JUANA I , LA DESDICHADA REINA DE CASTILLA (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de nuestro relato dejábamos a la hija de los Reyes Católicos, Juana de Castilla(1479) recién casada con el hijo del emperador del Sacro Imperio, el archiduque de Austria , Conde de Flandes y Duque de Borgoña, Felipe el Hermoso (1478). Vimos como se encontraban por primera vez el 12 de octubre de 1496 en el convento de Lierre y como la pasión se desató ese mismo día entre los dos , no pudiendo esperar al 18 de octubre, que era la fecha fijada para la boda en la catedral de Bruselas y oficiada por el obispo de Malinas, casándose ese mismo día aunque luego repetirían la ceremonia seis días después. Fruto de la apasionada relación  que mantuvieron en estos primeros tiempos de casados , tan apasionada  que la reina Isabel la Católica(1451-1504) tuvo que pedir a Juana a través de sus embajadores en Flandes  que tratara de ser más comedida en sus efusiones amorosas hacia su marido, nacería en 1498 la primera hija del matrimonio , Leonor de Austria (1498-1558), que ya adulta sería celebre entre las cortes europeas por su belleza y pretendida por los principales monarcas de su tiempo. Leonor se casaría primero con el rey de Portugal Manuel I el Afortunado (1469-1521) , que ya había estado casado con sus dos tías y hermanas de Juana, Isabel de Aragón y Castilla (1470-1498) y María de Aragón y Castilla(1482-1517). Cuando el rey portugués murió en 1521 Leonor se casaría con el rey francés Francisco I (1494-1547).

File:Joos van Cleve 003.jpg
La hija primogénita de Felipe el Hermoso y Juana de Castilla, Leonor de Austria , futura reina de Portugal y de Francia , en un cuadro del pintor flamenco Joos van Cleve (hacia 1485-1540). Fue el fruto de los primeros años de pasión entre Felipe y Juana que llevarían al embajador veneciano Querini a decir “En su esposo no veía al hombre, sino solamente al varón; en los deberes matrimoniales sólo conocía el tálamo” Aunque estas palabras leídas hoy más parecen nacidas de los prejuicios masculinos hacia las mujeres en aquella época, pues Felipe gustaba mucho de las mujeres y no perdería oportunidades para ser infiel a Juana , y estas infidelidades causarían el aumento del desequilibrio mental de Juana (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Con respecto al parto escribirá  Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515), noble y  hábil militar conocido como el Gran Capitán, a Fernando el Católico(1452-1516) , padre de Juana, que “había parido la reina una hija, de que quedaba muy buena y sana” y le tranquilizaba sobre su estado mental del que debían haber llegado rumores a la corte de los Reyes Católicos que inquietaban a los monarcas “si otra cosa se me hubiese dicho que había estado mal dispuesta y alienada, como se publicaba, que no lo creyese; porque se decía con malicia y no buenos respetos”. Sin embargo no todos los que se hallaban próximos a Juana eran de la misma opinión y habían advertido un cambio de actitud durante los últimos meses de embarazo , abandonando sus oraciones e incluso el rito de la confesión, algo muy extraño pues todos los hijos de los Reyes Católicos habían sido educados en la más profunda devoción y religiosidad. Quizás este cambio en su comportamiento se debía a que en los últimos meses de embarazo Juana advirtió los primeros indicios de las infidelidades de Felipe . En este sentido hay que tener en cuenta que era práctica habitual en los matrimonios regios abstenerse de mantener relaciones sexuales durante la última etapa del embarazo para evitar daños al feto y también era habitual satisfacer en esos momentos sus urgencias sexuales con otras mujeres con el visto bueno de la corte que lo consideraba algo natural.
Juana, que parece tener una gran dependencia sexual de Felipe, le echaría en cara más que sus infidelidades el que hubiera abandonado su lecho y no hicieran el amor, y su confesor, fray Tomás de Atienza ,trata de calmarla asegurándola que después del parto todo será como antes. Mas tarde Tomás de Atienza escribirá a los padres de Juana que ella  tiene “el corazón duro y crudo sin ninguna piedad”  cuando Juana le replica a su confesor que estaría de acuerdo con el comportamiento de Felipe si él también la permitiese tener una aventura con un noble como había hecho la esposa de su tío el rey Enrique IV de Castilla (1425-1474), Juana de Portugal(1438-1475), que tuvo una hija con el noble Beltrán de la Cueva, como contamos en la primera parte de este relato. Aquella respuesta tuvo que escandalizar al confesor y a la corte, pues era del todo impropia en la boca de la segunda en la sucesión al trono de Castilla, pues hay que recordar que ya entonces había muerto su  hermano Juan en 1497 y su hermana Isabel un año después y sólo estaba por delante de ella el hijo de Isabel, Miguel de Portugal(1498). En todo caso parece que fray Tomas de Atienza tenía razón, porque después del parto por un tiempo Felipe volvió a comportarse con las mismas atenciones y delicadeza de antes.

Retrato del joven Carlos , rey de España y emperador del Sacro Imperio, cuyo nacimiento fue celebrado por sus abuelos los Reyes Católicos. Los habitantes de Gante , donde daría a luz Juana, deseaban tanto que diera a luz un varón que pusieron por encima de la cruz del campanario de la iglesia de San Nicolás de esta ciudad un montón de leña a la que prendieron fuego para que aquellos que lo vieran a la distancia supiera que había tenido un hijo (imagen procedente de http://www.lamaletalista.com ) 
Aún así Juana se muestra cada vez más celosa y controla todos los movimientos de Felipe. Quince meses después de dar a luz a Leonor  Juana  tendrá a su segundo hijo que nacerá en Gante el 24 de febrero de 1500 y al que pondrán de nombre Carlos. El primer hijo varón del matrimonio se convertiría con el tiempo en el emperador del Sacro Imperio Carlos V y en el rey Carlos I de España(1500-1558) , siendo el monarca más poderoso de Europa durante la primera mitad del siglo XVI. Pero el parto no sería corriente, pues Juana se sintió indispuesta en medio de una fiesta en el castillo de Gante , con toda la corte reunida y seguramente porque Juana quería controlar a Felipe .Así nos lo cuenta el escritor y médico español Enrique Junceda Avello en su obra “Ginecología de las reinas de España” “Sucedió cuando Juana participaba en una fiesta cortesana, a la que posiblemente asistía dominada por sus celos. A la una de la noche, se sintió afectada por los dolores del alumbramiento, teniendo que correr de forma apresurada a un sitio apartado, que resultaría ser una regia letrina del palacio de Gante” Así que el que estaba llamado a ser el monarca más poderoso de Europa nació en una letrina aunque, eso si, una letrina palaciega.

Carlos sería bautizado el 7 de marzo y cuando los Reyes Católicos recibieron la noticia del nacimiento de Carlos , la reina Isabel  dijo a su esposo “tened por cierto señor que este ha de ser nuestro heredero y que la suerte ha caído en el reino como en San Matías para el apostolado”. La referencia a San Matías se debe a que Carlos había nacido en el día dedicado a este santo. Parece que los Reyes Católicos no confiaban mucho en la salud de su otro nieto, Miguel de Portugal, el hijo del rey portugués Manuel el Afortunado y su difunta hija Isabel, y si es así no estaban equivocados porque Miguel moría el 22 de julio de 1500 con apenas dos años de edad , con lo que Juana se convertía en la nueva heredera del trono de Castilla y Aragón. Felipe el Hermoso , sabiendo el delicado estado de salud de Miguel, había dado instrucciones a su hombre de confianza en la corte de Castilla, Juan Vélez de Guevara, para que le informase al momento si había noticias de la muerte de Miguel . Así lo cuenta el cronista y religioso Lorenzo de Padilla(1485-fecha desconocida) “Estando Felipe el Hermoso en esta villa(se refiere a Gante), por el mes de agosto le llegó correo en once días de Granada, despachado por Juan Vélez de Guevara, trinchante de la Archiduquesa, haciéndole saber la muerte del Príncipe don Miguel, que era la sucesión del reino” y añade Padilla  que “Los Archiduques se holgaron de esta nueva, como era razón”.

