MISTERIOS DE LA HISTORIA: EL CAPITAN KIDD, LA ISLA DEL ROBLE Y EL POZO DEL DINERO

Hay una pequeña isla que no supera las 57 hectáreas de superficie , situada frente a la costa de la península de Nueva Escocia, bañada por las aguas del Océano Atlántico y perteneciente al territorio de Canadá. Con apenas once metros sobre el nivel del mar, esta isla es conocida con el nombre de Oak Island o Isla del Roble en castellano, y no sería más que otra isla de las más de 360 que se pueden encontrar en esta zona si no fuera porque alberga un enigmático pozo descubierto en 1795 por un chico de apenas dieciséis años de edad llamado Daniel Mcginnis . Daniel había navegado en su bote desde la costa de Nueva Escocia hasta la isla , no sabemos el motivo pero quizás el joven Daniel ya había escuchado relatos de tesoros escondidos en alguna de las islas que poblaban la bahía de Mahone. Desembarca en la isla y se dirige hacia un gran roble que había llamado su atención porque de una de sus ramas colgaba un polipasto, que es una máquina utilizada para levantar grandes pesos , como por ejemplo en los barcos para elevar la mercancía hasta la cubierta o bajarla al muelle. Y a los pies del roble se dibujaba una hondonada con apariencia artificial.

Daniel regresa a la costa y convence a dos amigos suyos, Anthony Vaughan y John Smith,  para que le acompañen con palas de regreso a la isla . Una vez allí el día siguiente se dirigen de nuevo a la hondonada  y comienzan a excavar . Apenas a 30 centímetros de profundidad sus palas chocan con unas piedras dispuestas como si se tratara de una tapa puesta allí por el hombre. Después de retirar las piedras los tres muchachos continúan cavando y tres metros después llegan a un nuevo obstáculo , unos listones de madera y tras cavar otros tres metros encuentran una plataforma hecha de madera de roble. Cuando ya se encontraban a diez metros de profundidad decidieron desistir en su búsqueda y regresaron en el bote hasta su pueblo . Pasarían ocho años hasta que los tres amigos regresaron a la isla del Roble , en este caso respaldados por el apoyo económico de un hombre de negocios de la región que pensaba que podrían hallase ante el escondite de un tesoro enterrado allí por un pirata. Y en este punto de la historia imagino que os preguntaréis cómo en la costa de Canadá podría existir la leyenda de que hubiera enterrado el tesoro de un pirata , cuando solemos imaginarnos su presencia en otras aguas más cálidas, como  en el Caribe , en el Indico o en el Atlántico sur. Por eso , como solemos hacer en el Mentidero, tendremos que viajar  todavía un poco más al pasado , hasta el siglo XVII.

Mapa con la situación de Oak Island o la Isla del Roble, muy próxima a la costa de Nueva Escocia y no demasiada alejada de Nueva York , una zona frecuentada por piratas y contrabandistas que durante el siglo XVII suministraban a las colonias americanas los productos a precios más baratos que los comerciantes ingleses, que ejercían el monopolio sobre el transporte y venta de todo tipo de mercancías, lo que enriquecía a la metrópoli, en este caso Inglaterra, pero también despertaba el resentimiento entre las colonias sembrando la semilla del descontento que luego impulsaría el inicio de la Guerra de Independencia de Estados Unidos entre 1775 y 1783. La presencia de piratas daría lugar al nacimiento de leyendas de tesoros escondidos en algunas de los centenares de pequeñas islas que salpicaban la costa , como Oak Island (imagen procedente de http://www.quepasopaisano.com ) 

