GRANDES NOMBRES DE LA ASTRONOMÍA: LOS BUSCADORES DE LO INVISIBLE. BRAHE,KEPLER Y GALILEO (SEGUNDA PARTE)

Habíamos dejado  ayer nuestro relato en los últimos momentos de la vida de Tycho Brahe(1546-1601), cuando después de asistir a una cena ofrecida por el emperador del Sacro Imperio , Rodolfo II(1552-1612), comenzó a sentirse mal y murió  por causas que aún hoy no han sido esclarecidas, pues se cree que pudo deberse a una dolencia urinaria agravada por el consumo excesivo de cerveza durante esa noche aunque también se advirtió en una exhumación del cadáver en 1901 de un exceso de mercurio en el pelo de su bigote y se ha especulado que pudiera haber sido asesinado, tal vez por orden del monarca danés Cristián IV(1577-1648) que ya le había forzado a marchar al exilio. Sea como fuere, en esos instantes postreros repetía en voz alta ” que no haya vivido en vano” y utilizó sus últimas fuerzas para pedir al que había sido su principal colaborador durante el último año en Praga, Johannes Kepler(1571-1630), que empleara todas las mediciones que había realizado a lo largo de su vida sobre más de mil objetos celestes para demostrar que su teoría sobre el Universo era la correcta,y no la de Aristóteles(384-322 a.C) ni la de Copérnico(1473-1543) una teoría que se basaba en un Universo donde todos los planetas y estrellas giraban alrededor del Sol y este , a su vez, giraba alrededor de la Tierra. Como veremos más adelante , Johannes Kepler llegará a otras conclusiones diferentes. Brahe fallecía el  24 de octubre de 1601 y ahora tendremos que abandonar por un tiempo la ciudad de Praga ,donde permanece Kepler, para viajar en el tiempo y el espacio hasta Italia.

El 15 de febrero de 1564 nacía en Pisa el primero de los siete hijos que tendría el músico , intérprete de laúd y matemático aficionado Vincenzo Galilei (1520-1591), que además de ser un innovador en la música cuya obra ejercería una gran influencia en la música barroca del siglo XVII, fue también autor de  un libro titulado “Diálogo sobre la música antigua y la moderna” que llegaría a manos de Johannes Kepler y que utilizaría en su afán por hallar la armonía de las esferas enunciada por Pitágoras de Samos (hacia 582-507 a.C). A los diez años la familia se traslada a vivir a Florencia y allí  el pequeño Galileo  queda a cargo de Jacobo Vorhini, un amigo religioso de la familia Galilei que logra que Galileo ingrese en un convento e inicie los estudios religiosos dirigidos a convertirse en sacerdote. Pero Vincenzo Galilei quería que su hijo estudiara medicina  y aprovechando una dolencia que sufre Galileo le saca del convento alegando que no estaba siendo tratado con las atenciones adecuadas y dos años después Galileo comenzará sus estudios de medicina en la Universidad de Pisa, donde también estudiara matemáticas y filosofía .

 Hijo del músico, interprete de laúd Vincenzo Galilei(1520-1591), que contribuiría con sus aportaciones a la evolución de la música hacia el nuevo estilo barroco que se impondría en el siglo XVII y de Giulia Venturi degli Ammannati (1538-1620). Galileo era el mayor de siete hermanos . Desde joven demostraría un carácter muy diferente al de Johannes Kepler, así lo describe Timothy Ferris “Galileo era un caballero urbano que amaba el vino, al que describía como “luz que la humedad mantiene unida”, las mujeres y el canto” . Aunque su padre quiso que estudiara medicina,Galileo sentía atracción por las matemáticas , estudia a Pitágoras, Platón, alejándose de Aristóteles que , todavía entonces, era la autoridad más influyente del pensamiento occidental y cuyo sistema geocéntrico y de esferas celestes en un Universo formado por los cuatro elementos terrestres, aire, fuego, agua y tierra,  y un quinto elemento, el éter, que constituía el resto del Universo de estrellas fijas, donde nada nuevo podía aparecer . De su amor por las matemáticas y la geometría son un buen ejemplo estas palabras de Galileo ” está escrita en ese grandísimo libro [de la naturaleza] que continuamente está abierto a los ojos (me refiero al universo), pero no se puede entender si antes no se aprende a entender la lengua, y conocer los caracteres en los que está escrito. Este libro está escrito en lengua matemática, y los caracteres son triángulos, círculos, y otras figuras geométricas, sin las cuales es imposible entender ni una palabra; sin ellos es como girar vanamente en un oscuro laberinto” (Imagen procedente de http://eltamiz.com )

Sin embargo, Galileo se aburría en Medicina y será la intervención de un profesor de matemáticas de la Universidad, Ostilio Ricci (1540-1603), que era amigo de la familia y había dado clases de matemáticas a Galileo, la que cambiará el rumbo de la vida de nuestro protagonista. Ostilio Ricci le había dado clases privadas de matemáticas y se daba cuenta de la brillante mente de Galileo para la física y las matemáticas  así que se propuso y consiguió convencer a Vincenzo Galilei para que permitiera a su hijo abandonar la medicina y dedicarse a las matemáticas. Ostilio insistía en sus enseñanzas sobre la necesidad de unir la práctica a la teoría, algo no demasiado habitual en la época, y que tendrá una gran influencia en la forma de trabajar de Galileo , que no se limitará a la teoría, sino que hará experimentos para comprobar si esta se cumple, y que hará que mucho después, el gran físico alemán Albert Einstein (1879-1955) escribiera “El pensamiento lógico puro no puede  brindarnos ningún conocimiento del mundo empírico; todo conocimiento de la realidad  empieza en la experiencia y termina en ella. Galileo comprendió esto, y particularmente se lo hizo comprender al mundo científico , por ello es el padre de la física moderna y , en verdad, de toda la ciencia moderna”

Pero el futuro padre de la física moderna es todavía un joven que tiene que buscar la forma de ganarse la vida a la que no le ayuda su fama de joven arrogante y pendenciero , que hablaba despectivamente de sus profesores  porque “creen que nuestro intelecto debe ser esclavizado al de algún otro hombre “, comentarios que, como podéis imaginar, no le hacia ganar demasiadas amistades entre el profesorado de la Universidad. En 1585 regresa a Florencia sin haber logrado ningún título universitario, aunque si ha atesorado una gran cantidad de conocimientos.  Tres años después, años que aprovechó  para seguir investigando y ampliando conocimientos sobre mecánica y matemáticas, gracias a la influencia de un noble aficionado a las matemáticas, Francesco Cardinal del Monte que detectó la brillante mente de Galileo, fue nombrado profesor de matemáticas de la Universidad de Pisa donde dará su primera lección en noviembre de 1589, con veinticinco años. Durante los siguientes dos años da clases de astronomía, matemáticas y también de poesía pero termina discutiendo con el resto de profesores criticando su fidelidad a las enseñanzas aristotélicas.

Por ello, cuando su contrato terminó no sería renovado  y se presentan como candidato para ocupar la cátedra de la Universidad de Padua, lo que conseguirá  en septiembre de 1592 . Un año antes había fallecido su padre y la situación económica de la familia, no olvidemos que Galileo era el hermano mayor, es delicada porque entre sus hermanos hay dos mujeres a las que tendrá que casar y para casarlas era necesario entregar una dote al marido, es decir, más gastos  a los que se sumaba su hermano Michelangelo, que vivía como músico ambulante y solía necesitar prestamos de su hermano mayor. Para cubrir tantos gastos da clases particulares  mientras sigue impartiendo enseñanzas de geometría, mecánica y astronomía en la Universidad y además tiene tiempo para trabajar en desarrollar nuevos aparatos, inventando en estos años el termómetro. Por el momento dejaremos a Galileo en la Universidad de Padua donde  trabajará durante dieciocho años , para regresar al lado de Johannes Kepler, convertido ahora en astrónomo y matemático imperial al servicio del excentrico emperador Rodolfo II y que ,utilizando las mediciones de Tycho Brahe y el sistema heliocéntrico de Copérnico, había vuelto a sumergirse en el estudio del movimiento de los planetas , centrándose en el estudio de Marte.

DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA Y OBRA DE TYCHO BRAHE Y JOHANNES KEPLER

Es un breve documental de quince minutos donde se resume la vida y obra de Tycho Brahe y Johannes Kepler

Gracias a las mediciones recogidas en los libros de Tycho,  reconociendo años después que  “sin sus libros de observaciones  todo lo que yo he sacado a la luz hubiera permanecido en la penumbra”, Kepler  comprendería que el gran error que estaba cometiendo al estudiar el movimiento de los planetas era conservar la idea del círculo perfecto “Mi primer error fue haber supuesto que la órbita en la que se mueven los planetas  es un círculo. Este error fue tanto más pernicioso  cuanto que había sido apoyado por todos los filósofos , y sobre todo, porque era muy aceptable metafísicamente” Pero abandonar la idea de las órbitas circulares   en vigor desde la época de Pitágoras de Samos, le llevaría cientos de cálculos, de intentos de probar diferentes órbitas circulares hasta que finalmente probó con otro tipo de órbita y halló la respuesta, como él mismo escribía a su amigo David Fabricius(1564-1617), que era un brillante teólogo y astrónomo que también había sido amigo de Tycho Brahe, “Tengo la respuesta. La órbita del planeta es una elipse perfecta. “ y aunque Fabricius le reprochó que aquello era absurdo, que las órbitas sólo podían ser círculos perfectos, Kepler sabía que estaba en el camino correcto. A partir de la certeza de que los planetas describen órbitas elípticas alrededor del Sol  deduciría las otras dos leyes.

Era tal la emoción y la euforia que Kepler debía sentir cuando tuvo sus tres leyes sobre el movimiento de los planetas que escribiría “Ahora, desde el amanecer de hace ocho meses, desde el pleno día de hace tres meses, , y desde hace unos pocos días , cuando el sol iluminó mis maravillosas especulaciones , ya nada me retiene. Me dejo arrastrar libremente por el sagrado frenesí ; me atrevo a confesar francamente que he robado los barcos de oro de los egipcios para construir un tabernáculo  a mi Dios lejos de las fronteras egipcias . Si me perdonáis, me regocijaré; si os enfurecéis , lo soportaré. La suerte está echada y estoy escribiendo el libro , para que se lea ahora o en la posterioridad , eso no importa. Puedo esperar un siglo a que alguien lo lea, igual que el mismo Dios ha esperado seis mil años hasta tener un testigo” . Nos encontramos ante un hombre que ha hallado la respuesta a más de dos milenios de búsqueda, de preguntas y de respuestas erróneas . el único que había sido capaz de desentrañar el misterio que se les había resistido a todos sus antecesores, incluido Copérnico , que había puesto al Sol en el centro del Universo pero mantuvo las órbitas circulares de los planetas.

