EL MANIFESTANTE, PERSONA DEL AÑO 2011 . LA DIGNIDAD POR ENCIMA DEL MIEDO

La revista Time ha elegido la figura del manifestante, del indignado, el movimiento que nació inspirado por un breve folleto escrito por el diplomático francés Stéphane Fredéric Hessel(1917) titulado “Indignaos” y también a la Primavera Árabe que sacudió los cimientos de los viejos regímenes autoritarios de gran parte del Norte de África y Oriente Medio. El director de la revista británica,Rick Stengel, ha explicado que los motivos por los que ha sido concedido este premio, no a una persona en concreto sino al colectivo de todos los que se han manifestado contra la corrupción del poder y las injusticias del sistema económico imperante,  es porque “en todos los sitios este año, la gente se ha quejado por la incapacidad de los líderes tradicionales y la irresponsabilidad de las instituciones. Los políticos no pueden mirar más allá de las próximas elecciones y se niegan a tomar decisiones difíciles. Esa es una de las razones por las que no elegimos a una persona este año” y añade “por capturar y resaltar un sentir global de promesa impaciente, por acabar con gobiernos y con la sabiduría tradicional, por combinar las técnicas más viejas con las más nuevas para hacer brillar la luz de la dignidad humana y, por último, por dirigir el planeta hacia un senda más democrática aunque a veces más peligrosa para el siglo XXI, el ‘Manifestante’ es la Persona del Año 2011 de Time”.
Si, todos vivimos con esperanza y expectación las revoluciones árabes en Egipto, Túnez , Libia  y los intentos de enfrentarse al poder en Yemen, Arabia Saudi o Siria, parecía el grito de libertad de un pueblo harto de décadas de corrupción, de falta de libertad y , sobre todo, de malas condiciones de vida. En Europa ,la crisis financiera en la que se haya sumido nuestros sistema económico desde el año 2008, ha sacado a la luz todas las prácticas abusivas de los grandes financieros, la corrupción e inoperancia de los políticos y la fragilidad del proyecto de una Europa unida basada no en la unidad política sino en la economía, y cuando esta ha fallado el edificio ha amenazado con derrumbarse ante la falta de verdadera unión y solidaridad entre  las diferentes naciones que la integran. Primero en España, con el ya famoso Movimiento 15-m, luego en Grecia, en Portugal , en el Reino Unido y también en Estados Unidos, miles de personas tomaron las calles para protestar e impulsar un cambio no sólo económico,sino también político y social .

La tradición de elegir una “persona del año” por la revista Time comenzó en el año 1927 y el primero en ser elegido fue el aviador Charles Lindbergh. En principio era “el hombre del año” pero a partir de 1999 se convirtió en “persona del año” para no excluir a las mujeres , aunque cuatro mujeres antes de esta fecha recibieron este título, entre ellas la reina Isabel II de Inglaterra en 1952 o la que fuera presidenta de Filipinas Corazón Aquino en 1986. Aunque es considerado como un homenaje y un honor recibir esta designación también fueron personas del año personajes que no eran precisamente ejemplares como Adolf Hitler en 1938, Josef Stalin  por dos veces en 1939 y 1942 o el líder de la Revolución Iraní , el Ayatollah Jomeini en 1982. Este año , como vemos en la portada, el premio ha correspondido no a una persona sino a la figura del manifestante para honrar a todos los que han participado  en la caída de los regímenes totalitarios en el Norte de África y también a los manifestantes de los movimientos de indignados en Europa. Según su director es porque han contribuido a cambiar el mundo, pero , sin embargo, siendo una buena noticia todo aquello que signifique un reconocimiento a los que luchan por la libertad, lo que no está tan claro son los logros reales de estas protestas  (imagen procedente de http://www.elreferente.es )

El detonante de todo , el primero de los indignados, el tunecino Mohamed Buazizi, pagó con su vida la protesta al quemarse vivo después de que la policía tunecina le quitara su único medio de vida. La foto de su cuerpo ardiendo dio la vuelta al mundo y animó a los jóvenes tunecinos a salir  a la calle , organizándose gracias a uno de los grandes protagonistas de estas revueltas, las redes sociales. Y como fichas de domino, este grito de libertad se extendió de una nación a otra . Como dice el director de Times “En todas partes, parece que la gente ha dicho que ya es suficiente,han reclamado, no han desesperado, incluso cuando las respuestas llegaron en forma de gases lacrimógenos o balas” y creyeron con firmeza en  “la idea de que la acción individual pueda traer un cambio colosal y colectivo”. Si, se han publicado libros, se han estrenado películas, denunciando la injusticia del actual sistema económico , se han hecho públicos informes como el del Pew Research Center que señalaba que en Estados Unidos el número de pobres había alcanzado los 49 millones de personas y los mayores son hasta 47 veces más ricos que los jóvenes. Y lo mismo sucede en Europa, donde las diferencias entre ricos y pobres son cada vez mayores

Durante todo este aciago año 2011 los derechos laborales y las políticas sociales no han hecho sino retroceder, se piden sacrificios, se reducen gastos sociales, se amplia el porcentaje de la población que se halla en el umbral de la pobreza o lo ha cruzado, se imponen gobernantes que no han sido elegidos por los votantes determinan sus actos por la reacción de los mercados, de las agencias de calificación, de los fondos de inversión y de los lobbies de los grandes grupos financieros e industriales. Hasta la saciedad se ha repetido que las consecuencias de la crisis no la pueden pagar en solitario los ciudadanos, sino que los responsables de la misma, tanto políticos, financieros o empresarios, deberían responder ante la justicia y la sociedad por sus actuaciones inmorales. Las calles se han llenado de manifestantes aunque sin objetivos precisos y sin saber muy bien como encauzar esa indignación para alcanzar objetivos concretos.

El movimiento de indignación que nació en España se extendió por los países más golpeados por la crisis, como Grecia, Portugal y en otoño también a Estados Unidos. Según el Diccionario de la Lengua indignación significa  “Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos”, un enfado dirigido no contra una persona en concreto sino contra una forma de organización social y económico que lejos de extender el bienestar y la prosperidad entre las naciones menos favorecidas, está incrementando las desigualdades incluso en las sociedades más prósperas, al tiempo que conserva una forma de vida que contribuye al deterioro del medio ambiente y el agotamiento de los recursos naturales. Sin embargo, a pesar de la voluntad de querer cambiar esto, los objetivos de estos movimiento son difusos y sin un programa realista y concreto es difícil influir en la realidad. (imagen procedente de http://www.absolutnuevayork.com )
Ahora que estamos llegando al final de este año, y después de que la figura del manifestante haya sido elegido como la persona más importante e influyente del año, habría que mirar atrás y reflexionar sobre lo que realmente se ha conseguido, que se ha cambiado, que impacto ha tenido en la vida real y cotidiana de la población. Sobre la situación en las naciones del Norte de África ya escribí a comienzos de este mes un artículo en el que mostraba como, medio año después de las protestas y las revoluciones de la Primavera Árabe, el panorama estaba dominado por la incertidumbre y por la amenaza de que el poder pasara ahora a manos de partidos islámicos como los Hermanos Musulmanes en Egipto. Libia todavía está tratando de recuperar el aliento después de una guerra concluida con el asesinato del dictador Muamar el Gadafi, Siria se halla en una guerra civil no declarada y con miles de personas asesinadas, torturadas y desaparecidas, y las tiranías de la Península Arábiga, Arabia Saudi, Kuwait, Abu Dhabi, han comprado con el dinero del petróleo el silencio , por el momento, de sus súbditos.
En Europa y Estados Unidos las protestas no han cambiado nada. Se han convertido en el derecho a pataleo de la población, al que los políticos hacen oídos sordos mientras siguen tomando decisiones que , día a día, empeoran las condiciones de vida de sus ciudadanos, que asistimos como espectadores incrédulos al espectáculo de sucesivas reuniones, asambleas y cumbres salvadoras que sólo ponen de manifiesto la incompetencia, mediocridad y falta de visión de los que son líderes de nuestras naciones. ¿Realmente es el manifestante el personaje del año 2011?¿no será más bien ellos, esos cuyo nombre no conocemos, que no están en los gobiernos, que no son elegidos por los votantes, pero que imponen sus reglas y condicionan las políticas de las naciones?¿esos que son capaces de hacer fracasar la última Cumbre del Clima en Durban poniendo en peligro el futuro de las nuevas generaciones para no tomar decisiones que pudieran dañar a grandes grupos industriales?

