EL GOLPE DE ESTADO DEL 23-F:SEGUNDA PARTE. EL GOLPE Y SUS CONSECUENCIAS

En el artículo de ayer habíamos llegado hasta las vísperas de la segunda sesión de investidura del nuevo presidente del gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, propuesto por la UCD después de que Adolfo Suárez presentara la dimisión el 29 de enero. Vimos como el servicio de inteligencia, el CESID, había planificado lo que fue bautizado como Operación De Gaulle, una operación que se había pensado para apartar a Suárez del poder y sustituirlo por un general apoyado por el consenso de los partidos principales, PSOE y UCD y con el conocimiento del monarca, que respaldaba esta acción. 
Este gobierno de Salvación Nacional  tendría, como ya explique, la misión de gobernar España durante los dos años que restaban de legislatura, introduciendo las reformas necesarias para corregir los errores cometidos en los años anteriores, en particular la reforma de la Constitución para acabar con el sistema de las autonomías y poner coto a los nacionalismos, fortalecer la lucha contra el terrorismo de ETA que se cobraba centenares de vidas al año y una nueva ley electoral que corrigiera el sistema que permitía a partidos pequeños y nacionalistas disponer de una representación exagerada en relación a su  número de votantes .
En el periódico “El Alcázar”, convertido en portavoz del ejército, en particular de los militares de  pasado franquista, se escribía un artículo el 1 de febrero de 1981 en el que se decía  “Se ha alcanzado el punto crítico ,de no retorno, de la decisiva crisis institucional del sistema. Hemos entrado en un tiempo protagónico para las otras instituciones:el rey y las fuerzas armadas”. Esto se publicó después de que Adolfo Suárez presentará la dimisión, y aunque todo podría hacer pensar que los planes para el golpe se iban a paralizar no fue así. El  objetivo de la Operación De Gaulle ideada por el CESID era una reforma del sistema, e incluía  una exhibición de fuerza militar que sería la entrada de Tejero al frente de los guardias civiles en el Congreso el día 23 de febrero, exhibición militar que sería un escarmiento y un aviso pero en ningún momento un golpe de estado militar,Tejero sólo tenía que esperar a que llegase la persona encargada de hacerse dueña de la situación, que sería Alfonso Armada.

Momento en que el Teniente Coronel Antonio Tejero ocupa el puesto de oradores del Congreso de los Diputados al frente de 200 guardias civiles pistola en mano . Daba comienzo la primera fase de la Operación De Gaulle

Los últimos movimientos previos al golpe fueron encaminados a conseguir apoyo internacional , para lo que se puso en antecedentes al embajador norteamericano Terende Todman, y al nuncio del Vaticano, Innocenti. Con ambos se entrevistaría Armada a mediados del mes de febrero, informándoles de la Operación De Gaulle y confirmándoles que todo se hacía con el conocimiento del rey. y asegurándoles que el objetivo era salvar la joven democracia española y que estaban de acuerdo los principales partidos políticos.
Y ahora que hemos llegado a este punto tenemos que preguntarnos por qué se había planificado el asalto al Congreso y por qué se eligió al teniente coronel Antonio Tejero para llevarlo a cabo. Pues serviría para dos cosas: primero, para dar un escarmiento a todos los políticos por su mala gestión, una especie de susto o escarmiento, y segundo, era necesaria esta violación de la legalidad constitucional para que luego fuese aceptada la alternativa del gobierno de Salvación Nacional presidido por Alfonso Armada  para que recondujese la situación a la normalidad democrática.
Y en lo que se refiere a Antonio Tejero, reunía el perfil ideal para representar el papel de golpista. De hecho ya había tratado de organizar un golpe militar en otoño de 1978, la llamada Operación Galaxia, por lo que era conocida su oposición al actual régimen y además también tenía la capacidad de mando y las dotes de liderazgo necesarios para la misión que se le iba a encomendar. Lo que iba a hacer el CESID era facilitarle el camino hacia el Congreso  y, al mismo tiempo, mantenerlo controlado hasta la llegada de Alfonso Armada que pondría las cosas en su sitio.

