LA NUEVA SERVIDUMBRE Y EL DECLIVE DEL CAPITALISMO

En el Diccionario de la Lengua Española se define la palabra siervo como “Esclavo de un señor.” y también como el “Nombre que una persona se da a sí misma respecto de otra para mostrarle obsequio y rendimiento.”. La servidumbre y los siervos es una figura característica de la Edad Media , la época feudal en la que los campesinos vivían vinculados a su señor feudal, que era dueño de sus tierras y para el que trabajaban en condiciones muy próximas a la esclavitud a cambio de la protección que la fortaleza del noble les pudiera proporcionar en el peligroso mundo medieval. Jurídicamente se trataba de un hombre libre pero no podía abandonar la tierra para trabajar en otro lugar sin el permiso de su señor, estaba obligado a tomar las armas cuando su señor se lo ordenase y debía entregarle una parte importante de sus cosechas además de estar sometido a su autoridad jurídica, fiscal y política. Si nacías siervo morías siervo, no había posibilidad alguna de elevarse en la pirámide social y tus hijos serían también siervos, pues la miseria y la esclavitud se heredaban. Cierto, eran hombres libres, pero sólo sobre el papel porque en el papel comenzaba y acababa esa libertad.
Había decidido no volver a escribir sobre la situación económica que estamos atravesando ya que he escrito diferentes artículos a lo largo del año pasado e incluso en este del que apenas llevamos mes y medio, pero es difícil mantenerse al margen de los acontecimientos cuando afectan directamente a la sociedad en la que vives, cuando observas el deterioro continuo de las libertades, de las conquistas sociales , de la justicia que tanto tiempo , esfuerzo , sacrificios y lucha se necesitaron para convertirlos en un bien para toda la población y que ahora  desaparecen ante nuestros ojos y con la actitud resignada de sociedades que parecen aturdidas, como si no comprendieran realmente lo que está sucediendo y lo que significará para nuestro futuro. Si, estoy hablando de la tan manida crisis económica que parece cebarse en esta ocasión con más fuerza en Europa que en el resto del mundo, aunque la ruina de Europa afecta a todo el planeta porque no es sólo el fracaso de un continente, es el fracaso de todo un sistema de organización social y económica.

Después de cuatro años de crisis económica, de decenas de reuniones y cumbres de la Unión Europea, el resultado que han ofrecido las supuestas soluciones de los gobiernos europeos han traído consigo el inicio de un nuevo periodo de recesión, como podemos ver en el gráfico de la izquierda, donde en el cuarto trimestre  la Eurozona entra en un porcentaje negativo de crecimiento, el 0,3%. Y las medidas de austeridad que se centran particularmente en reducir los salarios de los trabajadores, en incrementar la presión fiscal y lo que denominan flexibilizar el mercado laboral, que no es otra cosa que facilitar a las empresas el despido de los trabajadores  sólo han conseguido reducir aún más la actividad económica. Si no sabes si mañana estarás trabajando, si trabajas por un sueldo muy bajo o has pasado a formar parte del creciente número de desempleados, no puedes comprar más allá de lo indispensable para vivir, si no consumes las empresas se arruinan , cierran y se incrementa el paro . Un circulo vicioso en el que se encuentra el país desde donde escribo, pero que afecta en mayor o menor medida al resto de la Unión Europea . El capitalismo se está asfixiando a sí mismo (imagen procedente de http://www.publico.es )
Hoy se han dado a conocer los datos de crecimiento del último trimestre del año 2011 de los diferentes países que integran la Unión Europea y casi todos ellos, excepto Eslovaquia, Letonia, Bulgaria, Hungría y Francia  son negativos. Desde hace meses, por no decir años, estamos recibiendo mensajes de que es necesario recortar gastos y  prestaciones sociales, reducir los sueldos, eliminar garantías que protegían al trabajador de los abusos que pudieran cometer los empresarios, se pone en cuestión la gratuidad de la educación y la sanidad, se propone limitar el derecho de huelga y lo mejor de todo, se afirma que todas estas medidas no son solo necesarias sino que se lleva a cabo por nuestro bien, para que tengamos un futuro. Después de transcurridos cuatro años enteros y entrando en el quinto año de la recesión el panorama no puede ser más desolador. Hablando desde el país en el que vivo, España, nos encontramos con una cifra de desempleo que se encamina hacia los seis millones de personas , con un 47% de desempleo juvenil, con miles de familias desahuciadas , sin hogar , con personas mayores que ya no tienen esperanza de encontrar trabajo, con los comedores sociales llenos, con más de un millón de hogares donde no entra ningún ingreso al mes.
Pero si esta es la situación de España no muy diferente, incluso peor, es la de otra antigua nación europea, Grecia. Y lo mismo sucede con Portugal , necesitada de lo que llaman “rescate” , rescates que como ya he dicho en otras ocasiones, no son rescates, sino secuestros, porque el dinero que prestan las naciones de la Unión Europea no es para la gente que lo está pasando mal en Grecia, porque eso es lo que yo entiendo como un rescate, no, ese dinero se está usando para que paguen deudas a sus acreedores al mismo tiempo que tienen que seguir endeudandose para continuar funcionando. Se exige a los pueblos de estos países que se sacrifiquen, que reduzcan salarios, derechos sociales porque lo primero es pagar esas deudas contraídas por el estado y derivadas de una mala gestión . De momento ninguna de las medidas que se han tomado han demostrado eficacia alguna excepto la de empobrecer a los ciudadanos hasta llevarles , en muchos casos, a situaciones limites. Pero son tantas las noticias que llegan cada día que la sociedad parece haberse perdido, no entender lo que está sucediendo y termina por aceptar lo que le imponen , resignada porque le dicen que no hay otro camino.

