DIA MUNDIAL DEL AGUA: CUANDO EL AGUA SE CONVIERTE EN ORO

Hoy es la fecha establecida por la ONU para celebrar el  “Día Mundial del Agua” y lo celebra bajo el título de “Agua para las ciudades : respondiendo al desafío urbano”.Imagino que inmersos en las crisis que conmocionan al mundo estos días y acaparan las portadas de todos los medios informativos, será una fecha que pasará desapercibida o, como mucho, con una pequeña reseña en algún informativo donde se nos recuerde la importancia del agua, que tenemos que cuidar su consumo y ello acompañado de alguna bonita imagen de un río , de un glaciar o del océano.
Como sucede cada vez con mayor frecuencia, perdemos la perspectiva, no disponemos de tiempo para reflexionar ni para tener una visión de conjunto, la nueva catástrofe o el último bombardeo serán desplazados mañana por otra novedad y así seguiremos, abandonando un tema para tomar otro, siempre sin profundizar, y lo que es peor, sin afrontar ninguno de los problemas que se agravan día a día sin que nadie les ponga remedio a pesar de los continuos avisos que muchos científicos realizan en artículos, libros o documentales de televisión.El terremoto de Japón ya está dejando de ser actualidad, en unas semanas la crisis nuclear quedará en el olvido, los heraldos del Apocalipsis ,como el comisario europeo de Energía Günther Oettinger,  no se responsabilizarán de las palabras absurdas y de las conductas irresponsables de la pasada semana  y en este mundo devorador de noticias surgirán nuevos temas y parecerá que nada es de verdad importante.

Una de las consecuencias del calentamiento progresivo de nuestro planeta es la desaparición de los glaciares , fuente de la que se alimentan los principales ríos de nuestro planeta  como el Ganges, que ha visto disminuir su caudal en los últimos años debido a que se están derritiendo los glaciares que lo alimentaban. En la imagen vemos la evolución de un glaciar en tan sólo seis años en la Cordillera Andina
Pero aunque nos olvidemos de los problemas, aunque los malos gobiernos sólo actúen mirando a las próximas elecciones, y todos sus proyectos de futuro no se basen en un plan organizado y común dirigido no al bien de una determinada ideología política sino al bien de la humanidad, los problemas no se olvidarán de nosotros. Como digo muchas veces en el Mentidero, la realidad es muy tozuda y aunque la niegues y cierres los ojos para no verla , ella seguirá ahí , esperando. Como escribía el autor norteamericano Philip K. Dick  “la realidad es eso que sigue estando aún cuando yo ya he dejado de creer en ella”. Yo no creo en los Días internacional de ninguna materia, pero si de algo sirven tiene que ser para que reflexionemos sobre los problemas que nos acechan y que, por cerrar los ojos, no se van a solucionar por si solos.
El agua ¿que es? Su nombre procede del latín aqua y siempre me gusta acudir a nuestro Diccionario de la Real Academia de la Lengua para que nos aclare con precisión que entendemos por agua , y en el podemos leer que es la “sustancia cuyas moléculas están formadas por la combinación de un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno, líquida, inodora, insípida e incolora. Es el componente más abundante de la superficie terrestre y , más o menos puro , forma la lluvia, las fuentes , los ríos y los mares; es parte constituyente de todos los organismos vivos y aparece en compuestos naturales” Yo añadiría a esta definición que es el elemento esencial para que exista vida, agua es igual a vida y su ausencia absoluta es igual a la extinción de toda forma de vida.
El agua cubre un 71% de la superficie de la tierra , un 96,5% del agua existente se halla en los océanos , mientras que los glaciares y los casquetes polares representan el 1,74%, los glaciares continentales , los acuíferos subterráneos y el agua contenida en el permafrost(que es una capa de hielo permanente que se halla sobre la superficie del suelo en zonas de tundra de Alaska,Canadá,Siberia y Noruega) significa el 1,72% y por último, los ríos, lagos , embalses y los propios seres vivos que tenemos tres cuartas partes de nuestro cuerpo formada por agua, suponemos el 0,04% del total del agua . Como podéis ver, la cantidad de agua dulce, la apta para el consumo, supone apenas un 3,5%  del total del agua disponible, lo que la convierte por naturaleza en un bien escaso y preciado.