Kepler en un principio se encontraba muy influenciado por las teorías de astrónomos medievales y del comienzo del Renacimiento  como Giulio Cesare Scaligero(1484-1558) que afirmaba que cada planeta tenía su propio espíritu  que guiaba su movimiento a través del cielo, que este movimiento se realizaba dentro de las esferas transparentes como afirmaban los pensadores griegos desde Pitágoras de Samos a Aristóteles, y que estas esferas a su vez se movían gracias a una inteligencia celestial, aunque eso no explicaba  que la velocidad de los planetas aumentara cuando se separaban del Sol y disminuyera cuando se aproximaban a él. Pero Kepler rompería con esa concepción espiritual del Universo donde el movimiento se debía al espíritu de los cuerpos y sustituiría la explicación espiritual por otra mecánica. Así escribe “¿No sería posible  demostrar que la máquina celeste no es un organismo divino sino más bien un mecanismo de relojería , en la medida que los diversos movimientos se llevan a cabo mediante una única y sencillísima fuerza magnética  del cuerpo, del mismo modo que en un reloj todos los movimientos son provocados por un sencillo peso?” Gracias a las observaciones que había tomado Tycho Brahe y tomando como base el sistema heliocéntrico de Copérnico, Kepler iba a deducir sus tres leyes sobre el movimiento de los planetas que cambiaría la concepción del Universo que luego completaría Galileo gracias a sus observaciones a través del telescopio . En la imagen sobre estas líneas tenéis la representación de la Primera Ley de Kepler que convertía en obsoleta la teoría de las órbitas circulares de los planetas, que era sustituida  por esta Primera  Ley según la cual cada planeta describe una órbita elíptica  y uno de sus focos lo ocupa el Sol  (imagen procedente de http://www.kalipedia.com )  

El libro al que se refiere Johannes Kepler era “Astronomia Nova” y vería la luz en 1609 , conteniendo las tres celebres Leyes de Kepler que os enumero a continuación aunque no os puedo explicar mejor por mis pobres conocimientos matemáticos 
Primer Ley de Kepler:  La órbita de cada planeta  describe una elipse alrededor del Sol  , uno de cuyos focos  es el propio  Sol
Segunda Ley de Kepler: Cada planeta recorre áreas iguales en tiempos iguales. Aunque los planetas cambian su velocidad según su mayor proximidad o lejanía con respecto al Sol  su movimiento siempre cumple esta segunda ley
Tercera Ley de Kepler: El cubo de la distancia de cada planeta al Sol es proporcional al cuadrado de su período orbital, una ley que luego Isaac Newton utilizará para formular la ley de la gravitación universal.
Estas tres leyes describían el movimiento de los astros y convertían a Kepler en el más grande astrónomo que había existido hasta entonces. Pero además de esta revolución astronómica muy pronto se le iba a añadir otra, nacida probablemente de la casualidad , la invención del telescopio.

Una vez más tenemos que cambiar de escenario y viajar desde la corte de Rodolfo II en Praga hasta los Países Bajos , a la ciudad de Middelburg , donde en una fecha próxima a 1600 se halla trabajando en su taller un fabricante de anteojos llamado Hans Lippershey(1570-1619) , cuando entran dos niños que comienzan a jugar con las lentes que tenía almacenadas Lippershey  y en uno de los juegos se les ocurre colocar juntas dos lentes y luego mirar con ellas a la veleta que  coronaba una iglesia próxima, llevándose la sorpresa de que esta parecía mucho más próxima que si la miraban sin las dos lentes juntas. Atraído por las exclamaciones de los niños Lippershey se encaminó hacia ellos y cogiendo las lentes se dio cuenta que , en efecto, uniéndolas la imagen quedaba ampliada. De esta forma, el 2 de octubre de 1608 Lippershey escribía al gobierno de los Países Bajos la siguiente carta
“fabricante de anteojos, inventor  de un instrumento para ver a distancia  , suplica que dicho instrumento se mantenga en secreto  y que se le otorgue un privilegio de treinta años por el cual se prohiba a todo el mundo la imitación  de estos instrumentos, o se le conceda una pensión anual que le permita fabricar estos instrumentos para la utilidad exclusiva  de su país sin vender ninguno a reyes y príncipes extranjeros.”

Un dibujo que representa el momento en que los niños que habían entrado en el taller de Hans Lippershey unen dos de las lentes que cogieron para jugar y las unen para mirar la veleta que se hallaba sobre una iglesia de la ciudad de Middelburg. De esta forma casual, al menos eso cuenta la leyenda, se habría descubierto el telescopio . Era el año 1600 y para el año 1609 ya se encontraba en diferentes ciudades europeas con el nombre de “troncos holandeses”  o “cilindros”. Aún hoy no sabemos si fue Lippershey, James Metius o Zacharias Jensen el inventor de este instrumento que iba a dar un impulso definitivo a la astronomía, pues hasta aquel momento el hombre sólo había dispuesto de sus ojos para escrutar el Universo . Cuando Galileo construye su propio telescopio en 1609 y  por primera vez en la historia, lo enfoca hacia los cielos, lo que observa, según lo que él mismo describe en  su obra “Sidereus Nuncius”, “El Mensajero de las estrellas”, “La vista más hermosa y encantadora, asuntos de gran interés para todos los observadores de fenómenos naturales, primero por su excelencia natural; segundo por su absoluta novedad, y , por último , por las características del instrumento con ayuda del cual me ha sido dado contemplar todo ello” (imagen procedente de http://www.scienceclarified.com )

Si, Lippershey había inventado el telescopio y ahora solicitaba lo que hoy llamaríamos la patente de su invento  pero ,por desgracia para él, no era el único que reclamaba su invención, pues aparecieron otros padres de la criatura que decían haber  construido también telescopios, como James Metius (1571-hacia 1624) y Zacharias Jansen (1580-1638). Ante la imposibilidad de saber quién era el verdadero inventor del telescopio el gobierno de los Países Bajos no otorgó a ninguno de ellos ningún beneficio ni pensión por la invención del telescopio . En 1623 Galileo escribiría “Estamos seguros de que el inventor del telescopio  fue un sencillo fabricante  de anteojos que, manipulando por casualidad  lentes de formas diferentes, miró , también casualmente, a través de dos de ellas , una convexa y la otra cóncava, situadas a distancias diversas del ojo; vio y se percató del inesperado resultado y descubrió así el instrumento” Fuera quién fuese su inventor, aunque suele señalar a Lippershey como su creador, apenas un año después de la carta de Lippershey al gobierno de los Países Bajos en 1608, ya había telescopios en París, Milán, Londres y también en Venecia, donde estaba Galileo.

Un extranjero , probablemente procedente de los Países Bajos, había viajado a Venecia en 1609 para ofrecer un telescopio aunque el ofrecimiento fue rechazado por el gobierno veneciano. Pero cuando la noticia llegó a oídos de Galileo , viajó desde Padua a Venecia para tratar de hablar con el extranjero, pero ya había partido. Sin embargo, sí pudieron contarle los principios básicos del telescopio y con ellos regresó a Padua Galileo y  construyó un telescopio con una potencia muy superior a los demás que existían entonces en Europa, nueve aumentos, pero aún lo mejoraría hasta alcanzar los treinta aumentos. Así lo explicaba Galileo “Poniendo el ojo cerca de la lente cóncava , percibía los objetos satisfactoriamente grandes y cercanos, pues se veían tres veces más cerca y nueve veces más grandes que cuando  se miran a simple vista. Luego construí otro, más nítido, que mostraba los objetos aumentados más de sesenta veces” El 25 de agosto de 1609 hizo una demostración en la  Plaza de San Marcos que asombró a los senadores venecianos que , agradecidos, le dieron un puesto vitalicio como profesor de la Universidad de Padua además de subirle su salario. El único pero que habría que poner a Galileo es que permitió que creyeran que él había sido el inventor, aunque lo que si era cierto es que el suyo era el mejor telescopio que existía.

Pero además Galileo haría algo que nadie había hecho antes, apuntar con su telescopio al cielo y hacer temblar todo el entramado de estrellas fijas y el cosmos cerrado vigente desde Aristóteles. Primero dirigió su mirada hacia la Luna y descubrió con sorpresa que no era una superficie suave y sin rugosidades  como la había descrito el filósofo griego sino que, en palabras de Galileo , era “áspera y desigual , cubierta en todas partes , como la superficie de la Tierra , de enormes prominencias, profundos valles y abismos” Su siguiente objetivo fue Júpiter y las sorpresas continuaron, porque Júpiter no estaba solo , sino que iba acompañado por cuatro estrellas , a las que luego Kepler bautizaría con el nombre de satélites. Galileo escribe “Ahora ya no tenemos sólo un planeta que gira alrededor de otro mientras ambos recorren una gran órbita alrededor del Sol; nuestros propios ojos nos muestran las cuatro estrellas  que se mueven alrededor de Júpiter como hace la Luna alrededor de la Tierra , a la par que todos ellos describen una gran revolución alrededor del Sol “ Y mirando aún más lejos su asombro aumentó y escribe “A través del telescopio se ve una multitud de otras estrellas que no se ven a simple vista, tan numerosas que es casi increíble”.

