roma , además de conquistar nuevos territorios imponía sus leyes, su lengua, su organización administrativa , construía acueductos, calzadas, anfiteatros, ciudades , absorbía la cultura del pueblo conquistado y la incorporaba al mosaico de culturas que ya formaban parte del Imperio. Un lento pero exitoso proceso de asimilación  que hoy llamamos romanización. En el siglo I de nuestra era pocos retos le quedaban por conseguir a Roma, una vez que había renunciado a extender sus fronteras hacia el norte después de la masacre de la Batalla del Bosque de Teuteburgo, donde el general romano Publio Quintilio Varo(hacia 46 a.C-9 d.C) y las tres legiones que comandaba hallaron la muerte a manos de una alianza de tribus germanas en el mayor desastre que había conocido la Roma imperial.
Pero quedaba una última frontera pendiente de ser conquistada, una isla al otro lado del océano que bañaba las costas de la Galia, que a mediados del siglo I a. C ya había tratado de conquistar el general romano Julio César (101-44 a.C) . Esta última frontera que se convertirá en protagonista de este artículo es la que los romanos llamarían Britania. Aproximadamente desde el segundo milenio a. C esta isla que hoy es territorio compartido por Inglaterra, Escocia y Gales, fue ocupada por un pueblo al que los historiadores denominan del Vaso Campaniforme , llamados así por los vestigios arqueológicos que nos han legado, aunque su obra más conocida no sean sus vasos, sino monumentos megalíticos que son atribuidos a ellos como el celebre Stonehenge, aunque no sepamos con certeza si  ellos fueron sus constructores. Aquel pueblo, que procedía del continente,  tenía una ventaja sobre los pueblos más antiguos que habitaban la isla, el uso del bronce, y con él conseguirían controlar la futura Britania durante los dos milenios siguientes. Pero además de una ventaja militar el bronce también significaría una fuente de riqueza para este pueblo.

Señalado en verde la extensión de la conocida como cultura del Vaso Campaniforme que llegaría a Britania procedente de  lo que hoy conocemos como Bélgica. Recibe este nombre porque sus vasos y vasijas de cerámica tienen una forma de campana invertida, y han sido halladas desde España hasta Irlanda , Alemania o Sicilia, como podemos ver en el mapa.  Su cronología es aún discutida pero se desarrollaría entre el tercer y el segundo milenio antes de Cristo. En el caso de Britania fue durante el segundo milenio cuando un pueblo procedente del continente la llevó a la isla imponiéndose a sus antiguos habitantes gracias al uso de las armas de bronce (imagen procedente de http://www.soscaballolosino.com )
El bronce es una aleación de cobre y estaño, materiales que no eran muy abundantes en la cuenca mediterranea, y al ser necesario para fabricar las armas que daban superioridad al ejército que usara el bronce sobre otros que todavía usaban armas de piedra, se convirtió en indispensable para cualquier ejército que quisiera vencer en la guerra asegurarse un suministro suficiente de bronce. Si en la isla de Chipre había importantes minas de cobre , para el estaño hubo que buscar más lejos, porque en el Mediterraneo era muy escaso y los encargados de buscarla sería el pueblo más emprendedor y de mayor vocación comercial de la época además de ser grandes navegantes, los fenicios. Y dieron con estas minas más allá del Estrecho de Gibraltar , aventurandose en las aguas del Atlántico y convirtiéndose en los primeros navegantes mediterraneos que se atrevían  a surcar aquellas aguas . Allí hallaron la que los griegos conocían con el nombre de Casitérides o Islas del Estaño , que podrían ser las islas Scilly a apenas cincuenta kilómetros de la costa de Britania, aunque otros afirman que eran las Azores o Cornualles . Casi con seguridad aquellas islas estaban habitadas por el pueblo del Vaso Campaniforme y se estableció un vínculo comercial que se prolongaría aproximadamente durante quinientos años, entre el 1500 y el 1000 a. C, época en el que bronce fue cediendo paso al uso del hierro.
Fue en esta transición de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro, entorno al siglo V o IV a.C, aunque la cronología es muy imprecisa y he encontrado distintas fechas,  cuando llegan a Britania otro pueblo procedente del continente que desplazará a los pueblos que habitaban la isla al llevar armas de hierro superiores a las armas de bronce de sus rivales. Al igual que el Vaso Campaniforme  había vencido a los antiguos habitantes de Britania imponiendo el bronce a la piedra, ahora otro pueblo con armas de hierro imponía su superioridad sobre el bronce. A estos nuevos invasores  los griegos los  llamaron hiperbóreos y más tarde Keltoi , los romanos celtici y nosotros los conocemos como celtas. No conocemos la procedencia exacta del pueblo celta , pues mientras algunos investigadores sitúan su origen en la India y Oriente Medio otros lo sitúan en la misma Europa,pero lo que si sabemos es que a partir del 1200 a. C habían comenzado a extenderse por el este y oeste de Europa, llegando hasta la Península Ibérica al sur, el Mar Negro y la actual Turquía al este y la Galia y , tras cruzar el Canal de la Mancha, Britania al oeste. No formaban un Imperio ya que los celtas estaban compuestos por centenares de tribus , independientes unas de otras y en casi permanente conflicto entre ellas, pero su superioridad militar gracias al hierro y también a su valor les permitió desplazar en Britania  a sus antiguos pobladors, hasta hacerse con el control de la mayor parte de la isla.

