GRANDES COMPOSITORES: LA VIDA DE JOHANN SEBASTIAN BACH, "EL VIEJO PELUCA"

La vida de un gran compositor no se puede considerar un tema de actualidad y si hablamos de un gran compositor como Johann Sebastian Bach hay a nuestra disposición miles de páginas en Internet para conocer su vida y su obra, y en las bibliotecas y librerías hallaremos biografías escritas por historiadores de la música con un conocimiento y una capacidad muy superior a la mía. Así que ¿por qué dedicar un artículo a Bach cuando carezco de los conocimientos necesarios para valorar su música y narrar su vida? Porque amo la música, no hay otra razón, y quería compartir ese amor con los que tienen la amabilidad y la paciencia de leer de vez en cuando este Mentidero a través de la biografía de cuatro grandes compositores, Ludwig van Beethoven(1770-1827), Wolfgang Amadeus Mozart(1756-1791), Richard Wagner(1813-1883) y el protagonista del primer artículo de esta serie , Johann Sebastian Bach, porque una forma de disfrutar mejor de su música es conocer a la persona que la compuso, saber como era, como sentía, las circunstancias que rodearon su vida, porque todo ello forma parte de su obra. Como decía el filósofo español José Ortega y Gasset Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo, no es posible separar al hombre y su obra de las circunstancias que rodean su vida.
El filósofo griego Platón afirmaba que “la música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo”, nos ayuda a mantenerla sana, nos anima en los malos momentos, nos devuelve la esperanza a través de la belleza, acompaña la soledad tal y como la definía el poeta ingles Robert Browning “El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla.” Si, la música tiene la capacidad de transformar nuestro estado de animo, de convertir la melancolía en alegría o la felicidad en nostalgia, de evocar en nuestra mente escenas del pasado o devolvernos una sonrisa esperanzada. La música es magia y ,para mi, incluso el más olvidado compositor o el más humilde aficionado que apenas sabe tocar con acierto algunas notas en su guitarra es un mago , un taumaturgo capaz de crear belleza a través de los sonidos Pero cuando nos hallamos ante la figura de uno de los grandes talentos musicales de toda la historia ,entonces las palabras no bastan, hay que dejar hablar a la música y dejarse atrapar por ella, permitir que sus notas entren en el corazón y te seduzcan, que te lleven fuera de ti y al mismo tiempo alcancen lo más intimo de tu ser. Y a uno de esos grandes genios, de esas personalidades extraordinarias que a través de los siglos continúa conmoviendo las almas con sus composiciones, le vamos a conocer ahora.

