MUJERES EN LA HISTORIA: BOUDICA, UNA MUJER FRENTE A ROMA Y LA CONQUISTA DE BRITANIA(PRIMERA PARTE)

Los siglos I y II d. C fue la época de máximo poder y expansión del Imperio Romano, las legiones dominaban todas las costas del Mediterraneo, que se había convertido en el Mare Nostrum, el Mar Nuestro, del que era dueño y señor aquella ciudad que extendía su control desde Hispania y la Galia al oeste hasta Mesopotamia al este. No era el Imperio más grande que había conocido la humanidad pues el que conquistara Alejandro Magno(356-323 a.C) en apenas una década era mayor en extensión, pero aquel Imperio apenas había sobrevivido a la muerte de su creador al fragmentarse en diferentes reinos entre sus generales, pero Roma , además de conquistar nuevos territorios imponía sus leyes, su lengua, su organización administrativa , construía acueductos, calzadas, anfiteatros, ciudades , absorbía la cultura del pueblo conquistado y la incorporaba al mosaico de culturas que ya formaban parte del Imperio. Un lento pero exitoso proceso de asimilación  que hoy llamamos romanización. En el siglo I de nuestra era pocos retos le quedaban por conseguir a Roma, una vez que había renunciado a extender sus fronteras hacia el norte después de la masacre de la Batalla del Bosque de Teuteburgo, donde el general romano Publio Quintilio Varo(hacia 46 a.C-9 d.C) y las tres legiones que comandaba hallaron la muerte a manos de una alianza de tribus germanas en el mayor desastre que había conocido la Roma imperial.
Pero quedaba una última frontera pendiente de ser conquistada, una isla al otro lado del océano que bañaba las costas de la Galia, que a mediados del siglo I a. C ya había tratado de conquistar el general romano Julio César (101-44 a.C) . Esta última frontera que se convertirá en protagonista de este artículo es la que los romanos llamarían Britania. Aproximadamente desde el segundo milenio a. C esta isla que hoy es territorio compartido por Inglaterra, Escocia y Gales, fue ocupada por un pueblo al que los historiadores denominan del Vaso Campaniforme , llamados así por los vestigios arqueológicos que nos han legado, aunque su obra más conocida no sean sus vasos, sino monumentos megalíticos que son atribuidos a ellos como el celebre Stonehenge, aunque no sepamos con certeza si  ellos fueron sus constructores. Aquel pueblo, que procedía del continente,  tenía una ventaja sobre los pueblos más antiguos que habitaban la isla, el uso del bronce, y con él conseguirían controlar la futura Britania durante los dos milenios siguientes. Pero además de una ventaja militar el bronce también significaría una fuente de riqueza para este pueblo.

