HISTORIAS DE MADRID: LA FUENTE DE CIBELES, CARLOS III Y LA PUERTA DE ALCALÁ

Una semana más dedico un día del Mentidero a Madrid, y hoy vamos a conocer un poco más de la historia de dos de los monumentos más conocidos y emblemáticos de la ciudad, la Fuente de Cibeles, conocida en gran parte del mundo por las celebraciones deportivas que tienen lugar en ella cada vez que el Real Madrid o la selección española de fútbol logran algún éxito, y la Puerta de Alcalá, a la que incluso se le han llegado a componer canciones. Dos monumentos que debemos al rey que modernizó la ciudad y que fue llamado “el mejor alcalde de Madrid”, Carlos III, quién además fue también el responsable del diseño de los Paseos  del Prado, Recoletos y Castellana, la construcción del Museo del Prado, el Jardín Botánico, la Fuente de Neptuno, la Iglesia de San Francisco el Grande y la creación de un nuevo alumbrado público, alcantarillado y pavimentación que transformarían lo que había sido hasta entonces poco más que un villorrio en una ciudad moderna.
Carlos III había nacido en Madrid en el año 1716, siendo el tercer hijo del primer rey de la dinastía Borbón, Felipe V, y de su esposa Isabel de Farnesio. No era el primero en la lista de sucesión a la corona española, ya que estaba por delante su hermanastro, el futuro Fernando VI, pues el hermano mayor, que reinaría con el nombre de Luis I, había muerto de viruelas el mismo año de su coronación, 1724. Fue destinado a gobernar sobre los reinos de Nápoles y Sicilia ,que pertenecían a la corona española . Allí contrajo matrimonio con María Amalia de Sajonia , con quién tendría nada menos que nueve hijos. 
Su hermano Fernando VI muere en 1759 después de una fuerte depresión provocada por la muerte de su esposa, a la que amaba profundamente, con sólo 45 años de edad y tras trece años de reinado. Carlos viaja desde Nápoles a Madrid para ser proclamado rey en septiembre de 1760. Según cuenta un cronista de la época ” Carlos III les ha caído muy bien a los madrileños”. Poco después de su coronación, el 27 de septiembre fallecía la amada esposa de Carlos III, María Amalia de Sajonia, a los 37 años de edad y ,posiblemente, como consecuencia de una caída de caballo que había tenido en Nápoles años antes y que le habrían provocado algunas lesiones internas. El monarca, por respeto y amor a su esposa, promete no volver a casarse nunca al estar ya asegurada la sucesión. Diría sobre la muerte de su esposa que “es el primer disgusto de nuestro matrimonio”.
Carlos III(1716-1788) fue el mejor representante de la monarquía ilustrada en España, una combinación de la monarquía absoluta con las ideas progresistas de la Ilustración . Estos monarcas se regían por la máxima de “todo para el pueblo pero sin el pueblo” pero lo cierto es que monarcas como Carlos III en España o Catalina II en Rusia modernizaron sus países , dando un nuevo impulso a la ciencia , la educación y la economía  