DOCUMENTAL SOBRE  JUANA I DE CASTILLA (Partes 1 y 2)

Creo que este es un documental muy interesante sobre la vida de Juana de Castilla donde nos ofrece una visión diferente a la que tradicionalmente el cine y el teatro nos ha transmitido. Una mujer sometida a las presiones y las ambiciones de poder de su esposo Felipe y su padre Fernando, ambos trataban de apartarla del trono para ser ellos los que tuvieran  el control . Juana estaba loca pero en su locura jugaron un papel muy importante las personas que la rodearon. Las otras dos partes se encuentran al final del artículo

Si, como era razón, porque Felipe el  Hermoso veía que ahora se abría la posibilidad de subir al trono en Castilla , pues su mujer era la heredera y , a su vez, él era el heredero al trono del Sacro Imperio, por lo que podía reunir los dos reinos en su mano. Ahora tenían que viajar a España para que las Cortes juraran a Juana y a su esposo como herederos al trono de Castilla, pero el viaje se tendría que retrasar porque Juana estaba de nuevo embarazada y el 18 de julio de 1501 nace su  tercer hijo, en este caso una niña a la que pondrán por nombre Isabel en homenaje a su abuela la reina Isabel de Castilla. Isabel de Austria(1501-1525) se convertiría en reina de Dinamarca a través de su matrimonio con el rey danés Cristián II(1481-1559). Pero volviendo a Juana, el cronista Raimundo de Brancafort escribe sobre estos acontecimientos que “las sombras de la locura comenzaron a cernerse sobre esta criatura que podía haber sido la más dichosa del mundo , de no haberse concitado sobre su testa coronada los intereses contrapuestos de todos los grandes del mundo”. Sea como fuere, Juana partiría con su marido hacia Castilla dejando atrás a sus tres hijos, Leonor de tres años, Carlos de un año e Isabel de apenas tres meses de edad y no volvería a verlos hasta casi dos años después.

File:Isabella of Spain Denmark.jpg
Retrato de Isabel de Austria, la tercera hija de Felipe y Juana que dentro de la política de los Habsburgo de ganar influencia en el Norte de Europa la casarían con el rey de Dinamarca Cristián II. Mientras ,en España Isabel de Castilla estaba preocupada por su hija Juana, nunca había querido que viviera fuera de Castilla porque sabía que una mujer estaba subordinada a la autoridad de su marido y era consciente que Felipe el Hermoso, como gobernante de los Países Bajos, tenía interés en una alianza con Francia, justo lo contrario a lo que deseaban los reyes españoles . Por eso , cuando viajen a España para ser jurados como herederos de la corona por las Cortes  trató de retenerla todo el tiempo que pudo en España, pero Juana se rebelaría contra ello deseando estar siempre al lado de Felipe . Isabel no quería que regresara a los Países Bajos pero tendrá que ceder ante el comportamiento demente de Juana  que quizás utilizaba como el único arma a su alcance para cambiar la voluntad de su madre (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Aunque los Reyes Católicos les habían solicitado que hicieran el viaje en barco para no tener que atravesar Francia y exponerse a ser retenidos por el monarca francés Luis XII (1462-1515), Felipe se empeñó en hacerlo por tierra para concertar el matrimonio entre el pequeño Carlos y la hija del rey francés lo que podría unir a todos los reinos más importantes de Europa. Atravesando los Pirineos Felipe sufrió un ataque de hemorroides y Juana pudo aprovechar para cuidarle y tenerle para ella sola, lo que debió  causarle un gran deleite y el propio Felipe no consentía que nadie que no fuera Juana le atendiera. Tantas fueron las atenciones que de nuevo quedaría embarazada Juana. Pero antes de eso, el 22 de mayo de 1502 las Cortes de Castilla juraron a Felipe el Hermoso y Juana de Castilla como los herederos a la sucesión en el trono castellano. Tras un tiempo en la Corte , en la que Felipe no se encontraba cómodo pues no conocía el castellano y dependía de Juana para comunicarse con los demás y  además la relación con sus suegros no era muy buena ya que el carácter mundano y más vanidoso de Felipe poco tenía en común con el carácter austero de los Reyes Católicos, el archiduque decide que ya es hora de regresar a Flandes.

Los Reyes Católicos tratan de convencerle para que deje allí a Juana que ya estaba próxima a dar a luz . El cronista Alonso Estanques relata como la reina Isabel reprende a Felipe para  “que mirase también que la princesa doña Juana estaba preñada y en términos para parir, y que con el dolor de su partida le podría venir alguna alteración con que moviese, y que por ventura ella podría morir por quererle tanto como le quería  dándole a entender muy enojada que en ninguna manera consentiría mientras su hija estaba de parto que él se fuese , principalmente por aquel tiempo que era ya invierno y por tierra de enemigos” Felipe , para no enfrentarse a sus suegros, decide partir solo y eso tendrá un efecto demoledor en el equilibrio de Juana , que se enfrentaría a su madre por mantenerla alejada de su amado Felipe , y los momentos de ira se suceden con otros de pasividad , como lo relatan los médicos de cámara Soto y Gutierrez de Toledo  que atendían a Juana en el castillo de la Mota, en Medina del Campo, y que escriben a su padre, Fernando el Católico  “Duerme mal, come poco y a veces nada , está triste y bien flaca .Algunas veces no quiere hablar ; otras , da muestras de estar transportada. Su enfermedad va muy adelante. Días y noches  recostada en un almohadón con la mirada fija en el vacío”

Retrato anónimo del cuarto hijo de Felipe y Juana, Fernando de Austria, el primero de sus hijos nacido en territorio español y que por ello sería el favorito de su abuelo Fernando el Católico que prefería que fuera él y no su hermano Carlos el futuro rey de España. Finalmente, Fernando sucedería a su hermano pero no en el trono de España, sino en el Sacro Imperio como Fernando I de Habsburgo. El obispo de Málaga diría durante el sermón del bautizo del nuevo hijo “Ha permitido Dios con ella que no reciba dolor en su parto y así estando riendo y burlándose, entre juego y burla pare”  Juana daba a luz con gran facilidad y sin apenas dolores e incluso se permitía el lujo de hacer bromas durante el parto. Después del parto Juana se quedó en el castillo de la Mota, ardiendo en deseos de regresar a Flandes en contra de la voluntad de su madre. La oposición de Isabel, que Juana no entendía, agravaría su desequilibrio mental (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Isabel de Castilla teme que su hija esté muy cerca de perder la razón y como nos dice el escritor español Carlos Fisas en su “Historia de las historias de amor”  “no se explica de otro modo que a poco de marchar don Felipe, presente la reina a las Cortes de Castilla el proyecto de ley en que hace constar la significativa salvedad de que si doña Juana se encontrara ausente o mal dispuesta o incapaz de ejercer en persona las funciones reales , ejercería la regencia su padre don Fernando”. El 10 de marzo de 1503 nacía en Alcalá de Henares el cuarto hijo de Juana y Felipe y el primero en nacer en territorio español, al que pondrían por nombre Fernando (1503-1564), que muchos años después se convertiría en el emperador Fernando I de Habsburgo sucediendo en el trono del Sacro Imperio a su hermano Carlos V. El escritor español González Doria nos cuenta como después del parto “pronto dio en pensar doña Juana que podía aún alcanzar al marido antes de que embarcara si corría tras él por cualquier camino, y pensarlo e intentarlo fue todo uno. Tal y como se encontraba en el lecho , descalza y sin ropa de abrigo, echó a andar por los corredores del castillo de la Mota” la detiene el obispo de Córdoba que manda llamar a la reina Isabel que a pesar de hallarse enferma “no sin trabajo pudo reducir a su hija , si bien escuchó de ésta insolentes palabras que jamás las habría tolerado si no conociera su estado mental”
A pesar de todos los ruegos que la hicieron Juana no consintió entrar de nuevo en el castillo y pasó la noche al raso en pleno mes de noviembre. A finales de mayo de 1504, algo restablecida, y contra el consejo de su madre , Juana se apresura a abandonar Castilla para viajar a Flandes sólo para encontrarse con que Felipe tenía una amante y Juana, en un ataque de ira,  no duda en lanzarse sobre ella para raparla sus cabellos rojizos que tanto parecían gustarle a su marido. Mientras, a finales de 1504 recibe la noticia de que su madre, Isabel I de Castilla, había muerto, probablemente como consecuencia de un cáncer de útero , el 26 de noviembre, con lo que Juana se convertía en la nueva reina de Castilla. Pero el estado mental de Juana continúa deteriorándose. Se lava compulsivamente el cabello, no permite que ninguna mujer se acerque a Felipe y si sabe que se encuentra en la habitación de al lado golpea cono furia la pared. Al mismo tiempo se inicia una lucha  por el poder ya que tanto Fernando el Católico como Felipe el Hermoso están de acuerdo en que Juana no puede gobernar, pero mientras Fernando quiere hacerlo como regente de su hija, Felipe considera que puede hacerlo él como rey consorte. También la nobleza se divide entre partidarios de Fernando y de Felipe, aunque este último tiene más apoyos ya que los Reyes Católicos habían privado a los nobles de muchos de sus antiguos privilegios y pensaban recuperarlos con Felipe. A la pobre Juana nadie la apoya.