Imagen del pasado 13 de febrero, cuando el Parlamento griego se hallaba reunido para  votar la aceptación de las nuevas medidas de recorte social en Grecia. Entre 60.000 y 100.000 personas se manifestaban con gritos contra el gobierno, el Fondo Monetario Internacional o la canciller alemana Angela Merkel. La deuda de Grecia desde el momento en que fue intervenida por primera vez hasta ahora ha crecido en casi 100.000 millones de euros . El dinero del rescate será empleado para pagar los intereses de esta colosal deuda . Llegados a este extremo habría que reflexionar sobre que es más importante, si las personas o las deudas financieras, porque en su nombre se van a sacrificar el bienestar de millones de personas. Grecia cometió muchos errores, engaño sobre sus cifras económicas auténticas, pero creo que para todo hay un límite y la vida de un hombre siempre será más importante que el pago de una deuda  (imagen procedente de http://peru21.pe )

Nos hablan de una crisis de deuda, porque los estados han estado funcionando a base de créditos, y cuando los créditos vencen no se abonan las deudas sino que se pagan los intereses y siguen endeudandose. En otras ocasiones ya he puesto el ejemplo de una familia que pide un préstamo y cuando este llega a su vencimiento pide un nuevo préstamo para financiar el pago de los intereses del primero y contar con dinero para seguir viviendo y así continua,  pero cada vez acumulando más deuda. Ahora en Europa se está dando una situación paradójica. El Banco Central Europeo está prestando a los bancos europeos dinero al 1% de interés, dinero que estos mismos bancos están utilizando para comprar las deudas de los estados con un 4% de interés embolsándose la diferencia como beneficio . Se presta , los bancos se endeudan y con esta deuda compran más deuda . Un castillo de créditos, donde el dinero no se basa en la producción, en nada tangible. Pero las deudas contraídas por el Estado ahora la tienen que pagar los ciudadanos, a los que le  recortan sueldos y prestaciones sociales. Y cuanto menos gana el ciudadano menos puede comprar, lo que hace que cierren más empresas, se incremente el paro y aumente la pobreza. Y mientras los bancos están haciendo negocio con los intereses de la deuda que nos ahoga. La asfixia del capitalismo

Yo me pregunto , las personas que toman las decisiones ¿saben que significa vivir con salarios que no permiten no ya ahorrar, que se ha convertido en una quimera, sino ni siquiera llegar al final del mes ?¿saben que es el temor de no saber si dentro de quince días tendrás trabajo?¿saben que es dormir por las noches pensando que a la mañana siguiente pueden desahuciar a tu familia?¿saben que es la desesperación de un hombre o una mujer de cincuenta años que ve el mundo laboral cerrado?¿saben que es no tener nada el día veinte de cada mes y tener que acudir a un comedor social para que tu o tus hijos puedan comer algo?¿de verdad creen que sin conocer el sufrimiento de la gente tienen autoridad moral para exigirles nada? Porque solo desde la ignorancia más absoluta de este sufrimiento puedo entender que se ofrezcan como soluciones los recortes de salarios miserables que apenas dan para vivir en la caras sociedades europeas,  que concedas un poder casi absoluto al empresario sobre el trabajador cuando este apenas tiene ya fuerzas para defender sus derechos ante la amenaza del despido. La prioridad del Estado  debería ser siempre el amparo de sus partes más débiles,de los que menos recursos tienen y no reforzar las posiciones de los que ya disfrutan de privilegios consolidados.

