EL DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y LA SUPERVIVENCIA DE NUESTROS BOSQUES

Decía Mahatma Gandhi que “Se puede vivir dos meses sin comida y dos semanas sin agua, pero sólo se puede vivir unos minutos sin aire. La tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos. El amor es la fuerza más grande del universo, y si en el planeta hay un caos medioambiental es también porque falta amor por él. Hay suficiente en el mundo para cubrir las necesidades de todos los hombres, pero no para satisfacer su codicia” Me parece oportuno recordar estas palabras hoy, cuando dentro de tres días, el cinco de junio, se va a a celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente que este año está dedicado a los bosques bajo el lema “Bosque, la naturaleza a su servicio” y ha escogido como sede para su celebración la India, una de las grandes potencias emergentes, con una población que supera los mil millones y con una presión creciente sobre su medio ambiente. Si alguna utilidad tiene dedicar cada día del año a una causa es para que, al menos por unas horas, aparezca en las noticias , sea actualidad y , quizás, con un poco de fortuna se despierte alguna conciencia dormida, pues la noticia no tardará de ser desplazada por otra considerada más importante.

Un problema de nuestra sociedad de la información es el ruido constante al que estamos sometidos, desde los medios de comunicación, radio, televisión, periódicos, las redes sociales , el correo electrónico son todos ellos fuentes que emiten mensajes que nos bombardean con nuevas noticias y acontecimientos a cada momento convirtiendo en viejo lo que hace apenas unas horas era la última novedad. Creo que muchos experimentamos esa sensación de vértigo, de sentirnos desbordados por el caudal de impresiones que recibimos . Pero ¿estamos mejor informados que antes?¿nos da tiempo a reflexionar en medio de este barullo de voces discordantes, de mensajes contradictorios, de novedades impactantes? La reflexión requiere tiempo y silencio, algo que no abunda demasiado en nuestra sociedad, pero es necesario encontrarlo , porque los problemas que afectan a nuestro planeta son los bastante graves como para merecer que le dediquemos algo de ese tiempo.

El Día Mundial del Medio Ambiente viene celebrándose todos los cinco de junio desde el año 1972 cuando se celebró la I Cumbre de la Tierra, la Conferencia de Estocolmo , donde  se realizó una Declaración con 26 principios dirigidos a la Protección del Medio Ambiente . Este año se ha decidido dedicarlo a los bosques en el Año Internacional del Bosque. Aunque se han logrado avances en la última década pasando de los 16 millones de hectáreas destruidas anualmente en la década de los noventa a las 13 millones de hectáreas en la primera década del siglo XXI. Sin embargo , muchas de las nuevas hectáreas contabilizadas como bosque, se trata de plantaciones de árboles para la obtención de madera, no de auténticos bosques (imagen procedente de http://ecomas-alejandra.blogspot.com )

El Día Mundial del Medio Ambiente se lleva celebrando desde el año 1972  cuando entre el 5 y el 16 de junio de ese año se celebró la primera de las conocidas como Cumbres de la Tierra, la Conferencia de Estocolmo. Convocada por la ONU , en ella se debatió por vez primera y de forma global sobre el estado del medio ambiente mundial, acordándose en ella una primera Declaración con 26 principios sobre el medio ambiente y el desarrollo, que además contenía 109 recomendaciones . Un año después, la Comunidad Europea, embrión de la posterior Unión Europea, crearía la primera Directriz sobre Protección del Medio Ambiente y el primer Programa de Acción Ambiental. Entre esos 26 principios, que ya he recogido en otro artículo del Mentidero, sobresalen estos

Principio 2: Los recursos naturales de la tierra, incluidos, el aire, el agua, la tierra, la flora y la fauna y especialmente muestras representativas de los ecosistemas naturales , deben preservarse en beneficio de las generaciones presentes y futuras mediante una cuidadosa planificación u ordenación, según convenga

Principio 3: Debe mantenerse y , siempre que sea posible, restaurarse o mejorarse la capacidad de la tierra para producir recursos vitales renovables.

Principio 4: El hombre tiene la responsabilidad especial de preservar y administrar juiciosamente el patrimonio de la flora y la fauna silvestre y su hábitat, que se encuentren actualmente en grave peligro por una combinación de factores adversos. En consecuencia, al planificar el desarrollo económico debe atribuirse importancia a la conservación de la naturaleza , incluidas la flora y fauna silvestre.

