HISTORIAS DE EXTINCIÓN: EL OCASO DE LOS CETÁCEOS

En 1851 el escritor norteamericano Herman Melville(1819-1891) publicaba una obra que aunque no tendría demasiado éxito en aquel momento sería considerada años después por los críticos como una de las obras fundacionales de la narrativa moderna de Estados Unidos. Aquella novela se titulaba “Moby Dick” y en ella Herman relataba la obsesión de un hombre, el capitán Acab, por una gran ballena blanca, Moby Dick, a la que persigue para cumplir una venganza personal , pues la ballena le había dejado sin una pierna que ahora era sustituida, ironías del destino,  por una hecha con la mandíbula de un cachalote. A bordo del ballenero “Pequod” con una tripulación integrada por marineros procedentes de todos los rincones del mundo, Acab emprende la persecución enfermiza  de Moby Dick que acabará con la autodestrucción del capitán. Durante el relato Herman Melville describe la caza de las ballenas y la vida en estos barcos que arriesgaban sus vidas para cobrarse la vida de  estos enormes cetáceos y ya entonces, a mediados del siglo XIX, Melville escribe en uno de los capítulos de la novela una frase que ahora tiene aún más vigencia que entonces “Comparando los jorobados rebaños de ballenas con los jorobados rebaños de búfalos que no hace aún cuarenta años se extendían por decenas de miles sobre las praderas de Illinois y Misuri, agitando sus crines y precipitándose iracundos sobre las orillas de los ríos de populosas ciudades, donde ahora corteses señores ofrecen tierra a un dólar la pulgada. En tal similitud parece residir un irresistible argumento de que la ballena perseguida no puede eludir un rápida extinción”
Visto con la perspectiva que nos da el tiempo hoy podemos ver en el argumento de esta novela la metáfora de una humanidad empeñada en la captura de ballenas, de búfalos o de cualquier otra especie, hasta lograr su extinción y que, como le sucede al capitán Acab, puede conducirnos a nuestra propia autodestrucción. Es una frase que leída parece demasiado dramática pero es necesario en ocasiones acudir al drama para despertar las alarmas y no permanecer impasibles ante determinados hechos que ponen en peligro no sólo la vida de las ballenas, sino la de todo  un ecosistema. Este artículo ha surgido por la lectura de un artículo sobre la matanza de entre mil quinientas y dos mil ballenas piloto en las aguas del archipiélago de las Islas Feroe, en el Mar del Norte, en el cumplimiento de una tradición que se remonta a unos 1200 años de antigüedad, con el que se simboliza el paso de la adolescencia a la edad adulta, al menos así lo aseguraba el artículo aunque luego he leído que no es exactamente así. Más adelante hablaré sobre ello, pero primero es necesario conocer un poco mejor a las ballenas, la historia de su caza y el estado actual de sus poblaciones para comprender  las amenazas a las que se enfrentan, los intereses económicos que generan  y la lucha sorda entre los partidarios de la moratoria de su pesca y las naciones que tratan de derogar esta moratoria.

Los cetáceos misticetos se caracterizan por sustituir los dientes por barbas formadas por láminas elásticas córneas situadas en la mandíbula superior y compuestas de queratina, que es la misma sustancia de la que están compuestas nuestras uñas, el pelo, las plumas de las aves o los cuernos . La longitud de estas láminas  varía según la especie de ballena, siendo la de mayor tamaño la de la Ballena de Groenlandia  que puede llegar a alcanzar los cuatro metros y medio. Este tipo de alimentación a través de las barbas se llama alimentación por filtrado  pues eso es lo que hace la ballena , filtrar el agua que entra al abrir su boca y luego , con la ayuda de la lengua y la garganta vuelve a expulsarla pasando a través de sus barbas que retienen el plancton, pequeños peces y el krill, nombre que reciben unos crustáceos casi microscópicos, de los que se alimenta. Estas láminas son tan elásticas que se utilizaron para fabricar las varillas de sombrillas , paraguas, corsés , que se llaman precisamente ballenas. Otra de las características de los misticetos, entre los que están las Ballenas Francas y todos los rorcuales como la gran Ballena Azul, es su cráneo alargado y tener dos orificios nasales , llamados espiráculos (imagen procedente de http://www.ccc-chile.org )
Lo que llamamos genéricamente ballenas son animales que pertenecen al orden de los cetáceos, una palabra que procede del griego “ketos” que significa “gran animal marino” y después del latín “cetus”, “monstruo marino”. Más exacta es la definición griega pues las ballenas no son monstruos sino grandes animales que viven en el mar  y que a su vez se dividen en dos grandes familias, los misticetos, donde los dientes son sustituidos por barbas córneas de queratina, la misma sustancia con la que están formadas nuestras uñas,  que sirven para filtrar el agua y obtener el plancton,, pequeños peces y el krill   que es la base de su alimentación, y los odontocetos , donde son los dientes y no las barbas lo que utilizan para capturar sus presas . A este último pertenecen cetáceos como el delfín, la orca, el cachalote o la ballena piloto,  mientras que al primero, el de los misticetos, las que comúnmente llamamos ballenas, como la ballena franca, la ballena gris, el rorcual , entre cuyas subespecies se encuentra la gran ballena azul , y la yubarta. Los cetáceos, tanto misticetos como odontocetos, son mamíferos que viven siempre en el medio acuático y no necesitan ir a tierra para tener a sus crías .