Señalado en verde la extensión de la conocida como cultura del Vaso Campaniforme que llegaría a Britania procedente de  lo que hoy conocemos como Bélgica. Recibe este nombre porque sus vasos y vasijas de cerámica tienen una forma de campana invertida, y han sido halladas desde España hasta Irlanda , Alemania o Sicilia, como podemos ver en el mapa.  Su cronología es aún discutida pero se desarrollaría entre el tercer y el segundo milenio antes de Cristo. En el caso de Britania fue durante el segundo milenio cuando un pueblo procedente del continente la llevó a la isla imponiéndose a sus antiguos habitantes gracias al uso de las armas de bronce (imagen procedente de http://www.soscaballolosino.com )
El bronce es una aleación de cobre y estaño, materiales que no eran muy abundantes en la cuenca mediterranea, y al ser necesario para fabricar las armas que daban superioridad al ejército que usara el bronce sobre otros que todavía usaban armas de piedra, se convirtió en indispensable para cualquier ejército que quisiera vencer en la guerra asegurarse un suministro suficiente de bronce. Si en la isla de Chipre había importantes minas de cobre , para el estaño hubo que buscar más lejos, porque en el Mediterraneo era muy escaso y los encargados de buscarla sería el pueblo más emprendedor y de mayor vocación comercial de la época además de ser grandes navegantes, los fenicios. Y dieron con estas minas más allá del Estrecho de Gibraltar , aventurandose en las aguas del Atlántico y convirtiéndose en los primeros navegantes mediterraneos que se atrevían  a surcar aquellas aguas . Allí hallaron la que los griegos conocían con el nombre de Casitérides o Islas del Estaño , que podrían ser las islas Scilly a apenas cincuenta kilómetros de la costa de Britania, aunque otros afirman que eran las Azores o Cornualles . Casi con seguridad aquellas islas estaban habitadas por el pueblo del Vaso Campaniforme y se estableció un vínculo comercial que se prolongaría aproximadamente durante quinientos años, entre el 1500 y el 1000 a. C, época en el que bronce fue cediendo paso al uso del hierro.
Fue en esta transición de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro, entorno al siglo V o IV a.C, aunque la cronología es muy imprecisa y he encontrado distintas fechas,  cuando llegan a Britania otro pueblo procedente del continente que desplazará a los pueblos que habitaban la isla al llevar armas de hierro superiores a las armas de bronce de sus rivales. Al igual que el Vaso Campaniforme  había vencido a los antiguos habitantes de Britania imponiendo el bronce a la piedra, ahora otro pueblo con armas de hierro imponía su superioridad sobre el bronce. A estos nuevos invasores  los griegos los  llamaron hiperbóreos y más tarde Keltoi , los romanos celtici y nosotros los conocemos como celtas. No conocemos la procedencia exacta del pueblo celta , pues mientras algunos investigadores sitúan su origen en la India y Oriente Medio otros lo sitúan en la misma Europa,pero lo que si sabemos es que a partir del 1200 a. C habían comenzado a extenderse por el este y oeste de Europa, llegando hasta la Península Ibérica al sur, el Mar Negro y la actual Turquía al este y la Galia y , tras cruzar el Canal de la Mancha, Britania al oeste. No formaban un Imperio ya que los celtas estaban compuestos por centenares de tribus , independientes unas de otras y en casi permanente conflicto entre ellas, pero su superioridad militar gracias al hierro y también a su valor les permitió desplazar en Britania  a sus antiguos pobladors, hasta hacerse con el control de la mayor parte de la isla.

En este mapa que representa la época en la que Piteas realizó su viaje, vemos dibujada con una linea roja el itinerario del griego Piteas que le llevó probablemente hasta la que los griegos llamaron Thule y hoy conocemos como Islandia. Tuvo que burlar el bloqueo al que sometían la navegación los cartagineses que controlaban el Estrecho de Gibraltar para evitar que otros comerciantes alcanzaran las minas de estaño del norte de Europa , impescindible para la fabricación del bronce , y ejerciendo de esta forma un monopolio sobre su comercio.  Piteas escribió a su regreso una obra titulada “En el Mar” que fue destruida durante el incendio de la Biblioteca de Alejandría pero nos han llegado fragmentos de la misma en obras de geógrafos como Estrabón que, sin embargo, le consideraba un embustero y no creía que el relato de su viaje fuera verídico, una opinión compartida por la mayoría. Sin embargo, hoy sabemos que su relato fue verídico por las observaciones y descripciones que recoge, como la Aurora Boreal, el Sol de Medianoche, fenómenos que él fue el primero en observar y describir , y además fijó la posición del Polo Norte celeste y otras muchas mediciones que  siglos después los geógrafos comprobarán acertadas. También recogió el nombre de las islas Británicas, Pretannike, que luego se transformaría en otros escritos en Pritannia y finalmente Britania. Aún hoy es dificil concebir el valor y pericia que demostró Piteas al adentrarse en el Atlántico con una nave de pequeño calado , hecha para costear las aguas más tranquilas del Mediterráneo y movida por la fuerza de los remos (imagen procedente de http://historia.maritima.blogspot.com )  
Mientras la tribu celta de los senones, dirigida por su rey Breno, lograba el mayor éxito celta en Europa al derrotar al ejército romano en una fecha entre el 390 y el  387 a.C en la batalla de Alia que les abrió las puertas para dirigirse después a Roma y saquearla, en ese mismo siglo un viajero griego , Piteas(nacido hacia el 350 a.C) ,natural de la colonia de Marsilia, actual Marsella, emprendía un viaje más allá de las llamadas Columnas de Hércules, el Estrecho de Gibraltar, burlando el bloqueo al que era sometido el Mediterraneo por la flota cartaginesa que defendía su monopolio en el comercio del estaño, aún muy empleado para la fabricación del bronce  aunque militarmente hubiera perdido importancia en favor del hierro. El centro de este monopolio era la ciudad de Gadir, la actual Cádiz española, y con solo un cargamento de estaño  un comerciante ya podía hacerse rico. Quizás esa fue la auténtica motivación de Piteas, o , tal vez, sólo el afán de aventura y de conocer nuevas tierras, pero fuera cual fuese la causa de su viaje, le llevaría más lejos que a nadie hasta entonces, hasta una tierra a la que daría el nombre de Thule y de la que escribiría que allí se podía contemplar un “fuego siempre luciente”, por lo que muchos investigadores creen que estaba hablando de los volcanes de Islandia.
En su periplo habría llegado hasta las aguas del Círculo Polar Ártico hasta que el hielo le impidió el paso y en su camino de regreso costeó Dinamarca y Britania, que ya había recorrido por mar en el viaje de ida, pasando además por las actuales islas Shetland y Orcadas . Después de atravesar de nuevo el Estrecho de Gibraltar Piteas llegó a Marsalia, su ciudad natal, convertido en un hombre rico gracias a las mercancías que llevaba en el único barco que había utilizado en la expedición y relatando su viaje en un libro titulado “En el mar”, donde menciona y describe las costas de Britania , aunque muchos recibieron con escepticismo el relato de Piteas y no creyeron sus palabras ya que no les parecía posible viajar hasta lugares tan lejanos, aunque el tiempo daría la razón a Piteas demostrando lo acertadas que eran sus observaciones como el sol de medianoche o la aurora boreal y los cálculos de diferentes latitudes a lo largo de su viaje.  Durante los siglos siguientes Roma , recuperada del saqueo que había sufrido a manos de los celtas dirigidos por Breno hacia 390-387 a.C , había comenzado una lenta pero continua expansión que le llevaría primero a controlar toda la península italiana para luego enfrentarse a la otra gran potencia del Mediterraneo, Cartago, a la que derrotaría en tres guerras sucesivas, conocidas como las Guerras Púnicas, la más cruenta de las cuales fue la segunda, cuando se enfrentó al hombre que estuvo más cerca de acabar con el poder de Roma , el general cartaginés Anibal(247-183 a.C)

