CUANDO LA VIDA NO ES UN VALOR RENTABLE

María Sklodowska, a la que reconocemos mejor con su nombre de casada, Marie Curie (1867-1934) , recibiría en 1903 el Premio Nobel de Física compartido con su marido Pierre Curie(1852-1906) y Henri Becquerel(1852-1908) “en reconocimiento de los extraordinarios servicios rendidos en sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación” y en 1911 recibía el Premio Nobel de Química “en reconocimiento de sus servicios en el avance de la Química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento”. Se había convertido en la primera mujer en recibir un Premio Nobel y en la primera persona en recibir dos premios Nobel en diferentes áreas, el de Física y el de Química, lo que la convertía en una de las grandes científicos del siglo XX. Pero Marie Curie era aún más que un gran científico, era un gran ser humano que no quiso patentar ninguno de sus descubrimientos, lo que la habría reportado grandes beneficios y permitió que fueran usados libremente por los demás científicos. Escribió “No podemos confiar en construir un mundo mejor sin mejorar a los individuos, ya que nuestro deber particular es el de ayudar a aquellos a quienes podemos ser útiles” y lo importante es que sus palabras fueron respaldadas con la forma en que actuó durante su vida, una vida que acabaría por una anemia aplásica causada por sus investigaciones que donó a la humanidad.
Muchos años después, entre 1986 y 1988 el investigador colombiano Manuel Elkin Patarroyo(1946) desarrollaba una vacuna sintética para prevenir la malaria. Su descubrimiento atrajo la atención de los grandes laboratorios farmaceúticos que se interesaron por adquirir la patente de la vacuna y llegaron a hacerle ofertas millonarias por ella. Sin embargo, Patarroyo no sólo no la vendió sino que la donó a la Organización Mundial de la Salud en 1993 para que pudiera ser fabricada y distribuida gratuitamente en los países afectados por la malaria que, en su mayoría, son países pobres donde la población no tendría dinero para pagar el coste de las vacunas, por muy bajo que este fuera.Por desgracia, la vacuna tenía una eficacia de sólo el 30% y en la actualidad no se está utilizando, aunque sería mejor esta protección parcial que ninguna, pero no resta nada al gesto de generosidad y altruismo de Patarroyo.  En una de sus conferencias  Patarroyo nos animaba a todos con estas palabras “Hagan su vida con base en unos sueños.Sueñen con todo lo que quieran.Luchen,porque lo único que le queda al hombre es su lucha. Al hombre no le queda el triunfo,no le queda derrota,no le queda dinero,no le queda el poder,no le queda nada.Lo único que le queda es la satisfacción de su lucha. Su existencia, sus circunstancias, son exclusivamente suyas. Háganlas únicas y excepcionales. Sueñen, sueñen todos los días”.

Albert Einstein dijo de Marie Curie  “De todos los personajes célebres, Marie Curie es el único no corrompido por la fama”. No buscaba la riqueza ni el prestigio sino dedicarse con pasión a lo que más amaba , que era la ciencia, pero también a hacerlo en beneficio de todos . Creía de verdad en sus palabras” La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones” y afirmaba que “La humanidad necesita hombres prácticos, que saquen el máximo provecho de su trabajo, y, sin olvidar el bien general, cuiden sus propios intereses. Pero la humanidad también necesita soñadores, para quienes el desarrollo desinteresado de una pasión sea tan cautivante que les resulte imposible dedicar su atención a su propio beneficio material.” No hay nada de malo en cuidar los intereses personales pero no podemos convertirlos en nuestra única meta. Trabajar por el bien común es también una forma de beneficiarnos nosotros mismos. Pero si entendemos la economía y las empresas como instrumentos exclusivos para lograr los máximos beneficios sin procurar que de alguna forma esos beneficios sean revertidos a la sociedad llegará el momento en que no habrá beneficios para nadie (imagen procedente de http://angelagaladicid.blogspot.com )

Las palabras y las frases hermosas lo son  mucho más cuando las pronuncian personas que han demostrado la grandeza de su espíritu con algo aún más bello que sus palabras, con su propia vida, con su forma de actuar, con la coherencia entre el pensamiento, la palabra y la acción. Y sientes una inmensa gratitud porque han dedicado su vida a luchar por los demás, a aliviar sus sufrimientos, a “ayudar a aquellos a quienes podemos ser útiles” como decía Marie Curie. Si , son personas en las que todos coincideremos que son admirables pero  han tenido que sortear muchos obstáculos para alcanzar el éxito en sus investigaciones precisamente por su generosidad , por no buscar el beneficio propio sino el bien común, unas palabras que parecen estar hoy fuera del mercado , no cotizan al alza en la Bolsa de valores de nuestras sociedades donde  reina el imperio de la productividad, de la maximización de los beneficios y de todos esos términos del lenguaje económico, en ocasiones tan oscuro y esotérico pero que condiciona y dirige el destino de nuestras naciones y de nuestras propias vidas. ¿Por qué estoy escribiendo hoy sobre esto? Ya se que hoy vuelvo a desviarme de los relatos de historia que constituyen los cimientos del Mentidero, pero hay ocasiones en que es necesario hablar sobre el mundo que nos rodea para, como nos dice Patarroyo, “que nos quede la satisfacción de la lucha”.

Europa vive sumida desde ya más de cuatro años en una interminable crisis económica que se inició con el estallido de distintas burbujas de especulación, como las hipotecas subprime en Estados Unidos o la burbuja inmobiliaria en España unida a la crisis de la deuda con la  que se financian los países y los problemas de muchas entidades bancarias. No voy a repetir aquí lo que ya he contado en muchas ocasiones en el Mentidero, todos conocemos como la crisis está siendo aprovechada para introducir una serie de recortes sociales que  nos dicen que son imprescindibles, como se exigen sacrificios a las clases medias y bajas de las naciones , como casi se llega a acusar a los ciudadanos de trabajar poco y ganar demasiado, como se quiere aprovechar la posición de debilidad de los trabajadores y las familias para que toda la sociedad acepte la perdida de derechos económicos y sociales que había costado conseguir doscientos años , como se amplia cada día la brecha que separa a una minoría acomodada de una mayoría que ya sólo tiene tiempo para trabajar , cumpliendo la afirmación del pintor norteamericano Willem de Kooning “El problema de ser pobre es que te ocupa todo el tiempo.”. Es mucho más sencillo manipular a la gente cuando apenas tiene tiempo para sí misma, para pensar sobre lo que está sucediendo y las consecuencias que tiene sobre su vida. ¿El camino que estamos siguiendo es el correcto?¿no hay otras alternativas?¿la vida del hombre debe someterse a la economía?¿y la alegría, y la felicidad, y los sueños, y la justicia, y la solidaridad, y la generosidad?¿valen algo?¿son rentables?