Imagen del telescopio de Galileo Galilei. Imaginar lo que sintió el astrónomo italiano la primera vez que miró a través de él  aún nos conmueve, se abría una ventana a un Universo infinito que hasta entonces había permanecido oculto al ser humano, pues los ojos no permitían penetrar en la inmensidad del espacio. Galileo escribe como el telescopio “ponía con claridad ante los ojos del hombre un sinnúmero de astros que no se habían visto nunca antes, y cuya cifra es más de diez veces superior a la de los conocidos anteriormente” y la misma Luna parecía mucho más grande, su diámetro  “unas treinta veces mayor, su superficie unas novecientas veces y su masa casi 27.000 veces superior  a la que se percibe  cuando se ve a simple vista” . El Universo había cambiado para siempre,  como nos lo cuenta Galileo  “Todas las dimensiones que han atormentado a los filósofos durante tanto tiempo quedan refutadas de inmediato por la innegable evidencia  de nuestros propios ojos; quedamos así libres de las disputas retóricas sobre este tema, pues la galaxia no es más que una masa de innumerables estrellas que forman racimos . Se dirija el telescopio a donde se dirija siempre aparece a la vista una enorme cantidad de estrellas “(imagen procedente de http://milenioscopio.blogspot.com )

Todas estas observaciones las recogería en una obra titulada “Sidereus nuncius” o “El mensajero de las estrellas” donde escribe “He observado la naturaleza y el materia de la Vía Láctea. La galaxia , en verdad, no es más que un montón de innumerables estrellas agrupadas en cúmulos. A cualquier parte que se apunte el telescopio , inmediatamente se presenta a la vista una gran multitud de estrellas . Muchas de ellas son bastante grandes y muy brillantes , y el número de las más pequeñas está más allá de todo cálculo.” Era la sentencia de muerte de todos los modelos de Universo de esferas  que se habían sucedido desde la época de Pitágoras y Aristóteles , y daba paso a un Universo mucho más grande, con infinitas estrellas . Daniel J. Boorstin(1914-2004) en “Los Descubridores”, que junto a “La aventura del Universo” de Timothy Ferris(1944) son la base de estos artículos, recoge una poesía del poeta inglés John Donne(hacia 1572-1631) que refleja la perplejidad que causaba en los hombres de la época los descubrimientos de Galileo y las ideas de Copérnico y Kepler . Escribe “Y la nueva filosofía lo pone todo en duda, el elemento del fuego se ha apagado, el Sol se ha perdido y la Tierra , y el juicio de los hombres ya no puede guiarlos en su búsqueda. Y los hombres confiesan libremente que el mundo ya no es lo que era” No, habían desaparecido las certezas y comenzaba un tiempo dominado por lo desconocido, la incertidumbre, lo que tanto atemoriza al hombre y que le lleva a resistirse a los cambios, como le pasaría a Galileo con gran parte de la sociedad que no aceptaba ese Universo aunque lo pudiera ver por el telescopio.

Cuando “El mensajero de las estrellas” llega a las manos de Kepler queda entusiasmado y se convierte en uno de los principales defensores de Galileo frente a los que  le criticaban afirmando que la imagen que ofrecía el telescopio no era real sino una ilusión , una defensa muy importante ya que Kepler era reconocido como el astrónomo más importante del momento. Aunque sabía como construir un telescopio Kepler no disponía de las lentes adecuadas en Praga, por lo que escribe a Galileo en 1610  una carta en la que le pide que le envíe un telescopio “para que también yo pueda disfrutar como vos, del espectáculo de los cielos” al tiempo que alaba al astrónomo italiano “Cómo la sutil mente de Galileo , en mi opinión el primer filósofo de la época “ y añade “desde la posición que ha conquistado lanza las miradas de su agudísimo intelecto  sobre esas pequeñas moradas nuestras y compara con el más afilado razonamiento las distantes con las cercanas , las elevadas con las del fondo” Pero el pobre Kepler no tendría respuesta a su solicitud  y Galileo no le mandaría ningún telescopio. ¿La razón? Quizás una tan común a todos los hombres que sorprende hallarla en mentes tan elevadas, la vanidad . Albert Einstein así lo creía “Siempre me ha dolido pensar que Galileo no reconoció la obra de Kepler. Esto, ¡ay!, es vanidad”

File:Bertini fresco of Galileo Galilei and Doge of Venice.jpg
En este fresco del pintor Giuseppe Bertini(1825-1898) se representa el momento en que Galileo muestra al Dux de Venecia el telescopio , que aunque no había sido su inventor si permitió que los demás lo creyeran, pero en realidad el telescopio de Galileo era muy superior a los que circulaban por Europa y él fue el primero en utilizarlo para mirar las estrellas. Así describiría más tarde Galileo aquella escena “Muchos eran los patricios  y senadores que, si bien eran ancianos, han trepado más de una vez por las escaleras del más alto campanile de Venecia para observar velas y buques en el mar, tan lejanos que para entrar  a toda vela en el puerto pasaban dos horas o más antes de que se los pudiese ver sin mi lente; porque, en efecto, este instrumento presenta un objeto que está, por ejemplo, a cincuenta millas de distancia , tan gran y cercano como si sólo estuviese a cinco millas” Impresionados , el senado de Venecia ofrecería a Galileo  un contrato vitalicio de su cargo de profesor y le duplicaron el sueldo, que pasaba de los 520 a los 1000 florines. Pero la envidia de sus camaradas astrónomos y profesores de la Universidad de Padua y Venecia haría que estas promesas no fueran cumplidas, por lo que Galileo tuvo que buscar otro lugar donde trabajar, encontrándolo en la corte del gran duque de Florencia, Cósimo II de Médici

La respuesta de Galileo fue que no tenía ningún telescopio para enviarle  y que hacer otro le llevaría demasiado tiempo , pero eso no le impedía, como nos cuenta Timothy Ferris “regalar telescopios a patrocinadores  que podían promover su carrera”. Nunca sabremos lo que podría haber avanzado la astronomía si Galileo hubiera sido más generoso y hubiera querido colaborar con Kepler, pero probablemente temía que Kepler hiciera descubrimientos aún más grandes que los suyos. Como veis ser científico y estar dotado de una inteligencia tan brillante no libra a estos grandes hombres de estar sometidos a las mismas miserias que otros de mayor mediocridad intelectual. Mientras, la carrera y la fama de Galileo parecían imparables y las críticas que recibía, contra lo que se suele pensar, no provenían en estos años desde la Iglesia, que incluso en 1611 fue recibido en audiencia por el papa Pablo V (1550-1621) que incluso no le permitió que estuviera de rodillas, todo un honor para Galileo y los jesuitas calificaron a Galileo de “mensajero estelar del Colegio Romano”. Un año antes Galileo había abandonado Venecia, tal vez porque no habían cumplido con las condiciones económicas que le habían prometido , y es invitado por el duque de Florencia Cosimo II de Médici (1590-1621) para que ocupe el “cargo de matemático jefe de la Universidad de Pisa y filósofo del gran duque , sin obligación de residir  ni de dar clases en la universidad o en la ciudad  de Pisa, y con un sueldo de mil escudos florentinos al año”

Hay que decir que esta oferta le llegó a Galileo después de que bautizara a los satélites de Júpiter con el nombre de Planetas Mediceos en honor de la familia Médici a la que pertenecía el duque de Florencia. Galileo sabía bien a quién tenía que halagar.  Pero pronto iba a meterse en problemas al tratar de conciliar la Biblia con sus descubrimientos astronómicos. Escribe Galileo “Tanto las Sagradas Escrituras como la naturaleza proceden de la divina palabra, las primeras como mensaje del Espíritu Santo y la segunda como ejecutoria más fiel de las órdenes de Dios” y añade “Dos verdades no pueden contradecirse mutuamente” Pero estas palabras comenzaban a oler a herejía para los jesuitas, que no se mostraban satisfechos por los intentos de Galileo de que las Sagradas Escrituras se adaptaran al sistema heliocéntrico de Copérnico ni a los descubrimientos de Galileo que desterraban el universo aristotélico que siempre había defendido la Iglesia . El teólogo más importante de la Iglesia en aquel momento, el cardenal Roberto Belarmino (1542-1621), escribe  en 1615 “Que si había una prueba verdadera de que el Sol es el centro del universo , de que la Tierra está en la tercera esfera y de que el Sol no gira alrededor de la Tierra sino está alrededor del Sol, entonces tendríamos que proceder con gran circunspección para explicar los pasajes de la Escritura que parecen  enseñar lo contrario. Pero no creo que haya ninguna prueba semejante pues no se me ha mostrado”

Pero Bellarmino no se detuvo ahí,  sino que lanzó una advertencia a Galileo , considerando que enseñar el sistema copernicano  era “una actitud muy peligrosa y calculada, no sólo para provocar la reacción de todos los filósofos y teólogos escolásticos , sino también para ofender nuestra sagrada fe contradiciendo las Escrituras” Galileo, llevado de su vanidad, había provocado un enfrentamiento con la Iglesia donde solo llevaba las de perder. No era el momento adecuado para forzar a la Iglesia a admitir el sistema de Copérnico, sin duda, con el paso de los años y las nuevas pruebas que aportaran los telescopios harían que tuviera que aceptarlo, pero al tratar de obligarla hizo que muchos dentro de ella vieran a Galileo como un enemigo y con él a las teorías que defendía. En 1616 Galileo viajó a Roma para defender su posición, pero este viaje aún lo perjudicó más  al tratar de que la Iglesia aceptara que tenía que enseñar en sus escuelas que la Tierra se movía alrededor del Sol , llegando a ridiculizar con una arrogancia que le era muy característica a aquellos que le criticaban.  Como resultado de su viaje el libro de Copérnico  “De Revolutionibus Orbium Caelestium”  fue incluido en el Índice de Libros Prohibidos y la teoría heliocéntrica del astrónomo polaco fue declarada contra las Escrituras.