En este mapa que representa la época en la que Piteas realizó su viaje, vemos dibujada con una linea roja el itinerario del griego Piteas que le llevó probablemente hasta la que los griegos llamaron Thule y hoy conocemos como Islandia. Tuvo que burlar el bloqueo al que sometían la navegación los cartagineses que controlaban el Estrecho de Gibraltar para evitar que otros comerciantes alcanzaran las minas de estaño del norte de Europa , impescindible para la fabricación del bronce , y ejerciendo de esta forma un monopolio sobre su comercio.  Piteas escribió a su regreso una obra titulada “En el Mar” que fue destruida durante el incendio de la Biblioteca de Alejandría pero nos han llegado fragmentos de la misma en obras de geógrafos como Estrabón que, sin embargo, le consideraba un embustero y no creía que el relato de su viaje fuera verídico, una opinión compartida por la mayoría. Sin embargo, hoy sabemos que su relato fue verídico por las observaciones y descripciones que recoge, como la Aurora Boreal, el Sol de Medianoche, fenómenos que él fue el primero en observar y describir , y además fijó la posición del Polo Norte celeste y otras muchas mediciones que  siglos después los geógrafos comprobarán acertadas. También recogió el nombre de las islas Británicas, Pretannike, que luego se transformaría en otros escritos en Pritannia y finalmente Britania. Aún hoy es dificil concebir el valor y pericia que demostró Piteas al adentrarse en el Atlántico con una nave de pequeño calado , hecha para costear las aguas más tranquilas del Mediterráneo y movida por la fuerza de los remos (imagen procedente de http://historia.maritima.blogspot.com )  
Mientras la tribu celta de los senones, dirigida por su rey Breno, lograba el mayor éxito celta en Europa al derrotar al ejército romano en una fecha entre el 390 y el  387 a.C en la batalla de Alia que les abrió las puertas para dirigirse después a Roma y saquearla, en ese mismo siglo un viajero griego , Piteas(nacido hacia el 350 a.C) ,natural de la colonia de Marsilia, actual Marsella, emprendía un viaje más allá de las llamadas Columnas de Hércules, el Estrecho de Gibraltar, burlando el bloqueo al que era sometido el Mediterraneo por la flota cartaginesa que defendía su monopolio en el comercio del estaño, aún muy empleado para la fabricación del bronce  aunque militarmente hubiera perdido importancia en favor del hierro. El centro de este monopolio era la ciudad de Gadir, la actual Cádiz española, y con solo un cargamento de estaño  un comerciante ya podía hacerse rico. Quizás esa fue la auténtica motivación de Piteas, o , tal vez, sólo el afán de aventura y de conocer nuevas tierras, pero fuera cual fuese la causa de su viaje, le llevaría más lejos que a nadie hasta entonces, hasta una tierra a la que daría el nombre de Thule y de la que escribiría que allí se podía contemplar un “fuego siempre luciente”, por lo que muchos investigadores creen que estaba hablando de los volcanes de Islandia.
En su periplo habría llegado hasta las aguas del Círculo Polar Ártico hasta que el hielo le impidió el paso y en su camino de regreso costeó Dinamarca y Britania, que ya había recorrido por mar en el viaje de ida, pasando además por las actuales islas Shetland y Orcadas . Después de atravesar de nuevo el Estrecho de Gibraltar Piteas llegó a Marsalia, su ciudad natal, convertido en un hombre rico gracias a las mercancías que llevaba en el único barco que había utilizado en la expedición y relatando su viaje en un libro titulado “En el mar”, donde menciona y describe las costas de Britania , aunque muchos recibieron con escepticismo el relato de Piteas y no creyeron sus palabras ya que no les parecía posible viajar hasta lugares tan lejanos, aunque el tiempo daría la razón a Piteas demostrando lo acertadas que eran sus observaciones como el sol de medianoche o la aurora boreal y los cálculos de diferentes latitudes a lo largo de su viaje.  Durante los siglos siguientes Roma , recuperada del saqueo que había sufrido a manos de los celtas dirigidos por Breno hacia 390-387 a.C , había comenzado una lenta pero continua expansión que le llevaría primero a controlar toda la península italiana para luego enfrentarse a la otra gran potencia del Mediterraneo, Cartago, a la que derrotaría en tres guerras sucesivas, conocidas como las Guerras Púnicas, la más cruenta de las cuales fue la segunda, cuando se enfrentó al hombre que estuvo más cerca de acabar con el poder de Roma , el general cartaginés Anibal(247-183 a.C)

Ya se que hoy estoy poniendo muchos mapas pero es la mejor forma para comprender la evolución de los acontecimientos históricos.  Aquí tenéis el marco en el que se desarrolló la Segunda Guerra Punica entre el 218 y el 202 a. C en la que se decidió el domino del Mediterraneo a favor de Roma . Aquí tuvo lugar la celebre marcha del ejército cartagines dirigido por Anibal Barca que derrotaría en sucesivas batallas a las legiones romanas y pudo haber tomado Roma si hubiera dispuesto de máquinas de asedio pero la reacción romana llegó de manos de su general Publio Cornelio Escipión el Africano(236-183 a.C) que derrotaría en 202 a.C a los cartagineses en la decisiva batalla de Zama , en territorio cartagines. Aunque aún habría una tercera guerra punica, Cartago quedó tan debilitada que dejó de ser una rival para Roma. Ahora le quedaban las manos libres para continuar su expansión (imagen procedente de http://www.lahistoriaconmapas.com )
Después de derrotar a Anibal en la batalla de Zama en 202 a. C , y aunque todavía habría una tercera guerra contra Cartago, la victoria era ya de Roma así como su dominio sobre el Mediterraneo que se iría confirmando a lo largo del siglo II y I a. C . Entre el 58 y el 51 a. C la República de Roma inició la conquista de los territorios de las tribus celtas y que los romanos conocían como la Galia y a sus habitantes como galos y que corresponden en su mayor parte a las tierras que hoy ocupan Francia y Bélgica. El hombre que dirigía esta conquista pasaría a la historia como uno de los grandes generales y políticos romanos , Julio César. De las dimensiones de esta guerra de conquista conocida como Guerra de las Galias, nos lo da el número de muertos a lo largo de siete años de enfrentamientos, unas cifras de bajas  que el propio Julio César estimaba en unas 30.000 entre sus hombres y más de un millón de muertos entre galos y germanos. Cuando la guerra concluía después de la victoria de César sobre el caudillo galo Vercinguetorix en la Batalla de Alesia en el 52 a. C. Roma había asegurado su dominio de aquel territorio que se extendía desde el Mediterraneo hasta el Canal de la Mancha y fijaba su frontera norte en el curso del río Rin.
Los celtas que vivían en Britania no podían permanecer ignorantes de lo que estaba sucediendo a sus tribus hermanas al otro lado del Canal de la Mancha y en el 56 a. C César tuvo pruebas suficientes para estar seguro que los celtas de Britania habían prestado su ayuda a una tribu celta de la Galia, los vénetos, que se hallaban en la actual Bretaña francesa y se habían rebelado contra Roma. César sofocó la rebelión pero por primera vez dirigió su mirada más allá de las costas de la Galia hacia Britania. En el año 55 a. C  Julio César decidió enviar a uno de sus hombres, Cayo Voluseno , en una misión de exploración para que le describiera algo de lo que allí se pudiera encontrar si decidía marchar con sus tropas. Cuando los celtas observaron la presencia romana temieron que el intento de invasión fuera inminente y enviaron emisarios a César para prometerle sumisión y frenar así la ocupación militar. En respuesta el general romano organizó una flota de ochenta embarcaciones que llevarían a bordo a dos legiones completas,entre ocho mil y diez mil hombres , más otras dieciocho naves para transportar la caballería , aunque estas llegarían más tarde, por lo que César se adelantó con las naves que llevaban a la infantería.