En la foto podemos ver al rey Juan Carlos I con el general Alfonso Armada, que fue hasta el año 1977 el Jefe de la Casa del Rey y al que este siempre consideró un hombre de su confianza, que no tenía que pedir permiso para ir a verle al Palacio de la  Zarzuela. La primera llamada telefónica que realizó el monarca después de la entrada de Antonio Tejero en el Congreso fue a Armada .Lógico si aceptamos que el rey estaba al tanto de la Operación De Gaulle y sabía que Armada era el hombre elegido para convertirse en presidente del gobierno de concentración 
El propio Armada daría instrucciones a Tejero cinco días antes del Golpe , haciendo hincapié en que debía hacerse sin derramamiento de sangre. Sin embargo a Tejero le ocultaron algo que luego sería decisivo. No le dijeron que el gobierno de concentración sería presidido por el propio Alfonso Armada, y Tejero pensaba que sería Milans del Bosch y que ese gobierno no iba a ser una junta militar tipo Argentina o Chile, que es lo que esperaba Tejero, sino que estaría formada por civiles pertenecientes a todos los partidos representados en el Congreso.Ocultar estos aspectos a Tejero sería clave para el posterior fracaso de la operación tramada por el CESID,ya que Tejero se sentiría engañado y traicionado y no obedecería las órdenes que le dieron a partir de entonces. 
El plan estaba dividido en dos fases , y la primera de ellas era el asalto al Congreso. A las 18:22 hrs Tejero llegó al frente de siete autobuses llenos de guardias civiles , entran  en el Congreso interrumpiendo la votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo. Es entonces cuando se oye la voz de Tejero gritando “¡Quieto todo el mundo!,¡al suelo!¡al suelo!” y a continuación varias ráfagas de ametralladora que causa alarma incluso a los que ya estaban en el conocimiento del Golpe, como Milans del Bosch que diría “¿Qué pasa?Esto no era lo previsto;tenía que ser incruento” y ordenó llamar a Tejero para saber que había pasado, pero no hizo falta porque el propio Tejero le llamo para anunciarle que “¡Misión cumplida!”

ENTRADA DE ANTONIO TEJERO EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

A las 18:22 hrs del dia 23 de febrero de 1981 Antonio Tejero entraba en el Congreso de los Diputados al frente de 200 guardias civiles. Dispararán al aire y aún hoy se pueden ver las huellas de los impactos de bala en el techo del Congreso. Sólo Adolfo Suárez, aún presidente del gobierno, el vicepresidente Gutierrez Mellado y el líder del Partido Comunista Español, Santiago Carrillo, se mantendrían sentados sin agacharse al oír los disparos

A continuación Milans del Bosch, recordemos que estaba al frente de la Capitanía General de Valencia, hizo publico un bando para anunciar el estado de excepción “Ante los acontecimientos que se están desarrollando en estos momentos en la capital de España y el consiguiente vacío de poder  ,hasta tanto se reciban las correspondientes instrucciones que dicte Su Majestad el Rey” . En todo momento declara su obediencia al rey. Mientras en Valencia los tanques ocupan las calles, en Madrid el jefe de la División Acorazada Brunete, el general Juste, autoriza la salida de algunas unidades de los cuarteles para que se dirijan a ocupar diversos objetivos en Madrid, entre ellos la televisión. Aunque antes de las 21:00 hrs recibirá una contraorden del propio Alfonso Armada para que regresasen a los cuarteles en espera de nuevas instrucciones.

En esos momentos el rey realiza una llamada, la primera que hace desde el momento en que se tiene conocimiento de lo que había sucedido en el Congreso. Y la llamada no la hace al Jefe del Estado Mayor, el general  Gabeiras, que habría sido lo lógico, sino al subordinado de éste que no es otro que Alfonso Armada. Pero si es lógico si aceptamos que el rey estaba al tanto de la operación y sabía que Armada era el hombre elegido para ser el presidente del nuevo gobierno de Salvación Nacional que surgiría después del 23-F. Armada quería reunirse con el rey en la Zarzuela para valorar juntos la situación , contactar desde allí con las diferentes capitanías generales y contando con la autorización del monarca dirigirse a continuación al Congreso para deshacer el golpe de Tejero y ofrecer a los diputados allí reunidos la constitución de un gobierno de concentración donde Felipe González, el líder del PSOE, sería nombrado vicepresidente.