Retrato de Juana de Castilla embarazada por el Maestro de Afflighen. Los constantes embarazos también son considerados hoy como una de las causas que afectaron al equilibrio mental de Juana . Los celos se acentuaban durante el periodo de embarazo, cuando Felipe se negaba a mantener relaciones con ella pero si las tenía con otras mujeres. En 1505, muerta ya su madre Isabel de Castilla, escribía a su padre Fernando “Es notorio que la única causa de mi pasión es los celos. No soy la única de haber sufrido de esta pasión; la misma reina, aquella tan excelente y exquisita persona, que celosa ella también; pero el tiempo curó a Su Alteza y el tiempo me curará también” Se comparaba con su madre Isabel, que también había sufrido de celos por los amores de su esposo Fernando. (imagen procedente de http://www.laguia2000.com )
Parece ser que Juana, a espaldas de su marido, escribió a su padre mostrando su aprobación a que Fernando siguiera gobernando como regente, pero la carta fue interceptada y nunca llegó a su destinatario. Luego llegará otra carta donde se contradice y afirma estar bien de salud y que en caso de que algo le sucediera fuera su marido Felipe y no su padre quién reinara, pero podemos suponer que esta carta fue redactada por el propio Felipe o uno de sus secretarios y sólo llevaba la firma de Juana que tal vez ignorara el contenido de la misiva. De nuevo embarazada, tienen que retrasar el viaje a Castilla porque, en palabras de Juana en una carta fechada el 12 de septiembre de 1505 , “porque yo la reina no estoy, a causa de mi preñez, en tiempo de poder partir por mar ni por tierra que Nuestro Señor me alumbre , que será en este mes” En efecto , el 15 de septiembre Juana daba a luz a su quinto hijo, María de Austria(1505-1558), que en 1521 se convertiría en reina de Hungría a través de su matrimonio con el rey húngaro Luis II (1506-1526). Hasta el 8 de enero no emprenderían el viaje a Castilla, en esta ocasión por mar. Unos meses antes, el 24 de noviembre de 1505 se firmaba la Concordia de Salamanca por la cual Felipe y Juana serían reyes pero Fernando mantendría su condición de gobernador.

Único retrato que he encontrado de María de Austria, reina de Hungría y quinta hija de Felipe y Juana. El nacimiento de María fue la causa de que aplazaran su viaje a España una vez que habían conocido la muerte de Isabel de Castilla lo que convertía a Juana en la nueva reina  aunque era algo que Felipe y Fernando tratarían de evitar y lo consiguieron a través de la Concordia de Villafáfila donde acordaron que Felipe fuera considerado el único rey de Castilla. Sin embargo las Cortes de Castilla reconocerían a Juana como la única reina legítima y también consideraban rey a Felipe pero sólo en su calidad de consorte de Juana (imagen procedente de http://es.wikipedia.org

 

Los nuevos reyes de Castilla llegan al puerto de La Coruña el 27 de abril de 1506 . Juana no había permitido que embarcase ninguna de sus damas de compañía y estas tuvieron que subir a bordo en secreto. Debido a las malas relaciones que Felipe mantiene con Fernando, el 27 de junio firman la Concordia de Villafáfila en virtud de la cual se reconocía la incapacidad de Juana para reinar por su enfermedad mental y Felipe sería considerado el único rey de Castilla mientras que Fernando el Católico se retiraba a sus reinos de Aragón, contraviniendo lo establecido en el testamento de Isabel . Felipe y Juana son jurados por las Cortes el 12 de julio de 1506, Juana como reina de Castilla y Felipe como rey consorte. Pero el 17 de septiembre de 1506 , después de jugar un partido de pelota en Burgos , Felipe bebió agua helada para calmar su sed y poco después comenzó a sentirse indispuesto.Tiene que guardar cama y la fiebre sube. Sólo admite que le atienda Juana  como ya había hecho años antes cuando enfermó por las hemorroides, pero en esta ocasión no sanará. Juana estuvo siempre a su lado ,dando instrucciones a los médicos y dedicando palabras dulces de aliento a su esposo . El médico de la corte que lo atendía , el doctor Parra, escribiría que Juana se mostró siempre serena “haciéndonos reflexiones de lo perecedero que es todo en esta vida mortal, y cómo tanto que urdió su esposo para llegar a reinar en Castilla , para al cabo llegar a ser rey por no más de cuatro meses”

File:Philipp der Schöne.jpg
Así relata el cronista Lorenzo de Padilla como fue la muerte de Felipe el Hermoso, retratado sobre estas lineas “Se sintió mal dispuesto y se bajó a Palacio y esa noche tuvo una recia calentura, la cual le fue siempre tanto creciendo, que murió al séptimo día , que fue viernes, a veinticinco días del mes de septiembre, en lo mejor de su juventud, de edad de veintinueve años” El doctor Parra que atendía a Felipe el Hermoso relata como Juana estaba siempre al lado de Felipe mostrando una gran serenidad “La vio estar allí de continuo, mandando lo que se hiciese y haciéndolo y hablando al Rey y a nosotros y tratándole con el mejor semblante  y tiento y aire y gracia, que en mi vida vi en mujer de ningún estado” (imagen procedente de http://commons.wikipedia.org ) 
 Felipe I moría el 25 de septiembre de 1506 entre sospechas de haber sido envenenado, tal vez por orden de Fernando el Católico, que temía que Felipe se aproximara a Francia lo que rompía la estrategia que hasta entonces habían diseñado los Reyes Católicos que , como hemos visto a lo largo de este relato, trataron de urdir una red alrededor de Francia con los matrimonios de sus hijos para dejarla aislada, aunque es muy probable que la causa de la muerte fuera la peste que afectaba entonces la región . Comienza a hablarse abiertamente de la locura de Juana  y también  de un episodio de la vida de la reina que forma parte de la leyenda. Juana ordena embalsamar el cuerpo de Felipe, algo normal entre los reyes, y pretende llevarle a enterrar a Granada siguiendo el deseo expresado por el propio Felipe.  Comienza un lúgubre cortejo fúnebre  “en un carruaje tirado por cuatro caballos traídos de Frisia hacemos su transporte . Damos escolta al féretro recubierto con negro ornato de seda y oro” como nos cuenta el cronista Pedro Mártir de Anglería (1457-1526). Durante más de un año este cortejo fúnebre estará  dando vueltas entre las localidades de Burgos, Torquemada, Hornillos y Arcos, tal vez huyendo de la peste que asolaba la región y sin decirse a ir a Granada.

