POR LA LIBERTAD DE SAKINEH MOHAMMADI ASHTIANI: NI HORCA NI LAPIDACIÓN

http://platform.twitter.com/widgets/hub.1324331373.html

Cuando el Mentidero acababa de nacer escribí el tres de noviembre de 2010 un artículo titulado “Por la libertad de Sakineh Mohammadi Ashtiani” , cuando Amnistía Internacional lanzó una campaña de firmas para presionar a Irán y a los gobiernos democráticos del mundo con el objetivo de evitar la lapidación de esta mujer iraní nacida en 1967 y madre de dos hijos por un caso que produciría asombro y vergüenza si no conociéramos al régimen iraní  y el de las naciones que adoptan la sharia como código de conducta. En aquel momento la sentencia quedó aplazada, pero un año después el caso vuelve a la actualidad, después de que el pasado 26 de diciembre la agencia oficial de noticias de Irán, ISNA, hiciera publicas las declaraciones del jefe de la judicatura de la provincia de Azerbayán Oriental, Malek Ajdar Sharifi. Según sus palabras “expertos islámicos están revisando el caso para estudiar si la ejecución se puede llevar a cabo por medio de la horca”.
Yo considero la pena de muerte inmoral por principio, un asesinato legalizado, pues no otra cosa es arrebatar la vida a un ser humano , aún siendo culpable del mayor de los crímenes, el asesinato. El escritor francés Victor Hugo afirmaba que “La pena de muerte es signo peculiar de la barbarie” y creo que las leyes están para juzgar y establecer las penas adecuadas a cada delito privando al culpable de la libertad, un castigo que considero lo bastante duro para purgar el mal cometido. Cuando privamos de la vida a un asesino no devolvemos con ello la vida al asesinado aunque si podemos satisfacer nuestras naturales ansias de venganza, pero la civilización, las leyes y la sociedad están para evitar que nuestros actos sean gobernados por la ira, la venganza o el odio, pues de lo contrario sería imposible la convivencia. Está demostrado por las naciones que mantienen la pena de muerte en sus códigos legales, que esta no disuade a los criminales, como sucede en Estados Unidos o en China, pero si hay un argumento que considero irrebatible para eliminar la pena de muerte de cualquier código penal, es la posibilidad de ajusticiar a un inocente.

En diciembre del año 2010, poco después de que se lanzara una campaña para evitar la lapidación de Sakineh Mohammadi Ashtiani, un portavoz del Comité Antilapidación en Holanda afirmaba que “Confirmamos la liberación de Sakineh” y añadía que “Creemos que es una gran victoria de la humanidad y también del movimiento contra la lapidación”. Pero esta noticia no fue finalmente confirmada y un año después nos encontramos casi en la misma situación, después de que el juez haya declarado que se está estudiando sustituir la lapidación por el ahorcamiento pero , en ningún caso, están considerando ponerla en libertad, que es lo que reclama Amnistía Internacional y todos los organismos contrarios a la pena de muerte, más aún en el caso de Sakineh, cuando se aplica por un delito, el adulterio, que no es un delito de sangre y cuando, además, la acusación no está apoyada en ningún testimonio sino sólo en la confesión de Sakineh que luego ella mismo retiró afirmando que había sido sometida a tortura, lo que conociendo la forma de actuar del régimen iraní, es muy creíble (imagen procedente de http://www2.esmas.com )
La ley es humana y como todo lo humano es falible, está sujeto a error, y si una pena de prisión es por naturaleza muy dura, si se ha cometido una equivocación al condenar a un inocente , este puede ser reparado, aunque sólo sea en parte, pues nadie puede devolver al preso injustamente el tiempo que fue privado de la libertad. Pero ¿que sucede cuando el acusado por error es condenado a muerte y después de ser ejecutado se demuestra su inocencia?¿cómo se podría compensar ese error?¿alguién puede decir que tiene el poder de devolver la vida igual que aseguran tener la legitimidad para arrebatarla? La respuesta es, por supuesto, que nadie puede devolver la vida a una persona . ¿Qué haríamos con el que ordenó ejecutarlo?¿Le acusamos de asesinato y lo ejecutamos también o le disculpamos diciendo que ha sido un error?”Lo siento, le matamos por equivocación” . El médico y rabino judío nacido en la ciudad española de Córdoba,  Maimónides (1133-1204) escribió “Es mejor y más satisfactorio liberar a mil culpables que sentenciar a muerte a un solo inocente”  La muerte de un solo inocente deslegitima a la pena de muerte como instrumento de castigo.
Quería dejar clara mi postura contra la pena de muerte en todos los casos y circunstancias, en esto no puedo matizar pues todas las vidas humanas deben ser respetadas , incluso la de aquellos que no la han respetado, pero el caso de Sakineh Mohammadi Ashtiani es aún mucho más doloroso por el grado de injusticia, de crueldad , de barbarie religiosa y de machismo que alcanza. Hace más de un año conté la historia de Sakineh pero creo que es bueno recordarla para comprender una injusticia que roza lo absurdo, lo surreal, pero que , por desgracia , es muy real , y puede llevar a una mujer a la muerte.  La historia se remonta al año 2005 cuando Sakineh, nacida en 1967 y con dos hijos, fue detenida y acusada del asesinato de su esposo y de mantener una relación ilícita, algo que no es igual que el adulterio como veremos más adelante. En el año 2006 se celebraron dos juicios distintos , uno por la acusación de asesinato y otro por la acusación de la relación ilícita , y en ambos fue hallada culpable y condenada a muerte por el primero de ellos, el de asesinato. En el juicio por adulterio dos de los cinco jueces que participaban votaron en contra porque consideraron que no había suficientes pruebas para acusarla de mantener una relación ilícita,  pero aún así fue castigada  a recibir 99 latigazos .

