MISTERIOS DE LA HISTORIA: HENRI LOTHE Y EL GRAN DIOS MARCIANO

Los lectores habituales del Mentidero saben que trato de no caer en expresiones sensacionalistas y que me gusta adoptar ante cada tema no una actitud escéptica, sino crítica en la medida que lo permiten mis conocimientos y sin afirmar ni negar nada cuando no hay pruebas suficientes para ello . La sección de Misterios de la Historia está reservada para aquellos casos que nos plantean un enigma en el sentido que recoge el Diccionario de la Lengua Española en su segunda acepción “Dicho o cosa que no se alcanza a comprender, o que difícilmente puede entenderse o interpretarse.” pero también hay que ser prudente a la  hora de tratar temas para los que no existe una explicación concluyente ni clara y a los que se trata en muchas ocasiones de buscar una respuesta lo más fantástica posible. En ese sentido el escritor italiano Umberto Eco nos dice “He llegado a creer que el mundo es un enigma, pero un inocente enigma hecho terrible por nuestro loco intento de interpretar todo como si existiese una verdad subyacente.” porque el hombre tiene una marcada tendencia a buscar la explicación más complicada y la interpretación más inverosímil cuando las respuestas mas sencillas no parecen ser validas. Ni escepticismo absoluto ni credulidad son buenos caminos para enfrentarnos a un enigma y como sucede con la mayoría de las cosas en la vida es el equilibro entre ambas lo que nos permite mantener la mente abierta a la reflexión y la comprensión.
Creo que era necesaria esta larga y un poco farragosa introducción porque el tema de hoy ha dado pie a todo tipo de afirmaciones ,en las que no entro sobre su falsedad o certeza pero para las que no tenemos pruebas, por lo que me limitaré a exponer lo que un arqueólogo francés llamado Henri Lothe halló en un rincón del desierto del Sáhara  argelino y lo demás lo dejo a vuestra interpretación. Primero tenemos que viajar a Tassili , una meseta situada en el corazón del Sáhara llamada Tassili-n-Ajjer, situada al sureste del territorio argelino muy próximo a las fronteras con Libia y Níger,donde sobresale la cima del Adrar a 2.254 metros de altitud y la ciudad  de Djanet situada a diez kilómetros de la montaña en un oasis habitado por tuaregs. Su nombre ,Tassili-n-Ajjer, es una palabra beréber que significa “meseta de los ríos” haciendo referencia a una época en que esta región , como gran parte del Sahara, no era un desierto sino que estaba recorrida por ríos y era fértil , habitando en ella animales como los cocodrilos o los hipopótamos.

Mapa de Argelia, un país con 2.381.740 kilómetros cuadrados de superficie y una población que no alcanza los treinta y cinco millones en un terreno que casi representa cinco veces España. La mayor parte de la nación pertenece al desierto del Sáhara y si nos fijamos en el mapa vemos como en el sureste, muy cerca de las fronteras con Niger y Libia, se encuentra la meseta Tassili n-d-Ajjer, dentro del territorio habitado por los nómadas Tuareg y donde se encuentran las pinturas rupestres que describiría Henri Lothe, entonces director del Museo del Hombre de París,   en su expedición del año 1956 y en las que haría en sucesivos años , descubriendo al mundo lo que veinte años antes había descubierto el oficial francés Brenans (imagen procedente de http://histartes.blogspot.com )

 Hace unas semanas escribía en el Mentidero la historia del explorador húngaro László Almásy(1895-1951)  y contaba como en  1932 László  llegaría a la meseta de Jilf Al Kabir, donde haría un descubrimiento que le hizo famoso, una serie de sorprendentes pinturas rupestres en las que se representaba a personas nadando , por lo que la cueva sería conocida a partir de entonces como la Cueva de los nadadores. Se estima la antigüedad de estas pinturas en unos diez mil años. Decía entonces que el Sáhara no fue siempre un desierto y aunque todavía los científicos debaten como sucedió, hace unos doce mil años lluvias monzónicos caían sobre el Sáhara y lo convirtieron en una tierra fértil , verde y llena de vida y así se mantendría durante varios milenios hasta que la radicación solar produjo un cambio en las corrientes atmosféricas y las lluvias dejaron de caer , secándose sus lagos y ríos hace aproximadamente siete mil años . Los hombres que pintaron estas pinturas rupestres en las cuevas de Jilf Al Kabir, hoy en pleno desierto Libio , conocieron un Sáhara donde vivían cocodrilos e hipopótamos y donde los hombres podían bañarse, como reproducían las pinturas descubiertas por Almásy .