Los odontocetos se diferencian de los misticetos en que tienen dientes, disponen de un sólo orificio nasal o espiráculo“odonto” que significa ” dientes” y del latín “cetus” que ya sabemos que significa “gran monstruo marino” o “gran animal marino”. Otra de sus características es su frente abultada, como en el delfín, la beluga, la orca o el cachalote, porque en ella se encuentra el Melón, un órgano formado por grasas, cera y líquido que se cree que interviene en la ecolocalización, aunque todavía no se ha determinado con exactitud su funcionamiento  (imagen procedente de http://www.ccc-chile.org )

No tienen extremidades posteriores y las delanteras han adoptado la forma de aletas mas apropiadas para el medio acuático que las manos. Su cráneo es alargado y los espiráculos u orificios nasales se encuentran en la parte superior del cráneo. No quiero marearos con datos anatómicos pero quizás os resulte curioso saber que los misticetos, es decir, los que no tienen dientes, disponen de dos espiráculos mientras que los odontocetos sólo disponen de uno. No tienen orejas, sus ojos son pequeños en relación al tamaño de sus cuerpos, carecen de pelo y están protegidos por una gruesa capa de grasa. Disponen de cerebros grandes destacando el del cachalote, que posee el cerebro más grande existente en la naturaleza, y también es característico de los cetáceos su forma de comunicarse a través de sonidos, el conocido como “canto de las ballenas”  y que para ellos es la principal forma de comunicación, ya que ni la vista ni el olfato tienen la misma efectividad en el medio acuático que en la tierra. Este sistema de comunicación es diferente entre los misticetos y los odontocetos, mientras que los primeros utilizan el sonido sólo para comunicarse entre ellos, los odontocetos también lo utilizan como un sistema de ecolocalización, es decir, como una especie de sonar que emite un sonido y al tropezar con un obstáculo la onda rebota y regresa al cetáceo emisor del sonido indicándole la situación del obstáculo o la presencia de una presa, algo que fue sugerido por primera vez por Jacques Ives Cousteau(1910-1997) en 1953 en su primer libro “Mundo silencioso”

Esquema con el funcionamiento del sistema de ecolocalización, término que procede del latín “echo” y “locatio” que podríamos traducir como “posición por sonido reflejado” descubierto por el zoólogo norteamericano Donald Redfield Griffin (1915-3003) en el año 1938 en los murciélagos. Consiste básicamente en emitir un sonido que rebota al encontrar un obstáculo y  regresa al emisor que analiza el eco recibido. Logra  de esta forma saber la distancia y la posición donde se encuentra el objeto, en este caso una presa.  Este sistema es utilizado por los cetáceos odontocetos como el delfín y el cachalote . El delfín emite una serie de breves ráfagas sonidos llamados clicks que son modulados en el Melón. Cuando oímos los silbidos tan característicos de los delfines y de otros cetáceos estos no son para la ecolocalización, sino para comunicarse entre ellos (imagen procedente de http://www.encuentros.uma.es )
Entre los misticetos tenemos grandes diferencias de tamaño, desde la más pequeña, la ballena franca pigmea que no supera los 6,5 metros de longitud y los tres mil kilos de peso, al tamaño medio de la ballena franca glacial , también llamada de los vascos y más tarde veremos la razón, que tiene una longitud que oscila entre los 14 y los 18 metros y un peso de entre 36 y 72 toneladas, y , finalmente, el más grande de todos los seres vivos de nuestro planeta, el rorcual azul , más conocido como la gran ballena azul, que puede llegar a superar los treinta metros de longitud y las cien toneladas de peso y de la que se tiene el registro de un ejemplar que alcanzó los 35 metros de longitud y un peso de 190 toneladas. Si nos vamos a los odontocetos estos miden desde los dos metros de las subespecies más pequeñas de delfines  a los nueve metros de la Orca o los 20,5 metros del cachalote . Los cetáceos son animales de gran inteligencia, y suelen vivir y desplazarse formando grandes grupos, siendo muchas de ellas especies migratorias que se trasladan según las estaciones del año, mientras que otras especies viven en hábitats muy reducidos ,como la marsopa vaquita que habita en el Golfo de California, o los delfines del Amazonas, que viven en el curso del río.

BREVE VÍDEO DE NATIONAL GEOGRAPHIC SOBRE EL CANTO DE LAS BALLENAS

Os adjunto este fragmento de un documental de National Geographic donde comienza describiendo la inteligencia del cachalote o los delfines para hablarnos luego del canto de las ballenas, cuyo sonido llega a conmover a algunas personas hasta el extremo de provocar sus lágrimas, pues de alguna forma sintonizamos con su sonido como lo podríamos hacer con una hermosa composición musical. Es difícil no sentir algo cuando lo escuchas

Además de lo más obvio, la carne¿Qué recursos obtenemos de las ballenas? Uno de los más importantes es el aceite de ballena y sobre todo el espermaceti, palabra derivada del griego y el latín que significa “semilla de ballena”, que es el aceite que se encuentra en la grasa y , en particular, en el cráneo de los cachalotes  y es una sustancia muy utilizada por la industria cosmética , para la fabricación de lubricantes y también de artículos de cuero. Otras especies de cetáceos que también han sido explotadas por la calidad de su aceite es la ballena franca austral, la ballena franca de Groenlandia y la ballena franca del Pacífico Norte, todas ellas especies que han estado al borde de la extinción por culpa de su aceite. Su uso más importante y extendido durante siglos fue como combustible para las lámparas de aceite y también para la fabricación de velas de cera y durante la Revolución Industrial a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX también tendría una importante aplicación industrial como lubricante de las máquinas y para la fabricación de margarinas. Por ello se dice que el aceite de ballena encendió las luces de la Revolución Industrial y engrasó sus máquinas. Otro producto, aunque este sólo lo produce el cachalote, es el ámbar gris, una secreción biliar de sus intestinos y que es utilizado como fijador de olores en la perfumeria. Y por último tenemos las barbas , los sustitutos de los dientes en los misticetos , que por su elasticidad fueron empleados antes de la invención del plástico para diversos objetos como las varillas de los paraguas y sombrillas y para la estructura de los corsés