Los desempleados son las víctimas más evidentes de la crisis, pero hay otra víctima menos clara pero que afecta a nuestras sociedades, y es lo que el filósofo español José Antonio Marina define como encanallarse, es decir, cuando la sociedad acepta  como lo normal aquello que es indecente, cuando dejamos de escandalizarnos ante lo que sucede. En un artículo el filósofo cita al poeta Antonio Machado “Que difícil es no caer cuando todo cae” Las sociedades como las personas y como cualquier organismo vivo pueden estar sanas o enfermas y cuando están enfermas presentan síntomas como la desmoralización, la quiebra de la confianza y la ausencia de respuesta ante comportamientos indignos o injustos. La noticia que incluyo justo debajo de estas lineas es una de las más indignas y tristes que he podido leer en los últimos meses y , sin embargo, no hay ninguna respuesta de la sociedad . Cito de nuevo a Marina cuando escribe “Unos piensan que así es la naturaleza humana, otros que todo es consecuencia del sistema. Ambos grupos se instalan en un pesimismo escéptico que debilita al organismo social. Puesto que las cosas son como son y no tienen remedio ¿para que esforzarse?”  Pero no es así, no hay un único camino y nunca el escepticismo es la solución . No podemos permitirnos la indiferencia ante comportamientos indignos como el que relato más abajo, porque sino estos seguirán e irán cada vez más lejos  (imagen procedente de http://www.alertadigital.com )

Me pregunto cuantas personas habrán dispuesto de tiempo hoy para leer una noticia que me ha empujado a escribir este artículo. Nos lleva hasta Alemania, el país que es puesto como ejemplo por los economistas, el que marca las políticas que debemos seguir las demás naciones para mantener contentos a esos mercados que tienen mucha más fuerza que los votos de los ciudadanos, que imponen las reglas del juego sin que sepamos quienes son aunque si que persiguen , la máxima rentabilidad para sus inversiones. Alemania nos da ejemplo a todos de como ser austeros, de lo importante que es recortar unas prestaciones sociales que son inasumibles para el estado y nos muestra el éxito obtenido con sus cifras macroeconómicas. Sin embargo, hay cosas sobre las que las cifras, las cotizaciones en bolsa , los tipos de interés o el crecimiento del producto interior bruto no nos dicen nada, como por ejemplo de esta noticia que cito textualmente del periódico español “El Mundo”  con fecha de hoy  28 de marzo de 2012

“Casi un cuarto de millón de pacientes con demencia o en residencias de ancianos están siendo sedados no por prescripción médica , sino para ahorrar personal” Más adelante el artículo detalla un informe de la Universidad de Bremen que confirma el uso de drogas psicotrópicas  en los sistemas sanitarios y sociales de Alemania y recoge las palabras de uno de los autores del informe “El medicamento no es recetado por necesidad o para aliviar el sufrimiento del paciente, sino para poder organizar el funcionamiento de clínicas y residencias de la tercera edad con menos personal y así atraer a más operadores nacionales y en algunos casos incluso más ganancias” Cuando se ha denunciado la situación al Ministerio de Salud alemán, en lugar de abrir una investigación y proteger a este cuarto e millón de ciudadanos indefensos , se ha limitado a declarar “La medicación que recibe cada uno de los pacientes no es una decisión política sino que corresponde a los responsables médicos de cada uno de los centros”. Cuando escribo trato de alejarme de la demagogia y la subjetividad y espero no estar haciendo uso de ella si digo que esto me parece un síntoma grave de una sociedad que está perdiendo de vista lo único que de verdad importa, los seres humanos.

En una película italiana de 1979 titulada “Los viajeros del atardecer” los ciudadanos que alcanzaban la vejez debían abandonar la sociedad y retirarse a un exilio forzoso pues ya no aportaban nada a la sociedad, se convertían en un gasto. Entonces era ciencia ficción pero con comportamientos como los denunciados en los hospitales y clínicas alemanas, la nación más rica de Europa y espejo en el que se reflejan las demás naciones europeas tratando de imitar su funcionamiento y organización, hacen pensar que nos hemos olvidado de lo importante que es un ser humano y la dignidad con la que tiene que ser tratado. El sistema económico imperante está deshumanizando nuestras sociedades al medirlo todo en términos de valor económico, de rentabilidad, de precio y beneficio material. Un sistema injusto, que penaliza al más débil y contrario a todo valor moral y ético que no podemos aceptar con resignación como si fuera un destino inevitable. Como escribe José Antonio Marina, para combatir los comportamientos indignos , la corrupción y la injusticia hay una medicina “la repulsa social. El desprecio social, el aislamiento , el rechazo. Y ,en sentido contrario, el respeto , la admiración a quienes actúan éticamente “ Está en nuestra actitud cambiar las cosas (imagen procedente de http://www.noticiasdenavarra.com )   

Cualquier persona que lea esta noticia debería sentirse escandalizada ante el hecho de que personas ancianas y enfermas sean drogadas para que  no molesten y así pueda reducirse el personal que las atiende y hacer más rentables los centros médicos. Un ser humano no es una empresa, su vida no puede medirse con los mismos criterios que se utilizan para establecer el precio de las acciones en la bolsa, las vidas de las personas no se pueden declarar en quiebra porque ya no sean rentables. Si algo distingue al hombre de todos los demás seres es su humanidad, una  humanidad que nació cuando dejó de ver al otro como un medio y lo contempló como un fin en sí mismo. Por eso en las sociedades primitivas  no se asesinaba a los ancianos aunque ya no tuvieran fuerzas para cazar y trabajar en beneficio de la comunidad, sino que se les cuidaba y se les respetaba por la experiencia que atesoraban y porque antes ellos habían cuidado de sus hijos y ahora eran los hijos quienes devolvían aquellos cuidados a sus padres. Pero la lógica del mercado hoy nos diría que un anciano enfermo ya no es rentable, ya no es productivo y sólo causa gastos a la sociedad . Por lo tanto la decisión sería despedirlo de la vida.

Cuando oímos hablar a los grandes empresarios, hombres cuyas fortunas multiplican casi hasta el infinito los sueldos de sus trabajadores, nos dicen que el objetivo de sus empresas es crear riqueza para la sociedad y así fue en un tiempo, pero hoy ya no es así, hemos abandonado cualquier criterio moral y el objetivo de una empresa es crear riqueza para ella misma aunque para ello tenga que despedir a mas empleados  y reducir los salarios de los que aún trabajan . ¿Dónde está el beneficio para la sociedad?¿esos beneficios revierten de algún modo en la mejora de la vida de todos y no de unos pocos? Aunque un trabajador haya dedicado décadas a su empresa, aunque haya hecho todos los sacrificios que le han exigido, aunque haya sido honrado y profesional , cuando los criterios económicos no lo consideren útil prescindirán de él como están prescindiendo de esos ancianos que hoy yacen drogados en las camas de los hospitales. ¿Y mañana? ¿no pensaremos que es muy costoso mantenerlos con vida aunque estén drogados?¿no sería más rentable una eliminación rápida que reduciría aún más los costes de los centros sanitarios?

En diferentes ocasiones he citado en el Mentidero a Christian Felber y su Teoría del Bien Común, un modelo alternativo tanto al sistema capitalista como a la economía planificada de las naciones socialistas. Felber propone que la economía se rija por unos valores éticos y humanos como la  confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad  y la compasión . La economía no puede dejar al margen ni a los seres humanos ni al medio en el que viven , que es justo como hoy se está actuando, convirtiendo a la economía no como un medio para vivir mejor sino como un fin al que hay que sacrificar todo lo demás con el resultado de construir sociedades cada vez mas injustas y empobrecidas. Como dije en su momento puede no ser la solución, pero es una alternativa. Necesitamos alejarnos de la visión única de la realidad en la que nos encontramos para hallar otras respuestas , otros caminos que nos devuelvan a una sociedad mejor. Es posible, disponemos de medios científicos y tecnológicos como nunca antes hemos tenido pero hay que transformar la forma en que estamos pensando 
(imagen  procedente de http://permatelemaiz.files.wordpress.com )

Si, ya se que estoy llevando a este razonamiento hacia un extremo pero es necesario para que nos demos cuenta del camino que estamos siguiendo, de la deshumanización hacia la que nos dirigimos  cuando sometemos todo a criterios económicos. No tengo más que mirar a mi alrededor, a personas muy cercanas a mi  para verles angustiados, sin tiempo para nada de aquello que hace la vida hermosa. No hay tiempo para leer, para disfrutar de una mañana de sol, para mantener una conversación que no gire sobre los problemas económicos y del trabajo, siempre con la incertidumbre de lo que pasará mañana con el empleo, si habrá dinero para pagar las facturas . Hoy , que disponemos de unos conocimientos científicos y unos avances tecnológicos como nunca ha conocido la humanidad, cuando disponemos de los medios para cambiar las cosas y crear un nuevo modelo de sociedad, estamos sacrificando la vida irrepetible de millones de personas en el ara de un sistema económico obsoleto, que prima el beneficio sobre la naturaleza humana. ¿Cómo se puede tasar  la vida de una sola persona? Tu, que me lees ahora, eres insustituible y tu vida es irrepetible. Cuando tu y yo lleguemos al final de nuestras vidas  no nos quedará nada, como decía Patarroyo, ni dinero, ni poder, ni propiedades, nos quedará lo que hayamos vivido, pensemos si esta es la vida que queremos para nosotros, para las personas que amamos y para las nuevas generaciones.