Las sucesivas reuniones de la Unión Europea, donde sólo se escuchan las voces de los presidentes de Francia, Nicolás Sarkozy, y de Alemania, Angela Merkel, país que se está beneficiando al financiar su deuda con intereses muy bajos. Sufrimos la mala administración de los diferentes gobiernos europeos, con democracias intervenidas por elementos al margen de los parlamentos elegidos por los votantes, que imponen sus condiciones y exigen sacrificios que ellos no comparten. Ya no son los gobiernos los que toman las decisiones y se están poniendo las bases para que surjan movimientos radicales, separatistas, extremistas, como ya sucedió en otros momentos de la historia de Europa.(imagen procedente de http://cnnespanol.cnn.com ) 
El director de Time dice que “En 2011, los manifestantes no sólo expresaron sus quejas, cambiaron el mundo” pero ¿qué ha cambiado?¿que se ha logrado? En el Norte de África es cierto que se ha conseguido derrocar a tiranos que llevaban décadas en el poder, apoyados, no lo olvidemos, por Occidente, pero estamos comenzando a ver como pueden haber cambiado de cadenas y de amo, aunque habrá que esperar aún un tiempo para saber cual es el resultado final de estas revoluciones. En Europa el resultado es nulo, en realidad sólo se han dado pasos atrás y la resignación comienza a abrirse paso, aceptando como una realidad inevitable el camión de Europa hacia un mundo más pobre, más injusto y menos libre porque no hay auténtica libertad en una sociedad en la que el poder económico se halla concentrado en unas pocas manos mientras la gran mayoría se ve obligada a aceptar condiciones laborales y económicas que hace apenas cuatro años habrían sido consideradas humillantes e injustas.
La cantante y compositora argentina Eladia Blázquez(1931-2005) decía ” Merecer la vida no es callar y consentir tantas injusticias repetidas. Es una virtud, es dignidad y es la actitud de identidad más definida” Dignidad, una palabra que procede del latín “dignitas” y que definía la escritora española Concepción Arenal con estas palabras “La dignidad es el respeto que una persona tiene de sí misma y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus propios ojos.”.La dignidad no nos la da nadie, es una conquista personal y a partir de ella podemos enfrentarnos contra aquellos que pretenden imponernos la indignidad, aquellos que tratan de mancillar la lucha de millones de hombres y mujeres que durante los últimos siglos han ido conquistando , poco a poco, mejores y más justas condiciones de vida para que las generaciones futuras tuvieran una existencia mejor que la suya. En el siglo XXI que acabamos de empezar esa herencia de las generaciones futuras está en peligro, tanto en el bienestar económico y social, como en el medioambiental.

La alegría inicial por el triunfo de las revoluciones de la Primavera Árabe  se está apagando con rapidez cuando en Egipto, pieza clave en el equilibrio en Oriente Medio, el poder ha caído en manos de los Hermanos Musulmanes y los salafistas, que quieren implantar de nuevo la ley islámica que no hará más libres a los egipcios sino que violará los derechos de las mujeres, la libertad de expresión política y religiosa y además fomentará el enfrentamiento con Israel, como podemos ver en esta imagen en la que partidarios de los salafistas queman una bandera israelí. Lo que parecía el triunfo de la libertad se está convirtiendo en el triunfo del fanatismo. Las revoluciones no son de quienes las hacen, sino de los que se aprovechan de ellas  (imagen procedente de http://www.pragmadigital.com ) 
Puede que las manifestaciones se convirtieran en las protagonistas del 2011, pero sin una participación activa de cada uno de nosotros en la sociedad, sin la solidaridad necesaria con los menos favorecidos, con los que están viviendo peor, sin la necesaria participación en los medios de comunicación para denunciar las injusticias que se están cometiendo, sin el compromiso de buscar una solución no con gritos ni violencia sino con diálogo pero también con firmeza y convicción, sin unos objetivos claros, concretos y no basadas en las emociones sino en la reflexión razonada, ninguna de estas protestas cambiará nada, como ya estamos viendo. Y tampoco cambiará nada la resignación pues como muy bien decía Honoré de Balzac, “la resignación es un suicidio cotidiano”, pero me temo que a la explosión de indignación , al no estar articulada por un programa con objetivos concretos, le suceda la resignación.
Es una buena noticia que los manifestantes se hayan convertido en los protagonistas del año 2011 , pues quiere decir que las sociedades no están dormidas, que tienen capacidad de reacción y la suficiente dignidad para no dejarse humillar por los diferentes poderes que la quieren controlar. Más que nunca los medios de comunicación , las redes sociales, los  blogs , la comunicación que hoy une a  personas alejadas miles de kilómetros poniendo en contacto diferentes realidades sociales y económicas, pero al final una única realidad, nuestra condición de personas que buscan la libertad, la justicia y conseguir que el mundo que dejemos a los que vengan después sea un poco mejor que el que nos legaron nuestros padres, todo ello tiene que ayudarnos a que estas voces no mueran en la portada de una revista. Estamos casi en Navidad, una época que para muchos es un tiempo de esperanza, y quiero pensar que el próximo año nos traerá esa esperanza renovada en un mundo que será mejor gracias al esfuerzo de cada uno de nosotros. No es tiempo de cinismos, ni de escepticismos, es el tiempo del valor y la dignidad para conseguir un mundo mejor. Así lo expresaba el escultor español Eduardo ChillidaUn hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo” Ojalá en la portada del 2012 de Times el protagonista sea la victoria de la dignidad sobre todos los miedos.
Anuncios

LA CENA DE LOS IDIOTAS EN LA UNIÓN EUROPEA

En 1998 se estrenaba en Francia “La cena de los idiotas”, en la que unos hombres de negocios se divierten organizando cenas en la que invitan a personas que , según ellos, son idiotas con el único fin de burlarse de ellos. La película demuestra al final que los idiotas auténticos son esos ejecutivos incapaces de respetar a otro ser humano , incapaces de considerarle como un igual aunque estén separados por la cultura y la posición social, incapaces de entender que esos a los que ellos llaman idiotas son seres humanos que sienten y sufren igual que ellos. Yo me reí con aquella película, aunque tiene momentos de crueldad, pero sabes que es ficción, un guión realizado por algún escritor con el objetivo de divertir al público, pero ahora me parece estar asistiendo a una nueva cena de los idiotas, en la que los idiotas somos nosotros, los ciudadanos, mientras que nuestros gobiernos, las entidades financieras, los fondos de inversión y todos los elementos que integran ese ente abstracto que llamamos mercados son los ejecutivos que se ríen de nosotros
Había decidido no volver a tratar este tema en el Mentidero, he dedicado demasiados artículos a analizar la situación económica de Europa y Estados Unidos, a buscar a los culpables de la crisis en la que nos hayamos sumidos desde el año 2008, a anunciar el fin del mundo que habíamos conocido, de la perdida de los derechos que habían conquistado nuestros abuelos y de todos los logros sociales que eran el orgullo del estado de bienestar.Pero vuelvo de nuevo sobre él ,aunque creo que ahora si que será por ultima vez.  Durante décadas parecía que esas conquistas eran permanentes , que nadie podría arrebatárnoslas, pero , por supuesto, estábamos equivocados. Nada de lo que existe es permanente, el Universo se ve empujado por la entropía , la tendencia al caos , al desorden de todo sistema organizado. Igual que el cuerpo del ser humano termina en la entropía de la muerte, todo lo que es termina perdiendo su orden, desintegrándose, y por eso nada de lo que vemos es estable y pensar lo contrario es una peligrosa ilusión.
 