Aunque la letra se ve un poco borrosa creo que se distinguen los nombres y la talla máxima que pueden alcanzar. Es el cuadro más completo que he encontrado con las tallas de los cetáceos y os lo incluyo a modo de guía. En la parte superior tenéis el Rorcual Azul o Ballena Azul , que es el ser vivo más grande de la nuetro planeta, con sus hasta treinta metros de longitud y cien toneladas de peso, más grande que cinco coches de tamaño normal puestos en fila  (imagen procedente de http://www.vistaalmar.es )
Y estas aplicaciones comerciales hicieron que la caza de la ballena , a pesar de la dificultad por su tamaño, exista desde hace milenios, remontándose incluso a tiempos prehistóricos pues hay representaciones de caza de ballenas en cuevas de Corea datadas en hace 6000 a. C como  escribe el biólogo español Sergio Rossi en su obra “El planeta azul” al que citaré en más de una  ocasión en este artículo.Las primeras capturas probablemente serían de ballenas que quedaban varadas en la costa y hay una referencia a la venta de diez toneladas de carne de ballena en la abadía de Jumieges junto al río Sena , en el territorio de la actual Francia, en el año 670, las primeras pruebas documentales corresponden al Mar Cantábrico  a partir del siglo XII y XIII. En las costas de este mar, correspondiente a las actuales regiones españolas de Asturias , Cantabria y País Vasco,  se disponían vigías sobre atalayas que avisaban de la presencia de ballenas próximas a la costa , tras lo cual se subían a grandes botes que contaban con entre diez y quince remeros que perseguían a las ballenas para cazarlas con arpones y después comenzaba una dura lucha para resistir los intentos por escapar de la ballena y remolcarla hasta la costa. Era una pesca difícil y muy peligrosa pero también muy rentable.
No se conservan registros exactos de capturas durante los siglos del XIII al XV para conocer el nivel de capturas pero si sabemos que el apogeo de capturas de ballenas en el Mar Cantábrico , Mar del Norte y Canal de La Mancha se producirá durante esos siglos y comenzarían su declive en los  siglos XVI y XVII para casi desaparecer en el siglo XVIII y hubo especies como la ballena gris del Atlántico que se extinguió en ese siglo. La última captura de una ballena franca en la costa cantábrica tuvo lugar en el año 1901 en aguas de la localicad vasca de Orio. Estos caladeros fueron abandonados y ya en el siglo XVI los balleneros vascos faenaban en aguas de Groenlandia y Terranova con flotas integradas por hasta treinta galeones y más de dos mil tripulantes siendo desplazados durante finales del siglo XVI y en el siglo XVII por balleneros ingleses y holandeses , mientras que en las aguas que bañan las costas de la isla noruega de Svalbard los holandeses tenían más de 240 balleneros . También estos caladeros se fueron agotando y a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX habría que buscar otros lugares donde fuera rentable la caza de ballenas y el nuevo objetivo serían las aguas australes, como las aguas que bañan la Patagonia Argentina y  ya entre el siglo XIX y el XX las aguas de la Antártida.

Svend Foyn fue el hombre que modernizó la forma en que se pescaban las ballenas y dio el paso para transformar la pesca en la poderosa industria en que iba a convertirse durante los siguientes cien años, gracias a su invención del cañón de arpones con cabeza explosiva que al impactar con la ballena explotaban y la causaban una herida mortal  y a la introducción del barco de vapor en la pesca, pues al aumentar su velocidad le permitía cazar a los veloces rorcuales que hasta aquel momento los balleneros tenían que limitarse a ver pasar . Sin embargo, también fue el comienzo de la sobreexplotación de muchas especies de cetáceos que llevaría a muchos de ellos al borde de la extinción . Por supuesto , la responsabilidad no es de Foyn sino de los que hicieron un mal uso de sus mejoras e inventos cazando cada vez más cetáceos sin preocuparse por lo que sucedería luego, algo muy frecuente entre los seres humanos (imagen procedente de http://notteroy.ksys.no )
En el siglo XIX todo en las ballenas tenía utilidad comercial, como ya hemos visto, desde las barbas para la fabricación de corsés, al aceite de ballena para usarlo como lubricante y también combustible para las lámparas. Un capitán ballenero noruego llamado Svend Foyn(1809-1894) inventaría en 1864  algo que revolucionaría la captura de las ballenas y que sería considerado el comienzo de la pesca comercial e industrial tal y como la conocemos hoy. Foyn inventaría un arpón con una pequeña punta explosiva y disparado por un cañón que los hacía más eficaces y letales , pero además también fue el impulsor de la construcción del primer  ballenero a vapor, el Spes et Fides, que alcanzaba los seis o siete nudos de velocidad , pesaba 86 toneladas , con  29 metros de eslora(longitud del barco) y disponía de seis cañones de gran calibre con los que lanzaba sus arpones con carga explosiva que al impactar con la ballena explotaban y causaban una herida mortal al animal. Con ello no sólo eliminaba gran parte de la peligrosidad de la pesca de las ballenas , hasta entonces una actividad que había costado la vida a muchos pescadores, sino que además permitía la pesca de los rorcuales, que hasta entonces los balleneros no podían capturar por la gran velocidad de estos cetáceos.
Cuando las ballenas eran capturadas,Foyn las inyectaba aire en su interior para evitar que se hundieran y las remolcaba a continuación hasta las estaciones balleneras . Durante el primer año de servicio del Spes et Fides Foyn logró nada menos que treinta capturas y con su éxito daba comienzo la pesca comercial . Sus métodos no tardarían en ser adoptados por japoneses, rusos y británicos. Sergio Rossi escribe así el efecto del éxito de este tipo de pesca masiva de cetáceos.  “En aquella época se empezó a perseguir de forma sistemática ballenas en el Pacífico, primero en la costa y en el golfo de California,donde las ballenas se agrupaban en grandes cantidades tras largas migraciones. En 1872 la migración estaba prácticamente paralizada, los balleneros de la zona habían agotado los stocks.” Y como sucede siempre , cuando un caladero se explota hasta su agotamiento la flota busca nuevos caladeros para repetir el ciclo de nuevo “el negocio debía seguir en marcha , por lo que se puso rumbo a las Aleutianas y el Pacífico Norte “  ¿Cual era la situación a finales del siglo XIX, apenas treinta años después de la invención del arpón explosivo por Svend Foyn? Nos responde Rossi  “Hacia finales del siglo XIX  más del 50% de los lugares donde se sabía a ciencia cierta que había ballenas estaban vacíos; las poblaciones se habían extinguido o los ejemplares eran tan escasos que no valía la pena el esfuerzo”

