EN EL ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS: LA CARTA MAGNA DE LA HUMANIDAD

El próximo 10 de diciembre se celebra un nuevo aniversario de la proclamación de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas de la  Declaración Universal de Derechos Humanos . Aquella Asamblea General   pidió a todos sus miembros que aquel texto histórico fuera “distribuido, expuesto, leído y comentado en las escuelas y otros establecimientos de enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios” Era un nuevo paso en la lucha por la conquista de la justicia,la paz y la libertad en el mundo, palabras utópicas en el sentido que da a utopía el Diccionario de la Real Academia “Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.” Si , la justicia, la libertad , la paz , el respeto a la dignidad de todos los seres humanos, parecen sólo palabras hermosas que jamás alcanzaremos, pero, sin embargo, si miramos a nuestro pasado veremos que, a pesar de períodos muy oscuros, de pasos atrás que significaron la muerte de millones de personas, de que incluso hoy siguen violándose estos derechos en muchos lugares del mundo, durante los últimos doscientos cincuenta años hemos ido avanzando hacia un mundo más libre, más justo y más consciente de la necesidad de seguir evolucionando en la defensa de los derechos inherentes a todo ser humano.
Hasta el siglo XVIII no existió una declaración de los derechos humanos , el pueblo vivía sometido a las leyes arbitrarias dictadas por sus monarcas, no había ciudadanos sino súbditos sometidos al capricho de un sólo hombre que dirigía los destinos de millones de personas que soportaban en silencio la opresión de minorías privilegiadas que miraban con indiferencia, cuando no con desprecio, a aquella masa de seres que sacrificaban su vida para que sus señores pudieran mantener sus regaladas existencias. En el mismo siglo XVIII en Europa nació el despotismo ilustrado, cuyo lema era “Todo por el pueblo pero sin el pueblo”, una forma de maquillar la monarquía absoluta convirtiendo al monarca en una especie de padre bondadoso que trataba a sus súbditos como unos hijos pequeños que necesitan de su protección para vivir. Pero también aparece en este siglo otro movimiento intelectual que iba a cambiar el mundo, el movimiento de los enciclopedistas.

Archivo:Louis-Michel van Loo 001.jpg
Denis Diderot en un retrato del pintor francés Louis Michel Van Loo (1707-1771) realizado en 1767, cuando todavía no se había terminado la publicación de la Enciclopedia . Junto con D´Alembert, Diderot dirigiría la obra titánica que suponía recoger todo el conocimiento de su tiempo. Pero era mucho más , la Enciclopedia traía una nueva forma de pensar, la Ilustración, la defensa de los derechos individuales, de la igualdad, de la justicia,  de la existencia de unos derechos fundamentales comunes a todos los seres humanos. Tuvieron que enfrentarse a la oposición de los pilares del Antiguo Régimen, aquel que llevaba siglos viviendo a expensas del pueblo , los monarcas, los nobles y la Iglesia. De esta última la opinión de Diderot no era demasiado buena, pues una de sus frases era “El filósofo nunca ha matado a un sacerdote, mientras que el sacerdote sí ha matado a muchos filósofos” Sus enfrentamientos con ella durante la publicación de la Enciclopedia serían continuos   
Este movimiento, formado por algunos de los intelectuales más importantes de Francia, había surgido alrededor de los hombres que estaban colaborando en la redacción de “L’Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers“, es decir, “La Enciclopedia o Diccionario razonado de las ciencias, las artes y los oficios”, un total de 160 intelectuales de las diferentes ramas del saber que , bajo la dirección de Denis Diderot(1713-1784) y Jean le Rond  D´Alembert(1717-1783), logró reunir en esta obra todo el conocimiento de la época. Pero fue algo más, fue el instrumento con el que aquellos hombres se enfrentaron a la aristocracia y la Iglesia , los poderes que deseaban mantener las cosas como estaban pues ellos eran los principales beneficiarios de una sociedad en la que ellos se hallaban en la parte alta de la pirámide y el pueblo no era más que los cimientos sobre los que se apoyaba su bienestar.
La redacción de  “L´Encyclopédie” se desarrolló a lo largo de 21 años, entre 1751 y 1772 , año en que se publica el último de los diecisiete volúmenes que la integran, a los que hubo de sumarse cuatro volúmenes más adicionales publicados entre 1776 y 1780 . Durante esos años fueron constantes los enfrentamientos con la Iglesia y la monarquía, llegando a estar incluida en el Índice de Libros Prohibidos por la Iglesia Católica en 1759, tuvo que sufrir censura e intentos de impedir su edición. Sí, el poder establecido temía la influencia que la Enciclopedia pudiera tener sobre la sociedad, que la despertara y la hiciera ver que eran posibles otras formas de gobierno y de organización social. Los autores de la Enciclopedia extienden ideas revolucionarias para el mundo del siglo XVIII como la lucha contra la esclavitud, la necesidad de acabar con la Inquisición, convertir a la religión no en la base del conocimiento y la moral, sino como una rama más del pensamiento, y , sobre todo, la defensa de la igualdad de todos los seres humanos y la existencia de un derecho natural común para toda la sociedad, sin distinción de raza, de sexo , de procedencia social.