Quizás la pintura más celebre relacionada con Juana de Castilla y uno de los principales impulsores de la leyenda romántica que rodea su figura, “Doña Juana la Loca” del pintor aragonés Francisco Padilla  realizada en 1878  donde retrata el episodio en el que Juana  hace sacar el féretro de Felipe fuera del convento al darse cuenta que estaba ocupado por las monas y ella no quería que ninguna mujer estuviera cerca de Felipe . La vemos embarazada, esperando a la sexta hija de Felipe , Catalina y al fondo el convento que acaban de abandonar. Otro detalle significativo son las ropas negras que visten los personajes  ya que en aquella época el color del luto era el blanco  y había sido su madre , Isabel de Castilla, quién la que a través de  su “Pragmática de luto y cera” impuso el color negro para los duelos. También vemos mujeres en el cortejo , Juana había autorizado que la acompañaran algunas mujeres siempre y cuando fueran viejas o feas para  no despertar sus celos( imagen procedente de http://burgospedia.wordpress.com )
También nos cuenta Anglería como “Nos detuvimos en Torquemada. En el templo parroquial guardan el cadáver soldados armados , como si los enemigos hubieran de dar el asalto a las murallas” y el escritor español González Doria añade en su libro “Las reinas de España” “Escoltaban el féretro soldados armados  portando antorchas, los cuales tenían órdenes muy rigurosas de la reina de impedir que al pasar por las aldeas pudiese ninguna mujer acercarse al ataúd de Felipe” Ni después de la muerte de Felipe se extinguían los celos de Juana . Y continúa “Como solamente se caminaba de noche , se hacía parada al llegar el día en la iglesia de algún lugar en donde los frailes del cortejo decían misas y pasaban la jornada entonando una vez tras otra el oficio de difuntos.” Durante esta casi surrealista procesión por los campos de Castilla Juana daría a luz a la hija póstuma de Felipe el 14 de enero de 1507, un parto que fue muy difícil ya que la reina no quería tener aquella hija que su esposo no podría ver nunca. Esta sexta y última hija de Juana se llamaría Catalina de Austria (1507-1578) que en 1525 se convertiría en reina de Portugal al casarse con el rey Juan III(1502-1557).

BREVE VÍDEO EXPLICATIVO DE LA OBRA “DOÑA JUANA LA LOCA” DE FRANCISCO PADILLA 

En este breve vídeo de dos minutos os explican mejor los símbolos y claves del cuadro que da vida a la leyenda de Juana la Loca

Sería en el mes de abril cuando llegaron a un pequeño convento y, no habiendo otro lugar donde refugiarse , Juana se negó a entrar porque no quería que su marido estuviese en lugar donde había tantas mujeres aunque fueran monjas, así que decidió que el cuerpo fuera puesto fuera y lo velaron al raso durante toda la noche, como de nuevo nos cuenta Anglería “A campo descubierto, a cielo raso, mandó que sacasen el cadáver durante la noche, a la débil luz de las hachas que apenas si dejaban arder la violencia del viento” Este vagar por este circuito de localidades que he citado antes se interrumpiría a principios de 1509 . Poco antes su padre y su nueva esposa, Germana de Foix (1488-1538), con la que se había casado en 1505, van a visitarla y encuentran a Juana negándose a lavarse y a cambiarse de ropa . En febrero de 1509 su padre Fernando  toma la decisión de recluirla en el castillo de Tordesillas en compañía de su pequeña hija Catalina , un encierro que confirmaría después su hijo Carlos I . Fernando el Católico moría el 23 de enero de 1516 y en su testamento escribe
“Es cierto que ya que del impedimento de la dicha Serenísima Reyna nuestra primogénita sentimos la pena como padre que es de las más graves que en este mundo se puede ofrecer” y por ello establece que “Dejamos y nombramos por Gobernador General de todos los dichos Reinos y Señoríos  nuestros al dicho Ilustrísimo Príncipe Don Carlos  , nuestro muy caro nieto para que en nombre de la dicha Serenísima Reina su madre los gobierne, conserve, rija y administre” Carlos llegaba a España en 1517 para ser jurado por las Cortes de Castilla y las de Aragón como nuevo rey de España y fue a visitar a su madre en Tordesillas en compañía de su hermana Leonor. Cuando Juana los vio después de doce años sin estar en contacto con ellos les dijo “¿Sois vosotros mis hijos? ¡Cuánto habéis crecido en tan poco tiempo! Puesto que debéis estar muy cansados de tan largo viaje , bueno será que os retiréis a descansar”  A todo esto ,nadie había dicho a Juana que su padre había muerto por temor al daño que la noticia le pudiera causar, pero nadie se percató de que podría pensar Juana sobre que su padre no fuera a visitarla durante tanto tiempo. Carlos decidió sacar a su hermana Catalina de aquel triste encierro al que se veía obligada junto a su madre . En realidad era un remedio para apaciguar la locura de Juana pero no se podía sacrificar la vida  de la pequeña y Carlos acordaría un matrimonio muy ventajoso con el rey Juan III de Portugal, dejando a Juana sola en 1521

File:Juana la Loca recluida en Tordesillas.jpg
Otro episodio de la vida de Juana retratado por Francisco Padilla en este cuadro titulado “La reina doña Juana la Loca, recluida en Tordesillas con su hija, la infanta doña Catalina”. Un testigo  que la vió en estos primeros años de reclusión decía “El atavío y ropas de su vestir tan pobres y extrañas y diferentes a su dignidad. En su modo de vivir se trataba tan asperamente que no se podía tener esperanza que viviese muchos días”. Sobre la pequeña infanta Catalina, que trataba de defender a su madre ante el trato áspero que le daba el gobernador de la fortaleza, el marqués de Denia, escribe el historiador Manuel Fernández Álvarez como su hermano Carlos mejoró las condiciones de vida de la niña abriendo una pequeña ventana en los muros de su habitación “Un hueco en la estancia de la infanta Catalina, para que al menos pudiera ver la campiña, el cielo, los pajarillos del aire  y esos otros pajarillos  de la tierra, los niños , los hijos de las gentes sencillas que , sabedores de su desamparo , acudían al pie de la torre  para acompañar a la Infantita con sus voces y para comunicarle algo de su alegría y de su libertad” Sólo en 1521 podría abandonar aquel encierro para casarse con el rey de Portugal, aunque la separación sería muy dolorosa para Juana que sufriría sucesivos periodos depresivos . Se había quedado sola (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Aún el mundo vendría a llamar  a su puerta cuando estalla en Castilla una rebelión de los nobles contra Carlos conocida como Guerra de las Comunidades de Castilla o la rebelión de los Comuneros que comenzaría en 1520 y sería sofocada por las tropas de Carlos en 1522 con la toma de Toledo,  después de la decisiva victoria en la batalla de Villalar el 24 de abril de 1521. Estos nobles sólo reconocían a Juana como legítima reina de Castilla y fueron a verla a su encierro en Tordesillas pero Juana no mostró interés alguno en su causa. Antes de abandonar a su madre , su hija Catalina escribirá a Carlos reprochando el trato que el marques de Denia, quién gobernaba la fortaleza, daba a su madre y cuenta que  la encierran en su cámara que no tiene luz ninguna”  La partida de Catalina agravará las depresiones de Juana durante los siguientes años, donde incluso se verá privada de visitar la tumba de su amado Felipe, que fue trasladado a Granada en 1525. Así cuenta Carlos Fisas como transcurrieron los siguientes años en la vida de Juana “Y así pasan años y años. Cada vez se va acentuando la enfermedad de la reina.Tiene arrebatos de furia , golpea a las criadas y a las damas de su servicio, come sentada en el suelo y , al terminar , arroja la vajilla y los restos de comida  detrás de los muebles . Se pasa dos días sin dormir y luego , durante otros dos no se mueve de la cama. Va andrajosa y sucia, no se lava. Como una gran cosa, un mes se cambia tres veces de vestido y duerme con ellos puestos”
Pasan los años y la monotonía de su encierro de la que seguía siendo reina de España sólo se ve interrumpida por las periódicas visitas de su hijo Carlos . Ya en 1551 sufre la parálisis de una pierna y debido a la falta de higiene le salen úlceras que se infectan. En 1555, cuando la reina tiene ya 76 años , el doctor Santa Cara escribe al emperador Carlos V que  a su madre “se le levantaron en la espalda y en la nalga ampollas con harto calor y encendimiento” También le indica que desde hace unos años “estaba tullida e impedida de todo movimiento de la mitad de cuerpo abajo” lo que la hacía no moverse de la cama donde “hacia la orina y estiércol y pasaba algunos días sin consentir  que la limpiasen , donde tornaron las llagas a hacerse peores.Una llaga debajo de la nalga  izquierda algo malignada , que llamamos cancrena” La fiebre fue aumentando al igual que la debilidad de la anciana reina . Tiene entonces la visita del jesuita Francisco Borja (1510-1572), futuro santo y miembro de la celebre familia Borgia, que ya había acudido unos años antes a petición del nieto de Juana y futuro rey Felipe II(1527-1598), para que determinase si estaba endemoniada a lo que Francisco de Borja respondió que no estaba endemoniada y que probablemente la reina no  había recibido el tratamiento adecuado a su enfermedad. Francisco de Borja la consolará en estos últimos momentos de su vida.