El Diccionario de la Lengua Española define el altruismo como la “diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio” y no puedo imaginarme nada más opuesto a la forma en que funciona nuestra sociedad dirigida por un sistema económico que sólo entiende de rentabilidad y ¿cómo considerar rentable hacer algo que incluso nos puede suponer un perjuicio a nosotros? ¿los defensores de este sistema habrían donado la vacuna  de la malaria como hizo Patarroyo o las investigaciones sobre la radiactividad como hizo Curie ? ¿quién va a cuidar de los más débiles, de los marginados, de los que no han  tenido la fortuna de ocupar su puesto en la pirámide del sistema?¿que valor tendrá la vida de un anciano, de un refugiado subsahariano, de un niño de Bangladesh o de un hombre sin estudios?¿qué terminará haciendo el sistema con todos los que no son  rentables y no producen beneficios? ¿Exagerado? Por supuesto que es lo que yo pienso, no soy una persona de talento ni de gran inteligencia, pero no creo que el camino que estamos recorriendo sea el correcto, nunca una vida humana puede medirse por criterios económicos y es lo que estamos haciendo, y el ejemplo de los ancianos alemanes y el silencio de la sociedad ante la noticia alemana    es sólo una muestra de hacia donde nos dirigimos  si no nos esforzamos en cambiar  la filosofía de vida de  nuestras sociedades.

El filósofo José Antonio Marina, al que he citado ya en varias ocasiones en este artículo, considera que una de las soluciones para modificar la realidad actual dominada por la corrupción, la perdida de confianza de la sociedad y la desmoralización y escepticismo que parece extenderse es desarrollar el pensamiento crítico, es decir, pensar , razonar, distinguir lo que es bueno y lo que es malo, lo estúpido de lo inteligente , reflexionar. Y ,sobre todo, y le cito textualmente,  “defender un marco ético. Lo mejor que se nos ha ocurrido para asegurar el progreso y la convivencia justa es un sistema con cuatro instituciones: democracia, tecnología, racionalidad científica y merado libre. Pero dejadas a su propia dinámica pueden ser destructivas para el ser humano. La ciencia no tiene nada que decir sobre la ética; la tecnología carece de la noción del bien y del mal;el mercado dejado a su propia dinámica conduce al monopolio y el abuso y la democracia no puede ser eficaz si no se somete a valores éticos fundamentales. La democracia debe basarse en la virtud de los ciudadanos” No podemos cimentar nuestra sociedad sólo en valores económicos (imagen procedente de http://equanima.org)

Decía el que fuera presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy que ” Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos.” Estoy convencido que es a través de la búsqueda del bien común como podremos beneficiarnos todos, los sistemas egoístas terminan devorándose ellos mismos , como un depredador que después de haber cazado todas las presas ya no le queda nada por comer y termina comiendo su propia carne. El camino no es acaparar cada vez más riquezas de una manera indefinida, base del sistema capitalista, sino procurar que todo el mundo pueda disfrutar de una parte de esa riqueza aunque ello suponga reducir la nuestra . No , no estoy diciendo que nos convirtamos en santos y entreguemos nuestras propiedades, sino que una vez alcanzado un determinado nivel de beneficios el resto revierta a la sociedad . Al final veríamos como el altruismo revierte en beneficio de todos, pero eso exige un cambio absoluto en la forma que tenemos de plantear la vida . Gandhi lo expresaba con mayor claridad “Todo lo que se come sin necesidad se roba al estómago de los pobres”. No podemos permitirnos noticias como la esos ancianos dormidos con drogas, no es justo y, sobre todo, no es humano y disponemos de los medios para que las cosas no sean así, no es una utopía y yo creo que merece la pena luchar por ello, porque la vida es el mayor valor rentable.Y pido perdón a mis lectores habituales por haberme alejado dos días de los temas históricos que retomaré mañana, a veces es necesario expresar las emociones que despiertan los sucesos que se desarrollan en el presente. Y como decía un lema de los años sesenta del pasado siglo “dejemos el pesimismo para tiempos mejores” 

LA NUEVA SERVIDUMBRE Y EL DECLIVE DEL CAPITALISMO

En el Diccionario de la Lengua Española se define la palabra siervo como “Esclavo de un señor.” y también como el “Nombre que una persona se da a sí misma respecto de otra para mostrarle obsequio y rendimiento.”. La servidumbre y los siervos es una figura característica de la Edad Media , la época feudal en la que los campesinos vivían vinculados a su señor feudal, que era dueño de sus tierras y para el que trabajaban en condiciones muy próximas a la esclavitud a cambio de la protección que la fortaleza del noble les pudiera proporcionar en el peligroso mundo medieval. Jurídicamente se trataba de un hombre libre pero no podía abandonar la tierra para trabajar en otro lugar sin el permiso de su señor, estaba obligado a tomar las armas cuando su señor se lo ordenase y debía entregarle una parte importante de sus cosechas además de estar sometido a su autoridad jurídica, fiscal y política. Si nacías siervo morías siervo, no había posibilidad alguna de elevarse en la pirámide social y tus hijos serían también siervos, pues la miseria y la esclavitud se heredaban. Cierto, eran hombres libres, pero sólo sobre el papel porque en el papel comenzaba y acababa esa libertad.
Había decidido no volver a escribir sobre la situación económica que estamos atravesando ya que he escrito diferentes artículos a lo largo del año pasado e incluso en este del que apenas llevamos mes y medio, pero es difícil mantenerse al margen de los acontecimientos cuando afectan directamente a la sociedad en la que vives, cuando observas el deterioro continuo de las libertades, de las conquistas sociales , de la justicia que tanto tiempo , esfuerzo , sacrificios y lucha se necesitaron para convertirlos en un bien para toda la población y que ahora  desaparecen ante nuestros ojos y con la actitud resignada de sociedades que parecen aturdidas, como si no comprendieran realmente lo que está sucediendo y lo que significará para nuestro futuro. Si, estoy hablando de la tan manida crisis económica que parece cebarse en esta ocasión con más fuerza en Europa que en el resto del mundo, aunque la ruina de Europa afecta a todo el planeta porque no es sólo el fracaso de un continente, es el fracaso de todo un sistema de organización social y económica.