Ya se que hoy estoy poniendo muchos mapas pero es la mejor forma para comprender la evolución de los acontecimientos históricos.  Aquí tenéis el marco en el que se desarrolló la Segunda Guerra Punica entre el 218 y el 202 a. C en la que se decidió el domino del Mediterraneo a favor de Roma . Aquí tuvo lugar la celebre marcha del ejército cartagines dirigido por Anibal Barca que derrotaría en sucesivas batallas a las legiones romanas y pudo haber tomado Roma si hubiera dispuesto de máquinas de asedio pero la reacción romana llegó de manos de su general Publio Cornelio Escipión el Africano(236-183 a.C) que derrotaría en 202 a.C a los cartagineses en la decisiva batalla de Zama , en territorio cartagines. Aunque aún habría una tercera guerra punica, Cartago quedó tan debilitada que dejó de ser una rival para Roma. Ahora le quedaban las manos libres para continuar su expansión (imagen procedente de http://www.lahistoriaconmapas.com )
Después de derrotar a Anibal en la batalla de Zama en 202 a. C , y aunque todavía habría una tercera guerra contra Cartago, la victoria era ya de Roma así como su dominio sobre el Mediterraneo que se iría confirmando a lo largo del siglo II y I a. C . Entre el 58 y el 51 a. C la República de Roma inició la conquista de los territorios de las tribus celtas y que los romanos conocían como la Galia y a sus habitantes como galos y que corresponden en su mayor parte a las tierras que hoy ocupan Francia y Bélgica. El hombre que dirigía esta conquista pasaría a la historia como uno de los grandes generales y políticos romanos , Julio César. De las dimensiones de esta guerra de conquista conocida como Guerra de las Galias, nos lo da el número de muertos a lo largo de siete años de enfrentamientos, unas cifras de bajas  que el propio Julio César estimaba en unas 30.000 entre sus hombres y más de un millón de muertos entre galos y germanos. Cuando la guerra concluía después de la victoria de César sobre el caudillo galo Vercinguetorix en la Batalla de Alesia en el 52 a. C. Roma había asegurado su dominio de aquel territorio que se extendía desde el Mediterraneo hasta el Canal de la Mancha y fijaba su frontera norte en el curso del río Rin.
Los celtas que vivían en Britania no podían permanecer ignorantes de lo que estaba sucediendo a sus tribus hermanas al otro lado del Canal de la Mancha y en el 56 a. C César tuvo pruebas suficientes para estar seguro que los celtas de Britania habían prestado su ayuda a una tribu celta de la Galia, los vénetos, que se hallaban en la actual Bretaña francesa y se habían rebelado contra Roma. César sofocó la rebelión pero por primera vez dirigió su mirada más allá de las costas de la Galia hacia Britania. En el año 55 a. C  Julio César decidió enviar a uno de sus hombres, Cayo Voluseno , en una misión de exploración para que le describiera algo de lo que allí se pudiera encontrar si decidía marchar con sus tropas. Cuando los celtas observaron la presencia romana temieron que el intento de invasión fuera inminente y enviaron emisarios a César para prometerle sumisión y frenar así la ocupación militar. En respuesta el general romano organizó una flota de ochenta embarcaciones que llevarían a bordo a dos legiones completas,entre ocho mil y diez mil hombres , más otras dieciocho naves para transportar la caballería , aunque estas llegarían más tarde, por lo que César se adelantó con las naves que llevaban a la infantería.