File:Galileo moon phases.jpg
Ilustración de Galileo sobre las fases lunares. Fue el primero en observar que “la Luna no tiene una superficie una superficie lisa y suave , sino áspera e irregular , y que, al igual que la superficie de la Tierra, está llena de protuberancias, profundos abismos y sinuosidades” Pero su gran descubrimiento fue el de cuatro nuevos planetas, los satélites de Júpiter , sobre los que escribe “Pero lo que producirá el mayor asombro de todo y que también me llevó a mí a llamar la atención de todos los astrónomos y filósofos, es que he descubierto cuatro planetas, ninguno de ellos conocido ni observado por astrónomo alguno anterior  a mi tiempo y que tienen sus órbitas en torno a una estrella brillante”. Les pondría el nombre de planetas mediceos en honor de la familia Médici, lo que tuvo una notable influencia para que Cosme II de Médici le invitara a Florencia para ser profesor en su Universidad. Estos satélites los mostraría también en 1611 durante su visita a Roma, donde fue recibido por el papa Pablo V y en la Accademia dei Lincei, también en Roma, donde presentó al telescopio ante una audiencia de matemáticos, teólogos y filósofos. Según cuenta Boorstin en su obra “Los descubridores” “Galileo , después de mostrarles los satélites de Júpiter, junto con otras maravillas celestes, les permitió ver con su  instrumento la galería de la bendición de San Juan de Letrán  ,  y distinguieron con claridad las letras de la inscripción de Sixto V. Y eso que estaba a cinco kilómetros de distancia”  Sería durante la presentación en la Accademia dei Lincei cuando se bautizó al instrumento usado por Galileo con el nombre de telescopio

Desde la distancia , Johannes Kepler no pudo evitar escribir ,enojado con la arrogante vanidad de Galileo que había provocado todo aquello “Algunos, por su conducta imprudente, han llevado las cosas a tal punto que la lectura de la obra de Copérnico, que fue absolutamente libre durante ochenta años, ahora está prohibida” Galileo regresó a Florencia derrotado y con bastantes enemigos más que añadir a su larga lista de damnificados por sus comentarios despectivos, su arrogancia y su falta de tacto y oportunidad a la hora de elegir los lugares y momentos para entablar discusiones. En 1621 había fallecido el papa Paulo V al que le había sucedido el breve papado de Gregorio XV(1554-1623) y a continuación fue elegido el cardenal Maffeo Barberini que adoptaría el nombre de Urbano VIII (1568-1644).Galileo regresaría a Roma en 1624 , después de ocho años de ausencia tras su visita de 1616 en la que había tenido suerte  de no ser condenado ni tampoco su obra, para presentarse ante el nuevo papa , que era un hombre inteligente, culto , vital y no menos vanidoso que Galileo, pues no obstante  decía de sí mismo que “él sabía más que todos los cardenales juntos”. 

Fue bien recibido por el nuevo papa , que le llegó a conceder hasta seis audiencias privadas y Galileo solicitó que le permitiera escribir un libro donde comparase los dos sistemas que estaban enfrentados , el geocéntrico de Aristóteles y Claudio Ptolomeo(100-170), y el heliocéntrico de Copérnico. A continuación Galileo regresó a Florencia donde pasaría los siguientes años preparando una obra titulada “Diálogo sobre los dos principales sistemas del mundo, el tolemaico y el copernicano” donde representaba a tres hombres manteniendo un diálogo sobre los dos sistemas, por un lado un noble florentino que defiende el sistema de Copérnico, un segundo personaje que defiende el sistema geocéntrico de Aristóteles y un tercero , un noble veneciano, que escucha los argumentos de uno y otro. Pero tenemos que dejar escribiendo a Galileo esta obra que tendrá graves consecuencias para el astrónomo italiano, para regresar  de nuevo a Praga.  En 1612 Johannes Kepler había perdido a su esposa Barbara Müller, a la que ya vimos en la primera parte de esta historia que no la tenía gran cariño, y un año después se casa de nuevo con  Susanne Reuttinger  ,con la que tendrá siete hijos. De su anterior matrimonio tuvo cinco hijos , pero ya había perdido a tres de ellos.

Entre los descubrimientos realizados por Galileo con su telescopio se encontraban las montañas de la Luna, que refutaba la teoría aristotélica de que la Luna era una esfera lisa, la gran cantidad de estrellas que había más allá de los planetas conocidos lo que además aumentaba el tamaño del Universo, los cuatro satélites  de Júpiter, la observación de la primera mancha solar y también del movimiento de rotación del Sol, las fases de Venus parecidas a las fases de la Luna que demostraba que el planeta giraba alrededor del Sol. De todas sus observaciones  una fue errónea, la de atribuir las mareas no al influjo de la Luna, como proponia Johannes Kepler, sino por el movimiento de rotación y traslación de nuestro planeta. Sin embargo, sus enemigos criticaban sus observaciones, como el filósofo Cesare Cremonini(1550-1631) , que se negaba a mirar por el telescopio para ver “lo que nadie más que Galileo ha visto y , además, mirar por esos anteojos me produce dolor de cabeza” A lo que Galileo replicaba incrédulo “Más de dos años llevo probando mi instrumento en cientos y miles de experimentos  con miles y miles de objetos cercanos y lejanos, grandes y pequeños, luminosos y oscuros; por tanto, no sé cómo le puede caber a nadie en la cabeza que, ingenuamente, me haya engañado en mis observaciones “  La ceguera que le afectó en su vejez sería probablemene consecuencia de tantas horas de observación a través del telescopio(imagen procedente de http://naturmundo.blogspot.com ) 

En 1615 sería su madre la que pondría de nuevo frente a un grave problema a Kepler. Katharina Kepler(1546-1622) se dedicaba a la herboristería y era curandera,proporcionaba hierbas medicinales a los enfermos y en 1615 fue acusada de brujería por haber tratado de envenenar a otra mujer con una de sus hierbas. Kepler viajaría hasta Leonberd, donde estaba su madre, para defenderla pero su madre sería retenida durante casi seis años ,aunque se negó a confesar nada a pesar de las amenazas de ser torturada. Finalmente, Kepler logró que la pusieran en libertad en 1621 y moriría apenas un año después. En ese tiempo tuvo también la mala noticia de la muerde asesinado de su amigo David Fabricius, del que ya hablamos antes, el comienzo de la Guerra de los Treinta Años en 1618 y la muerte de su hijo favorito , Friedrich, a los seis años víctima de la viruela a la que siguió la de su esposa poco después como consecuencia del tifus. Después de la muerte del emperador Rodolfo II en 1612, Kepler había abandonado Praga y después de estar en diferentes ciudades se traslada finalmente a vivir a la ciudad de Sagan, en la actualidad en territorio polaco,  como astrólogo del duque Albrecht von Wallenstein (1583-1634), uno de los principales generales protagonisas de la Guerra de los Treinta Años. Durante su estancia allí escribiría “Aquí soy un huésped, un extraño. Me siento condenado a la soledad”

Wallenstein le había prometido pagarle  el dinero que el emperador adeudaba a Kepler, pero nada era fácil para Johannes y no se lo pagó. Desesperado y sin dinero para mantener a su familia , Kepler abandonó Sagan a caballo para dirigirse a Ratisbona , con la esperanza de que allí pudiera cobrar el dinero que le debía el emperador, que entonces se hallaba en la ciudad. Pero mientras se encontraba en la ciudad las fiebres hicieron presa de Johannes y murió en Ratisbona el 15 de noviembre de 1630 , a los cincuenta y nueve años de edad. Así moría ,en la soledad de una ciudad extraña, buscando el dinero para alimentar a su familia , el primer hombre en describir el movimiento de los astros , el considerado padre de la astronomía moderna . Él mismo se encargó de escribir el epitafio para su tumba . Rezaba así “Medí los cielos , y ahora mido las sombras. El espíritu estaba en el cielo, el cuerpo reposa en la Tierra. “ La Guerra de los Treinta Años no respetaría  la tumba de Johannes Kepler, que no encontró tampoco en su tumba la paz que no tuvo en vida, excepto cuando buscaba la armonía de las esferas. Escribió “Despreciemos  los bárbaros relinchos que resuenan por estas nobles tierras , y avivemos nuestra comprensión y anhelo de las armonías” Los bárbaros destruirían su tumba .

DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE GALILEO GALILEI  (parte 1 a 6)

Creo que es un documental muy interesante para completar la información de este artículo sobre la vida de Galileo, el mundo en el que vivió y lo que su obra significó

Dejamos la tumba del gran astrónomo y desafortunado en su vida personal  Johannes Kepler y regresamos a Florencia. Galileo concluía su “Diálogo sobre los dos principales sistemas del mundo, el tolemaico y el copernicano”  y después de pasar la censura de la Iglesia , gracias en parte a que estaba dirigida por un antiguo discípulo de Galileo llamado Niccoló Riccardi, la obra es publicada el 21 de febrero de 1632 y obtiene un éxito inmediato , comenzando a recibir  cartas de admiradores de  toda Europa , como esta que recoge Boorstin en su obra “Veo que su argumento es mucho más fuerte que el de Copérnico, aunque el de él es fundamental. Estas novedades relativas a verdades antiguas, mundos nuevos, astros nuevos, sistemas nuevos y naciones nuevas son el comienzo de una nueva era.” Si os acordáis, veíamos como la obra estaba protagonizada por tres personajes, dos que defendían cada uno de los sistemas de Copérnico y Aristóteles y otro que escuchaba sus argumentos. Pues el que defendía los argumentos de Aristóteles, y, por lo tanto, los que defendía la Iglesia, le puso de nombre Simplicio , y durante los diálogos queda como un tonto, lo que no tardó en ser señalado por los muchos enemigos de Galileo al Papa, que montó en cólera y ordenó  una investigación que terminó en agosto de 1632 con la prohibición de la obra.

Además, las teorías de Galileo estaban siendo duramente atacadas por los protestantes y eso comprometía la posición del papa , porque si se mostraba benigno con Galileo , siendo conocido que habían tenido una relación amistosa en el pasado, Urbano VIII quedaría en entredicho ante los católicos, sobre todo teniendo en cuenta que había sido elegido por los votos de los cardenales franceses y los cardenales españoles, enemigos de los franceses, estaban dispuestos a aprovechar la ocasión para socavar la figura del papa. Como veis Galileo se estaba convirtiendo casi en una figura secundaria en medio de las luchas políticas y religiosas de un siglo particularmente trágico y convulso como fue el siglo XVII  y en medio de la sangrienta Guerra de los Treinta Años que se prolongaría de 1618 a 1648 entre protestantes y católicos. Aunque Galileo se encuentra en cama y enfermo llega la orden del Papa  para que  se presente voluntariamente o sino será llevado “a las prisiones de este tribunal supremo encadenado” Galileo fue transportado a Roma en una litera que le proporcionó su protector, el duque de Florencia, y así llegó a Roma en febrero de 1633.

DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE GALILEO GALILEI (parte 7 a 12)

Los cargos a los que tenía que enfrentarse  eran , entre otros, sostener decididamente que la Tierra se mueve y el Sol permanece estático, atribuir que el movimiento  de las mareas se debe al movimiento de la Tierra alrededor del Sol  y mantener un silencio culpable sobre lo mandado en 1616, es decir, que abandonara la idea  de que el Sol es inmóvil y el centro del Universo y que la Tierra se mueve  y , además, que se abstuviera de sostener, enseñar  o defender dicha opinión , ya fuera verbalmente o por escrito.  Después de presentarle los cargos , Galileo, que ya cuenta con setenta años de edad,  es sometido a largos interrogatorios  e incluso es amenazado con la tortura, aunque no llevan las amenazas a la realidad. Al no tener defensa alguna y correr el riesgo de ser quemado, Galileo adopta la única opción que  tenía. Así, el 22 de junio de 1633, en la gran sala del convento dominico de Santa María Sopra Minerva, Galileo se arrodilló ante los Inquisidores y pronunció la siguiente abjuración de sus teorías astronómicas

“Yo, Galileo, hijo del difunto Vincenzo Galilei, florentino, de setenta años de edad, citado personalmente ante este tribunal y arrodillado ante vuestras eminencias, señores cardenales  inquisidores generales contra la corrupción herética en toda la comunidad cristiana, teniendo ante mis ojos y tocando con las manos las Sagradas Escrituras, juro que siempre he creído, creo , y con la ayuda de Dios creeré en el futuro todo lo que mantiene,predica y enseña la Santa Iglesia Católica y Apostólica. Pero, considerando que después que este Santo Oficio me hubiera hecho llegar un requerimiento judicial en el sentido de que abandonara completamente la falsa opinión de que el Sol es el centro del mundo y que es inmóvil , y de que la Tierra no es el centro del mundo y se mueve, y de que no debo sostener , defender ni enseñar, en manera alguna , de palabra o por escrito , dicha falsa doctrina, y , después de habérseme notificado que dicha doctrina era contraria a las Sagradas Escrituras , escribí y publiqué un libro en el que trataba esa doctrina nueva ya condenada y presentaba argumentos en su favor sin señalar ninguna solución para ellos, he sido juzgado por ser vehementemente sospechoso de herejía, es decir, de haber sostenido y creído que el Sol es el centro del mundo e inmóvil y que la Tierra no es el centro y se mueve. Por lo tanto, con el deseo de apartar de las mentes de vuestras eminencias y de todos los cristianos fieles esta vehemente sospecha concebida contra mí con todo fundamento , de todo corazón y con fe verdadera abjuro, execro y abomino los errores y herejías  anteriormente citados, así como cualquier otro error, cualquiera que sea el error y la secta , contrarios a la Santa Iglesia , y juro que en el futuro nunca volveré a decir o a afirmar  verbalmente ni por escrito nada que pueda causar una sospecha similar hacia mi; además, si conociera a alguna persona herética o sospechosa  de herejía, la denunciaré a este Santo Oficio o al inquisidor  u ordinario del lugar en que me encuentre”

Durante los últimos años de su vida, confinado en su casa florentina, Galileo recibió la visita de hombres como el poeta John Milton(1608-1674) que buscaban respuestas, desconcertados ante la nueva idea del Universo que había introducido Galileo y Kepler. Sobre su visita Milton escribió “Esto fue lo que apagó la gloria de los genios italianos. Durante muchos años no se había escrito allí más que lisonjas y culteranismos. Y allí encontré y visité al famoso Galileo, envejecido, prisionero de la Inquisición por pensar sobre astronomía de modo distinto al de los franciscanos y dominicos”. Galileo demostró una independencia de pensamiento que era demasiado avanzada para su tiempo , decía  “No me siento obligado a creer que un dios que nos ha dotado de inteligencia, sentido común y raciocinio, tuviera como objetivo privarnos de su uso”, afirmaba que “Las matemáticas son el alfabeto con el cual  Dios ha escrito el universo” y pensaba “La Biblia enseña a llegar al cielo; no cómo funcionan los cielos”. En una época de enfrentamientos entre protestantes y católicos, el pensamiento y la obra de Galileo quedaría atrapada entre los dos fuegos religiosos que causarían miles de víctimas durante la Guerra de los Treinta Años. Pero el sueño en el que había vivido la humanidad durante dos milenios había sido interrumpido por hombres como Copérnico, Tycho Brahe, Johannes Kepler y Galileo Galilei. El mismo año de la muerte de Galileo nacía Isaac Newton y el Universo de Aristóteles, el de Claudio Ptolomeo y el que dominó la visión de nuestro lugar en el espacio durante tanto tiempo sería barrido por este otro Universo de infinitas estrellas, de espacios inmensos, ese Universo que el biólogo británico John Burdon describió con estas palabras “tengo la sospecha personal de que el universo no sólo es más extraño de lo que suponemos, sino más extraño incluso de lo que somos capaces de suponer” La aventura de su conocimiento no había hecho más que comenzar (imagen procedente de http://blogs.ua.es )

Para terminar , Galileo rogaba al tribunal “tuvieran en consideración  mi lamentable estado  de indisposición corporal , al que, a la edad de setenta años , he quedado reducido tras diez meses de ansiedad mental constante y la fatiga de un viaje largo y penoso en la estación más inclemente” . Sobre la frase con la que Galileo se habría retirado del tribunal murmurando “Y sin embargo se mueve” posiblemente no fue más que una leyenda nacida después, pues después de esta humillación Galileo no podía desafiar así al tribunal que le juzgaba.  Galileo sería condenado a vivir el resto de su vida bajo arresto domiciliario en su casa en Arcetri , cuidado por su hija  y recibiendo solo las visitas que autorizara la Iglesia. Su hija muere tiempo después, y Galileo parece rendirse y esperar  la muerte , pero a pesar de todo, Galileo aún mantenía viva su curiosidad y sus ganas de seguir investigando y fruto de ello sería la publicación de su último libro Diálogos sobre dos nuevas ciencias”  sobre resistencia de materiales y mecánica. Al estar prohibido por la Iglesia la publicación de sus obras, esta fue sacada en secreto para ser publicada en los Países Bajos. En 1637 Galileo perdía la vista, y es entonces cuando escribe “Este universo que he extendido miles de veces, ahora se ha contraído a los estrechos límites de mi cuerpo”. En sus últimos meses de vida le permite estar acompañado por un joven estudioso llamado Vincenzo Viviani quién anunciará la muerte de Galileo Galilei el 8 de enero de 1642 con estas palabras “Con filosófica y cristiana serenidad le entregó su alma al Creador, enviándola , como le gustaba creer , a disfrutar y a observar desde una posición más ventajosa esas maravillas eternas e inmutables  que , mediante un frágil aparato , él había acercado a nuestros mortales ojos con tanta ansiedad e impaciencia” Como si el destino y la historia hicieran un guiño a Galileo, el mismo año de su muerte, el 25 de diciembre de 1642, nacía otro gigante que cambiaría el mundo, Isaac Newton. Aunque murió sin saberlo, la batalla contra el geocentrismo ya estaba ganada y un Universo infinito se abría ante los ojos del hombre.

Galileo Galilei y Johannes Kepler abrieron de par en par la ventana que Nicolás Copérnico había comenzado a abrir timidamente e iniciaron una aventura que continúa en nuestros días, la aventura de situar a la humanidad en el Universo infinito, de buscar la respuesta a nuestros orígenes y al sentido de nuestra existencia en este espacio del que desconocemos como nació, cual es su destino, que dimensión tienen . Sólo sabemos que está ahí, esperando a ser explorado.Kepler, Galileo, Copérnico fueron los pioneros de la mayor aventura en la historia de la humanidad sin más instrumentos que su inteligencia y su afán de conocimiento (imagen procedente de http://www.otraparte.org ) 
Anuncios

GRANDES NOMBRES DE LA ASTRONOMÍA: LOS BUSCADORES DE LO INVISIBLE. BRAHE,KEPLER Y GALILEO (PRIMERA PARTE)

El astrónomo y divulgador científico norteamericano Carl Sagan (1934-1996), que gracias a sus programas sobre el Universo introdujo el conocimiento de la astronomía y la física en muchos hogares, decía “En la ciencia la única verdad sagrada  es que no hay verdades sagradas”, pero esta afirmación,  que hoy aún encuentra resistencia por diferentes sectores de la sociedad por el temor del ser humano a que sus certezas se transformen en incertidumbre y nuestras creencias puedan ser desmentidas, ni siquiera podía ser formulada durante gran parte de nuestra historia, lo que permitió que ideas erróneas y conceptos falsos sobre la estructura , organización y naturaleza del mundo y del Universo en el que nos hallamos integrados sobrevivieran durante  casi dos milenios, sin que nadie osara cuestionarlos, al menos públicamente. En el Mentidero ya he hablado  de grandes figuras de la astronomía y la física, desde Nicolás Copérnico (1473-1543) e Isaac Newton(1643-1727) a Albert Einstein (1879-1955) y dediqué también un artículo a los orígenes de la astronomía, una palabra de origen griego como la propia ciencia a la que da nombre y que significa  “ley de las estrellas” . Pero faltaban tres astrónomos que iban a unir la astronomía antigua con los astrónomos modernos 

Desde la Grecia Clásica hasta el siglo XVI el hombre no disponía de ningún medio para observar los cielos más que sus ojos y el sentido común. Ese sentido común había conducido a los filósofos griegos a concebir la idea de que la Tierra tenía forma esférica  y el cielo que se elevaba ante ellos era una enorme cúpula , también de forma esférica, que sostenía las estrellas y rotaba alrededor de la Tierra. Y más allá de aquella cúpula ¿que había? La respuesta para un filósofo griego era nada , no había nada , ni espacio , ni vacío, nada. En el artículo sobre Copérnico contaba como Pitágoras de Samos (aproximadamente 582-507 a.C), el fundador de la escuela pitagórica , creó un modelo del Cosmos de forma esférica en cuyo centro se hallaba un cuerpo ígneo y a su alrededor giraban la Tierra, la Luna, el Sol y los otros cinco planetas conocidos a los que añadió un décimo objeto celeste, la Antitierra, para que sumasen 10 objetos celestes, pues 10 era el número sagrado para los pitagóricos, la tetrarkys, que simboliza la perfección y la divinidad .Los diez astros del Cosmos de Pitágoras recorren órbitas circulares , y en su movimiento emitirían una música muy hermosa que Pitágoras denominó “Armonía de las esferas”. Describiría también el movimiento de rotación de la Tierra, pero sin duda su aportación decisiva era desplazar a la Tierra de su posición en el centro del Universo, una idea que después sería olvidada.