Después de la entrada de Antonio Tejero, éste llama a Milans del Bosch para anunciarle que ha cumplido la misión. A continuación Milans, que estaba al frente de la Capitanía General de Valencia, declara el estado de excepción y los tanques salen a ocupar la calle, como podemos ver en la fotografía. Añadirá que dicho estado se mantendrá “hasta tanto se reciban las correspondientes instrucciones que dice su Majestad el Rey”
Sin embargo Armada no iría a la Zarzuela por la intervención del Jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campo porque no le pareció prudente la presencia de Armada junto al rey y sugirió que se quedase junto a su superior, Gabeiras , Jefe del Estado Mayor. Así lo explica Sabino Fernández Campo al periodista Jesús Palacios años después “Yo a Armada no le podía dar ninguna orden , y fui yo quien le dijo que continuara con Gabeiras y nos informará desde su despacho, porque no era necesario que viniera, pese a que todos a los que preguntaba el rey sí eran partidarios de que Armada estuviera en la Zarzuela” En realidad, Sabino estaba protegiendo las espaldas del rey para que, en el caso de que la operación no tuviera éxito , no pudieran relacionarlo directamente con Armada, dependiendo siempre del silencio leal del general,silencio que ha mantenido hasta nuestros días, al menos en público.
Una pregunta que resultaría pertinente  si el rey no hubiera estado enterado del plan es ¿por qué no ordenó Juan Carlos I que Armada fuera inmediatamente detenido?La respuesta parece clara, el rey sabía lo que estaba sucediendo y además estaba de acuerdo.Recordemos que la entrada en el Congreso de Antonio Tejero se produce a las 18:22 hrs, que inmediatamente después Milans del Bosch declara el estado de excepción en Valencia pero tanto uno como otro lo hacen “en nombre del rey”
Armada se reunió con los diferentes jefes de Estado Mayor, firmó la orden del acuartelamiento de las tropas y se dispuso a marchar al Congreso para presentarse ante los diputados y hacerles la propuesta del gobierno de concentración al tiempo que se convertía en el salvador de la democracia al acabar con el golpe. Tendría que informar a Tejero que tenían que marchar al exilio durante un tiempo, algo de lo que aún no habían hablado a Tejero.A las 23:15 hrs de la noche del 23, Armada sale para el Congreso después de hablar una vez más con Zarzuela . Se dirige primero hacia el hotel Palace, situado enfrente del Congreso, donde le esperaban los generales Aramburu y Sáenz de Santamaria.