BREVE VÍDEO SOBRE LA LAPIDACIÓN DE UNA MUJER EN PAKISTÁN

En este breve vídeo de hace un año, se informa sobre la sentencia a muerte por ahorcamiento de Sakineh y se le acompaña con las imagenes de la lapidación de una mujer en Pakistán. Porque no es sólo en Irán y no es sólo Sakineh, por desgracia, donde las mujeres reciben este trato brutal e inhumano, que parece proceder de tiempos remotos  y no del siglo XXI. En el mundo gobernado por los islámicos radicales , se llamen talibanes o seguidores de  los ayatollahs iraníes, no hay lugar para la tolerancia o la compasión , sólo hay espacio para el fanatismo, la crueldad y, en el trato a la mujer, la opresión, el abuso y la injusticia

Ya en el año 2007 , se reabrió el caso de asesinato y se estableció que no había pruebas para condenarla por el asesinato de su marido  aunque si fue hallada culpable de complicidad por lo que fue condenada a diez años de cárcel que luego fueron de nuevo reducidos a cinco años. Pero al tiempo también fue reabierto el caso de adulterio, por el que Sakineh había recibido ya los 99 latigazos que habían sido establecidos como su castigo por la relación ilícita . La diferencia en el sistema penal iraní entre la relación ilícita y el adulterio en el caso de Sakineh radica en que la relación ilícita se habría mantenido después de la muerte de su marido, mientras que el adulterio se habría producido en vida de él y eso es castigado con la muerte. Aunque algunos ayatolás afirman que no hay base religiosa para  aplicar este castigo, desde que el Ayatolla  Ruhollah Jomeini(1902-1989) se convirtiera en el líder de Irán y estableciera la República Islámica con un código legal basado en la sharia, la que en Occidente llamamos ley islámica, el adulterio es castigado con la lapidación debiendo ser probado por la confesión repetida del acusado o el testimonio de cuatro testigos varones o de tres hombres y dos mujeres.     
Ashtiani confesó su culpabilidad en el adulterio, aunque después se retractó de la confesión por haber sido coaccionada mientras permanecía detenida y además no se contó con el testimonio de ningún testigo tal y como establece la sharia. A todo ello se añade la indefensión que sufre Ashtiani porque apenas entiende el persa en la que se la está juzgando y preguntado,  ya que ella pertenece a la minoría azerí .Su primer abogado, Mohammad Mostafaei tuvo que marcharse de Irán y buscar refugio en Noruega  por la presión a la que se veía sometido por el gobierno, que llegó a tenerle incomunicado en prisión,  y su sustituto , Javin Houtan Kiyan , solicitó la revisión del caso, revisión que fue aceptada por el Tribunal Supremo casi con toda seguridad forzados por la presión internacional . Apenas unos días después, aparecía la imagen de Sakineh en las televisiones de Irán haciendo una confesión que la implicaba en el asesinato de su marido, unas declaraciones que no tendrían sentido sino se sospechase que fueron obtenidas mediante torturas, una práctica por otra parte habitual en el régimen iraní. Hay que señalar que justo a partir del día de estas declaraciones, el 11 de agosto de 2010, fueron prohibidas todas las visitas a Sakineh, incluidas las de sus hijos y su abogado.