VÍDEO DEL DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA “CONQUISTAS ROMANAS EN BRITANIA. EN LA LINEA DE FUEGO”

Esta es la primera parte de un documental del Canal Historia que relata la conquista de Britania, del que sólo os pongo la primera parte que hace referencia a la campaña de César, aunque también contiene acontecimientos que en parte nos ocuparán en la segunda parte de este relato

Al alcanzar las costas de Britania observaron que los celtas los estaban esperando para impedir el desembarco . Según cuenta César en su  “Comentarios a la guerra de las Galias”, los legionarios romanos permanecían inmóviles y temerosos al ver lo que les esperaba en la playa nada más desembarcar , hasta que el portaestandarte de una de las legiones saltó a tierra y arengó a sus compañeros “Seguidme, compañeros soldados, a menos que queráis regalar el águila de vuestra legión al enemigo. Yo, por mi parte, voy a cumplir mi deber hacia mi general y hacia la república” . Con el valor recobrado los romanos iniciaron el desembarco auxiliados por las catapultas que  disparaban sus proyectiles desde los barcos y consiguieron tomar la playa y establecer un primer fuerte después de derrotar a los britanos. Si hubiera dispuesto de la caballería César podría haberles perseguido pero las naves que la transportaban tuvieron que dar media vuelta por las malas condiciones de la mar, regresando a puerto. A pesar de la victoria, la posición de César sin la caballería era delicada ya que se hallaba rodeado de enemigos , que conociendo el aislamiento de César reunieron un importante número de hombres y lanzaron un ataque dirigido a aniquilar a los romanos pero que terminó con la victoria absoluta de los hombres de César.
Sin embargo César no quería arriesgarse a pasar allí el invierno por lo que decidió volver a las naves y regresar a la Galia .Un año después, en el 54 a. C , César organizó un nuevo desembarco, pero en esta ocasión se aseguró de disponer de los medios necesarios para la ocupación de Britania y reunió más de ochocientas embarcaciones que iban a transportar a cinco legiones , unos 25.000 hombres, incluidos dos mil hombres de caballería. Los britanos, al ver la formidable fuerza enviada por los romanos decidieron no hacerles frente en la playa como el año anterior y se retiraron al interior. Las diferentes tribus se unieron bajo el mando del rey Casivelono o Casivelauno, el primer rey britano del que nos ha llegado el nombre gracias a los escritor de César. Casivelono había estado  en guerra con las diferentes tribus de la isla , derrotándolas y por su prestigio militar había sido elegido para liderar la lucha contra la invasión. Consciente Casivelono de que el combate a cambo abierto significaría una derrota segura, inició una guerra de guerrillas y una política de tierra quemada, para que los romanos no pudieran disponer de alimentos para sus tropas.

