EUROPA ENTRE EL ABISMO Y LA REALIDAD

Un payaso se encuentra sobre el escenario de un teatro, todos los espectadores fijan su mirada en él . De pronto el payaso comienza a gritar “¡¡fuego!!¡¡fuego!!¡¡Marchense de aquí !!”, pero los espectadores comienzan a reírse y a aplaudir, se creen que forma parte de la actuación del payaso y nadie toma en serio sus palabras. Pero el incendio es real, el teatro arde pasto de las llamas y cuando advierten que las palabras del payaso eran reales es ya demasiado tarde , el fuego les rodea y todos ellos mueren. He tomado prestada esta metáfora del filósofo danés Soren Kierkegaard(1813-1855) para iniciar este artículo , porque refleja muy bien lo que ha pasado en Europa y en Estados Unidos durante los últimos años, en particular a raíz de la crisis de las hipotecas subprime iniciada en el año 2008, y de las que ya he hablado en varias ocasiones en el Mentidero. En aquel momento se dilapidaron cientos de miles de millones de euros en salvar a las entidades financieras y en estimular la economía, se habló de la necesidad de refundar el sistema capitalista, de unirse todos para crear una nueva organización económica y social en el mundo.
Ya entonces hubo voces que clamaron en el desierto ,los payasos de la metáfora de Kierkegaard,  ,afirmando que la crisis se estaba cerrando en falso , que no se estaba cambiando nada, que la crisis económica y la recesión volverían aún con más fuerza para acabar con una sociedad del bienestar que se apoyaba sobre los pilares de barro de la deuda . Las naciones seguían en una huida hacia delante , incrementando sus deudas públicas, manteniendo sus programas de gastos aun sabiendo que en el futuro no habría dinero para sostenerlos, utilizándolos para ganar votos en las elecciones..Actuaban como aquellos espectadores que se reían ante los avisos del payaso que les avisaba del fuego. Pero nuestros políticos y también nuestras sociedades, pues todos somos responsables de llegar a esta situación, no han sido capaces de ver a largo plazo. Todas las decisiones que se han ido tomando han sido para salir del paso, para seguir engañándonos a nosotros mismos un poco más , en alcanzar como fuera las siguientes elecciones sin tomar medidas impopulares  que podrían hacerles perder las elecciones y el poder aunque supieran que por el camino elegido no había salida.¿El resultado?Nos hemos quedado atrapados en nuestro teatro, rodeados de llamas.
Uno de los edificios en llamas del barrio de Tottenham. Aunque la chispa de los disturbios ha sido la muerte de  Mark Duggan el pasado jueves 4 de agosto, los disturbios responden a otra realidad diferente, barrios deprimidos donde ya hace 26 años hubo otras revueltas. En ese tiempo no se ha mejorado su situación y la crisis actual ha acentuado la precariedad de las condiciones de vida de estos barrios, donde un 20% de los jóvenes se halle en paro y los subsidios se han recortado hasta un 75%. Esta violencia es el resultado del resentimiento, incluso de auténtico odio, hacia la sociedad y el gobierno . Lo peor es que las condiciones actuales aumentarán las penurias de estos sectores de la población y la respuesta puede ser aún más violencia  , que podría generar una situación de caos que al final llevaría hacia un profundo recorte de las libertades y quizás hasta una suspensión de la democracia. Recordemos que nuestra actual sociedad es casi un excepción en la historia de Europa.Lo decía Paul Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos “Lo no que no puede durar de por vida alguna vez acaba”. Puede ser  que nos estemos enfrentando al inicio de ese proceso(imagen procedente de http://www.abc.es )
Decía el poeta español Antonio Machado “Peor que ver la realidad negra , es no verla”, y eso es lo que llevamos haciendo todos estos años, nos hemos negado a ver la realidad pero la realidad es muy tozuda y vuelvo a recurrir a otra frase, ahora del escritor norteamericano Philip K. Dick , que nos decía “La realidad es eso que sigue estando aún cuando yo ya he dejado de creer en ella”. No importa que neguemos la realidad, que no la queramos ver, porque aunque cerremos los ojos con fuerza, al abrirlos la realidad seguirá allí, esperándonos, mirándonos fijamente a los ojos y esperando una respuesta. ¿Qué está pasando estos días en Londres?¿qué ha pasado en Madrid con los celebres indignados?¿y en las protestas masivas de Israel?¿y en las manifestaciones de Atenas?¿por qué los mercados desconfían de la situación económica de Estados Unidos?¿tienen alguna credibilidad nuestros gobernantes?¿hacia donde vamos, que vendrá después, cuales serán las consecuencias?