España es en estos momentos el país de la Unión Europea con una tasa de desempleo más alta, próxima ya al 23%, con un 47% de desempleo juvenil. Al no disponer de industrias alternativas al margen del turismo y del sector inmobiliario, este último sin actividad alguna España no tiene capacidad para generar puestos de trabajo. Pero si esta situación afecta ahora más a España no dejará de suceder en el resto de países cuando la competencia de gigantes como India y China, que producen en gran cantidad y a costes muy bajos , obliguen a las empresas europeas o a deslocalizarse y establecer sus centros en Asia o África o a reducir costes despidiendo empleados y reduciendo salarios . Eso empobrecerá la población y reducirá el consumo, sumiendo a las naciones europeas en una espiral de difícil salida , porque además el empobrecimiento de Europa repercutirá en los países que nos venden nuestros productos. Esta todo conectado y si una pieza cae las demás pueden ser arrastradas por ellas. Aún superando esta crisis momentaneamente, al no enfrentar ninguno de los retos como el cambio del clima, la escasez de materias primas y de agua la crisis de verdad no tardaría en llegar (imagen procedente de http://economia-eficiente.com

La profunda perversidad de esta crisis radica en que son los ciudadanos normales, las personas que cada día se levantan a trabajar con la esperanza de no perder ese empleo que le da de comer y le permite pagar su casa y mantener a su familia, son ellos los que están pagando la codicia, el afán de ganar siempre más, de crecer indefinidamente de entidades financieras, de las grandes multinacionales, de los fondos de inversión . Mientras los ricos incrementan su riqueza lo que se consideraba clase media o trabajadora se desliza hacia la pobreza , involucionando hacia tiempos que parecían ya olvidados y superados.¿Sacrificios? El sacrificio puede tener un sentido si hay un objetivo que alcanzar, si se lucha para mejorar pero ¿que sentido tiene el sacrificio para los ciudadanos en la situación actual? Porque el problema no es coyuntural , es un problema del sistema. ¿Por qué no ponen en cuestión que no podemos seguir con una política basada en el crecimiento ilimitado de los beneficios empresariales? Nos dicen que hay que ser competitivos , pero para competir con China o con la India habría que vivir como allí, donde aún millones de personas viven en la miseria alimentando con su esfuerzo la producción de productos más baratos que los que se hacen aquí, es decir, hablando en el lenguaje económico, son más flexibles y más competitivos. ¿Es la miseria global lo que nos proponen?
Esto es lo que decía el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, en el año 2008, cuando la crisis había dado su primer coletazo “La crisis financiera por la que pasamos no es la crisis del capitalismo, es la crisis de un sistema que se ha alejado de los valores del capitalismo, que en cierto modo los ha traicionado”, hacia un “llamamiento a Europa a reflexionar sobre lo que está sucediendo” y afirmaba “La competencia es un medio, no un fin”. Cuatro años después no se ha refundado el capitalismo sino que el capitalismo a refundado las democracias, ha convertido la voluntad del pueblo, la voz que tendría que gobernar en una democracia los destinos del país, en poco más que nada. Nada es lo que importa lo que pensemos los ciudadanos, nada es lo que vale nuestras protestas o manifestaciones, porque la política, las leyes , el gobierno es impuesto no por los gobiernos elegidos libremente en las elecciones sino por esos entes abstractos que llamamos mercados.  Son los mercados los nuevos señores feudales y nosotros sus siervos.

TEORÍA DEL DECRECIMIENTO ECONÓMICO

Esta es una conferencia del escritor español y profesor de Ciencias Políticas Carlos Taibo(1956) donde desarrolla la teoría del decrecimiento económico , definida así por el economista francés Serge Latouche (1940)  la consigna del decrecimiento tiene como meta, sobre todo, insistir fuertemente en abandonar el objetivo del crecimiento por el crecimiento”. Busca armonizar la sociedad con el ecosistema, con el planeta, disminuyendo el consumo y el crecimiento económico. Como siempre digo, no afirmo que esto sea una solución, no soy economista, pero es un camino ¿por qué al menos no plantearlo? Creo que os puede interesar y , al menos, ayuda a reflexionar sobre muchas de las ideas que nos presentan como únicas e incuestionables . Por mi parte no estoy de acuerdo con algunas de sus afirmaciones y propuestas pero en todo caso es un camino valioso y distinto

El político indio Sri Pandi Jawaharlal Nehru(1889-1964) dijo en una ocasión “Si no se controlan, las fuerzas de una sociedad capitalista tienden a hacer más ricos a los ricos, y más pobres a los pobres” Durante décadas esto ha  sido así pero en la acomodada y rica Europa no nos dábamos cuenta porque nosotros eramos los ricos mientras que muchas naciones en África, Asia y América eran los pobres con cuyo trabajo mantenían nuestro bienestar. Si, de ellos extraíamos los recursos necesarios y también la mano de obra barata con la que fabricar productos pagando a los trabajadores sueldos miserables y vendiendo esos productos a precios multiplicados muchas veces dando a las empresas occidentales unos jugosos beneficios. Pero el problema de la ideología capitalista más radical es que siempre necesita más beneficios y de esta forma empresas que eran y son rentables, que dan ganancias, siguen reduciendo costes y eliminando puestos de trabajo porque quieren incrementar los beneficios o se trasladan de Europa a otras naciones , lo que llaman deslocalización, donde pagan menos impuestos, producen más barato y explotan más a los trabajadores locales.