Mapas con las diferentes tribus celtas que habitaban en Britania cuando desembarcó Julio César en los años 55 y 54 a. C. En la segunda de sus expediciones en Britania César iba acompañado por Mandubracio o Imanuentio como le llama Julio César en su “Comentarios a la Guerra de las Galias”, que era hijo del rey de los Trinobantes, que vemos en el mapa en el lado derecho de la imagen, después de que su padre fuera asesinado por Casivelono, el nuevo líder bajo el que se habían unido. Como también había hecho en la Galia , César aprovecharía las disensiones internas entre los celtas para dividirlos y sacar ventaja. Los trinobantes se aliarían con Roma y debilitarían la posición de Casivelono (imagen procedente de http://themaskedlady.blogspot.com  )

Sin embargo, César siguió avanzando hasta alcanzar las orillas del Támesis a pesar del acoso de los hombres de Casivelono , que disponía de al menos cuatro mil carros de guerra. Al comprobar el avance de las tropas romanas, la tribu de los trinobantes que había sido una de las derrotadas por Casivelono antes de la llegada de los romanos, decidieron cambiar de bando y unirse a César , desvelando donde se hallaba la base militar del líder britano y hacia allí se dirigió César con sus hombres para sitiarla. Aunque Casivelono trató de establecer nuevas alianzas con otras tribus britanas estas no cristalizaron y finalmente decidió negociar la rendición con César que ahora tenía prisa por regresar a la Galia después de recibir noticias de levantamientos en los territorios que ya estaban ocupados. Así, se firmo un tratado de paz por el que Casivelono entregaba rehenes a Roma, se comprometía al pago de un tributo y prometía no atacar a los trinobantes, ahora aliados de Roma. César embarcó de nuevo con sus legiones a la Galía y los romanos no volverían a pisar suelo britano hasta el año 43 d. C. Como escribiría más de un siglo después el historiador romano Cornelio Tacito (55-120 d.C) sobre las campañas de César en Britania “de hecho, el deificado Julio César fue el primer romano que penetró en Britania a la cabeza de un ejército: estableció relaciones con los nativos tras derrotarles en la batalla y se hizo el dueño de la costa y puede considerarse que él nos la indicó pero no nos la entregó”
Pero lo que si hizo fue una descripción de aquellas tierras en sus “Comentarios sobre la guerra de las Galias” que eran en realidad las cartas que el general romano enviaba al Senado de Roma con la relación de sus conquistas y campañas y que eran seguidas con expectación por el pueblo romano . Con estas palabras describe César a Britania, inspirado seguramente en el relato de Piteas  “El clima es más moderado que en la Galia y las tormentas son menos fuertes.La isla es de forma triangular, y uno de sus lados cae frente a la Galia. Un ángulo de este lado, donde está Kent, que es donde arriban casi todas las naves que vienen de la Galia, mira a Oriente; el inferior al mediodía. Este lado tiene una extensión de cerca de quinientos mil pasos. El segundo lado mira a Hispania y a Occidente; a esta parte está situada Irlanda, la mitad más pequeña, según se cree, que Bretaña, pero a igual distancia de ésta que Britania de la Galia. En medio de este trecho está la isla llamada Man; además, se dice que hay allí muchas otras islas menores, próximas entre si, de las cuales escribieron algunos que en el solsticio de invierno se encontraban en perpetua noche durante treinta días. Nosotros, con nuestras preguntas nada pudimos averiguar de esto, sino que por los relojes de agua observamos que las noches eran aquí más breves que en el continente. La longitud de este lado, según opinión de sus habitantes, es de setecientas millas. El tercero cae hacia el norte; frente a esta parte no se encuentra tierra alguna, pero el ángulo de este lado mira más bien a Germania. Este se calcula que tiene una longitud de ochocientos mil pasos. Así, pues, la isla mide en todo su contorno dos mil millas”

DOCUMENTAL SOBRE LA RELIGIÓN DE LOS CELTAS

La religión celta y sus máximos representantes, los druidas, determinaban su vida y su cultura, por eso creo que os puede interesar este documental