Fotografía de la Cueva de los Nadadores descubierta por László Almásy en el Desierto Libio , dentro del Sáhara. Una muestra de como el Sáhara no fue siempre como ahora, no que hubo un tiempo en que había ríos , lagos y fauna similar a la que aún se encuentra   en las zonas de sabana. Este mismo mundo fértil y rico en agua sería el que encontraría Lothe en Tassili aunque con la incorporación de unas enigmáticas figuras para las que todavía no hay una explicación concreta  (imagen procedente de http://magdalenasparaproust.blogspot.com ) 

Regresando de nuevo al Tassili argelino habita en él una especie arbórea descubierta en 1864 llamada Ciprés del Sáhara que sólo existe en esta meseta como un fósil viviente de lo que hace tiempo era este desierto y de la que únicamente quedan doscientos treinta y un ejemplares , la mayoría de ellos con más de dos milenios de antigüedad que han hecho que Tassili sea declarado Reserva de la Biosfera y también Patrimonio Mundial de la Humanidad desde el año 1982, aunque no sólo fue por esta mínima representación de los bosques que en un tiempo lejano cubrieron el Sáhara, sino por unas pinturas rupestres que guardan relación con las halladas por Almásy en 1932 aunque en ellas no encontraremos bañistas sino otras representaciones más extrañas y que darían mucho de que hablar en las décadas siguientes y aún en nuestros días. Argelia estaba en manos de Francia desde 1830, cuando bajo el gobierno del rey francés Carlos X (1757-1836), el último rey de la casa Borbón en Francia, el general Louis Auguste Victor de Ghaisne, conde de Bourmont(1773-1846) desembarcaba al frente de treinta y seis mil hombres en Argelia y el 5 de julio de ese mismo año ocupaba su capital , Argel.

Fotografía de uno de los 231 cipreses del Sáhara que sobreviven en la meseta del Tassili  como recuerdo de un pasado más húmedo de este desierto. La mayoría de ellas superan los dos milenios de edad y están en peligro de extinción ya que el terreno es cada vez más seco y las lluvias prácticamente inexistentes. Se conservan ejemplares en jardines botánicos fuera de Argelia, como es el caso del Jardín Botánico de Madrid, la ciudad donde vivo. Las pinturas rupestres y estos fósiles vivientes que son los cipreses hicieron que el Tassili fuera considerado Parque Nacional primero y luego Reserva de la Biosfera y Patrimono Mundial de la Humanidad (imagen procedente de http://es.paperblog.com )

Aunque tuvo que hacer frente a la dura resistencia liderada por el emir Abd el-Kader(1808-1883) este fue definitivamente derrotado en 1847 y Argelia se incorporaba como una nueva colonia al Imperio Colonial Francés . Sería en 1831 y para participar en la conquista de Argelia cuando se creó la Legión Extranjera Francesa, encargándose a partir de entonces del control de este nuevo territorio francés. He dado este rodeo sólo para que supierais el motivo de que hubiera una guarnición francesa en esta región del Tassili  y porque sería un oficial francés , un teniente llamado Brenans, quién en 1933  descubriera ,mientras inspeccionaba los oasis de la región  en la gran isla de piedra que es el Tassili, una gran cantidad de pinturas rupestres realizadas en la roca en las que se podían contemplar perfectamente dibujados hipopótamos, elefantes, cocodrilos  y también muchas formas que representaban hombres o al menos formas humanoides, porque su aspecto era muy extraño, aunque en 1933 era difícil encontrarle un parecido con nada

Estos paisajes mágicos son el resultado de la erosión causada por el viento sobre la piedra caliza que forma estas masas rocosas que por las noches se convierten en seres fantásticos y edificios imposibles en la imaginación de los exploradores de estas regiones. Como escribiría Henri Lothe en uno de sus cuadernos del viaje que hizo en 1956 “Lo deforme y lo fantástico de sus contornos finge graneros desfondados, castillos de ruinosos torreones, decapitados gigantes en actitud de súplica”. Casi todas las referencias a las palabras escritas por Lothe en sus cuadernos proceden de libro “La maldición de los exploradores de Lorenzo Fernández (imagen procedente de http://bohemiomundi.blogspot.com)