Viajemos ahora a Londres, al barrio de Tottenham. El 4 de agosto fallecía por el disparo de un policía un joven de raza negra llamado Mark Duggan. Había disparado contra los policías y tenía antecendentes por tráfico de droga. Apenas 48 horas después se produce una pequeña manifestación de unas 200 personas frente al cuartel de la policía del barrio de Tottenham, pero esta concentración pacífica se convierte en el inicio de una ola de violencia cuando unos jóvenes encapuchados incendian coches policiales . Comienzan los altercados, la quema de vehículos , incendios en algunas casas y se producen 29 personas  heridas y más de sesenta detenidos. Al día siguiente la violencia se incrementa  y aún más el lunes 8 de agosto ,  utilizando tácticas de guerrilla urbana que organizan a través de mensajes usando Blackberrys cuyas comunicaciones son más  dificiles de interceptar. El gobierno califica la violencia de “inaceptable” pero los saqueos de tiendas y los incendios de edificios de apartamentos e incluso de empresas como Sony continúan , las calles se convierten en un campo de batalla  y se extiende la ola de violencia a otros barrios londinenses como  Lewisham, Croydon, Peckham o Hackney
Mark Duggan, 29 años, cuatro hijos, con antecendentes penales y que según los estudios balísticos publicados hoy mismo disparó contra los agentes que luego le dieron muerte. En estos casos la realidad de los hechos no tiene importancia , porque sólo son el detonante de una situación incubada durante tiempo atrás.  Pero cuando el caso se adueña de las calles y el estado pierde poder para defender la legalidad , la libertad se halla en peligro. Aquellos que defienden la insubordinación civil como forma de protesta no saben que están  sentando las bases para que las libertades democráticas nos sean arrebatadas. Cuando a los ciudadanos les des a elegir entre el caos o la seguridad aunque sea restringiendo sus libertades, elegirán siempre la seguridad, aunque provenga de una dictadura . No, no es ese el camino, no hay camino fuera de las leyes y de la participación en el sistema democrático , las acciones que desafían esto ponen en peligro las libertades de todos (imagen procedente de http://www.independent.co.uk)
Cuando escribo este artículo es el martes 8 de agosto por la tarde y ya hay más de 200 detenidos y las perdidas se cifran en unos 120 millones de euros , pero además la ola de violencia continua con una intensidad desconocida, que incluso supera a los disturbios raciales que hubo en Londres en 1985. Además se ha contagiado a otras ciudades como Bristol, Liverpool , Birmingham o Manchester hasta el extremo que se ha llegado a suspender varios partidos de fútbol programados para el miércoles 9 de agosto por la dificultad de garantizar la seguridad de los espectadores. El primer ministro David Cameron(1966) ha anunciado el envió de 16.000 policías que tomaran las calles  al tiempo que asegura que hará “todo lo posible para restablecer el orden”. Estas escenas recuerdan a las que se vivieron en los barrios periféricos de París hace unos años y está claro que la muerte de Mark Duggan no es más que el pretexto o la chispa que causado un incendio que lleva tiempo preparándose.
Mirad lo que escribía un blogger que hasta ayer publicada en el diario británico “The Independent”, se llama Jody Mcyntyre y escribía “Durante los disturbios del sábado la gente robó las cámaras a los equipos de la BBC y Sky News.¿Sabéis por qué ocurre?eso Ya no creemos en los medios de comunicación para criticar al gobierno británico . Twitter ha quitado el poder de las manos de los periodistas” ¿No os recuerda esto al discurso de los llamados indignados en España? Pero añade Mcyntyre ” Deberíamos incendiar el cuartel general de la policía de Tottenham” Y esto lo escribe una persona que hasta ayer, pues hoy le han despedido, publicaba en un periódico influyente en el Reino Unido y al que leerían miles de ciudadanos y lo más increíble es que afirma que no tiene miedo a la cárcel porque defiende la justicia. Yo me pregunto ¿violar las leyes , quemar comisarias, quemar tiendas, almacenes, vehículos y viviendas, saquear negocios y robar a la gente por la calle es defender la justicia? Ese es el camino del desorden social que lleva a políticas dirigidas a la restricción de la libertad de todos los ciudadanos y que en nada mejoran la situación actual. La violencia nos acerca un poco más al abismo del que tendríamos que tratar de alejarnos. 