Sabino Fernández Campo(1918-2009) jefe de la Casa del Rey desde que en 1977 sustituyera a su amigo, el general Alfonso Armada, tuvo un papel decisivo en el Golpe al impedir que Armada se presentase en la Zarzuela como el propio monarca quería. De esa forma le cubría las espaldas al rey en el caso de que la operación fuese un fracaso. El rey se lo agradecería al final de aquel aciago día con un “Gracias Sabino , me has salvado”  aunque al día siguiente, antes de recibir a los diputados mostraría sus dudas diciéndole “¡Y mira que si te has equivocado!”
Detengamonos de nuevo un segundo para preguntarnos ¿por qué , si el rey estaba en contra de la operación, a las once la noche , cinco horas después de la entrada de Tejero en el Congreso, el rey no se había manifestado públicamente?Una vez más la respuesta parece evidente. Estaba esperando la llegada de Armada al Congreso y la respuesta de los diputados a la propuesta del gobierno de concentración. Pero ahora vendría la sorpresa. Armada entra en el Congreso y habla con Tejero  y le dice “Pero ahora tiene que restituir a los diputados en sus puestos y retirar a la fuerza, porque voy a entrar a hablar con los parlamentarios a proponerles la formación de un gobierno presidido por mí”
Esto toma por sorpresa a Tejero, que siempre había creído que el gobierno sería una Junta Militar presidida por Milans del Bosch. Más aún se sorprende cuando Armada le confirma que ese gobierno estaría compuesto no por militares sino por miembros de los diferentes partidos políticos, entre ellos socialistas y comunistas, y además añade que tendrá que irse junto a sus oficiales a Portugal durante un tiempo. Tejero se indigna, se siente engañado , discuten , elevan el tono de voz y se niega a obedecer a Armada, aunque este apela a la disciplina militar. Tejero le dice que sólo reconoce la autoridad de Milans del Bosch, Armada le dice que le llame entonces . Así lo hace Tejero , Milans trata de convencerlo ,le dice que además tendrá un avión preparado para irse y al poco tiempo podrán regresar sin cargos, pero nada de eso convence a Tejero que dice que el no había hecho todo eso para que se formase un gobierno con socialistas y comunistas, sino para un gobierno militar.
Tejero termina la conversación con Milans del Bosch diciendo “No me puede ordenar ni pedir eso , mi general, antes que aceptar una cosa así prefiero morir”. Incluso llega a decir a Armada que estaba dispuesto a matar a  los diputados allí reunidos. Ante esta actitud , Armada no tiene más remedio que resignarse y abandonar el Congreso sin poder hablar con los diputados, aunque arranca la promesa a Tejero de que a estos no les pasará nada. Armada llama a la Zarzuela y habla con Sabino Fernández Campo “He fracasado.Tejero está loco, casi ni ha querido escucharme ,tampoco ha hecho caso a Milans , está dispuesto a convertir esto en un santuario, pero me ha prometido que la suerte de los diputados no corre ningún peligro”
Cuando el rey se entera de la noticia se pone furioso y en ese momento es cuando la Operación De  Gaulle se puede dar por fracasada.  El rey deja de ver factible la alternativa de Armada ante la situación que ha provocado Tejero negándose a que entrase en e Parlamento y se dirigiese a los diputados. Esta era la razón de ser de toda la operación pero la actitud inesperada de Tejero, que había desobedecido a sus dos superiores, lo había arruinado todo.  En ese momento el rey da la autorización a Sabino Fernandez Campo para que Televisión Española emita el mensaje que había grabado a las 22:30 hrs. El mensaje sería emitido a la 01:00 hrs de la madrugada del día 24 de febrero. Una vez más ¿por qué no se emitió el mensaje en el momento de grabarlo? La respuesta es, una vez más también, porque estaba esperando la resolución de la operación dirigida por Armada y sólo cuando el monarca vio que no era posible decidió dar marcha atrás y oponerse al golpe.

DISCURSO DEL REY EMITIDO EL 24.02 A LAS 01:00 Hrs DE LA MADRUGADA

La suerte ya estaba echada. El rey habla con Mílans del Bosch para que retire los tanques de la calle  y le pide que hable con Tejero para que deponga su actitud. A  la una y media  de la madrugada le vuelve a llamar para saber si ha cumplido sus ordenes y una vez más a las cinco de la madrugada insistiendo sobre lo mismo  , a lo que Milans  responde “Estoy a las ordenes de Vuestra Majestad. Mi lealtad hasta el final, Señor” Antonio Tejero, totalmente aislado en e Congreso se rendiría , liberando a todos los diputados, durante el mediodía del 24 de febrero. Había tratado de hablar de nuevo con Milans del Bosch, pero este ya no quiso ponerse. El Golpe de Estado había terminado.
Al día siguiente el propio Armada trató de hacer ver que no estaba implicado en lo que había sucedido pero sería el propio monarca el que le implicaría en la recepción que la tarde del 24 dio a los diferentes líderes políticos , al decir de Armada “¡Es el mayor traidor de todos!”. También los miembros del CESID trataron de borrar su coparticipación, pero sin éxito y varios de sus dirigentes serían juzgados.. El 25 de febrero se celebró la votación de la investidura de Calvo Sotelo interrumpida el 23 y el día 27 tuvo lugar en Madrid una manifestación en la que participaron más de un millón y medio de ciudadanos encabezados por los líderes de los diferentes partidos políticos que sostenían una pancarta en la que se podía leer “Por la libertad, la democracia y la Constitución”
Ni la Iglesia, con Juan Pablo II a la cabeza,    ni el gobierno norteamericano del presidente Ronald Reagan , se pronunciaron en contra del Golpe hasta el día siguiente. Recordemos que Armada había hablado con los embajadores de ambos para anunciarles lo que iba a suceder, por lo que quedaba implícito el apoyo a la Operación De Gaulle. En el juicio posterior a los implicados en el Golpe sus principales figuras, Alfonso Armada, Jaime Milans del Bosch y Antonio Tejero, fueron condenados a 30 años de cárcel.