VÍDEO DEL DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA “CONQUISTAS ROMANAS EN BRITANIA. EN LA LINEA DE FUEGO”

Esta es la primera parte de un documental del Canal Historia que relata la conquista de Britania, del que sólo os pongo la primera parte que hace referencia a la campaña de César, aunque también contiene acontecimientos que en parte nos ocuparán en la segunda parte de este relato

Al alcanzar las costas de Britania observaron que los celtas los estaban esperando para impedir el desembarco . Según cuenta César en su  “Comentarios a la guerra de las Galias”, los legionarios romanos permanecían inmóviles y temerosos al ver lo que les esperaba en la playa nada más desembarcar , hasta que el portaestandarte de una de las legiones saltó a tierra y arengó a sus compañeros “Seguidme, compañeros soldados, a menos que queráis regalar el águila de vuestra legión al enemigo. Yo, por mi parte, voy a cumplir mi deber hacia mi general y hacia la república” . Con el valor recobrado los romanos iniciaron el desembarco auxiliados por las catapultas que  disparaban sus proyectiles desde los barcos y consiguieron tomar la playa y establecer un primer fuerte después de derrotar a los britanos. Si hubiera dispuesto de la caballería César podría haberles perseguido pero las naves que la transportaban tuvieron que dar media vuelta por las malas condiciones de la mar, regresando a puerto. A pesar de la victoria, la posición de César sin la caballería era delicada ya que se hallaba rodeado de enemigos , que conociendo el aislamiento de César reunieron un importante número de hombres y lanzaron un ataque dirigido a aniquilar a los romanos pero que terminó con la victoria absoluta de los hombres de César.
Sin embargo César no quería arriesgarse a pasar allí el invierno por lo que decidió volver a las naves y regresar a la Galia .Un año después, en el 54 a. C , César organizó un nuevo desembarco, pero en esta ocasión se aseguró de disponer de los medios necesarios para la ocupación de Britania y reunió más de ochocientas embarcaciones que iban a transportar a cinco legiones , unos 25.000 hombres, incluidos dos mil hombres de caballería. Los britanos, al ver la formidable fuerza enviada por los romanos decidieron no hacerles frente en la playa como el año anterior y se retiraron al interior. Las diferentes tribus se unieron bajo el mando del rey Casivelono o Casivelauno, el primer rey britano del que nos ha llegado el nombre gracias a los escritor de César. Casivelono había estado  en guerra con las diferentes tribus de la isla , derrotándolas y por su prestigio militar había sido elegido para liderar la lucha contra la invasión. Consciente Casivelono de que el combate a cambo abierto significaría una derrota segura, inició una guerra de guerrillas y una política de tierra quemada, para que los romanos no pudieran disponer de alimentos para sus tropas.

Mapas con las diferentes tribus celtas que habitaban en Britania cuando desembarcó Julio César en los años 55 y 54 a. C. En la segunda de sus expediciones en Britania César iba acompañado por Mandubracio o Imanuentio como le llama Julio César en su “Comentarios a la Guerra de las Galias”, que era hijo del rey de los Trinobantes, que vemos en el mapa en el lado derecho de la imagen, después de que su padre fuera asesinado por Casivelono, el nuevo líder bajo el que se habían unido. Como también había hecho en la Galia , César aprovecharía las disensiones internas entre los celtas para dividirlos y sacar ventaja. Los trinobantes se aliarían con Roma y debilitarían la posición de Casivelono (imagen procedente de http://themaskedlady.blogspot.com  )

Sin embargo, César siguió avanzando hasta alcanzar las orillas del Támesis a pesar del acoso de los hombres de Casivelono , que disponía de al menos cuatro mil carros de guerra. Al comprobar el avance de las tropas romanas, la tribu de los trinobantes que había sido una de las derrotadas por Casivelono antes de la llegada de los romanos, decidieron cambiar de bando y unirse a César , desvelando donde se hallaba la base militar del líder britano y hacia allí se dirigió César con sus hombres para sitiarla. Aunque Casivelono trató de establecer nuevas alianzas con otras tribus britanas estas no cristalizaron y finalmente decidió negociar la rendición con César que ahora tenía prisa por regresar a la Galia después de recibir noticias de levantamientos en los territorios que ya estaban ocupados. Así, se firmo un tratado de paz por el que Casivelono entregaba rehenes a Roma, se comprometía al pago de un tributo y prometía no atacar a los trinobantes, ahora aliados de Roma. César embarcó de nuevo con sus legiones a la Galía y los romanos no volverían a pisar suelo britano hasta el año 43 d. C. Como escribiría más de un siglo después el historiador romano Cornelio Tacito (55-120 d.C) sobre las campañas de César en Britania “de hecho, el deificado Julio César fue el primer romano que penetró en Britania a la cabeza de un ejército: estableció relaciones con los nativos tras derrotarles en la batalla y se hizo el dueño de la costa y puede considerarse que él nos la indicó pero no nos la entregó”
Pero lo que si hizo fue una descripción de aquellas tierras en sus “Comentarios sobre la guerra de las Galias” que eran en realidad las cartas que el general romano enviaba al Senado de Roma con la relación de sus conquistas y campañas y que eran seguidas con expectación por el pueblo romano . Con estas palabras describe César a Britania, inspirado seguramente en el relato de Piteas  “El clima es más moderado que en la Galia y las tormentas son menos fuertes.La isla es de forma triangular, y uno de sus lados cae frente a la Galia. Un ángulo de este lado, donde está Kent, que es donde arriban casi todas las naves que vienen de la Galia, mira a Oriente; el inferior al mediodía. Este lado tiene una extensión de cerca de quinientos mil pasos. El segundo lado mira a Hispania y a Occidente; a esta parte está situada Irlanda, la mitad más pequeña, según se cree, que Bretaña, pero a igual distancia de ésta que Britania de la Galia. En medio de este trecho está la isla llamada Man; además, se dice que hay allí muchas otras islas menores, próximas entre si, de las cuales escribieron algunos que en el solsticio de invierno se encontraban en perpetua noche durante treinta días. Nosotros, con nuestras preguntas nada pudimos averiguar de esto, sino que por los relojes de agua observamos que las noches eran aquí más breves que en el continente. La longitud de este lado, según opinión de sus habitantes, es de setecientas millas. El tercero cae hacia el norte; frente a esta parte no se encuentra tierra alguna, pero el ángulo de este lado mira más bien a Germania. Este se calcula que tiene una longitud de ochocientos mil pasos. Así, pues, la isla mide en todo su contorno dos mil millas”