El relato de su descubrimiento no tardaría en llegar a oídos de un antropólogo y explorador francés llamado Henri Lhote. Lothe había nacido en Francia en 1903 y no se conoce demasiado de su infancia al margen de que  se quedó huérfano a la edad de catorce años  .Tampoco sabemos cual era su situación económica pero no debía ser demasiado buena porque Lothe vio en el ejército la única  posibilidad no solo de ganarse la vida sino también de viajar a las colonias francesas en África, en particular a Argelia y Marruecos, territorios que siempre le habían fascinado y que despertaban su deseo de conocer que le acompañaba desde que era niño. .Sin embargo, sufrió un grave accidente y tuvo que abandonar su incipiente carrera como piloto del ejército debido a las graves secuelas que le quedaron de aquel accidente. Pero Lothe no era una persona que se desanimase con facilidad . Estudia en París con uno de los mayores expertos en pinturas rupestres y la Edad de Piedra  de la época, el antropólogo y arqueólogo    Henri Édouard Prosper Breuil(1877-1961). A su lado Lothe se convertiría en un reputado etnólogo y desde el momento que tuvo noticias del descubrimiento hecho por el teniente Brenans trató de organizar una expedición para estudiar las pinturas en persona.

Djanet, Algeria
Fotografía del Oasis de Djanet , habitada por los tuaregs Kel Ajjer y que hoy sirve como base para aquellos que quieren visitar las pinturas descubiertas por el oficial francés  Brenans y estudiadas y descritas por Henri Lothe . La imagen parece coincidir con la descripción de Lothe sobre los estrechos que conducían hasta el lugar donde se hallaban las pinturas “Atraviesan ese dédalo y en él se entrecruzan desfiladeros de suelo arenoso, angostos como callejas medievales. Quien allí se aventura cree hallarse en una ciudad de pesadilla”(imagen procedente de http://looklex.com )

Pero no encontraba apoyo financiero por parte del gobierno francés y además el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939 iba a truncar cualquier intento de exploración. Lothe participa en la guerra pero es herido de gravedad y tiene que permanecer durante una década inmovilizado en una cama. Pero la fuerza de voluntad de la que siempre había hecho gala alimentada por el deseo de ver aquellas pinturas extraordinarias descritas por Brenans permitieron la recuperación de Lothe que, por fin, lograba el apoyo para su expedición que durante años había tratado de conseguir en vano.En 1956, al frente de una expedición formada por treinta camellos y diez hombres, Lothe viajaba hacia el Tassili, dirigiéndose primero al oasis donde se hallaba la ciudad de Djanet, el único núcleo poblado en aquella región, cuando Argelia ya se hallaba inmersa en una guerra de independencia que había comenzado dos años antes y se prolongaría hasta 1962 que costaría la vida a más de un millón de personas.  Después de unos días de descanso reinician la marcha hacia el lugar donde Brenans había visto las pinturas , pero será un camino tan duro que incluso los camellos lo sufren como lo narra el propio Lothe “Las bestias tienen entrecortado el aliento por el esfuerzo, la pendientes es cada vez más empinada y la mole de pedruscos se va haciendo más imponente. Algunos camellos se desploman bajo la carga , que cae rodando torrentera abajo. En los guijarros se perciben rastros de sangre, pues sin excepción todos tienen despellejadas las patas y se han dañado las pezuñas con las aristas cortantes de las cajas”

Fotografía del explorador Henri Lothe junto a una roca  petroglifos en una roca del desierto del Sáhara en Mauritania. Los petroglifos son diseños simbólicos labrados en piedra, y también los encontraría en Tassili. Es una forma de comunicación utilizada por el hombre desde al menos hace diez mil años aunque ahora sólo podamos suponer que querían decir con ellos. Lo mismo sucede con las representaciones descritas por Lothe a las que el antropólogo y explorador francés llegó a describir como seres de otro planta , lo que no fue bien acogido por la comunidad científica que incluso descalificarían su trabajo por los métodos empleados en la investigación que habrían dañado las pinturas (imagen procedente de http://www.carlosmesa.com )

En el Tassili el terreno predominante es de arenisca y sobre este blando material el viento moldea extrañas formas, como si se tratara de la mano de un escultor invisible, y más de trescientos arcos . Por la noche las sombras de estas figuras erosionadas se tornan amenazantes en el silencio del desierto. De nuevo tomando prestadas las palabras de Henri Lothe nos cuenta “Lo deforme y lo fantástico de sus contornos finge graneros desfondados , castillos de ruinosos torreones, decapitados gigantes en actitud de súplica. Atraviesan ese dédalo y en él se entrecruzan desfiladeros de suelo arenoso, angostos como callejas medievales. Quién allí se aventura cree hallarse en una ciudad de pesadilla” No habiendo estado nunca en la soledad del desierto Lothe te transmite la fascinación de las noches en soledad rodeado de aquel paisaje que dibujaba en las sombras lo que la mente del explorador imaginaba . Después de días de dura marcha por fin llegaron a la zona descrita por Brenans, pero primero tuvieron que sortear la vegetación que obstruía el paso a un desfiladero que, a su vez , conducía a un lugar donde, al abrigo de la montaña, se encontraban las extraordinarias pinturas.