Carlos III había hecho su entrada en la ciudad por la vieja Puerta de Alcalá el 9 de diciembre de 1759. Esta antigua puerta había sido construida por orden de Felipe III en 1599 para recibir a su esposa Margarita de Austria que venía desde Valencia ,y constaba de tres arcos y una torrecilla a cada extremo. Sobre el arco central se podía contemplar una estatua de Nuestra Señora de las Mercedes. La Puerta de Alcalá, por donde accedían a la ciudad los viajeros procedentes del camino real de Aragón y Cataluña,  se unía así a las otras cuatro puertas principales de la muralla que custodiaba la ciudad, las de Toledo, Segovia, Bilbao y Atocha. Pero esta puerta le pareció demasiado pequeña y modesta al nuevo monarca que ordenó cinco años después que fuera derribada.
Carlos III quería que la nueva Puerta simbolizara el nuevo espíritu de su reinado, un reinado que iba a tratar de recuperar la antigua grandeza de España, con una monarquía basada en la doctrina del despotismo ilustrado.Aunque no es el objetivo de este artículo si quiero aclarar que el despotismo ilustrado se basaba en el intento de conciliar la monarquía absoluta, donde el rey tenía todo el poder, con las ideas progresistas propias de la Ilustración ,surgidas a lo largo del siglo XVIII. Los reyes que se guiaban por esta forma de gobernar, como era el caso de Carlos III, seguían la máxima “todo para el pueblo pero sin el pueblo”, y concentraban en su mano todos los poderes, pero considerándose al mismo tiempo al servicio del Estado y del bien de sus súbditos. Para ello emprendían reformas para modernizar la administración y la economía, fomentaron el desarrollo de la agricultura , la industria y el comercio y trataron de mejorar en lo posible las condiciones de vida de las clases más pobres, además de fomentar la cultura y la ciencia.
Estas directrices iban a marcar el reinado de Carlos III, del que hablaré  más detenidamente en otro artículo dedicado en exclusiva a la figura de este monarca, y por eso quería que la nueva Puerta de Alcalá simbolizara su amor por el arte y la belleza arquitectónica al tiempo que fuese también símbolo de la grandeza de la capital de su reino. Para ello convocó un concurso al que se presentaron arquitectos de la categoría de José de Hermosilla (1715-1776), quien participaría en el diseño del nuevo Paseo del Prado, Ventura Rodriguez (1717-1785), entre otras muchas obras autor de las fuentes de Neptuno y Cibeles como veremos un poco más adelante, y Francesco Sabatini(1722-1797), que entre otras obras ya había intervenido en la terminación del Palacio Real.
En esta foto de la Puerta de Alcalá y la calle Alcalá en el año 1855 aún podemos ver las rejas que cerraban los arcos de la Puerta, aunque ya no existía la muralla. El aspecto de la zona es , por lo demás, del todo irreconocible.
Ventura Rodríguez llegó a presentar hasta cinco proyectos diferentes, ninguno de los cuales complacíó al rey, mientras que Francesco Sabatini diseñó dos puertas diferentes, una con pilastras y otra con columnas adosadas a la fachada. Ambos gustaron a Carlos III que no podía decidirse en favor de ninguno de los dos, por lo que al final se decidió utilizar los dos diseños de Sabatini, uno para la cara oeste y el otro para la cara este, por eso , hoy en día, cuando observamos la Puerta de Alcalá, vemos dos fachadas diferentes, según desde donde la estemos contemplando, aunque muchos madrileños, a pesar de haber pasado cientos de veces a su lado , no se habrán percatado de esta particularidad.
La puerta , construida en granito, tiene cinco arcos, los tres centrales dos más pequeños en los laterales. En la fachada oeste los tres arcos centrales están coronados por cabezas en forma de león, mientras que en la fachada este las cabezas de león son sustituidas por las de un hombre barbudo , realizadas todas ellas por el escultor francés Roberto Michel (1720-1786), quien también sería el autor de los leones de la Fuente de la Cibeles.Hay que recordar que la Puerta era entonces una auténtica puerta de entrada a Madrid, pues se abría en la muralla que rodeaba la ciudad, por lo que los arcos de entrada disponían de rejas que se cerraban todos los días a la caída del sol y, aún hoy, se pueden ver bajo los arcos las enormes bisagras en las que se sujetaban las rejas que cerraban la Puerta.  
Otro de los elementos que diferencian las fachadas son las columnas, diez columnas de granito adosadas en la fachada este, mientras que en la oeste sólo hay las cuatro que flanquean el arco central mientras que las demás son sustituidas por pilastras, que son columnas adosadas a la pared . Todas ellas son de estilo jónico y se apoyan en la cornisa,que también presenta diferencias entre las dos fachadas. En la fachada este  podemos ver sobre la cornisa a unos niños portando armas mientras que en la fachada oeste aparecen representadas las cuatro virtudes cardinales: Prudencia,Justicia, Templanza y Fortaleza  esculpidas por Francisco Gutiérrez Arribas(1727-1782). 
Imagen de la fachada oeste de la Puerta de Alcalá, inaugurada en 1778 por Carlos III. Podemos ver las cinco puertas en las que está dividida, en el interior de los arcos aún se encuentran las bisagras donde se sujetaban las puertas , que eran cerradas al atardecer cuando Madrid aún tenía muralla.En la parte superior se hallan las cuatro virtudes cardinales, el escudo de armas sostenido por la Fama y el Genio y la inscripción “Rege Carolo III. Anno MDCCLXXVIII”. Aún hoy se pueden ver impactos de proyectiles en su fachada
La Puerta está coronada por un escudo de armas sostenido por los dioses de la Fama y el Genio, y bajo ellas la inscripción, común a las dos fachadas, “Rege Carolo III. Anno MDCCLXXVIII”. En efecto , la Puerta fue inaugurada por el rey Carlos III en el año 1778 ,y a lo largo de sus más de doscientos años ha vivido muchos episodios históricos, algunos de los cuales han dejado huella en su fachada, como los impactos que recibió en 1823 cuando entraron en la ciudad los conocidos como Cien Mil Hijos de San Luis, tropas francesas que respondían a la llamada del nefasto rey Fernando VII, nieto de Carlos III, que quería desembarazarse de los liberales que gobernaban la nación desde 1820. Aún hoy se pueden ver esos impactos. También fue testigo del asesinato en 1921 del Presidente del Consejo de Ministros Eduardo Dato , cuando fue tiroteado junto a ella desde una motocicleta.
Como además la calle Alcalá tiene la consideración de cañada real, los pasos establecidos para que los pastores llevasen a sus rebaños de un lado a otro de la Península en busca de los mejores pastos y clima y cuyo privilego data del año 1273 cuando fue concedido por el rey Alfonso X el Sabio al Honrado Consejo de la Mesta que se encargaría del cuidado de estas rutas,  durante mucho tiempo la Puerta de Alcalá fue paso obligado de estos rebaños y aún hoy podemos ver dos mojones a cada lado de la calle que indican su categoría de Cañada Real al cumplir el requisito de tener una anchura de 75 metros. Como última curiosidad deciros que durante la Guerra Civil Española se tapó la inscripción de Carlos III poniendo sobre ella el escudo de la Unión Soviética y un letrero en el que se podía leer “Viva la URSS“, ´además de los retratos de líderes soviéticos como Stalin, Litvinov y Voroshilov, para conmemorar así el veinte aniversario de la Revolución Rusa