La música, como cualquier expresión artística, crea en el hombre una respuesta subjetiva. No hay una regla que determine que es hermoso y que no, que obra alcanza lo sublime y cual no, porque depende de la apreciación del receptor , del observador, pero hay una serie de genios en los que casi todos los que conocen su obra, los que se dejan cautivar por sus creaciones, coinciden. Johann Sebastian Bach es de  esas personalidades excepcionales. Una obra capaz de conmover a un  filósofo como Emil Michel Cioran(1911-1995) que escribió sobre la obra de  Bach “He dicho que Dios le debe todo a Bach. Sin Bach, Dios sería un personaje de tercera clase. La música de Bach es la única razón para pensar que el Universo no es un desastre total. Con Bach todo es profundo, real, nada es fingido. El compositor nos inspira sentimientos que no nos puede dar la literatura, porque Bach no tiene nada que ver con el lenguaje. Sin Bach yo sería un perfecto nihilista” (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )
Para escribir este artículo me he basado en la información de un libro precioso titulado “Clásicos Populares” de Fernando Argenta(1945), un músico y periodista español, hijo del gran director Ataulfo Argenta(1911-1958) que nos ha enseñado a muchos a amar la música clásica a través de su programa radiofónico Clásicos Populares, donde consiguió que muchos abandonásemos la idea de que esta música es aburrida  gracias a sus divertidas biografías y anécdotas de las vidas de los grandes compositores, porque no son estatuas de mármol sino personas y es bonito acercarse a sus vidas y sentir esa humanidad que nos permite comprenderles mejor . Así que viajemos hasta la pequeña localidad de Eisenach, en Turingia, en la actual Alemania, entonces una ciudad de unos seis mil habitantes. Allí nace el 21 de marzo de 1685 Johann Sebastian Bach. Es el tercer hijo del matrimonio entre el profesor de violín Johann Ambrosius Bach(1645-1695) y María Elisabetha Lämmerhirt(1644-1694). La música formaba parte de la naturaleza de la familia Bach, pues no sólo su padre era músico, un notable interprete de trompeta y violín, sino que desde el siglo XVI había habido músicos en la familia, aunque se consideraba fundador de la dinastía musical a Johannes Bach, muerto en 1626 y que había tenido tres hijos.
Uno de estos tres hijos, llamado Christoph Bach, sería el padre de Johann Ambrosius Bach, a su vez padre de nuestro protagonista. Los tres hijos del fundador de la dinastía fueron músicos y también lo fueron sus hijos, y sus hijas se casaron con músicos. Hasta tal extremo llegaba que el apellido Bach servía en ocasiones para designar a un músico aunque no formara parte de la familia. También eran frecuentes los matrimonios  con otros miembros de la familia, aunque siempre con parentescos muy lejanos. Así que ya vemos como el pequeño Bach tenía todas las papeletas para convertirse él también en músico. Por cierto, su nombre, Johann, era un nombre común en la familia y que a menudo lleva a la confusión, pues todos sus hermanos, y tuvo cinco, llevaban el mismo primer nombre y se diferenciaban en el segundo. Para nuestro compositor se eligió el de Sebastian para acompañar a Johann. Así fue bautizado el 23 de marzo de 1685 en la iglesia de San Jorge de Eisenach con el nombre completo de Johann Sebastian Bach

La casa con la fachada amarilla es la Bachhaus o Casa de Bach, en Eisenach. Es una casa de la época medieval considerada la casa natal de Johann Sebastian Bach, y que desde 1906 alberga el primer museo del mundo dedicado a la vida y obra de Bach.Hoy es considerado uno de los grandes compositores de la historia de la música, pero en vida no recibió tantos elogios y si muchos desprecios. Para el director español Antonio Ros Marba “La figura de Bach es central en la historia de la música, o dicho de otro modo, Bach es el epicentro de la música occidental” El talento siempre es difícil de reconocer por los contemporáneos (imagen procedente de http://www.spain.bachhaus.de )
Sobre los primeros de su vida hay poca información, el primer dato preciso sobre su infancia nos lleva a 1693 , cuando ingresa en la escuela de latín de Eisenach al tiempo que recibe sus primeras clases de música y participa en el coro Symphonius donde destacaba por su bella voz. Su asistencia a la escuela era bastante irregular  y tenía muchas faltas . Su padre era músico municipal y aunque no eran ricos si ganaba lo suficiente para mantener a su numerosa familia , pues tenía en total ocho hijos. Pero en 1694 la vida de los Bach iba a cambiar cuando fallece su madre y su padre no tarda en volver a casarse , en esta ocasión con una joven llamada Bárbara Margarette Keul ,  que a pesar de su juventud  había tenido tiempo de casarse dos veces, la primera de ellas con un primo de Johann Ambrosius enviudando en ambos casos. El 23 de noviembre de 1685 el padre de Bach, se casa de nuevo pero la verdad es que Bárbara parecía traer mala suerte a  sus maridos, porque Johann Ambrosius Bach moría apenas tres meses después del matrimonio, el 24 de febrero de 1696.
El pequeño Johann Sebastian , ahora con diez años de edad, se va a vivir con su hermano mayor que se llamaba, sí, lo habéis adivinado, Johann, en este caso Johann Christoph Bach(1671-1721), que era organista en la iglesia de San Miguel de Ohrdruf y había sido discípulo de otro gran compositor y organista, Johann Christoph Pachelbel(1653-1706), al que a lo mejor conocéis sobre todo por su célebre “Canon”.  Su hermano le dará a Bach clases de clave y de composición que compagina con sus estudios en la prestigiosa escuela de Kloster, donde destacará como un alumno muy brillante que terminará sus estudios en 1700 cuando tenía sólo 14 años, cuando lo normal era finalizarlos con 18 años de edad. En estos años el genio de Sebastian comenzaba a manifestarse, aunque ni siquiera su hermano parecía darse cuenta, como lo prueba el enfado de Johann Cristoph  cuando descubrió que Sebastian  copiaba a escondidas las partituras de obras de Pachelbel y de otros compositores que tomaba de un libro que Christophe le había prohibido tocar por considerarlo demasiado avanzado para él.