Pero esta espiral de producir más barato, con costes laborales más bajos para aumentar el rendimimento no puede ser infinita, porque llega el momento en que has despedido a tanta gente y los que trabajan cobran salarios tan bajos que ya no pueden comprar tus productos. Estas dividiendo la sociedad en lo que ya avisaba Sri Pandi Jawaharlal , unos ricos cada vez más ricos y una gran masa de pobres. Kofi  Annan(1938), quién fuera Secretario General de la ONU, afirma que “Hoy en día, el capitalismo de mercado no tiene ningún gran rival ideológico; su mayor amenaza proviene de su propio interior. Si no puede promover la prosperidad y la justicia no habrá triunfado”. Basta mirar alrededor, a los mil millones de personas amenazadas por el hambre en el planeta, a la explotación de la mano de obra barata , en particular de niños y mujeres, en Asia,África y América, al retroceso de los derechos sociales y laborales en Europa y , no podemos olvidarlo , al deterioro de los recursos naturales del planeta incapaz de sostener el ritmo de consumo de nuestras sociedades, para concluir que el sistema capitalista tal como está concebido ha fracasado, pero los que se benefician de sus desequilibrios e injusticias no asumirán este fracaso. Como dijo en su tiempo el rey francés Luis XV(1710-1775), “Después de mí el diluvio” y en 1793 a su sucesor en el trono, Luis XVI, le cortaron la cabeza durante la Revolución Francesa

TEORÍA DE LA ECONOMÍA DEL  BIEN COMÚN

Los que siguen este blog ya habrán visto este vídeo, pero vuelvo a adjuntarlo porque ahora mismo ´, junto con la economía del decrecimiento, sería otro de los caminos alternativos que está teniendo una mayor difusión y , personalmente, la que me parece más atractiva

Nadie parece preguntarse ¿que pasará cuando agotemos los recursos del planeta?¿qué sucederá cuando no haya agua suficiente para todos, ni comida, ni combustibles?¿qué solución se dará al cambio climático al que estamos contribuyendo cada día en un mundo organizado sólo para producir y consumir siempre a un ritmo creciente?¿creen de verdad que es posible el crecimiento infinito en un mundo de recursos limitados? El capitalismo tal como  está diseñado nos llevará no solo a la miseria de la mayor parte de la población, sino a un desastre ecológico, al hambre y , posiblemente, a múltiples guerras por los recursos minerales, alimentarios y energéticos. Si lo pensamos detenidamente somos lo más parecido a un pollo corriendo sin cabeza, movido por impulsos nerviosos, pero sin ojos para ver a donde vamos. En esta crisis nos jugamos más que el bienestar social, nos jugamos el futuro de las próximas generaciones.El planeta seguirá , no se va a destruir, tampoco la humanidad va a desaparecer , pero si no cambiamos nuestra forma de vivir, si no sustituimos el capitalismo que dirige nuestras sociedades por otra forma de organizarnos diferente, donde no sea el beneficio propio sino el bienestar común el que guíe nuestra política y las decisiones que se tomen en adelante, estaremos caminando hacia un futuro sombrío , donde la lucha no será ya por los derechos sociales sino por la supervivencia.

 Ya se que algunos de los que me leáis pensaréis que todo esto es casi un desvarío, un escrito demagógico y catastrofista. En el Mentidero siempre evito los extremos, los alarmismos y las tesis catastrofistas, pero desde mi punto de vista, y ojalá que este completamente errado, estamos caminando hacia ese futuro. La esperanza es que siempre podemos cambiarlo, está en nuestras manos, pero para eso hay que reaccionar , hay que apoyar a las personas que tienen pensamientos que se apartan de la corriente principal , que ofrecen soluciones nuevas y no basadas en un sistema que fue valido en el siglo XIX y XX , pero que en un mundo con siete mil millones de habitantes, ya no es sostenible. Y no quiero decir con ello que haya que erradicar el capitalismo, no se trata de eliminarlo, sino de transformarlo, de cambiar la forma de ver la economía, no supeditando nuestra existencia a ella sino convirtiéndola en una aliada , en una herramienta que nos permita vivir mejor, alcanzar un mayor nivel de justicia e igualdad y para ello hay que abandonar el concepto de beneficio sólo en términos económicos, las empresas no pueden basarse sólo en crecer sin limites igual que nuestras sociedades, esa forma de pensar  era viable hace 100 años , incluso hace cincuenta, pero no ahora con siete mil millones de habitantes. El mundo se nos queda pequeño y de momento no podemos trasladarnos a otro para seguir creciendo.

