JUANA I , LA DESDICHADA REINA DE CASTILLA (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de nuestro relato dejábamos a la hija de los Reyes Católicos, Juana de Castilla(1479) recién casada con el hijo del emperador del Sacro Imperio, el archiduque de Austria , Conde de Flandes y Duque de Borgoña, Felipe el Hermoso (1478). Vimos como se encontraban por primera vez el 12 de octubre de 1496 en el convento de Lierre y como la pasión se desató ese mismo día entre los dos , no pudiendo esperar al 18 de octubre, que era la fecha fijada para la boda en la catedral de Bruselas y oficiada por el obispo de Malinas, casándose ese mismo día aunque luego repetirían la ceremonia seis días después. Fruto de la apasionada relación  que mantuvieron en estos primeros tiempos de casados , tan apasionada  que la reina Isabel la Católica(1451-1504) tuvo que pedir a Juana a través de sus embajadores en Flandes  que tratara de ser más comedida en sus efusiones amorosas hacia su marido, nacería en 1498 la primera hija del matrimonio , Leonor de Austria (1498-1558), que ya adulta sería celebre entre las cortes europeas por su belleza y pretendida por los principales monarcas de su tiempo. Leonor se casaría primero con el rey de Portugal Manuel I el Afortunado (1469-1521) , que ya había estado casado con sus dos tías y hermanas de Juana, Isabel de Aragón y Castilla (1470-1498) y María de Aragón y Castilla(1482-1517). Cuando el rey portugués murió en 1521 Leonor se casaría con el rey francés Francisco I (1494-1547).

File:Joos van Cleve 003.jpg
La hija primogénita de Felipe el Hermoso y Juana de Castilla, Leonor de Austria , futura reina de Portugal y de Francia , en un cuadro del pintor flamenco Joos van Cleve (hacia 1485-1540). Fue el fruto de los primeros años de pasión entre Felipe y Juana que llevarían al embajador veneciano Querini a decir “En su esposo no veía al hombre, sino solamente al varón; en los deberes matrimoniales sólo conocía el tálamo” Aunque estas palabras leídas hoy más parecen nacidas de los prejuicios masculinos hacia las mujeres en aquella época, pues Felipe gustaba mucho de las mujeres y no perdería oportunidades para ser infiel a Juana , y estas infidelidades causarían el aumento del desequilibrio mental de Juana (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Con respecto al parto escribirá  Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515), noble y  hábil militar conocido como el Gran Capitán, a Fernando el Católico(1452-1516) , padre de Juana, que “había parido la reina una hija, de que quedaba muy buena y sana” y le tranquilizaba sobre su estado mental del que debían haber llegado rumores a la corte de los Reyes Católicos que inquietaban a los monarcas “si otra cosa se me hubiese dicho que había estado mal dispuesta y alienada, como se publicaba, que no lo creyese; porque se decía con malicia y no buenos respetos”. Sin embargo no todos los que se hallaban próximos a Juana eran de la misma opinión y habían advertido un cambio de actitud durante los últimos meses de embarazo , abandonando sus oraciones e incluso el rito de la confesión, algo muy extraño pues todos los hijos de los Reyes Católicos habían sido educados en la más profunda devoción y religiosidad. Quizás este cambio en su comportamiento se debía a que en los últimos meses de embarazo Juana advirtió los primeros indicios de las infidelidades de Felipe . En este sentido hay que tener en cuenta que era práctica habitual en los matrimonios regios abstenerse de mantener relaciones sexuales durante la última etapa del embarazo para evitar daños al feto y también era habitual satisfacer en esos momentos sus urgencias sexuales con otras mujeres con el visto bueno de la corte que lo consideraba algo natural.
Juana, que parece tener una gran dependencia sexual de Felipe, le echaría en cara más que sus infidelidades el que hubiera abandonado su lecho y no hicieran el amor, y su confesor, fray Tomás de Atienza ,trata de calmarla asegurándola que después del parto todo será como antes. Mas tarde Tomás de Atienza escribirá a los padres de Juana que ella  tiene “el corazón duro y crudo sin ninguna piedad”  cuando Juana le replica a su confesor que estaría de acuerdo con el comportamiento de Felipe si él también la permitiese tener una aventura con un noble como había hecho la esposa de su tío el rey Enrique IV de Castilla (1425-1474), Juana de Portugal(1438-1475), que tuvo una hija con el noble Beltrán de la Cueva, como contamos en la primera parte de este relato. Aquella respuesta tuvo que escandalizar al confesor y a la corte, pues era del todo impropia en la boca de la segunda en la sucesión al trono de Castilla, pues hay que recordar que ya entonces había muerto su  hermano Juan en 1497 y su hermana Isabel un año después y sólo estaba por delante de ella el hijo de Isabel, Miguel de Portugal(1498). En todo caso parece que fray Tomas de Atienza tenía razón, porque después del parto por un tiempo Felipe volvió a comportarse con las mismas atenciones y delicadeza de antes.

