LA ABLACIÓN O UNA HISTORIA DE LIBERTAD ROBADA

Eres una niña de seis años, vives en una aldea, puede que en Egipto, en Kenia , en Senegal o en alguna otra nación del continente africano o de Oriente Medio, y contemplas con ojos asustados como se aproxima una mujer de rostro severo, la partera. Tu madre te ha dicho que estés tranquila, que te dolerá pero es necesario hacerlo para cumplir con tu religión y convertirte en una mujer pura. La comadrona se acerca y practica un corte en el clítoris. A la pequeña la están mutilando, la están violando su libertad, están poniendo en peligro su vida y privándola de su derecho a sentir placer y compartirlo con la persona a la que ame, la están robando una parte de su humanidad. La partera está practicando una circuncisión faraónica , un nombre demasiado poético que tiene otro nombre médico, infibulación, la forma más severa de la ablación. Hoy, seis de febrero, se celebra  Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina , una práctica que la Organización Mundial de la Salud define con estas palabras:”Se consideran mutilaciones genitales femeninas todos los procedimientos que entrañen la ablación parcial o total de los genitales externos femeninos o la lesión de los órganos genitales femeninos que no respondan a razones médicas. La mutilación genital femenina carece de beneficios conocidos para la salud. Antes bien, se asocia a una serie de riesgos a corto y largo plazo para la salud física, mental y sexual, y para el bienestar”
El clítoris es el órgano eréctil que se halla en la parte superior de la vulva de la mujer, unida a los labios menores de la vagina y en parte recubiertos por ellos, podríamos decir que es el pene femenino. El clítoris no tiene ninguna otra finalidad en el cuerpo de la mujer , al menos que se haya podido observar hasta ahora, que proporcionar placer sexual a través de su estimulación.Una mujer que naciera sin él podría llevar una vida normal excepto que no sentiría nada al mantener una relación sexual o masturbarse. Si una persona nace privada del sentido de la vista, del oído o de la palabra pierde una forma de relacionarse con el mundo que le rodea, de comunicarse con otras personas y tendrá que hacer un esfuerzo mayor que los demás para tratar de llevar una vida rica y feliz, pero nada se puede hacer contra una malformación de nacimiento o una enfermedad más que tratar de mejorar la calidad de vida del que la padece. Pero pensad que os dijeran que por vuestro bien , para cumplir con vuestra religión o conservar vuestra pureza os van a arrancar los ojos, a cortar la lengua o perforar el tímpano. Pues es eso exactamente lo que padecen una media de tres millones de niñas que se suman cada año a los ciento cincuenta millones de mujeres que son obligadas a vivir con una mutilación.

Mapa con las cifras estimadas de la práctica de la ablación, aunque estos datos son difíciles de comprobar al producirse en algunas zonas donde no existe control de ningún organismo internacional ni nacional . En la mayoría de estas naciones esta prohibida la ablación pero la tradición, las creencias conservadas y transmitidas de generación en generación y una sociedad patriarcal donde la mujer es considerada una propiedad del hombre y la ablación es uno de los instrumentos utilizados por este para mantener su control sobre ella(imagen procedente de http://elcolordelapapaya.blogspot.com )
Esta mutilación de la mujeres es la ablación y la más radical, dolorosa, peligrosa y salvaje es la infibulación, también conocida, como hemos visto, como circuncisión faraónica. En la infibulación la comadrona o la partera, que suelen ser las que realizan estas prácticas, proceden a extirpar con una cuchilla el clítoris, los labios menores y también parte de los labios mayores de la vagina. Una vez que ha realizado esta operación procede a suturar o coser la vulva bien con alambre, con hilo de sedal de pesca o con alguna pasta casera elaborada por la propia partera y que actuará como pegamento, dejando únicamente un pequeño orificio que permita la menstruación y la salida de la orina. Terminada esta operación, que, por supuesto, se realiza sin anestesia y sin precauciones higiénicas, se juntan las piernas de la niña y se atan a la altura de la rodilla para evitar las hemorragias. Si la operación no hubiera logrado el resultado esperado, la niña tendrá que volver a pasar por esta pesadilla de nuevo varias semanas después.
El dolor que sufre la pequeña  durante la operación puede causarle lo que en medicina se llama un colapso neurogénico que produce el fallo del sistema nervioso, o una hemorragia que la lleve a una rápida muerte,aunque más frecuente aún son las infecciones posteriores, similares a las que diezmaban a las mujeres después de los partos y que eran conocida como fiebres puerperales. Si la niña consigue superar los primeros riesgos de la operación las consecuencias de esta las tendrá que soportar durante toda su vida. Cuando llegue el momento de casarse y tener su primera relación sexual con su marido, se procederá a abrirle de nuevo la vagina con una cuchilla. Por supuesto, cuando se produzca el coito no sentirá placer alguno y lo más probable es que asocie el sexo con el dolor , pues es lo único que sentirá y ese es, precisamente, el efecto que se persigue, pues de esta forma la mujer no será infiel al marido. Pero no acaban aquí los males de la mujer que ha sufrido la ablación. Según la página oficial de la UNICEF , en su vida adulta pueden sufrir abcesos y quistes,  un crecimiento excesivo del tejido cicatrizante,; el aumento de la susceptibilidad al contagio del VIH/SIDA, la hepatitis y otras enfermedades de la sangre,infecciones del aparato reproductor, enfermedades inflamatorias de la región pélvica, infertilidad;,menstruaciones dolorosas,;obstrucción crónica del tracto urinario o piedras en la vejiga, incontinencia urinaria,partos difíciles y un incremento del riesgo de sufrir hemorragias e infecciones durante el parto.”