Y ahora visitemos otro de los símbolos de la ciudad, la Fuente de Cibeles . Esta fuente formaba parte de la gran reforma del Paseo del Prado proyectada por Carlos III y que encargó a José de Hermosilla , quién se encargó de trazar los paseos y rotondas , igualó el terreno y dejó todo listo para que otro de los grandes arquitectos de la época ,Ventura Rodriguez., al que ya he mencionado como uno de los que presentó proyectos para la Puerta de Alcalá, siguiera adelante  diseñando las conocidas como Cuatro Fuentes, que incluían la de Apolo, la de la Alcachofa y las más populares, la de Neptuno y la Cibeles. Al tiempo, otro arquitecto, Juan de Villanueva (1739-1811), completaba el nuevo Paseo del Prado con  bellos edificios como el Observatorio Astronómico, el Museo de Ciencias y el Jardín Botánico.
museo viejas fotos cibeles lugares
En esta foto tomada durante la Guerra Civil España(1936-1939) se puede ver la Puerta de Alcalá al fondo, el Palacio de Comunicaciones, que actualmente es la sede del ayuntamiento, y en el centro la Fuente de Cibeles cubierta por una montaña de arena para protegerla de los bombardeos de las tropas franquistas  
La fuente de Cibeles sería realizada entre 1777 y 1782 y aunque el diseño es de Ventura Rodriguez también participarían dos escultores que ya conocemos, Francisco Gutiérrez que se encargaría de esculpir a la propia diosa y el francés Roberto Michel que esculpiría los leones que tiran del carro. Pero ¿quién es la diosa Cibeles? Los que me lean , recordarán que ya la vimos en el artículo dedicado al mítico fundador de Madrid , Ocno Bianor , quién , según la leyenda, habría consagrado la ciudad , por orden del dios Apolo, a la diosa Metragirta también llamada Cibeles. Sin abandonar la mitología ,Cibeles era una antigua deidad que ya era adorada desde el neolítico como la Madre Tierra bajo diferentes denominaciones, como la griega Gea o la romana Magna Mater, y simboliza la vida, la muerte y la resurrección además de la fertilidad de la tierra y ser también diosa de las cavernas, las montañas y de la Naturaleza y todos los animales y era , además, la madre del padre de todos los dioses, Zeus
En la escultura que de la diosa hizo Francisco Gutierrez, la vemos montada sobre un carro, que simboliza la superioridad de la Madre Tierra sobre todas las formas de vida a la que incluso se someten los dos leones que tiran de su carro y que tienen una bella historia de amor que ahora os contaré. La  figura de la Cibeles se completa con un cetro y una llave  además de un mascarón que lanzaba un chorro de agua por encima de los leones. En cuanto a los leones que tiran del carro de Cibeles, esculpidos por Roberto Michel , vamos a conocer su historia , pues representan a una pareja mitológica, la formada por  Hipómenes y su amada Atalanta.
Atalanta era hija del rey Atamante de la ciudad beocia de Coronte, un rey que sólo quería hijos varones por lo que al nacer Atalanta ordenó que fuese abandonada en el monte Partenio. Como vemos en muchos mitos antiguos, será un animal, en este caso una osa, la que se encargará de cuidar a la pequeña hasta que es encontrada por un grupo de cazadores ,que deciden quedarse a cargo de la pequeña. Atalanta se crió en este ambiente de caza y en plena naturaleza, desarrollando sus habilidades hasta convertirse en una de las más famosos cazadoras de la época. Se consagro a la diosa de la caza , Artemisa, prometiendo mantener su virginidad para dedicarse por completo al culto a la diosa pero, además, recibió la advertencia de un oráculo de que si alguna vez contraía matrimonio se convertiría en animal.
Fuente de Cibeles, diseñada por Ventura Rodriguez. Los leones fueron esculpidos por el artista francés Roberto Michel inspirándose en la leyenda mitológica de los amores de Atalanta e Hipómenes, mientras que la figura de la diosa Cibeles, la Madre Tierra, diosa de la vida, la muerte y la resurrección, fue esculpida por Francisco Gutiérrez. En nuestros días, además de un símbolo de la ciudad es el centro de ciertas celebraciones deportivas. En el siglo XIX era utilizada por los aguadores para obtener el agua que luego se distribuía entre los madrileños   
Atalanta se reconcilió con su padre, quién le pidió que se casará, pues ya había llegado a la edad para ello. Con el fin de evitar el matrimonio, Atalanta aceptó casarse sólo con aquel pretendiente que pudiera derrotarla en una carrera, mientras que si era ella quién vencía daría muerte al pretendiente. Aunque su fama como magnífica corredora era conocida por los griegos, hubo osados que lo intentaron. Atalanta les daba siempre un poco de ventaja en la salida, pero  terminaba derrotando a todos ellos dándoles luego la muerte. Pero apareció un joven llamado Hipómenes ,que antes de desafiar a Atalanta pidió consejo a la diosa Afrodita, quién le dio tres manzanas de oro del Jardín de las Hespérides para que las utilizase para vencer a la joven. 
Como hacía siempre, Atalanta concedió ventaja a Hipómenes y fue recortando las distancias, pero cada vez que se aproximaba al joven este lanzaba una de las manzanas de oro y ella, dominada por la avaricia, se detenía para recogerla. Gracias a esta artimaña Hipómenes ganó la carrera y Atalanta tuvo que aceptar el matrimonio. Sin embargo, la pareja vivió durante un tiempo feliz y enamorada y parecía que la profecía del oráculo no se iba a producir. Hasta que un día de caza, los dos entraron  en un templo consagrado a Cibeles y allí hicieron el amor, lo que despertó la ira de la diosa por un sacrilegio tan grave y castigó a los dos transformándoles en leones , los dos machos para que nunca pudieran unirse de nuevo sexualmente, y además deberían tirar para siempre del carro que la diosa utilizaba para desplazarse.   
Hay otra versión según la cual fue Zeus el que castigó a los amantes, y sería la diosa Cibeles la que se apiadó de ellos y les unció a su carro para que al menos pudieran estar juntos siempre, aunque eso dejaría sin explicación porque los dos leones son machos. Hay otra figura , un rostro que se halla justo delante de la diosa Cibeles y del que sale un chorro de agua, que también guarda su historia. Es Atis, nieto de la propia Cibeles y del que esta se enamoró.Ya sabéis que en la mitología griega lo del incesto no era problema.  Pero Atis iba a contraer matrimonio con la hija de un rey. Justo cuando iba a celebrarse la ceremonia, se apareció Cibeles y Atis enloqueció cortándose los genitales y lo mismo hizo su suegro, dando así inicio a los Coribantes, que se castraban a sí mismos y se consagraban al culto a Cibeles. Lo cierto es que casi mejor no imaginarse la escena.  En cuanto a Atis, murió desangrado, pero Cibeles se apiadó y se aseguró de que su cuerpo no se corrompiera,  convirtiéndolo en pino y dios de la vegetación. Ello explica  las piñas que rodean a la Cibeles, el fruto del pino y símbolo de la muerte y resurrección de Atis.    
Archivo:Fuente de Cibeles (Madrid) 03.jpg
Amorcillos que se añadieron en 1895 cuando se trasladó a la Cibeles a su actual emplazamiento mirando en dirección a la calle Alcalá y la Puerta del Sol. Anteriormente la diosa se hallaba dispuesta en dirección a Neptuno. Los amorcillos son obra del escultor Miguel  Ángel Trilles, y parecen estar achicando agua, uno con un ánfora y el otro con una caracola  