Esquema del Universo como era concebido por Pitágoras y sus seguidores, con un cuerpo ígneo en su centro y los cinco planetas conocidos, mas la Tierra, la Luna  y el Sol girando a su alrededor en órbitas circulares. Para los pitagóricos el universo está gobernado según proporciones numéricas armoniosas , lo que llamaban la armonía de las esferas , que no sólo era un concepto matemático sino también místico . La idea de desplazar a la Tierra del centro del Universo planteada por los pitagóricos no sería retomada hasta dos mil años después , excepto por Aristarco de Samos, que situó al Sol en su centro. El sistema aristotélico se impondría con la Tierra en el centro y su universo de estrellas fijas  (imagen procedente de http://www.filosofos.net )

Cuando Platón(428-347 a. C)  habla sobre el Universo, ya es la Tierra la que ocupa el centro y todo lo que existe giraba a nuestro alrededor. Así describe Platón este Universo esférico “Y, por tanto, hizo el mundo en forma de globo, redondo como si saliera  de un torno, con todos los extremos equidistantes del centro en cualquier dirección, la más perfecta y parecida a sí misma de todas las figuras, pues consideraba que lo similar es infinitamente más bello que lo distinto”  Platón conservaba la idea de la armonía de las esferas pitagórica  y escribía “Así como nuestros ojos están capacitados para la astronomía , también nuestros oídos están capacitados para captar  los movimientos  de la armonía “. Sin embargo, la idea de la armonía de las esferas no sería compartida por su discípulo Aristóteles (384 a. C- 322 a.C)  que decía sobre ella “La teoría de que el movimiento de las estrellas produce una armonía, es decir, que los sonidos que producen son armoniosos, pese a la gracia y la originalidad con que ha sido formulada , es sin embargo falsa” . Sería Aristóteles en su obra “Sobre el cielo” quién formularía la teoría sobre el Universo que se mantendría durante casi mil ochocientos años

Aristóteles pensaba que la Tierra estaba formada por cuatro elementos fundamentales, la tierra, el agua, el fuego y el aire y dedujo que los cuatro elementos podían desplazarse verticalmente , hacia arriba y también hacia abajo.Sin embargo, la observación del cielo nos demostraba que las estrellas y los planetas no tenían un movimiento vertical, sino que rodaban alrededor de la Tierra . Por lo tanto, pensaba Aristóteles, ni las estrellas ni los planetas podían estar formados por los cuatro elementos que constituyen la Tierra, ya que si así fuera podrían desplazarse verticalmente , y dando un paso más dedujo que estaban formados por un quinto elemento al que dio el nombre de “éter”, que significa “eterno”.  Este elemento no tenía peso y era transparente y , por lo tanto, invisible a los ojos , y constituía la materia de la que estaba hecho todo el Universo, lo que sostenía a las estrellas y a los planetas en sus esferas celestes concéntricas por las que se desplazaban alrededor de la Tierra, y afirmaba que nuestro planeta estaba rodeado por cincuenta y cinco de estas esferas.  Por lo tanto, este  Universo aristotélico estaba dividido en dos ámbitos, por un lado una parte cambiante, la Tierra y la Luna que no estaban dentro de una de las esferas celestes, mientras que el resto del Universo permanecería inmutable, como él mismo nos explica “Hasta donde llegan nuestros registros  heredados, no parece haberse producido ningún cambio en todo el sistema del cielo más lejano ni en ninguna de sus partes propias”.

Esquema del Universo según el sistema de Aristóteles, con la Tierra en el centro y luego a su alrededor las esferas donde se desplazan el Sol y los cinco planetas conocidos entonces, Mercurio, Venus, Marte, Jupiter y Saturno. En total cincuenta y cinco esferas en un Universo de estrellas fijas donde no podía aparecer ninguna estrella nueva , por eso la aparición de cometas cuestionaba este universo inamovible. Como no tenía una explicación para su presencia, Aristóteles lo resolvió considerando a los cometas como fenómenos atmosféricos y no como lo que son, trozos de hielo que proceden del Sistema Solar  exterior y que forman largas colas de vapor y polvo. Como la aparición de los cometas no podía ser prevista adquirieron fama de ser heraldos de desgracias , como sucedía con el cometa Halley incluso en una fecha tan cercana en el tiempo como la penúltima visita a la Tierra del cometa Halley en 1910 (imagen procedente de http://astrologia-viva.blogspot.com )

Había algo que cuestionaba la explicación de Aristóteles, los cometas, porque estos si tenían un movimiento vertical , se aproximaban y se alejaban de la Tierra rompiendo el concepto de un Universo estático e inmutable ,pero el filósofo optó por no tenerlos demasiado en cuenta y solucionó el problema considerando a los cometas como fenómenos meteorológicos, una palabra que procede precisamente del nombre de los cometas, meteoros, que en griego significa “alto en el cielo”. Ya vemos como la idea de Pitágoras de situar a un cuerpo ígneo en el centro desplazando a la Tierra quedaba desterrada , y la Tierra ocupaba de nuevo su trono .Esta idea, sin embargo, volvería a resucitar gracias a Aristarco de Samos (hacia 310-230 a.C) que concibe la idea de un Universo con centro en el Sol y no en la Tierra, como habían afirmado todos los astrónomos menos Pitágoras hasta entonces , y además ese Universo tenía unas dimensiones muy superiores a las imaginadas por sus antecesores. Por desgracia, nadie seguiría sus pasos y la  visión del Universo que sobreviviría durante casi mil quinientos años sería la de Aristóteles , apoyada y corregida por el astrónomo, geógrafo y matemático Claudio Ptolomeo (hacia 100-170 d.C). que para explicar el movimiento de los astros  emplea un nuevo término , epiciclos, que son órbitas circulares alrededor de un punto, que a su vez gira alrededor de otro punto , lo que venía a significar que los astros giraban todos unos alrededor de otros , como si se tratasen de ruedas dentro de ruedas, excepto la Tierra que permanecería inmóvil en el centro del Universo.

Era tal el prestigio y autoridad de Aristóteles en la Edad Media que nadie se atrevía a cuestionar sus afirmaciones sobre la naturaleza del Universo, aunque algunos, como el astrónomo, filósofo, matemático y también obispo de Lisieux, Nicolás de Oresme (1323-1382) , mostrara en sus palabras dudas ante lo que sus ojos le decían “Si un hombre situado en los cielos se moviese y fuese llevado por su movimiento diario , y pudiese ver la Tierra claramente , con sus montañas, valles, ríos , ciudades  y castillos, le parecería que la Tierra se mueve con un movimiento diario, así como a nosotros sobre la Tierra nos parece que los cielos se mueven. Se podría creer entonces que la Tierra se mueve, y no los cielos”. Lo que observaba Oresme contradecía las afirmaciones de Aristóteles, pero ¿como cuestionar la autoridad de Aristóteles? Y entonces, como vimos entonces, había surgido la figura del astrónomo aficionado  Nicolás  Copérnico (1473-1543), pues su ocupación era la de canónigo en la ciudad de Frauenburg, que desarrolló una nueva teoría heliocéntrica, donde era el Sol y no la Tierra la que ocupaba el centro del Universo. Remito al lector interesado al artículo publicado el 4 de septiembre de 2011, ahora nos basta con recordar que publicaría su teoría en una obra publicada justo en el año de su muerte , 1543, y titulada “De Revolutionibus Orbium Caelestium”.

En el prólogo de “De Revolutionibus Orbium Caelestium”. se podía leer algo  que parecía como si el propio Copérnico pusiera en duda su trabajo  “Estas hipótesis no tienen por qué ser verdaderas ni siquiera probables ; si dan lugar a un cálculo que coincida con las observaciones con ello basta. En lo que se refiere a las hipótesis , que nadie espere nada cierto de la astronomía , pues no puede proporcionárselo , a menos que acepte como verdaderas ideas concebidas con otro propósito y salga de este estudio siendo más tonto que cuando entró en el . Esto es todo” Más tarde se descubriría que este prólogo no había sido escrito por Copérnico , que ya había muerto cuando su obra comenzó a difundirse por el extranjero, sino por su editor y a la vez teólogo luterano Andreas Osiander(1498-1552), que pretendía no ofender a los seguidores de Martin Lutero. (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )

En ella expone su teoría cuyo principal punto es que el centro del Universo se halla cerca del Sol, aunque no sería el Sol mismo. Todos los cuerpos celestes se desplazarían con movimientos circulares, uniformes y eternos y alrededor del Sol giran los planetas conocidos, Mercurio , Venus, Tierra, Luna, Marte, Júpiter y Saturno mientras que las estrellas son fijas y no realizan órbitas alrededor del Sol. La Tierra tiene tres movimientos, rotación, revolución anual y la inclinación anual de su eje, es decir, los movimientos de rotación, traslación y precesión. Finalmente Copérnico ampliaría la dimensión del espacio, afirmando que la distancia de la Tierra con respecto al Sol es pequeña en comparación con la que nos separa del resto de las estrellas. Lo revolucionario de su teoría es el desplazamiento de la Tierra desde el centro a una de las esferas celestes, mientras que el Sol pasa a ocupar el centro, pero, sin embargo , sigue conservando la idea del Universo inmutable de Aristóteles , donde los planetas y las estrellas se mueven en órbitas esféricas ya que, según Copérnico, “la esfera es la más perfecta, la más espaciosa de las figuras, donde no es posible encontrar el principio ni el fin”

En contra de lo que Copérnico podía temer y muchos creen en nuestros días, las críticas a su teoría heliocéntrica no vendrían desde la Iglesia Católica, sino más bien de los líderes del protestantismo , como Martin Lutero (1483-1546), quién ,como cita Daniel J.Boorstin(1914-2004) en su obra “Los descubridores” que junto a “La aventura del Universo” de Timothy Ferris(1944) me han servido de fuente de información para escribir este artículo, se referiría a Copérnico en 1539 en su obra “Charlas de sobremesa” con estas palabras no muy amables “Este necio pretende trastornar toda la ciencia de la astronomía; pero la Sagrada Escritura nos dice que Josúe ordenó al sol y no a la tierra  que permaneciera inmóvil” y uno de los discípulos del líder de la Reforma, Philipp Melanchthon(1497-1560), escribe “Es una falta de honestidad y decencia afirmar tales conceptos en público, y el ejemplo es pernicioso. A una mente buena le corresponde aceptar que la verdad es revelada por Dios y conformarse con ello” . Si lo decía Josúe ya no había más que debatir, al menos eso pensaba Lutero. Y así llegamos a la segunda mitad del siglo XVI, con la disputa entre la teoría geocéntrica mantenida durante casi dos milenios por los seguidores de Aristóteles y  la teoría heliocéntrica que acababa de formular Copernico.