Principio 7: Los estados deberán tomar todas las medidas posibles para impedir la contaminación de los mares por sustancias que puedan poner en peligro la salud del hombre, dañar los recursos vivos y la vida marina, menoscabar las posibilidades de esparcimiento o entorpecer otras utilizaciones legítimas del mar

Principio 19: Es indispensable una labor de educación en cuestiones ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos y que presente la debida atención al sector de población menos privilegiado, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana. Es también esencial que los medios de comunicación de masas eviten contribuir al deterioro del medio ambiente humano y difundan , por el contrario, información de carácter educativo sobre la necesidad de protegerlo y mejorarlo a fin de que el hombre pueda desarrollarse en todos los aspectos.

Principio 24: Incumbe a toda persona actuar de conformidad con lo dispuesto en la presente Carta. Toda persona , actuando individual o colectivamente o en el marco de su participación en la vida política procurará que se alcancen y se observen los objetivos y las disposiciones de la presente Carta  

Estadística comparada de la última década del siglo XX y la primera del siglo XXI en millones de hectáreas. Podemos ver como en Europa no se destruye masa forestal , en Asía se ha invertido el proceso y de destruir se ha pasado a aumentar en más de dos millones de hectáreas mientras que en América del Sur y África, aunque  han reducido ligeramente la destrucción siguen rozando cada uno los cuatro millones de hectáreas destruidas (imagen procedente de http://evaluacioniimpactosambientales.blogspot.com)
Es importante recordarlos, porque se corre el riesgo de que se queden en palabras vacías de contenido, de eficacia para transformar la realidad. Este año el Día Mundial del Medio Ambiente tiene por lema “Bosque , la naturaleza a tu servicio” para que sirva de apoyo al Año Internacional de los Bosques y la verdad es que es triste que tengamos que dedicar un Año Internacional a los bosques para impulsar su protección y preservar lo que nos queda de ellos. Quizás es porque hemos olvidado lo que es un bosque, ya no sabemos que es internarnos por un sedero para perdernos entre los árboles y sentarnos en un claro sólo para permanecer en silencio y escuchar los sonidos de la naturaleza. Los árboles no so un objeto decorativo, no están ahí para darnos sombra y que hagan bonito, los árboles son la base de la vida en nuestro planeta, sin ellos la vida no se parecería a lo que ahora conocemos , sería mucho más pobre, más inhóspita.

Decía el poeta indico  Rabindranath Tagore “convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros, pero ya no producirá flores”  pero el daño por la desaparición de los bosques es mucho peor que la perdida de  la belleza de las flores . Pero , ¿que es un bosque?Si consultamos el Diccionario de la Real Academia de la Lengua encontramos esta escueta definición  “sitio poblado de árboles y matas”.No parece una gran cosa ¿verdad? Pero este “sitio poblado de árboles y matas” ocupa cuatro mil millones de hectáreas(una hectárea es equivalente a 10.000 meros cuadrados) lo que significa un 31% de la superficie terrestre , almacenan  289 gigatoneladas de dióxido de  carbono actuando como un regulador imprescindible e insustituible para tratar de controlar el cambio climático acelerado por la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, al tiempo que libera el oxígeno necesario para que podamos vivir,  mantienen estable el ciclo hidrológico y protegen a la tierra de la erosión.

Imagen donde aparecen señalados en verde las principales masas forestales del planeta , que con 4000 millones de hectáreas significan el 31% de la superficie terrestre y donde sobresale la Selva Amazónica con una superficie de seis millones de kilómetros cuadrados y abarca ocho naciones. Su superficie es equivalente a doce veces la superficie de España (imagen procedente de http://maderarms.wordpress.com )
Pero siendo todas estas razones imprescindibles  para que nos preocupemos por su cuidado, los bosques son también el hogar del 80% de la biodiversidad del planeta, entre ellas los 300 millones de seres humanos que viven en selvas y bosques y los mil millones de personas cuya vida depende directamente de los recursos que les proporcionan estos bosques , desde los alimentos a la caza , desde el combustible para sus estufas hasta el material con el que construyen sus viviendas. Y aún hay más, los libros, los periódicos, los informes , los folios de la oficina o el papel higiénico que tenemos en nuestros cuartos de baño se fabrica a partir de los árboles. Para hacernos una idea de lo que esto significa, en el año 2008, según podéis leer en “La Historia de las cosas” de Annie Leonard, se consumieron en Estados Unidos 80 millones de toneladas de papel , para obtener el papel necesario para editar los libros publicados en  en la nación norteamericana  en el año 2006 fue preciso talar 30 millones de árboles  Otro dato más para obtener una tonelada de papel para producir folios de oficina se precisan entre dos y tres toneladas de árboles.