Después de cuatro años de crisis económica, de decenas de reuniones y cumbres de la Unión Europea, el resultado que han ofrecido las supuestas soluciones de los gobiernos europeos han traído consigo el inicio de un nuevo periodo de recesión, como podemos ver en el gráfico de la izquierda, donde en el cuarto trimestre  la Eurozona entra en un porcentaje negativo de crecimiento, el 0,3%. Y las medidas de austeridad que se centran particularmente en reducir los salarios de los trabajadores, en incrementar la presión fiscal y lo que denominan flexibilizar el mercado laboral, que no es otra cosa que facilitar a las empresas el despido de los trabajadores  sólo han conseguido reducir aún más la actividad económica. Si no sabes si mañana estarás trabajando, si trabajas por un sueldo muy bajo o has pasado a formar parte del creciente número de desempleados, no puedes comprar más allá de lo indispensable para vivir, si no consumes las empresas se arruinan , cierran y se incrementa el paro . Un circulo vicioso en el que se encuentra el país desde donde escribo, pero que afecta en mayor o menor medida al resto de la Unión Europea . El capitalismo se está asfixiando a sí mismo (imagen procedente de http://www.publico.es )
Hoy se han dado a conocer los datos de crecimiento del último trimestre del año 2011 de los diferentes países que integran la Unión Europea y casi todos ellos, excepto Eslovaquia, Letonia, Bulgaria, Hungría y Francia  son negativos. Desde hace meses, por no decir años, estamos recibiendo mensajes de que es necesario recortar gastos y  prestaciones sociales, reducir los sueldos, eliminar garantías que protegían al trabajador de los abusos que pudieran cometer los empresarios, se pone en cuestión la gratuidad de la educación y la sanidad, se propone limitar el derecho de huelga y lo mejor de todo, se afirma que todas estas medidas no son solo necesarias sino que se lleva a cabo por nuestro bien, para que tengamos un futuro. Después de transcurridos cuatro años enteros y entrando en el quinto año de la recesión el panorama no puede ser más desolador. Hablando desde el país en el que vivo, España, nos encontramos con una cifra de desempleo que se encamina hacia los seis millones de personas , con un 47% de desempleo juvenil, con miles de familias desahuciadas , sin hogar , con personas mayores que ya no tienen esperanza de encontrar trabajo, con los comedores sociales llenos, con más de un millón de hogares donde no entra ningún ingreso al mes.
Pero si esta es la situación de España no muy diferente, incluso peor, es la de otra antigua nación europea, Grecia. Y lo mismo sucede con Portugal , necesitada de lo que llaman “rescate” , rescates que como ya he dicho en otras ocasiones, no son rescates, sino secuestros, porque el dinero que prestan las naciones de la Unión Europea no es para la gente que lo está pasando mal en Grecia, porque eso es lo que yo entiendo como un rescate, no, ese dinero se está usando para que paguen deudas a sus acreedores al mismo tiempo que tienen que seguir endeudandose para continuar funcionando. Se exige a los pueblos de estos países que se sacrifiquen, que reduzcan salarios, derechos sociales porque lo primero es pagar esas deudas contraídas por el estado y derivadas de una mala gestión . De momento ninguna de las medidas que se han tomado han demostrado eficacia alguna excepto la de empobrecer a los ciudadanos hasta llevarles , en muchos casos, a situaciones limites. Pero son tantas las noticias que llegan cada día que la sociedad parece haberse perdido, no entender lo que está sucediendo y termina por aceptar lo que le imponen , resignada porque le dicen que no hay otro camino.

Imagen del pasado 13 de febrero, cuando el Parlamento griego se hallaba reunido para  votar la aceptación de las nuevas medidas de recorte social en Grecia. Entre 60.000 y 100.000 personas se manifestaban con gritos contra el gobierno, el Fondo Monetario Internacional o la canciller alemana Angela Merkel. La deuda de Grecia desde el momento en que fue intervenida por primera vez hasta ahora ha crecido en casi 100.000 millones de euros . El dinero del rescate será empleado para pagar los intereses de esta colosal deuda . Llegados a este extremo habría que reflexionar sobre que es más importante, si las personas o las deudas financieras, porque en su nombre se van a sacrificar el bienestar de millones de personas. Grecia cometió muchos errores, engaño sobre sus cifras económicas auténticas, pero creo que para todo hay un límite y la vida de un hombre siempre será más importante que el pago de una deuda  (imagen procedente de http://peru21.pe )

Nos hablan de una crisis de deuda, porque los estados han estado funcionando a base de créditos, y cuando los créditos vencen no se abonan las deudas sino que se pagan los intereses y siguen endeudandose. En otras ocasiones ya he puesto el ejemplo de una familia que pide un préstamo y cuando este llega a su vencimiento pide un nuevo préstamo para financiar el pago de los intereses del primero y contar con dinero para seguir viviendo y así continua,  pero cada vez acumulando más deuda. Ahora en Europa se está dando una situación paradójica. El Banco Central Europeo está prestando a los bancos europeos dinero al 1% de interés, dinero que estos mismos bancos están utilizando para comprar las deudas de los estados con un 4% de interés embolsándose la diferencia como beneficio . Se presta , los bancos se endeudan y con esta deuda compran más deuda . Un castillo de créditos, donde el dinero no se basa en la producción, en nada tangible. Pero las deudas contraídas por el Estado ahora la tienen que pagar los ciudadanos, a los que le  recortan sueldos y prestaciones sociales. Y cuanto menos gana el ciudadano menos puede comprar, lo que hace que cierren más empresas, se incremente el paro y aumente la pobreza. Y mientras los bancos están haciendo negocio con los intereses de la deuda que nos ahoga. La asfixia del capitalismo

Yo me pregunto , las personas que toman las decisiones ¿saben que significa vivir con salarios que no permiten no ya ahorrar, que se ha convertido en una quimera, sino ni siquiera llegar al final del mes ?¿saben que es el temor de no saber si dentro de quince días tendrás trabajo?¿saben que es dormir por las noches pensando que a la mañana siguiente pueden desahuciar a tu familia?¿saben que es la desesperación de un hombre o una mujer de cincuenta años que ve el mundo laboral cerrado?¿saben que es no tener nada el día veinte de cada mes y tener que acudir a un comedor social para que tu o tus hijos puedan comer algo?¿de verdad creen que sin conocer el sufrimiento de la gente tienen autoridad moral para exigirles nada? Porque solo desde la ignorancia más absoluta de este sufrimiento puedo entender que se ofrezcan como soluciones los recortes de salarios miserables que apenas dan para vivir en la caras sociedades europeas,  que concedas un poder casi absoluto al empresario sobre el trabajador cuando este apenas tiene ya fuerzas para defender sus derechos ante la amenaza del despido. La prioridad del Estado  debería ser siempre el amparo de sus partes más débiles,de los que menos recursos tienen y no reforzar las posiciones de los que ya disfrutan de privilegios consolidados.

España es en estos momentos el país de la Unión Europea con una tasa de desempleo más alta, próxima ya al 23%, con un 47% de desempleo juvenil. Al no disponer de industrias alternativas al margen del turismo y del sector inmobiliario, este último sin actividad alguna España no tiene capacidad para generar puestos de trabajo. Pero si esta situación afecta ahora más a España no dejará de suceder en el resto de países cuando la competencia de gigantes como India y China, que producen en gran cantidad y a costes muy bajos , obliguen a las empresas europeas o a deslocalizarse y establecer sus centros en Asia o África o a reducir costes despidiendo empleados y reduciendo salarios . Eso empobrecerá la población y reducirá el consumo, sumiendo a las naciones europeas en una espiral de difícil salida , porque además el empobrecimiento de Europa repercutirá en los países que nos venden nuestros productos. Esta todo conectado y si una pieza cae las demás pueden ser arrastradas por ellas. Aún superando esta crisis momentaneamente, al no enfrentar ninguno de los retos como el cambio del clima, la escasez de materias primas y de agua la crisis de verdad no tardaría en llegar (imagen procedente de http://economia-eficiente.com