Ni Angela Merkel, canciller alemana, ni Nicolás Sarkozy , ni ninguno de los dirigentes europeos o de otras naciones ha planteando una alternativa al sistema actual aunque es evidente que no funciona y que de seguir así el capitalismo está condenado a morir de éxito, porque el crecimiento que propone va unido al agotamiento de los recursos y necesita de mano de obra muy barata para poder seguir aumentando sus beneficios y cuando esto no es suficiente procede a reducir el número de trabajadores , con el resultado final de un empobrecimiento general que terminará por impedir que siga creciendo. Y no estoy entrando en cuestiones ideológicas de izquierdas y derechas, supera ese debate porque el medioambiente que estamos agotando no entiende de ideas políticas  (imagen procedente de http://www.elpais.com )

Hace menos de un mes publiqué un artículo sobre la Economía del Bien Común del austríaco Christian Felber(1972), otra forma diferente de enfocar el problema de la crisis, una visión que se sale del camino recorrido por todos los gobiernos y que nos llevan a un callejon sin salida porque sin cambiar las bases por las que funciona el capitalismo, aunque momentaneamente logremos superar esta crisis, los problemas seguirán sin ser resueltos y en poco tiempo la bomba de relojería en que se van a convertir las sociedades estallará, si antes no se acelera el cambio climático y es la propia naturaleza la que nos forzará un cambio que así será mucho más traumático. No se si la economía del bien común, o la teoría del decrecimiento que otras veces he expuesto en el Mentidero son soluciones factibles, si pudieran valer como soluciones parciales, pero al menos son un ángulo distinto desde el que afrontar los problemas que nuestros líderes no están afrontando. No podemos resignarnos al pensamiento único que nos proponen, no hay una sola salida que pasa por la injusticia y el empobrecimiento. Como escribió el novelista argentino Ernesto Sabato “Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse”. Hay otros caminos , escuchemos a los que los proponen y no nos resignemos porque tenemos una responsabilidad con nosotros mismos y con las generaciones que  vendrán después de nosotros