Retrato del joven Carlos , rey de España y emperador del Sacro Imperio, cuyo nacimiento fue celebrado por sus abuelos los Reyes Católicos. Los habitantes de Gante , donde daría a luz Juana, deseaban tanto que diera a luz un varón que pusieron por encima de la cruz del campanario de la iglesia de San Nicolás de esta ciudad un montón de leña a la que prendieron fuego para que aquellos que lo vieran a la distancia supiera que había tenido un hijo (imagen procedente de http://www.lamaletalista.com ) 
Aún así Juana se muestra cada vez más celosa y controla todos los movimientos de Felipe. Quince meses después de dar a luz a Leonor  Juana  tendrá a su segundo hijo que nacerá en Gante el 24 de febrero de 1500 y al que pondrán de nombre Carlos. El primer hijo varón del matrimonio se convertiría con el tiempo en el emperador del Sacro Imperio Carlos V y en el rey Carlos I de España(1500-1558) , siendo el monarca más poderoso de Europa durante la primera mitad del siglo XVI. Pero el parto no sería corriente, pues Juana se sintió indispuesta en medio de una fiesta en el castillo de Gante , con toda la corte reunida y seguramente porque Juana quería controlar a Felipe .Así nos lo cuenta el escritor y médico español Enrique Junceda Avello en su obra “Ginecología de las reinas de España” “Sucedió cuando Juana participaba en una fiesta cortesana, a la que posiblemente asistía dominada por sus celos. A la una de la noche, se sintió afectada por los dolores del alumbramiento, teniendo que correr de forma apresurada a un sitio apartado, que resultaría ser una regia letrina del palacio de Gante” Así que el que estaba llamado a ser el monarca más poderoso de Europa nació en una letrina aunque, eso si, una letrina palaciega.

Carlos sería bautizado el 7 de marzo y cuando los Reyes Católicos recibieron la noticia del nacimiento de Carlos , la reina Isabel  dijo a su esposo “tened por cierto señor que este ha de ser nuestro heredero y que la suerte ha caído en el reino como en San Matías para el apostolado”. La referencia a San Matías se debe a que Carlos había nacido en el día dedicado a este santo. Parece que los Reyes Católicos no confiaban mucho en la salud de su otro nieto, Miguel de Portugal, el hijo del rey portugués Manuel el Afortunado y su difunta hija Isabel, y si es así no estaban equivocados porque Miguel moría el 22 de julio de 1500 con apenas dos años de edad , con lo que Juana se convertía en la nueva heredera del trono de Castilla y Aragón. Felipe el Hermoso , sabiendo el delicado estado de salud de Miguel, había dado instrucciones a su hombre de confianza en la corte de Castilla, Juan Vélez de Guevara, para que le informase al momento si había noticias de la muerte de Miguel . Así lo cuenta el cronista y religioso Lorenzo de Padilla(1485-fecha desconocida) “Estando Felipe el Hermoso en esta villa(se refiere a Gante), por el mes de agosto le llegó correo en once días de Granada, despachado por Juan Vélez de Guevara, trinchante de la Archiduquesa, haciéndole saber la muerte del Príncipe don Miguel, que era la sucesión del reino” y añade Padilla  que “Los Archiduques se holgaron de esta nueva, como era razón”.

DOCUMENTAL SOBRE  JUANA I DE CASTILLA (Partes 1 y 2)

Creo que este es un documental muy interesante sobre la vida de Juana de Castilla donde nos ofrece una visión diferente a la que tradicionalmente el cine y el teatro nos ha transmitido. Una mujer sometida a las presiones y las ambiciones de poder de su esposo Felipe y su padre Fernando, ambos trataban de apartarla del trono para ser ellos los que tuvieran  el control . Juana estaba loca pero en su locura jugaron un papel muy importante las personas que la rodearon. Las otras dos partes se encuentran al final del artículo