Esta es la fotografía que se difundió desde el comienzo del proceso a Sakineh Mohammadi y que ahora podemos encontrar en la página de Amnistía Internacional que acaba de exigir al gobierno de Irán que Sakineh no sea ejecutada por ningún medio y añade “Amnistía Internacional considera a las personas encarceladas por estos actos no violentos presos de conciencia, por lo que, si Sakineh está detenida únicamente por haber sido encontrada culpable de “adulterio”, debe ser puesta en libertad de manera inmediata e incondicional.” Al igual que sucede con las mujeres , los homosexuales también sufren la persecución del régimen iraní , así la sodomía es un crimen por lo que ambos participantes en esa relación pueden ser castigados con la pena de muerte, si las personas castigadas son adultos mayores de 15 años y a latigazos si son menores de edad . El método a aplicar en la ejecución queda a voluntad del juez (imagen procedente de http://www.es.amnesty.org )
De nuevo, ante la presión internacional, fue aplazada su ejecución prevista para septiembre de 2010 con el fin de revisar el caso, sólo para confirmar de nuevo la sentencia de muerte, ya fuese por lapidación o ahorcamiento, lo que aún no ha quedado aclarado en la sentencia y que sigue aún a debate como acabamos de conocer.El 10 de octubre son detenidos su abogado Javin Houta Kian y su hijo Sajjad Ghaderzadeh y , según denuncia el Comité Internacional contra la Lapidación, los expedientes con toda la información sobre el asesinato del marido de Sakineh habían desaparecido tanto de la oficina del fiscal como del abogado defensor,con una clara intención de borrar todos los detalles de la investigación. Después, el caso quedó silenciado y parecía que Sakineh podría escapar a la pena de muerte, pero las palabras del juez con las que iniciaba este artículo han reabierto el temor a que Sakineh sea ejecutada, igual da que sea por la horca o por lapidación, ya que en ambos casos le será arrebatada la vida , algo que puede suceder en cualquier momento.
Según establece el  Derecho Penal Internacional, en aquellos países donde la pena de muerte sea legal esta sólo puede imponerse a personas que hallan cometidos actos violentos. Recordemos que Sakineh había sido declarada inocente de la acusación de asesinato y cumplía condena de cinco años por su actuación como complice, por lo que no es ese el motivo de su condena a muerte, sino el delito de adulterio , que no es un acto violento  sino una relación sexual de mutuo acuerdo entre dos adultos al margen del matrimonio , y que no debería ser castigado nunca con la pena de muerte. Según comunica Amnistía Internacional el abogado de Sakineh, Javid Houtan Kiyan, detenido desde el pasado mes de octubre, ha sufrido torturas en prisión y quizás pueda ser condenado a once años de prisión. No conozco lo suficiente del caso de Sakineh para saber si participó o no en el asesinato de su marido, pero es que no es esto por lo que la están condenando a muerte, sino por adulterio y además sin cumplir sus propias leyes, ya que no han reunido los testimonios necesarios que servirían para declararla culpable y ella misma se ha retractado de su inicial confesión.