Portada del primer tomo de la Enciclopedia que a pesar de los intentos de censurarla, de incluirla en el Índice de  Libros Prohibidos por la Iglesia , finalmente fue editada por completo hasta un total de 21 volúmenes a los que había que añadir otros once volúmenes con las imágenes. Los enfrentamientos con la Iglesia y la monarquía por su publicación fueron tan fuertes que Diderot llegaría a escribir  ” El hombre sólo será libre cuando el último rey sea ahorcado con las tripas del último sacerdote”. En todo caso, la Enciclopedia estaba sembrando la semilla que haría crecer la planta de la libertad y el final del absolutismo unos años después con la Independencia de Estados Unidos  en 1776 y  la Revolución Francesa en 1789
Ese era el espíritu de la Enciclopedia  y el que  animaba a aquellos intelectuales unidos, en palabras de Diderot  “por el interés general del género humano y por un sentimiento de recíproca benevolencia.” En aquellos 21 volúmenes, en sus más de 25.000 páginas y en los más de 17.000 artículos que contenía la Enciclopedia se hallaba la semilla de un cambio que transformaría el mundo, un cambio que todavía continúa en nuestros días. Y el primer lugar donde esa semilla germinó fue en las colonias que Inglaterra poseía en América. Las llamadas Trece Colonias, se hallaban enfrentadas a Inglaterra por el trato que los colonos consideraban injusto por parte de la monarquía británica, pues mientras los americanos aportaban riquezas y pagaban elevados impuestos a Inglaterra no tenían medios para influir en el uso que se diera a esos impuestos, lo que despertó en ellos un sentimiento de marginación al no estar representados en las instituciones políticas inglesas.  
De esta forma, en 1773 se producía el celebre Motín del Té , cuando un grupo de colonos subió a bordo de varios navíos mercantes fondeados en el puerto de Boston y arrojaron por la borda sus cargamentos de té en protesta por la nueva Ley del Té  que era un paso más en las medidas del gobierno británico que perjudicaban económicamente a las colonias. Era el primer movimiento de protesta que no tardaría en extenderse por  las demás colonias y ,un año después, en 1774, se reunía por primera vez el Congreso de los colonos americanos y se manifestaba contra la opresión del Imperio Británico.  En mayo de 1775 el Segundo Congreso Continental que reunía a los partidarios de la independencia, comienza a gobernar las Trece Colonias al margen de Inglaterra. Era en realidad el comienzo de la Guerra de Independencia. En otro artículo hablaré de ella en detalle, en este caso me interesa para destacar que sería en este contexto histórico cuando se produce la que es considerada como la primera declaración de derechos humanos.

