HISTORIA DE SAN VALENTIN : CUANDO EL AMOR NO ES SÓLO MARKETING

Estamos apenas a una semana de esa fiesta que nuestra sociedad consumista, que es capaz de convertir en mercancía todo lo que toca, incluso nuestros sentimientos más nobles e íntimos, y donde muchos se esforzarán en alagar a sus parejas con flores, bombones o mensajes de amor por cualquiera de los mútiples medios que la tecnología ha puesto a nuestro alcance, aunque ninguno, en mi opinión, tan bonito como la tradicional carta escrita de puño y letra , en la que el amante pone su alma en cada trazo sobre el papel.
Es inútil clamar contra los excesos de cursilería de esta fecha, ni descalificarla diciendo que es sólo una estrategia más de marketing comercial para sacarnos las últimas monedas que nos restan en nombre del amor. ¿Os imagináis unos Reyes Magos sin regalos o un día de Difuntos sin honrar a nuestros muertos en los cementerios?Los seres humanos somos animales de costumbres y una vez que estas se hallan enraizadas sólo el tiempo podrá terminar con ellas, aunque reemplazándolas por otras similares, que es lo que sucede siempre a lo largo de la historia.
Así que, haciendo buena la sentencia de Maquiavelo “si puedes matar a tu enemigo, hazlo;si no hazte amigo suyo”, en lugar de criticar la fiesta de San Valentín conozcamos mejor un poco su historia y las nuevas formas por las que hoy encontramos el amor en la vida . Soy consciente de que todos los días deberían ser San Valentín en una relación, igual que, aunque sea un tópico decirlo, todos los días del año deberíamos vivirlos con el espíritu de Navidad. Cierto, pero también es cierto que somos seres humanos , no ángeles del cielo, y no podemos mantener esa perfección e intensidad en nuestra forma de actuar porque creo que no lo podríamos soportar. En cualquier caso San Valentín es un buen pretexto para mostrar nuestros sentimientos una vez más y hacer la misma apuesta que Martin Luther King  “he decidido apostar por el amor. El odio es una carga demasiado pesada”.

En esta obra de Tiziano se representa la fiesta romana de las Lupercales, que sería sustituida por el papa Gelasio I por el día de San Valentín, aunque hay quién considera que las Lupercales son el antecedente de nuestros Carnavales  

¿Quién fue San Valentín?Para saberlo tenemos que viajar al Imperio Romano, en concreto al siglo III de nuestra era. Nos encontramos bajo el gobierno del emperador Claudio Aurelio Marco Gótico(213-270) . Había alcanzado la púrpura imperial en 268 y desde el principio había sido muy querido por el pueblo porque había llegado en una situación muy delicada para el Imperio, con grandes zonas de la Galia e Hispania bajo dominio bárbaro. En los escasos dos años en los que estuvo en el poder, Claudio II obtuvo importantes victorias que le sirvieron para reunificar el Imperio e incluso logró un honor poco común, su divinización por el Senado.

Pero para sus numerosas campañas militares Claudio necesitaba una gran cantidad de soldados y pensaba que los hombres casados no podían ser buenos guerreros, porque pensarían demasiado en su familia y no se arriesgarían tanto como aquellos que no tenían un hogar al que regresar, por lo que en 270 decidió prohibir los matrimonio a sus soldados. Según nos cuenta la tradición, un sacerdote llamado Valentín vivía por entonces en la capital del Imperio, Roma, y apiadándose de aquellas parejas que acudían a él para contraer matrimonio, desobedeció la orden imperial celebrando numerosos  matrimonios en secreto, hasta que su actividad llegó a oídos del emperador.

Claudio llamó a su presencia a Valentín y trató de persuadir al sacerdote para que abandonase la práctica de unir a las parejas con el sacramento cristiano del matrimonio  , algo inverosímil pues los emperadores no eran muy amigos de perder el tiempo tratando de convencer , se limitaban a ordenar que se cumpliera su voluntad. Sea como fuere, Valentín no cedió y, nos sigue contanto la tradición, trató incluso de convertir al emperador al cristianismo pero con tan poco éxito que el emperador ordenó, por su desobediencia, que fuera ejecutado, no sin antes pasar por la obligatoria tortura , pues parece que por aquella época quitarte la vida no era suficiente castigo si antes no te hacían sufrir un poco.