Aunque la fotografía es de mala calidad nos sirve para ver como era el cañón de arpones inventado por Svend Foyn junto con sus arpones con carga explosiva que causaba la muerte de la ballena. Esta forma de cazar a las ballenas no tardaría en ser imitada por las demás acabando con las grandes poblaciones de cetáceos. Lo más irónico de la situación actual es que los defensores de la caza de ballenas consideran a estas como competidores del ser humano por los recursos naturales , porque comen peces igual que nosotros, pero este argumento es absurdo, nunca como en nuestros días ha habido tan pocos cetáceos en los océanos y justo ahora es cuando la mayoría de caladeros de las diferentes especies de peces están también agotándose. No , los cetáceos no son los responsables de la extinción de los peces, es el ser humano, con una pesca irresponsable, el causante de la extinción de cetáceos y peces , esquilmando una especie y cuando esta se encuentra agotada pasando a la siguiente hasta que ya no queda nada que pescar. Los mares que creíamos un almacén de recursos infinitos se están agotando (imagen procedente de http://content.lib.washington.edu )

Pero la mejor forma de comprender las consecuencias de la pesca comercial de la ballena es recurrir a las cifras. La principal especie de ballena pescada por los balleneros vascos durante la Edad Media y los siglos XVI y XVII había sido la ballena franca de Groenlandia,  por una característica peculiar de esta especie y es que al morir flotan, lo que permitía su transporte a la costa lo que no podían hacer con otras especies de ballenas más rápidas y pesadas, además de ser también más ricas en grasa. Son muy complicadas las estimaciones de población de las ballenas pero se cree que durante el siglo XIX , antes de la introducción del barco de vapor y los arpones explosivos en su pesca, había unos 190.000 ejemplares, pero en 1935, apenas setenta años después de la invención de Svend Foynquedaban menos de un centenar y en 1937 tuvo que ser prohibida su pesca. En la actualidad su población se estima en unos 350 ejemplares  después de haber transcurrido más de setenta años desde la prohibición de su pesca, lo que demuestra como una vez traspasados ciertos umbrales de capturas las especies no son capaces de recuperarse durante décadas aunque ya no se pesquen.
Otro ejemplo es la conocida como ballena jorobada o yubarta , con una longitud de entre 12 y 16 metros y un peso que puede alcanzar las 36 toneladas . Se mueven por todos los mares del mundo y un individuo puede desplazarse más de veinticinco mil kilómetros en un sólo año . Se estima que en el siglo XIX , antes del inicio de la pesca comercial , había unos 125.000 ejemplares, un siglo después sólo quedaba un 5% de esa cifra , es decir, no mucho más de seis mil ejemplares. En la actualidad parece que su población, después de la moratoria de su pesca, ha logrado recuperarse hasta los treinta mil ejemplares, aunque las cifras oscilan bastante según las fuentes que he consultado.  Y si buscamos un ejemplo conocido por todos tenemos que recurrir a la Ballena Azul, el gran cetáceo que , como ya vimos, puede alcanzar los treinta metros de longitud y las más de cien toneladas de peso. En el siglo XIX su población se calculaba entre los trescientos mil y los trescientos cincuenta mil ejemplares. Sólo entre el año 1930 y 1931 se pescaron 29.000 ejemplares en la Antártida, y en los años setenta su población en esta región representaba tan sólo el 0,15% de su población inicial y en términos globales su población se había reducido en un 99%, es decir, había sido llevada a su práctica extinción. Se estima que después de la prohibición de su pesca el número de ejemplares en la actualidad oscila entre los cuatro mil y los doce mil.

Mapa con la distribución de las áreas de alimentación y reproducción y las rutas migratorias. Afectados por la caza, la contaminación de su hábitat, las enfermedades, la falta de alimentos por la desaparición de los grandes bancos de peces, los choques con los barcos y las que dejan su vida enredadas en las grandes redes de arrastre, hay que sumar el cambio climático  que modifica las condiciones de la temperatura del agua del mar y la productividad de sus aguas. Rossi escribe en su libro “El planeta azul” “la alimentación de los grandes cetáceos tras la intensa caza a que han sido sometidos , se puede ver afectada por la falta de una alimentación adecuada” Se refiere el biólogo español a la progresiva desaparición del krill, los pequeños crustaceos base de la dieta de estos grandes cetáceos y al que está afectando el deshielo antártico como consecuencia de la subida de temperaturas. Como véis todo está relacionado y la desaparición del ser más pequeño puede provocar la extinción de los de mayor tamaño. La alteración del ecosistema siempre tiene consecuencias . Por eso , concluye Rossi, “aplicar el principio de precaución en la gestión de estos cetáceos es por tanto fundamental, pues a los cambios ya sufridos por sus poblaciones se añade uno todavía más global y difícil de prever: el climático” (imagen procedente de http://sobreexplotacionballeneras.blogspot.com )   
En un siglo se habían capturado más de dos millones de cetáceos y se habían conseguido unos cien millones de toneladas de grasa , una auténtica masacre en la que participaron casi todos los países industrializados, destacando Japón, Noruega, Islandia y  Rusia y luego la Unión Soviética.  Este ritmo de pesca, que se había acelerado después de la Segunda Guerra Mundial sólo se detuvo cuando las capturas comenzaron a decaer debido a que cada vez había menos ballenas vivas. Citando a Sergio Rossi, si en 1962 Japón lograba capturar 226.000 toneladas en 1985 sus capturas habían descendido a 15.000 toneladas . En cuanto a la Unión Soviética, que junto a Japón sumaban entre las dos el 80% de las capturas a nivel mundial falsificaba los registros de las capturas para que la comunidad internacional no conociera el volumen de su pesca. Se comprobaría que entre 1959 y 1971 cazaron más de 48.500 ballenas en la región antártica y sólo declararon haber capturado tres mil. En 1977 y 1981 la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres(CITES)  publicó dos informes en los que avisaba del peligro de extinción de diferentes especies de ballenas . Años antes, en 1946, se había creado la Comisión Ballenera Internacional (International Whaling Comission) con el fin de regular la caza y el comercio de los cetáceos lo que, como hemos visto, no había conseguido.
Pero ,por fin, en 1981 los principales países responsables de la caza de ballenas, viendo que el negocio estaba muy próximo a terminarse ante la extinción de los cetáceos, acordaron una moratoria de su caza que entraría en vigor a partir de 1986 . Desde la entrada en vigor de esta moratoria los estados no pueden cazar ballenas, pero la moratoria se ve continuamente amenazada por sus países detractores, en particular Japón, apoyada por Islandia, Rusia, Noruega y otras naciones que consideran que las poblaciones ya se han recuperado lo suficiente y otras especies no están en peligro y podrían ser explotadas comercialmente. Japón alega que matar ballenas es igual que comer pollo o sacrificar a las vacas en el matadero  y como dice un representante noruego en el documental que os adjunto con este artículo “pescar ballenas es una forma ecológica de producir alimentos” Al mismo tiempo , Japón alega que si están permitidas las capturas de los inuit en Alaska o Groenlandia por motivos culturales, también debía estar permitido para Japón porque la ballena forma parte de su tradición cultural. Tanto Japón como Islandia han encontrado un subterfugio para realizar capturas a través de lo que denominan pesca científica.