DOCUMENTAL SOBRE JUANA I DE CASTILLA (Partes 3 y 4)

Aquí os adjunto las otras dos partes que completan el documental sobre la vida de Juana I de Castilla

 

Juana I de Castilla, hija de los Reyes Católicos, madre del emperador Carlos V, fallecía en Tordesillas el 12 de abril de 1555 a los 75 años de edad después de pasar cuarenta y seis años encerrada. Como escribiera el médico español Luis Comenge (1854-1916) en su obra “Clínica egregia” “Quizás su locura no hubiera salido a la superficie sin los bárbaros golpes recibidos en sus más tiernos afectos por la escandalosa conducta de su marido, y la maliciosa complicidad de tantos intereses en separarla del trono “ Y  aquí termino la historia de Juana , la reina de Castilla, que el Romanticismo convertiría en símbolo de la locura causada por el amor, aunque quizás fue la incomprensión de su enfermedad , de sus depresiones, lo que ayudó a que esta locura empeorara , así como los engaños de su marido y el cruel encierro de cuatro décadas en la soledad de la fortaleza de Tordesillas. Sobre ello escribe el historiador alemán Karl Hillebrand (1829-1884) refiriéndose al trato que su hijo Carlos le había dado en vida “Él sacrificó resueltamente a su madre por su misión, como Felipe había sacrificado a su mujer por su avaricia, como Fernando había inmolado a su hija por su planes políticos.” Creo que la mejor forma de terminar este relato es escuchar las palabras de Juana que, a través de los siglos, nos transmiten  el dolor de una mujer, de una madre , a la que le arrebatan lo único que le queda, su hija Catalina y dirigidas a su hijo Carlos con la amargura que surge en uno de sus momentos de lucidez “No tienes bastante con quitarme mi trono y mis joyas, sino que también quieres llevarte a mi Catalina”

TRAILER DE LA PELÍCULA JUANA LA LOCA DE VICENTE ARANDA  AÑO 2002

Os adjunto este trailer por si alguno tiene interés en ver la película, es del año 2002 y se titula “Juana la Loca” y creo que puede ser interesante verla después de conocer su historia

  

Anuncios

JUANA I , LA DESDICHADA REINA DE CASTILLA (PRIMERA PARTE)

El título de este artículo tendría que haber sido “Juana , la reina loca de Castilla” o el mucho más próximo a la sensibilidad del Romanticismo del siglo XIX, “Locura de Amor”, porque la locura, el amor y los celos parecen ir unidos desde hace quinientos años a la figura de esta reina que nunca lo fue más que en el nombre pues los intereses en juego en la época que le toco vivir no la tardaron en apartar de la vida publica amparándose en sus desequilibrios mentales que fueron utilizados como pretexto por su marido y por su padre para entablar una lucha indisimulada por el poder. La que conocemos como Juana la Loca, protagonista de películas, obras de teatro , ensayos, tratados de historia y novelas fue una mujer que sufrió , sin duda, trastornos en su mente pero también es cierto que su entorno no la ayudó en nada a conservar el equilibrio o recuperarlo una vez que lo perdió. Es difícil en la distancia y comparando las múltiples versiones que los historiadores dan de su vida saber hasta que punto la locura que la afectó se debía a su propia naturaleza y que parte se debió a aquellos que llevados por su ambición deseaban el poder que iba unido al trono de Castilla.  Os invito a que me acompañéis por un recorrido a lo largo de su vida en la que trataremos de conocer un poco mejor su historia.
Pero antes de entrar de lleno en su atormentada biografía tenemos que conocer el mundo en el que nació . El reino visigodo que había desplazado el gobierno de Hispania por el Imperio Romano a comienzos del siglo V había sucumbido a su vez a la invasión musulmana iniciada en 711 que derrotó al último rey visigodo , Rodrigo, en la Batalla de Guadalete en julio de ese año y continuó avanzando por toda la Península hasta quedar un pequeño reducto cristiano al norte liderado por un noble llamado Pelayo(fecha desconocida-737) que en 718 se reuniría con otros nobles en la villa de Cangas de Onís, en la actual Asturias, y se negarían a pagar los impuestos a los invasores , enfrentándose a ellos. Los aproximadamente trescientos hombres que lideraba Pelayo derrotaron a una fuerza de entre 800 y 1500 musulmanes, aunque hay muchas discrepancias sobre su número, en la legendaria Batalla de Covadonga librada en julio de 722 ,se funda el nuevo reino de Asturias y  se convertiría en el punto de inicio de la Reconquista, una reconquista que se prolongaría por espacio de ocho siglos, que vería nacer a los reinos de Asturias, León, Galicia, Navarra, Castilla, Aragón, Portugal y el Condado de Barcelona. 

peninsula-iberica-en-el-ano-814
Mapa de la Península Ibérica en el año 814, cuando fallece en Aquisgrán el emperador del Imperio Carolingio Carlomagno(hacia 742-814). Carlomagno había ocupado una franja de terreno al sur de los Pirineos como una muralla defensiva contra las incursiones musulmanas desde el Emirato de Córodoba, y a estos territorios los llamó Marca Hispánica que, como vemos en el mapa se extendían desde la actual Navarra hasta la costa catalana del Mediterraneo, mientras que más al oeste se encontraba el Reino de Asturias fundado por su primer rey , don Pelayo, el vencedor de la batalla de Covadonga en 722 e iniciador de la Reconquista, una lucha que con distintas etapas y largas interrupciones se prolongaría hasta 1492, fecha en la que los Reyes Católicos la culminaban con la conquista del último territorio musulmán en la Península, el Reino de Granada. Perdonad lo resumida de todas estas explicaciones, ya que la protagonista de este artículo es Juana la Loca y esta información es sólo para poder situar la compleja relación de los reinos en España durante los siglos anteriores y que el reinado de los Reyes Católicos y su hija Juana son el unto culminante de ese periodo histórico y el inicio de uno nuevo con España como gran potencia mundial   (imagen procedente de http://historiageneral.com )
Las fuerzas cristianas fueron avanzando lentamente a lo largo de aquel tiempo con puntos de inflexión como la Batalla de las Navas de Tolosa de 1212 donde las fuerzas combinadas de los reinos de Castilla, Navarra, Aragón obtuvo una victoria clave para permitir el avance de los territorios cristianos hacia el sur. No es el objetivo de este artículo narrar la Reconquista así que es suficiente con que sepamos que en el siglo XII el reino de Aragón y el Condado de Barcelona se unieron por matrimonio entre Petronila de Aragón(1136-1173),hija del rey de Aragón Ramiro II el Monje(1086-1157), y el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV(1113-1162) . La boda tuvo lugar en 1150 , en 1157 moría el rey de Aragón Ramiro II por lo que Petronila se convertía en reina y ese mismo año nacía el hijo de Petronila y Ramón Berenguer IV, al que pusieron de nombre Alfonso . Ramón Berenguer moriría cinco años después y Petronila abdicó en su hijo en 1164 y éste se convertiría en rey de Aragón y conde de Barcelona con el nombre de Alfonso II de Aragón (1157-1196). Había nacido la Corona de Aragón