¿CRISIS ECONÓMICA O CRISIS MORAL?LOS MALES DEL CAPITALISMO

Leyendo las páginas de “El sueño del celta” de Mario Vargas Llosa , no puedo evitar el pensar que los males que estamos sufriendo, la crisis, esta palabra que ya se ha convertido en obsesión dentro de nuestro lenguaje, y que afecta a casi todas las naciones de Occidente durante los últimos años, es mucho más que una crisis económica, aunque todos los esfuerzos para enfrentarse a ella se centren en tomar medidas para reformar un sistema económico, el capitalista, con el fin de que siga funcionando. 
En “El sueño del celta” seguimos la aventura vital de un joven idealista llamado Roger Casement, que viaja al Congo creyendo que está contribuyendo a la labor civilizadora y evangelizadora de unos pueblos salvajes y primitivos que viven en la ignorancia. Pronto se irá desengañando, sobre todo cuando las potencias coloniales deciden entregarle el inmenso territorio del Congo al rey belga Leopoldo II(1835-1909). Este monarca había convocado en 1876 una Conferencia en Bruselas en la que pretendía establecer unas normas para proteger África de la explotación comercial de las potencias europeas. En su discurso decía; refiriéndose a la trata de esclavos  
” Los horrores de este estado de cosas, las miles de víctimas masacradas por el comercio de esclavos cada año, el número aún mayor de seres absolutamente inocentes que son brutalmente arrastrados a la cautividad y condenados de por vida a los trabajos forzados, han conmovido profundamente los sentimientos de todos los que, a todos los niveles, han estudiado con atención esta deplorable realidad; y han concebido la idea de asociarse, de cooperar, en una palabra, de fundar una asociación internacional para dar punto final a este tráfico odioso que es una desgracia para la edad en la que vivimos”
Se creo la Asociación Internacional Africana , presidida por el propio monarca belga , con los objetivos de promover el progreso científico y promocionar la paz, la educación y la civilización en todo el continente. Bonitos objetivos ¿verdad? pero la realidad estuvo muy lejos de estos propósitos tan altruistas.Roger Casement , que había acompañado al explorador y periodista Henry Morton Stanley en una expedición por el Congo por orden de Leopoldo II, pronto comprobó que aquellas palabras eran falsas . Durante esa expedición engañaron a los diferentes pueblos que vivían en el Congo, y les hicieron firmar unos contratos que no entendían en virtud de los cuales se comprometían a ceder a las empresas europeas mano de obra gratis para trabajar en sus explotaciones .
Esclavos en el Congo. El rey belga Leopoldo II convirtió este inmenso país en una finca privada para su propio enriquecimiento.La aportación a la “civilización” de estos pueblos fue el chicote,un látigo de piel de hipopótamo que causaba más dolor y producía cicatrizes más profundas
Cuando poco después llegaron las empresas que explotaron las riqueza del Congo aquellos pueblos fueron tratados como animales, azotados sin piedad, obligados a trabajar gratis en condiciones terribles, y mientras, el rey belga Leopoldo II se enriquecía porque gran parte del territorio congoleño era de su exclusiva propiedad. El capitalismo y occidente no les había traído más civilización , ni más educación, ni más prosperidad, les trajo explotación, mayor pobreza y la desaparición de muchos de estos pueblos que no pudieron soportar los malostratos, el hambre y los trabajos forzados.
Puede que parezca exagerada la comparación , pero en esencia eso es el capitalismo, conseguir el máximo beneficio reduciendo al mínimo el coste para lograr este beneficio. Por supuesto no puedo hacer una equivalencia entre lo que padecieron aquellos hombres de finales del siglo XIX y nuestros tiempos, lo que quiero señalar es que el objetivo del sistema capitalista es siempre el mismo,aumentar los beneficios hasta el infinito aunque sea a costa de la explotación del ser humano.
Por eso, cuando hablamos de crisis creo que ,en realidad, a pesar de todas las soluciones que buscan los gobiernos, soluciones que siempre pasan por los sacrificios exigidos al pueblo y nunca a las grandes empresas, no van a solucionar nada porque no es una crisis financiera, es mucho más, es una crisis de valores, de ética. ¿Cómo podríamos calificar a un sistema capitalista que condena a 3000 millones de personas a la pobreza y deja 70.000 muertos al día por hambre? Nosotros hablamos de crisis económica, de desempleo, pero en muchas otras naciones la crisis significa pasar hambre, enfermedades y morir antes de los cincuenta años.
La economía no son números, o al menos no es sólo eso. Nos hablan de inflación , de déficit, de primas de riesgo, pero se olvidan de hablar de lo más importante, de las personas, porque las decisiones que toman en nombre del buen funcionamiento de la economía afectan a la vida de personas en todo el planeta. En una conferencia el economista Joan Melé explica que necesitamos ver la sociedad como un ser vivo y cada uno de nosotros seríamos  su parte consciente. Igual que cada una de las células del cuerpo influye sobre el todo, sin el cuerpo las células no pueden existir , así sucede con nuestra sociedad pues no podemos vivir sin ella ni ella puede existir sin nosotros.
Nuestra sociedad consumista echa su basura bajo su particular alfombra , los países pobres . En la foto un vertedero de basuras lleno de productos electrónicos procedentes de Occidente
Así es como tenemos que ver a la humanidad, como un gran organismo donde yo necesito a los demás y los demás me necesitan a mí, todo está interrelacionado. Pero esta sociedad vive en una gran casa que es el planeta Tierra y creo que está claro que el planeta esta enfermo, y no sólo por el cambio climático, sino por la contaminación, la sobreexplotación de todos los recursos. La pesca escasea cada vez más, los bosques se degradan, la selva amazónica retrocede día a día, nuevas especies animales se incorporan a la lista de aquellas que se hallan en vías de extinción, los recursos minerales escasean y podríamos seguir añadiendo elementos a la lista .
Si el planeta está enfermo significa que nosotros estamos haciendo algo mal, y que, por lo tanto, nuestra sociedad está enferma.Y el problema no es la economía, el problema es que el mundo no se rige por el ser humano sino por el beneficio económico. Se supone que en la sociedad de consumo en la que vivimos cuanto más poseas, cuantos más bienes de consumo tengas , más feliz serás. Pero todos sabemos que esto no es así, y para confirmarlo no hay más que remitirse a las cifras de personas que padecen ansiedad o depresiones en el mundo Occidental y el número de tranquilizantes y ansiolíticos que se venden.
No, no es la economía la que no funciona, es todo el sistema, es una sociedad que no proporciona alegría ni felicidad con este sistema de vida . ¿Por qué se produce esto? Porque hemos apartado al ser humano del primer plano de la vida. No somos animales pero nos comportamos como tales porque desde pequeños nos enseñan que la vida es dura, que hay que estar muy preparados para competir, porque sólo los más fuertes y adaptados sobreviven, mientras que los débiles son apartados y marginados. Es un mundo hecho a  medida del capitalismo, donde sólo cuentan los resultados pero no las personas y el ejemplo lo tenemos todos los días, con empresas que , a pesar de tener beneficios millonarios, siguen despidiendo a sus empleados para poder ganar más dinero.
No estudiamos para ser mejores, para aprender más y aumentar nuestra aportación a la sociedad, se estudia para ser más fuerte y poder competir mejor. Si, no somos animales, porque los animales son todos iguales. Una vez que has visto a un león ya sabes como son los demás leones, todos se comportan de igual forma y los podemos reconocer, pero cada hombre es un ser diferente, aunque conozcas a una persona sólo la conoces a ella porque quién está a su lado es radicalmente diferente. Pero con la educación que nos dan pretenden uniformizarnos, todos iguales , todos aceptando como verdades inmutables las bases del capitalismo. No nos enseñan a pensar por nosotros mismos, nos roban la libertad de pensamiento y la creatividad y ciegan nuestros ojos a cualquier otra alternativa diferente al sistema que rige nuestras vidas.
Roger Casement, el protagonista de la última novela de Mario Vargas Llosa, luchó durante gran parte de su vida contra un sistema injusto basado en la explotación . Antes tuvo que quitarse la venda que la educación recibida le había puesto delante de sus ojos
Desde mi punto de vista el capitalismo corre ciegamente hacia su propio final, porque se basa en incrementar siempre los beneficios pero los recursos del planeta no son ilimitados, son finitos, y en el momento en que ya no se pueda crecer el capitalismo carece de sentido y se colapsará, pero lo malo, es que sino hacemos nada antes de que eso suceda, ya será demasiado tarde para nosotros. El planeta podrá recuperarse con el tiempo, pero nuestras sociedades quedarán destruidas. No podemos seguir viviendo de esta forma, el consumo no puede ser la base de la sociedad, ni las empresas pueden existir basándose en incrementar sus beneficios hasta el infinito.
Debemos de tomar conciencia de nuestra responsabilidad. No podemos dejar las grandes decisiones en manos de los demás, en políticos y grandes empresarios. La pregunta es ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros?Yo no puedo cambiar el mundo, pero si puedo cambiarme a mi mismo. No podemos pedir a los demás cosas que nosotros mismos no nos hemos planteado hacer, por eso lo primero que debemos hacer para sanar esta sociedad y a nuestro planeta es tomar conciencia de nuestra propia importancia, el gran organismo de la sociedad no puede seguir funcionando sin nosotros que somos sus células.
Empecemos por cambiar nosotros mismos para luego poder influir sobre los demás. Recuperemos las ideas del Renacimiento, cuando el hombre ocupaba el primer lugar y no los sistemas económicos. La economía tiene que ser el instrumento que permita relacionar al hombre con el planeta y no lo que es ahora, una máquina opresora , injusta, que mantiene a millones de seres humanos en la pobreza al tiempo que destruye  nuestra casa común que es la Tierra. 
No estamos ante una crisis económica, es una crisis de nuestra forma de concebir la vida, de organizar nuestra sociedad y es una crisis que amenaza mucho más que un sistema económico, amenaza la vida de la humanidad.