Si, como era razón, porque Felipe el  Hermoso veía que ahora se abría la posibilidad de subir al trono en Castilla , pues su mujer era la heredera y , a su vez, él era el heredero al trono del Sacro Imperio, por lo que podía reunir los dos reinos en su mano. Ahora tenían que viajar a España para que las Cortes juraran a Juana y a su esposo como herederos al trono de Castilla, pero el viaje se tendría que retrasar porque Juana estaba de nuevo embarazada y el 18 de julio de 1501 nace su  tercer hijo, en este caso una niña a la que pondrán por nombre Isabel en homenaje a su abuela la reina Isabel de Castilla. Isabel de Austria(1501-1525) se convertiría en reina de Dinamarca a través de su matrimonio con el rey danés Cristián II(1481-1559). Pero volviendo a Juana, el cronista Raimundo de Brancafort escribe sobre estos acontecimientos que “las sombras de la locura comenzaron a cernerse sobre esta criatura que podía haber sido la más dichosa del mundo , de no haberse concitado sobre su testa coronada los intereses contrapuestos de todos los grandes del mundo”. Sea como fuere, Juana partiría con su marido hacia Castilla dejando atrás a sus tres hijos, Leonor de tres años, Carlos de un año e Isabel de apenas tres meses de edad y no volvería a verlos hasta casi dos años después.

File:Isabella of Spain Denmark.jpg
Retrato de Isabel de Austria, la tercera hija de Felipe y Juana que dentro de la política de los Habsburgo de ganar influencia en el Norte de Europa la casarían con el rey de Dinamarca Cristián II. Mientras ,en España Isabel de Castilla estaba preocupada por su hija Juana, nunca había querido que viviera fuera de Castilla porque sabía que una mujer estaba subordinada a la autoridad de su marido y era consciente que Felipe el Hermoso, como gobernante de los Países Bajos, tenía interés en una alianza con Francia, justo lo contrario a lo que deseaban los reyes españoles . Por eso , cuando viajen a España para ser jurados como herederos de la corona por las Cortes  trató de retenerla todo el tiempo que pudo en España, pero Juana se rebelaría contra ello deseando estar siempre al lado de Felipe . Isabel no quería que regresara a los Países Bajos pero tendrá que ceder ante el comportamiento demente de Juana  que quizás utilizaba como el único arma a su alcance para cambiar la voluntad de su madre (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Aunque los Reyes Católicos les habían solicitado que hicieran el viaje en barco para no tener que atravesar Francia y exponerse a ser retenidos por el monarca francés Luis XII (1462-1515), Felipe se empeñó en hacerlo por tierra para concertar el matrimonio entre el pequeño Carlos y la hija del rey francés lo que podría unir a todos los reinos más importantes de Europa. Atravesando los Pirineos Felipe sufrió un ataque de hemorroides y Juana pudo aprovechar para cuidarle y tenerle para ella sola, lo que debió  causarle un gran deleite y el propio Felipe no consentía que nadie que no fuera Juana le atendiera. Tantas fueron las atenciones que de nuevo quedaría embarazada Juana. Pero antes de eso, el 22 de mayo de 1502 las Cortes de Castilla juraron a Felipe el Hermoso y Juana de Castilla como los herederos a la sucesión en el trono castellano. Tras un tiempo en la Corte , en la que Felipe no se encontraba cómodo pues no conocía el castellano y dependía de Juana para comunicarse con los demás y  además la relación con sus suegros no era muy buena ya que el carácter mundano y más vanidoso de Felipe poco tenía en común con el carácter austero de los Reyes Católicos, el archiduque decide que ya es hora de regresar a Flandes.

Los Reyes Católicos tratan de convencerle para que deje allí a Juana que ya estaba próxima a dar a luz . El cronista Alonso Estanques relata como la reina Isabel reprende a Felipe para  “que mirase también que la princesa doña Juana estaba preñada y en términos para parir, y que con el dolor de su partida le podría venir alguna alteración con que moviese, y que por ventura ella podría morir por quererle tanto como le quería  dándole a entender muy enojada que en ninguna manera consentiría mientras su hija estaba de parto que él se fuese , principalmente por aquel tiempo que era ya invierno y por tierra de enemigos” Felipe , para no enfrentarse a sus suegros, decide partir solo y eso tendrá un efecto demoledor en el equilibrio de Juana , que se enfrentaría a su madre por mantenerla alejada de su amado Felipe , y los momentos de ira se suceden con otros de pasividad , como lo relatan los médicos de cámara Soto y Gutierrez de Toledo  que atendían a Juana en el castillo de la Mota, en Medina del Campo, y que escriben a su padre, Fernando el Católico  “Duerme mal, come poco y a veces nada , está triste y bien flaca .Algunas veces no quiere hablar ; otras , da muestras de estar transportada. Su enfermedad va muy adelante. Días y noches  recostada en un almohadón con la mirada fija en el vacío”