DOCUMENTAL “NORRÓ , HISTORIA DE UNA ABLACIÓN”

Creo que este documental transmite muy bien la realidad social que rodea la ablación, convertido en un rito de entrada en la madurez. Norró, la protagonista de este documental, es una niña de once años que acaba de sufrir una ablación y cuenta su historia. Ella es consciente de lo absurdo de la ablación pero se ve obligada por el entorno social de la tribu en la que vive.Sólo la educación podrá ayudar a que sea erradicada, mientras lo ignoren no se rebelaran contra ella.

En la década de los noventa saltaba a la fama una modelo de origen somalí llamada Waris Dirie(1965), una mujer que se había criado en una familia nómada en Somalia y sufrió el destino de millones de niñas en esta región del planeta. Con cinco años de edad la practicaron la ablación y cuando años después Waris lo recordaba escribió sobre aquella experiencia “La madre se ocupa de que su hija sea pura y limpia,virgen, y por eso la mía con cinco años me llevó a la ablación. Por amor a mí. ¡Y yo, claro, quería ser “pura y limpia”! En Somalia se practica la ablación más severa: se extirpan clítoris y labios menores de la vagina” Años después, cuando tenía trece años de edad, casaron a Waris con un hombre mucho mayor que ella pero la joven tenía un espíritu indómito y rebelde, se negó a aceptar el destino que su familia le había preparado y huyó cruzando el desierto hasta llegar a la capital somalí, Mogadiscio, donde vivió un tiempo con su hermana. A los dieciséis años viajó hasta Londres, donde llegó a vivir en la calle  y dos años después sería descubierta por casualidad por un fotógrafo de moda
Su vida cambió y en 1987 aparecía en el famoso calendario Pirelli y también se convertía en la primera mujer negra en ocupar la portada de la revista Vogue además de intervenir en una película de James Bond. Firma contratos con grandes empresas de cosméticos y pasa a formar parte de la elite de las modelos , pero llevaba oculto el horror de la mutilación que había sufrido de niña. Sería ella la primera famosa en hablar y describir este sufrimiento en el año 1997 durante una entrevista, y sus palabras tuvieron una repercusión internacional , despertando el interés por una práctica que era ignorada por la mayoría en Occidente. Ese mismo año la ONU la nombraría embajadora especial contra la Mutilación Genital Femenina, un puesto que ocupará hasta el año 2003. Publica en los siguientes años los libros “Flor del desierto”, “Amanecer en el desierto” y “Niñas en el desierto” donde relata su infancia en Somalia , el sufrimiento de la ablación y en “Niñas en el desierto” realiza una investigación sobre la práctica de la ablación entre la población emigrante a Europa desde Asia y África. Gracias a su labor se han introducido medidas para luchar contra estas prácticas en Europa y ha tenido el coraje de hablar en el canal de televisión de Al Jazeera dirigida al mundo musulmán, para denunciar esta práctica ante una audiencia de más de cien millones de personas.