TUMORES DEL SISTEMA: LA DICTADURA DE LOS MERCADOS SOBRE LOS GOBIERNOS PARTE II

En el artículo de ayer escribí sobre uno de los que considero tumores de nuestro sistema económico, los malos empresarios que con su mala actuación producen la ruina de empresas y dejan a millares de personas sin empleo, o , sin llegar a arruinarlas, buscan sólo maximizar sus beneficios, aunque para ello tengan que sacrificar a sus trabajadores. Esa es una política que sólo puede conducir a la ruina en un plazo no demasiado largo, pero tanto nuestros políticos como nuestros empresarios no miran más allá de las próximas elecciones o del próximo balance contable.

Hoy voy a hablar sobre otro de los tumores que se extiende cada vez con más fuerza, los mercados. Los mercados ¿qué son?. Cuando oímos las noticias , escuchamos que los mercados han presionado a este o aquel país, que empujan a una bolsa a la baja mientras fuerzan devaluaciones de moneda o suben el riesgo de la emisión de deuda de una nación, pero se habla de ellos como si fuera un ente abstracto,sin cabeza ni rostro, una especie de espíritu que existe para atormentarnos y a quién no se pude exigir ninguna responsabilidad. Sin embargo, este ente abstracto que nos resulta desconocido , se ha adueñado del poder, es él quién toma las decisiones y no nuestros políticos.

Y los famosos mercados son los fondos de inversión  y los grupos de especuladores integrados por fortunas anónimas que se nutren como sanguijuelas, sangrando a las naciones, aprovechando la debilidad de alguna de ellas para atacarlas , provocando crisis con el único fin de que sus valores aumenten y puedan obtener un mayor beneficio. Hemos visto como estos días han aumentado los diferenciales de deuda, es decir, la diferencia que hay entre los tipos de interés que tiene que pagar Alemania por su emisión de deuda y lo que tienen que pagar el resto de naciones europeas. Por supuesto, por su fortaleza , Alemania es la que menos paga y cuanto mayor sea la incertidumbre sobre la economía de una nación más intereses tendrá que abonar.