DOCUMENTAL DEL CANAL ODISEA ” OPERACIÓN BALLENA”

Es un documental extenso , de 52 minutos de duración, pero que permite conocer como funciona la Comisión Ballenera Internacional que decide si la moratoria sobre la caza de las ballenas se prolonga o se permite de nuevo su caza. Veremos como justifican su caza los delegados de Japón ,que no oculta que  usa su dinero para comprar los votos de naciones más pobres con el objetivo de lograr la derogación de la Moratoria ,  al tiempo que afirman que si toleramos el sacrificio de las vacas en los mataderos tendríamos que aceptar la muerte de las ballenas , olvidando que todavía no se han creado granjas de ballenas que impidan su desaparición. ¿Y si las vacas no se pudieran criar en las granjas y ahora , en lugar de millones de ejemplares, apenas tuvieramos unos millares para alimentar a una población de siete mil millones de habitantes? Las ballenas no son imprescindibles para nuestra alimentación y cualquiera de los productos que se pueden obtener de ellas pueden ser sustituidos. Desde mi punto de vista, no hay una justificación ni alimentaria, ni comercial ni científica que apoye su captura hasta la extinción

Cada año solicitan licencias para estas capturas con motivos científicos, que ellos consideran imprescindibles para conocer mejor las costumbres, hábitos de alimentación de los cetáceos. Personalmente podría ser considerado un insulto a la inteligencia decir que para el estudio de una especie es necesario matar a mil ejemplares como hace Japón anualmente.¿Os podéis imaginar que para tener un mejor conocimiento de los leones, los elefantes o los chimpances, por poner tres ejemplos, hubiera que matar cada año unos cuantos centenares de ejemplares? Sergio Rossi cita al respecto un estudio publicado por el Instituto de Cetáceos de Tokyo en colaboración con el Instituto de Ciencia Médica de la Universidad de Oslo, sobre las ballenas Minke, en la que se confirmaba que para los resultados de la investigación se habían capturado  “2890 ballenas macho maduras y 1814 hembras preñadas” . Par un estudio científico se acabó con la vida de 4704 ballenas más las crías que las hembras llevaban en su interior. Desde hace años Japón está tratando de ganar votos dentro de la Comisión Ballenera Internacional y para ello no dudan en utilizar las ayudas que Japón destina al Desarrollo en el Extranjero , es decir, compran votos de naciones que no tienen interés en la caza de las ballenas pero que si necesitan el dinero japonés. En el momento en que consiga la mayoría de votos la pesca de las ballenas se reanudaría.

Fotografía de uno de los momentos de la  caza de las ballenas Calderón en las Islas Feroe donde se las da muerte con cuchillos , pinchos y palos. Admitiendo que son islas que no disponen de muchos recursos la creciente cantidad de ballenas sacrificadas y la brutal forma en que esta es realizada ha concentrado las protestas de las principales organizaciones ecológicas aunque se trate de una especie de la que hay cientos de miles de ejemplares en el mundo, pero la brutalidad nunca debería ser la forma en la que nos relacionamos con los demás seres vivos. Las cacerías de 2010 que supuso la muerte de más de 1100 ballenas ,   han producido cerca de 550 toneladas de carne de ballena, lo cual equivaldría a 11kg por habitante, incluyendo bebés. Una carne que además no es aconsejable para su consumo debido a la acumulación de metales pesados que pueden resultar tóxicos para el ser humano  (imagen procedente de http://blogs.20minutos.es )
He dejado para el final la noticia que ha dado origen de este artículo para que así comprendamos mejor lo que significa. Tenemos que viajar hasta las islas Feroe , un pequeño archipiélago situado en el Atlántico Norte y que es un territorio autónomo bajo la soberanía de Dinamarca. Formada por dieciocho islas de origen volcánico, fue colonizada por vikingos procedentes de Noruega en el siglo X, y fueron ellos los que debieron llevar hasta allí la tradición de la caza de ballenas piloto , una caza que no es regulada por la Comisión Ballenera Internacional . Las ballenas piloto , también llamadas calderones, tienen una longitud de entre cinco y siete metros y un peso de entre una y tres toneladas que viven formando familias de hasta veinte individuos. Desde la época de la colonización vikinga se han realizado esta caza que en el caso de las Feroe tiene una justificación debido a los escasos recursos naturales con lo que cuenta la isla . La caza se llama “grindadráp” y en ella participan cualquier individuo de la isla . Se rodea con los barcos a las ballenas y se les va empujando hacia la costa donde con cuchillos, pinchos y lanzas se les da muerte. En Wikipedia viene el dato de que en el año 2010 se había dado muerte de esta forma a 1115 ejemplares  y si puede entenderse la justificación económica aunque no de un número tan alto, lo que ya no se puede justificar de ninguna forma es  el brutal método empleado para darles muerte.