CANON DE JOHANN CHRISTOPH PACHELBEL

Compuesto por Pachelbel en 1680, el Canon es una de las obras más populares del Barroco y quizás estuviera entre aquellas que copiaba Bach iluminado por la luz de la Luna, a escondidas de su hermano . En un artículo dedicado a uno de los grandes de la música de todos los tiempos, creo que la mejor forma de acercarnos a aquel mundo es a través de la música  y en este caso con los instrumentos originales para la que fue compuesta en el siglo XVII   

Así contaría esta anécdota muchos años después uno de los hijos de Sebastian, Carl Philipp Emanuel Bach (1714-1788) “El libro se guardaba en una alacena con puertas enrejadas. Johann Sebastian podía alcanzarlo con sus manitas a través de la reja y enrollarlo, porque sólo tenía una cubierta de papel; de este modo podía llevárselo por las noches, cuando todos dormían , y copiarlo a la luz de la Luna, ya que no podía utilizar otra luz. Después de seis meses de disfrutar de este tesoro, intentando aprovecharlo en secreto con extraño celo, su hermano se enteró , para su desgracia , y se enfadó de tal modo que confiscó la música que tanto le había costado copiar”. Algunos autores aventuran que el gran esfuerzo al que sometió Bach a sus ojos mientras escribía a la luz de la Luna fue la causa de la ceguera que le afectaría durante los últimos años de su vida. Pero volvamos al año 1700 cuando Bach, con catorce años, termina sus estudios en Ohrdruf y en marzo de 1700 se marcha a la ciudad de Lüneburg, donde ingresa en el selecto coro de la iglesia de San Miguel , aunque pocos meses después, en plena adolescencia, le cambia la voz y tiene que abandonarlo.
A Lüneburg fue acompañado de su amigo  Georg Erdmann , y ambos no dudaron en caminar los 220 kilómetros que separaban Ohrdruf de Lüneburg ,ya que no tenían dinero para pagarse el viaje hasta allí. A pesar de no poder cantar en el coro , gracias a las clases que había recibido de su hermano mayor, Sebastian domina el clave , el violín y el órgano, lo que le permite permanecer en la escuela de Lüneburg y completar su formación. En los año siguientes son constantes sus viajes, siempre a pie, hasta Hamburgo , a 55 kilómetros de distancia, para escuchar a uno de los organistas más prestigiosos del momento, Johann Adam Reincken (1643-1722), otro Johann, un nombre de lo más socorrido como podéis comprobar. Tampoco vacila en recorrer los 58 kilómetros que lo separan de la ciudad de Stade o los 100 kilómetros a los que se hallaba la localidad de Celle para asistir a conciertos de grandes organistas y asimilando, sobre todo, el estilo de la música francesa. En 1702, con 17 años, Bach ya ha terminado sus estudios en Lüneburg y  podía ir a la universidad, pero Bach quiere dedicarse ya a la música y decide regresar a su ciudad natal.