Waris Dirie fue durante seis años embajadora especial de la ONU contra la Mutilación Genital Femenina, la mutilación que ella misma sufrió a los cinco años de edad y que reveló en una entrevista que puso a la ablación en primera linea del interés informativo. Gracias a su popularidad como modelo después de que fuera descubierta por casualidad mientras trabajaba en una cadena de hamburgueserías en Londres por el fotógrafo Terence Donovan, Waris ha podido convertirse en una de las abanderadas en la lucha contra la ablación , una lucha que comienza y termina con la educación y la información de la población femenina de los países donde todavía se practica. (imagen procedente de http://www.hechoxnosotrosmismos.com )
En una entrevista que la hizo otra modelo de origen somalí, Imán(1955), una de las primeras mujeres negras en convertirse en Top Model, Waris revive lo que sintió aquel día. Primero la expectación y el nerviosismo en  la espera de algo que sabía que era importante pero que intuía que sería doloroso “Tenía ganas de que llegara el día porque quería ser como las demás chicas. También estaba nerviosa porque vi a mi hermana cuando se lo hicieron y no daba la impresión de estar pasándolo muy bien” Si, había observado como le practicaban la ablación a su hermana a escondidas “Me escondí detrás de un arbusto. Mi hermana dio una patada a la mujer que supuestamente iba a hacerlo e intentó huir. Quienes presenciaban el acto tuvieron que correr tras ella y sujetarla. Pensé que no quería ser como ella, que iba a ser fuerte. Mi madre me dijo “Te acuerdas de lo que hizo tu hermana?La mujer le hizo algo malo, por eso huyó. Pero tú no tienes de qué  preocuparte” No, , Waris no tenía de que preocuparse, sólo iban a mutilar su cuerpo y a privarla de su sexualidad durante el resto de su vida

DISCURSO DE WARIS DIRIE EN LA PELÍCULA “FLOR DEL DESIERTO”

Escena de la película Flor del desierto donde el personaje de Waris Dirie  es interpretado por la actriz Sally Hawkins , pronunciando aquí un hermoso discurso sobre la realidad de la ablación en su país

Y por fin llega el día y así lo describe Waris, parece un relato sacado de una pesadilla  o de una película de terror, y es difícil leerlo sin sentir rabia y pena “La mujer que me lo hizo no mostró ninguna compasión. Se limitó a sacar una cuchilla rota. Podía ver la sangre seca de alguna otra chica , pero no estaba bien afilada y tuvo que pasarla una y otra vez. Se podía oír cómo se rasgaba la piel . Tardó mucho tiempo. Me metió un palo en la boca y me dijo que le diera la mano. Cuando acabó de cortar, cogió unas espinas , atravesó los labios de la vulva con ellas y usó hilo para cerrar “ Cuando Imán la pregunta si la dieron algún tipo de anestésico o algo para evitar la infección Waris dice que no la dieron nada y añade “Estuve tumbada durante semanas. Tenía que estar boca arriba. Mi madre me decía “No te muevas o se cerrará mal”. Después de aquello todo cambió . Solía correr por ahí, persiguiendo a mis hermanos. Ya no lo volví a hacer.” Su vida cambió para siempre, perdió su infancia aquel día, con sólo cinco años La destruyó. En algunos sentidos se considera un rito de iniciación. Dejas de ser  una niña para convertirte en una jovencita”

Fotografía de Iman(derecha de la imagen) y Waris Dirie, ambas nacidas en Somalia, aunque la madre de Iman la salvó de sufrir la ablación ocultando a los demás que Iman no había sido sometida a la operación, pues de lo contrario habría sufrido la marginación social. Aunque ya comienza a haber muchas mujeres que saben que esta práctica es absurda, la presión social continúa siendo muy fuerte y las obliga a someter a sus hijas a la misma mutilación que ellas tuvieron que padecer de pequeñas (imagen procedente de http://www.paperdollzblog.com )
Aquellas madres que tomen la decisión de que sus hijas no pasen por esta operación se arriesgan a que tanto sus hijas como ellas mismas sean marginadas por el resto de la sociedad, como lo explica en esa misma entrevista Iman, pues su  madre se negó a que su hija sufriera la ablación pero tuvo que mantenerlo oculto “A mucha gente le resulta difícil no circuncidar a sus hijos porque saben que serán condenados al ostracismo. Mi madre no comentó a la gente que no me lo había hecho. Me envió fuera unas semanas y fingió que me había llevado a un hospital. Personalmente, creo que es una cuestión de control, una forma de silenciar a las mujeres” Lo más trágico de la ablación es que esta agresión contra la mujer, esta mutilación de su cuerpo, esta humillación de su dignidad, es infligida por las propias mujeres a la que una cultura masculina las ha convencido que es bueno para ellas, que así lo manda la religión , aunque ningún precepto religioso lo ordena, y que además protege su salud y su pureza. Como dijera el presidente norteamericano Abraham Lincoln “Ninguna mujer se ha perdido nunca sin que la ayudase algún hombre” y es el hombre de estas sociedades patriarcales el que estimula la ignorancia y la superstición en la mujer para que ella no sea consciente del daño que la están haciendo, que no sea consciente de que la están convirtiendo en una esclava.
El escritor francés Honoré de Balzac afirmaba que “la ignorancia es la madre de todos los crímenes” y es el instrumento más sencillo para someter a las personas, pues si ignoras que estás siendo violado, esclavizado, sometido no nacerá en ti la idea de la rebelión, de la lucha por conservar tu libertad y enfrentarte a la injusticia. Por eso el arma para terminar con estos tres millones de tragedias anuales, con estos tres millones de mutilaciones, con estos tres millones de seres humanos que no conocerán el placer del sexo , que serán casadas a la fuerza y cuyas voces serán silenciadas por una sociedad machista que considera un peligro la libertad de la mujer , es la educación, llegar hasta ellas a través de la televisión, de clínicas en las que les informen y demuestren a las madres que todo lo que las habían enseñado sobre las virtudes de la ablación es falso, que nadie tiene derecho a robar una parte de su ser a otra persona . Me pregunto que dirían los hombres si esta misma operación se les hiciera a ellos y les convirtieran en eunucos pero es fácil de imaginar, por eso no se practica .