Pero además de la función ornamental de la fuente, también tenia una utilidad práctica para los madrileños pues era utilizada para abastecer de agua a la población. A ella acudían los aguadores oficiales, que en su mayoría eran gallegos y asturianos, que llenaban en los dos caños de la fuente sus recipientes para distribuir luego un agua que tenía fama de ser curativas desde la Edad Media. En 1862 estos caños serían sustituidos por un oso y un dragón, símbolos del escudo de Madrid , mientras que el pilón era usado para que bebieran los caballos  y otros animales de carga empleados en la época.

En un primer momento la Cibeles estuvo situada frente al Palacio de Buenavista y mirando hacia la fuente de Neptuno, hasta que en 1895 se decidió trasladarla a su actual emplazamiento, mirando en dirección a la calle Alcalá y la Puerta del Sol. Durante este traslado se le añadieron las figuras de dos Amorcillos , uno que vierte agua con un ánfora y el otro sosteniendo una caracola obras del escultor Miguel Ángel Trilles, y se retiraron el oso y el dragón , pues habían perdido su función para repartir agua entre los madrileños que disponían ya de agua corriente en sus casas, y actualmente se hallan en el Museo de los Orígenes de Madrid. Y en este emplazamiento ha seguido hasta nuestros días, después de sobrevivir a la Guerra Civil, cuando fue protegida de los bombarderos enterrada bajo una montaña de arena , como nos muestra una célebre foto de Santos Yubero ,y a las mutilaciones sufridas en su brazo  y manos en 1994 y 2002 tras la celebración de algunas victorias deportivas.
 Cómo última curiosidad añadir que podemos encontrar otra Fuente de Cibeles en Ciudad de Méjico ,que es una replica exacta pero de menor tamaño que la Cibeles madrileña. Se halla en la Plaza de Cibeles, en pleno centro de Ciudad de Méjico , la cual fue donada por los residentes españoles en Méjico como símbolo de hermandad entre las dos ciudades. Fue inaugurada el 5 de septiembre de 1980 por el presidente de Méjico, José López Portillo, y por el alcalde de Madrid , Enrique Tierno Galván. 
Archivo:Cibelesroma.JPG
Fuente de Cibeles de Ciudad de Méjico. Fue inaugurada en 1980 por el presidente mejicano José López Portillo y el alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván. Donada por los españoles residentes allí , es una replica exacta de la Cibeles madrileña aunque de menor tamaño, y simboliza la hermandad entre las dos ciudades  
 Y hasta aquí la historia de estos dos monumentos tan emblemáticos de nuestra ciudad y del que es recordado como su mejor alcalde, el monarca Carlos III, el primero en convertir a Madrid en una gran capital europeo. Espero que sirva para que los que sois de aquí miréis con ojos nuevos estos lugares que por cotidianos nos pasan desapercibidos y para los que no vivís aquí que os animéis a visitarnos para disfrutar de la belleza de esta ciudad, que guarda muchas más historias que seguiré contando en el Mentidero.     
Anuncios