Mapa de las Trece Colonias que se independizaron de Inglaterra después de la firma de la Declaración de Independencia el 4 de julio de 1776. Pero sería la colonia de Virginia la que se adelantaría en publicar una Declaración de Derechos  el 12 de junio de 1776 , que puede considerarse la fuente que ha inspirado a las demás Declaraciones de Derechos Humanos desde entonces y fue el primer fruto de la semilla sembrada por los intelectuales ilustrados a través de la Enciclopedia en la lucha contra el sistema absolutista imperante entonces en toda Europa (imagen procedente de http://japegojuanito.wordpress.com ) 
En efecto, el 12 de junio de 1776 , en la colonia de Virginia , donde vivía  George Washington (1732-1799),el comandante en jefe del Ejército Continental formado por los partidarios de la independencia y futuro primer presidente de los Estados Unidos de América, se publicaba la Declaración de Derechos de Virginia , fuente de inspiración para la futura Declaración de Independencia de los Estados Unidos que se firmaría apenas tres semanas después, el 4 de julio de 1776. En la Declaración de Derechos de Virginia se incluían estos artículos que , por primera vez, ponía por escrito los principios de libertad e igualdad que pocos años después serían el lema de la Revolución Francesa de 1789.
Artículo 1.- Que todos los hombres son, por naturaleza, igualmente libres e independientes, y que tienen ciertos derechos inherentes de los que no se les puede privar ni desposeer a su posterioridad por ninguna especie de contrato, cuando se incorporan a la sociedad; a saber, el goce de la vida y de la libertad con los medios de adquirir y poseer la propiedad y perseguir y obtener la felicidad y la seguridad.
Articulo 2- Que todo poder está investido en el pueblo y , por consiguiente, deriva del pueblo; que los magistrados son los mandatarios y servidores y en todo momento responsables  ante él.
Artículo 3- Que el gobierno es o debe ser instituido para el provecho , protección, seguridad y derecho común del pueblo, nación o comunidad; que de los varios modos o formas de gobierno es el mejor aquel  que es capaz de producir el mayor grado de felicidad y seguridad , y ofrece la mejor garantía efectiva  contra el peligro de una mala administración; y que cuando un gobierno fuera manifiestamente inadecuado o contrario a estos principios, una mayoría de la comunidad  tiene el derecho indiscutible , inalienable e imprescindible de reformarlo, alterarlo o abolirlo en la forma que se juzgue más conveniente al bien público
Artículo 4- Que ningún hombre o grupo de hombres tiene derecho a privilegio o ventajas exclusivas o separadas de la comunidad, sino en consideración del desempeño de servicios públicos , cuyos cargos no son transmisibles, no debiendo ser hereditarios los oficios de magistrado, juez o legislador.

Archivo:Us declaration independence.jpg
En la imagen la legendaria Declaración de Independencia de Estados Unidos firmada el 4 de julio 1776 con la firma de los 56 representantes del Congreso de las Trece Colonias, entre los que se encontraban Benjamin Franklin, Thomas Jefferson o John Adams, ambos futuros presidentes de la nueva nación. Las frases iniciales de su preámbulo  “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” significaban algo más que la declaración de Independencia de una nación, era el nacimiento de una nueva forma de organizar la sociedad, de entender al ser humano. Nacía el derecho universal a la libertad, a la igualdad  y a la justicia con los que el hombre, sólo por haber nacido, ya tiene pleno derecho

Y continuaba la Declaración de Derechos de Virginia proclamando la libertad de expresión, la separación de los poderes legislativo , ejecutivo y judicial o la formación de un ejército reclutado entre el pueblo. La Declaración de Virginia fue la primera que desafió abiertamente el poder del Antiguo Régimen, aquel donde el rey, la aristocracia y la Iglesia controlaban el poder sobre un pueblo que no tenía la consideración de ciudadanos libres, sino de súbditos. Esta Declaración sería seguida por uno de los textos más influyentes de la historia y decisivos en la lucha del reconocimiento de los derechos de libertad e igualdad  los hombres, la Declaración de Independencia de Estados Unidos, en un Preámbulo que ya he citado en otras ocasiones pero que no puedo dejar de incluir porque muchas de las libertades de las que hoy disfrutamos en numerosas naciones beben de estas palabras
“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad.”

ESCENA DE LA SERIE “JOHN ADAMS” CON LA VOTACIÓN DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA DE ESTADOS UNIDOS  

Creo que una buena forma de sentir lo que sintieron aquellos hombres que firmaron un documento que iba a marcar la historia y abría el camino a la libertad , a la igualdad y a la justicia para otros pueblos es verlo en imágenes. Esta es una magnífica serie sobre la vida del segundo presidente de Estados Unidos y firmante de la Declaración de Independencia, John Adams (1735-1826), considerado uno de los padres fundadores del país . Poco antes de morir , en un mensaje a sus compatriotas, advirtió de la importancia histórica de la Declaración de Independencia pero también de la necesidad de conservar su espíritu en las instituciones políticas “Mis mejores deseos, en las alegrías, en las fiestas y servicios solemnes de ese día en el que se completará el año cincuenta del nacimiento de la independencia de los Estados Unidos: una época memorable en los anales de la raza humana, destinada en la historia futura de forma brillante o como la página más negra, de acuerdo con el uso o el abuso de las instituciones políticas por el cual deberá, en el tiempo venidero, formarse la mente humana”