Figura del "gran dios marciano", actualmente deteriorada y poco visible. Reconstrucción digital de la figura. Su parecido con el traje de un astronauta es evidente.

En las fotografías podemos ver el conocido como “Gran Dios Marciano”. A la derecha marcando el contorno para que se pueda ver el dibujo y a la izquierda tal y como se puede observar directamente sobre la pared rocosa y , como podéis comprobar, apenas se puede distinguir nada. Una de las acusaciones que muchos arqueólogos hacen a Lothe es haber empleado métodos de investigación que dañaron las pinturas (imagen procedente de http://mpfiles.com.ar

Así lo relata Lothe en uno de sus cuadernos en los que anotó el desarrollo de aquella expedición Cuando nos encontramos entre las cúpulas de areniscas que se parecen a las aldeas negras de chozas redondas  no pudimos reprimir un gesto de admiración. El conjunto constituye una verdadera ciudad, con sus callejas, sus encrucijadas, sus plazas. Estábamos literalmente trastornados por la variedad de estilos y de temas superpuestos, en suma, nos tocó enfrentarnos con el mayor museo de arte prehistórico existente en el mundo, con imágenes arcaicas de gran calidad pertenecientes a una escuela desconocida hasta el presente. Detrás de la selva de matojos había un mundo desolado y repleto de pinturas jamás vistas por el hombre blanco  Además de las gacelas, rinocerontes, hipopótamos y elefantes que demostraban lo que en otro tiempo había sido el Sahara, Lothe  y sus acompañantes vieron también lo que describió como “seres de cabeza redonda y protuberancias similares a pequeños cuernos , otros con cabezas redondas más evolucionados, una especie de diablillos, el dios astronauta que parece tener una antigüedad mayor”

Otra de las representaciones de las pinturas de Tassili, la de alguien flotando en el aire, o eso al menos es lo que parece representar la figura donde podéis observar su cabeza de forma redonda y con extrañas protuberancias que salen de su cabeza. Lothe escribe “Pues si seres extraterrestres pusieron alguna vez pie en el Sahara, hubo de ser hace muchísimos siglos, ya que las pinturas de esos personajes de cabeza redonda del Tassili cuentan, por lo que deducimos , entre las más antiguas .” Esta explicación nada tiene en común con la de la corriente mayoritaria en el mundo académico que considera que son representaciones de rituales religiosos de los autores de las pinturas. (imagen procedente de http://mpfiles.com.ar )   

¿El dios astronauta? Si, ese es el aspecto que le sugería a Lothe que ,cuando viajó allí en 1956,  ya conocía el aspecto de un astronauta, algo que ignoraba Brenans cuando las contempló por vez primera Brenans en 1934 . Pero aún es más explícito Lothe  al describir estas figuras “El perfil es simple y la cabeza redonda  y sin más detalles que un doble óvalo en mitad de la cara recuerda la imagen de un ser de otro planeta. Brenans había señalado algunos , pero las mejores piezas  le habían pasado por alto, pues son prácticamente invisibles y para volverlas a la luz ha sido menester  un buen lavado de las paredes con esponja” Concluía Lothe Hemos encontrado un mundo muerto, irreal, diferente a todo cuan jamás hubiésemos imaginado”. Entre los miembros  de la expedición se encontraban el joven fotógrafo Philippe Le Tellier(1930-2011), que a pesar de su juventud ya había estado en Laponia y cubriendo un terremoto en Grecia en 1952, los pintores Claude Guichard(1932) y George Le Poitevin(1912-1992)  y permanecerían dieciséis meses tomando datos y registrando las más de quince mil pinturas que allí había y que Lothe y su equipo consideraban que tenían una antiguedad de entre siete mil y ocho mi años, aunque dataciones más recientes han aumentado su antiguedad hasta los diez mil años.