Protesta contra el capitalismo en Manhattan
Siguiendo los pasos de los movimientos de indignados nacidos en Europa, en especial en España y en Grecia, en los últimos días se están produciendo manifestaciones bajo el nombre de Occupy Wall Street , que ha empezado en Nueva York y comienza a extenderse a otras ciudades de Estados Unidos . Es una forma de manifestar la indignación por el hecho de que los mismos que son responsables  de esta crisis, son los que siguen beneficiándose de las ayudas millonarias de dinero público que luego falta para financiar las prestaciones sociales básicas que un estado debería de cubrir, no como un regalo para sus ciudadanos sino como una obligación de los gobernantes a los que hemos delegado la administración del dinero que pagamos en los impuestos , nuestro dinero, no el dinero de los bancos, ni de los grupos de inversión, nuestro dinero.(imagen procedente de http://www.bbc.co.uk )  
 
Después de cuatro años de distribuir miles de millones de euros para evitar el colapso del sistema bancario en Estados Unidos primero y ahora en Europa, después de rescatar a Grecia, Irlanda y Portugal prestándoles un dinero que lo único que ha logrado es aumentar la deuda de estas naciones a cambio de exigirles unos sacrificios  que en realidad no son sacrificios para la nación, sino sacrificios de los ciudadanos que son despedidos, ven sus sueldos reducidos, las prestaciones sociales básicas como la educación y la sanidad recortadas a lo que se une unos precios más altos de las materias primas  por la especulación de grandes empresas multinacionales que acaparan productos de primera necesidad , forzando subidas artificiales de las cotizaciones en el mercado del azúcar, el arroz, el maíz o la cebada entre otros lo que a su vez provoca que en las naciones ricas estos productos cada vez se encarezcan más y en las naciones más pobres  sus ciudadanos dejen de tener acceso a estos productos y pasen hambre.
Cuando escribo estas lineas se acaba de anunciar que se retrasa la ayuda de 8000 millones de euros a Grecia , un dinero que sólo servirá para que puedan pagar los sueldos a sus funcionarios durante el mes de noviembre. A cambio de esta ayuda el gobierno griego tendrá  que despedir a 30.000 funcionarios más e incluir nuevos recortes sociales. ¿Para qué?¿que perspectivas se ofrece a la gente a cambio de todos esos sacrificios? Para convencer a los ciudadanos y que acepten estos sacrificios hay que ofrecerles esperanza, pero como decía el escritor Graham Green “Nunca convencerás a un ratón de que un gato negro trae buena suerte”, el sistema de financiarse a través de la emisión de deuda se agota,y lo sabemos, no nos pueden convencer de que ese gato negro nos traerá suerte.Las naciones se ahogan con deudas que financian con emisión de nueva deuda, creando una pirámide que al final absorbe todos los ingresos del Estado , que para pagarla se ve forzada a reducir los gastos y la inversión y ,con ello, detiene el crecimiento de la nación que no genera riqueza y la obliga a pedir nuevos prestamos. Un circulo vicioso del que estamos viendo que somos incapaces de salir  
Otra imagen de las manifestaciones en el Puente de Brooklyn en Nueva York, donde setecientas personas fueron detenidas por la policía.  Los ciudadanos no creen las palabras de sus líderes, no creen en las soluciones que le ofrecen porque lo perciben nada más que como parches para que siga funcionando un sistema que parece agonizar . Sin duda, a medida que la situación empeore las protestas pueden ser más violentas y los riegos para las libertades crece. Los disturbios que sufrió este año Inglaterra pueden no ser más que un anuncio de lo que podría suceder en el futuro. Cuando la gente ve un horizonte sin esperanza la situación se torna peligrosa (imagen procedente de http://www.elmundo.es ) 
Como ya he escrito en otras ocasiones es tan fácil de entender como imaginarnos a una familia que pide un préstamo, y para devolver ese préstamo pide uno nuevo. Sigue acumulando deuda pero mientras la familia tiene unos ingresos estables logra sobrevivir, pero en el momento en que estos ingresos son menores o desaparecen la familia esta atrapada en el pozo que  ellos mismos han excavado. Lo estamos viendo todos los días, familias que se hipotecaron por cantidades de dinero muy superiores a lo que podían permitirse y ahora, cuando ya no tienen empleo o lo que ganan no les permite pagar la hipoteca , se quedan sin el piso, en la calle y con una deuda pendiente con el banco. Eso mismo es lo que le ha sucedido a Europa, a Japón y a Estados Unidos. Construyeron sociedades sobre la deuda, se olvidaron de la economía real, de vivir basándose en los ingresos y no en los prestamos como haría cualquier familia juiciosa.
El escritor español Ramiro de Maeztu decía “Quizá la obra educativa que más urge en el mundo sea la de convencer a los pueblos de que su mayores enemigos son los hombres que les prometen imposibles.”, pero yo creo que el problema no es que nos prometan imposibles, sino que nos tomen por idiotas y nos mientan y los mismos que nos engañan no asuman la responsabilidad de habernos conducido a esta situación. Por eso me siento como en la película que os decía al inicio de este artículo, “La cena de los idiotas”, nuestros dirigentes ,con sus discursos tranquilizadores mientras te anuncian que despedirán a miles de personas, recortarán los sueldos, congelarán las pensiones o el fin de la sanidad universal gratuita, los analistas económicos que sólo predicen los acontecimientos cuando estos ya han sucedido  y cuyas formulas son siempre las mismas, menos derechos laborales, salarios más bajos y facilidades de despido, y los grandes grupos financieros. Puede que los pequeños ahorradores que depositan en los bancos su dinero no saquen nada, pero no veréis a ninguno consejo directivo de una entidad bancaria donde sus miembros no ingresen grandes sumas de dinero cada año.
Wolfgang Schaeuble, ministro de Finanzas alemán, Evangelos Venizelos, ministro de Finanzas griego, Elena Salgado, ministra de Economía española, Jan Kees De Jager, ministro de Finanzas holandés, y Giulio Tremonti, ministro de Finanzas italiano, durante un encuentro del Eurogrupo
De izquierda a derecha los ministros de finanzas alemán Wolfgang Scheuble, grigo, Evangelos Venizelos, español, Elena Salgado, holanés, Jan Kees de Jager e italiano, Giulio Tremonti. Se trata de ocultar la realidad, que naciones como Grecia, España, Italia o Portugal no tienen dinero para mantener sus estados , con deudas que crecen sin cesar hasta sobrepasar el Producto Interior Bruto . Esos recortes que se proponen no cambiará la situación pues se trata de un problema de deuda, una deuda que Grecia no podrá pagar por muchos miles de trabajadores que despidan. Sacrificios inútiles sino se trata de crear una nueva forma de organización social y económico que rompa con las estructuras nacidas en la Revolución Industrial (imagen procedente de http://www.cincodias.com )
Si, nos han invitado a una cena de los idiotas, y nosotros somos los idiotas. ¿Por qué nos engañan?Pues porque piensan que somos idiotas. No hay dinero, por lo tanto los servicios que presta el estado no se podrán mantener. Se recortan gastos pero estos recortes anulan el crecimiento, sin crecimiento el Estado no ingresa dinero, sin ingresos no se puede financiar los servicios que presta el Estado y volvemos a comenzar todo el ciclo. Estamos en un momento crítico de la Unión Europea, de ese gran proyecto que había nacido para unir a las naciones y que sólo ha logrado unir la economía, pero no a los pueblos. Una nación, como se supone que debería ser la Unión Europea, no puede tener como vínculo principal una moneda,sino hay algo detrás está condenado a la desintegración ,y ese es el camino que estamos siguiendo. No hay un sólo de nuestros gobernantes que tenga capacidad de ver más allá de las próximas elecciones , que presente un proyecto a largo plazo aunque sea con la sangre sudor y lágrimas que ofrecía Winston Churchill a los británicos en los momentos más dificiles de la Segunda Guerra Mundial.
Me doy cuenta que estoy repitiendo argumentos ya empelados en otros artículos, pero es que la situación es la misma de hace dos meses, de hace seis meses y de hace un años, con la diferencia de que se han consumido miles de millones de euros para no solucionar nada , mientras unos pocos siguen enriqueciéndose, y las naciones más pobres sufren cada vez más. En el mundo hay mil millones de personas que pasan hambre habiendo comida suficiente para alimentar a toda la humanidad, el cambio climático ha quedado relegado  a pequeñas noticias, como si ya no tuviera importancia, las revoluciones robóticas y tecnológicas que anuncian un mundo nuevo se encuentran con la estructura de un mundo antiguo , de una sociedad anclada en el siglo XIX . Tiene que haber un cambio, no es que sea necesario, es que es inevitable . John Fitzgerald Kennedy , el que fuera presidente de Estados Unidos, decía “El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”. Nos estamos perdiendo el futuro, necesitamos una visión de una sociedad nueva basada en otros pilares que no sean los del capital porque este sistema está agonizando.
La política y escritora francesa Françoise Girau escribió “Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas” Somos los ciudadanos los que debemos , siempre dentro de los limites establecidos en democracia , impulsar ese cambio, pues los políticos, pendientes siempre del apoyo popular, terminarían buscando otras soluciones. Pero no se puede caer en la demagogia, porque lo que si es cierto es que los estados europeos no tienen dinero y sin dinero no podrán cubrir las prestaciones sociales. Lo que hay que exigir es responsabilidad por parte de los culpables y luego buscar una forma diferente de organización, pero lejos de utopías irrealizables. Ahora más que nunca necesitamos soluciones reales (http://www.elmundo.es )
Por supuesto, saldremos de esta, la humanidad siempre sale adelante y esto es una crisis económica, no una crisis del ser humano, pero lo importante es hacerlo de forma que no haya que perder generaciones en el cambio, que no afecte a cientos de millones de personas en otras partes del mundo porque si Europa se empobrece muchas naciones pobres se verán perjudicadas aún más de lo que ya lo están siendo ahora. Decía el poeta mexicano Octavio Paz que “Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio.”, el problema en esta ocasión es que no es el pueblo el que tiene miedo al cambio, son los líderes mundiales los incapaces de imaginar un mundo diferente y proponernos una alternativa a este sistema. Mientras esto no suceda sólo quedará esperar que sean los hechos los que fuercen ese cambio, pero si llegamos a eso será un cambio doloroso y para ciertos problemas como el cambio climático llegará demasiado tarde. Pero tratemos al menos de no ser los invitados a su cena de los idiotas.