Durante la primera mitad del siglo XVII Inglaterra había ido colonizando parte de la costa este de los actuales Estados Unidos . Así, el 21 de noviembre de 1620 llegaban a las costas americanas los que luego serían conocidos como Padres Peregrinos, los 41 pasajeros que viajaban a bordo del Mayflower, puritanos que habían preferido abandonar Inglaterra donde el puritanismo no era bien visto por el rey inglés Jacobo I(1566-1625), y aunque se declaran súbditos del rey cuando llegan a América fundarán una colonia, Plymouth, que se regirá por un documento conocido como el Mayflower Compact que asegura la igualdad de todos los hombres ante la ley y dictan sus propias leyes y organizan una administración independiente de Inglaterra. También serían puritanos los fundadores de la colonia de Massachusetts, pero los que gobernaban esta colonia eran más estrictos que la comunidad de Plymouth y hubo descontentos que la abandonaron para fundar otras colonias, como Connecticut en 1635, Providence en 1636 y New Haven en 1638. En el año 1643  estas cuatro colonias se agruparían bajo la Confederación de Nueva Inglaterra.
Unos años después, en 1651, cuando Inglaterra es gobernada por Oliver Cromwell(1599-1658) , uno de los líderes de la revolución que en 1648 había destronado al rey Carlos I de Inglaterra(1600-1649), y había ordenado la ejecución del monarca en enero de 1649, se aprueban las Actas de Navegación en virtud de las cuales las colonias quedaban políticamente subordinadas a las decisiones del Parlamento de Inglaterra y  se establecía que todo el comercio de las colonias sería monopolizado por los navegantes ingleses , es decir, las colonias no podrían comprar productos a terceros países directamente, sino que siempre tendrían que abastecerse a través de comerciantes ingleses, lo que significaba que tendrían que comprar los productos más caros sin tener la posibilidad de comerciar con otros reinos que vendieran a precios inferiores. El descontento que esta medida crearía con el tiempo sería uno de los desencadenantes de la Guerra de Independencia Americana, pero no es este hoy el tema de nuestro relato. Pero las colonias hallarían una forma de romper este monopolio comercial,  negociar con piratas y contrabandistas.

Aunque la leyenda del mapa está en inglés muestra con claridad los territorios colonizados por Inglaterra durante el siglo XVII. El primero de ellos había sido Virginia, descubierta por Walter Raleigh(hacia 1552-1618) en 1584 y donde se fundó el primer asentamiento inglés en los futuros Estados Unidos, la ciudad de Jamestown en 1607. Su nombre de Virginia se lo puso Raleigh en honor de la reina Isabel I de Inglaterra(1533-1603) que era conocida como “la reina virgen” ya que nunca se casó. En amarillo tenemos las colonias que formarían la Confederación de Nueva Inglaterra, donde se desarrollará la vida del capitán William Kidd, uno de los protagonistas de nuestro relato (imagen procedente de http://historiadoreshistericos.wordpress.com ) 
Los piratas no compraban las mercancías a nadie, sino que las robaban y , por lo tanto , podían vendérsela más baratas a las colonias americanas y en los años posteriores a las Actas de Navegación estados   como Boston, Pennsylvania o Massachusetts  abrieron sus puertos a los piratas para comerciar con ellos. Aunque los gobernadores ingleses tenían la orden de acabar con la piratería, no estaban muy bien pagados por el gobierno y a menudo obtenían buena parte de sus ingresos de sus tratos con los piratas , además de ayudar con ello a la prosperidad de la colonia , por lo que les dejaban operar libremente. Incluso cuando en 1689 estalló una guerra entre Francia e Inglaterra, los gobernadores de las colonias americanas concedieron a muchos piratas la patente de corso que les prohibía atacar naves inglesas pero les autorizaba a apropiarse de las francesas como un servicio a Inglaterra. Los corsarios, en realidad,vienen a ser lo mismo que los piratas con la diferencia de que sirven a un rey y son utilizados para dañar al enemigo, para lo cual disponían de lo que conocemos como “patente de corso” , una especie de salvoconducto que le permitía navegar libremente en las aguas de la nación a la que servía y justificaba sus actos de piratería. 
Pero algunos de estos piratas reconvertidos en corsarios no respetaron los límites establecidos por la patente de corso y comenzaron a asaltar barcos con bandera inglesa . La situación llegó a tal extremo que el gobierno inglés envía a un representante para controlar a todos aquellos gobernadores corruptos y acabar con los actos de piratería contra barcos ingleses. Este hombre enviado por el gobierno inglés era un noble irlandés, el conde de Bellomont , que había puesto como condición para aceptar el cargo que le pusieran un buen sueldo que no le llevara a caer en la tentación de aceptar ningún soborno. Cuando llega a las colonias , hace una limpieza entre los funcionarios corruptos de la corona y nombre a un corsario que se encargue de presentar batalla a todos los piratas de la costa , y este hombre era el capitán William Kidd(1645-1701). A estas alturas imagino que os estaréis preguntando que relación guarda esto con el pozo hallado por Daniel McGinnis en 1795, pero William Kidd forma parte de su leyenda, pero tenemos que avanzar un poco todavía.