La profunda perversidad de esta crisis radica en que son los ciudadanos normales, las personas que cada día se levantan a trabajar con la esperanza de no perder ese empleo que le da de comer y le permite pagar su casa y mantener a su familia, son ellos los que están pagando la codicia, el afán de ganar siempre más, de crecer indefinidamente de entidades financieras, de las grandes multinacionales, de los fondos de inversión . Mientras los ricos incrementan su riqueza lo que se consideraba clase media o trabajadora se desliza hacia la pobreza , involucionando hacia tiempos que parecían ya olvidados y superados.¿Sacrificios? El sacrificio puede tener un sentido si hay un objetivo que alcanzar, si se lucha para mejorar pero ¿que sentido tiene el sacrificio para los ciudadanos en la situación actual? Porque el problema no es coyuntural , es un problema del sistema. ¿Por qué no ponen en cuestión que no podemos seguir con una política basada en el crecimiento ilimitado de los beneficios empresariales? Nos dicen que hay que ser competitivos , pero para competir con China o con la India habría que vivir como allí, donde aún millones de personas viven en la miseria alimentando con su esfuerzo la producción de productos más baratos que los que se hacen aquí, es decir, hablando en el lenguaje económico, son más flexibles y más competitivos. ¿Es la miseria global lo que nos proponen?
Esto es lo que decía el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, en el año 2008, cuando la crisis había dado su primer coletazo “La crisis financiera por la que pasamos no es la crisis del capitalismo, es la crisis de un sistema que se ha alejado de los valores del capitalismo, que en cierto modo los ha traicionado”, hacia un “llamamiento a Europa a reflexionar sobre lo que está sucediendo” y afirmaba “La competencia es un medio, no un fin”. Cuatro años después no se ha refundado el capitalismo sino que el capitalismo a refundado las democracias, ha convertido la voluntad del pueblo, la voz que tendría que gobernar en una democracia los destinos del país, en poco más que nada. Nada es lo que importa lo que pensemos los ciudadanos, nada es lo que vale nuestras protestas o manifestaciones, porque la política, las leyes , el gobierno es impuesto no por los gobiernos elegidos libremente en las elecciones sino por esos entes abstractos que llamamos mercados.  Son los mercados los nuevos señores feudales y nosotros sus siervos.

TEORÍA DEL DECRECIMIENTO ECONÓMICO

Esta es una conferencia del escritor español y profesor de Ciencias Políticas Carlos Taibo(1956) donde desarrolla la teoría del decrecimiento económico , definida así por el economista francés Serge Latouche (1940)  la consigna del decrecimiento tiene como meta, sobre todo, insistir fuertemente en abandonar el objetivo del crecimiento por el crecimiento”. Busca armonizar la sociedad con el ecosistema, con el planeta, disminuyendo el consumo y el crecimiento económico. Como siempre digo, no afirmo que esto sea una solución, no soy economista, pero es un camino ¿por qué al menos no plantearlo? Creo que os puede interesar y , al menos, ayuda a reflexionar sobre muchas de las ideas que nos presentan como únicas e incuestionables . Por mi parte no estoy de acuerdo con algunas de sus afirmaciones y propuestas pero en todo caso es un camino valioso y distinto

El político indio Sri Pandi Jawaharlal Nehru(1889-1964) dijo en una ocasión “Si no se controlan, las fuerzas de una sociedad capitalista tienden a hacer más ricos a los ricos, y más pobres a los pobres” Durante décadas esto ha  sido así pero en la acomodada y rica Europa no nos dábamos cuenta porque nosotros eramos los ricos mientras que muchas naciones en África, Asia y América eran los pobres con cuyo trabajo mantenían nuestro bienestar. Si, de ellos extraíamos los recursos necesarios y también la mano de obra barata con la que fabricar productos pagando a los trabajadores sueldos miserables y vendiendo esos productos a precios multiplicados muchas veces dando a las empresas occidentales unos jugosos beneficios. Pero el problema de la ideología capitalista más radical es que siempre necesita más beneficios y de esta forma empresas que eran y son rentables, que dan ganancias, siguen reduciendo costes y eliminando puestos de trabajo porque quieren incrementar los beneficios o se trasladan de Europa a otras naciones , lo que llaman deslocalización, donde pagan menos impuestos, producen más barato y explotan más a los trabajadores locales.

Pero esta espiral de producir más barato, con costes laborales más bajos para aumentar el rendimimento no puede ser infinita, porque llega el momento en que has despedido a tanta gente y los que trabajan cobran salarios tan bajos que ya no pueden comprar tus productos. Estas dividiendo la sociedad en lo que ya avisaba Sri Pandi Jawaharlal , unos ricos cada vez más ricos y una gran masa de pobres. Kofi  Annan(1938), quién fuera Secretario General de la ONU, afirma que “Hoy en día, el capitalismo de mercado no tiene ningún gran rival ideológico; su mayor amenaza proviene de su propio interior. Si no puede promover la prosperidad y la justicia no habrá triunfado”. Basta mirar alrededor, a los mil millones de personas amenazadas por el hambre en el planeta, a la explotación de la mano de obra barata , en particular de niños y mujeres, en Asia,África y América, al retroceso de los derechos sociales y laborales en Europa y , no podemos olvidarlo , al deterioro de los recursos naturales del planeta incapaz de sostener el ritmo de consumo de nuestras sociedades, para concluir que el sistema capitalista tal como está concebido ha fracasado, pero los que se benefician de sus desequilibrios e injusticias no asumirán este fracaso. Como dijo en su tiempo el rey francés Luis XV(1710-1775), “Después de mí el diluvio” y en 1793 a su sucesor en el trono, Luis XVI, le cortaron la cabeza durante la Revolución Francesa

TEORÍA DE LA ECONOMÍA DEL  BIEN COMÚN

Los que siguen este blog ya habrán visto este vídeo, pero vuelvo a adjuntarlo porque ahora mismo ´, junto con la economía del decrecimiento, sería otro de los caminos alternativos que está teniendo una mayor difusión y , personalmente, la que me parece más atractiva

Nadie parece preguntarse ¿que pasará cuando agotemos los recursos del planeta?¿qué sucederá cuando no haya agua suficiente para todos, ni comida, ni combustibles?¿qué solución se dará al cambio climático al que estamos contribuyendo cada día en un mundo organizado sólo para producir y consumir siempre a un ritmo creciente?¿creen de verdad que es posible el crecimiento infinito en un mundo de recursos limitados? El capitalismo tal como  está diseñado nos llevará no solo a la miseria de la mayor parte de la población, sino a un desastre ecológico, al hambre y , posiblemente, a múltiples guerras por los recursos minerales, alimentarios y energéticos. Si lo pensamos detenidamente somos lo más parecido a un pollo corriendo sin cabeza, movido por impulsos nerviosos, pero sin ojos para ver a donde vamos. En esta crisis nos jugamos más que el bienestar social, nos jugamos el futuro de las próximas generaciones.El planeta seguirá , no se va a destruir, tampoco la humanidad va a desaparecer , pero si no cambiamos nuestra forma de vivir, si no sustituimos el capitalismo que dirige nuestras sociedades por otra forma de organizarnos diferente, donde no sea el beneficio propio sino el bienestar común el que guíe nuestra política y las decisiones que se tomen en adelante, estaremos caminando hacia un futuro sombrío , donde la lucha no será ya por los derechos sociales sino por la supervivencia.

 Ya se que algunos de los que me leáis pensaréis que todo esto es casi un desvarío, un escrito demagógico y catastrofista. En el Mentidero siempre evito los extremos, los alarmismos y las tesis catastrofistas, pero desde mi punto de vista, y ojalá que este completamente errado, estamos caminando hacia ese futuro. La esperanza es que siempre podemos cambiarlo, está en nuestras manos, pero para eso hay que reaccionar , hay que apoyar a las personas que tienen pensamientos que se apartan de la corriente principal , que ofrecen soluciones nuevas y no basadas en un sistema que fue valido en el siglo XIX y XX , pero que en un mundo con siete mil millones de habitantes, ya no es sostenible. Y no quiero decir con ello que haya que erradicar el capitalismo, no se trata de eliminarlo, sino de transformarlo, de cambiar la forma de ver la economía, no supeditando nuestra existencia a ella sino convirtiéndola en una aliada , en una herramienta que nos permita vivir mejor, alcanzar un mayor nivel de justicia e igualdad y para ello hay que abandonar el concepto de beneficio sólo en términos económicos, las empresas no pueden basarse sólo en crecer sin limites igual que nuestras sociedades, esa forma de pensar  era viable hace 100 años , incluso hace cincuenta, pero no ahora con siete mil millones de habitantes. El mundo se nos queda pequeño y de momento no podemos trasladarnos a otro para seguir creciendo.