Sólo se conocen a dos mujeres en la vida de Johann Sebastian Bach, sus dos esposas, María Bárbara Bach(supuesto retrato de Barbara aunque he encontrado páginas de Internet donde dicen que no corresponde a ella) y Anna Magdalena Bach, su segunda esposa. A Bárbara, que era su prima segunda, la conoció Bach cuando él tenía 18 años y él 19 y ella estaba viviendo en casa de su tía, donde se había trasladado después de la muerte de su padre , Johann Michael Bach(1648-1694). Parece que fue un flechazo y en seguida decidieron que querían casarse pero para ello tenía  que tener Bach una casa para ambos. Para lograrlo llegó a viajar a Lübeck en 1705,  esperando que el anciano compositor y organista Buxtehude(1637-1707) le eligiera como su sustituto pero Buxtehude, que estaba dispuesto a hacerlo, le puso una condición, tenía que casarse con su hija de 30 años , diez más que Bach, y que además era muy poco agraciada. Bach tuvo que renunciar y regresar a Arnstadt, donde estaba trabajando como organista y donde los problemas con el Concejo iban a aumentar  por causa precisamente de Maria Barbara. Un día Bach la pidió que le acompañara a la iglesia cuando no había nadie y cantara mientras él tocaba el órgano. Alguién debió de oírla y poco después Bach recibía una carta donde acusaban a Bach de haber hecho entrar en la iglesia a, literalmente, “una muchacha extraña” y le comunicaban su despido (imagen procedente de http://luzdeadentro.blogspot.com )

Recorre de nuevo los 220 kilómetros, era todo un andarín, y se presenta al puesto de organista de la iglesia de San Jacobo pero aunque en un primer momento consigue el puesto, el duque de la ciudad decide dárselo a otro músico protegido suyo. Será la primera de muchas afrentas que tendrá que soportar Sebastian a lo largo de su vida. Sebastian acepta entonces un puesto de violinista en la orquesta del duque de Weimar , pero permanece poco tiempo allí pues surge un nuevo empleo, el  de organista en la nueva iglesia de la ciudad de Arnstadt, donde conocerá a su  prima María Bárbara(1684-1620), que no tardará en ser también su novia.  Pero el joven Bach no se sentía cómodo en esta pequeña ciudad de apenas cuatro mil habitantes  y en 1705 solicita al consejo municipal de Arnstadt el permiso para viajar a Lübeck  para aprovechar la última oportunidad que tenía de escuchar a uno de los grandes maestros de órgano, el ya anciano Dietrich Buxtehude(1637-1707). Pidió cuatro semanas de permiso pero estaría fuera cuatro meses.¿Sabéis la distancia que separaba Arnstadt de Lübeck? Cuatrocientos kilómetros,que, por supuesto, Sebastian recorrió andando. 
Al regresar de Lübeck Sebastian estaba entusiasmado, aunque también contrariado por las causas explicadas en el pie de foto de María Barbara más arriba,  por la música que allí había escuchado y decidió hacer lo mismo en Arnstadt y demostrar a los feligreses que acudían a misa todo lo que había aprendido. De esta forma se lanzaba a tocar sus propias composiciones que eran tan complejas que los pobres asistentes a las misas no podían cantar como siempre habían hecho  y se quejaron al Consistorio , que escribió a Bach “Le reprochamos haber hecho sorprendentes variaciones en el coral, haber mezclado en él muchas notas extrañas hasta el punto de perturbar y confundir a la comunidad” Esto supuso un jarro de agua fría sobre el entusiasmo de Sebastian que a partir de entonces perdería todo intereses en seguir en Arnstadt. Aun tiene tiempo para casarse en esta ciudad con María Barbara en 1707, y en mayo de este mismo año abandona la ciudad después de recibir una segunda advertencia del Consistorio “Le acusamos  de haberse ido a la taberna a beber durante el sermón del último domingo”. Fuera cierto o no, Sebastian y María Barbara viajan hasta Mühlhausen  donde , además de formar un coro, dar clases  de música y tocar el órgano, compone sus primeras cantatas religiosas, entre ellas “Actus tragicus”