Imagen de una manifestación de hoy en Londres donde los ciudadanos piden al gobierno que “barra a los delincuentes”. Ninguna sociedad puede tolerar el caos durante mucho tiempo. Sin embargo, la situación actual es el caldo de cultivo perfecto para que estos fenómenos violentos se produzcan cada vez con más fuerza. La crisis económica esta muy cerca de convertirse en una crisis social de consecuencias imprevisibles, o no tanto si tenemos en cuenta lo que ha sucedido en la historia con casi todas las revoluciones y motines. Han acabado en dictaduras (http://www.elmundo.es )
Pero conozcamos la realidad del barrio donde se originaron los disturbios de la boca de uno de sus concejales , Brian Haly. Cuenta Brian Haly que en los últimos años Tottenham, como consecuencia de los recortes en los gastos sociales , ha perdido 50 millones de euros de su presupuesto, lo que ha llevado a reducir  la inversión en las políticas sociales. ¿Consecuencias? Los subsidios a personas desempleadas o sin ingresos  se han visto reducidos en un 75%, los centros de educación juvenil han pasado de trece a ocho desde el comienzo del gobierno de David Cameron el 11 de mayo de 2010, el paro juvenil se ha duplicado, pasando del 10 al 20% y los niveles de delincuencia han aumentado hasta un 60%. Brian Haly afirma que durante los años transcurridos desde los últimos altercados en 1985 se ha invertido una gran cantidad de dinero pero que nada ha cambiado. Según sus palabras “Hay un alto desempleo, bajas tasas de escolaridad y de alfabetismo.Nada ha cambiado”
El resultado de todo esto lo describe con precisión otro blogger, Dave Hill, del periódico “The Guardian” “La situación actual es de una tormenta perfecta de resentimiento y criminalidad que facilmente podría seguir explotando en otras partes de Londres. Vivimos tiempos inquietantes” Ahora viajemos hasta España donde desde hace casi tres meses se suceden las manifestaciones, protestas y acciones, unas pacíficas y otras violentas, de un grupo heterogeneo que son denominados “indignados”. La fecha emblemática de este movimiento fue el 15 de mayo, cuando se celebró una manifestación en Madrid para protestar por la situación del país y pidiendo reformas en el sistema electoral y de funcionamiento de nuestra política, además de demostrar el descontento por una política que había llevado a casi un 21% de la población española al desempleo y a otra parte muy importante de la población a vivir en condiciones precarias, con inestabilidad laboral, bajos sueldos y un alto endeudamiento debido en especial a las grandes hipotecas que tienen endeudadas a las familias españolas.
En la imagen enfrentamientos entre la policia y los llamados indignados. Lo que se inició como un movimiento pacífico, en el que todo el mundo tenía su lugar, con independencia de su ideología, y cuyo objetivo era mostrar la protesta de la sociedad contra el discurrir de los acontecimientos y solicitar una reforma electoral que facilitara una mayor participación ciudadana en los partidos políticos, ha degenerado en un movimiento que ya sólo se representa a sí mismo y no a los que creemos en nuestro sistema democrático y que vemos en los partidos políticos, con todos sus defectos, y a las leyes que hemos aprobado en la Constitución de 1978 como la garantía de nuestra libertad. Los indignados , con su actitud de insumisión ante las leyes y de falta de respeto a las ideas de los demás , están poniendo en  peligro nuestro propio sistema de convivencia. Vivimos en democracia, hay libertad de expresión y de manifestación, pero sólo dentro de las leyes y siempre respetando a los demás . No son la voz del pueblo, nadie los ha elegido y su voz no tiene ni más ni menos valor que la de cualquiera de nosotros, aunque por la fuerza quieren imponerla. Es un camino equivocado que nos pone en peligro a todos (imagen procedente de http://www.5septiembre.cu )  
Esa noche un grupo decidió  permanecer en la Puerta del Sol  y allí permanecieron hasta la primera semana de agosto cuando finalmente fueron desalojados por la policía. En un principio muchos apoyamos sus propuestas , sobre todo en relación a la reforma del sistema electoral , no tanto a las quiméricas propuestas económicas alejadas de la realidad, pero el movimiento se fue radicalizando y atacando a las instituciones democráticas con gritos como “No nos representan” y en muchos casos defendiendo la desobediencia civil, o sea, el incumplimiento de las leyes, al tiempo que parecían querer convertirse en los portavoces de un pueblo que ni los ha elegido como representantes ni comparte muchos de sus planteamientos. Estos sólo se pueden defender en democracia a través de un programa electoral , presentando las propuestas y que los ciudadanos opinen con su voto sobre ello. La última semana hemos asistido al comportamiento incívico de estas personas que no han dudado en cortar calles , insultar a la policía y burlarse de ellos, de la ley y de todos los que consideramos que la ley es la garantía de nuestra libertad y la que permite regular nuestra convivencia.