HISTORIAS DE LA LOTERIA DE NAVIDAD

Dentro de menos de 48 horas se celebrará el sorteo de la Lotería de Navidad que, en España, es el auténtico inicio de la Navidad , un sorteo que siempre despierta la ilusión de millones de personas que sueñan con un premio que les cambie la vida, les rescate de situaciones dificiles y les abra nuevos horizontes. Porque eso es la Lotería de Navidad, un gran sueño alimentado por la esperanza de tantas personas que , sobre todo en estos últimos años, se hallan ahogadas por la crisis que parece enturbiar la existencia de toda la nación.
¿Quién de nosotros no asocia la Navidad a la voz inconfundible de lo Niños del Colegio de San Ildefonso, a los gritos que se producen en la sala del sorteo cuando sale el Gordo, las voces temblorosas que anuncian un número que cambiará la vida de muchas personas, las imágenes de alegría compartida porque incluso aquellos que no han sido agraciados terminan abrazándose a los ganadores, en una catarsis de alegría colectiva? Yo recuerdo como de pequeño me levantaba ese día a las ocho de la mañana y me ponía junto a mi abuela a ver la televisión y ella me decía que este año si nos iba a tocar y ,luego, con una hoja de papel, íbamos anotando los diferentes premios , esperando ese premio gordo que se resistía a salir y que, al final , nunca coincidía con el número que teníamos. Pero ese recuerdo es un de los más bonitos de mis navidades infantiles porque era el comienzo de las vacaciones y de unos días que para mi siempre estaban llenos de alegría.
 