Johann Sebastian Bach con tres de sus hijos. De su matrimonio con María Bárbara tuvo siete hijos , aunque sobrevivirían sólo cuatro, los tres varones serían músicos. Catharina Dorothea(1708-1774), Wilhelm Friedemann (1710-1784), Johan Christoph(1713-1713), María Sophia(1713-1713),Carl Philipp Emanuel Bach(1714-1788), el más reconocido compositor de la familia después de su padre, Johann Gottfried Bernhard(1714-1739) y Leopold Augustus (1718-1719). Cuando se trasladaron de Arnstadt a Mülhausen estaban muy felices, pero después de tener nuevos problemas allí surge la oportunidad de viajar a Weimar y escribe la siguiente carta al Concejo de Mülhausen presentando su dimisión entre otros motivos por la baja remuneración que recibía “Por otra parte, he de decir humildemente que, por muy modesto que sea mi género de vida, con el pago de la renta de la casa y los indispensables artículos de consumo, escasamente puedo salir adelante de una manera digna” Los problemas económicos serían una constante en la vida de la familia Bach (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )
Las cantatas, como su nombre indica, se diferenciaban de las otras composiciones de música para la iglesia ,en que eran cantadas. Sebastian Bach introducía un coro al inicio y luego una soprano iba cantando  breves arias acompañadas por un instrumento solista que tocaba la melodía que había compuesto para la voz. Estos corales ya eran conocidos por los feligreses antes de la celebración, para poder acompañar con sus voces la música con la que se iniciaba el servicio religioso.Pero aunque en Mühlhausen encuentra más apoyo y comprensión que en Arnstadt, Bach vuelve a tener problemas y enfrentamientos porque algunos consideran su música demasiado alegre para una iglesia. Buscando nuevos aires, Sebastian decide abandonar de nuevo esta ciudad junto a su esposa y se traslada a la ciudad de Weimar  donde entrará al servicio del príncipe Wilhelm Ernst, un joven noble que amaba la música y  le dará a Sebastian plena libertad para crear. Además ganará un sueldo que será el doble de lo que ingresaba antes y disponía de un soberbio órgano con el que tocar sus composiciones.
La familia Bach permanecerá en Weimar durante los siguientes nueve años, y durante ese tiempo tendrán seis hijos y Sebastian compondrá la mayor parte de su obra para órgano, incluida la que es quizás una de sus obras más emblemáticas la “Tocata y fuga en re menor”. Su nombre ya se ha hecho famoso y recibe invitaciones desde diferentes ciudades para que acuda a dar conciertos o para que ocupe el puesto de organista, pero rechaza estas últimas propuestas ya que se hallaba bien en Weimar . Sin embargo, en 1715 la situación , una vez más, empezaba a deteriorarse cuando Sebastian comenzó a dar clases de música a un sobrino del duque al que éste detestaba y había prohibido a todos sus músicos que le enseñaran a tocar. Bach decidió ignorar la prohibición causando el enojo del príncipe. Quizás fue por eso que ,cuando murió el director musical de la corte, en lugar de nombrar a Bach, como habría sido lo natural por su prestigio y porque ya estaba desempeñando en realidad esas funciones, eligiese a otro en su lugar.

CONCIERTOS DE BRANDENBURGO Nº2 JOHANN SEBASTIAN BACH

Para los que puedan pensar que la música clásica no tiene música con ritmo, aquí tienen un hermoso ejemplo de música con fuerza, de aparente ligereza y de gran belleza.