La ONU ha declarado el día 22 de Marzo como el Día Mundial del Agua, pero de nada servirá si seguimos dando la espalda a la realidad de los problemas que vamos a tener en el futuro con el suministro de agua con una población creciente, unos acuíferos agotados o contaminados y un consumo mayor en agricultura e industria . En el artículo vemos como sólo desde 1900 hemos consumido ya la mitad de todas nuestras reservas de agua dulce
En la página de la UNESCO , al referirse a este Día Mundial del Agua  podemos leer que “El objetivo del Día Mundial del Agua 2011 es centrar la atención internacional sobre el impacto del rápido crecimiento de la población urbana, la industrialización y la incertidumbre causada por el cambio climático, los conflictos y los desastres naturales sobre los sistemas urbanos de abastecimiento de agua.” Y los datos apoyan la inquietud por el suministro de agua ,no sólo en las ciudades, sino a nivel general. En este año 2011, 3300 millones de personas habitan en núcleos urbanos pero de aquí a 2030 , tanto en África como en Asia los censos de su población urbano se duplicaran  pero no lo hará la capacidad de suministrar agua a esta creciente población.
Se estima que un 70% del agua dulce es empleada en la agricultura, la industria absorbe otro 20% y el 10% restante se destina al consumo humano . En la Cumbre para la Tierra de 1992 en Río de Janeiro y también en la Declaración de las Naciones Unidas para el Milenio del año 2000, donde se fijaron los objetivos a cumplir en las primeras décadas del siglo XXI, la comunidad internacional se había comprometido a reducir a la mita en el año 2015 el porcentaje de personas sin acceso a agua potable.  Esto no se ha logrado, y basta con mirar una cifra. Entre 1990 y 2008 en las zonas urbanas han tenido acceso al agua potable 1052 millones de personas , que nos puede parecer mucho, pero el problema es que la población urbana en esos mismos años se ha incrementado en 1089 millones de personas, lo que incrementa el déficit de suministro de agua urbano.
Perdonad que os siga mareando con cifras, pero es la única forma de reflejar el problema al que nos enfrentamos.  En el mundo hay 141 millones de personas que no tienen acceso a agua potable y este número se incrementa hasta los 794 millones si incluimos a aquellas persona  que no disponen de una red de suministro de agua debidamente saneada y segura.  Y esto si nos ceñimos al ámbito urbano, a nivel general un 40% de la población mundial , lo que significa aproximadamente 2600 millones de personas, no tienen acceso a agua depurada lo que se traduce en enfermedades, problemas del medio ambiente y causa de forma directa la muerte de 1.800.000 niños al año víctimas de diarrea por el consumo de agua contaminada.

Este mapa de la ONU del año 2008 nos marca la distribución de los recursos de agua en relación a la población, donde podemos ver los grandes desequilibrios que existen. Asia, con un 60% de la población, sólo dispone de un 36% de las reservas, mientras que América del Sur con un 6% de la población, dispone del 26% de las reservas. En las próximas décadas habrá enfrentamientos por el agua en aquellas regiones donde no exista agua suficiente para mantener el creciente consumo hídrico

Estos datos aparecen publicados en los informes de la FAO(Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), están al alcance de todos, yo mismo los he consultado para escribir este artículo, pero parece como si se prefiriera ignorarlos por la dificultad del problema.  En el informe de la FAO para el Día Mundial del Agua de 2009 se puede leer que  “Para el año 2025, 1800 millones de personas vivirán en países o regiones con absoluta escasez de agua, y dos tercios de la población mundial podrían sufrir condiciones difíciles . En algunas zonas , la disponibilidad de agua de buena calidad se ha reducido por la contaminación de desechos humanos, industriales y agrícolas. Las cifras son perturbadoras. Todos los días,   dos millones de toneladas de desechos humanos se eliminan en corrientes de agua. En los países desarrollados, el 70% de los desechos industriales se eliminan sin tratamiento del agua y contaminan el suministro utilizable de agua. Desde 1900, se ha perdido la mitad de las tierras húmedas del mundo, nuestra principal fuente de agua dulce”.  

Quiero subrayar esta última parte, “se ha perdido la mitad de las tierras húmedas del mundo” , y todo eso en apenas 100 años, pero tenemos que tener en cuenta que la población mundial  en 1900 era de  1650 millones de personas, en 1950 2500 millones lo que apenas era un aumento de 900 millones,  pero en 2010 hemos alcanzado los 6972 millones de personas, lo que significa que hemos cuadriplicado esa población. Y para el 2050 las estimaciones son de 9000 millones de personas. Si en sólo un siglo hemos acabado con la mitad de nuestros recursos siendo 4000 millones menos durante toda la primera mitad de ese siglo, las expectativas para el futuro son algo más que inquietantes. 