El sistema Heliocéntrico propuesto por Copérnico. Cuando muchos años después de la publicación de “De revolutionibus” y de la muerte de Copérnico en 1543 se descubrió que el prólogo era falso y había sido redactado por Osiander , Johannes Kepler defendería a Copérnico con estas palabras “Él pensaba que sus hipótesis eran ciertas , igual que lo hicieron los astrónomos antiguos. Y no sólo pensaba sino que demostró que eran ciertas. En consecuencia, Copérnico no creó un mito sino que dio una expresión seria a las paradojas , es decir, filosofaba, que es lo que se pide a un astrónomo” Es cierto que Copérnico no pudo desembarazarse del Universo de esferas y estrellas fijas de Aristóteles, pero su gran mérito fue abrir la puerta a los que vinieron después, dando el primer paso para acabar con el Universo geocéntrico que casi se había convertido en una verdad sagrada (imagen procedente de http://galeon.hispavista.com ) 

He querido realizar esta larga introducción porque sino no se habría entendido bien la evolución que representó el trabajo de nuestros siguientes protagonistas, Tycho Brahe(1546-1601),Johannes Kepler(1571-1630) y Galileo Galilei(1564-1642), cuyas obras cambiarían la forma en que el hombre entendía el Universo. El primero de ellos, Tycho Brahe, nacía en Dinamarca en diciembre de 1546, en el seno de una familia poderosa, ya que su padre, Otte Brahe, pertenecía a la nobleza y era un hombre cercano al rey danés Cristián III(1503-1559) y a su hijo y sucesor Federico II(1534-1588) y su madre, Beate Bille, también era miembro de una familia importante. Sin embargo, no iba a educarse con sus padres sino con su tío Jorgen Brohe . Su primera experiencia con la astronomía la tuvo con trece  años  cuando pudo observar  el 21 de agosto de 1560 un eclipse parcial de Sol  y escribiría años después  que le había parecido “algo divino que los hombres pudiesen conocer los movimientos de las estrellas tan exactamente que eran capaces de prever con mucha antelación sus lugares y posiciones relativos” ya que el eclipse había sido predicho por los astrónomos en base a los cálculos de las tablas astronómicas de Claudio Ptolomeo .

Pero de momento Tycho  tendría que dejar su recién nacida pasión por la astronomía para sus ratos libres, ya que su familia prefería que estudiara Leyes en la Universidad de Leipzig , lo que hace diligentemente Brahe bajo la supervisión de un tutor, que , sin embargo, no puede evitar que Brahe lea por la noche libros de astronomía , estudiando las tablas astronómicas y aprendiendo la situación de las diferentes constelaciones estelares. Es durante su estancia en Leipzig cuando Tycho asiste a la conjunción de los planetas Júpiter y Saturno el 24 de agosto de 1563. Por primera vez y ayudado por un compás toma medidas del eclipse y, para su sorpresa, descubre que las talas astronómicas habían errado al pronosticar el eclipse en casi un mes. A partir de entonces Tycho tendría claro que quería dedicar su vida a medir y fijar con precisión los astros en nuevas tablas astronómicas que sustituyeran los errores de las antiguas. A punto de cumplir los veinte años lo encontramos en la Universidad de Rostock, algunos textos  dicen que en la Universidad de Wittenberg,   donde  se enfrenta en un duelo con otro estudiante  después de una discusión sobre quién era mejor matemático, duelo en el que Brahe perdería una parte de su nariz que sería sustituida por una prótesis de oro y plata diseñada por él mismo.

File:Tycho Brahe.JPG
Tycho Brahe sería el mejor observador de las estrellas antes de la invención del telescopio. Catalogaría un millar de objetos celestes y confeccionaría nuevas tablas astronómicas mucho más precisas que las que se habían utilizado hasta entonces, y todo ello con observaciones realizadas a simple vista. Podemos considerarle como el último representante de la astronomía antigua y al que fue su colaborador, Johannes Kepler, el primero de los astrónomos modernos. En 1577 observó un brillante cometa y después de realizar mediciones y establecer su posición llegó a la conclusión que se hallaba más allá de la Luna, lo cual , según el sistema de Aristóteles de estrellas fijas, no era posible  pues nada que estuviera más allá de la Luna podía cambiar de posición. Sin embargo, la influencia de Aristóteles en él era aún tan grande que no pudo utilizar estas observaciones para crear un modelo que terminase con las esferas aristotélicas

Pero esta pasión por la astronomía y , sobre todo, su deseo de realizar nuevas tablas mucho más precisas con la posición de las estrellas y los planetas, era también muy costosa , la familia de Brahe tenía dinero pero no tanto como para financiar la investigación , y aquí iba a intervenir el azar, aunque hay dos versiones sobre lo que sucedió. En una de las versiones se cuenta que el rey Federico II de Dinamarca(1534-1588) , impresionado por el trabajo de Brahe y la precisión de sus mediciones , le apoyaría económicamente, mientras que otra de las versiones afirman que el tío y padre adoptivo de  Brahe, Jorgen Brahe, había salvado al monarca de morir ahogado pero eso le causó una pulmonía a Jorgen que murió poco después y el monarca, sintiéndose en deuda con quién le había salvado la vida, decidió proporcionar al joven astrónomo todo lo que necesitara. De esta forma, en 1572  encontramos a Tycho Brahe instalado en la isla de Hven, cuya extensión de cuatro kilómetros y medio de largo y 2,6 de ancho le fue concedida por el rey a Tycho  en  propiedad. Sobre la máxima elevación de la isla, cuarenta y cinco metros sobre el nivel del mar, ordenó construir un moderno observatorio astronómico , Uraniborg, que significa “Castillo Celeste” ,el cual estaría rodeado de otras instalaciones científicas como un laboratorio químico, una fábrica de papel, una imprenta , herbarios, jardines botánicos  y también un molino, una bomba de agua para abastecerse de agua corriente y estanques con peces  y todo lo necesario para mantener a los ayudantes de Brahe. Construyó una auténtica ciudad de la ciencia a la que se añadió un segundo observatorio más pequeño llamado Stjerneborg, o “Castillo de los astros”

Aunque llamo a Uraniborg un observatorio astronómico no tenemos que imaginarnos un gran telescopio desde el que Tycho pudiera observar el cielo por la simple razón de que todavía no habían sido inventados, todas sus observaciones se hacían a simple vista como en la Antigua Grecia,. Y a simple vista observaría la supernova , las supernovas son estrellas  que explotan y el brillo que produce la explosión es tan intenso que en casos excepcionales puede contemplarse a simple vista,  que apareció en el cielo el 11 de noviembre de 1572 y de la que  escribiría estas palabras sobre la impresión que le había causado contemplarla “Sorprendido como desconcertado y estupefacto, permanecí quieto durante un tiempo , con los ojos intensamente fijos en ella y observé que esa estrella estaba situada cerca de las estrellas que la Antigüedad atribuía a Casiopea. Cuando me convencí de que ninguna estrella de esa clase había brillado nunca antes , caí en tal perplejidad, por lo increíble del suceso, que empecé a dudar de mis propios ojos” . Posteriormente, después de observarla con detenimiento y rigor, como hacía siempre, añadiría  “No está en la órbita de Saturno, ni en la de Júpiter, ni en la de Marte ni en la de ningún otro de los restantes planetas , y eso es evidente porque desde hace varios meses no ha avanzado por su propio movimiento ni un solo minuto del lugar en que la vi por primera vez, lo cual debería haber hecho  si estuviera en alguna órbita planetaria. Por consiguiente, esta nueva estrella no está situada  debajo de la Luna ni en las órbitas de las siete estrellas errantes , sino en la octava esfera, entre las otras estrellas fijas” Lo que había observado cuestionaba el Universo de Aristóteles, el Universo inmutable de estrellas fijas donde no podía surgir una estrella nueva, pero el peso del filósofo griego era tal que Brahe no llegó a darse cuenta de ello o no lo pudo admitir.

El modelo de Universo de Tycho Brahe, un intento de conciliar el sistema heliocéntrico de Copérnico con el geocéntrico de Aristóteles, con el Sol en el centro y girando a su alrededor los demás planetas pero , a su vez, el Sol gira alrededor de la Tierra. Se encontraba entre un sistema que ya había muerto y otro que todavía se resistía a nacer (imagen procedente de http://blog.educastur.es )

Durante las dos décadas siguientes Brahe se dedicaría a tomar en compañía de sus ayudantes mediciones de centenares de estrellas para determinar su posición con la máxima precisión posible, corrigiendo las inexactitudes de las tablas astronómicas realizadas antes. Sin embargo, a pesar de la exactitud de estas mediciones, que nadie hasta entonces había sido capaz de igualar, la teoría que con estos datos construyó Brahe no estaba a la altura, pues concibió un Universo donde todos los planetas y estrellas giraban alrededor del Sol y este , a su vez, giraba alrededor de la Tierra, es decir, había tratado de conciliar el Universo geocéntrico aristotélico y el universo heliocéntrico de Copérnico, un sistema que más que aclarar hacía aún más inexplicables algunas observaciones astronómicas. En el tiempo que permaneció en el complejo de Uraniborg muchos jóvenes estudiantes y astrónomos acudirían allí para estudiar con él y trabajar como ayudantes suyos, reuniéndose en ocasiones hasta cuarenta personas en la isla. Sin embargo, la suerte iba a cambiar para Brahe después de la muerte de su protector el rey Federico II el 4 de abril de 1588.

Parece que el rey era muy aficionado a las fiestas y la bebida , y su muerte se produjo después de una gran borrachera. Su hijo y sucesor ,Cristián IV(1577-1648), era un niño cuando sube al trono pero unos años después , alcanzada la mayoría de edad, no tendrá la misma actitud que su padre con respecto a Brahe, al que retira su protección y en 1597 Brahe se ve obligado a abandonar Uraniborg y la isla de Hven y decide trasladarse a Praga junto a sus ayudantes donde obtiene la protección del emperador del Sacro Imperio , el excéntrico Rodolfo II de Habsburgo(1552-1612), aficionado a la alquimia, la astrología y la magia. El emperador se había hecho rodear de una corte de astrólogos y alquimistas  y Brahe, como astrónomo , podía confeccionar cartas astrales para Rodolfo en una época en que las fronteras que separaban la astronomía de la astrología aún no habían sido definidos. Será en Praga donde se publique su obra “Progymnasmata”  en la que aparecían catalogadas las posiciones de 777 estrellas, a las que más tarde añadiría otras 223. En total un millar de cuerpos celestes que configuraban el catálogo estelar más completo realizado hasta aquel momento, desplazando al que aún se seguía utilizando desde hacia mil quinientos años, las tablas de Claudio Ptolomeo.