Ofendido, Bach decidió aceptar una de las propuestas que solía recibir, en este caso la del príncipe Leopold de Anhalt Köthen(1694-1728), que le nombra Maestro de Capilla . El duque, al enterarse, monta en cólera , y le encierra en las mazmorras durante un mes. Finalmente, en diciembre de 1717 es liberado y Sebastian se reune con María Bárbara y sus cuatro hijos, pues dos habían muerto en esos años. En esta ciudad la familia Bach permanecerá hasta 1722, y en ella compondrá algunas de sus obras más importantes, como  sus célebres seis “Conciertos de Brandenburgo”, las “Suites Francesas”, las “Suites alemanas”  y las cuatro “Oberturas”, además de su primer gran oratorio “La pasión según San Juan” . Pero mientras se hallaba con el príncipe de viaje a la ciudad balneario checa de Karlova Vary, Bach recibe la noticia de que su esposa María Bárbara ha fallecido el 7 de julio de 1720, tal vez a causa de complicaciones en su octavo embarazo. Sebastian , a cargo de sus cuatro hijos, trata de hallar un puesto mejor remunerado y se presenta al de organista en una iglesia de Hamburgo. Pasa la prueba en presencia de Reincken, al que hacía años el joven Bach fue a escuchar tocar el órgano , y le dijo el viejo maestro “Joven, creía que este arte había muerto ya, pero veo que sigue viviendo en vos”.

Sin embargo, una vez más , se queda sin el puesto que es ocupado por un tal Heitmann que había aportado dinero para la iglesia. De regreso en Köthen , Sebastian , como había hecho su padre, busca con rapidez una nueva esposa , en esta ocasión una joven y buena cantante , que estaba muy enamorada de Sebastian, Ana Magdalena Wülken(1701-1760), con la que se casa el 3 de diciembre de 1721 en el propio alojamiento del príncipe. Fue este un matrimonio por amor, ya que Anna, además de su juventud, tenía un importante sueldo como soprano lo que la convertía en una mujer independiente, y en cuanto a Bach le demostraría su amor con su celebre “Cuaderno de clave para Anna Magdalena Bach”. Entre 1723 y 1742 el matrimonio tendría la nada despreciable cifra de trece hijos . Anna dejó escrito como se  declaró Sebastian “Querida Magdalena; ya sabes mis deseos. Tus padres están de acuerdo.¿Quieres ser mi mujer?” Ana Magdalena iba a suponer una gran ayuda para Bach, tanto por el cuidado de los cuatro hijos que ya tenía y de los futuros que vendrían como por su capacidad para administrar el dinero familiar y su labor como copista de las composiciones del músico.