En estos tiempos tan duros será uno de los pocos momentos para ver a muchas personas llorar  ,pero de felicidad. Y los que no hayan ganado se felicitarán un año más, pensado que lo importante es tener salud y el próximo año volverán a soñar . Pero cuando escribo esto, todavía todo es posible, las bolas aún no están en el  bombo y cualquier cosa puede suceder . Así que soñad hoy y mañana con lo que pueda suceder, nunca se sabe, la fortuna puede estar esperándote muy cerca, pero si después no es así no dejes perder la ilusión, porque es ella la que nos impulsa a seguir luchando, como decía el escritor francés Gustave Flaubert ” Si miráramos siempre al cielo tendríamos alas “  así que no dejemos de mirar al cielo nunca para poder volar muy lejos, esa es la fuerza irresistible de la ilusión.
Una de las imágenes más tradicionales de la Navidad en España, los Niños del Colegio de San Ildefonso cantando los premios de la Lotería de Navidad
He pensado que cuando ya estamos a las puertas del sorteo más seguido de todo el año estaría bien conocer un poco de su historia. La Real Lotería había sido creada por un Real Decreto del monarca Carlos III, el llamado “mejor alcalde de Madrid” por las muchas obras que realizó en la ciudad, el 30 de septiembre de 1763. Ese mismo año, el 10 de diciembre, se celebraba el primer sorteo . Esta lotería no es como la que conocemos ahora, sino que era como la actual Primitiva, imitando el juego napolitano denominado “beneficiata” y la primera combinación ganadora fue 18-34-80-51-81. La Hacienda Real se hacía responsable del pago de los premios en caso de que no fueran suficientes los fondos de la propia Lotería, aunque , como veremos un poco más adelante, hubo una excepción en el siglo XIX  en el que el premio no pudo pagarse en dinero sino en especie.
Los célebres Niños del Colegio de San Ildefonso intervienen por primera vez en los sorteos de la lotería en 1771 . El Colegio de San Ildefonso era una institución muy antigua, pues ya en 1629, Jerónimo de Quintana escribe: “No se ha podido alcanzar a saber el principio de su fundación, ni quien la fundase, por su mucha antigüedad, sólo se halla memoria de él en un privilegio de los señores Reyes Católicos,  en  el año 1478, en el que los monarcas hacen merced de cierta limosna a este colegio”. Recibiendo la protección más tarde del rey Felipe II y también de Mariana de Austria, a partir de este año de1771 sus alumnos cantarán en todos los sorteos de la Lotería Nacional , aunque les dará fama particularmente la Lotería de Navidad.
Será en 1811, cuando en Cádiz se hayan reunidas las Cortes constituyentes en una España inmersa en la Guerra de Independencia contra los ejércitos napoleónicos , se crea una nueva lotería con el objetivo de  financiar el gasto producido por la guerra contra el francés. Este es el texto donde se aprobaba la nueva Lotería, que en realidad era la copia de la lotería que se celebraba en Nueva España, la actual Méjico, desde 1771 también por orden de Carlos III:
“Las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación, enteradas del proyecto de Lotería que debe denominarse Nacional y que ha de ser igual a la que hace muchos años se halla establecida en Nueva España; se sirvieron autorizar al Consejo de Regencia de España e Indias para que lo llevase a efecto. En consecuencia, S. A., considerando que este puede ser un medio de aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes, y atendiendo a que los fondos que se versen en este juego, sean manejados con fidelidad, sin agravio ni perjuicio del público interesado”
Esta lotería sería llamada por el pueblo como Nueva Lotería para diferenciarla de la anterior, que a partir de entonces  sería conocida como Lotería Primitiva, denominación que se ha conservado hasta nuestros días, y el objetivo que pretendían las Cortes de Cádiz era financiar con sus ingresos los gastos del ejército sin recurrir a una subida de impuestos.
A partir de entonces, el sorteo se celebró con regularidad, pero, como mencioné más arriba, hubo una ocasión en la  que el premio no se pudo abonar , al menos eso es lo que nos cuenta una leyenda en la que se vio implicado nuestro protagonista, Santiago Alonso Cordero. Este hombre, natural de la Maragatería en la provincia de León, nacido en 1793 había adquirido notoriedad en la villa gracias a haber amasado una buena fortuna con el transporte de mercancías, y también por ser un ferviente liberal y amigo de la reina Isabel II, llegando a ser en varias ocasiones diputado en el Congreso. Además era un personaje querido por los madrileños , entre otras cosas por su simpática costumbre de acudir a cualquier sitio público ataviado con el traje regional de maragato.
Santiago Alonso Cordero , el afortunado ganador de un Gordo de la Navidad que la Hacienda Pública no le podía pagar
  
Pero a pesar de su riqueza, Santiago jugaba como millones de españoles a la lotería de Navidad cuando aún no eran décimos sino la combinación de números similar a la Primitiva. Y un año resultó ganador de una cantidad tan importante que la Hacienda Pública no podía hacer frente al pago del premio. Para solucionarlo , se propuso al ganador entregarle un terreno en la misma Puerta del Sol  donde antes se levantaba el Convento de San Felipe el Real. Cordero aceptó la oferta y construyó sobre ese terreno un gran  edificio que se iba a convertir en el mayor complejo de apartamentos de la ciudad, contando con más de cien de estos apartamentos, algunos de ellos lujosas suites  , con locales comerciales y baños públicos en su parte inferior y una escalera de mármol que conducía a los pisos superiores.
Este edificio sería el más elegante de la antigua Puerta del Sol y , cuando se procedió a remodelar toda la Plaza, los nuevos edificios se construyeron imitando el estilo de la que ya entonces era conocida como Casa de  Cordero. Hay que decir que no se ha hallado en los registros de ganadores de la Lotería de Navidad el nombre de Santiago Alonso Cordero y una versión menos romántica sobre la construcción de la Casa de Cordero nos dice que ,realmente, compró el terreno sobre el que levantó el edificio en una subasta pública, pagando nada menos que diecisiete millones de pesetas y que la historia de la lotería pudo ser sólo un ardid para justificar la cantidad de dinero blanqueado para la compra del terreno, una práctica que nos recuerda a muchos casos de nuestros días.
La Casa de Cordero en nuestros días en la Puerta del Sol
Aún hoy , cuando deis un paseo por la Puerta del Sol, junto al Edificio de Gobernación sigue la Casa de Cordero , aunque ya olvidada por todos. Y en su fachada todavía se puede contemplar el escudo de Santiago Alonso Cordero. Personalmente, prefiero creerme la historia del Premio Gordo, porque representa mejor lo que puede llegar a significar este premio. En cuanto a Santiago Alonso,deciros que murió finalmente en 1865 víctima de la epidemia de cólera que asolaba Madrid, al negarse a abandonar la ciudad para cumplir con su responsabilidad como presidente de la Diputación de Madrid.
Así, cuando el próximo miércoles , los Niños del Colegio de San Ildefonso comiencen a cantar los primeros premios, ya conoceremos un poco mejor su historia. Y , desde este blog, sólo desearos de corazón a todos mucha suerte y que haya fortuna, y si no la hay no olvidéis que la mayor fortuna es estar aquí y ahora y que  ninguna riqueza se puede comparar a la fortuna de tener grandes amigos y personas que nos quieren de verdad.   