DOCUMENTAL SOBRE LA RELIGIÓN DE LOS CELTAS

La religión celta y sus máximos representantes, los druidas, determinaban su vida y su cultura, por eso creo que os puede interesar este documental

Y en lo que se refiere a sus habitantes los describe así ” La parte interior de Britania está habitada por hombres que, según ellos mismos dicen que es tradición, son originarios de la isla, mientras que la parte marítima lo está por los que pasaron de Bélgica para guerrear y hacer botín (todos los cuales conservan casi sin modificación alguna el nombre de los pueblos de que vinieron) y, después de hacer la guerra, se quedaron allí y se dedicaron a la agricultura. La población es enormemente crecida y muchísimos los caseríos, muy semejantes a los de los galos. No consideran lícito comer liebre ni gallina ni ganso; sin embargo, crían estos animales por gusto y placer” Y sobre sus costumbres nos cuenta “De todos sus habitantes, los más civilizados con mucho son los de Kent, región marítima toda ella, y no discrepan mucho de las costumbres galas. Los de tierra adentro no cultivan, por lo común, el trigo, sino que se alimentan de leche y carne y andan vestidos de pieles. Por lo demás, todos los britanos se embadurnan con glasto, que produce un color verde oscuro, lo cual los hace más espantosos en combate; llevan el cabello largo y todo el cuerpo pelado excepto la cabeza y el bigote. Diez o doce hombres tienen en común las mujeres, sobre todo hermanos con hermanos y padres con hijos; pero los que nacen de ellas son considerados hijos del que primero tuvo acceso a cada doncella”
Julio César fue el primero en mencionar a los druidas , aunque de forma escueta, escribiendo sobre ellos que “Los druidas atienden al culto divino, ofician en los sacrificios públicos y privados, interpretan los misterios de la religión: a ellos acude un gran número de adolescentes para instruirse”. Los druidas constituían el cuerpo sacerdotal de la sociedad celta en Britania  y eran tan respetados que estaban exentos de cumplir las obligaciones militares, pagar tributos , realizar labores para la comunidad y podían atravesar los diferentes territorios tribales sin que nadie osara atacarles. Ni siquiera estaban obligados a rendir pleitesía a los reyes de las tribus , pero para alcanzar todos esos privilegios había que superar un duro aprendizaje que podía prolongarse durante más de dos décadas. Una vez supera las pruebas iniciales los aspirantes a druidas eran llevados a dos grandes centros de iniciación, la isla de Mona, que en la actualidad recibe el nombre de Anglesey, y la isla Iona, en territorio de la Escocia de nuestros días. Los druidas eran los depositantes y transmisores del saber de sus sociedades, una transmisión oral y no escrita para mantener a salvo el secreto de sus enseñanzas. Se encargaban de atender los servicios religiosos, de impartir justicia, de curar enfermedades, educar a los jóvenes y, por supuesto, para comunicarse con los dioses y ver el futuro. Sobre sus presuntos poderes mágicos escribió César “Con su sola palabra les basta para dominar a sus enemigos infligiéndoles todo tipo de males”

Es dificil diferenciar la leyenda y la realidad de los druidas, una palabra que muchos investigadores traducen por roble, esando asociados sobre todo a este árbol y al muérdago que utilizaban para preparar medicinas y sustancias alucinógenas , ya que los relatos que nos han llegado se deben a Roma, que quería acabar con esta casta sacerdotal que veía como un elemento de inestabilidad en su domino sobre los territorios celtas . Los romanos les atribuían la práctica de sacrificios humanos y describían como las víctimas de sus sacrificios eran introducidas en grandes armazones de madera con forma humana al que luego prendían fuego, un aspecto del druidismo que los nuevos druidas de nuestro tiempo no parecen contemplar. El druidismo se ha convertido en la primera religión pagana en ser admitida como religión oficial en Gran Bretaña desde el año 2010 (imagen procedente de http://www.elhistoriador.es )
Realizaban sus ritos en el bosque para establecer el contacto con los elementos de la naturaleza y a menudo desnudos, algo que extrañaba a los romanos como el historiador Diodoro Sículo, contemporáneo de César, que escribió “Desnudos, de la misma manera que sus guerreros en la batalla, se muestran ellos a sus dioses. Pese a lo impúdico de su proceder, la cólera de los dioses no parece que recaiga sobre ellos” Durante estos ritos ingerirían hongos y plantas alucinógenas gracias a las cuales entraban en trance . Estos ritos eran vistos como obscenos por los romanos como lo demuestran estas palabras de Posidonius de Rodas(135 – 51 a.C) “Muestran gran veneración por los árboles, de los que se sirven después de que realicen cantos, caricias y otras obscenidades que prefiero no relatar” y casi un siglo después Plinio el Viejo(23-79 d.C) escribió “Mientras los druidas apoyan sus virilidades con gran devoción y ceremonial  sobre las cortezas de los árboles, las druidesas parecen encontrar deleite en el roce con las piedras”. Los romanos se esforzarían en acabar con los druidas , ya que eran venerados por el pueblo y eran los instigadores de los movimientos dirigidos a resistir al poder de Roma. Pero para eso aún faltaba mucho tiempo . Dejaremos de momento que Britania goze de su libertad hasta el año 43 d.C , fecha en la que Roma volverá a llamar a sus puertas, pero esta lucha y la resistencia contra la invencible Roma dirigida por una mujer, la reina de los icenos, lo veremos en la segunda parte de esta historia.,