A pesar del aumento del reciclaje y también de las plantaciones de árboles destinados nada más que para la producción de papel, al menos un 71% sigue obteniéndose de los bosques naturales. He dicho antes que alberga el 80% de la biodiverdidad del planeta, entre ellas muchas plantas que contienen sustancias medicinales de las que luego nos beneficiamos con sus aplicaciones en la curación de las enfermedades humanas como sucede, por ejemplo, con la quinina que previene la malaria.  Por todo ello , estos “sitios poblados de árboles y matas” son imprescindibles para nuestra supervivencia, aunque parece una vez más que la codicia del ser humano ciega su sentido común, pues no existe otra explicación para el hecho de que anualmente estemos destruyendo más de trece millones de hectáreas  , lo  que equivale a toda la superficie de Portugal o a la superficie de dos veces la ciudad de París cada día, o , más explicito aún, 60 campos de fútbol por minuto. Actualmente el ritmo de extinción de especies de árboles es de 50.000 mil al año y de cien especies de animales al día 

Archivo:Amazon rainforest.jpg
Foto del satélite de la Selva Amazónica, el principal pulmón verde del planeta, aquí señalado en amarillo .Después de conseguir reducir de los 29.000 kilómetros cuadrados destruidos anualmente en la década de los noventa a los 6500 kilómetros cuadros en los años 2009 y 2010 en los primeros meses del  año 2011 se ha incrementado bruscamente su destrucción en parte debido al aumento de los territorios ocupados para el cultivo de la soja empleado como biocombustible. Aumentan las presiones sobre el gobierno brasileño para que dicte leyes menos estrictas para la conservación de la naturaleza que, según la oposición, frena el desarrollo económico de Brasil
Si tenemos en cuenta que en el mayor pulmón del planeta, la selva del Amazonas , sólo se han identificado un 1% de todas las especies existentes en relación a su contenido de sustancias curativas, podremos comprender la importancia y gravedad de las últimas noticias sobre la destrucción de su masa forestal. Según las imágenes de los satélites del gobierno brasileño, entre marzo y abril de este año 2011 la deforestación de la selva se ha multiplicado por seis en comparación con el mismo periodo de tiempo del año pasado, pasando de los 103 kilómetros cuadrados arrasados entre marzo y abril de 2010 a los 593 kilómetros cuadrados de este año. Una de las causas de esta deforestación es el intento de arrebatar terreno a la selva para el cultivo de la soja, que es utilizado para la producción de biocombustibles.

NOTICIA SOBRE EL INCREMENTO DE LA DEFORESTACIÓN DE LA SELVA AMAZÓNICA

Los biocombustibles como la soja en Brasil o el aceite de palma en Indonesia están causando, con el pretexto de producir un combustible más “ecológico ” que el derivado del petróleo, unos niveles altos de deforestación en estas naciones que contienen también las extensiones más grandes de selva tropical.  Pero el daño no termina con la deforestación, el suelo queda sin protección y al llover la lluvia arrastra todas las sustancias nutrientes que antes eran retenidas por las raíces y las hojas de los árboles , por lo que la  tierra se erosiona y al poco tiempo deja de ser productiva y esa misma tierra es arrastrada a los cursos fluviales causando riadas de barro  e inundaciones porque ya no hay una barrera natural de árboles que las contengan. Por supuesto, desaparecen todos los animales que dependen del bosque para alimentarse y protegerse y eso también afecta a los depredadores que no viven en el bosque pero se alimentan de los animales que habitan en ellos.

James Lovelock(1919), el creador de la Hipótesis de Gaia afirma que hay  que considerar la Tierra como un único sistema fisiológico al que llamó Gaia en honor de la diosa griega de la Tierra. La Tierra y todos los seres vivos que la integramos contribuiríamos a autoregular las condiciones necesarias para mantener la vida en el planeta , la propia vida es la que fomentaría las condiciones para mantenerse a sí misma y eso se demuestra en la propia composición de nuestra atmósfera. Todo está interrelacionado y lo que afecta a los bosques afecta a los animales que viven en ellos , a los ríos , a la tierra sobre la que crecen y , finalmente , al ser humano. Recuerdo ahora las palabras que leí hace unos meses y que recogí en un artículo del director del Museo de Ciencias Naturales, Esteban Manrique, que decía “Cuando hablamos de biodiversidad , nos referimos a la naturaleza, la que nos da todos los bienes y servicios que necesitamos para vivir. Lo que ocurre a la fauna y a la flora también nos afecta a nosotros directamente. No hay que olvidar que los alimentos vienen del campo, no del supermercado”