Retrato anónimo del cuarto hijo de Felipe y Juana, Fernando de Austria, el primero de sus hijos nacido en territorio español y que por ello sería el favorito de su abuelo Fernando el Católico que prefería que fuera él y no su hermano Carlos el futuro rey de España. Finalmente, Fernando sucedería a su hermano pero no en el trono de España, sino en el Sacro Imperio como Fernando I de Habsburgo. El obispo de Málaga diría durante el sermón del bautizo del nuevo hijo “Ha permitido Dios con ella que no reciba dolor en su parto y así estando riendo y burlándose, entre juego y burla pare”  Juana daba a luz con gran facilidad y sin apenas dolores e incluso se permitía el lujo de hacer bromas durante el parto. Después del parto Juana se quedó en el castillo de la Mota, ardiendo en deseos de regresar a Flandes en contra de la voluntad de su madre. La oposición de Isabel, que Juana no entendía, agravaría su desequilibrio mental (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Isabel de Castilla teme que su hija esté muy cerca de perder la razón y como nos dice el escritor español Carlos Fisas en su “Historia de las historias de amor”  “no se explica de otro modo que a poco de marchar don Felipe, presente la reina a las Cortes de Castilla el proyecto de ley en que hace constar la significativa salvedad de que si doña Juana se encontrara ausente o mal dispuesta o incapaz de ejercer en persona las funciones reales , ejercería la regencia su padre don Fernando”. El 10 de marzo de 1503 nacía en Alcalá de Henares el cuarto hijo de Juana y Felipe y el primero en nacer en territorio español, al que pondrían por nombre Fernando (1503-1564), que muchos años después se convertiría en el emperador Fernando I de Habsburgo sucediendo en el trono del Sacro Imperio a su hermano Carlos V. El escritor español González Doria nos cuenta como después del parto “pronto dio en pensar doña Juana que podía aún alcanzar al marido antes de que embarcara si corría tras él por cualquier camino, y pensarlo e intentarlo fue todo uno. Tal y como se encontraba en el lecho , descalza y sin ropa de abrigo, echó a andar por los corredores del castillo de la Mota” la detiene el obispo de Córdoba que manda llamar a la reina Isabel que a pesar de hallarse enferma “no sin trabajo pudo reducir a su hija , si bien escuchó de ésta insolentes palabras que jamás las habría tolerado si no conociera su estado mental”
A pesar de todos los ruegos que la hicieron Juana no consintió entrar de nuevo en el castillo y pasó la noche al raso en pleno mes de noviembre. A finales de mayo de 1504, algo restablecida, y contra el consejo de su madre , Juana se apresura a abandonar Castilla para viajar a Flandes sólo para encontrarse con que Felipe tenía una amante y Juana, en un ataque de ira,  no duda en lanzarse sobre ella para raparla sus cabellos rojizos que tanto parecían gustarle a su marido. Mientras, a finales de 1504 recibe la noticia de que su madre, Isabel I de Castilla, había muerto, probablemente como consecuencia de un cáncer de útero , el 26 de noviembre, con lo que Juana se convertía en la nueva reina de Castilla. Pero el estado mental de Juana continúa deteriorándose. Se lava compulsivamente el cabello, no permite que ninguna mujer se acerque a Felipe y si sabe que se encuentra en la habitación de al lado golpea cono furia la pared. Al mismo tiempo se inicia una lucha  por el poder ya que tanto Fernando el Católico como Felipe el Hermoso están de acuerdo en que Juana no puede gobernar, pero mientras Fernando quiere hacerlo como regente de su hija, Felipe considera que puede hacerlo él como rey consorte. También la nobleza se divide entre partidarios de Fernando y de Felipe, aunque este último tiene más apoyos ya que los Reyes Católicos habían privado a los nobles de muchos de sus antiguos privilegios y pensaban recuperarlos con Felipe. A la pobre Juana nadie la apoya.