HISTORIAS DE NAVIDAD: EL ÁRBOL DE NAVIDAD , EL SENTIDO DE UN SÍMBOLO

Decía Aristóteles que “no se piensa sin imagenes” y en la imagen radica la fuerza de los símbolos, donde una imagen nos transmite mucho más que lo que objetivamente vemos ,porque va acompañada de las ideas y significados con que otros la dotaron y que llega a nosotros vestida por la tradición, por la creencia de aquellos que antes que nosotros convirtieron a ese objeto en un símbolo. La casa donde vives no tiene un especial significado para nadie más que para ti, porque esa es la casa donde naciste, o donde guardas tu primer recuerdo de la infancia , donde amaste, donde lloraste, donde reíste, donde compartiste un tiempo irrepetible con personas importantes en tu vida, por eso esa casa es un símbolo de tu propia existencia, no son sólo paredes, muebles y ventas, son las imagenes de tu pasado, de lo que fue y vuelve a ser cada vez que tu memoria recupera esos recuerdos , esos recuerdos de los que George Sand decía  que “son el perfume del alma”. Uno de esos símbolos que trae a la mente imagenes del pasado y al que generaciones han enriquecido con su ilusión es el árbol de Navidad.
En millones de hogares por todo el mundo se sigue poniendo, al llegar el mes de diciembre ,un árbol que preside el salón, adornado con brillantes bolas de colores, con cintas, lazos y el día de Navidad o el día de Reyes, según cada país, por arte de magia los niños encuentran bajo sus ramas paquetes envueltos en papel de vivos colores que llevan dentro algo más regalos, en su interior se halla la ilusión y el amor. Por eso , en nuestros días, el árbol de Navidad sigue conservando la fuerza simbólica de la alegría, de la emoción, de la ilusión, de algo mágico y extraordinario que sucede una sola vez al año. Pero detrás de eso hay otras historias y significados que la mayoría casi hemos olvidado y que hoy os propongo que me acompañéis para conocerlos. Y para ello tenemos que viajar en el tiempo y en el espacio, hasta las brumas de las islas británicas y las tierras galas, donde los pueblos celtas se habían asentado hace 2500 años.

Mapa de la extensión territorial de los celtas, que nunca formaron un reino unido , sino que se hallaban divididos en múltiples tribus que fueron estableciéndose por toda Europa desde su lugar original junto a los Alpes y el Danubio, las culturas de La Tène y de Hallstatt. La tribu celta de los senones llegaron a saquear Roma en el año 387 a.C y siglo después un importante contingente galo, nombre de los celtas de la Galia, la actual Francia, emigraron hacia el este, dirigidos también por un líder llamado Breno, atravesaron Grecia y se asentaron en una amplia región del centro de Turquía , pasando a llamarse a partir de entonces gálatas y a sus dominios Galacia. En la religión celta ´, la druídica, encontramos  uno de los posibles orígenes del árbol de Navidad , pues para ellos los árboles, y en particular los robles, eran sagrados , símbolos de la sabiduría y cuyas ramas eran el vínculo que unía el mundo superior de los dioses con el mundo inferior de los hombres (imagen procedente de http://trabajoee.wordpress.com )
Los celtas aparecen por primera vez nombrados con este nombre  en la historia por el que por muchos es considerado Padre de la Historia, el griego Heródoto(484-425 a.C) , que les da el nombre de Keltoi , haciendo referencia con ello a los habitantes que se hallaban al norte de los Alpes , por lo que más que aun pueblo hacia mención a un concepto geográfico. Así los menciona en el segundo libro de su “Historia”  “Empieza el Iustro en la ciudad de Pireno desde los Celtas, los que están más allá de las Columnas de Hércules , confinantes con los cinesios, último pueblo de la Europa, situado hacia el Ocaso, y después de atravesar toda aquella parte del mundo, desagua en el Ponte Euxino,  junto a los istrienos, colonos de los milesios” Otros historiadores y geógrafos como el también griego Estrabón (hacia el 64 a.C-23 d.C) o Diodoro Sículo (siglo I a.C) nos han transmitido en sus obras la imagen de los pueblos celtas como la de una cultura de hombres independientes, orgullosos y heroicos. Se extendían por tierras de Hispania, la Galia, las islas Británicas, el Centro de Europa e incluso llegaron hasta Turquía, donde eran conocidos como Gálatas y la región donde se asentaron en la zona central de la actual Turquía sería conocida con el nombre de Galacia. 
En otro artículo hablaremos en profundidad de los celtas, pero hoy nos vamos a centrar en los guardianes de la sabiduría y los representantes de la clase intelectual de la cultura celta, los druidas. Según el historiador griego Diodoro Sículo  el termino druida significa “el que sabe mucho” y distinguía dentro de su conocimiento dos clases, el fis o “conocimiento secreto” y el “im fiss”“conocimiento secreto completo”. Entre las funciones de los druidas, que eran mucho más que sacerdotes de la religión celta, estaban la practica de las artes adivinatorias a través del sacrificio de animales , el vuelo de las aves, los huesos de ciertos animales como los perros y los gatos . También ejercían como médicos de la tribu, astrónomos y filósofos. En realidad , sabemos muy poco sobre ellos  porque la transmisión del conocimiento de maestro a discípulo era oralJulio César(100-44 a.C) en su “Comentario sobre la guerra de las Galias”, donde narra las campañas que llevaron a la conquista de la Galia celta por Roma entre el 58 y el 51 a.C,  y dice que los druidas no usaban su lengua en los textos sagrados  por “temor que  llegara a vulgarizarse(el conocimiento) y que la memoria de los sabios  pudiera decaer”.