UN PASEO POR EL PALACIO REAL Y UNA HISTORIA SOBRE LA PATRONA DE MADRID

En la noche de Navidad de 1734 se inicia un incendio en la residencia que en Madrid tienen los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio, el Real Alcázar. Es a medianoche cuando los guardias dan la voz de alarma y ,aunque todo el personal de palacio se moviliza para sofocar el fuego, el fuerte viento no hace más que avivarlo. El palacio arde durante cuatro días, hasta quedar destruido por completo. Obras de pintores como Rubens, Tiziano o El Españoleto junto con otras muchas riquezas artísticas que atesoraba en su interior el Real Alcázar, perecen en el incendio. Por fortuna, los reyes se hallaban en aquel momento en el palacio de El Pardo, por lo que no corrieron peligro alguno.

Tres años después, en abril de 1738, Felipe V ordena el inicio de la construcción de un nuevo palacio sobre las ruinas del antiguo. Se encarga el proyecto al arquitecto italiano Filippo Juvara, que había diseñado un palacio a imitación del de Versalles, con una enorme fachada de 476 metros de largo y 28 metros de altura y con 3000 ventanas abiertas en todo el edificio. Pero Juvara moriría un año después del inicio de las obras, de las que se encargaría a partir de ese momento su discípulo Juan Bautista Sachetti, que reduciría las dimensiones del palacio , dejándolo en 131 metros, ya que el coste era demasiado alto para las arcas del rey.

Palacio Real de Madrid
Su construcción no estuvo libre de leyendas y hechos misteriosos, como las denuncias de los obreros que decían ver demonios que subían por las murallas del Campo del Moro. Las sombras en cuestión debieron de ser no demonios sino ladrones, porque cuando se envío a guardianes para que vigilasen la construcción, las sombras no se dejaron ver de nuevo. Sin embargo, poco después , un accidente le costó la vida a uno de los obreros y ,de nuevo, surgieron los rumores de algunos obreros que afirmaban que había sido empujado por un espíritu. Felipe V, para tranquilizar a los trabajadores, ordenó realizar un exorcismo y que todos los hombres fueran rociados con agua bendita, tras lo cual parece ser que ya se tranquilizaron y pudieron continuar las obras, que se finalizarían, ya bajo el reinado de Carlos III, en 1764.

Si  paseáis por la Plaza de Oriente ,que se halla a los pies del Palacio Real, veréis a lo largo de toda ella , una sucesión de esculturas de más de dos metros de altura que representan a diferentes reyes de la historia de España , desde los visigodos hasta los monarcas de Asturias, Castilla y Aragón, hasta un total de 108 reyes. Pero lo que muchos de los turistas que pasean entre ellas desconocen es que estas esculturas estaban pensadas para ornar la cornisa del Palacio. De hecho, si nos fijamos en ellas, nos daremos cuenta que estaban esculpidas para ser contempladas a gran distancia y no de cerca, como lo demuestra la falta de detalle en los rostros y en las ropas.

La idea de colocar estas figuras era del arquitecto italiano Francesco Sabatini, a quién Carlos III le había encargado una ampliación del palacio. Con la aprobación del rey un grupo de 20 escultores se pusieron a la tarea y ,cuando empezaban a colocarse en la cornisa, la reina madre, Isabel de Farnesio, tuvo un sueño en el que Madrid era sacudida por un fuerte terremoto que causaba la caída de las estatuas desde la cornisa al suelo y terminaba aplastanto bajo su peso a la reina. Asustada , la supersticiosa Isabel pidió a su hijo Carlos III que no se colocarán en la cornisa . También pudiera ser que el motivo fuera el exceso de peso de las esculturas para el techo del Palacio, o que su efecto estético no fuera el deseado, pero lo cierto es que fueron retiradas y guardadas en los subterráneos del palacio , y allí permanecieron hasta que, en 1842, la reina Isabel II ordenó que se sacasen para distribuirlas por toda la ciudad y enviarlas a otras ciudades españolas. Por eso, las que  hoy vemos en la Plaza de Oriente, son sólo algunas de ellas, las demás están repartidas por toda la ciudad y el resto de España.