Y en lo que se refiere a sus habitantes los describe así ” La parte interior de Britania está habitada por hombres que, según ellos mismos dicen que es tradición, son originarios de la isla, mientras que la parte marítima lo está por los que pasaron de Bélgica para guerrear y hacer botín (todos los cuales conservan casi sin modificación alguna el nombre de los pueblos de que vinieron) y, después de hacer la guerra, se quedaron allí y se dedicaron a la agricultura. La población es enormemente crecida y muchísimos los caseríos, muy semejantes a los de los galos. No consideran lícito comer liebre ni gallina ni ganso; sin embargo, crían estos animales por gusto y placer” Y sobre sus costumbres nos cuenta “De todos sus habitantes, los más civilizados con mucho son los de Kent, región marítima toda ella, y no discrepan mucho de las costumbres galas. Los de tierra adentro no cultivan, por lo común, el trigo, sino que se alimentan de leche y carne y andan vestidos de pieles. Por lo demás, todos los britanos se embadurnan con glasto, que produce un color verde oscuro, lo cual los hace más espantosos en combate; llevan el cabello largo y todo el cuerpo pelado excepto la cabeza y el bigote. Diez o doce hombres tienen en común las mujeres, sobre todo hermanos con hermanos y padres con hijos; pero los que nacen de ellas son considerados hijos del que primero tuvo acceso a cada doncella”
Julio César fue el primero en mencionar a los druidas , aunque de forma escueta, escribiendo sobre ellos que “Los druidas atienden al culto divino, ofician en los sacrificios públicos y privados, interpretan los misterios de la religión: a ellos acude un gran número de adolescentes para instruirse”. Los druidas constituían el cuerpo sacerdotal de la sociedad celta en Britania  y eran tan respetados que estaban exentos de cumplir las obligaciones militares, pagar tributos , realizar labores para la comunidad y podían atravesar los diferentes territorios tribales sin que nadie osara atacarles. Ni siquiera estaban obligados a rendir pleitesía a los reyes de las tribus , pero para alcanzar todos esos privilegios había que superar un duro aprendizaje que podía prolongarse durante más de dos décadas. Una vez supera las pruebas iniciales los aspirantes a druidas eran llevados a dos grandes centros de iniciación, la isla de Mona, que en la actualidad recibe el nombre de Anglesey, y la isla Iona, en territorio de la Escocia de nuestros días. Los druidas eran los depositantes y transmisores del saber de sus sociedades, una transmisión oral y no escrita para mantener a salvo el secreto de sus enseñanzas. Se encargaban de atender los servicios religiosos, de impartir justicia, de curar enfermedades, educar a los jóvenes y, por supuesto, para comunicarse con los dioses y ver el futuro. Sobre sus presuntos poderes mágicos escribió César “Con su sola palabra les basta para dominar a sus enemigos infligiéndoles todo tipo de males”

Es dificil diferenciar la leyenda y la realidad de los druidas, una palabra que muchos investigadores traducen por roble, esando asociados sobre todo a este árbol y al muérdago que utilizaban para preparar medicinas y sustancias alucinógenas , ya que los relatos que nos han llegado se deben a Roma, que quería acabar con esta casta sacerdotal que veía como un elemento de inestabilidad en su domino sobre los territorios celtas . Los romanos les atribuían la práctica de sacrificios humanos y describían como las víctimas de sus sacrificios eran introducidas en grandes armazones de madera con forma humana al que luego prendían fuego, un aspecto del druidismo que los nuevos druidas de nuestro tiempo no parecen contemplar. El druidismo se ha convertido en la primera religión pagana en ser admitida como religión oficial en Gran Bretaña desde el año 2010 (imagen procedente de http://www.elhistoriador.es )
Realizaban sus ritos en el bosque para establecer el contacto con los elementos de la naturaleza y a menudo desnudos, algo que extrañaba a los romanos como el historiador Diodoro Sículo, contemporáneo de César, que escribió “Desnudos, de la misma manera que sus guerreros en la batalla, se muestran ellos a sus dioses. Pese a lo impúdico de su proceder, la cólera de los dioses no parece que recaiga sobre ellos” Durante estos ritos ingerirían hongos y plantas alucinógenas gracias a las cuales entraban en trance . Estos ritos eran vistos como obscenos por los romanos como lo demuestran estas palabras de Posidonius de Rodas(135 – 51 a.C) “Muestran gran veneración por los árboles, de los que se sirven después de que realicen cantos, caricias y otras obscenidades que prefiero no relatar” y casi un siglo después Plinio el Viejo(23-79 d.C) escribió “Mientras los druidas apoyan sus virilidades con gran devoción y ceremonial  sobre las cortezas de los árboles, las druidesas parecen encontrar deleite en el roce con las piedras”. Los romanos se esforzarían en acabar con los druidas , ya que eran venerados por el pueblo y eran los instigadores de los movimientos dirigidos a resistir al poder de Roma. Pero para eso aún faltaba mucho tiempo . Dejaremos de momento que Britania goze de su libertad hasta el año 43 d.C , fecha en la que Roma volverá a llamar a sus puertas, pero esta lucha y la resistencia contra la invencible Roma dirigida por una mujer, la reina de los icenos, lo veremos en la segunda parte de esta historia.,