VÍDEO DE NATIONAL GEOGRAPHIC SOBRE LA PESCA CIENTÍFICA Y LA MASACRE EN LAS ISLAS FEORE

Breve fragmento de un documental de National Geographic donde se critica la pesca científica desarrollada principalmente por Japón y también incluye escenas de la caza de ballenas en las Islas Feroe a la que califica, con completo acierto según mi opinión personal, como un “festival de la brutalidad” 

Volviendo a las palabras de Melville “Pero aunque el mundo desdeña a los balleneros, sin embargo, y sin tener conciencia de ello, nos rinden el más encendido homenaje. Pues casi todos los cirios, lámparas y bujías que arden en los confines del globo lo hacen, para gloria nuestra, con aceite de ballena”. Esto era así en el siglo XIX , sin embargo hoy la caza de las ballenas no está justificada ni para la alimentación de ningún país industrializado , no olvidemos que son naciones como Noruega, Islandia, Rusia y Japón los principales responsables de las capturas, ni tampoco para iluminar nuestros hogares porque hace más de un siglo que las lamparas de aceite de ballena fueron sustituidas por la luz eléctrica. Si la moratoria de su pesca fuera levantada es fácil imaginar cual sería el resultado, se seguiría explotando hasta su total extinción. Ni más ni menos lo mismo que está sucediendo con especies como el bacalao o el atún rojo por citar dos de los ejemplos más conocidos. La forma de actuar es siempre la misma, se explota un recurso, un terreno o una especie hasta su total agotamiento y luego se pasa a la siguiente, pero esto es una carrera hacia el abismo . Quiero terminar este artículo con la reflexión contenida en el discurso atribuido al jefe indio Seattle (1786-1866) en 1854 , que debería hacer reflexionar a aquellos que ven en los animales nada más que un recurso económico que explotar “¿Qué es el hombre sin animales? Si todos los animales desaparecieran el hombre también moriría en la soledad de su espíritu. Lo que le suceda a los animales tarde o temprano le sucederá también al hombre. Todas las cosas están estrechamente
unidas.”

CANTO DE LAS BALLENAS

Para cerrar este artículo he querido incluir la voz de estos cetáceos , esa voz que muchos prefieren no escuchar porque les recuerda que no son sólo mercancia, sino seres vivos que deben ser tratados con respeto y dignidad . No estoy con ello humanizando a los animales y entiendo que cuando el número pueda llegar a ser excesivo se establezcan cupos que permitan una pesca responsable, pero, por desgracia, la historia de los últimos dos siglos demuestra que el hombre sólo detiene sus capturas cuando las especies se encuentran al borde de la extinción. Por eso hay que protegerlas, porque no sólo nosotros vivimos en este planeta, lo compartimos con miles de especies y ninguna de ellas es superflua. , todas son importantes y necesarias para la conservación de este hogar que es la Tierra.

Anuncios

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA CRISIS ALIMENTARIA SEGÚN JAMES LOVELOCK

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación(FAO) publicaba en 2009 uno de esos informes que parece que apenas tienen interés para los políticos y los medios de comunicación, que como mucho les deparan un breve artículo en la sección de ciencia o en algún suplemento dominical que apenas nadie lee. Así suele suceder con aquellos temas que guardan relación con la ciencia ,pues por un grave defecto en nuestra educación la ciencia es consideraba como una materia aburrida y que en poco nos afecta, mientras los periodistas se entretienen con historias que se pueden vender con menos esfuerzo y los políticos prefieren no mencionar cuestiones incomodas para las cuales no disponen de respuestas fáciles.
En este informe de la FAO se avisaba de la rápida decadencia de nuestros océanos, donde un 80% de los caladeros tradicionales se hallan sobreexplotados, el 91% de las especies comerciales ha visto reducido su número a la mitad y entre las de consumo más habitual han entrado en colapso un 29%, lo que significa que su número en estos momentos es inferior al 10% de su población original y , por lo tanto, están abocados a la extinción. En el Mar del Norte apenas quedan ejemplares de cualquier especie que superen los 3 kilos de peso, en el Golfo de Vizcaya, donde ya casi  ha desaparecido la anchoa, siguen el mismo camino otras especies como los langostinos, las merluzas y los gallos, en España el pulpo ha disminuido un 40% , los atúnidos están sobreexplotados en un 30% de sus diferentes especies , los tiburones en un 60% de sus especies también se hallan sobreexplotados.
El director de la oficina de FAO en Madrid advierte de que continuarán la subida de los precios de los alimentos , una subida que se halla detrás de los movimientos revolucionarios que se están desarrollando en el Norte de África  y el resto del mundo árabe pero que podrían afectar en breve a otras naciones pobres, mientras que en Europa y Estados Unidos se traducirá en importantes subidas de los precios. La diferencia es que aquí , de momento, lo notaremos en una perdida de poder adquisitivo mientras que en amplias zonas del mundo se traducirá en hambrunas. Durante los últimos seis meses el precio del maíz se ha duplicado mientras en Estados Unidos sus reservas han caído a su nivel más bajo en los últimos 15 años, el trigo también ha duplicado su precio desde 2010, la soja ha subido desde el pasado verano un 50% y la ONU tiene previsto que a lo largo de este año los precios de los alimentos a nivel mundial se encarezcan en otro 30%.