Retrato de Juana de Castilla embarazada por el Maestro de Afflighen. Los constantes embarazos también son considerados hoy como una de las causas que afectaron al equilibrio mental de Juana . Los celos se acentuaban durante el periodo de embarazo, cuando Felipe se negaba a mantener relaciones con ella pero si las tenía con otras mujeres. En 1505, muerta ya su madre Isabel de Castilla, escribía a su padre Fernando “Es notorio que la única causa de mi pasión es los celos. No soy la única de haber sufrido de esta pasión; la misma reina, aquella tan excelente y exquisita persona, que celosa ella también; pero el tiempo curó a Su Alteza y el tiempo me curará también” Se comparaba con su madre Isabel, que también había sufrido de celos por los amores de su esposo Fernando. (imagen procedente de http://www.laguia2000.com )
Parece ser que Juana, a espaldas de su marido, escribió a su padre mostrando su aprobación a que Fernando siguiera gobernando como regente, pero la carta fue interceptada y nunca llegó a su destinatario. Luego llegará otra carta donde se contradice y afirma estar bien de salud y que en caso de que algo le sucediera fuera su marido Felipe y no su padre quién reinara, pero podemos suponer que esta carta fue redactada por el propio Felipe o uno de sus secretarios y sólo llevaba la firma de Juana que tal vez ignorara el contenido de la misiva. De nuevo embarazada, tienen que retrasar el viaje a Castilla porque, en palabras de Juana en una carta fechada el 12 de septiembre de 1505 , “porque yo la reina no estoy, a causa de mi preñez, en tiempo de poder partir por mar ni por tierra que Nuestro Señor me alumbre , que será en este mes” En efecto , el 15 de septiembre Juana daba a luz a su quinto hijo, María de Austria(1505-1558), que en 1521 se convertiría en reina de Hungría a través de su matrimonio con el rey húngaro Luis II (1506-1526). Hasta el 8 de enero no emprenderían el viaje a Castilla, en esta ocasión por mar. Unos meses antes, el 24 de noviembre de 1505 se firmaba la Concordia de Salamanca por la cual Felipe y Juana serían reyes pero Fernando mantendría su condición de gobernador.

Único retrato que he encontrado de María de Austria, reina de Hungría y quinta hija de Felipe y Juana. El nacimiento de María fue la causa de que aplazaran su viaje a España una vez que habían conocido la muerte de Isabel de Castilla lo que convertía a Juana en la nueva reina  aunque era algo que Felipe y Fernando tratarían de evitar y lo consiguieron a través de la Concordia de Villafáfila donde acordaron que Felipe fuera considerado el único rey de Castilla. Sin embargo las Cortes de Castilla reconocerían a Juana como la única reina legítima y también consideraban rey a Felipe pero sólo en su calidad de consorte de Juana (imagen procedente de http://es.wikipedia.org

 

Los nuevos reyes de Castilla llegan al puerto de La Coruña el 27 de abril de 1506 . Juana no había permitido que embarcase ninguna de sus damas de compañía y estas tuvieron que subir a bordo en secreto. Debido a las malas relaciones que Felipe mantiene con Fernando, el 27 de junio firman la Concordia de Villafáfila en virtud de la cual se reconocía la incapacidad de Juana para reinar por su enfermedad mental y Felipe sería considerado el único rey de Castilla mientras que Fernando el Católico se retiraba a sus reinos de Aragón, contraviniendo lo establecido en el testamento de Isabel . Felipe y Juana son jurados por las Cortes el 12 de julio de 1506, Juana como reina de Castilla y Felipe como rey consorte. Pero el 17 de septiembre de 1506 , después de jugar un partido de pelota en Burgos , Felipe bebió agua helada para calmar su sed y poco después comenzó a sentirse indispuesto.Tiene que guardar cama y la fiebre sube. Sólo admite que le atienda Juana  como ya había hecho años antes cuando enfermó por las hemorroides, pero en esta ocasión no sanará. Juana estuvo siempre a su lado ,dando instrucciones a los médicos y dedicando palabras dulces de aliento a su esposo . El médico de la corte que lo atendía , el doctor Parra, escribiría que Juana se mostró siempre serena “haciéndonos reflexiones de lo perecedero que es todo en esta vida mortal, y cómo tanto que urdió su esposo para llegar a reinar en Castilla , para al cabo llegar a ser rey por no más de cuatro meses”