Supuesto retrato del capitán William Kidd . Fue un habil navegante pero no un gran capitán, pues no controlaba el descontento de sus tripulantes que en diferentes ocasiones le abandonaron o trataron de amotinarse. El novelista norteamericano Washington Irving(1783-1859) lo describía como alguien que tenía “un poco de comerciante y algo más de contrabandista , con un toque considerable de pirata”. Sin embargo Kidd no era un pirata, sino un navegante que había formado parte de la Royal Navy y prestaba sus servicios como corsario para el rey de Inglaterra Guillermo III. Precisamente el apoyo del rey sería la perdición para Kidd cuando se extendieron los rumores de que había violado la patente de corso, atacando a barcos con bandera inglesa o neutrales , actos que él no había favorecido sino que fueron cometidos por su tripulación que había dejado de obedecerle . El rey no podía verse implicado en actos de pirateria y a los que patrocinaron la expedición corsaria de Kidd podía costarles la vida por traición, por lo que se dispusieron todas las pruebas en su contra para lograr su condena . Kidd fue abandonado y usado como chivo expiatorio para alejar cualquier acusación contra el rey (imagen procedente de http://retratosdelahistoria.blogspot.com )
William Kidd había nacido en Escocia y poco sabemos de sus primeros años de vida  pues las primeras referencias sobre él lo sitúan como capitán de una nave corsaria en aguas del Caribe. Posteriormente ingresa en la Armada Real inglesa , la Royal Navy, donde estuvo al mando de un bergantín,un barco de dos mástiles y velas cuadradas, el  Blessed William, también en aguas del Caribe, combatiendo en el marco de la guerra que enfrentaba a Inglaterra y Francia desde 1689. Combatió  con destreza pero fue abandonado por su tripulación que preferían la piratería a servir a la corona británica. A pesar de ello Kidd vio recompensados sus méritos y le entregaron un barco que había sido capturado a los franceses al que da el nombre de “Antigua”. A bordo de este barco se dirige hacia el norte y en 1691 entra en el puerto de Nueva York para establecerse allí y emprender una vida de hombre de negocios. Allí conoce a una viuda rica y contrae matrimonio con ella, pero la vida conyugal no le debía parecer muy atractiva, porque decide abandonar Nueva York y viajar hasta Londres para hallar apoyo financiero  en una nueva aventura como corsario.
En Londres conoció a un rico empresario llamado David Livingstone que le presentará al conde de Bellomont, el noble irlandés que , como hemos visto, iba a encargarse de acabar con la piratería en la costa americana. Los tres hombres unen sus esfuerzos y Bellomont logra para Kidd una patente de corso que le permitía cazar a todo tipo de piratas y contrabandistas que hallara en su camino pudiendo además disponer del valor de lo capturado aunque cediendo al rey inglés, en aquel momento Guillermo III(1650-1702), un 10% del importe de los botines logrados por Kidd. El negocio era bueno para todas las partes y así en abril de 1696 Kidd zarpaba desde Inglaterra rumbo a Nueva York a bordo de un nuevo barco, el Adventure Galley. En Nueva York recluta a la tripulación y sale a navegar en busca de presas pero las cosas no iban a salir muy bien para el capitán. Después de meses de navegación no logra ninguna presa y sin presas no hay dinero. Además sus hombres comienzan a caer enfermos de escorbuto y de fiebres tropicales cuando navegan por el Indico. En agosto de 1697 fracasa en un intento de capturar a unas naves de peregrinos en el Mar Rojo que se dirigían a La Meca, y el descontento comienza a cundir entre la tripulación.