Los protagonistas del golpe de estado del 23 de Febrero con el rey en el momento de pronunciar su discurso ante las camaras de TVE. En la parte inferior vemos a los líderes de los diferentes partidos políticos el dia 25 de febrero , encabezando una manifestación de un millón y medio de personas por las calles de Madrid sosteniendo la pancarta done se podía leer “Por la democracia, por la libertad, por la Constitución”¿Qué habría pasado si Alfonso Armada, en la foto sobre el rey, hubiera podido dirigirse a los diputados?  
Unos años después, en 1985, ya con el PSOE  en el poder con mayoría absoluta lograda en las elecciones del 27 de octubre de 1982 , se descubriría una conspiración para acabar con la vida del rey y su familia, el gobierno y la cúpula militar por medio de una bomba puesta debajo de la tribuna del desfile del Día de las Fuerzas Armadas en La Coruña, el día 2 de mayo de 1985. En ella estaban implicados varios jefes militares, que al saber que habían sido descubiertos por el CESID desistieron de su plan y huyeron. Este plan fue descubierto al publico por Felipe González durante un mitin en 1997 pero sin dar más detalles sobre el mismo.
¿Qué habría sucedido si Alfonso Armada hubiera convencido a Tejero para que le dejase hablar con los diputados?¿Si Tejero le hubiera  permitido entrar en el Parlamento para ofrecerse como  la alternativa al Golpe en la forma de un gobierno de concentración? Lo más seguro es que hoy viésemos ese día con una óptica diferente y considerásemos a Armada como un salvador de la democracia y al monarca como el gran estadista detras de toda la operación. Los mismos políticos que el dia 24 portaban aquella pancarta en favor de la libertad y la democracia habrían sido los que , con su voto, habrían aprobado el gobierno de Salvación Nacional de Armada.

Cómo dije en mi anterior artículo, gran parte de lo que he recogido aquí procede de varias obras sobre el Golpe de Estado y en particular de “23-F, El rey y su secreto” de Jesús Palacios, que durante años ha mantenido entrevistas con todos los implicados en aquellos hechos. No me atrevo a pronunciarme sobre la exactitud de todas las afirmaciones , pero la lógica de los acontecimientos me llevan a pensar que , en efecto, el rey se hallaba al tanto de esta operación, que se realizó con su aprobación y sólo cuando se dio cuenta, tras la actidud de Tejero de no permitir la entrada al Parlamento a Armada, que iba a fracasar es cuando decidió dar marcha atrás, hacer publico el mensaje al pueblo y abandonar a aquellos militares que, sin embargo, decidieron mantenerse fieles al monarca y no declarar nada en el juicio acerca de la posición del rey ante el golpe. Un silencio que sigue hasta hoy, treinta años después de aquellos disparos que yo aún conservo en mi memoria como un recuerdo de una infancia ya lejana.

Momento en que guardias civiles bajo el mando de Antonio Tejero abandonan el Congreso de los Diputados por una de sus ventanas. La Operación De  Gaulle había fracasado . Era el mediodía del 24 de febrero. En el juicio que siguió Antonio Tejero, Milans del Bosch y Alfonso Armada serían condenados a 30 años de cárcel cada uno . Ninguno de ellos implicaría al rey

Lo cierto es que después de casi dos siglos de continuos golpes militares, donde los gobiernos y los reyes se movían al rtimo marcado por los generales, España ha experimentado su más largo período de estabilidad democrática de su azarosa historia, aunque con algunos de los males que provocaron la Operación De Gaulle manteniendo su vigencia, en especial el problema del nacionalismo que , como una espada de Damocles, amenaza la unidad de España. ¿Sabremos algún día toda la verdad de lo que sucedió aquel día?¿Hablará alguno de los implicados o mantendrán su silencio alrededor de la actuación del monarca? Como dijo el escritor español Enrique Jardiel Poncela “Historia es, desde luego, exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es exactamente lo que sucedió”