Estadísticas de la Fao sobre los precios de los productos de primera necesidad a nivel mundial. Todos incrementan sus precios, en especial los cereales y el azúcar, con subidas de hasta un 30% .Si las que se han producido hasta ahora ya han causado las revueltas del Norte de África, con este progresivo incremento de los precios además de causar problemas económicos en las nacionas más desarrolladas en los países pobres puede originar hambrunas



El verano pasado Rusia sufrió una plaga de incendios y una sequía desconocida en esta nación que la forzó a cerrar su mercado de exportación de trigo , pues lo necesitaba para su consumo interno  e incluso tiene que importar trigo para alimentar al ganado, las cosechas de cereales de Australia han quedado arrasadas por las inundaciones de este invierno, Brasil también ha visto su producción muy dañada por las inundaciones , mientras que en China se espera una gran sequía que afecta a amplias porciones de la nación ,pronosticándose que podrían ser las peores sequías de los últimos dos siglos que hará que China tenga que incrementar sus importaciones de arroz, trigo y maíz en algunos casos hasta en tasas superiores a nueve veces las actuales.
En España el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha publicado en este mes de marzo de 2011 un informe donde advierte de las consecuencias que el cambio climático está teniendo ya  sobre la fauna y la flora española. Debido al calentamiento progresivo y si se cumplen las simulaciones hechas con los cambios esperados en las próximas décadas, un 85% de los anfibios, un 67% de las reptiles y un 63% de las aves verán reducido el territorio donde pueden vivir en un 30% , pues gran parte del sur de la Península tendrá un clima demasiado extremo para su supervivencia. Un 20% de las especies de árboles no encontrarán terreno adecuado para crecer y en cuanto al agua disponible, desde mediados del siglo XX hemos perdido ya el 15% de nuestros recursos y el proceso se está acelerando. Según el director del Museo de Ciencias Naturales, Esteban Manrique, que ha participado en este estudio
“Cuando hablamos de biodiversidad , nos referimos a la naturaleza, la que nos da todos los bienes y servicios que necesitamos para vivir. Lo que ocurre a la fauna y a la flora también nos afecta a nosotros directamente. No hay que olvidar que los alimentos vienen del campo, no del supermercado”
En estos momentos la mayor parte del calentamiento lo está absorviendo el hielo de los casquetes polares y de Groenlandia que a su vez refleja hasta un 80% de los rayos solares de nuevo al espacio. Pero cuando esta capa de hielo desaparezca los rayos solares serán absorvidos por el océano que aumentará su temperatura  , elevandose el nivel de las aguas, disminuyendo la vida y el efecto regulador que el mar ejerce sobre el clima de la Tierra
Ya he hablado en el Mentidero de James Lovelock(1919), el creador de la Hipótesis  de Gaia y aunque ya escribí sobre ella ,recordaré brevemente en que consiste. Según Lovelock  hay que considerar la Tierra como un único sistema fisiológico al que llamó Gaia en honor de la diosa griega de la Tierra. La Tierra y todos los seres vivos que la integramos contribuiríamos a autoregular las condiciones necesarias para mantener la vida en el planeta , la propia vida es la que fomentaría las condiciones para mantenerse a sí misma y eso se demuestra en la propia composición de nuestra atmósfera. Esta debería haber alcanzado su equilibrio químico como sucede en otros planetas sin vida, estando compuesta por un 99% de dióxido de carbono pero ,sin embargo, las proporciones son de un 78% de nitrógeno, un 21% de oxigeno y tan solo un 0,03% de dióxido de carbono porque es la propia vida la que se encarga de mantener estas proporciones necesarias para que se siga  desarrollando la existencia  
En su último libro “La Tierra se agota”,  Lovelock hace una precisa radiografía de la situación actual de la Tierra y de su evolución en un futuro próximo. Cuando lo lees sólo puede causar indignación que aún se quiera poner en duda el cambio climático, pero aunque no puedo resumir lo que dice en su libro en este artículo , al menos si quiero recoger algún dato que os ofrezca una visión del punto en el que nos encontramos. Lovelock apunta que la mejor forma de comprobar el calentamiento progresivo del planeta se halla en el aumento progresivo de la temperatura del océano y el incremento de su nivel. En 1980 la capa de hielo del Océano Ártico en el mes de septiembre, cuando tiene su menor extensión después del verano, abarcaba 10 millones de kilómetros cuadrados, en el año 2007 se había reducido a 4 millones de kilómetros cuadrados. El año pasado esta noticia fue comentada en los medios casi con entusiasmo porque eso iba a permitir que los barcos mercantes pudieran cruzar el Ártico en verano al desaparecer toda la masa helada hacia el 2015. Las previsiones de los organismos internacionales habían indicado que esto no iba a suceder hasta el año 2050
En la imágen de la NASA podemos ver en rojo los limites del hielo del Ártico en 1979 y en blanco la extensión de hielo en el año 2007. Había perdido ya un 20% del hielo, pero el calentamiento se ha acelerado aún más y se espera que entre 2015 y 2020 no haya hielo en verano. Además de los efectos sobre la fauna, afectará a la temperatura del oceáno y puede causar la desaparición del krill , base de la alimentación de numerosas especies marinas y también de las algas. Ambos son importantes para controlar el nivel  de dióxido de carbono en la atmósfera y su desaparición aumentará el efecto invernadero. 
No tenían en cuenta un factor muy importante, mucho más que la rapidez en el transporte de las mercancias. El hielo refleja al espacio el 80% de la luz del Sol por lo cual sirve de escudo para evitar un calentamiento excesivo, pero , sin embargo, el agua del mar apenas refleja el 20% de esa luz solar lo que significa que al desaparecer el hielo ese 80% extra de luz solar será absorvido por el océano y su efecto será el equivalente al 70%  del provocado por el dióxido de carbono. Este calentamiento de las aguas oceánicas ha provocado que la superficie yerma del océano, aquella en la que no se desarrolla la vida, haya aumentado en un 15% desde el año 2000, con la consiguiente disminución de las algas que participaban en el enfriamiento de la atmósfera mediante la captura del dióxido de carbono. Además, al aumentar la temperatura de las aguas superficiales provoca que estas aguas se mezclen menos con las aguas más profundas ricas en nutrientes ,lo que hace que se empobrezca más la vida en superficie.
Una de las fuentes de alimento principal de la vida marina, lo que podríamos considerar el pasto de las especies más grandes, son unos pequeños crustáceos llamados krill que se hallan en la base de la pirámide alimenticia. Pero además no sólo sirve de alimento a otras muchas especies sino que también contribuye a disminuir el efecto invernadero. El krill se alimenta de plancton en la superficie, pero al llegar la noche desciende a aguas más profundas para escaparse de sus depredadores, y en estos descensos expulsa en el agua el dióxido de carbono que ha capturado de la atmósfera mientras estaba en la superficie y se calcula que la cantidad de dióxido de carbono que el conjunto de estos pequeños seres  captura y deja retenido en el agua es el equivalente al producido por la emisión anula de 35 millones de coches. 
Este pequeño crustáceo, el krill, se halla en la base de la pirámide alimenticia de la fauna marina. Además juega un papel importante para controlar los niveles de dióxido de carbono, pues captura este gas de la atmósfera y lo libera en el agua donde queda retenido. Se ha calculado que retiene el equivalente a las emisiones de dióxido de carbono de 35 millones de coches durante un año. La desaparición del hielo puede causar su desaparición así como la de las algas de las que se alimentan, y con ellos la desaparición de muchas especies que dependen de ellos
Pero, según el Instituto Antártico Británico(BAS), desde los años setenta del siglo XX el número de krill ha descendido un 80% debido al incremento de la temperatura del mar, incremento que no hace sino aumentar aún más a medida que desaparece el hielo y el agua absorve más radiaciones solares como ya hemos visto, lo que a su vez causa la desaparición de las algas marinas que forman parte de la dieta del krill. La desaparición de este minúsculo ser supondrá la desaparición de otras muchas especies para las que constituye la base de su alimentación. Imaginad que es como si desapareciera la hierba de la que se alimenta nuestro ganado, ovejas, vacas y cabras y el resto de herbívoros, pero además también contribuirá a un aumento del dióxido de carbono en la atmósfera y , por lo tanto, a potenciar el calentamiento de la misma.
En las noticias científicas que llegan a los medios informativos nos suelen explicar modelos climáticos donde el incremento de temperatura se produce gradualmente y donde la reducción de las emisiones de dióxido de carbono conseguirán controlar y reducir los daños. Según Lovelock estos estudios parten de premisas falsas, porque estos cambios no se van a producir de forma gradual. Todo sistema tiene un punto donde se rompe la homeostásis, un termino que se utiliza para definir la capacidad de un organismo vivo para mantener un equilibrio constante de sus condiciones y nosotros estamos rompiendo ese equilibrio. Según la geología, la Tierra, a lo largo de su historia y de las diferentes etapas climáticas que ha atravesado, busca su regulación con bruscos cambios que suponen variaciones de temperatura de cinco grados centígrados no de forma progresiva sino de una sola vez, y esto es lo que habría provocado en el pasado edades de hielo o grandes puntas de calor que produjeron a su vez grandes extinciones. Lovelock compara a la Tierra con un granizado para que entendamos mejor este proceso: 
“Comparemos la Tierra con un granizado. La bebida permanece fría hasta que se derrite el último trozo de hielo, y hasta cierto punto eso es lo que sucede en la Tierra.Una gran parte del calentamiento global ha ido a parar al calentamiento de esa inmensa masa de agua, el océano y al derretimiento del hielo.Ésa puede ser una de las razones por las que no se ha calentado más , pero en cuanto se haya fundido el hielo y la mezcla de aguas oceánicas haya alcanzado un equilibrio dinámico, el calentamiento global avanzará aún más deprisa que antes.”