Una de las leyendas que rodea la vida del capitán Kidd afirma que cuando fue detenido y trasladado a Inglaterra escribió una carta a la Cámara de los Comunes donde daba las coordenadas para hallar un tesoro que había enterrado y que ofrecía a los parlamentarios a cambio de su indulto. La carta habría desaparecido y fue hallada por casualidad en 1929 por el anticuario Hubert Palmer en un antiguo escritorio que había adquirido en una subasta. La carta se hallaba oculta en el hueco de una de las patas del escritorio. Sin embargo, no se ha podido determinar si esta carta es auténtica y en cuanto a las coordenadas que aparecen escritas no corresponden a ninguna isla. ¿Es una carta falsa o tal vez Kidd dio los datos incorrectos para que sólo él pudiera encontrar el tesoro?¿existió algún tesoro? y si hubiera existido ¿puede estar enterrado en la isla del Roble como algunos afirman y llevan buscándolo desde hace más de doscientos años? Lo más probable es que no sea más que una leyenda, como las que hacen referencia a los tesoros de Edward Teach, Barbanegra(hacia 1680-1718), pero tampoco tenemos la certeza de su inexistencia,por lo que el misterio continúa vivo (imagen procedente de http://www.quo.es )
Kidd no era un hombre que supiera manejar con habilidad a sus tripulantes ,se comportaba con altanería y se enfrentaba a ellos y en uno de estos enfrentamientos, pensando que iba a ser agredido mató a uno de sus hombres de un golpe en la cabeza . Gradualmente pierde el control sobre la tripulación y cuando recalen en unas islas para abastecerse de agua, los marineros saquean a los nativos y violan a sus mujeres, y cuando uno de los isleños mata en defensa propia a uno de los hombres de Kidd, estos responden masacrando a todos los nativos.  También asaltan a un barco con bandera inglesa lo que ya le convertía definitivamente en pirata ,violando la patente que se le había concedido que no contemplaba los asaltos a naves inglesas. En enero de 1698 consiguió,por fin, una captura importante, frente a la costa de India, el mercante Quedah Merchant, de bandera armenia y con un capitán inglés al mando y que contaba con un salvoconducto francés, lo que le convertía en una presa legal para Kidd. Sin embargo, cuando vende la mercancía apenas obtiene un uno por ciento de su valor, de las 200.000 rupias en que estaba valorada consigue 7000 rupias,   pero tuvo que aceptar malvenderlas para reunir el dinero con el que contentar a la tripulación. A continuación pone rumbo a Madagascar para reponer fuerzas, pero una vez allí la tripulación le abandona al tiempo que le llega la noticia de que Inglaterra le ha declarado pirata y ha comenzado la carrera por capturarlo.

Kidd abandona Madagascar a bordo del Quedah Merchant, ya que el Adventure se hallaba en muy mal estado, y pone rumbo al Caribe para escapar de la persecución a la que iba a ser sometido. Y es ahora cuando surge la leyenda del Tesoro del capitán Kidd. Según se cuenta , Kidd se habría dirigido a la isla caribeña de Saint Thomas y habría tratado de sobornar al gobernador de la isla para que le ofreciera refugio. Así recoge el escritor español Rafael Abella en su obra “Los halcones del mar” el informe que luego se transmitió a Londres de este encuentro “Noticias procedentes de Curaçao reportan que el famoso pirata, capitán Kidd, en posesión de una nave de 30 cañones y con 250 hombres  de dotación, ha ofrecido al Gobernador de Saint Thomas , 45.000 piezas de ocho en oro y un gran presente consistente en valiosas mercancías , si le brinda refugio  en su puerto durante un mes. El Gobernador ha rehusado”  En aquel momento los gobernadores de todas las colonias han recibido la orden de capturar a Kidd y este decide regresar a Nueva York para encontrarse con el que había sido su socio y ahora gobernador de Massachussetts, el conde Bellomont, pensando que le ayudaría. Pero este no sólo no le ayuda sino que ordena que lo encadenen y lo envía a Inglaterra para ser juzgado. Era el año 1699 y durante los dos años siguientes Kidd permanecería encarcelado en la prisión de Newgate.