Archivo:Anna-magdalena-bach-noteboo.jpg
Tapa del libro que Johann Sebastian Bach regaló a su segunda esposa, Anna Magdalena Bach , conocido como Pequeño libro de Anna Magdalena Bach o “Cuaderno de clave de Anna Magdalena Bach” con diferentes composiciones realizadas por Bach para su esposa.Así describe Anna Magdalena Bach en su “Pequeña Crónica”, aunque hoy en día se ha puesto en duda que lo escribiera ella, como escuchó por primera vez tocar a Bach el órgano en Hamburgo “El segundo día de mi estancia en Hamburgo salí con objeto de hacer compras para mi tía abuela y al regresar a casa , al pasar por la iglesia de Santa Catalina, entré un momento para contemplar el órgano. Cuando abrí la puerta oí que alguien tocaba y , de pronto, desde la oscuridad , llegó hasta mí una música , tan maravillosa, que pensé que estaría sentado un arcángel al teclado. Me deslicé silenciosamente hacia el interior y me quedé escuchando de pie. Levanté la vista hacia el órgano en la galeria occidental; los grandes tubos se lanzaban , formando torres, hacia la bóvedad, y más abajo, las hermosas tallas del órgano brillaban en color castaño y oro; pero el organista quedaba invisible a mis ojos” Aquel organista era Bach 
Eran tiempos felices para Bach al lado de su nueva esposa ,a la que en cierta ocasión diría estas hermosas palabras, toda una declaración de amor “¿Ves?, soy incapaz de componer una canción de amor, de esas tristes y melancólicas, en la que se narran sentimientos desgraciados que rasgan los corazones. Esas canciones que tan bien y tan fácilmente les salen a otros, a mí me son muy difíciles de componer. ¿Cómo voy a poder escribir una canción de esas mientras tengo sentada en mis rodillas a la mujer que más quiero y soy feliz?Así es que cada vez que tengo que componer una canción de amor, triste, tengo que hacer un gran esfuerzo e imaginarme que tus padres no nos dan el consentimiento para casarnos, y que los dos sufrimos muchísimo” Bach sigue buscando un nuevo puesto mejor remunerado y se presenta al cargo de cantor de Santo Tomás en Leipzig en 1722. Después de competir on otros veinte candidatos, primero es elegido el célebre compositor Georg Philipp Telemann(1681-1767), pero rechaza el puesto porque prefiere quedarse en Hamburgo, y un segundo elegido , Graupner, no obtiene el permiso de su señor para ir a Leipzig, por lo que finalmente recae en Bach, y uno de los consejeros dirá resignado “Puesto que no hemos podido obtener al mejor, debebemos contentarnos con un mediocre”. Una vez más la incomprensión ante el genio.
El sueldo, sin embargo, no era todo lo elevado que merecía el trabajo que tenía que desempeñar , pues además de sus composiciones e interpretaciones de música sacra en las iglesias de Santo Tomás y de San Nicolás también se haría cargo de enseñar música y latín en la escuela de Santo Tomás donde tendría numerosos problemas con los miembros del Concejo que le acusaban de “no hacer nada”. Entre 1724 y 1727 Sebastian Bach, o “el viejo peluca” como le llamaban cariñosamente sus hijos y Ana Magdalena, vive una de las etapas más felices de su vida , estrenando obras tan importantes como “La Pasión según San Mateo” o el “Oratorio de Navidad”. A  lo largo de su vida Bach compondrá tres oratorios, tres pasiones, cinco misas, seis motetes, 265 cantatas además de obras para órgano, conciertos para violín, para clave , música de cámara. Este era el hombre que según el Concejo “no hace nada”. En 1730 la situación se había deteriorado tanto que está muy próxima a la ruptura , como lo demuestra esta carta que escribe a un amigo de su infancia al que le pide su apoyo  para conseguir un puesto en Turingia. Sus palabras reflejan su descontento ante la incomprensión y los abusos de los miembros del Concejo de Leipzig.

VARIACIONES GOLDBERG DE JOHANN SEBASTIAN BACH

Hay en total 32 variaciones. Estas son las variaciones de la 1 a la 7 . Su historia la  cuento un poco más abajo. Podemos cerrar los ojos y ponernos en el lugar del barón barón Hermann Carl von Keyserling para quién se compusieron con el fin de que lograra conciliar el sueño

“Primero, que este puesto está muy lejos de ser tan importantes como se me había descrito; segunda, que se le ha despejado de numerosos pluses; tercero, que la vida es cara en este lugar; cuarto, que mis jefes son ajenos y poco  aficionados a la música, así como también que estoy obligado a vivir en medio de vejaciones y persecuciones continuas. Por todas estas razones me veo forzado a buscar , con la asistencia de Dios, fortuna bajo otros cielos”. Pero Bach no lograría ese puesto al que aspira y permanecerá en Leipzig hasta su muerte. En 1729 su situación económica se había visto aliviada al ser nombrado director del Collegium Musicum, donde dispone de un buen conjunto instrumental que le permitirá dirigir un concierto por semana. En los años siguientes los enfrentamientos con las autoridades de Leipzig continuaron, pero esto no impidió a Bach componer nuevas obras, como su “Concierto italiano” en 1734, la “Ascensión” en 1735, y una de sus obras más conocidas , las “Variaciones Goldberg” en 1742.
Ésta última obra  la había compuesto Bach  para el barón Hermann Carl von Keyserling(1696-1764). El barón le había ayudado a conseguir el nombramiento como compositor de la Capilla Real de Dresde , que era compatible con su puesto en Leipzig y completaba sus ingresos. Parece ser que el barón sufría de insomnio y por las noches ordenaba a su clavecinista , Johann Gottlieb Goldberg(1727-1756), que tocase las variaciones compuestas por Bach hasta que el barón se dormía, de ahí que recibiera el nombre de “Variaciones Goldberg” . El conde recompensó a Bach con una copa de oro que contenía un centenar de luises de oro , el equivalente al sueldo anual que cobraba como compositor de la Capilla Real de Dresde. Su situación mejoraría a partir de 1738 cuando en la Pascua de ese año llegó a Leipzig el rey Augusto III de Polonia y elector de Sajonia(1696-1763). Bach compuso una obra en su honor que gustó tanto al rey que intercedió en su favor ante el Consistorio y las cosas comenzaron a ir mejor de ahí en adelante aunque sigue sintiéndose incomprendido.