Ni Angela Merkel, canciller alemana, ni Nicolás Sarkozy , ni ninguno de los dirigentes europeos o de otras naciones ha planteando una alternativa al sistema actual aunque es evidente que no funciona y que de seguir así el capitalismo está condenado a morir de éxito, porque el crecimiento que propone va unido al agotamiento de los recursos y necesita de mano de obra muy barata para poder seguir aumentando sus beneficios y cuando esto no es suficiente procede a reducir el número de trabajadores , con el resultado final de un empobrecimiento general que terminará por impedir que siga creciendo. Y no estoy entrando en cuestiones ideológicas de izquierdas y derechas, supera ese debate porque el medioambiente que estamos agotando no entiende de ideas políticas  (imagen procedente de http://www.elpais.com )

Hace menos de un mes publiqué un artículo sobre la Economía del Bien Común del austríaco Christian Felber(1972), otra forma diferente de enfocar el problema de la crisis, una visión que se sale del camino recorrido por todos los gobiernos y que nos llevan a un callejon sin salida porque sin cambiar las bases por las que funciona el capitalismo, aunque momentaneamente logremos superar esta crisis, los problemas seguirán sin ser resueltos y en poco tiempo la bomba de relojería en que se van a convertir las sociedades estallará, si antes no se acelera el cambio climático y es la propia naturaleza la que nos forzará un cambio que así será mucho más traumático. No se si la economía del bien común, o la teoría del decrecimiento que otras veces he expuesto en el Mentidero son soluciones factibles, si pudieran valer como soluciones parciales, pero al menos son un ángulo distinto desde el que afrontar los problemas que nuestros líderes no están afrontando. No podemos resignarnos al pensamiento único que nos proponen, no hay una sola salida que pasa por la injusticia y el empobrecimiento. Como escribió el novelista argentino Ernesto Sabato “Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse”. Hay otros caminos , escuchemos a los que los proponen y no nos resignemos porque tenemos una responsabilidad con nosotros mismos y con las generaciones que  vendrán después de nosotros

PENSAMIENTO DIVERGENTE Y LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN

Siempre me ha gustado la lectura de los periódicos porque permiten analizar  las noticias , reflexionar sobre ellas escapando de la creciente superficialidad de los informativos de televisión, donde se busca más el titular que el contenido y explicación de la noticia, de las causas que la han originado y de las consecuencias que puede tener. Además, en estos informativos, en los que ocupan cada vez más minutos temas intrascendentes , mientras se hurta a la audiencia las informaciones que son de verdad importantes, que influyen en nuestra vida y en nuestra sociedad ,  se evita plantear preguntas, cuestionar las informaciones,se aportan datos inconexos que impiden que la gente comprenda en profundidad lo que se les está diciendo. Por desgracia, debido al ritmo de vida de la mayoría de la población, es la televisión el único medio a través del cual acceden a las noticias recibiendo una imagen sesgada, simple y falsa del mundo, de sus problemas y de las posibles soluciones. Algo muy peligroso,  porque los medios de información no son independientes, pertenecen a grandes grupos empresariales que tienen la capacidad de orientar el pensamiento de naciones enteras.
Ya es un tópico escribir que vivimos en un mundo globalizado en el que predomina un tipo de pensamiento único, un pensamiento difundido a través de estos medios.Es un tópico, pero es un tópico real. Cuando nos encontramos inmersos en una crisis que afecta a todos , no sólo a Europa, sino a todo el planeta en mayor o menor medida, cuando se insiste en unas soluciones a esa crisis que van dirigidas a un incremento de las desigualdades sociales, del empobrecimiento de la sociedad y de la pérdida de derechos fundamentales , ya no sólo la sanidad o la educación, sino de otros derechos que supondrán finalmente una pérdida de libertad y de justicia , cuando la vida de cientos de millones de personas parece determinada por un sistema económico que nos ofrecen como el único posible, es necesario detenerse un momento y pensar, esa actividad de la mente de la que el empresario norteamericano Henry Ford decía “Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen.” Y  quizás por eso hay muchos interesados en que no lo practiquemos.

El psicólogo maltés Edward De Bono fue el creador, en 1967, del término pensamiento lateral o pensamiento divergente que se basa en observar un problema desde diferentes puntos de vista y no encerrarnos en una única respuesta, sino tener la mente abierta para aceptar que para una única pregunta puede haber múltiples respuestas, algo que no nos enseñan en el colegio, donde no se aprende a pensar, sino que nos enseñan a memorizar respuestas correctas que no se ponen en cuestión, ahogando así la creatividad de la mente (imagen procedente de http://nuriasol.wordpress.com )

El psicólogo y escritor maltés Edward De Bono(1933) publicaba en 1967 un libro titulado New Think: The Use of Lateral Thinking “, que podría traducirse como “Nueva forma de pensar: el uso del pensamiento lateral”  que De Bono concibió como una alternativa al pensamiento lógico. Este último, el pensamiento lógico,  busca siempre la respuesta más lógica, una sola, para un problema concreto. Si , por ejemplo , alguien me pregunta para que sirve un cuaderno la respuesta lógica es “para escribir en él”. Bono nos dice que hay otra forma de pensar, el pensamiento lateral o pensamiento divergente que se encargaría de hallar ideas que se salen fuera del pensamiento lógico, busca soluciones diversas para un único problema , es un pensamiento creativo. Una persona que utilizara esta forma de pensar tendría más de una respuesta a la pregunta de para que sirve un cuaderno. Además de para escribir me sirve para taparme la cara y evitar que el Sol me ciegue con sus rayos, para emplearlo como arma arrojadiza, para enrollarlo y usarlo como una espada de juguete, para abanicarme, para ponerlo sobre mi cabeza y evitar mojarme el pelo cuando llueve. No soy una persona con una mente brillante, pero alguien con verdadera inteligencia podría hallar decenas de utilidades.
Eso es el pensamiento divergente, una forma de pensar abierta a diferentes alternativas, a distintas soluciones y puntos de vista, creativa e innovadora , flexible y capaz de adaptarse a condiciones cambiantes y analizar opciones sin excluir ninguna. Para ello es necesario desarrollar la imaginación que nos permite contemplar un problema desde distintos ángulos, y, por supuesto, saber hacernos las preguntas precisas para no dejar que la mente divague sin llegar a ningún puerto. Eso requiere un entrenamiento, aprender a pensar y eso se puede enseñar, pero ¿nos enseñan a pensar?¿interesa que aprendamos a pensar? Hace unos días vi un vídeo de una  conferencia del autor británico Sir Ken Robinson(1950), al que ,por mi ignorancia, no había oído hablar de él. Robinson es un experto en temas que guardan relación con la educación y la calidad de la enseñanza que recibimos en las escuelas y también en la aplicación en el sistema educativo de las tesis del pensamiento creativo o divergente .