En “El Cazador de Piratas . La historia secreta del capitán Kidd” del escritor norteamericano Richard Zacks(1955), leemos “Cuando empezaron a difundirse los rumores acerca de los crímenes de Kidd, que perjudicaban el valioso comercio de Inglaterra con la India, todos los promotores de la travesía, incluido el rey Guillermo, se apresuraron a evitar que quedaran al aire sus aristocráticos traseros y a negar cualquier conocimiento de su misión ¿acaso alguien quería saber la verdad?¿o era más fácil matar al neoyorquino y acabar con el asunto?” Kidd no sólo fue abandonado a su suerte, sino que las pruebas que pudieron exonerarle, los salvoconductos franceses que llevaba el Quedah Merchant y que de haberlos presentado le habrían salvado la vida ya que la patente de corso le permitía asaltar naves con documentación francesa. Estos documentos serían hallados en 1910 por el norteamericano Ralph Paine mientras investigaba en Londres en busca de indicios sobre el tesoro de Kidd. El auténtico tesoro del capitán Kidd eran las mercancías que habían sido requisadas por el Almirantazgo inglés y que fueron subastadas por valor de 5500 libras . En la imagen el cuerpo del capitán Kidd expuesto a orillas del Támesis para escarmiento de los que estuvieran tentados de seguir sus pasos. Más que víctima de sus actos ,Kidd fue víctima de las circunstancias (imagen procedente de http://almacosta.wordpress.com )
El juicio no comenzará hasta mayo de 1701, le acusan de haber dado muerte a uno de sus tripulantes, como ya vimos, y también de haber tomado al abordaje un barco mercante con bandera armenia, el  Quedah Merchant y, por lo tanto, para el que su patente de corso no le daba permiso. Kidd se defiende alegando que el barco armenio viajaba con salvoconductos franceses,lo que es cierto,  pero cuando le piden que muestre los salvoconductos de la nave estos han desaparecido. No aparecerían hasta el siglo XX junto a otros documentos antiguos , quizás porque los enemigos de Kidd los escondieron para que no pudiera probar su inocencia y muy probablemente el que había sido su socio, Bellomont. Kidd fue declarado culpable y ahorcado el 23 de mayo de 1701 a orillas del río Támesis y su cuerpo fue, como era costumbre, encadenado de pies a cabeza y abandonado durante dos días con el fin de que sirviera de escarmiento a quién tuviera la intención de ser pirata. Pero lo que no moriría con Kidd fue la leyenda que había nacido en Saint Thomas, la del fabuloso tesoro que tuvo que transportar su nave y que nadie sabía donde estaba, pues Kidd lo habría enterrado antes de entregarse en Nueva York.

Diagrama del Pozo del Dinero del que todavía no se ha alcanzado el fondo después de superar diferentes placas y plataformas . Las excavaciones continúan en nuestros días , descubriéndose nuevos túneles que parecen conectar el Pozo con otros lugares, e incluso algunos investigadores afirman que podría conectar con otras islas cercanas , aunque no hay de momento ninguna prueba que lo confirme (imagen procedente de http://www.quepasopaisano.com )

Y antes de abandonar al capitán Kidd recojo esta descripción de como era  el camino que  seguían los reos desde la prisión de Newgate hasta el lugar de la ejecución , Wapping, que se hallaba a cinco kilómetros de distancia , contenida en “El Cazador de Piratas” de Richard Zacks “A pesar de que antes de salir, los reos se preocupaban de tragar todo lo que podían para estar borrachos y sofocar el miedo, el valor que pueden proporcionar los licores fuertes desaparece, y como el camino que tienen que recorrer es considerable, corren peligro de recuperarse. Por esa razón tienen que beber mientras avanzan ; y el carro se detiene con ese propósito tres o cuatro veces , y en ocasiones media docena , o más, antes de que lleguen al final de su trayecto. Esas paradas siempre hacen que aumenten el número de personas alrededor de los criminales; y de modo más prodigioso cuando malhechores famosos” Es fácil en este punto imaginarse a la gente gritando a Kidd , preguntándole por el destino de su tesoro . Según los testigos el capitán Kidd habría proclamado en el patíbulo que su condena era injusta y que todas sus desgracias se debían a los marineros amotinados y a los que le habían patrocinado y luego abandonado, lord Bellomont, que murió dos meses antes de la ejecución de Kidd, y David Livingstone. Un folleto de la época afirmaba que en el último momento Kidd había dicho que lo que más lamentaba  “era pensar en la aflicción de su esposa ante su muerte infamante”