EUROPA ENTRE EL ABISMO Y LA REALIDAD

Un payaso se encuentra sobre el escenario de un teatro, todos los espectadores fijan su mirada en él . De pronto el payaso comienza a gritar “¡¡fuego!!¡¡fuego!!¡¡Marchense de aquí !!”, pero los espectadores comienzan a reírse y a aplaudir, se creen que forma parte de la actuación del payaso y nadie toma en serio sus palabras. Pero el incendio es real, el teatro arde pasto de las llamas y cuando advierten que las palabras del payaso eran reales es ya demasiado tarde , el fuego les rodea y todos ellos mueren. He tomado prestada esta metáfora del filósofo danés Soren Kierkegaard(1813-1855) para iniciar este artículo , porque refleja muy bien lo que ha pasado en Europa y en Estados Unidos durante los últimos años, en particular a raíz de la crisis de las hipotecas subprime iniciada en el año 2008, y de las que ya he hablado en varias ocasiones en el Mentidero. En aquel momento se dilapidaron cientos de miles de millones de euros en salvar a las entidades financieras y en estimular la economía, se habló de la necesidad de refundar el sistema capitalista, de unirse todos para crear una nueva organización económica y social en el mundo.
Ya entonces hubo voces que clamaron en el desierto ,los payasos de la metáfora de Kierkegaard,  ,afirmando que la crisis se estaba cerrando en falso , que no se estaba cambiando nada, que la crisis económica y la recesión volverían aún con más fuerza para acabar con una sociedad del bienestar que se apoyaba sobre los pilares de barro de la deuda . Las naciones seguían en una huida hacia delante , incrementando sus deudas públicas, manteniendo sus programas de gastos aun sabiendo que en el futuro no habría dinero para sostenerlos, utilizándolos para ganar votos en las elecciones..Actuaban como aquellos espectadores que se reían ante los avisos del payaso que les avisaba del fuego. Pero nuestros políticos y también nuestras sociedades, pues todos somos responsables de llegar a esta situación, no han sido capaces de ver a largo plazo. Todas las decisiones que se han ido tomando han sido para salir del paso, para seguir engañándonos a nosotros mismos un poco más , en alcanzar como fuera las siguientes elecciones sin tomar medidas impopulares  que podrían hacerles perder las elecciones y el poder aunque supieran que por el camino elegido no había salida.¿El resultado?Nos hemos quedado atrapados en nuestro teatro, rodeados de llamas.
Uno de los edificios en llamas del barrio de Tottenham. Aunque la chispa de los disturbios ha sido la muerte de  Mark Duggan el pasado jueves 4 de agosto, los disturbios responden a otra realidad diferente, barrios deprimidos donde ya hace 26 años hubo otras revueltas. En ese tiempo no se ha mejorado su situación y la crisis actual ha acentuado la precariedad de las condiciones de vida de estos barrios, donde un 20% de los jóvenes se halle en paro y los subsidios se han recortado hasta un 75%. Esta violencia es el resultado del resentimiento, incluso de auténtico odio, hacia la sociedad y el gobierno . Lo peor es que las condiciones actuales aumentarán las penurias de estos sectores de la población y la respuesta puede ser aún más violencia  , que podría generar una situación de caos que al final llevaría hacia un profundo recorte de las libertades y quizás hasta una suspensión de la democracia. Recordemos que nuestra actual sociedad es casi un excepción en la historia de Europa.Lo decía Paul Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos “Lo no que no puede durar de por vida alguna vez acaba”. Puede ser  que nos estemos enfrentando al inicio de ese proceso(imagen procedente de http://www.abc.es )
Decía el poeta español Antonio Machado “Peor que ver la realidad negra , es no verla”, y eso es lo que llevamos haciendo todos estos años, nos hemos negado a ver la realidad pero la realidad es muy tozuda y vuelvo a recurrir a otra frase, ahora del escritor norteamericano Philip K. Dick , que nos decía “La realidad es eso que sigue estando aún cuando yo ya he dejado de creer en ella”. No importa que neguemos la realidad, que no la queramos ver, porque aunque cerremos los ojos con fuerza, al abrirlos la realidad seguirá allí, esperándonos, mirándonos fijamente a los ojos y esperando una respuesta. ¿Qué está pasando estos días en Londres?¿qué ha pasado en Madrid con los celebres indignados?¿y en las protestas masivas de Israel?¿y en las manifestaciones de Atenas?¿por qué los mercados desconfían de la situación económica de Estados Unidos?¿tienen alguna credibilidad nuestros gobernantes?¿hacia donde vamos, que vendrá después, cuales serán las consecuencias?
Viajemos ahora a Londres, al barrio de Tottenham. El 4 de agosto fallecía por el disparo de un policía un joven de raza negra llamado Mark Duggan. Había disparado contra los policías y tenía antecendentes por tráfico de droga. Apenas 48 horas después se produce una pequeña manifestación de unas 200 personas frente al cuartel de la policía del barrio de Tottenham, pero esta concentración pacífica se convierte en el inicio de una ola de violencia cuando unos jóvenes encapuchados incendian coches policiales . Comienzan los altercados, la quema de vehículos , incendios en algunas casas y se producen 29 personas  heridas y más de sesenta detenidos. Al día siguiente la violencia se incrementa  y aún más el lunes 8 de agosto ,  utilizando tácticas de guerrilla urbana que organizan a través de mensajes usando Blackberrys cuyas comunicaciones son más  dificiles de interceptar. El gobierno califica la violencia de “inaceptable” pero los saqueos de tiendas y los incendios de edificios de apartamentos e incluso de empresas como Sony continúan , las calles se convierten en un campo de batalla  y se extiende la ola de violencia a otros barrios londinenses como  Lewisham, Croydon, Peckham o Hackney
Mark Duggan, 29 años, cuatro hijos, con antecendentes penales y que según los estudios balísticos publicados hoy mismo disparó contra los agentes que luego le dieron muerte. En estos casos la realidad de los hechos no tiene importancia , porque sólo son el detonante de una situación incubada durante tiempo atrás.  Pero cuando el caso se adueña de las calles y el estado pierde poder para defender la legalidad , la libertad se halla en peligro. Aquellos que defienden la insubordinación civil como forma de protesta no saben que están  sentando las bases para que las libertades democráticas nos sean arrebatadas. Cuando a los ciudadanos les des a elegir entre el caos o la seguridad aunque sea restringiendo sus libertades, elegirán siempre la seguridad, aunque provenga de una dictadura . No, no es ese el camino, no hay camino fuera de las leyes y de la participación en el sistema democrático , las acciones que desafían esto ponen en peligro las libertades de todos (imagen procedente de http://www.independent.co.uk)
Cuando escribo este artículo es el martes 8 de agosto por la tarde y ya hay más de 200 detenidos y las perdidas se cifran en unos 120 millones de euros , pero además la ola de violencia continua con una intensidad desconocida, que incluso supera a los disturbios raciales que hubo en Londres en 1985. Además se ha contagiado a otras ciudades como Bristol, Liverpool , Birmingham o Manchester hasta el extremo que se ha llegado a suspender varios partidos de fútbol programados para el miércoles 9 de agosto por la dificultad de garantizar la seguridad de los espectadores. El primer ministro David Cameron(1966) ha anunciado el envió de 16.000 policías que tomaran las calles  al tiempo que asegura que hará “todo lo posible para restablecer el orden”. Estas escenas recuerdan a las que se vivieron en los barrios periféricos de París hace unos años y está claro que la muerte de Mark Duggan no es más que el pretexto o la chispa que causado un incendio que lleva tiempo preparándose.