Con la dinámica de los seis sombreros Edward  De Bono nos explica como funciona el pensamiento lateral o divergente. Cada uno de los sombreros de diferente color representa distintas formas de pensar, distintas maneras desde las que se puede observar y afrontar un problema o una pregunta. Si nos vamos poniendo cada uno de los sombreros obtendremos diferentes perspectivas , no una sola. Pero para desarrollar esta habilidad hay que aprender a pensar , y eso no se enseña hoy en nuestras escuelas , donde el pensamiento lógico se impone al pensamiento divergente, ahogando la creatividad (imagen procedente de http://creamiguelaventy.blogspot.com )  
En la conferencia, que os adjunto en este artículo, Ken Robinson miraba al pasado buscando el origen de la actual educación publica, una educación que nacía en el siglo XVIII como consecuencia de la aplicación de los ideales de la Ilustración y su fe en la razón humana, la igualdad y la libertad, valores que serían exaltados por la Revolución Francesa de 1789, el siglo en el que nació también la “Enciclopedia” y se impulsó el desarrollo de la enseñanza pública como un derecho que debía extenderse a toda la población. Como nos dice Ken Robinson, esto no fue recibido bien por muchos, en particular por los empresarios y las clases más acomodadas que afirmaban “No es posible que muchos niños de la calle y de las clases obreras se beneficien de la educación pública, no son capaces de leer y escribir ¿por qué estamos malgastando el tiempo en esto?” Si, ¿por qué malgastar el tiempo para que la gente pueda aprender , leer libros y descubrir el mundo en el que vive? En su ignorancia era mucho más fácil imponerles jornadas laborales de16 o de 18 horas, obligar a trabajar a niños y pagar sueldos miserables.
Después de vencer muchas resistencias , la enseñanza pública se extendió y a lo largo de todo el siglo XIX , a medida que el nivel de educación se incrementó  también lo hicieron las reivindicaciones sociales al ser conscientes de que estaban siendo explotados. La educación hizo más libre a la sociedad, libre para decidir sobre su futuro. Fue un largo proceso que no se completaría hasta el siglo XX, pero las bases se establecieron hace dos siglos. Pero el problema es que el sistema educativo del siglo XVIII se sigue usando hoy en día, no ha evolucionado en lo básico pero el mundo es mucho más complejo y la enseñanza no ha sabido adaptarse a ello. Robinson denuncia como nuestras escuelas se han convertido en una especie de fábricas de estudiantes, donde en lugar de estimular la capacidad creativa e innovadora de los alumnos se les anestesia con una forma de enseñar nacida en la Revolución Industrial donde más que estudiantes, parecen elementos de una linea de producción.

VÍDEO “CAMBIANDO  PARADIGMAS” SOBRE EL PENSAMIENTO DIVERGENTE DE KEN ROBINSON

Dura once minutos , es muy ameno y creo que lo encontraréis muy interesante, pues explica el pensamiento divergente con mucha mayor claridad y agudeza de la que yo he sabido transmitir y nos desvela el problema de nuestro sistema educativo, que no nos enseña a pensar en un mundo mucho más complejo que el mundo donde se originó el concepto de enseñanza que hoy utilizamos, el mundo de la Revolución  Industrial del siglo XVIII  . Una forma de enseñar que ahoga la creatividad y la capacidad de innovar de nuestras mentes.

No se enseña a pensar . Se ofrece una única respuesta válida a los problemas , una respuesta que hay que aprender de memoria para aprobar el examen, ahogando toda la capacidad creativa de la mente del niño. En la conferencia Robinson pone el ejemplo de una prueba que se hizo a 1500 niños para valorar su capacidad creativa. Esta prueba se fue repitiendo con los mismos niños en periodos de cinco años para comprobar la evolución de su creatividad. Si antes de los cinco años el 90% de los niños daban niveles altos de creatividad, apenas diez años después esta cifra se había reducido por debajo del 50% y seguía dismimuyendo. ¿Cuál es la consecuencia de esto? La creación de ciudadanos estandarizados , incapaces de enfocar problemas desde distintos puntos de vista porque sólo nos han enseñado a pensar en una única respuesta válida, la esencia del pensamiento lógico. Por eso, cuando ahora nos enfrentamos a la crisis económica nos ofrecen una única solución y a pesar de las protestas, nuestras mentes no saben buscar otras vías alternativas, ofrecer soluciones originales. Y yo me pregunto ¿no será eso lo que se ha pretendido?¿no nos habrán enseñado a no pensar?¿no serán los que imponen el pensamiento lógico los mismos que en su momento consideraron absurdo enseñar a leer y escribir a la gente común?
Llevamos cuatro años sumidos en una crisis que no se originó entonces, sino hace mucho más tiempo, en los años ochenta. Porque el problema económico de hoy no es tanto la crisis de deuda,la prima de riesgo o la falta de confianza, que son las causas que siempre se nos repiten en los informativos a los que me refería al principio, responsables de la difusión de ese pensamiento único y lógico que sólo contempla unas causas de los problemas y , lo que es peor, sólo ofrece una solución. El problema habría que buscarlo en la creciente desigualdad social que no ha hecho sino aumentar durante las últimas tres décadas, ensanchándose cada vez más la brecha que separa a los ricos de los pobres, a los grandes empresarios de sus empleados. No es una opinión mía, un reciente estudio hecho público por la Organización para el Crecimiento y el Desarrollo(OCDE) y realizado con datos recogidos hasta el año 2008, por lo tanto justo antes del comienzo de la crisis , reflejaba que la desigualdad entre ricos y pobres había alcanzado su mayor nivel durante los últimos treinta años.

Ken Robinson afirma que “la mente humana es mucho más rica y dinámica de lo que hemos sido conducidos a creer por la educación académica” y añade que “La creatividad se aprende igual que a leer”. Pero parece que es mejor no alentar esta capacidad creativa que todos tenemos, uniformar el pensamiento en un proceso de estandarización que conduce al pensamiento único, lo que resulta una gran ventaja cuando se trata de evitar debates o propuestas con soluciones originales contrarias a los intereses de los que obtienen mayores beneficios del sistema. En el siglo XVIII a los dueños de las grandes industrias no les interesaba que sus trabajadores aprendieran a leer y escribir , temían que así fueran capaces de imaginar otra sociedad, otro sistema de trabajo diferente, como así fue(imagen procedente de http://www.andresduran.com)
Como promedio el 10% de la población más rica ganaba 9,6 veces más que el 10% más desfavorecido en el conjunto de la OCDE, incluso entre los países que tradicionalmente tienen sociedades más igualitarias como Alemania o Suecia. El actual secretario general de la OCDE, el mexicano José Ángel Gurría,decía en el momento de publicar este informe en diciembre del año pasado “El contrato social se está empezando a deshacer en muchos países. La incertidumbre y los miedos a la exclusión han alcanzado a la clase media en muchas sociedades, la gente siente que está sufriendo una crisis de la que no son responsables, mientras esos con altos ingresos resultan perdonados.Tratar la cuestión de la justicia es una condición sine qua non para el restablecimiento de la confianza”. Esta sensación de injusticia es alentada cada vez que abres el periódico. Hoy mismo he leído dos noticias en el periódico de las que apenas se mencionan, son casi dos notas al pie de página, que no aparecerán en los telediarios, pero que son un buen ejemplo de como funcionan nuestras sociedades y el sistema económico que pretendemos salvar.

En China, que ha abrazado el capitalismo y presenta altos porcentajes de crecimiento económico cada año, la envidia de muchos y la nueva tierra prometida de las grandes multinacionales, un grupo de 300 trabajadores de la empresa Foxconn ,que fabrica productos electrónicos a Microsoft, Appel o Sony a precios bajos para luego venderlos en Occidente con un precio multiplicado muchas veces, han amenazado con un suicidio colectivo por el incumplimiento del pago de la indemnización que les correspondía por su despido. Una empresa que además ya tiene antecedentes por explotación infantil y por clausulas abusivas en sus contratos. Porque el crecimiento de China se basa en vender barato pagando una miseria a sus empleados , mientras que las multinacionales como las que he mencionado, se aprovechan de esos productos fabricados a bajo coste para luego venderlos en Occidente como productos de lujo.