Mapa de España del siglo XII después del matrimonio entre el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV y la princesa y heredera del reino de Aragón , Petronila, en el año 1150, que unirían ambos territorios formando la Corona de Aragón. Mientras, en 1157, el mismo año que Petronila tenía a su hijo y futuro rey de Aragón, Alfonso II, en Castilla moría Alfonso VII el emperador, que había unido bajo su reinado a Castilla, León y Portugal. Pero, al morir divide los reinos entre sus tres hijos, por lo que de nuevo nos encontramos con los reinos de Castila, de León y de Portugal independientes. Como veis, los reyes disponían de sus territorios como si se tratara de un patrimonio familiar . Habría que esperar hasta el siglo XIII para que Castilla y León se volvieran a unir y en cuanto a Portugal no sucedería hasta 1580, cuando fue ocupada por Felipe II(1527-1598) recobrando la independencia ya de forma definitiva en 1640. Por último, Navarra sería ocupada por las tropas de Fernando el Católico en 1512 con lo que culminaba el proceso de unión de todos los reinos en una sola nación . (imagen procedente de http://nuvidal.blogspot.com )
Mientras, en 1197 se casaban el rey de León, Alfonso IX(1171-1230) y la hija del rey de Castilla y futura reina castellana Berenguela I de Castilla(1180-1246). Tuvieron cinco hijos pero su matrimonio fue anulado por el papa Inocencio III (1161-1216) alegando sus lazos de sangre, ya que Alfonso era tío segundo de Berenguela, resultado lógico de los constantes matrimonios entre las distintas familias reinantes. Tuvieron que separarse y de esta forma parecía romperse la unión que podría haberse forjado entre las dos coronas , pero la muerte en 1230 de Alfonso IX de León permitirá que los dos reinos, León y Castilla, se unan en la persona de Fernando III el Santo(1199-1250), hijo de Berenguela y Alfonso. Nacía de esta forma la Corona de Castilla. Si avanzamos en el tiempo hasta el siglo XV tenemos a la que fuera la provincia romana de Hispania, después el reino visigodo y más tarde Al Andalus, dividida en los reinos de Portugal, la Corona de Castilla, la Corona de Aragón, el reino de Navarra y el reino de Granada aún bajo domino musulmán.  En 1469 tenía lugar un matrimonio que iba a cambiar la historia de la Península, cuando se casan la hermana del rey de Castilla,  Isabel de Castilla(1451-1504) y el heredero de la Corona de Aragón, Fernando de Aragón (1452-1516).
Isabel era hermana del que en ese momento era rey de Castilla, Enrique IV apodado el Impotente(1425-1474), que haciendo gala a este sobrenombre moriría en 1474 sin dejar descendencia legítima, pues su hijo Alfonso de Castilla(1453-1468) había muerto seis años antes y  aunque si había tenido una hija, Juana(1472-1530), muchos nobles no quisieron reconocerla como tal  y la acusaron de ser el fruto de una relación adultera entre la reina y esposa de Enrique IV, Juana de Portugal(1438-1475) y el noble y militar castellano Beltrán de la Cueva(hacia 1435-1492), por lo que los detractores de Enrique IV llamaban despectivamente a la pobre niña Juana “la Beltraneja”. Aunque tampoco es el objetivo de este artículo profundizar ahora sobre ello habría que decir que los nobles estaban enfrentados a Enrique y apoyaban a su hermana Isabel, por lo que les convenía acusar a la pequeña Juana de ser hija ilegítima aunque no fuera verdad. En su momento dedicaré un artículo a esta historia digna del mejor de los folletines televisivos. Ahora basta con que sepamos que tras la muerte del hijo de Enrique, Alfonso, en 1468, la disputa por la sucesión en el trono de Castilla se cerraría con la firma del Tratado de los Toros de Guisando por el que Enrique IV reconocía a Isabel como su sucesora

Mapa con las anexiones y conquistas realizadas por los Reyes Católicos en la Península. En verde al sur el territorio del reino de Granada que capitularía el 2 de enero de 1492 con lo que quedaba terminada la Reconquista. En 1512 se produciría la invasión de Navarra y su anexión a los reinos unidos de Castilla y Aragón. Mientras, en América comenzaba la expansión que en apenas cuatro décadas supondría la conquista de la mayor parte de América Central y del Sur. Perdonad que incluya tantos mapas pero es como mejor se ve la historia  (imagen procedente de http://www.zonu.com )
Enrique IV, como hemos visto, muere en 1474 y sube al trono Isabel I de Castilla y cinco años después fallece el rey de Aragón , Juan II(1398-1479), y le sucede en el trono su hijo Fernando III de Aragón, el esposo de Isabel. De esta forma quedaban unidos los dos reinos aunque Isabel seguía gobernando sobre Castilla y Fernando sobre Aragón, pero ya no volverían a ser reinos separados, mientras que el pequeño reino de Navarra y el reino de Portugal conservaban su independencia. En 1492 culminaba la Reconquista con la toma de Granada , con lo que terminaban ocho siglos de lucha y ese mismo año Cristóbal Colón(hacia 1452-1506) llegaba con sus naves a un nuevo continente. En aquel año se estaban poniendo las bases de lo que sería en el siglo XVI el Imperio más grande y poderoso del mundo. Y después de cometer la osadía de resumir siglos de historia en unos pocos párrafos, y me perdonaran los lectores porque esto es casi una herejía pero era la única forma de situar la vida de nuestra protagonista en el marco histórico de su época,  conozcamos ahora a los hijos de Isabel y Fernando.

Retrato de Isabel de Castilla, reina de Castilla y esposa de Fernando de Aragón atribuido al pintor flamenco Juan de Gante . Los cronistas de la época sólo tenían alabanzas para la reina castellana, como esta de Hernando del Pulgar(hacia 1436-1493) “muy buena mujer; ejemplar, de buenas y loables costumbres. Nunca se vio en su persona cosa incompuesta, en sus obras cosa mal hecha, ni en sus palabras palabra mal dicha. Dueña de gran continencia en sus movimientos y en la expresión de emociones su autodominio se extendía a disimular el dolor en los partos, a no decir ni mostrar la pena que en aquella hora sienten y muestran las mujeres.Castísima, llena de toda honestidad, enemicísima de palabras, ni muestras deshonestas” Cuando escriba sobre la historia de la monarquía española prometo extenderme más en el relato de estos años apasionantes en la historia de los reinos peninsulares (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )
La primera de sus cinco hijos fue Isabel nacida en 1470, a la que seguirían los nacimientos de Juan en 1478, Juana, la que será protagonista de nuestro relato, en 1479 , María en 1482 y , por último, Catalina en 1485. Os hablaré con brevedad de los destinos de cada uno de ellos para entender porque Juana se convertiría en la heredera del trono de los Reyes Católicos siendo no la primogénita sino la tercera en la linea de sucesión. En la época aunque no fuese el mayor se declaraba heredero de la corona al primer varón, en este caso a Juan que tenía el título de príncipe de Asturias que desde el siglo XIV distinguía al heredero al trono. En 1497 los Reyes Católicos casaron a Juan con la hija del emperador del Sacro Imperio, Margarita de Austria (1480-1530). De esta forma se unían dos de las entidades políticas más importantes de Europa ,el Sacro Imperio y la nueva España surgida de la unión de Castilla y Aragón,   pero un año después Juan moría de tuberculosis dejando a Margarita en espera de dar a luz un hijo póstumo que no sobreviviría al parto. Muerto el heredero a la corona, la sucesión correspondía ahora a su hija mayor, Isabel, que se convertía en la princesa de Asturias , que desde 1495 estaba casada con el rey portugués Manuel I el Afortunado(1469-1521).