Fotografía de Oak Island . En las leyendas de la izquierda , la segunda contando desde abajo podéis leer Money Pit Discovered 1795, es decir, Pozo del Dinero descubierto en 1795, señalando el lugar donde lo halló Daniel McGinnis en 1795 y donde durante los siguientes dos siglos se han sucedido las expediciones en su búsqueda sin ningún éxito aunque con el balance trágico de seis muertes en este intento de desvelar el enigma de este pozo. Porque es improbable que en él se halle el tesoro de Kidd o el de algún otro pirata, pero la existencia del Pozo es ya en sí un misterio (imagen procedente de http://www.complotsymisterios.com.ar )   
Y es ahora cuando regresamos a la Isla del Roble, porque algunos aventuran que habría sido en esta isla donde Kidd habría enterrado el tesoro en el pozo hallado por Daniel McGinnis en 1795. Habíamos dejado el pozo en 1804 cuando Daniel y sus dos amigos regresaban a la isla contando con el apoyo de un hombre de negocios local y excavaron hasta alcanzar los 27 metros de profundidad, hallando  a intervalos de tres metros una especie de tapas de madera y de otros materiales que tenían que ser apartadas para continuar la excavación. En sucesivas excavaciones siguen profundizando en el pozo  y en una de ellas dan con una piedra blanca con inscripciones geométricas que cuando la llevan a analizar un profesor afirma que son signos del alfabeto copto aunque otros afirman que lo que quieren decir , sin que sepamos como lo habían deducido, es que hay un tesoro valorado en dos millones de libras enterrados trece metros más abajo. Esta piedra desaparecería en 1912 sin que se haya vuelto a ver desde entonces . Continuaron las excavaciones pero en un determinado momento el pozo queda anegado de agua y uno tras otro los intentos de seguir avanzando terminan en fracaso, aunque se hallan nuevas piedras y papiros con inscripciones que tampoco pueden  ser descifrados.

REPORTAJE DEL PROGRAMA CUARTO MILENIO SOBRE LA ISLA DEL ROBLE Y EL POZO DEL DINERO

La primera de las muertes en el pozo se produjo en 1864 y desde entonces han fallecido un total de seis personas en las excavaciones del pozo . Nuevos intentos se realizan en 1866, 1893, 1909,1931, 1935, 1936, y 1959. En 1967 se constituye una empresa llamada Triton Alliance que adquiere los terrenos de la isla y en 1971 llegan a excavar 71 metros más e introdujeron unas cámaras hasta  el fondo donde pareció vislumbrarse restos humanos y de otros objetos, pero las imagenes no eran de muy buena calidad . El pozo se inundó de nuevo y aunque trataron de reanudar las excavaciones la falta de fondos impidió seguir con sus avances. En los años siguientes no se producen nuevas expediciones por falta de dinero y desavenencias entre los socios de la empresa Triton , hasta que en  el año 2005 la isla es comprada por un grupo de inversores norteamericanos y en la actualidad siguen los intentos por llegar al fondo del pozo, aunque hay algunos que afirman que en realidad este pozo es la entrada a un corredor que comunicaría Oak Island con otra isla cercana que es donde estaría enterrado el tesoro, si es que alguna vez hubo algún tesoro enterrado aquí.

REPRESENTACIÓN GRÁFICA DEL POZO DEL DINERO

Dura apenas dos minutos y no tiene sonido pero con las imagenes os podéis hacer una idea de la estructura del pozo del dinero

Pero si algunos afirman que es aquí donde está el tesoro del capitán Kidd, del que no hay constancia de que llegara a existir ni que esté enterrado en ninguna parte, hay otras teorías que  sin ninguna prueba aventuran que allí está enterrado un tesoro de los vikingos o incluso de los templarios, que suelen utilizarse de comodín para cualquier tipo de misterio. La única certeza que tenemos es que el pozo se encuentra allí, que no se ha conseguido llegar al final y que después de más de doscientos años desde su descubrimiento y de seis muertes no se ha hallado nada que permita desvelar el origen y finalidad de este pozo , que algunos consideran que es una estructura natural , ya que la isla esta formada por roca calcárea excavada por el agua que forma túneles bajo su superficie, recordando a los cenotes de México. Sin embargo, si los relatos de los que hicieron las excavaciones es cierto no podría ser natural teniendo en cuenta que fueron hallando plataformas de piedra y de madera a intervalos regulares , además de la piedra blanca con inscripciones , desaparecida, y los pergaminos. De momento el misterio del Pozo del Dinero sigue esperando ser desvelado y a nosotros nos ha servido para conocer la historia del capitán Kidd.

No me resisto a cerrar este artículo con esta representación de un auténtico mapa del tesoro, el de Oak Island junto con el dibujo de la piedra con inscripciones descubierta en 1804 y que desapareció en 1912, donde según algunos indicaba que había en el pozo un tesoro valorado en dos millones de libras, aunque en realidad no ha podido descifrarse el significado de estos símbolos. Otro de los misterios que rodean al Pozo del Dinero. Es difícil al leer sobre este tema no dejarse llevar por la imaginación y sentirse como el protagonista de “La isla del Tesoro” de Robert Louis Stevenson (imagen procedente de http://www.taringa.net )
Anuncios