FRAGMENTO DE “LA LAPIDACIÓN DE SORAYA M”

Estrenada en el año 2008 “La lapidación de Soraya M” está basada en un hecho real sucedido en Irán en el año 1986 , la muerte por lapidación de Soraya Manutchehride . Su marido quería divorciarse de ella para casarse con una niña de 14 años , pero como no quería devolver la dote a Soraya ni tampoco mantener a dos familias, decidió quitarse a Soraya de encima acusándola falsamente de adulterio y con la complicidad del resto de hombres del pueblo fue hallada culpable y lapidada. La película se inspira en el libro escrito por el periodista franco iraní Freidoune Sahebjam y que en la actualidad está prohibido por las autoridades de esta nación . Advierto que las imágenes pueden ser muy desagradables , pero me he decidido a incluirlas porque muestran el horror de estas ejecuciones . Las víctimas no pueden apartar la vista como hacemos nosotros al ver las imágenes
 No puedo adjuntar el vídeo, pero pinchad en este enlace: http://youtu.be/jGCczk3pP0E

Desde hace ya casi siete años Sakineh ve como su vida pende de un hilo, esperando que en cualquier momento el juez decida que sea ejecutada. Ya conocemos como es la muerte por ahorcamiento , en cuanto a la lapidación todo el proceso está recogido en el Código Penal iraní , en sus artículos del 98 al 107 por si alguien quiere comprobarlo. Ahí se detalla como hay que enterrar al condenado en un agujero que en el caso de las mujeres le debe cubrir por encima de los senos y en su articulo 104 muestra la crueldad de este código, pues no se limita a la muerte sino que trata de que la agonía y el dolor se prolonguen el máximo tiempo posible “las piedras no pueden ser tan grandes como para que maten a la víctima al primer o segundo golpe, pero tampoco tan pequeñas que no puedan ser llamadas piedras”. Sólo imaginar esta escena de barbarie trae a la mente lo peor de lo que es capaz el ser humano, la máxima crueldad en nombre de Dios, pero en la película “La lapidación de Soraya M” reflejan el horror de este castigo, la inhumanidad intrínseca , la barbarie de este asesinato apadrinado por la fe y el fanatismo .

Es probable que el régimen iraní no escuche las peticiones de clemencia, pero el año pasado se consiguió detenerla. Durante un año han guardado silencio, esperando una nueva oportunidad y quieren volver a intentarlo , esperemos que de nuevo la presión internacional, la de todos y cada uno de nosotros, consiga los mismos efectos una vez más. En el Talmud se dice que “quién salva una vida salva al mundo entero”. Tratemos de salvar al mundo entre todos luchando por la vida de Sakineh (imagen procedente de http://www.eldiario24.com )
Si, el fanatismo y los fanáticos, algo que el filósofo francés Voltaire combatió en vida , que conocía bien y de lo que escribiría “Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable” . Si, la enfermedad del fanatismo  ha gangrenado el cerebro de los que han sentenciado a muerte a Sakineh y que creen que demuestran una gran humanidad sustituyendo la lapidación por ahorcamiento. Sakineh no puede morir en la horca, ni lapidada, ni en una silla eléctrica, ni con una inyección intravenosa , porque cualquier método utilizado no será más que una forma diferente de asesinarla. No se si tendrá alguna fuerza enviar una firma al gobierno de Irán para que detenga el cumplimiento de la sentencia, pero al menos hay que intentarlo y por eso os adjunto aquí el enlace de Amnistía Internacional donde encontraréis los detalles de la historia de Sakineh y si queréis, podréis enviar la firma para exigir su liberación. Siempre trato de mantener la independencia del Mentidero y mantenerlo al margen de cualquier campaña, pero cuando se trata de salvar la vida de una persona y arrancarla de las garras del fanatismo y la sinrazón , de la intolerancia y el machismo más escalofriante  no voy a dudar en hacerlo. Por la vida de Sakineh Mohammadi Ashtiani, por la libertad, por los derechos humanos y contra el fanatismo.
Página de Amnistía Internacional para firmar la petición de libertad de Sakineh Mohammadi Ashtiani
Anuncios