Mirad lo que escribía un blogger que hasta ayer publicada en el diario británico “The Independent”, se llama Jody Mcyntyre y escribía “Durante los disturbios del sábado la gente robó las cámaras a los equipos de la BBC y Sky News.¿Sabéis por qué ocurre?eso Ya no creemos en los medios de comunicación para criticar al gobierno británico . Twitter ha quitado el poder de las manos de los periodistas” ¿No os recuerda esto al discurso de los llamados indignados en España? Pero añade Mcyntyre ” Deberíamos incendiar el cuartel general de la policía de Tottenham” Y esto lo escribe una persona que hasta ayer, pues hoy le han despedido, publicaba en un periódico influyente en el Reino Unido y al que leerían miles de ciudadanos y lo más increíble es que afirma que no tiene miedo a la cárcel porque defiende la justicia. Yo me pregunto ¿violar las leyes , quemar comisarias, quemar tiendas, almacenes, vehículos y viviendas, saquear negocios y robar a la gente por la calle es defender la justicia? Ese es el camino del desorden social que lleva a políticas dirigidas a la restricción de la libertad de todos los ciudadanos y que en nada mejoran la situación actual. La violencia nos acerca un poco más al abismo del que tendríamos que tratar de alejarnos. 
Imagen de una manifestación de hoy en Londres donde los ciudadanos piden al gobierno que “barra a los delincuentes”. Ninguna sociedad puede tolerar el caos durante mucho tiempo. Sin embargo, la situación actual es el caldo de cultivo perfecto para que estos fenómenos violentos se produzcan cada vez con más fuerza. La crisis económica esta muy cerca de convertirse en una crisis social de consecuencias imprevisibles, o no tanto si tenemos en cuenta lo que ha sucedido en la historia con casi todas las revoluciones y motines. Han acabado en dictaduras (http://www.elmundo.es )
Pero conozcamos la realidad del barrio donde se originaron los disturbios de la boca de uno de sus concejales , Brian Haly. Cuenta Brian Haly que en los últimos años Tottenham, como consecuencia de los recortes en los gastos sociales , ha perdido 50 millones de euros de su presupuesto, lo que ha llevado a reducir  la inversión en las políticas sociales. ¿Consecuencias? Los subsidios a personas desempleadas o sin ingresos  se han visto reducidos en un 75%, los centros de educación juvenil han pasado de trece a ocho desde el comienzo del gobierno de David Cameron el 11 de mayo de 2010, el paro juvenil se ha duplicado, pasando del 10 al 20% y los niveles de delincuencia han aumentado hasta un 60%. Brian Haly afirma que durante los años transcurridos desde los últimos altercados en 1985 se ha invertido una gran cantidad de dinero pero que nada ha cambiado. Según sus palabras “Hay un alto desempleo, bajas tasas de escolaridad y de alfabetismo.Nada ha cambiado”
El resultado de todo esto lo describe con precisión otro blogger, Dave Hill, del periódico “The Guardian” “La situación actual es de una tormenta perfecta de resentimiento y criminalidad que facilmente podría seguir explotando en otras partes de Londres. Vivimos tiempos inquietantes” Ahora viajemos hasta España donde desde hace casi tres meses se suceden las manifestaciones, protestas y acciones, unas pacíficas y otras violentas, de un grupo heterogeneo que son denominados “indignados”. La fecha emblemática de este movimiento fue el 15 de mayo, cuando se celebró una manifestación en Madrid para protestar por la situación del país y pidiendo reformas en el sistema electoral y de funcionamiento de nuestra política, además de demostrar el descontento por una política que había llevado a casi un 21% de la población española al desempleo y a otra parte muy importante de la población a vivir en condiciones precarias, con inestabilidad laboral, bajos sueldos y un alto endeudamiento debido en especial a las grandes hipotecas que tienen endeudadas a las familias españolas.
En la imagen enfrentamientos entre la policia y los llamados indignados. Lo que se inició como un movimiento pacífico, en el que todo el mundo tenía su lugar, con independencia de su ideología, y cuyo objetivo era mostrar la protesta de la sociedad contra el discurrir de los acontecimientos y solicitar una reforma electoral que facilitara una mayor participación ciudadana en los partidos políticos, ha degenerado en un movimiento que ya sólo se representa a sí mismo y no a los que creemos en nuestro sistema democrático y que vemos en los partidos políticos, con todos sus defectos, y a las leyes que hemos aprobado en la Constitución de 1978 como la garantía de nuestra libertad. Los indignados , con su actitud de insumisión ante las leyes y de falta de respeto a las ideas de los demás , están poniendo en  peligro nuestro propio sistema de convivencia. Vivimos en democracia, hay libertad de expresión y de manifestación, pero sólo dentro de las leyes y siempre respetando a los demás . No son la voz del pueblo, nadie los ha elegido y su voz no tiene ni más ni menos valor que la de cualquiera de nosotros, aunque por la fuerza quieren imponerla. Es un camino equivocado que nos pone en peligro a todos (imagen procedente de http://www.5septiembre.cu )  
Esa noche un grupo decidió  permanecer en la Puerta del Sol  y allí permanecieron hasta la primera semana de agosto cuando finalmente fueron desalojados por la policía. En un principio muchos apoyamos sus propuestas , sobre todo en relación a la reforma del sistema electoral , no tanto a las quiméricas propuestas económicas alejadas de la realidad, pero el movimiento se fue radicalizando y atacando a las instituciones democráticas con gritos como “No nos representan” y en muchos casos defendiendo la desobediencia civil, o sea, el incumplimiento de las leyes, al tiempo que parecían querer convertirse en los portavoces de un pueblo que ni los ha elegido como representantes ni comparte muchos de sus planteamientos. Estos sólo se pueden defender en democracia a través de un programa electoral , presentando las propuestas y que los ciudadanos opinen con su voto sobre ello. La última semana hemos asistido al comportamiento incívico de estas personas que no han dudado en cortar calles , insultar a la policía y burlarse de ellos, de la ley y de todos los que consideramos que la ley es la garantía de nuestra libertad y la que permite regular nuestra convivencia.
Este pasado fin de semana más de trescientos mil personas se manifestaban en Israel donde a pesar del crecimiento económico  la brecha que separa a las clases más acomodadas del resto de la población se está ensanchando y las dificultades para acceder a una vivienda son cada vez mayores. Mientras, todos conocemos la situación de países como Grecia, Irlanda o Portugal. Estados Unidos ha visto rebajada la calificación de su deuda no por un capricho de la agencia de calificación Standard and Poors, sino porque su nivel de deuda ha llegado ya al 100% de su Producto Interior Bruto , sigue endeudándose y los planes económicos para reducir esa deuda se basan en datos falsos de crecimiento que no se corresponden con la realidad y que además no se aplicarían hasta el año 2013 después de las elecciones Además, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) acaba de publicar un informe con la ralentización del crecimiento no sólo en Europa y Estados Unidos , sino también en las economías emergentes, como Brasil, India o China, que en la última crisis del 2008 habían tirado de la economía mundial.
IMAGENES DE LOS DISTURBIOS EN LONDRES Y LOS MOVIMIENTOS DE GUERRILLA URBANA  
 A todo ello se añade la crisis de deuda que ahoga a la Unión Europea, una crisis que se debe a una razón muy clara, los estados se encuentran endeudados a unos niveles tan altos que los inversores de esa deuda desconfían de que en el futuro puedan responder de sus obligaciones y pagar esas deudas.En un articulo reciente comparaba la situación de Europa y Estados Unidos a los de una familia que ha pedido un préstamo y cuando lo agota , en lugar de dejar de gastar para ahorrar y terminar con la deuda, sigue pidiendo más dinero y más dinero , hasta que llega un momento que su volumen de deuda es tan grande que el banco no le puede prestar más porque no cree que pueda devolver ese dinero. En ese artículo os ponía los porcentajes de deuda de las naciones europeas, os los recuerdo,   Grecia la deuda pública supone en estos momentos el 142,80% de su Producto Interior Bruto, en Irlanda el 96,20 %, en Portugal el 93%, en Italia el 119%, en la próspera Alemania el 83,20% y en Estados Unidos acaba de alcanzar el 100%