File:Philipp der Schöne.jpg
Así relata el cronista Lorenzo de Padilla como fue la muerte de Felipe el Hermoso, retratado sobre estas lineas “Se sintió mal dispuesto y se bajó a Palacio y esa noche tuvo una recia calentura, la cual le fue siempre tanto creciendo, que murió al séptimo día , que fue viernes, a veinticinco días del mes de septiembre, en lo mejor de su juventud, de edad de veintinueve años” El doctor Parra que atendía a Felipe el Hermoso relata como Juana estaba siempre al lado de Felipe mostrando una gran serenidad “La vio estar allí de continuo, mandando lo que se hiciese y haciéndolo y hablando al Rey y a nosotros y tratándole con el mejor semblante  y tiento y aire y gracia, que en mi vida vi en mujer de ningún estado” (imagen procedente de http://commons.wikipedia.org ) 
 Felipe I moría el 25 de septiembre de 1506 entre sospechas de haber sido envenenado, tal vez por orden de Fernando el Católico, que temía que Felipe se aproximara a Francia lo que rompía la estrategia que hasta entonces habían diseñado los Reyes Católicos que , como hemos visto a lo largo de este relato, trataron de urdir una red alrededor de Francia con los matrimonios de sus hijos para dejarla aislada, aunque es muy probable que la causa de la muerte fuera la peste que afectaba entonces la región . Comienza a hablarse abiertamente de la locura de Juana  y también  de un episodio de la vida de la reina que forma parte de la leyenda. Juana ordena embalsamar el cuerpo de Felipe, algo normal entre los reyes, y pretende llevarle a enterrar a Granada siguiendo el deseo expresado por el propio Felipe.  Comienza un lúgubre cortejo fúnebre  “en un carruaje tirado por cuatro caballos traídos de Frisia hacemos su transporte . Damos escolta al féretro recubierto con negro ornato de seda y oro” como nos cuenta el cronista Pedro Mártir de Anglería (1457-1526). Durante más de un año este cortejo fúnebre estará  dando vueltas entre las localidades de Burgos, Torquemada, Hornillos y Arcos, tal vez huyendo de la peste que asolaba la región y sin decirse a ir a Granada.

Quizás la pintura más celebre relacionada con Juana de Castilla y uno de los principales impulsores de la leyenda romántica que rodea su figura, “Doña Juana la Loca” del pintor aragonés Francisco Padilla  realizada en 1878  donde retrata el episodio en el que Juana  hace sacar el féretro de Felipe fuera del convento al darse cuenta que estaba ocupado por las monas y ella no quería que ninguna mujer estuviera cerca de Felipe . La vemos embarazada, esperando a la sexta hija de Felipe , Catalina y al fondo el convento que acaban de abandonar. Otro detalle significativo son las ropas negras que visten los personajes  ya que en aquella época el color del luto era el blanco  y había sido su madre , Isabel de Castilla, quién la que a través de  su “Pragmática de luto y cera” impuso el color negro para los duelos. También vemos mujeres en el cortejo , Juana había autorizado que la acompañaran algunas mujeres siempre y cuando fueran viejas o feas para  no despertar sus celos( imagen procedente de http://burgospedia.wordpress.com )
También nos cuenta Anglería como “Nos detuvimos en Torquemada. En el templo parroquial guardan el cadáver soldados armados , como si los enemigos hubieran de dar el asalto a las murallas” y el escritor español González Doria añade en su libro “Las reinas de España” “Escoltaban el féretro soldados armados  portando antorchas, los cuales tenían órdenes muy rigurosas de la reina de impedir que al pasar por las aldeas pudiese ninguna mujer acercarse al ataúd de Felipe” Ni después de la muerte de Felipe se extinguían los celos de Juana . Y continúa “Como solamente se caminaba de noche , se hacía parada al llegar el día en la iglesia de algún lugar en donde los frailes del cortejo decían misas y pasaban la jornada entonando una vez tras otra el oficio de difuntos.” Durante esta casi surrealista procesión por los campos de Castilla Juana daría a luz a la hija póstuma de Felipe el 14 de enero de 1507, un parto que fue muy difícil ya que la reina no quería tener aquella hija que su esposo no podría ver nunca. Esta sexta y última hija de Juana se llamaría Catalina de Austria (1507-1578) que en 1525 se convertiría en reina de Portugal al casarse con el rey Juan III(1502-1557).