Este pasado fin de semana más de trescientos mil personas se manifestaban en Israel donde a pesar del crecimiento económico  la brecha que separa a las clases más acomodadas del resto de la población se está ensanchando y las dificultades para acceder a una vivienda son cada vez mayores. Mientras, todos conocemos la situación de países como Grecia, Irlanda o Portugal. Estados Unidos ha visto rebajada la calificación de su deuda no por un capricho de la agencia de calificación Standard and Poors, sino porque su nivel de deuda ha llegado ya al 100% de su Producto Interior Bruto , sigue endeudándose y los planes económicos para reducir esa deuda se basan en datos falsos de crecimiento que no se corresponden con la realidad y que además no se aplicarían hasta el año 2013 después de las elecciones Además, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) acaba de publicar un informe con la ralentización del crecimiento no sólo en Europa y Estados Unidos , sino también en las economías emergentes, como Brasil, India o China, que en la última crisis del 2008 habían tirado de la economía mundial.
IMAGENES DE LOS DISTURBIOS EN LONDRES Y LOS MOVIMIENTOS DE GUERRILLA URBANA  
 A todo ello se añade la crisis de deuda que ahoga a la Unión Europea, una crisis que se debe a una razón muy clara, los estados se encuentran endeudados a unos niveles tan altos que los inversores de esa deuda desconfían de que en el futuro puedan responder de sus obligaciones y pagar esas deudas.En un articulo reciente comparaba la situación de Europa y Estados Unidos a los de una familia que ha pedido un préstamo y cuando lo agota , en lugar de dejar de gastar para ahorrar y terminar con la deuda, sigue pidiendo más dinero y más dinero , hasta que llega un momento que su volumen de deuda es tan grande que el banco no le puede prestar más porque no cree que pueda devolver ese dinero. En ese artículo os ponía los porcentajes de deuda de las naciones europeas, os los recuerdo,   Grecia la deuda pública supone en estos momentos el 142,80% de su Producto Interior Bruto, en Irlanda el 96,20 %, en Portugal el 93%, en Italia el 119%, en la próspera Alemania el 83,20% y en Estados Unidos acaba de alcanzar el 100%

Llegados a este punto , vamos a detenernos un instante para escuchar las palabras que el filósofo José Ortega y Gasset pronunció durante una conferencia en Buenos Aires hace más de sesenta años . “Argentinos ¡a las cosas, a las cosas!. Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos No presumen ustedes el salto magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez , bravamente , a abrirse el pecho a las cosas , a ocuparse y preocuparse de ello directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva , de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales”  Y comparemos estas palabras con esta frase del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, mucho más oscuros “Si miramos mucho a un abismo este acabará, para horror nuestro, por contemplarnos fijamente”. Ortega animaba a abandonar las rencillas, las fantasías, las demagogias, para enfrentarse a la realidad, dominarla y salir adelante, mientras que Nietzsche nos advertía que si miramos al abismo, en este caso a la realidad, fijamente y no hacemos nada, si nos negamos a reconocer esa realidad, terminará atrapándonos y arrastrándonos al fondo de ese abismo.