CANTATA 147 “JESUS BLEIBET MEINE FREUNDE” DE JOHANN SEBASTIAN BACH 

Para mi una de las composiciones más hermosas de Johann Sebastian Bach . Hay que escucharla con los ojos cerrados y dejar que te envuelva, es difícil no sentirse conmovido por ella, al menos a mi me sucede eso y no tengo conocimientos de música, sólo hace falta sentirla.

Pasan los años y su vista cada vez se halla más debilitada, hasta que en 1749 las cataratas le dejan casi sin visión . Su familia le convence para que se deje operar por un famoso cirujano inglés llamado John Taylor. No se sabe demasiado sobre su habilidad , pero el caso es que después de dos operaciones Bach se había quedado completamente ciego. Su salud también comienza a declinar , sobre todo como consencuencia del tratamiento más habitual de la época, la sangría, que lo debilita aún más. Pero Bach no dimite de su puesto y sigue pasando los días felices en su hogar , con la familia a la que tanto ama . En los primeros meses de 1750 dicta una nueva coral a la que titula “Desde las profundidades de mi miseria te invoco ¡Oh ,Señor!” De pronto , el 18 de julio recupera la vista. Bach y toda la familia están entusiasmados.Pide una pluma y con letra temblorosa cambia el título del coral escribiendo “Señor, heme aquí , ante tu trono”. Tal vez fue tanta la emoción que esa misma tarde sufre una apoplejía y después de diez días de agonía, el Viejo Peluca moría el 28 de julio de 1750.

Tumba de Johann Sebastian Bach en la iglesia de Santo Tomás de la ciudad alemana de Leipzig. Creo que la mejor frase para cerrar este artículo son las palabras del historiador de la música alemán Philip Spitta (1841-1894) ” Ya jamás podrán caer de nuevo en el olvido ni el nombre ni la obra de Juan Sebastián Bach, donde quiera que viva el espíritu de la música” (imagen procedente de http://www.fotolog.com )
Como escribía el autor francés François de la Rochefoucauld “Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance” y así se comportaron los miembros del Concejo de Leipzig incluso cuando Bach había muerto . Anna Magdalena había reclamado lo que le correspondía y estos tuvieron la mezquindad de descontarle un trimestre que le habían pagado a Bach por adelantado hacía 27 años. Con el poco dinero que tenía Anna no le pudo pagar a Bach ni siquiera una cruz aunque si pudo costear un ataúd de encina , con lo que agotó sus recursos. El “generoso” Concejo de Leipzig le regaló unos sacos de maíz para que la familia no pasara hambre. Los últimos años en la vida de Anna Magdalena fueron tristes, viviendo en la miseria y dependiendo de la limosna, abandonada por sus hijos, que estaban bien situados económicamente, sin que sepamos la razón de esta actitud. Anna Magdalena Bach, a la que tanto había amado Johann Sebastian y que ella había amado con la misma intensidad, moría el 22 de febrero de 1760. En su acta de defunción se podía leer “Mujer pobre de 59 años, Anna Magdalena, nacida Wilkin, viuda de J. S. Bach, Cantor en la Escuela de Santo Tomás en la Haynstrasse, 8” Murió pobre pero su vida fue rica en amor y en felicidad hasta la muerte de Bach, el Viejo Peluca. Con esta ingratitud pagaron sus contemporáneos a uno de los mayores músicos de la historia