Pero el informe de la FAO no termina aquí , continúa con una última advertencia “El cambio climático sin duda repercutirá en los recursos hídricos y en su ordenación.Con el aumento de la temperatura , es previsible que se modifiquen las pautas de la lluvia , y que aumente en muchas zonas el riesgo de inundaciones, sequía y otros desastres relacionados con el clima. Ya se están derritiendo glaciares y campos de hielo, los inmensos depósitos de agua dulce almacenada en las montañas y las regiones polares “ La FAO termina advirtiendo que según sus estimaciones uno de cada cinco países en vías de desarrollado tendrán problemas de escasez de agua  antes de 2030.
VÍDEO SOBRE EL LAGO CHAD
La calidad de la imagen no es muy buena pero la información es bastante completa para que os hagais una idea de su situación
Es fácil rechazar estas previsiones acusándolas de catastrofistas. Los que me leéis , sabéis que ya he hablado de los problemas de crisis alimentarias que ya se han empezado a manifestar este año con el incremento del precio de alimentos básicos como el trigo, la soja, el maíz o el arroz  en los países más pobres de hasta un 70%, lo que se halla en el origen de las revoluciones a las que estamos asistiendo en el mundo árabe, mientras que la propia FAO avisaba en 2009  de la rápida decadencia de nuestros océanos, donde un 80% de los caladeros tradicionales se hallan sobreexplotados, el 91% de las especies comerciales ha visto reducido su número a la mitad y entre las de consumo más habitual han entrado en colapso un 29%, lo que significa que su número en estos momentos es inferior al 10% de su población original y , por lo tanto, están abocados a la extinción. Podéis decirme que sólo veo lo negativo pero prefiero responder con las palabras del poeta español Antonio Machado “Peor que ver la realidad negra, es el no verla” 
Quiero mostraros dos ejemplos de lo que el ser humano ha hecho a lo largo del siglo con dos de las grandes masas de agua potable de la Tierra, para que podáis comprobar la capacidad que tenemos de agotar nuestros recursos. El primero de ellos es el Lago Chad, que se hallaba situado entre las fronteras de los estados de Chad, Niger, Nigeria  y Camerún, una mancha azul y verde de vida en medio del desierto del Sáhara. Fue descubierto en 1823 por el explorador escocés Hugh Clapperton(1788-1827) y entonces fue considerado uno de los mayores  lagos del mundo, alimentado por el río Chari , aunque con poca profundidad, pues esta no supera los 7 metros. Los científicos estiman que hace 6000 años su extensión pudo llegar  a ser de 400.000 kilómetros cuadrados, pero en el año 1960 aún era de 26.000 kilómetros cuadrados , lo que le convertía en el cuarto lago por superficie de toda África. 
Os dejo con la descripción que el viajero y periodista español Javier Nart hace del lago en su libro “Viaje al desierto” publicado en el año 2000: “La visita al lago es un viaje doblemente apasionante:una naturaleza exuberante. Cocodrilos, hipopótamos,gacelas, cérvidos de todo tipo y la más increíble concentración de aves que pueda encontrarse en el corazón de África. El lago Chad es el último punto de agua, de comida, de vida, que existe para las aves migratorias en su tránsito entre el África ecuatorial y el Mediterráneo. La concentración de pájaros es extraordinaria. Llegan a cubrir el cielo . El lago Chad es el único lugar del mundo, junto con el lago Titicaca en Bolivia , donde las barcas que aún existen se construyen con troncos de papiro y es también el único lugar, excluida Holanda, donde se cultiva en pólders, esto es, tierras ganadas al lago mediante la construcción de diques”
Estas tierras dan de comer y beber a una población estimada en 20 millones de personas, que además viven en una zona donde no hay más recursos naturales. Esta población se ha cuadriplicado en las últimas cuatro décadas con el incremento de las necesidades de agua tanto para el consumo propio como para alimentar los regadíos y dar de beber al cada vez más abundante ganado. Todo ello ha provocado que de los 26.000 kilómetros cuadrados del año 1960 el lago Chad haya quedado reducido a tan solo 900 kilómetros cuadrados en el año 2006, un 95% menos,  y según aparece en un informe de la UNICEF el lago podría desaparecer definitivamente en el plazo de 20 años