BREVE VÍDEO EXPLICATIVO DE LA OBRA “DOÑA JUANA LA LOCA” DE FRANCISCO PADILLA 

En este breve vídeo de dos minutos os explican mejor los símbolos y claves del cuadro que da vida a la leyenda de Juana la Loca

Sería en el mes de abril cuando llegaron a un pequeño convento y, no habiendo otro lugar donde refugiarse , Juana se negó a entrar porque no quería que su marido estuviese en lugar donde había tantas mujeres aunque fueran monjas, así que decidió que el cuerpo fuera puesto fuera y lo velaron al raso durante toda la noche, como de nuevo nos cuenta Anglería “A campo descubierto, a cielo raso, mandó que sacasen el cadáver durante la noche, a la débil luz de las hachas que apenas si dejaban arder la violencia del viento” Este vagar por este circuito de localidades que he citado antes se interrumpiría a principios de 1509 . Poco antes su padre y su nueva esposa, Germana de Foix (1488-1538), con la que se había casado en 1505, van a visitarla y encuentran a Juana negándose a lavarse y a cambiarse de ropa . En febrero de 1509 su padre Fernando  toma la decisión de recluirla en el castillo de Tordesillas en compañía de su pequeña hija Catalina , un encierro que confirmaría después su hijo Carlos I . Fernando el Católico moría el 23 de enero de 1516 y en su testamento escribe
“Es cierto que ya que del impedimento de la dicha Serenísima Reyna nuestra primogénita sentimos la pena como padre que es de las más graves que en este mundo se puede ofrecer” y por ello establece que “Dejamos y nombramos por Gobernador General de todos los dichos Reinos y Señoríos  nuestros al dicho Ilustrísimo Príncipe Don Carlos  , nuestro muy caro nieto para que en nombre de la dicha Serenísima Reina su madre los gobierne, conserve, rija y administre” Carlos llegaba a España en 1517 para ser jurado por las Cortes de Castilla y las de Aragón como nuevo rey de España y fue a visitar a su madre en Tordesillas en compañía de su hermana Leonor. Cuando Juana los vio después de doce años sin estar en contacto con ellos les dijo “¿Sois vosotros mis hijos? ¡Cuánto habéis crecido en tan poco tiempo! Puesto que debéis estar muy cansados de tan largo viaje , bueno será que os retiréis a descansar”  A todo esto ,nadie había dicho a Juana que su padre había muerto por temor al daño que la noticia le pudiera causar, pero nadie se percató de que podría pensar Juana sobre que su padre no fuera a visitarla durante tanto tiempo. Carlos decidió sacar a su hermana Catalina de aquel triste encierro al que se veía obligada junto a su madre . En realidad era un remedio para apaciguar la locura de Juana pero no se podía sacrificar la vida  de la pequeña y Carlos acordaría un matrimonio muy ventajoso con el rey Juan III de Portugal, dejando a Juana sola en 1521