Estatuas de los diferentes monarcas de los reinos de España que flanquean la Plaza de Oriente

Junto al Palacio Real se halla la Catedral de la Almudena, cuya construcción se inició el 4 de abril de 1883 , cuando el rey Alfonso XII puso la primera piedra de la nueva catedral , que no sería consagrada hasta 110 años después. Lleva el nombre de Almudena en honor de la patrona de Madrid, la Virgen de la Almudena, cuya historia o leyenda, es dificil separar la realidad de la fantasía en estos hechos, merece la pena que nos detengamos para relatarla.

Retrocedamos en el tiempo hasta el año 1085, cuando ,en plena Reconquista, el rey Alfonso VI de Castilla avanza hacia la antigua capital del reino visigodo , Toledo. Como es una ciudad fuertemente defendida , el rey castellano decide apoderarse de todas las poblaciones cercanas para evitar que los alimentos lleguen a Toledo y obligarles a rendirse por hambre, y por ello Madrid se convierte en un objetivo principal, pues su control asegura el cierre de los pasos que van hacia Toledo, los puertos de Navacerrada, Fuenfría y León.

Madrid es reconquistada por las tropas castellanas dirigidas por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, y ,estando ya en la villa, una chica llamada María se acerca al Cid para contarle que ,oculta en algún lugar de la villa, se hallaba la imagen de la Virgen que había sido escondida por los madrileños durante la ocupación musulmana . Según le contó la joven, la Virgen estaba  en un lugar secreto acompañada por dos cirios encendidos , pero había un problema , su madre la había transmitido el secreto antes de morir y ella había olvidado su ubicación. El Cid ordenó buscar la imagen por todos los sitios sin resultados, y ,cuando tuvo que abandonar la ciudad para seguir la campaña, informó a Alfonso VI de estos hechos.

El rey regresó a Madrid después de haber conquistado Toledo para ver la imagen de la Virgen, pero ni la imágen había aparecido ni María recordaba donde estaba. El rey, enfurecido, juró que derribaría las murallas árabes que defendían la ciudad si en el plazo de dos semanas no aparecía la Virgen. Eso dejaría indefensa a Madrid contra cualquier ataque . La joven María , angustiada, no quería ser la responsable de la ruina de la ciudad por lo que no le quedaba mas esperanza que rezar  y esperar un milagro.

Reproducción de la imagen de la Virgen de la Almudena situada en el mismo lugar donde fue hallada la original en la Cuesta de la Vega

Transcurrieron las dos semanas, y el 9 de noviembre de 1085 se iba a proceder a demoler las murallas. Como último recurso , el monarca ordenó realizar una procesión a lo largo de las fortificaciones. La pobre María también participaba en ella, llena de angustia y sentimiento de culpa. La procesión fue avanzando sin novedad hasta llegar a la empinada Cuesta de la Vega. En ese momento, al pasar por delante de un granero, María emitió un grito desgarrador. Todos se detuvieron sorprendidos, y, antes de que pudieran preguntar que pasaba, una parte del muro se derrumbó y apareció la Virgen acompañada de dos cirios encendidos. El milagro se había producido, cuatro siglos después de su desaparición los madrileños recuperaban a su Virgen y las murallas no tendrían que ser derruidas. La pobre María , mientras, no había podido soportar la tensión y había fallecido.

La Virgen recibiría el nombre de Almudena aunque el origen de este nombre no queda claro. Algunos dicen que es una derivación del nombre árabe de muralla, almudayna, mientras que otros afirman que al ser hallada delante de un granero su nombre procede del árabe almud, que es una medida de trigo. Sea como fuere, la Virgen se convertiría en la patrona de Madrid hasta nuestros días, aunque la imagen que hoy podemos ver en la Catedral que lleva su nombre ,no es la original , sino otra realizada en el siglo XVI y podemos ver una replica de la original en la Cuesta de la Vega, en el mismo lugar donde hace casi mil años volvió a salir a la luz .

¿Qué parte es leyenda y que parte es realidad? Un milenio después no es posible saberlo pero , como dicen los italianos, “si non e vero e ben trovato”, “sino es verdad está bien buscado”. Quedémonos con el relato que ha llegado  hasta nosotros y que confiere a nuestra ciudad un halo más de misterio y magia.