Llegados a este punto , vamos a detenernos un instante para escuchar las palabras que el filósofo José Ortega y Gasset pronunció durante una conferencia en Buenos Aires hace más de sesenta años . “Argentinos ¡a las cosas, a las cosas!. Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos No presumen ustedes el salto magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez , bravamente , a abrirse el pecho a las cosas , a ocuparse y preocuparse de ello directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva , de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales”  Y comparemos estas palabras con esta frase del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, mucho más oscuros “Si miramos mucho a un abismo este acabará, para horror nuestro, por contemplarnos fijamente”. Ortega animaba a abandonar las rencillas, las fantasías, las demagogias, para enfrentarse a la realidad, dominarla y salir adelante, mientras que Nietzsche nos advertía que si miramos al abismo, en este caso a la realidad, fijamente y no hacemos nada, si nos negamos a reconocer esa realidad, terminará atrapándonos y arrastrándonos al fondo de ese abismo.
¿Cual es la realidad de nuestro tiempo, la realidad de la crisis que parece ahogar al mundo? La deuda. Los estados están endeudados muy por encima de sus recursos y su capacidad de pago, los servicios que el estado ha prestado durante décadas a la sociedad ya no se puede mantener por una realidad que, aunque la neguemos, aunque no nos guste, esta ahí, impertérrita a nuestras protestas e indignaciones: no hay dinero para sostener el estado de bienestar.¿Cual es la solución para una familia endeudada que no puede pagar sus prestamos ? Recortar sus gastos al máximo, tratar de ahorrar todo lo posible e ir pagando poco a poco su deuda.¿O pensáis que la solución sería seguir pidiendo prestado?¿hasta cuando?¿hasta la quiebra absoluta?  Recortar gastos supone que hay que eliminar subvenciones, subsidios, ayudas y prestaciones sociales que hasta ahora corrían a cargo del estado. A partir de este momento tendrá que ser el ciudadano el que lo financie y también tendrá que pagar más impuestos y aceptar trabajos más precarios y con sueldos más bajos. Es más, incluso puede ser que tuvieéemos que pagar todos un tanto por ciento de nuestros salarios para que el estado pudiera abonar parte de su deuda.
Es posible que la aplicación de las  políticas que, nos gusten o no, parecen  inevitables ante la falta de dinero de los estados , deriven en situaciones como la que se está viviendo en Londres. Ojalá me equivoque , pero caminamos hacia una Europa no sólo más pobre, sino más inestable y , quizás, como resultado de esa inestabilidad, menos libre (imagen procedente de http://www.elpais.com )   
Se lo que pensáis “¡ No hay derecho!¡Eso no se puede hacer!¿Como vamos a vivir?No se pueden recortar gastos de esa forma o nos convertiremos en pobres” Tenéis toda la razón, si recibimos sueldos inferiores pero nuestros gastos aumentan al tener que pagar servicios que hasta ahora eran gratuitos, pagar más impuestos y tasas y con un desempleo que apenas mejorará porque las economías están casi congeladas, el futuro es de mayor pobreza , nos devolverá a una Europa anterior al Estado de Bienestar, una Europa pobre donde se acabaran las comidas en restaurantes todos los fines de semana, los viajes o  el comprarse ropa con frecuencia. Es un regreso a la Europa de nuestros abuelos. Me diréis que eso es imposible , y ojalá me esté equivocando, pero estamos empezando a despertar a una realidad desagradable pero , valga la redundancia, real. No hay dinero. En realidad, ya somos pobres. También os diré otra cosa, esto no va a solucionar nada. Será igualmente otro parche para mantener el sistema un poco más de tiempo porque, simplemente, no sabemos como sustituirlo.
Lo que pueda suceder después excede los límites de este artículo pero sólo una revolución tecnológica puede permitirnos cambiar un rumbo que equivocamos hace tiempo y al que se unirán los problemas derivados en particular del cambio climático, que producirán crisis humanitarias y grandes desplazamientos de población. Ahora bien, ¿que consecuencias puede tener esta política que se enfrenta a la realidad y nos devuelve del sueño del bienestar a una sociedad más dura y empobrecida  ? Aún no se han aplicado estas políticas y ya vemos como el descontento se manifiesta con violencia en el Reino Unido,y de forma más pacífica en otras naciones como España, Israel , Italia o Grecia.¿Qué pasará si la gente se niega a aceptar la realidad?¿como reaccionarán nuestras sociedades ante el hecho de tener que renunciar a lo bueno por algo peor ? Porque el mundo que viene , si no sucede un gran cambio, no es mejor que el que conocemos, sino peor, es un paso atrás y puede extenderse durante toda esta generación. Sino aceptamos esa realidad, y entiendo que es muy difícil, habrá protestas y con seguridad con un grado de violencia igual o superior al que estamos viendo en el Reino Unido.
El problema con nuestros gobernantes es que ninguno de ellos ha tenido de afrontar la realidad y explicársela a sus ciudadanos, sino que han preferido ocultarla con declaraciones tranquilizadoras. Pero los problemas, como bien sabemos cada uno por nuestras experiencias personales, cuando se ocultan no se solucionan solos sino que se agravan. Ahora las medidas serán mucho más dolorosas que hace cuatro años y las consecuencias las pagaremos todos. Si, podemos exigirles responsabilidades a ellos , pero al final la realidad de la vida cotidiana se impone, y será una realidad muy dura(imagen procedente de http://psoexabia.blogspot.com )
No tenemos más que escuchar las llamadas a la violación de las leyes, a la insubordinación civil realizadas por los que se llaman indignados, o la violencia desatada en Tottenham. Son sólo pequeñas muestras de lo que puede suceder en el futuro , miles de personas empobrecidas, con trabajos precarios, y sintiéndose engañadas. No estarán equivocadas , nos han engañado, pero nos han engañado haciéndonos creer que el tipo de vida que llevábamos era sostenible cuando no era así , podíamos haberlo cambiado hace años y ahora no sería tan traumático, nos habríamos adaptado y no nos habríamos empobrecido con más deuda. Yo mismo he escrito dentro de mi ignorancia atacando a los que decían que estos gastos no eran sostenibles, ahora me he dado cuenta que están en lo cierto. Podemos y debemos exigir que se castigue a los responsables de esta situación, pero eso no cambiará nuestra realidad.
El futuro, sino aceptamos esta situación, se presenta aún más oscuro. Las manifestaciones ocuparán las calles de Europa y de otras naciones, habrá violencia y la violencia trae el caos como podemos ver por las calles de Londres. Habrá quien grite ¡Revolución!. Quizás hasta haya revoluciones. ¿Y después de la Revolución? Miremos a la historia. Después de la Revolución Francesa vino la dictadura imperial de Napoleón, después de la Revolución Rusa, vino la dictadura del  Partido Comunista, después de la revolución castrista vino la dictadura de Fidel Castro. Después del caos, del desorden la gente necesita el orden, lo piden, lo exigen y es entonces el momento de las dictaduras. La historia esta llena de esos ejemplos porque una sociedad no puede sobrevivir mucho tiempo sumida en el caos. Por eso me asustan tanto los llamamientos a la desobediencia civil, a la infracción de las leyes, a los que ponen en entredicho las instituciones democráticas como el Parlamento y los partidos políticos. Si, cierto, son mejorables pero si queremos cambiarlos hay que hacerlo dentro del sistema, porque si lo desmontas vendrá el caos y del caos surgen las dictaduras y el fin de la libertad.
Una calle de Londres donde se han producido disturbios. | Ap
Una imagen de una de las calles de Londres donde se están produciendo los disturbios  durante toda esta semana, y que muy bien podríamos ver como una metáfora de esta Europa que cada vez se parece más al caballito de la imagen, un juguete roto. Puede que el contenido de este artículo os parezca muy exagerado, espero que mi visión sea equivocada y alejada de la realidad, sólo he pretendido explicar lo que me parece que está sucediendo e invitar a la reflexión sobre ello  (imagen procedente de http://www.elmundo.es ) 
Imagino que si alguno ha tenido la paciencia de leer hasta aquí me estará tachando de apocalíptico, exagerado y alarmista. Y deseo de corazón que estéis en lo cierto y que todas estas palabras no sean más que fruto de mi ignorancia. Me he limitado a recoger la visión que tienen muchos observadores de la realidad y también a usar lo que me dicta mi sentido común. Lo que he escrito no tiene porque ser así,no tiene porque ser nuestra realidad, quizás nada de esto se cumpla,sin embargo el desarrollo de los acontecimientos me hace pensar lo contrario y también me hace pensar que nos encontramos ante el dilema de aceptar la realidad, apretar los dientes y esforzarnos en salir adelante, o negarnos a aceptar esta realidad, la de nuestra pobreza, y hundirnos aún más en un abismo del que será todavía más doloroso salir.
Como siempre os digo, el Mentidero nació no como una plataforma para pontificar y exponer mis ideas como si fueran la verdad revelada, nada más lejos de mi intención, sino como un foro de debate para exponer diferentes ideas. Me encantaría que los que leyeseis esto expongáis vuestros propios puntos de vista y así intercambiemos como concebimos cada uno de nosotros lo que está pasando y como puede evolucionar. Yo he expresado mi opinión, no más autorizada por supuesto que la de otras personas con mayores conocimientos y espero estar sumido en un profundo error .Por el bien de todos. Sin embargo, si os pido que cuando penséis sobre la situación tratéis de despojaros de lo que deseamos, de lo que queremos y nos enfrentemos con la realidad,sólo así podremos conseguir una percepción lo más objetiva posible. Ojalá yo sea como el payaso que gritaba en el escenario ¡fuego, fuego! y nadie le escuchaba, y ojalá ese fuego no exista y todos se rían del payaso.