Retrato del emperador del Sacro Imperio Rodolfo II por un artista tan excentrico como el emperador, el italiano Giuseppe Arcimboldo(1527-1593), que  le gustaba utilizar vegetales y hortalizas para construir sus retratos, como en este caso . Aficionado al misterio, a la magia, la astrología , Rodolfo II vivía casi aislado en la corte de Praga rodeado por alquimistas, magos y astrólogos mientras abandonaba los asuntos del Imperio. Le gustaba también coleccionar relojes, monedas, piedras preciosas y había creado un ejército de enanos a los que ponía a desfilar  para divertirse . Rodolfo II daría asilo a Tycho Brahe cuando tuvo que abandonar Dinamarca y le convertiría  en su matemático imperial, un puesto que más tarde ocuparía Kepler, aunque para lo que realmente les quería era para la confección de cartas astrológicas a las que era muy aficionado . Tanto Kepler como Brahe eran escépticos con respecto a la astrología, pero como decía Kepler, siempre era mejor que pedir limosna

Pero tenemos que abandonar por ahora a Tycho Brahe para viajar  a la ciudad alemana de Weil der Stadt, donde el 27 de diciembre de 1571 nacía Johannes Kepler (1571-1630). Su familia era luterana y su abuelo fue el alcalde de la ciudad , pero la situación familiar en el momento del nacimiento de Kepler no era tan buena, pues , como nos cuenta Timothy Ferris  “su padre era un soldado mercenario y un dipsomaníaco que pegaba a su mujer. Su madre había sido criada por una tía que fue quemada por bruja” Este padre alcohólico y mercenario al servicio del duque de Württemberg, se llamaba Heinrich Kepler, y su esposa y madre de Johannes era  Katharina Guldenmann(1546-1622), quienes además de a Johannes habían tenido otros dos hijos, Heinrich y Christopher, y una hija, Margheritta que era la mas querida por Johannes. La infancia de Johannes no sería tan fácil como la de Brahe, a las ausencias continuas de su padre se sumaba su naturaleza enfermiza , agravada por una viruela que padeció a los tres años que le debilitaría aún más. Así nos los describe Timothy Ferris “Miope, enfermizo y con un aspecto de perro, según sus propias palabras. Neurótico, lleno de odio hacia sí mismo, arrogante y vociferante, Kepler era apaleado con fatigosa regularidad por sus compañeros de clase”

Entre 1574  y 1576 los hermanos vivirían sin sus padres en casa de los abuelos, ya que Katharina había dejado la casa de viajeros que regentaba para ir a acompañar a su marido que estaba en campaña. En 1576 se traslada toda la familia a Leonberg, cerca de Stuttgart, en Alemania, y un año después, en 1577,  contemplará junto a su madre el mismo cometa que Tycho Brahe estaba observando desde Uraniborg . Tres años después, en compañía de su padre, observaría también un eclipse lunar. Estos dos acontecimientos despertarían su pasión por la astronomía, Después de terminar la escuela en 1583 Kepler ingresaría en un seminario protestante y cuando termina esta nueva etapa de sus estudios en 1589  comienza sus estudios universitarios en la Universidad de Turingia. Ese mismo año su padre partiría de nuevo en una campaña militar y desaparecería para siempre.  En la Universidad tiene entre sus profesores al astrónomo y matemático alemán Michael Maestlin(1550-1631), que será quién le introduzca en la astronomía copernicana y el sistema heliocéntrico,pues era uno de los pocos profesores que entonces enseñaba a Copérnico y , además, era  algo que sólo enseñaba a los alumnos más brillantes, mientras que el resto seguían estudiando el tradicional sistema geocéntrico de Ptolomeo y Aristóteles.

Johannes Kepler buscaba descubrir la armonía  que pensaba que debía existir en el movimiento de las estrellas, retomando de nuevo la mística pitagórica de la armonía de las esferas. Su objetivo no era tanto las leyes físicas como esa armonía más próxima al mundo del espíritu . Así explicaba Kepler lo que para él significaban los movimientos de los astros y los compara con la música polifónica , como una forma de cantar a Dios  “Los movimientos de los cielos no son más que una cierta polifonía eterna. Por consiguiente, no cabe sorprenderse de que el hombre, imitando a su creador, finalmente haya descubierto el arte de cantar polifónicamente, lo que era desconocido para los antiguos, a fin de que pueda representar la eternidad de todo el tiempo creado en una breve parte de una hora, por medio de una concertación artística de muchas voces y , en cierta medida, saborear la satisfacción de Dios el Artesano con sus propias obras , en la misma sensación de deleite que despierta esta música que imita a Dios”(imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )

En estos años su intención era prepararse para convertirse en pastor luterano pero la mala situación económica de su familia le obligará a abandonar en 1594 sus estudios en la universidad para aceptar un puesto de profesor de matemáticas en la ciudad de Graz , en la actual Austria, donde además también gana un dinero extra elaborando calendarios astrológicos con predicciones sobre el tiempo y los acontecimientos que podrían suceder. La astrología sería siempre una fuente de ingresos segura para Kepler. Allí se convence de que su camino no será convertirse en pastor luterano, como reconoce en una carta dirigida a su maestro Maestlin “Quería ser teólogo y durante mucho tiempo me sentí muy descontento . Ahora, sin embargo, mire cómo a través de mi esfuerzo, Dios es alabado en la astronomía”. La carta era del año 1596 y hacía referencia a la obra que había escrito “Mysterium Cosmographicum” en el que Kepler hacía una defensa del sistema heliocéntrico de Copérnico, aunque su contenido tenía algunos errores importantes. Un año después se casaba con Barbara Müller , con la que esperaba hallar la estabilidad que tanto anhelaba, pero si tenemos en cuenta sus palabras, más que la estabilidad halló una condena , pues así  describía a su mujer “simple de espíritu y gorda de cuerpo, estúpida, malhumorada, solitaria y melancólica” Toda una declaración de amor.Habría que preguntarle que le motivó a casarse con ella porque resulta inexplicable con esta descripción.

Johannes Kepler y Barbara, con la que tendría cinco hijos, permanecieron en Graz hasta el año 1600 , cuando el archiduque Fernando de Habsburgo(1578-1637), que desde 1590 ostentaba los títulos de archiduque de Austria, Carintia, Estiria y Carniola y , por lo tanto, gobernaba sobre el territorio donde se encontraba Graz, decreta que sean expulsados del territorio todos aquellos que profesasen otra fe distinta de la católica. Kepler era luterano y por lo tanto tiene que abandonar Graz y buscar un nuevo destino y fue entonces cuando recibe la invitación de Tycho Brahe, que, como ya sabemos, se había establecido desde 1597 en Praga en la corte del emperador Rodolfo II. Brahe seguramente había leído su “Mysterium Cosmographicum” y estaba interesado en contar con la colaboración de Kepler.  Y así, el 4 de febrero de 1600 Kepler llegaba al castillo de Benatek, en las proximidades de Praga, donde se encontraba trabajando Brahe. No sabemos que pensaría Kepler la primera vez que vio a Brahe, porque era un hombre por completo diferente a él, como si comparásemos la luz y la sombra, pues Brahe es descrito así por Thimothy Ferris “extremadamente apasionado y desenfrenadamente excéntrico, vestía como un príncipe y gobernaba sus dominios como un rey , arrojando los restos de la comida a un enano llamado Jepp que se acurrucaba debajo de la mesa”

Esta fotografía fue tomada en noviembre del año 2010 cuando fue abierta la tumba de Tycho Brahe con el objetivo de determinar las causas de su muerte ya que aunque en un primer momento se había atribuido su muerte  a un problema de su sistema urinario, cuando el cuerpo fue exhumado en el año 1901 se detectaron altos niveles de mercurio en su bigote y comenzó a especularse sobre la posibilidad  de que hubiera sido asesinado , según aventuran algunos historiadores por orden del rey danés Cristián IV que ya le había obligado a marcharse de Dinamarca. Pero Tycho también era farmacéutico y el mercurio era un elemento principal en casi todos los elixires y remedios de la época  , lo que le podía haber envenenado    (imagen procedente de http://www.elmundo.es )

Con dos personalidades tan diferentes la convivencia no se presentaba sencilla y los enfrentamientos entre ambos eran constantes, además Brahe no compartía sus conocimientos con Kepler, tal vez celoso por la brillante inteligencia que adivinaba en su compañero. Kepler se quejaba  “Tycho no me da la oportunidad de conocer su conocimiento práctico, excepto en conversaciones durante las comidas, un día diciendo algo sobre el apogeo de un planeta, al día siguiente algo sobre los nodos de otro planeta” e incluso llega a plantearse abandonar el castillo, aunque finalmente Brahe logró retenerle encargándole el estudio de Marte . Escribe Kepler “Cuando vio que yo poseo una mente audaz , pensó que el mejor modo de tratarme sería dejarme obrar a mi antojo , dejarme elegir las observaciones de un solo planeta, Marte” Pero no tardaría en gozar de toda la libertad que quisiera, porque en la madrugada del 24 de octubre de 1601. Tycho  Brahe moría después de una larga agonía que se prolongó durante más de dos meses tras asistir a un banquete ofrecido por el rey Rodolfo II ,probablemente de un ataque a la vesícula o una infección de orina después de beber demasiada cerveza que agravó una dolencia que ya padecía . En sus últimas horas no hacía sino repetir a gritos“Que no haya vivido en vano” y pidió a Kepler que utilizara todas las medidas que él había realizado para demostrar su teoría del Universo, no la de Copérnico. Como mañana veremos, Kepler haría algo bien distinto y junto con otro protagonista de nuestra historia al que también conoceremos mañana, Galileo Galilei,cambiaría la forma en que el ser humano se situaba frente al Universo.