Una fotografía que muestra a unas mujeres mauritanas en el momento de proceder a la ablación. Sea parcial o total para la mujer que la sufre supone la pérdida de toda posibilidad de sentir algo durante una relación sexual, pero en el caso de la ablación total, la infibulación, además limita su vida diaria y la pone en peligro  con infecciones recurrentes y enfermedades  derivadas del cierre de la vagina, dejando únicamente un pequeño orificio para la orina y la menstruación y sometiéndola a otra operación para abrirla cuando se case y comience a tener relaciones sexuales . La OMT , en su página oficial,  explica que “El Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina se celebra cada año para sensibilizar al público acerca de esa práctica. La mutilación genital femenina, del tipo que sea, se considera una práctica dañina y una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres. La OMS se ha comprometido a eliminar la mutilación genital femenina en el plazo de una generación, y a ese efecto realiza actividades de divulgación, investigación y orientación dirigidas a los profesionales de la salud y los sistemas de salud.” Aun hoy se siguen prácticando 6000 ablaciones diarias (imagen procedente de http://africaenelmundo.blogspot.com )

Gracias a mujeres como Waris Dirie, que tuvo el valor de hacerlo publico cuando ya era un personaje famoso, la ablación está en retroceso pero tres millones de seres humanos en al menos veintiocho naciones  lo siguen padeciendo y un solo caso seguiría siendo inaceptable. En Occidente la mujer es consciente de lo mucho que tuvo que luchar para que sus derechos fueran reconocidos, enfrentándose a siglos de dominación y discriminación por parte de una sociedad masculina donde durante demasiado tiempo se mantuvo la influencia de pensadores y religiosos como Aristóteles, que dijera “de la mujer puede decirse que es un hombre inferior”  o  Pablo de Tarso, que predicaba “Que la mujer aprenda en silencio, con plena sumisión. No permito que la mujer enseñe, ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que esté en silencio.” Hay que luchar porque millones de mujeres recuperen la voz y la libertad, para que la ignorancia y la sumisión no causen más dolor, más muertes y vidas mutiladas, truncadas e incompletas. Aunque este artículo se sale un poco de la linea habitual del Mentidero no quería dejar pasar este día sin recordar el sufrimiento de tantos millones de seres humanos. De la misma forma que no debemos olvidar los errores, injusticias y maldades del pasado para evitar repetirlas, debemos mantenernos despiertos para enfrentarnos a las que aún existen en nuestro tiempo. A todas las mujeres que han sufrido, sufren y , por desgracia, sufrirán aún en el futuro este horror, va dedicado este artículo.

Estos son los instrumentos utilizados en las mutilaciones genitales de millones de mujeres cada año, sin anestesia, sin higiene, expuestas a morir por una hemorragia, por el shock causado por el dolor o por una infección posterior y , las afortunadas que sobrevivan tendrán que vivir con las secuelas de esta amputación durante toda su vida. Es importante conservar las tradiciones culturales de cada pueblo para que no pierdan su identidad pero no las prácticas que suponen la mutilación y la pérdida de calidad de vida de otro ser humano , poniendo en riesgo su vida y privándola para siempre del placer sexual, de tener una relación sexual plena y satisfactoria que es una de las expresiones más hermosas y completas del amor (imagen procedente de http://pequelia.es )