VIDEO DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN CON LA SITUACIÓN DE LA DEFORESTACIÓN EN EL MUNDO

No todo son malas noticias en este Año Internacional de los bosques y según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) durante la última década se ha logrado por primera vez reducir la superficie talada de árboles, pasando de los 16 millones de hectáreas anuales de la década de los noventa a los 13 millones de hectáreas de media en la primera década del siglo XX y en la propia selva amazónica, que en los últimos meses ha aumentado la superficie de selva destruida, sin embargo se ha conseguido reducir de los 29.000 kilómetros cuadrados destruidos anualmente en la década de los noventa a los 6500 kilómetros cuadros en los años 2009 y 2010 . También es cierto que se podría justificar esta reducción porque la superficie forestal es menor que la de hace treinta años.

La clave en la lucha por la protección de los bosques no es establecer más parques nacionales, ni prohibir la entrada  de la gente , ni su uso económico. Los bosques no deben convertirse en museos de la naturaleza, debe de buscarse el equilibrio entre su importancia económica y su conservación, lo que es la base del desarrollo sostenible, un termino que fue definido por primera vez en la II Cumbre de la Tierra de Rio de Janeiro celebrada  entre el 3 y 14 de junio de 1992 se celebra en Río de Janeiro la II Cumbre de la Tierra . En esta Cumbre se define  el concepto de Desarrollo Sostenible con estas palabras “los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza. Para alcanzar el desarrollo sostenible , la protección del medio ambiente debe ser parte del proceso de desarrollo y no puede ser considerado por separado

La deforestación no se recupera con la plantación de nuevos árboles, porque el bosque necesita décadas para volver a formarse, para tener la capacidad de enriquecer el suelo y de capturar dióxido de carbono . Necesitamos los árboles para disminuir los efectos del ya inevitable cambio climático que provocará que zonas de la selva amazónica se conviertan en sabana mientras que en otras zonas , como la Europa Mediterranea el desierto cubrirá buena parte de los territorios de las naciones del sur de Europa. Es imprescindible conservar los bosques que ya tenemos para contribuir a reducir las inuncaciones y el empobrecimiento del suelo (imagen tomada de http://bioconcienciaycambioya.blogspot.com ) 

La solución a la deforestación no son las grandes plantaciones de árboles , porque un bosque no se forma en unos pocos años, necesita décadas e incluso siglos para crear todo el ecosistema y la biodiveridad que alberga un bosque natural, por eso es esencial conservar los que aún tenemos porque no existe ninguna forma de sustituirlos, no podemos reconstruir el bosque destruido por un incendio, por una tala indiscriminada o arrasado por los intereses agrícolas o de construcción. Los bosques son una fuente de riqueza económica y ecológica, y en los últimos años se está desarrollando la silvicultura comunitaria donde los bosques son administrados por las propias poblaciones que habitan junto a ellos beneficiándose de su conservación y explotación. No es nada nuevo, es lo que llevan haciendo durante milenios millones de indígenas que han tenido en los bosques su hogar, pero ese es el camino para salvar nuestros bosques de la voraz depredación de la sociedad del consumo.

No tenemos repuestos para nuestros bosques, nuestro único camino es conservar los que aún tenemos y aunque el lema del Día Mundial del Medio Ambiente sea “El bosque a tu servicio” creo que no se trata de que esté a nuestro servicio, sino que deberíamos fijarnos más bien en los líquenes. ¿Por qué? El liquen surge de la unión o simbiosis de un hongo y un alga que de esta forma se hacen más fuertes y logran sobrevivir, se necesitan el uno al otro. Lo mismo sucede con el hombre y el bosque, con la diferencia de que el bosque ya existían antes de nuestra aparición y seguramente nos sobrevivirá, pero nosotros no podremos hacerlo sin él. Celebremos el Día Mundial del Medio Ambiente el próximo cinco de junio, pero , sobre todo, no nos olvidemos de que no se trata de un día al año, sino de todos los días de todos los años en el futuro. Los árboles son el símbolo de la esperanza , como escribe el naturalista español Joaquín Araújo “Quien planta árboles está al lado de la eternidad. Nuestra codicia legítima de más bosques es la búsqueda de una humanidad más humana”

Las celebres palabras que el jefe indio Seattle pronunció en un discurso en 1854 es la mejor forma de acabar este artículo y quién nos marca el camino a seguir, el compromiso con nuestro planeta “Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceinia de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra.Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos.Esto lo sabemos, la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra.El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierral. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre de una familia( imagen procedente de http://www.dforceblog.com )