Como sucede con la mayoría de los mártires católicos, la tradición no escatima en torturas antes de su ejecución, pero para no regodearnos en su sufrimiento diremos que primero fue apaleado, luego lapidado y, por si aún quedaba algún resto de vida en su cuerpo, decapitado. Esto sucedió , según esta misma tradición,  el 14 de febrero de 270. Pero no termina aquí la historia, también añade la leyenda que , días antes de morir y cuando se hallaba encarcelado esperando la ejecución, Valentín se enamoró de la hija, que además era ciega, de su carcelero, llamado Asterius. Gracias a su amor y a la fe en Dios consiguió devolverle milagrosamente la vista a su amada y , momentos antes de partir hacia el lugar de su ejecución, tuvo tiempo de escribirle un último mensaje que firmó como “De tu Valentín”. Como veis, nuestro relato no tiene nada que envidiar al mejor melodrama de nuestros días. Como curiosidad, los supuestos restos de San Valentín se hallan en la Iglesia de San Antón, en Hortaleza, donde llegaron procedentes de Roma después de que  los donase el Papa al monarca español Carlos IV a finales del siglo XVIII.

Supuestas reliquias de San Valentin, aunque, como indico en el artículo ni siquiera sabemos si existió realmente. Estas se hallan en la iglesia madrileña de San Antón, en la calle Hortaleza. Originariamente se encontraban en Roma, pero fueron donados por el papa al rey Carlos IV que a su vez los donó a los Padres Escolapios.

Después de esta emotiva escena, por favor secad vuestras lágrimas antes de seguir que sino os nublará la vista y no podréis leer con claridad lo que sigue, dejaremos pasar dos siglos . Nos encontramos ahora en el año 495, el Imperio Romano ya ha dejado de existir apenas 19 años antes tras la caída del último emperador romano Rómulo Augústulo en 476, pero la Iglesia Católica es mucho más fuerte , después de que el emperador Constantino el Grande la convirtiese en la religión oficial del Imperio tras el Concilio de Nicea de 325. El papa se ha convertido en la figura más importante de los territorios que formaban el antiguo Imperio y de hecho ostenta el titulo de Pontífice Máximo o Sumo Pontífice, un título que antes detentaban los emperadores.

En este año de 495 gobierna la Iglesia el Papa Gelasio I . Parece que era natural de Argelia, aunque no conocemos su año de nacimiento. Tuvo una gran actividad durante su  pontificado fijando el Canon de los textos religiosos, los Evangelios Canónicos  y los demás serían los llamados Evangelios Apócrifos , de los que ya hemos hablado en este Mentidero. También estableció que en la Eucaristía, junto al pan había que consumir vino, para expulsar de la Iglesia a la secta maniquea , pues estos consideraban el vino impuro. Pero en lo que nos interesa en esta ocasión, Gelasio decidió sustituir el rito pagano de las Lupercales y no encontró mejor forma de hacerlo que poniendo en su lugar una festividad dedicada a los enamorados y bajo la tutela de San Valentín.

Pero os preguntaréis ¿que eran las lupercales? Estas se celebraban en Roma el 15 de febrero y su nombre es la combinación  de los términos Lupus(lobo) e hircus(macho cabrío). Anualmente se elegía entre los ciudadanos de mayor alcurnia a los Lupercos o sacerdotes que se reunían en la gruta de Lupercal , que , según contaba la leyenda, el Fauno Luperco, adoptando la forma de una loba, había amamantado a Rómulo y Remo, los fundadores de Roma, y donde se hallaba la higuera en cuyas ramas se había enredado la cesta donde iban los dos pequeños flotando por el río Tiber después de ser abandonados allí para que muriesen ahogados. Bajo esta higuera, llamada Ruminalis, se sacrificaba un perro y un macho cabrío, con su piel se hacían tiras que se entregaban a los fieles o luperci. Estas tiras se llamaban februa y serían el origen del nombre del mes de febrero, que significa el que purifica, porque estas tiras eran utilizadas para purificar, como ahora veremos.

Lo jóvenes luperci, embadurnados con la sangre de los sacrificios y desnudos, salían corriendo por la ciudad tratando de azotar con sus februas    a todos los que encontraban en su camino, y aquel que era azotado era a la vez purificado y, en el caso de las mujeres, aumentaba su fertilidad porque al recibir el azote su carne adquiría un color púrpura, color que era el de las mujeres que practicaban la prostitución sagrada. Hoy en cía este color ha sido adoptado por los movimientos feministas como un símbolo de la esclavitud de la mujer a lo largo de la historia.