Consciente de lo confuso que puede ser explicar la descendencia de los reyes y las sucesivas alianzas matrimoniales realizas entre ellos y miembros de otras casas reinantes creo que este esquema es bastante esclarecedor. En verde en la parte superior vemos los cinco hijos de los Reyes Católicos con su fecha de fallecimiento. A continuación aparecen unidos  con la persona con la que contrajeron matrimonio y la descendencia que tuvieron. La mayor, Isabel, se casó primero con Alfonso de Portugal y a la muerte de este con el rey de Portugal Manuel el Afortunado en 1495. Juan, el heredero al trono , se casaba con Margarita de Austria en 1497 y moría al año siguiente. Juana, nuestra protagonista hoy, se casaría en 1496 con Felipe el Hermoso, hijo del emperador del Sacro Imperio con quién tendría seis hijos, entre ellos el futuro emperador del Sacro Imperio y rey de España, Carlos (1500-1558). María se casaría con el rey Manuel el Afortunado de Portugal , después de que este se quedara viudo de su hermana  y, por último, Catalina viajaría a Inglaterra para casarse primero con el príncipe de Gales, Arturo Tudor, en 1502, muriendo ese mismo año y siete años después se casaría con el hermano de este , el futuro Enrique VIII, con quién tendría a la futura reina de Inglaterra, María Tudor(imagen procedente de http://historiadoreshistericos.wordpress.com )
Pero este matrimonio que podría haber unido España y Portugal tampoco saldría adelante porque Isabel moría el mismo año que su hermano Juan, al dar a luz a un niño que también murió al nacer. A los Reyes Católicos le quedaban tres hijas, Juana, María y Catalina. A María la casarían en 1500 con el que había sido esposo de su hermana Isabel, Manuel el Afortunado y con él tendría diez hijos , muriendo en 1517. La más pequeña, Catalina, se convertiría en princesa de Inglaterra en 1502 cuando se casó con el heredero al trono , Arturo, príncipe de Gales(1486-1502). Pero Arturo moriría el mismo año de la boda y Catalina permanecería en Inglaterra casándose siete años después con el hermano de Arturo, Enrique, que se convertiría en el más celebre de los reyes de Inglaterra con el nombre de Enrique VIII(1491-1547). En el futuro el deseo del rey de divorciarse de Catalina sería el causante del cisma que dio lugar al nacimiento de la Iglesia Anglicana. Y nos queda la mayor de las hijas superviviente de los Reyes Católicos, Juana,la nueva heredera del trono de Castilla.
Juana había nacido en Toledo el 6 de noviembre de 1479  y su nombre se había elegido en recuerdo de su abuela Juana Enriquez, madre de Fernando el Católico. Su madre Isabel se cuidaría de que tuviera una esmerada educación, convirtiéndola en una auténtica princesa renacentista que dominaba el latín y el francés además de las otras lenguas romances que se hablaban  en la Península Ibérica, recibió enseñanzas de música y danza, entrenamiento como amazona y , por supuesto, todo lo que estaba relacionado al comportamiento en la Corte pues, al igual que sus otras hermanas, estaba destinada a un matrimonio con alguno de los principales herederos de su época. De su educación se encargó entre otras personas Beatriz Galindo(1465-1534), apodada La Latina por su extraordinario dominio del latín con apenas quince años. Su fama era tal que llegó a oídos de Isabel que la mandó llamar en 1486 para que se encargara de supervisar la educación de sus hijos y entre ellas nacería una relación de confianza que haría que la reina Isabel tuviera muy en consideración los consejos que le daba Beatriz. Así la describía el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo(1478-1557) “Muy grande gramática y honesta y virtuosa doncella hijadalgo; y la Reina Católica, informada d’esto y deseando aprender la lengua latina, envío por ella y enseñó a la Reina latín, y fue ella tal persona que ninguna mujer le fue tan acepta de cuantas Su Alteza tuvo para sí.”

Retrato de una muy joven Juana realizado por Juan de Gante cuando ella aún se encontraba en Castilla , es decir, con menos de diecisiete años , donde podemos apreciar como su ropa nada tiene que ver con la que veremos en el próximo cuadro de Juan de Gante  cuando ella ya está viviendo en Flandes, en un ambiente mucho más festivo y alegre que la austera corte española (imagen procedente de http://buzondepinturaporjuanjosebarajas.blogspot.com )
Por lo tanto Juana era una de las princesas más preparadas de su tiempo y además de notable belleza , al menos para los gustos de su tiempo. Al pintor flamenco Juan de Flandes (1465-1519) debemos dos retratos de Juana , en uno de ellos vestida de forma más recatada como correspondía a la austera corte castellana, mientras que en otra pintura posterior, cuando ella ya se encontraba en Flandes después de casarse , donde aparece mucho más escotada , siguiendo la moda de la época . A este respecto hay que añadir que esta moda no era mal vista por uno de los confesores de la reina Isabel la Católica, fray Hernando de Talavera(1428-1507) que tenía una particular visión sobre aquellos escotes pronunciados de las nobles del Renacimiento “verdad es que las mujeres que crían deben traer los pechos ligeros de sacar”. Pero regresando a Juana ¿podríamos decir que era hermosa? Viendo sus retratos, personalmente diría que no, pero el concepto de belleza cambia en cada época y en su momento si era considerada una mujer bella. Tenía un rostro de forma ovalada,  frente despejada, ojos bonitos, cuello esbelto , cuerpo bien proporcionado y pecho no escaso, lo que era muy del gusto de la época.  Parece que ya en su infancia daba muestras de tener un carácter algo excéntrico y dado a comportamientos extraños, durmiendo en el suelo e incluso queriendo flagelarse a imitación de las vidas de los santos que le habían contado.

Este es el otro retrato de Juana cuando ya se encontraba en Flandes y estaba casada con Felipe el Hermoso, archiduque de Austria e hijo del emperador del Sacro Imperio . Nada tenía que ver este escotado vestido con el rigor de la ropa que se veía obligada a vestir en Castilla, donde su madre Isabel había establecido que se llevaran ropas de lana incluso en pleno verano. Con relación a su madre , Isabel, hay una leyenda que dice que no era aficionada a lavarse y pasaba años sin cambiarse la ropa, pero como muchas otras leyendas parece que no era así o, al menos, está mal atribuida, pues según el escritor español Gregorio Doval fue una de las hijas del rey español Felipe II(1527-1598), Isabel Clara Eugenia (1566-1633) la que estuvo tres años sin cambiarse de ropa por la promesa de no hacerlo hasta que sus tropas pusieran fin al asedio de Ostende, una ciudad que estaba dentro de su reino , los Países Bajos. Como veis la historia también se escribe con cotilleos y maledicencias(imagen procedente de http://www.foroxerbar.com )
Como habían hecho con el resto de sus hijos los Reyes Católicos también tenían pensado que Juana se casará con uno de los príncipes herederos de las grandes potencias europeas, ya fuera de la dinastía Valois que reinaba en Francia o con un miembro de los Habsburgo que reinaban en el Sacro Imperio. Finalmente se llegaría a un acuerdo con el emperador del Sacro Imperio, Maximiliano I (1459-1519) para casar a Juana con su hijo Felipe(1478), archiduque de Austria, duque de Borgoña y conde de Flandes entre otros muchos títulos . Al mismo tiempo se acordaba también el matrimonio del hijo de los Reyes Católicos, Juan, heredero de la corona , con otra hija de Maximiliano, Margarita de Austria, como ya habíamos visto antes. De esta forma se fortalecía la alianza entre España y el Sacro Imperio para hacer frente a la cada vez más poderosa Francia. Por supuesto nadie iba a preguntar a Juana que opinaba de este enlace, pues su deber como hija y princesa era obedecer a sus padres y servir como instrumento para forjar alianzas, pues ese era el objetivo de los matrimonios entre las dinastías reinantes en Europa.