EL PELIGRO DE LA FALTA DE REPRESENTATIVIDAD Y LA COMUNICACIÓN

La degeneración del llamado movimiento de los “indignados” se hace cada vez más evidente perdiendo el apoyo de muchos que veíamos en sus protestas la expresión del descontento popular después de años de un letargo en la sociedad que era difícil de entender en una nación con los niveles de desempleo más elevados de Europa y sin una esperanza próxima de salir de esta crisis que amenaza con prolongarse durante años y que lleva aparejada la sucesiva disminución de los derechos sociales. Esta crisis nos afecta a todos en mayor o menor media y sería absurdo no apoyar una protesta contra los que nos han conducido con su inoperancia, su mediocridad, su ceguera a esa situación en la que ahora nos encontramos. Y ellos, los dirigentes de nuestros partidos políticos, son los máximos responsables del descrédito en la que han caído los políticos en España, gracias a sus mentiras, a sus luchas intestinas por el poder, a la ausencia de una linea de actuación transparente y su ausencia de diálogo con la sociedad.
Ayer, unos centenares se manifestaron delante del Congreso de los Diputados, gritando consignas como “no nos representais”.  En el día de hoy ha habido enfrentamientos con la policía en Valencia con el resultado de al menos cinco detenidos y 18 heridos en una carga policial o la repuesta a la agresión sufrida por los policías por los manifestantes, cuyo origen está por conocerse pero que deja claro la perdida de la esencia de este movimiento que ya necesita de estos actos para mantener su actividad. Está muriendo porque han convertido las acampadas en un objetivo en sí mismo y porque se creen que representan a toda una sociedad y puede que en muchos de los puntos que reivindican así sea , pero se equivocan mucho si piensan que alterar el orden público y atacar al Congreso ,que todos hemos elegido en elecciones libres y democráticas , es el camino de un cambio dentro de la sociedad. Lo único que consiguen con este  comportamiento es desacreditar lo que dicen defender y fortalecer a aquellos que no quieren ningún cambio porque se están beneficiando de esta situación.
Protesta de ayer ante el Congreso. | Diego Sinova
Imagen de los manifestantes del Movimiento 15M que coreaban gritos como “¡Que no, que no nos representan” Los políticos españoles han decepcionado hasta tal extremo a los ciudadanos que han dejado de sentirse representados por ellos, y sin embargo , si nos representan puesto que millones de personas han depositado su voto para elegirlos. Hay que cambiar las leyes electorales y que exista un diálogo directo entre los políticos y los ciudadanos, pero tratar de entar en el Cngreso por la fuerza y gritar que no nos representan no es el camino , es perder la legitimidad de su protesta puesto que en democracia el primer mandamiento es el respeto a las instituciones que la representan, aun cuando hayan demostrado su incompetencia (fotografía procedente de http://www.elmundo.es )  
La democracia, como ya hemos visto en otros artículos, es el gobierno del pueblo que delega este poder en sus representantes elegidos en las elecciones. Que estos representantes sean mediocres, inútiles e ineficaces es una cosa, pero siguen siendo los representantes de todos los que han metido su voto en las urnas, y atacar al Congreso es atacar a la democracia y a todos los que creemos en ella. La política no se puede hacer en asambleas en la calle , dirigidas por personas cuyos conocimientos e intereses desconocemos, y ahora mismo nos están perjudicando a todos ,porque cuando de verdad haya que salir a la calle a protestar de nuevo, este movimiento, que podía haberse convertido  en el aglutinador del descontento de la sociedad en todos sus estratos , pero han desaprovechado esa oportunidad dejándose conducir por grupos cuyos objetivos son otros diferentes a la defensa de los trabajadores. Para exigir una democracia más perfecta lo primero que hay que hacer es respetar las instituciones que la constituyen y parece que eso lo han olvidado.
Una vez más insisto que en democracia no se puede utilizar la violencia para defender las ideas, que los debates se pueden hacer en asambleas si se quiere, pero la forma final de expresión de la voluntad de los ciudadanos es y será siempre el Parlamento, donde se hallan nuestros representantes, los que hemos votados los ciudadanos, pues las elecciones son la manifestación básica de la democracia. Según una encuesta realizada antes de los movimientos surgidos a raíz de las manifestaciones de Democracia Real Ya y el Movimiento 15M  las tres principales preocupaciones de los españoles son el empleo, la economía y los políticos, por este orden, seguido después por la inmigración y el terrorismo. Sobre la inmigración ya dediqué ayer un artículo sobre el inquietante crecimiento de la xenofobia en España, pero me parece muy grave considerar a los políticos como una de las principales preocupaciones de los ciudadanos.
Por desgracia, esta visión negativa de los políticos se la han ganado a pulso de forma merecida, porque ninguno ha tenido el valor de explicar a todos la verdadera situación a la que tenemos que enfrentarnos, los sacrificios que nos van a exigir y tenemos la sensación permanente de que nos ocultan la realidad, de que nos mienten  y el problema de la mentira ya lo explicaba Nietzsche en esta frase “lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que , de ahora en adelante, ya no podré creerte” . Esto es lo que ha sucedido con nuestra clase política, ha perdido la confianza de la sociedad y ahora estamos en un punto muy peligroso para la democracia , porque los ciudadanos ya no se sienten representados por quienes deberían de ser su voz en el Congreso. De momento , ese descontento se ha traducido en un movimiento relativamente débil y que creo que se agotará en si mismo, pero estamos jugando con fuego si la situación se deteriora más.