Años después, el 14 de julio de 1789, el pueblo francés tomaba la fortaleza de la Bastilla , en París, un hecho que, como el Motín del Té en Bostón, era la señal del comienzo de la Revolución Francesa, un acontecimiento histórico que , como hemos visto, no nació de la nada, sino de la semilla plantada por los redactores de la Enciclopedia, que germinó primero en las Trece Colonias norteamericanas y que ahora cruzaba de nuevo el Océano Atlántico para brotar en la misma tierra donde había nacido la Enciclopedia. La Revolución, como una inundación, arrastró las viejas estructuras feudales, la monarquía absoluta y el dominio de la sociedad por la aristocracia y la Iglesia. Ahora sería el pueblo el soberano en la recién nacida República . En este contexto se produciría la redacción de otro documento histórico  cuyos ecos también llegan a nuestros días, inspirados en la Declaración de Derechos de Virginia y en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano , que fue redactada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa y aprobada el 26 de agosto de 1789.

En esta declaración se reconocen una serie de derechos que la misma Declaración afirma que no son creados por los revolucionarios, sino que son inherentes a la naturaleza humana, el hombre tiene derecho a ellos por su propia naturaleza y nadie puede arrebatárselos, derechos como la libertad, la igualdad, la propiedad o la resistencia a la opresión. Entre sus 17 artículos, cimientos de nuestro régimen de libertades , estaban algunos como estos

La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano era el principio del fin del Antiguo Régimen, aquel en el que el poder se hallaba en manos de un monarca absoluto y de los estamentos privilegiados,la aristocracia y la Iglesia. Se afirma que “El principio de toda soberanía reside esencialmente en la nación” , defiende la igualdad “La ley debe ser igual para todos, sea para proteger o para castigar. Siendo todos los ciudadanos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.”, la libertad “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos” y la libertad de expresión ” Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, “. Una nueva sociedad había nacido (imagen procedente de http://www.laplegariadeunpagano.com )
Artículo I :  Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos. Las distinciones civiles sólo podrán fundarse en la utilidad pública

Artículo 2: La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Artículo 4: La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada hombre, no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.

Artículo 6: La ley es expresión de la voluntad de la comunidad. Todos los ciudadanos tienen derecho a colaborar en su formación, sea personalmente, sea por medio de sus representantes. Debe ser igual para todos, sea para proteger o para castigar. Siendo todos los ciudadanos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.

Artículo 10 :  Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones, ni aun por sus ideas religiosas, siempre que al manifestarlas no se causen trastornos del orden público establecido por la ley.

Artículo 11: Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, excepto cuando tenga que responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.

Artículo 15:  La sociedad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su administración

Artículo 17: Siendo inviolable y sagrado el derecho de propiedad, nadie podrá ser privado de él, excepto cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exige de manera evidente, y a la condición de una indemnización previa y justa.
Sin embargo, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano tenía un defecto , no hacia referencia a las mujeres. Por eso, la escritura y política francesa Olympe de Gouges(1748-1793), que y es una vieja conocida para los lectores del Mentidero, redactaría dos años después la “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana”, uno de los primeros de los documentos de la historia donde se afirma la igualdad de derechos de la mujer con respecto al hombre. Sin embargo, por desgracia, las mujeres tendrían que luchar todavía mucho tiempo para que estos derechos proclamados en la Declaración escrita por Olympe fueran reconocidos.  Destaco  a continuación sus tres primeros artículos con los que  asienta la igualdad entre mujeres y hombres