DOCUMENTAL SOBRE LAS PINTURAS DEL TASSILI DEL PROGRAMA CUARTO MILENIO

Os incluyo este reportaje sobre las pinturas del Tassili que es el mejor que he podido encontrar en castellano, ya que no hay demasiada información sobre ellos. Veréis que algunas informaciones que dan se contradicen con lo que escribo en este artículo en pequeños detalles ,porque en lo que respecta a las fechas del descubrimiento de las pinturas por Brenans hay diferencias según las fuentes, que lo datan en 1933 y 1934  . Habla también de los símbolos realizados con piedras sobre la superficie del desierto, orientados al este y que sólo pueden observarse desde el aire, algo parecido a las líneas de Nazca pero en una escala muy inferior en tamaño y complejidad

Seres que parecían flotar  en el aire, que llevaban en sus cabezas  lo que nosotros llamaríamos escafandras, y vestidos con una especie de monos y de tamaños colosales nunca vistos en las pinturas rupestres. En otro lugar muy próximo a estos dibujos, Lothe halló otras representaciones que nos describe con estas palabras que os traerán a la memoria imágenes de muchas películas de ciencia ficción “Más bajo, otro hombre emerge de un ovoide con círculos concéntricos que recuerda un huevo o, abusando de la imaginación, un caracol. Toda prudencia es poca para interpretar semejante escena, ya que nos hallamos ante unos temas pictóricos sin precedentes”  Ya vimos que el propio Lothe decía que la imagen de aquellas figuras “recuerda la imagen de un ser de otro planeta.” y así lo defendió ante la comunidad científica que, aunque aplaudió las investigaciones de Lothe, no coincidía en su apreciación de las pinturas.

Otra de las pinturas rupestres estudiadas por Henri Lothe. Ver estas pinturas despiertan la imaginación, más aún si tenemos en cuenta las leyendas que rodean el origen del pueblo tuareg que habita la región, que habla de una princesa que mantuvo relaciones con los dioses venidos del cielo y sus hijos serían los más nobles tuareg, una leyenda que también encontramos en textos bíblicos referidos a los orígenes de otros pueblos. Las leyendas son importantes porque suelen contener, envueltos en literatura y poesía una semilla de realidad. De todas formas, por muy sugerentes que nos puedan parecer estas pinturas no se pueden realizar afirmaciones sobre seres extraterrestres sin más prueba que estos dibujos que pueden hacer referencia a otras escenas simbólicas mucho más próximas a la realidad humana. Además hay que tener en cuenta que cuando Lothe afirmaba que eran extraterrestres eran los años cincuenta, una época en la que había un auténtico boom de los platillos volantes , lo que podría influir en sus conclusiones.   El misterio sigue vivo y abierto para seguir investigando (imagen procedente de  http://tejiendoelmundo.wordpress.com )

La mayor parte de esta comunidad científica discrepaban con Lothe y consideraron que el Gran Dios Marciano y las otras formas representadas en las rocas del Tassili eran similares a otras representaciones de hombres llevando máscaras  y ropas rituales y no representaciones de formas de vida extraterrestre . Incluso tiempo después hubo publicaciones que criticaron a Lothe por sus métodos de investigación que habrían causado daños a las pinturas. Lothe moría en 1991 pero las pinturas que ayudó a difundir con sus investigaciones  siguen hoy planteándonos preguntas sobre su significado y los pueblos que las hicieron. En Internet encontraréis muchas paginas afirmando que es la prueba definitiva de la llegada de extraterrestres a la Tierra en nuestro pasado y otros que descalificarán esta opinión y argumentarán que se trata de representaciones humanas simbólicas. Yo sólo quería daros a conocer, a los que la ignorabais, esta historia y dejo a cada lector que saque sus propias conclusiones. En todo caso creo que no se puede ni afirmar ni negar nada sobre estas escenas porque no conocemos lo que querían representar con ellas sus autores, todo lo que digamos , desde las tesis más académicas a las más heterodoxas, no son más que hipótesis  y juicios de intenciones sobre los que diseñaron estos dibujos. Es un enigma, un misterio y como dijo Albert Einstein “El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo arte y ciencia verdaderos.” La ciencia se hace buscando respuestas a los enigmas.

A la izquierda el Gran Dios Marciano, que tiene seis metros de altura, en la parte inferior  vemos a otra de las figuras de cabezas redondas  que parece llevar a tres seres humanos hacia algo que podría interpretarse como una especie de nave y que los partidarios de las hipótesis más atrevidas lo consideran una abducción . Sin pronunciarme sobre lo que estas pinturas puedan representar creo que es algo fascinante su contemplación ¿Dioses, astronautas Muchas preguntas surgen al contemplar estas pinturas . Hay algo que no se puede negar, se trata del mayor museo de arte prehistórico del mundo (imagen procedente de http://elmundoysussecretos.blogspot.com )
Anuncios