Casi todo lo que sabemos de los druidas lo debemos a los cronistas romanos y griegos , como Plinio el Viejo o Diodoro Sículo. El senado romano prohibiría el druidismo y la posterior extensión del cristianismo acabaría con los últimos reductos de esta religión que pudo haber sobrevivido hasta entonces en tierras de la actual Irlanda y Escocia, que no llegaron a ser dominadas por Roma. Incluso el origen de su nombre es discutido porque si para Diodoro Sículo significaba “el que sabe mucho” o “rico en conocimiento” otros afirman que procede de la palabra celta para el roble, drus. El roble era el árbol sagrado celta  y creían que todo lo que crecía sobre él había sido enviado por los dioses . Esta creencia pudo haber sido utilizada luego por el cristianismo, que acostumbraba a apoderarse de las fiestas y otros símbolos de las religiones paganas para darlas un sentido cristiano , sustituyendo los antiguos cultos por el nuevo a Jesús de tal forma que pocas generaciones después el origen real de la tradición se había olvidado y ya parecía que siempre había sido una tradición cristiana (imagen procedente de http://esoterismo.files.wordpress.com
Casi todo lo que sabemos de ellos lo debemos al escritor, militar y científico romano Plinio el Viejo (23-79) que en el XVI libro de su obra enciclopédica titulada “Historia Natural” los describe con estas palabras donde hallamos la que podríamos considerar primera referencia al árbol de Navidad “Los druidas (porque así se llaman estos magos) no tienen nada más de sagrado que el muérdago y el árbol que lo soporta, siempre suponiendo que el árbol sea un roble, pero ellos sólo eligen arboledas compuestas de robles para buscar el árbol, y nunca realizan ninguno de sus ritos excepto en la presencia de una rama de él . De hecho creen que todo lo que crece sobre él ha sido enviado desde el cielo y es una prueba de que el árbol fue elegido por el dios mismo. Sin embargo, el muérdago se encuentra rara vez sobre el roble, y , cuando se encuentra, se recoge con la debida ceremonia religiosa, si es posible en el sexto día de la Luna. Ellos llaman al muérdago por un nombre significativo, en su lengua, el que todo lo cura. Habiendo hecho los preparativos para el sacrificio y un banquete debajo de los árboles, ellos traen allí dos toros blancos, cuyos cuernos atan entonces por primera vez. Vestidos con ropas blancas, los sacerdotes ascienden al árbol y cortan el muérdago con una hoz de oro y lo reciben otros con una capa blanca. Luego matan a las víctimas, rogando a dios que otorgue este don propicio a aquellos a los que él ha admitido. Ellos creen que el muérdago, tomado como bebida, imparte fecundidad a los animales estériles y que es un antídoto para todos los venenos. Tales son los sentimientos religiosos que han mantenido muchas personas respecto a cosas sin importancia”
Para los celtas los árboles eran símbolos de gran importancia , donde los árboles de hoja caduca reflejan el ciclo de la vida y la muerte , mientras que aquellos de hoja perenne, como el roble, el árbol más sagrado para los druidas, simbolizan la vida eterna que nos espera después de la muerte.Después de la conquista de la Galia, el Senado de Roma prohibiría la religión druídica , prohibición que se extendería a las islas Británicas cuando Britania fue conquistada bajo el gobierno del emperador Claudio (10 a.C -54 d.C) en el año 43, aunque la conquista no sería completada hasta el año 61 , cuando fue derrotada la reina de la tribu celta de los icenos, Boudica o Boadicea . Los druidas desaparecieron de la historia, convertidos al cristianismo, pero como sucede siempre con las conversiones masivas y forzadas de la población, muchos elementos de la cultura celta y la religión druídica se conservaron , transformándose con el tiempo. Así sucedería con el culto a los árboles sagrados que  era compartido también por otros pueblos germánicos y nórdicos, como los vikingos.

Momento en que Bonifacio, el evangelizador de los territorios que en la actualidad ocupa Alemania, se dispone, en el día de Navidad,  a talar el árbol sagrado de los pueblos germanos que, como entre los celtas, era el roble, aunque en algunas versiones se afirma que era un fresno. Al caer el roble derribaría todos los arbustos que había a su alrededor, excepto un pequeño abeto al que en aquel mismo instante, considerando que era un mensaje de Dios, bautizó con el nombre de Árbol del Niño Jesús. En estos relatos es muy difícil separar la realidad de la leyenda, pero si es cierto que sería en Alemania y en Escandinavia donde empezaría primero la tradición del árbol de Navidad, aunque para ello habría que avanzar en el tiempo hasta los siglos XVI y XVII. Se dice en algunos libros que sería Martín Lutero, el impulsor de la reforma protestante, el que instituiría la costumbre de adornarlo con velas, símbolo de la luz de Dios, aunque no existe constancia escrita de la colocación de árboles de Navidad en las casas hasta el año 1605 en la región de Alsacia  (imagen procedente de http:// www.corazones.org )   
Y sin movernos de las islas Británicas, viajaremos un poco más adelante en el tiempo, hasta el siglo VII, cuando en 680 nacía Wynfrith  o Winfrido(680-754) , aunque sería más conocido por su nombre en latín, Bonifacio, que significa “aquel que hace el bien”. Había nacido en el seno de una buena familia, pero ya desde muy pequeño, y en contra de la voluntad de su padre , manifestó su deseo de entrar en la Iglesia y ser monje. Después de educarse en Exeter y Nursling, Bonifacio emprendió en 716 su primer viaje como misionero a Frisia , en los actuales Países Bajos. Este primer intento misionero fracasó debido a la guerra que asolaba la región entre los merovingios, cuyas tropas estaban dirigidas por Carlos Martel(686-741), abuelo del futuro emperador Carlomagno, y el rey de Frisia. Pero este fracaso no impidió que  tres años después, durante una visita de Bonifacio a Roma,  el papa Gregorio II (fecha desconocida-731) encargaría a Bonifacio la evangelización de los pueblos que se hallaban al este del río Rin, en los territorios de la actual Alemania.
En los años siguientes recorre esos territorios y regresa en 722 a Roma para informar al Papa, que le nombra obispo de los germanos . Reforzado en su posición, regresa a las tierras germanas ,bautizando a miles de personas al tiempo que jugaba un importante papel en la política de su época coronando al primer rey carolingio, Pipino III el Breve(715-768) en el año 752. También recibió el nombramiento de arzobispo y se convierte en el primer obispo de Colonia y de Maguncia. Pero tenía una espina clavada, la evangelización fracasada de Frisia, y allí se dirige en el año 754, superados una edad muy avanzada en la época, 74 años, junto a más de cincuenta acompañantes. Bautiza a muchos de ellos pero el 5 de junio de 754 Bonifacio y los que viajaban con él fueron asesinados en Flandes , a unos cuarenta kilómetros de Dunkerque. Pero si nos interesa aquí la figura de Bonifacio es por su relación con la tradición y leyenda del árbol de Navidad. Según esta tradición, Bonifacio se hallaba en tierras germanas y el día de Navidad, llevado de su celo evangelizador, decidió talar  un roble, o un fresno según otras versiones, que era el árbol sagrado germano.