File:Juana la Loca recluida en Tordesillas.jpg
Otro episodio de la vida de Juana retratado por Francisco Padilla en este cuadro titulado “La reina doña Juana la Loca, recluida en Tordesillas con su hija, la infanta doña Catalina”. Un testigo  que la vió en estos primeros años de reclusión decía “El atavío y ropas de su vestir tan pobres y extrañas y diferentes a su dignidad. En su modo de vivir se trataba tan asperamente que no se podía tener esperanza que viviese muchos días”. Sobre la pequeña infanta Catalina, que trataba de defender a su madre ante el trato áspero que le daba el gobernador de la fortaleza, el marqués de Denia, escribe el historiador Manuel Fernández Álvarez como su hermano Carlos mejoró las condiciones de vida de la niña abriendo una pequeña ventana en los muros de su habitación “Un hueco en la estancia de la infanta Catalina, para que al menos pudiera ver la campiña, el cielo, los pajarillos del aire  y esos otros pajarillos  de la tierra, los niños , los hijos de las gentes sencillas que , sabedores de su desamparo , acudían al pie de la torre  para acompañar a la Infantita con sus voces y para comunicarle algo de su alegría y de su libertad” Sólo en 1521 podría abandonar aquel encierro para casarse con el rey de Portugal, aunque la separación sería muy dolorosa para Juana que sufriría sucesivos periodos depresivos . Se había quedado sola (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Aún el mundo vendría a llamar  a su puerta cuando estalla en Castilla una rebelión de los nobles contra Carlos conocida como Guerra de las Comunidades de Castilla o la rebelión de los Comuneros que comenzaría en 1520 y sería sofocada por las tropas de Carlos en 1522 con la toma de Toledo,  después de la decisiva victoria en la batalla de Villalar el 24 de abril de 1521. Estos nobles sólo reconocían a Juana como legítima reina de Castilla y fueron a verla a su encierro en Tordesillas pero Juana no mostró interés alguno en su causa. Antes de abandonar a su madre , su hija Catalina escribirá a Carlos reprochando el trato que el marques de Denia, quién gobernaba la fortaleza, daba a su madre y cuenta que  la encierran en su cámara que no tiene luz ninguna”  La partida de Catalina agravará las depresiones de Juana durante los siguientes años, donde incluso se verá privada de visitar la tumba de su amado Felipe, que fue trasladado a Granada en 1525. Así cuenta Carlos Fisas como transcurrieron los siguientes años en la vida de Juana “Y así pasan años y años. Cada vez se va acentuando la enfermedad de la reina.Tiene arrebatos de furia , golpea a las criadas y a las damas de su servicio, come sentada en el suelo y , al terminar , arroja la vajilla y los restos de comida  detrás de los muebles . Se pasa dos días sin dormir y luego , durante otros dos no se mueve de la cama. Va andrajosa y sucia, no se lava. Como una gran cosa, un mes se cambia tres veces de vestido y duerme con ellos puestos”
Pasan los años y la monotonía de su encierro de la que seguía siendo reina de España sólo se ve interrumpida por las periódicas visitas de su hijo Carlos . Ya en 1551 sufre la parálisis de una pierna y debido a la falta de higiene le salen úlceras que se infectan. En 1555, cuando la reina tiene ya 76 años , el doctor Santa Cara escribe al emperador Carlos V que  a su madre “se le levantaron en la espalda y en la nalga ampollas con harto calor y encendimiento” También le indica que desde hace unos años “estaba tullida e impedida de todo movimiento de la mitad de cuerpo abajo” lo que la hacía no moverse de la cama donde “hacia la orina y estiércol y pasaba algunos días sin consentir  que la limpiasen , donde tornaron las llagas a hacerse peores.Una llaga debajo de la nalga  izquierda algo malignada , que llamamos cancrena” La fiebre fue aumentando al igual que la debilidad de la anciana reina . Tiene entonces la visita del jesuita Francisco Borja (1510-1572), futuro santo y miembro de la celebre familia Borgia, que ya había acudido unos años antes a petición del nieto de Juana y futuro rey Felipe II(1527-1598), para que determinase si estaba endemoniada a lo que Francisco de Borja respondió que no estaba endemoniada y que probablemente la reina no  había recibido el tratamiento adecuado a su enfermedad. Francisco de Borja la consolará en estos últimos momentos de su vida.

DOCUMENTAL SOBRE JUANA I DE CASTILLA (Partes 3 y 4)

Aquí os adjunto las otras dos partes que completan el documental sobre la vida de Juana I de Castilla

 

Juana I de Castilla, hija de los Reyes Católicos, madre del emperador Carlos V, fallecía en Tordesillas el 12 de abril de 1555 a los 75 años de edad después de pasar cuarenta y seis años encerrada. Como escribiera el médico español Luis Comenge (1854-1916) en su obra “Clínica egregia” “Quizás su locura no hubiera salido a la superficie sin los bárbaros golpes recibidos en sus más tiernos afectos por la escandalosa conducta de su marido, y la maliciosa complicidad de tantos intereses en separarla del trono “ Y  aquí termino la historia de Juana , la reina de Castilla, que el Romanticismo convertiría en símbolo de la locura causada por el amor, aunque quizás fue la incomprensión de su enfermedad , de sus depresiones, lo que ayudó a que esta locura empeorara , así como los engaños de su marido y el cruel encierro de cuatro décadas en la soledad de la fortaleza de Tordesillas. Sobre ello escribe el historiador alemán Karl Hillebrand (1829-1884) refiriéndose al trato que su hijo Carlos le había dado en vida “Él sacrificó resueltamente a su madre por su misión, como Felipe había sacrificado a su mujer por su avaricia, como Fernando había inmolado a su hija por su planes políticos.” Creo que la mejor forma de terminar este relato es escuchar las palabras de Juana que, a través de los siglos, nos transmiten  el dolor de una mujer, de una madre , a la que le arrebatan lo único que le queda, su hija Catalina y dirigidas a su hijo Carlos con la amargura que surge en uno de sus momentos de lucidez “No tienes bastante con quitarme mi trono y mis joyas, sino que también quieres llevarte a mi Catalina”

TRAILER DE LA PELÍCULA JUANA LA LOCA DE VICENTE ARANDA  AÑO 2002

Os adjunto este trailer por si alguno tiene interés en ver la película, es del año 2002 y se titula “Juana la Loca” y creo que puede ser interesante verla después de conocer su historia