Archivo:Marie-Olympe-de-Gouges.jpg
Otra de las personalidades destacadas en la lucha por el reconocimiento de los derechos humanos fue Olympe de Gauges(1748-1793) que al no ver reflejada a la mujer en la  Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano hizo una nueva versión donde incluía a la mujer en posición de igualdad con el hombre, algo que no era compartido por la mayoría de revolucionarios . En el comienzo de la Declaración de los Derechos de la Mujer y del Ciudadano  Olympe escribe “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta” La respuesta vino dos años después de la publicación en 1791 de esta Declaración de los Derechos de la Mujer, cuando fue acusada de conspiración por oponerse a la ejecución del rey Luis XVI y defender un estado federal ,  y ella misma fue ejecutada en la guillotina. Su hijo renegó de ella por temor a compartir su destino. Sin embargo, Olympe ha pasado a los libros de historia para siempre como una de las primeras defensoras de los derechos de la mujer, un triunfo que sus verdugos no le pudieron arrebatar
Artículo I : La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.
Artículo II: El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.
Artículo III: El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos
Poco a poco , las ideas de igualdad, de libertad, de respeto a las diferentes ideas políticas, religiosas, de respeto a la dignidad de todos los seres humanos y de abolición de la esclavitud irían penetrando en la sociedad no sin obstáculos a lo largo de todo el siglo XIX, que fue contemplando el final de la mayoría de monarquías absolutas y el nacimiento de Repúblicas y Monarquías constitucionales. Sin embargo, la primera mitad del siglo XX con la aparición de ideologías totalitarias como el fascismo, el nazismo y el marxismo estalinista que pusieron en peligro la supervivencia de los Derechos del Hombre durante la Segunda Guerra Mundial. La derrota de Alemania y Japón en la guerra, supuso el triunfo de un concepto del mundo y la sociedad nacido en la Revolución Francesa y en la Independencia de Estados Unidos , defendido por millones de seres humanos que entregaron su vida en defensa de la libertad, de la igualdad , de la justicia en los campos de batalla de todo el planeta.

La que fuera esposa del presidente Franklin Delano Roosevelt, fallecido en 1944, Eleanor Roosevelt(1884-1962), sostiene en sus manos la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ella viajó por todo el mundo para promocionar e impulsar esta declaración a la que ella llamó “La carta magna de la humanidad” la auténtica constitución de todos los seres humanos . Sobre ellos decía “¿Donde comienzan en realidad los Derechos Humanos? En pequeños lugares,cerca del hogar, tan cercano y tan pequeños que no pueden verse en ningún mapa del mundo” Porque los Derechos Humanos Universales se defienden cada día en nuestra propia calle, en nuestra casa, en nuestro trabajo.Es una tarea del día a día que todos debemos emprender, porque esos Derechos tienen que ser apoyados , practicados y defendidos por cada uno de nosotros  
La guerra que se había iniciado el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de las tropas alemanas de Polonia , terminaba el 2 de septiembre de 1945 con la firma de la rendición de Japón a Estados Unidos, casi un mes después de la explosión de las dos primeras bombas atómicas de la historia en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, el 6 y el 8 de agosto respectivamente. Así terminaba una guerra que había durado seis años y causado la muerte de más de sesenta millones de personasEl 24 de octubre de ese mismo año nacía en San Francisco, California, la Organización de las Naciones Unidas, formada en un principio por 51 naciones , firmantes de la Carta de las Naciones Unidas, que podría considerarse como una constitución común para todas las naciones. En  esta Carta de las Naciones Unidas nacida del sufrimiento de dos guerras mundiales, se defiende de nuevo los valores de la libertad, la justicia, la igualdad y la paz y el compromiso de todos los firmantes en la defensa de estos derechos.
“Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas, a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad, y con tales finalidades a practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos, a unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, a asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará; la fuerza armada sino en servicio del interés común, y a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todas los pueblos, hemos decidido aunar nuestros esfuerzos para realizar estos designios.Por lo tanto, nuestros respectivos Gobiernos, por medio de representantes reunidos en la ciudad de San Francisco que han exhibido sus plenos poderes, encontrados en buena y debida forma, han convenido en la presente Carta de las Naciones Unidas, y por este acto establecen una organización internacional que se denominará las Naciones Unidas.”