Al igual que para los celtas y los germanos, para los vikingos los árboles también eran un elemento importante en sus creencias. En la imagen tenemos a Yggdrasil, el fresno sagrado, de hojas perennes  los nueve mundos , entre los que están el mundo de los gigantes , Jotunheim, el mundo de los hombres, Midgard, y el mundo de los dioses Asgard, este último situado en la parte superior de Yggdrasil , de cuyo cuidado se ocupan las Nornas, las mismas que junto a las orillas del manantial Urd tejen los hilos del destino de todos los seres vivos, incluidos los dioses.  A sus pies se encontraba el dios Heimdall  que era el encargado de protegerlo de los ataques del dragón Niohöggr y de los gusanos que trataban de corroer sus raíces igual que la serpiente  Jormungond. De esta creencia también se valdrían los misioneros cristianos para sustituirla por los árboles de Navidad pero conservando así el significado sagrado del árbol  (imagen procedente de http://librosymitos.blogspot.com )
Cuando el árbol cayó al suelo derribó en su caída a todos los arbustos que se encontraban a su lado, excepto a un pequeño abeto que permaneció en pie. La supervivencia del pequeño árbol fue interpretado por Bonifacio como un mensaje divino y bautizó al abeto con el nombre de “Árbol del Niño Jesús”. Los nuevos cristianos alemanes no tardaron en adoptar la costumbre de adornar un abeto para celebrar las fiestas de Navidad. Otra versión afirma que Bonifacio plantó un pino , cuya hoja perenne era un símbolo del eterno amor de Dios , y lo adornó con velas y manzanas , símbolo de la luz de Dios las primeras y de las tentaciones y el pecado origina las segundas. Pero la evangelización cristiana no terminaba en las tierras germanas y siguió hacia el norte, hasta llegar a Escandinavia, donde los misioneros cristianos entraron en contacto con la cultura vikinga y su mitología, donde los árboles también jugaban un papel protagonista.
En la mitología nórdica el Universo estaba dividido en nueve mundos de los cuales, los tres principales eran el  Utgard o Jotunheim, que era el país de los gigantes , a los que se destinó una zona de desiertos y páramos, el Midgard, donde vivían los seres humanos y que significa “tierra del centro” porque se halla entre la tierra de los gigantes y la de los dioses , y Asgard , la residencia de los dioses. Además estaban también Svartálfahiem o tierra de los enanos, Vanaheim , reino de los Vanir o dioses de la fertilidad, Alfheim o reino de los elfos , Nilfheim , donde se halla el reino de los muertos , Helheim, fortaleza de los muertos y Muspelheim, una tierra abrasadora. Los dioses unieron el Asgard con el Midgard, el mundo de los hombres, a través del Puente del Arco Iris o Bifröst, y todos los mundos estaban conectados a través de un fresno gigante, Yggdrasil, cuya copa llegaba hasta el cielo y de cuyas ramas siempre fluía la dulce hidromiel. Tenia tres raíces, una de ellas descendía hasta el helado Nilfheim, donde se hallaba el manantial Hvergelmir, origen de todos los ríos, otra raíz descendía hasta el manantial Mimir en el Jotunheim y una tercera raíz llegaba hasta la propia Asgard a cuyos pies se hallaba el manatial Urd donde viven Ur, Werlandi y Skuld, las tres Nornas que tejen los hilos del destino de todos los seres vivos, incluidos los dioses. Alrededor de Midgard se hallaba una serpiente gigante ,Jormungond, que  roía las raíces de Yggdrasil tratando de destruirlo.

El árbol de Navidad tal y como conocemos nace en el siglo XVI y XVII , pero no sería hasta el siglo XIX cuando se extendió por toda Europa, desde el Reino Unido en 1841, cuando por primera vez se instala en el Palacio de Windsor, hasta España, donde sería introducido por una princesa rusa. Uno de los muchos símbolos religiosos que encierra el árbol de Navidad está el de su forma triangular, que simboliza la Trinidad. Las luces , velas primero y luego las actuales lucecitas parpadeantes , son la luz de Dios, la estrella situada en la parte superior es la Estrella de Belén que guiá al creyente  y las bolas representan las manzanas del árbol de la vida del Paraíso o los dones que Dios ha dado el hombre. Cuando hoy colocamos el árbol ocupando el centro de nuestros hogares casi nadie recuerda ya su simbolismo sagrado, convirtiéndose en poco más que una costumbre de la que hemos perdido su significado  (imagen procedente de http://www.fondos10.net )   
Vemos aquí una continuación del concepto de árbol sagrado druida y germano , con la diferencia de que el roble es sustituido por un fresno. Cuando los misioneros llegaron allí , en lugar de eliminar por completo esta creencia lo que hicieron fue apoderarse del símbolo pero cambiándolo de significado, y lo utilizaron , como ya hiciera Bonifacio en tierras germanas, como símbolo del amor de Dios al hombre. Esta práctica de apoderarse de los símbolos de otra religión , ya sean ídolos, templos o tradiciones , fue una táctica muy eficaz gracias a la cual la Iglesia consiguió que las antiguas creencias paganas fueran sustituidas por las cristianas . Pocas generaciones después estos pueblos habían olvidado el origen auténtico de estas tradiciones  como también cayeron en el olvido los antiguos dioses. No sabemos el momento exacto en el que comenzó a extenderse la costumbre de adornar los árboles en Navidad , pero parece que se inició en Alemania y Escandinavia hacia los siglos XVI y XVII , señalando algunos a Martín Lutero(483-1546) como el primero en adornar un árbol de Navidad con manzanas como símbolo de los dones que el hombre recibía de Cristo.
Otras fuentes históricas señalan el año 1605 como la primera vez en la que existe constancia documental de la colocación de árboles de Navidad en el interior de los hogares en la región de Alsacia, entre las actuales Alemania y Francia, mientras que en los países nórdicos se extiende la costumbre de llevar a los niños a dar un paseo el día de Nochebuena, mientras los adultos dejaban regalos debajo del árbol para sorprenderlos a su regreso. Este acto era el comienzo oficial de la celebración de la Navidad. Lentamente esta costumbre se difunde por Europa, y ya en el siglo XIX , llega a Inglaterra, apareciendo por primera vez en la corte británica, en el Castillo de Windsor ,durante el reinado de la reina Victoria (1819-1901), en la Navidad de 1841. Desde allí saltaría a Estados Unidos y también al resto de América. En cuanto a España, el país donde escribo, esta tradición se inició en el año 1870 y se atribuye su introducción en España a la princesa rusa Sofía Sergeïevna Troubetzkoy (1838-1898), considerada una de las mujeres más bellas y elegantes de la Europa del siglo XIX, que presumía ser hija del zar Nicolás I(1796-1855), aunque al menos oficialmente no había sido reconocida por el zar, y era esposa del aristócrata español José Isidro Osorio y Silva(1825-1909)