Archivo:ShrinkingLakeChad-1973-1997-EO.jpg
En las fotografías del satélite podemos comprobar como el lago Chad ha ido reduciendo su superficie desde la primera foto de 1973 hasta la última en grande que es del año 2001 . De los 26.000 kilómetros que tenía en el año 1960 a poco más de 900 kilómetros cuadrados de superficie, poniendo en peligro un ecosistema único en medio del desierto del Sáhara y del que dependen para sobrevivir entre 20 y 30 millones de personas. En 20 años podría desaparecer por completo
En este informe de la UNICEF , se describe la visita a una de las poblaciones que se encuentran junto al lago Chad, Bol, y son sus habitantes los que mejor que cualquier cifra o estimación matemática nos pueden hacer sentir lo que supone la perdida de esta masa de agua  . La sra. Malloum ,cuenta a los miembros del equipo de UNICEF “Cuando yo era joven, éste era un sitio hermoso, donde abundaban el agua y los alimentos. El agua es la vida, y ahora que falta, la gente sufre. Aunque la población local depende de la agricultura, no hay suficiente pasto para alimentar a las vacas, que han dejado de dar leche”. Todo ello ha provocado que aumenten los niveles de desnutrición  y convirtiéndose en la causa de la tercera parte de las muertes de niños menores de cinco años en la región. La realidad es que en los últimos 20 años , gracias a nuevos sistemas de regadío, la superficie regada ha aumentado a 140.000 hectáreas pero a costa de acelerar el proceso de desecamiento del lago , que a su vez causa que los rendimientos de los cultivos disminuyan y se estima que en la última década la producción de alimentos ha caído en 35.000 toneladas al año   
¿Que pasara con los entre 20 y 30 millones de habitantes del lago Chad?¿Qué sucederá con la fauna que vive y depende del lago, con la única mancha verde en medio del Sáhara? Para cerrar nuestra visita al lago Chad vuelvo a las palabras de Javier Nart , y recordad que es un libro del año 2000, han pasado ya once años ” El lago Chad , si lago puede llamarse, no es sino un espantajo, un fantasma reducido a la mínima expresión . Un despojo que en el plazo de 40 años ha perdido las tres cuartas partes de su extensión. Un moribundo, quizás ya muerto sin saberlo”
¿Que harán los entre 20 y 30 millones de personas que viven junto al lago Chad?En la foto un pescador en el lago, una imagen que puede que no podamos ver antes de que pasen 20 años . Otro ejemplo de la mala explotación de los recursos y de la presión del exceso de población sobre los recursos naturales
Para el otro ejemplo que os quería presentar, tenemos que cambiar de continente y viajar a las tierras de Asia Central. Allí, en las llanuras del Turkestán ruso, entre Kazajistán y Uzbekistán, se halla el conocido como Mar de Aral , alimentado por los ríos Amu Daria y Sir Daria . Tenía una superficie de 65.000 kilómetros cuadrados, lo que le convertían en el cuarto mayor lago del mundo ,rodeado por 550.000 hectáreas de tierras húmedas y donde se podían capturar hasta 40.000 toneladas anuales de pesca. Pero a partir de 1960 la entonces Unión Soviética decidió desviar parte del agua de los ríos Amu Daria y Sir Daria para utilizarlo en nuevas zonas de regadío en Asia Central, en particular para la producción de algodón, pues la Unión Soviética quería convertirse en uno de sus principales productores.
Se construyeron numerosos canales de irrigación, aunque de pésima calidad , ya en los años 30. Era tan mala la construcción de estos canales que hasta un 70% del agua que transportaban se perdía por el camino y no llega a su destino. Entre 1954 y 1960 se construyó el mayor de estos canales, con un recorrido de 500 kilómetros con lo que se pudo aumentar la superficie de cultivo de 4 millones a 7 millones de hectáreas, lo que también produjo un incremento de la población, que paso en pocos años de 14 millones a 21 millones. Pero para dar de beber  a esta creciente población y regar la cada vez más extensa superficie de cultivos, había que incrementar el agua desviada de los cursos de los dos ríos que alimentaba a Aral, hasta el extremo de que en los años 80 la cantidad que recibía Aral del Amu Daria y el Sir Daria era tan sólo un 10% de la de 1960.