Fotografía de la cueva Lupercal, donde según la leyenda el fauno Luperco adoptando la forma de una loba amamantó a Rómulo y Remo, los fundadores de Roma.

Para acabar con este rito pagano de la fecundidad,  Gelasio estableció el 14 de febrero como el Día de los Enamorados y escogió a Valentín por coincidir con la fecha de su muerte y porque además había entregado su vida por unir en matrimonio a las parejas de enamorados en desobediencia a las órdenes del emperador
Pero, sin embargo, la primera noticia verídica que tenemos de la celebración del 14 de febrero como Día de los Enamorados y fiesta de San Valentín , se la debemos al escritor inglés Geoffrey Chaucer (1343-1400) en el poema “Parlament of Foules” de 1382 ,obra escrita para cantar al matrimonio entre Ricardo II de Inglaterra y Ana de Bohemia en el que podemos leer

Porque esto fue el día de san Valentín
cuando cada ave vino aquí a elegir su pareja

En cuanto a la tradición de enviar una felicitación de San Valentín, se la debemos a la norteamericana Esther Allen Howland(1828-1904). Ya existía antes, pero ella fue la auténtica impulsora cuando, después de recibir una valentina desde Inglaterra en 1847, se quedó fascinada por la idea y decidió importar el papel de flores y los lazos desde Inglaterra para diseñar sus propias valentinas.El éxito fue tan rápido, que no tardó en necesitar la ayuda de otras amigas para poder hacer frente a la gran cantidad de pedidos de nuevas valentinas que recibía. Llegó a convertirse en un floreciente negocio con los que podía ingresar más de 100.000 dólares anuales. Posteriormente se irían ampliando los regalos para este día con bombones y flores , donde juega  un papel muy importante el color de la flor, si es un ramo de amor deben de ser rojas, si es de amistad azules o amarillas y si es de paz, blancas.

Esther Allen Howland fue quién popularizó el envío de las postales de amor o valentinas a mediados del siglo XIX, creando un floreciente negocio que generaba más de 100.000 dólares de beneficios anuales

Aunque el 14 de febrero, por milagros del marketing y las campañas comerciales, se ha convertido en el día mundial de los enamorados,  hay algunos países que no lo celebran en esa fecha o , en lugar de ser Día de los Enamorados lo llaman Día del Amor y la Amistad.. Así, en Brasil se celebra el 12 de junio, en China tienen su propio día de los Enamorados llamado Qi Qiao Jie en el séptimo día del séptimo mes del calendario lunar, en Colombia tiene lugar el 14 de septiembre y es llamado “Día del Amor y la Amistad”  y con el mismo nombre pero el 14 de febrero se celebra en Perú donde las rosas son sustituidas por orquideas y en Egipto es el 4 de noviembre . En cuanto a España ,San Valentín se celebró sobre todo a partir de los años 50, impulsados por unos grandes almacenes.

Hasta aquí la historia del origen de San Valentin, en su mayor parte basada en una leyenda, porque incluso la identidad de San Valentín es discutida y no hay pruebas de su existencia. La propia Iglesia , en el Concilio Vaticano II en 1969 decidió eliminar esta festividad de su calendario eclesiástico para limpiar el santoral de santos legendarios sin base real, pero , como decía al principio de este artículo , es muy difícil erradicar las tradiciones cuando están arraigadas en la sociedad, así que creo que seguiremos enviando rosas, escribiendo valentinas, cenando a la luz de las velas y prometiendo amarnos hasta la eternidad. Y en el fondo ¿que tiene de malo?

Como decía el escritor Thomas Mann, “es el amor y no la razón lo que es más fuerte que la muerte” El amor es lo que nos hace sentir vivos, no sólo el amor de pareja, el amor a la vida, a todo lo que nos rodea. Nos hace ser mejores, más abiertos al otro,más generosos, mas bondados e ilumina con su luz toda la realidad que nos rodea. Sólo por ello podemos olvidarnos de que San Valentín seguramente no existió, que su fiesta no fue más que un invento de un papa olvidado ya por la historia para sustituir una fiesta pagana o que hoy en día es aprovechado por el comercio para que gastemos dinero. Quizás todo eso es verdad, pero también es verdad que es importante no perder una ocasión de decir “te quiero” a las personas que amamos. Como decía el escritor francés Edouard Rod “en el fondo de cada alma se hallan tesoros escondidos que sólo descubre el amor”. Permitamos que el amor entre por la puerta para que esos tesoros salgan a la luz.

Anuncios