Archivo:Sophie Troubetskoy (1838-96) Countess of Morny, 1863S.jpg
La bella, elegante y cosmopolita princesa rusa Sofía Sergeïevna Troubetzkoy (1838-1898) retratada en el apogeo de su belleza en el año 1863 por el que era el pintor de moda entre la realeza europea , el alemán Franz Xaver Winterhalter(1805-1873)   , cuando aún era la esposa del duque de Morny, del que enviudaría en 1865 cuando este murió repentinamente.Durante un tiempo vivió apartada de la vida social pero un día descubrió en unos documentos, cartas que demostraban que su mario tenía una amante. A partir de ese momento recuperó su vida social y en 1869 se casaba con el aristócrata español  José Isidro Osorio. Sería ella la que en la Navidad de 1870 introdujo el árbol de Navidad en España, al exponerlo en su Palacio de Alcañices

Habían contraído matrimonio en Vitoria en el año 1869, en el que era el segundo matrimonio de Sofia después de enviudar en 1865, y se trasladaron a Madrid para establecerse en el Palacio de Alcañices, situado en la esquina entre las calles de Alcalá y el Paseo del Prado, en pleno centro de Madrid. El carácter cosmopolita de Sofía no tardó en ganarse la simpatía de la corte española y se hicieron famosas sus reuniones sociales en el Palacio, donde ponía al corriente a la nobleza madrileña de las últimas novedades en moda y juegos procedentes de Europa. Sería en las navidades del año 1870 , cuando Sofía Sergeïevna instaló en el Palacio el primer árbol de Navidad , una costumbre que no tardaría en ser imitada por el resto de la Corte . Ya hemos visto , por lo tanto, los diferentes orígenes a los que se atribuye la tradición del árbol de Navidad, nos queda por conocer ahora el significado de los adornos con los que decoramos aún hoy en nuestros hogares estos árboles de Navidad.
Quizás el más significativo de todos ellos son las bolas de Navidad, de brillantes colores , son el sustituto de las manzanas con las que la historia nos dice que decoró Bonifacio a aquel primer árbol de Navidad en el siglo VII, las manzanas que simbolizaban , como ya dije, los dones de Dios a los hombres. En la parte superior del árbol solemos poner , justo en la punta más elevada, una estrella que representa a la Estrella de Belén que guió a los Reyes Magos hasta el lugar donde había nacido Jesús y que simboliza la fe que debe guiar a los creyentes durante todo el año . También suele decorarse con luces, antes velas hoy pequeñas lamparillas parpadeantes de diferentes colores, símbolo de la luz de Dios y en ocasiones también se añaden lazos, sobre cuyo significado hay diferentes versiones, aunque la más difundida es aquella que los considera símbolo de la unión que debe existir en las familias y entre todas las personas . En cuanto al símbolo del árbol de Navidad, ya vimos como en diferentes culturas y religiones el árbol encarnaba la sabiduría, la vida eterna , la fecundidad y el crecimiento , símbolos que fueron adoptados por el cristianismo.

También en la Biblia encontramos los árboles sagrados, los árboles del Paraíso . En el Génesis 2,versículo 9 leemos “Y El Señor Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal”. En el Paraíso habría  por lo tanto tres tipos de árboles, los árboles deliciosos a la vista , que son los que permitirían comer a Adán y Eva, el árbol de la vida , que simboliza la vida eterna, y el árbol de la ciencia del bien y del mal , que simboliza el conocimiento de lo que está bien y mal. Estos dos últimos símbolos son los que encarna el árbol de Navidad, el Árbol de la Vida y el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal (imagen procedente de http://zadlander.blogspot.com ) 
Nos recuerda a los Árboles del Paraíso, al Árbol de la ciencia del Bien y del Mal  donde crecía el fruto del bien y del mal , la tentación en la que cayeron Adán y Eva al comer de ese fruto y cometer el Pecado Original que alejaría a la humanidad de Dios “La mujer respondió a la serpiente “Nosotros podemos comer del ruto de los árboles del jardín. Sólo del fruto del árbol que está en medio del jardín nos ha dicho Dios:no comáis de él, ni lo toquéis siquiera, de otro modo moriréis”(Génesis 3, 2-4), y también al Árbol de la Vida . El árbol de Navidad nos recordaría así el Pecado Original y también el motivo por el que Jesús moriría en la cruz, la redención, por lo que también el árbol sería símbolo de esa redención, de la naturaleza renacida y de la vida eterna simbolizada por sus hojas perennes. Y hasta aquí la historia del árbol de Navidad, una tradición que como otras muchas que seguimos en nuestra vida cotidiana, a menudo olvidamos su significado y mantenemos sólo por la fuerza de la costumbre. Los símbolos, como hemos visto que sucedió con las creencias druídicas, vikingas y germánicas, tienen el valor que les da la gente, por sí solo un símbolo no significa nada. Por eso, si lo ponemos en nuestro salón, con independencia de nuestras creencias religiosas o incluso sin ellas, procuremos que tenga un sentido más allá de repetir una costumbre del pasado, aunque sea la evocación de imágenes del pasado, de esos recuerdos que mencionaba al principio de este artículo en las palabras de George Sand, los recuerdos que son el perfume de nuestra alma

No podía cerrar este artículo con otra imagen que no fuera la del Árbol de Navidad y espero que este artículo os haya sido útil para conocer un poco más su significado simbólico, pues todas nuestras tradiciones tienen detrás una rica historia que creo que es bonito saber para darle un significado a lo que hacemos más allá de repetir tradiciones de las que desconocemos su origen. Para los que conservamos la ilusión infantil , es una forma de recuperar ese perfume del alma , de evocar la magia que sentíamos cuando eramos niños. Como decía el poeta italiano Arturo Graf “Triste es el hombre en el que nada queda de niño”(imagen procedente de http://curiosidadescuriosas.com )