Mapa de la situación en Europa a comienzos del siglo XVI . En color amarillo se encuentran los múltiples estados que conformaban el Sacro Imperio gobernado por Maximiliano I. Al este se encuentra la gran potencia del Imperio Otomano  que a lo largo del siglo XVI amenazaría con alcanzar Viena y vemos también como las alianzas que pretenden establecer a través de los matrimonios de sus hijos con los del emperador del Sacro Imperio, Juana con Felipe el Hermoso y su hermano Juan con Margarita de Austria , y el matrimonio de Catalina con Arturo Tudor, el príncipe de Gales, tenían como objetivo aislar a la otra gran potencia del continente, el reino de Francia. Era la lucha entre tres dinastías , los Habsburgo del Sacro Imperio y los Trastámara de Castilla contra los Valois de Francia, una lucha que a lo largo del sangriento siglo XVI se vería complicada con las guerras de religión  (imagen procedente de http://www.lahistoriaconmapas.com )   

El enlace fue acordado en 1495 y un año después, el 22 de agosto de 1496,  partía de la localidad cántabra de Laredo la joven Juana con destino a Flandes  escoltada por una armada formada por ciento treinta navíos . Aunque la flota fue sacudida por una fuerte tempestad  Juana nunca dio síntomas de mareos ni de la menor flaqueza demostrando la fortaleza de su físico que, por desgracia para ella, no iría acompañada por la misma fortaleza mental. La tormenta obligo a la flota a buscar refugio en el puerto inglés de Portsmouth el 31 de agosto y dio la casualidad  que se encontraba allí el rey inglés Enrique VII (1457-1509) que se hallaba ocupado en concertar otro matrimonio, el de su hijo Arturo con la hija de los Reyes Católicos, Catalina, como ya os conté anteriormente. Cuando contempló a Juana no pudo evitar decir con un tono admirativo “Si su hermana Catalina en algo se le parece , no creo que hagamos mal negocio haciéndola nuestra reina, pues si el cuerpo es el estuche del alma, no es de suponer que estuche tan precioso contenga un mísero contenido” Desde luego ya se adivinaba en las palabras de Enrique VII el espíritu galante y seductor de su hijo, el futuro Enrique VIII y quedaría tan grabada en su mente la belleza de Juana que años después tratará de contraer matrimonio con ella a pesar de la diferencia de edad.

Pero no adelantemos acontecimientos y sigamos acompañando a Juana que llega a Flandes el 9 de septiembre. Así se imagina el historiador español Manuel Álvarez Fernández (1921-2010) en su obra “Carlos V, el César y el hombre” como tenía que sentirse Juana en aquel momento “una chiquilla de dieciséis años que debe dejar el hogar familiar y la tierra que la vio nacer, que ha de cambiar los lazos de amistad de familiares y cortesanos amigos por unas gentes que le son extrañas, que hablan en una lengua que le es ajena , lo que supone una barrera infranqueable.” Si, olvidamos con frecuencia que estos grandes personajes de la historia eran personas como nosotros y Juana, pese a su esmerada educación, era una adolescente que salía por vez primera fuera de su hogar y era lanzada a un mundo desconocido e iba a convivir con un hombre al que nunca había visto. Su incertidumbre aumentó cuando llegó a Flandes y  es recibida con calidez pero su prometido , Felipe, no ha acudido, pues se hallaba sustituyendo a su padre , el emperador Maximiliano, en una asamblea en la ciudad de Lindau, aunque para compensarlo durante los días siguientes la irá escribiendo cartas llenas de palabras tiernas dirigidas a su futura  esposa.

File:Philipp der Schöne.jpg
Retrato de Felipe , llamado el Hermoso, termino que fue empleado por primera vez por el rey francés Luis XII(1462-1515) . Parece que además de Hermoso también era un hombre de gran sexualidad  pues el embajador castellano en la corte de Flandes , Fuensalida, escribía “Traenlo de banquete en banquete y de dama en dama y así va todo como va” En el futuro las infidelidades continuas de Felipe causarán un gran pesar a Juana y empeoraran su desequilibrio mental, pero eso sería unos años después porque en el momento de conocer los dos jóvenes arderían de pasión (imagen procedente de http://commons.wikipedia.org )

La boda se había fijado para el 18 de octubre  en la catedral de Bruselas y Juana , por consejo del obispo de Jaén, se retiró hasta esa fecha al convento de Lierre  para prepararse para el enlace. Pero Felipe estaba ansioso por conocer a su futura esposa y se presenta frente a la puerta del convento exigiendo ver a Juana a la que sólo conocía por el cuadro que de ella había pintado Juan de Flandes, Aunque es un convento donde sólo pueden entrar mujeres nada se puede oponer a los deseos de Felipe y los dos jóvenes se encuentran por vez primera frente a frente. A Felipe le apodaban el Hermoso , tenía el rostro claro, el pelo rubio y ojos azules además de una elevada estatura para su época y un cuerpo robusto y bien proporcionado. Felipe rogó que les dejaran solos para conocerse mejor y la impresión que se causaron mutuamente  tuvo que ser muy buena porque Felipe dice que no quiere esperar al 18 de octubre y deciden adelantar la boda a ese mismo día , aunque la abadesa del convento trata de convencerles de que no es apropiado esa precipitación y deben esperar al obispo de Malinas que es el encargado de casarles, a lo que Juana replica dando muestras de su fuerte carácter a pesar de su juventud “Primero habíais de convencerme a mi , reverenda madre abadesa, pues bastante hemos esperado el uno por el otro, para que tengamos que esperar también a su eminencia el obispo de Malinas”

File:Huwelijkscontract.Filips de Schone en Johanna van Castilië.JPG
Fotografía del contrato matrimonial entre Felipe el Hermoso y Juana de Castilla con lo que se establecía una alianza entre España y el Sacro Imperio e introducía a la Casa Habsburgo en el reino español, iniciando una dinastía que se prolongaría durante dos siglos hasta la muerte de Carlos II el Hechizado en 1700 y  que conduciría a un constante enfrentamiento con Francia por la hegemonía en Europa. En realidad los Habsburgo utilizaban sus reinos como si se tratara del patrimonio familiar y España se vio implicada por ello en algunas guerras de las que no sacó provecho alguno. Pero eso sería más adelante, de momento ahora nos quedaremos con Felipe y Juana en Flandes disfrutando de su ardiente y apasionado amor (imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

De esta forma el 12 de octubre, el mismo día en que se habían conocido , Felipe y Juana se casaban en el convento de Lierre aunque seis días después celebrarían una ceremonia oficial oficiada por el obispo de Malinas en la catedral de Bruselas, pero para  entonces ya habían dado rienda suelta a una pasión desatada, propia de unos jóvenes que aún no habían llegado a la veintena y hasta tal extremo era la pasión que demostraban los jóvenes esposos que a través de sus embajadores la reina Isabel de Castilla tuvo que pedir a su hija que tratara de moderar sus impulsos. Sobre esta pasión sexual escribe Manuel Fernández Álvarez en su libro “Juana la Loca” que “la atracción del sexo , un mundo entrevisto hasta ahora y que se le descubre a Juana de pronto, como una explosión y que acabará dominándola, mostrando cuán vulnerable podía ser” y añade “ese fue el asidero al que se agarró para todas sus zozobras y para romper aquel cerco de angustiosa soledad que la estaba ahogando” . Fue un tiempo muy feliz para Juana, como lo describía un cronista de la época llamado Raimundo de Brancafort, del que no he encontrado ninguna información sobre su obra,  que cita el escritor español José Luis Olaizola(1927) en su libro “Verdad y leyenda de nuestros grandes personajes históricos” “No a todos los humanos les ha sido concedida la dicha de la que disfrutó nuestra señora, la duquesa de Borgoña , en sus primeros años de matrimonio en tierras de Flandes. Luego se mudaron y torcieron las cosas , pero aun así, si de ella dependiera y le ofrecieran el volver a nacer , seguro que diría que sí sólo por volver a vivir amor tan subido” Dejemos que los jóvenes esposos disfruten de esta momentánea felicidad y mañana retomaremos su historia, una historia que tendrá pocos momentos de dicha como este.