Durante la mañana de este jueves 9 de junio se ha producido un enfrentamiento entre los que se denomian a sí mismos “indignados” con la policia en Valencia . Aún no está claro como se ha producido pero lo cierto es que este no es el camino , la violencia no es la forma de protestar en una democracia ni tampoco incumplir la ley , que es lo que están haciendo ocupando las plazas desde hace casi un mes , entrando en emisoras de radio o en entidades bancarias. Se está perdiendo así una oportunidad de crear una verdadera plataforma que recogiera el descontento de la sociedad y le diera forma con unos objetivos que presentar a los partidos políticos y reformar y perfeccionar nuestra democracia (foto procedente de http://www.elmundo.es )  
Todavía no han llegado los recortes sociales más profundos, pero llegarán de manera inevitable. Hemos sabido que la deuda con las empresas farmaceúticas y proveedores de tecnología sanitaria ha alcanzado los 9300 millones de euros , nuestras comunidades autónomos se hallan sin recursos para hacer frente a los pagos más inmediatos y todo nos lleva a suponer que no tardará en firmarse el acta de defunción de nuestro actual sistema de la Seguridad Social que asegura la asistencia sanitaria gratuita , quizás el pilar básico del Estado de Bienestar porque permite que cualquier persona, aunque no disponga de recursos sabe que no será desatendida y tendrá derecho a ser atendido por los médicos. Cuando hablamos de copago parece que eludimos la cuestión vital ¿que sucederá con las personas que no se puedan financiar los gastos hospitalarios, los tratamientos médicos costosos o las medicinas necesarias? ¿Crearemos una sociedad donde la gente con dinero tendrá posibilidad  de vivir más gracias a su dinero que aquel que no tiene recursos?
La principal  preocupación es el trabajo pero ¿que tipo de trabajo van a encontrar y con que condiciones?Aunque se está discutiendo sobre una reforma laboral  que parece que no introducirá grandes cambios por el momento, todo apunta a que los derechos de los trabajadores sufrirán un serio recorte , hasta el extremo de dejar de hallarse amparado por los convenios colectivos y ser él quién negocie directamente con los empresarios  pero ¿que fuerza puede tener un trabajador frente al empresario si no está amparado por un colectivo? Estoy de acuerdo con que los sindicatos mantienen una serie de privilegios que son intolerables , un sindicalista debe ser un trabajador más, sin ningún tipo de ventaja sobre los demás, pero los sindicatos son necesarios para defender al trabajador de los posibles abusos que puedan cometer los empresarios.
Por supuesto que los empresarios no son el enemigo, gracias a su iniciativa y al riesgo que asumen al exponer el capital para formar la empresa se puede seguir creando empleo, pero al igual que sucede con todo lo que rodea al ser humano, hay buenos y malos empresarios y el trabajador, que es siempre la parte más débil, no puede quedarse indefenso frente a los malos empresarios. Un dato económico que demuestra como los sacrificios de los trabajadores no consiguen mejorar la situación de estos. El año pasado el sueldo de los  trabajadores cayó una media de 1,5%, la productividad aumentó un 2,25% y las empresas mejoraron sus cuentas un 4,2% mientras que la población en riesgo de pobreza se incrementó en un 1,3% hasta alcanzar el 23,4%. Menos sueldo, más trabajo, mas beneficios para las empresas y más personas al borde de la pobreza. Algo esta mal en esta ecuación.

Los jóvenes turcos en la plaza de Taksim. | Ángeles Lucas
Los últimos indignados en sumarse a las protestas los encontramos en Turquia , donde esta mañana se han manifestado en Estambul, y ya antes lo habían hecho también en Atenas. Si los políticos siguen actuando de espaldas a las preocupaciones de los ciudadanos y estos se desentienden de ellos la democracia y la libertad tal y como la entendemos ahora estará en peligro(fotografía procedente de http://www.elmundo.es )

 

¿Qué sucederá cuando el nuevo gobierno que salga de las elecciones, probablemente el Partido Popular, se encargue de anunciar nuevos recortes? Entonces, con más fuerza que ahora, se manifestará el descontento de los ciudadanos y el sentimiento que tiene de no estar representado por los políticos.  Desempleo, precios al alza, falta de esperanza en el futuro y si a ello se le suman posibles crisis internacionales que empeoren aún más la situación, esto  se puede convertir en muy peligrosa y poner en riesgo la propia democracia. Porque no nos podemos engañar, el pueblo no se puede gobernar a sí mismo, y de los vacíos de poder siempre hay gente que se aprovecha normalmente en detrimento de la libertad. Una vez más la frase de Napoleón que nos advierte que “en las revoluciones hay dos tipos de personas, las que las hacen y las que se aprovechan de ella”.
Todos son alabanzas para las redes sociales como forma de transmisión de la información, y es cierto que permiten transmitir mensajes a una velocidad impensable hace unos años y mantenerse en contacto personas muy distantes entre sí coordinando su actuación, que ha jugado un papel importante en las revoluciones árabes , pero también es cierto que conllevan en muchas ocasiones una peligrosa , desde mi punto de vista, simplificación de las ideas, donde todo se expresa en dos lineas que no permiten profundizar en su contenido. Uno de los peligros que esto puede provocar es que nos guiemos no por ideas, sino por lemas, consignas  mientras la reflexión , el conocimiento y el debate queden relegados a un segundo plano. En ocasiones el ruido de Facebook, de Twitter o Tuenti se convierte en una cacofonía de voces que impiden un pensamiento ponderado, como está sucediendo ahora con el 25M.
Hay que transformar el sistema por el que se gobiernan nuestras sociedades, hay que lograr que la comunicación entre los políticos y el pueblo al que representan sea directa y no un diálogo de sordos donde unos, los ciudadanos, gritan, y otros, los políticos, se hacen los sordos mientras asienten con una sonrisa. Tenemos que recuperar el prestigio de los políticos porque un pueblo que ha dejado de creer en sus representantes puede dejar de creer en la democracia y abre las puertas a un estado autoritario, y eso es algo que ha sucedido en diferentes ocasiones a lo largo del pasado siglo XX . Lo que está sucediendo ahora no es más que el primer síntoma de una enfermedad que se pueden agravar en los próximos tiempos y que necesita un cambio de actitud por parte de los políticos , un esfuerzo de comunicación, de transparencia y de honradez para recuperar la confianza perdida.