Foto de una cumbre de la Unión Europea y Mercosur. Ellos son los títeres, el verdadero poder no sale en la foto  

El resultado de ello es que interesa crear dudas sobre la solvencia de un país , para que así los intereses que hay que pagar para colocar la deuda del estado suban y los grupos de inversión que compran esa deuda aumenten su beneficio, mientras el estado cada vez se endeuda más, en una espiral que lleva al final a la insolvencia o al riesgo de insolvencia y provoca la intervención del fondo de garantía de la Unión Europea.

Pero este llamado “rescate”, no es un rescate, es poner una cadena alrededor de la nación que es intervenida , a la que se le impondrán políticas muy duras para que contenga el gasto público y esas medidas van siempre encaminadas a la reducción del estado , a la eliminación de prestaciones sociales, a la reducción de subsidios, a la congelación de pensiones, incluso a transformar la Seguridad Social, ese gran éxito del siglo XX que había garantizado la asistencia sanitaria gratuita de forma universal y que , lo veréis, quedará transformada en un sistema semi privado en el que tendremos que abonar una parte con lo cual, quién menos tiene recibirá peor asistencia sanitaria.

Irlanda ha sido rescatada porque el gobierno irlandés tuvo que salvar a sus bancos usando el dinero público y originando un déficit público al que apenas podía hacer frente este pequeño país. Ahora , Europa lo ha rescatado y las medidas que tiene que tomar el gobierno irlandés ya las conocemos, reducción de empleo público, subida de impuestos y reducción de gastos sociales. Los bancos, responsables de la deuda, han sido salvados con el dinero de todos los irlandeses, los “mercados” han salido beneficiados porque compraron deuda irlandesa a intereses desorbitados y su pago está avalado con el dinero de todos los europeos.

Un ciudadano irlandés que se pregunta por qué los banqueros irlandeses no están en la cárcel 

El negocio para este grupo de especuladores es perfecto, no arriesgan nada, y una vez que ya tienen una víctima van a por la siguiente. Así , tienen en su punto de mira a Portugal y España, luego a Italia y Bélgica, como si fuera una manada de lobos que va separando a los individuos más débiles del rebaño. En España ya tenemos los primeros avisos de lo que nos viene encima, comienzan a eliminarse subsidios , se han congelado las pensiones y ya se habla de su reforma,pero no es más que el comienzo. Los ataques volverán y los “mercados” exigirán más reformas para dar confianza y puede que, incluso así, fuercen nuestra caída igualmente.     

Desde el comienzo de la crisis a finales del año 2007, los estados han gastado 18 billones de euros para rescatar a los bancos, y en ese mismo período de tiempo se han destruido 30 millones de empleos. Los bancos han sido salvados, los responsables de la situación actual siguen en sus puestos o disfrutando de dulces retiros, mientras que la gente , que fue su víctima y sufrieron por sus malas prácticas, perdieron los trabajos, las casas hipotecadas, y ahora no sólo tendrán que financiar las crecientes deudas de sus naciones sino que a su vez llenarán más los bolsillos de los especuladores pagando los intereses de una deuda que esos mismos mercados han hecho crecer de forma artificial.

¿Y los gobiernos? ¿Qué os puedo decir que no sepáis? Apenas son algo más que títeres en una representación que les viene demasiado grande, no controlan la situación porque van a remolque, toman sus decisiones en base a lo que exigen los mercados. Y ya sabemos lo que exigen,todo lo que he escrito más arriba y que significa poner en peligro el mayor logro social de Europa en su historia, el que llamamos Estado de bienestar, que no es más que garantizar a la gente una serie de servicios básicos en la vida de todo ser humano como son la educación, la sanidad, una pensión digna para vivir cuando se acaba la vida laboral y unos derechos laborales por los que se luchó durante más de un siglo.

Sólo entonces , cuando lo hayan conseguido, los mercados se quedarán tranquilos mientras nosotros habremos retrocedido más de un siglo en nuestros derechos y con una certeza terrible, nuestros hijos vivirán peor que nosotros. Se cumple así lo que la filósofa ruso americana Any Rand dejó escrito con estas palabras:”Es fácil ver cómo donde hay sacrificios, alguien los está recogiendo. Donde hay servicio, alguien está siendo servido. El hombre que te habla de sacrificios está hablando de esclavos y amos, e intenta ser el amo.”
Si nos mantenemos en nuestra actitud pasiva de aceptación de esta situación y del sálvese el que pueda , ese es el futuro que nos espera, un futuro de sacrificios sin fin impuestos por los nuevos amos, el Mercado. En nuestras manos, una vez más, queda reaccionar y evitar que esto sea así. Ahora más que nunca tenemos las herramientas para expresarnos, para unirnos y forzar cambios. Y no estoy hablando de capitalismo ni comunismo, ambas ideologías han fracasado, estoy hablando de una nueva sociedad donde el hombre recupere el puesto que nunca debe perder, un mundo donde , ahora sí, sea el hombre y no el mercado la medida de todas las cosas.