¿Cual es la realidad de nuestro tiempo, la realidad de la crisis que parece ahogar al mundo? La deuda. Los estados están endeudados muy por encima de sus recursos y su capacidad de pago, los servicios que el estado ha prestado durante décadas a la sociedad ya no se puede mantener por una realidad que, aunque la neguemos, aunque no nos guste, esta ahí, impertérrita a nuestras protestas e indignaciones: no hay dinero para sostener el estado de bienestar.¿Cual es la solución para una familia endeudada que no puede pagar sus prestamos ? Recortar sus gastos al máximo, tratar de ahorrar todo lo posible e ir pagando poco a poco su deuda.¿O pensáis que la solución sería seguir pidiendo prestado?¿hasta cuando?¿hasta la quiebra absoluta?  Recortar gastos supone que hay que eliminar subvenciones, subsidios, ayudas y prestaciones sociales que hasta ahora corrían a cargo del estado. A partir de este momento tendrá que ser el ciudadano el que lo financie y también tendrá que pagar más impuestos y aceptar trabajos más precarios y con sueldos más bajos. Es más, incluso puede ser que tuvieéemos que pagar todos un tanto por ciento de nuestros salarios para que el estado pudiera abonar parte de su deuda.
Es posible que la aplicación de las  políticas que, nos gusten o no, parecen  inevitables ante la falta de dinero de los estados , deriven en situaciones como la que se está viviendo en Londres. Ojalá me equivoque , pero caminamos hacia una Europa no sólo más pobre, sino más inestable y , quizás, como resultado de esa inestabilidad, menos libre (imagen procedente de http://www.elpais.com )   
Se lo que pensáis “¡ No hay derecho!¡Eso no se puede hacer!¿Como vamos a vivir?No se pueden recortar gastos de esa forma o nos convertiremos en pobres” Tenéis toda la razón, si recibimos sueldos inferiores pero nuestros gastos aumentan al tener que pagar servicios que hasta ahora eran gratuitos, pagar más impuestos y tasas y con un desempleo que apenas mejorará porque las economías están casi congeladas, el futuro es de mayor pobreza , nos devolverá a una Europa anterior al Estado de Bienestar, una Europa pobre donde se acabaran las comidas en restaurantes todos los fines de semana, los viajes o  el comprarse ropa con frecuencia. Es un regreso a la Europa de nuestros abuelos. Me diréis que eso es imposible , y ojalá me esté equivocando, pero estamos empezando a despertar a una realidad desagradable pero , valga la redundancia, real. No hay dinero. En realidad, ya somos pobres. También os diré otra cosa, esto no va a solucionar nada. Será igualmente otro parche para mantener el sistema un poco más de tiempo porque, simplemente, no sabemos como sustituirlo.
Lo que pueda suceder después excede los límites de este artículo pero sólo una revolución tecnológica puede permitirnos cambiar un rumbo que equivocamos hace tiempo y al que se unirán los problemas derivados en particular del cambio climático, que producirán crisis humanitarias y grandes desplazamientos de población. Ahora bien, ¿que consecuencias puede tener esta política que se enfrenta a la realidad y nos devuelve del sueño del bienestar a una sociedad más dura y empobrecida  ? Aún no se han aplicado estas políticas y ya vemos como el descontento se manifiesta con violencia en el Reino Unido,y de forma más pacífica en otras naciones como España, Israel , Italia o Grecia.¿Qué pasará si la gente se niega a aceptar la realidad?¿como reaccionarán nuestras sociedades ante el hecho de tener que renunciar a lo bueno por algo peor ? Porque el mundo que viene , si no sucede un gran cambio, no es mejor que el que conocemos, sino peor, es un paso atrás y puede extenderse durante toda esta generación. Sino aceptamos esa realidad, y entiendo que es muy difícil, habrá protestas y con seguridad con un grado de violencia igual o superior al que estamos viendo en el Reino Unido.