El coeficiente de Gini fue creada por el economista italiano Corrado Gini para medir el grado de desigualdad dentro de la sociedad , correspondiendo el valor 0 a la perfecta igualdad, donde todos tienen los mismos ingresos,  y el 1 a la máxima desigualdad, donde una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno. Teniendo en cuenta que ni el valor 0 ni el 1 parecen posibles, la tendencia que ha advertido la OCDE es que durante los últimos treinta años este coeficiente ha ido creciendo, es decir, cada vez hay más gente que tiene menos ingresos que se van concentrando en una minoría, aumentando así la desigualdad social. Estos datos fueron tomados en el año 2000(los del gráfico), en el año 2008 este coeficiente había aumentado y aún no tenemos los datos de 2012, después de los cuatro años de crisis, pero es fácil imaginar que cada vez se acerca más al 1, es decir, los más pobres son más pobres y los más ricos más ricos. Las medidas de reforma económica que se están adoptando bajo la presión de los mercados y los lobbies financieros van encaminadas a que esta desigualdad siga incrementándose pero ante las protestas la respuesta es única, “no hay otra solución”. En el artículo vemos como no todos comparten este pensamiento único (imagen procedente de http://www.oecd.org) 
Para el otro ejemplo, y me estoy refiriendo sólo a dos noticias de hoy, tenemos que viajar a Indonesia. Allí, una de las grandes empresas de prendas deportivas, Nike, ha sido obligada por una sentencia a pagar a 4500 trabajadores las horas extras después de un año de juicio. La empresa llevaba sin hacerlo 18 años y, por desgracia, la sentencia sólo le puede hacer pagar las correspondientes a los dos últimos años. Por supuesto, es fácil imaginar que los salarios que reciben sus trabajadores en Indonesia y sus condiciones laborales nada tienen que ver con las que tendría un ciudadano europeo o norteamericano. Fabricar lo más barato posible para obtener el máximo beneficio posible. Afán de lucro y competencia, el credo de nuestro sistema económico. Es curioso ver que cuando se proponen soluciones para la crisis no se habla de reducir la desigualdad social , de reformar la manera en que funcionan las empresas, la competencia entre ellas y el objetivo de maximizar el beneficio. No , todas las soluciones van dirigidas justo en el sentido opuesto, la reducción de salarios, de prestaciones sociales como la sanidad y la educación, de las pensiones, de los subsidios de desempleo. ¿De verdad es esa la única solución?
Como hemos sido educados en el pensamiento lógico nos cuesta mucho ver otros caminos, nos han enseñado a encontrar una única respuesta a los problemas y pretenden que con la respuesta que nos ofrecen nos contentemos , pues no hay otra alternativa, no existen opciones a este sistema. Pero ¿es así? Claro que no, siempre hay otras opciones, como la del decrecimiento económico, de la que ya he hablado aquí en más de una ocasión o esta que acabo de conocer “la economía del bien común”, una alternativa al sistema económico actual que no pretende abolirlo ni suplantarlo, sino reformarlo. Ha sido ideada por el austríaco Christian Felber(1972), y también os adjunto el vídeo donde la expone, creo que es interesante. No digo que sea la solución, es probable que nuestros problemas sean tan complejos que no tengan una única respuesta, pero es una alternativa dirigida a disminuir la desigualdad social y a crear una sociedad más humana que la que tenemos.

VÍDEO “LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN” SOBRE EL MODELO ECONÓMICO ALTERNATIVO  DE CHRISTIAN FELBER

Aunque no hayáis encontrado interesante el contenido de este artículo creo que merece la pena que veáis este vídeo. No hay porque compartir todos sus planteamientos, pero aunque no sea así nos ofrece, como él mismo dice, una alternativa, es un intento de hallar caminos diferentes a los que nos ofrecen y con el objetivo de crear una sociedad más justa . Merece la pena el esfuerzo de todos por buscar esas respuestas, y la economía del bien común es una de ellas.

Según Felber la economía actual se basa en la competencia y el afán de lucro , principios que casi siempre han movido al ser humano en sus empresas, sean estas de la naturaleza que sean. Pero Felber considera que esos principios van en contra del bien común y la sociedad lo percibe así pero no sabe hacia donde dirigirse. Si preguntamos a cualquier sociedad sobre que valores deberían gobernar nuestras relaciones sociales, la respuesta común sería la confianza, la honestidad, la compasión, la generosidad, la solidaridad, sin embargo esto parece no cotizar en el mundo empresarial, no se premian estos comportamientos, más bien se penalizan . Felber afirma, y creo que con razón, que hemos convertido el dinero en la medida del éxito económico, pero el dinero no mide nada de lo que para los seres humanos es de verdad valioso e importante. Medimos la riqueza de una nación en base a su Producto Interior Bruto pero ese Producto Interior Bruto ¿mide el bienestar social, el grado de felicidad de sus habitantes, de la calidad de su vida, de sus salarios? Cuando hablamos del beneficio de una empresa sólo tenemos en cuenta el dinero que gana pero ¿tenemos en cuenta que aporta el éxito económico de esa empresa al bien común de la sociedad?
Ese es el cambio que nos propone Christian Ferber, beneficiar y dar un trato preferencial a aquellas empresas que aporten al bien común de todos, que cumplan con una serie de valores basados en la dignidad, el respeto, la solidaridad, la justicia , la cooperación  en las relaciones  con proveedores, empleados y clientes , es decir, beneficiar a las empresas que tuvieran un comportamiento ético en perjuicio de aquellas que no tuvieran en cuenta estos comportamientos. Las empresas irían acumulando puntos  por su comportamiento y se beneficiarían de impuestos más bajos , podrían ofrecer productos más económicos porque , como dice Ferber, no se puede tratar igual al que hace algo por los demás, al que tiene un comportamiento beneficioso para el bien común, que aquel que no lo tiene. Ferber propone otras medidas como limitar los salarios máximo al igual que los mínimos, establecer límites al patrimonio que se puede acumulareliminar las contribuciones empresariales a los partidos políticos  y otras medidas dirigidas a un reparto más justo de la riqueza entre la mayor parte de la población. En definitiva, crear una economía más humana, donde el éxito económico se mida en función del beneficio para la sociedad y el bienestar común. 

Christian Felber cuestiona la forma en que medimos el éxito financiero y la riqueza de las naciones. El Producto Interior Bruto no nos dice nada sobre si vivimos en democracia o en dictadura, si el reparto de la renta es justa o no, si la gente vive con miedo o no, si hay igualdad de sexos, si se conserva o no el medioambiente, si respeta los derechos humanos. Es decir , no nos dice nada sobre el grado de bienestar de la sociedad , igual que tampoco el balance económico de una empresa nos dice si en ella se paga bien a los empleados, si el trato con ellos es justo, si respeta las normas de protección medioambientales, si hay igualdad de oportunidades. Nada de aquello que los seres humanos consideramos importante para nuestras vidas y para la sociedad, aquellos valores que tenemos por positivos , como la generosidad, la justicia, el respeto, la honradez, se mide por el dinero y por el PIB. La economía del bien común nos ofrece otra visión diferente del sistema económico (imagen procedente de http://www.ahtz.az )
Una vez más , repito, no digo que esta sea la única solución, ni siquiera que sea la solución, pero es un paso en el camino correcto. No podemos aceptar el pensamiento único, la respuesta única aunque sepamos que es injusta y no va a remediar los problemas de la mayor parte de la sociedad. No se puede exigir a las personas que sacrifiquen años de su vida para conservar un sistema económico para beneficio de unos pocos mientras la injusticia y la desigualdad son cada vez más patentes. El pensamiento divergente nos puede llevar a hallar las soluciones, y Ferber va en esa dirección . Aprendamos a pensar así, a no aceptar una única respuesta , cuestionemos a los que nos dicen “esto es así, no hay otra solución” porque no es verdad. Esas personas son las mismas que hace doscientos años consideraban inútil alfabetizar a la población ¿para qué quieren aprender? No somos productos de una fábrica, todos iguales, tenemos capacidades diferentes y entre todos podemos aportar ideas y soluciones, no permitamos que unos pocos decidan por nosotros.Pensemos . Y vuelvo a Albert Einstein, con cuyas palabras quiero cerrar el artículo de hoy “Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultado para la comunidad. “