Foto comparativa de como se hallaba el Mar de Aral en 1977,1989 y 2006. El que fuera el cuarto mayor lago del mundo con una superficie de más de 65.000 kilómetros cuadrados, cincuenta lagos más pequeños alrededor, 500.000 hectáreas húmedas en su entorno y un volumen de pesca de más 40.000 toneladas ha quedado reducido a dos lagos agonizantes, el Mar de Aral del Norte y el Mar de Aral del Sur, este último condenado a desaparecer hacia 2018. La pesca ha desaparecido, los pueblos se han quedado a 50 kms del lago y la población enferma de cáncer y  dolencias pulmonares
A todo esto había que añadir la contaminación de las aguas y del suelo por el uso masivo de pesticidas y fertilizantes químicos . Durante la década de los años 60 el Mar de Aral fue perdiendo nivel a un ritmo de 20 centímetros al año, ritmo que pasó a ser de 60 centímetros al año en los años 70 y ya en los años 80 llegaba a perder 90 centímetros al año, mientras el consumo de agua, lejos de descender , iba aumentando. En estos momentos , el mar de Aral ha perdido el 60% de su superficie y su volumen representa apenas la cuarta parte del que poseía, el 95% de las tierras húmedas y pantanosas que lo rodeaban han desaparecido transformándose en un desierto, así como los 50 pequeños lagos que lo rodeaban . Además Aral actuaba como un regulador , templando el clima extremo de la llanura de Asia Central, pero ahora el clima se ha hecho mucho más extremo. En cuanto a la pesca, desaparecieron 28 de las 30 especies que habitaban el lago, y además, al bajar el nivel, los pueblos pesqueros que antes se hallaban al borde del lago, ahora se encuentran a más de 50 kilómetros de la orilla, por lo que la pesca desapareció
El panorama que se presenta al que visita ahora el Mar de Aral es de más de 30.000 kilómetros cuadrados de arena rica en sal que ha quedado al descubierto y que el viento traslada a distancias superiores a los 200 kilómetros, convirtiendo todo el área en un erial. En 1987 el Mar de Aral se dividió en el Mar de Aral del Norte y el Mar de Aral del Sur  y en 2003 se dio por perdido el Mar de Aral del Sur y se construyó el dique Kokaral para tratar de mantener el nivel del Mar del Aral del Norte y disminuir su salinidad, lo que parece que se está consiguiendo. En cuanto al Mar de Aral del Sur se estima que habrá desaparecido hacia 2018. El ecosistema de la zona y los deltas de los dos ríos está destruido y los efectos sobre la población de la región es un incremento  del cáncer y enfermedades pulmonares al igual que ha desaparecido la industria pesquera que daba empleo a más de 60.000 personas.
VIDEO SOBRE LA DESAPARICIÓN DEL MAR DE ARAL  
Pero tenemos ejemplos de la crisis mundial del agua por todo el mundo. En China las reservas de agua subterránea del norte, donde se concentran las dos terceras partes de los campos de cultivo chinos, han disminuido un promedio de 1,5 metros por año. En la India y Bangladesh el caudal del río Ganges ha disminuido al derretirse gran parte de los glaciares de los que se alimenta en los Himalaya,  hasta el punto de que los manglares de Bangladesh se pueden secar y ha aumentado el contenido en arsénico y otras sustancias contaminantes en sus aguas.
La ONU pronostica que el curso del río Nilo sea objeto de guerras entre Egipto, Etiopía y Sudan en los próximos años , debido a la escasez de agua y el aumento de las poblaciones en estos países. En África Occidental ha disminuido también el caudal de sus grandes ríos, como el Volta y el Niger. Mali depende totalmente del Niger para sobrevivir, pero sus aguas, además de perder caudal, están cada vez más contaminadas. Ghana depende energeticamente de la central hidroeléctrica construida en el río Volta, y en Nigeria la mitad de la población no tiene acceso al agua potable. En Yemen hay regiones donde sus habitantes sólo pueden acceder al agua  una vez cada seis semanas y en el Chaco, entre Argentina, Bolivia y Paraguay se acentúan los problemas de desertización , agravados por la contaminación de sus acuíferos lo que puede causar tensiones entre estas naciones.
Y esto no son más que algunos ejemplos que, debido al cambio climático, irán agravandose en los próximos años . Los glaciares terminarán desapareciendo, con ellos se secaran muchos cursos fluviales, las zonas de desierto crecerán y se reducirán las zonas de cultivo, incrementando los precios de los alimentos y las hambrunas de los países más pobres. No es catastrofismo, son datos verificables, aunque , por supuesto, se puede optar por darles la espalda y hacer como que no sucede nada, que es lo que están haciendo nuestros gobiernos. Mejor no hablar de ello, de lo que no se habla no existe, eso es lo que imagino que deben pensar, pero , como dije al principio de este artículo, dar la espalda a la realidad no sirve, porque ella no nos dará la espalda a nosotros.
Quiero terminar este artículo con dos citas que resumen el sentido de lo que he escrito. Una es de la secretaria general adjunta de las Naciones Unidas, Elisabeth Dowdeswell,que dijo algo obvio pero muy cierto  “Una de las grandes contradicciones de la naturaleza humana es que únicamente valoramos las cosas una vez que se vuelven escasas.Apreciamos el valor del agua, cuando el pozo se ha secado”. Y un proverbio uzbeko, la tierra donde agoniza ahora el Mar de Aral , dice “Si te quedas sin agua, te quedas sin vida”. Sigamos viviendo con los ojos cerrados a la realidad.