El problema con nuestros gobernantes es que ninguno de ellos ha tenido de afrontar la realidad y explicársela a sus ciudadanos, sino que han preferido ocultarla con declaraciones tranquilizadoras. Pero los problemas, como bien sabemos cada uno por nuestras experiencias personales, cuando se ocultan no se solucionan solos sino que se agravan. Ahora las medidas serán mucho más dolorosas que hace cuatro años y las consecuencias las pagaremos todos. Si, podemos exigirles responsabilidades a ellos , pero al final la realidad de la vida cotidiana se impone, y será una realidad muy dura(imagen procedente de http://psoexabia.blogspot.com )
No tenemos más que escuchar las llamadas a la violación de las leyes, a la insubordinación civil realizadas por los que se llaman indignados, o la violencia desatada en Tottenham. Son sólo pequeñas muestras de lo que puede suceder en el futuro , miles de personas empobrecidas, con trabajos precarios, y sintiéndose engañadas. No estarán equivocadas , nos han engañado, pero nos han engañado haciéndonos creer que el tipo de vida que llevábamos era sostenible cuando no era así , podíamos haberlo cambiado hace años y ahora no sería tan traumático, nos habríamos adaptado y no nos habríamos empobrecido con más deuda. Yo mismo he escrito dentro de mi ignorancia atacando a los que decían que estos gastos no eran sostenibles, ahora me he dado cuenta que están en lo cierto. Podemos y debemos exigir que se castigue a los responsables de esta situación, pero eso no cambiará nuestra realidad.
El futuro, sino aceptamos esta situación, se presenta aún más oscuro. Las manifestaciones ocuparán las calles de Europa y de otras naciones, habrá violencia y la violencia trae el caos como podemos ver por las calles de Londres. Habrá quien grite ¡Revolución!. Quizás hasta haya revoluciones. ¿Y después de la Revolución? Miremos a la historia. Después de la Revolución Francesa vino la dictadura imperial de Napoleón, después de la Revolución Rusa, vino la dictadura del  Partido Comunista, después de la revolución castrista vino la dictadura de Fidel Castro. Después del caos, del desorden la gente necesita el orden, lo piden, lo exigen y es entonces el momento de las dictaduras. La historia esta llena de esos ejemplos porque una sociedad no puede sobrevivir mucho tiempo sumida en el caos. Por eso me asustan tanto los llamamientos a la desobediencia civil, a la infracción de las leyes, a los que ponen en entredicho las instituciones democráticas como el Parlamento y los partidos políticos. Si, cierto, son mejorables pero si queremos cambiarlos hay que hacerlo dentro del sistema, porque si lo desmontas vendrá el caos y del caos surgen las dictaduras y el fin de la libertad.
Una calle de Londres donde se han producido disturbios. | Ap
Una imagen de una de las calles de Londres donde se están produciendo los disturbios  durante toda esta semana, y que muy bien podríamos ver como una metáfora de esta Europa que cada vez se parece más al caballito de la imagen, un juguete roto. Puede que el contenido de este artículo os parezca muy exagerado, espero que mi visión sea equivocada y alejada de la realidad, sólo he pretendido explicar lo que me parece que está sucediendo e invitar a la reflexión sobre ello  (imagen procedente de http://www.elmundo.es ) 
Imagino que si alguno ha tenido la paciencia de leer hasta aquí me estará tachando de apocalíptico, exagerado y alarmista. Y deseo de corazón que estéis en lo cierto y que todas estas palabras no sean más que fruto de mi ignorancia. Me he limitado a recoger la visión que tienen muchos observadores de la realidad y también a usar lo que me dicta mi sentido común. Lo que he escrito no tiene porque ser así,no tiene porque ser nuestra realidad, quizás nada de esto se cumpla,sin embargo el desarrollo de los acontecimientos me hace pensar lo contrario y también me hace pensar que nos encontramos ante el dilema de aceptar la realidad, apretar los dientes y esforzarnos en salir adelante, o negarnos a aceptar esta realidad, la de nuestra pobreza, y hundirnos aún más en un abismo del que será todavía más doloroso salir.
Como siempre os digo, el Mentidero nació no como una plataforma para pontificar y exponer mis ideas como si fueran la verdad revelada, nada más lejos de mi intención, sino como un foro de debate para exponer diferentes ideas. Me encantaría que los que leyeseis esto expongáis vuestros propios puntos de vista y así intercambiemos como concebimos cada uno de nosotros lo que está pasando y como puede evolucionar. Yo he expresado mi opinión, no más autorizada por supuesto que la de otras personas con mayores conocimientos y espero estar sumido en un profundo error .Por el bien de todos. Sin embargo, si os pido que cuando penséis sobre la situación tratéis de despojaros de lo que deseamos, de lo que queremos y nos enfrentemos con la realidad,sólo así podremos conseguir una percepción lo más objetiva posible. Ojalá yo sea como el payaso que gritaba en el escenario ¡fuego, fuego! y nadie le escuchaba, y ojalá ese fuego no exista y todos se rían del payaso.
Anuncios