DOCUMENTAL SOBRE LA EVOLUCIÓN  HISTÓRICA EN LA LUCHA Y DEFENSA  DE LOS DERECHOS HUMANOS UNIVERSALES

Así nacía la Organización de las Naciones Unidas, que iría creciendo durante todo el siglo XX y que en nuestros días, al comienzo de la segunda década del siglo XXI , aún tiene nuevas incorporaciones, la última de ellas la República de Sudán del Sur, desde julio de 2011. Su principal órgano de gobierno, la Asamblea General, aprobaría el 10 de diciembre de 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos, con la abstención de la Unión Soviética, sus estados satélites, Arabia Saudi y Sudáfrica.  Esta Declaración era la proclamación ,en el ámbito mundial, de los derechos de libertad, justicia e igualdad para todos sin distinción de raza, sexo, religión o clase social, el reconocimiento en todas las naciones del mundo que formaban parte de la ONU de aquello que ya había sido defendido en la Declaración de Derechos de Virginia de 1776, en la Declaración de Independencia de Estados Unidos de ese mismo año , en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 durante la Revolución Francesa, y la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadano de 1791. Y sus artículos se hallaba reflejado las conquistas de esos dos siglos de lucha , de los que a continuacion extraigo los cinco primeros del total de 30 artículos que lo componen. Podéis verlos todos en http://www.un.org/es/documents/udhr/
Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros
Artículo 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Artículo 4 : Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas
Artículo 5: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes

Como nos dice Mafalda en sus siempre agudos comentarios, el compromiso en la Defensa de los Derechos Humanos es como su declaración, Universal. Nos afecta a todos y todos debemos participar en su defensa. Por desgracia, la propia organización que los redactó, la ONU, no funcionaba en base a los criterios de igualdad  que proclaman la Declaración de los Derechos Humanos, pues unos pocos países tienen derecho de veto sobre las decisiones que puede tomar una mayoría. Ha fracasado en muchos de sus intentos por detener la violación de estos derechos y hoy mismo siguen produciéndose continuas violaciones de estos derechos, pero el paso de ser reconocidos mundialmente , de tenerlos escritos , de ser conocidos por millones de personas, era hace tan solo dos siglos una completa utopía. (imagen procedente de http://coeducacionbengabirol.blogspot.com )
Esta es la Declaración Universal de los Derechos Humanos ,cuyo aniversario celebramos el próximo 10 de diciembre. Hemos recorrido doscientos años de historia desde aquella Declaración de Derechos de Virginia, pero , en realidad, es una historia que se prolonga en el pasado durante milenios, pues siempre ha existido el anhelo del hombre de alcanzar la libertad, la justicia, la igualda, la paz , el bienestar económico. Si observamos el mundo que nos rodea vemos que estos loables principios no son respetados en muchos sitios e incluso los firmantes de esta Declaración violan estos derechos ,pero la diferencia es que ahora contamos con instrumentos legales para defenderlos, no estamos desarmados ante la injusticia, ante quienes violan los derechos fundamentales de todo ser humano expuesto en el artículo 3  “derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” . Esta Declaración no son solo palabras, representa el espíritu de los millones de personas que nos precedieron y que dieron la vida en su defensa.
Estamos muy lejos de vivir en un mundo perfecto, la injusticia, el fanatismo religioso, la violencia, la desigualdad, el abuso del fuerte sobre el débil, del hombre sobre la mujer, el racismo, las dictaduras políticas, el hambre siguen existiendo en diferentes partes del mundo,pero , a pesar de ello, hoy gozamos de una libertad , de una igualdad  y de unos derechos comunes e inherentes en el mismo momento de nuestro nacimiento en muchas naciones del mundo, que jamás habría sido imaginado por nuestros antepasados. Tenemos una deuda de gratitud con todos aquellos que lucharon para que estos derechos fueran reconocidos, y la forma de pagar esta deuda es que cada uno de nosotros, cada día, siga luchando por fortalecer esos derechos, porque sean reconocidos en aquellos lugares donde aún son violados, y, sobre todo, enseñarlos a las nuevas generaciones, para que no olviden de donde vienen y lo esencial que es defenderlos y practicarlos en nuestra vida diaria. En ello nos va la felicidad que podamos hallar en la vida  ¿Un sueño? Tal vez, pero como dijo Eleanor Roosevelt, una de las grandes defensoras de la Declaración Universal de Derechos Humanos  “El futuro pertenece a quienes creen en la  belleza de sus sueños”

En el aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos quiero felicitar  y dar las gracias a todas las personas que cada día, en silencio, sin que conozcamos sus nombres, defienden con sus actitudes, con su valor, con su fortaleza, con su generosidad , dia a dia durante toda su vida el espíritud de esta Declaración. Queda mucho por hacer, pero llevamos siglos recorriendo este camino y poco a poco queda menos para la meta , que no haya un ser humano sobre la Tierra que tenga que temer que sus derechos fundamentales como persona puedan ser violentados. Si no creemos en ello fracasaremos en nuestro intento.Creamos (imagen procedente de http://liberacionahora.wordpress.com )  
Anuncios