Esquema de la evolución de la población Mundial. Podemos comprobar como desde la época de Alejandro Magno, con una población estimada en 200 millones de seres humanos hasta la Revolución Industrial en el siglo XVIII el crecimiento fue gradual y poco acentuado. Hasta 1802 no se alcanzan los 1000 millones, pero a partir de entonces el crecimiento se ha disparado hasta este año de 2011 en el que se espera superar el umbral de los 7000 millones. Cuando hablamos del cambio climático no tenemos en cuenta el efecto que la sola existencia de este número de seres humanos tiene sobre el clima por la emisión del dióxido de carbono a través de la respiración  



Otro factor que nunca se menciona cuando hablamos de la reducción los gases de invernadero, es que nosotros somos los responsables, junto con el ganado y nuestras mascotas, del 23% de las emisiones de estos gases. Tened en cuenta que en 1802 la población de la Tierra  alcanzó los 1000 millones, pero desde entonces hasta ahora ha crecido a un ritmo imparable hasta llegar a rozar ya los 7000 millones y se estima que seremos 9000 millones en el 2050, si a ello le añadimos lo que emitimos por nuestras actividades de cultivar, recolectar y vender los alimentos necesarios para vivir obtenemos que el 50% de los gases de invernadero los producimos sólo por existir. Si según las previsiones, para evitar el cambio climático tendríamos que reducir un 60% las emisiones de gases de invernadero significa que aún eliminando más de la mitad de la producción industrial no lo conseguiríamos la reducción necesaria. Así lo explica Lovelock
“Si, sólo por el hecho de vivir con nuestras mascotas y ganado somos responsables de casi la mitad de las emisiones de dióxido de carbono no veo como puede lograrse una reducción del 60% por ciento sin una importante pérdida de vidas.Nos guste o no, nosotros somos el problema”
¿Cuál es la previsión para los próximos años? Yo esto recogiendo en este artículo las palabras de James Lovelock, pero él no se encuentra solo sino que tiene el apoyo de una amplia comunidad de investigadores que no se basan en teorías, sino en las mediciones que realizan en las regiones polares que, junto a los océanos, son los principales termómetros del clima en la Tierra, y según ellos  este puede ser el futuro que nos espera, un futuro que Lovelock ve casi inexorable:
“Primero se fundirá el hielo flotante y luego se erosionarán los casquetes polares de Groenlandia y la Antártida. Las consecuencias de estos cambios climáticos  serán el aumento del calor y una subida del nivel del mar en toda la Tierra, y entonces todos notaremos el cambio. En las zonas continentales las sequías se intensificarán y el calentamiento global terminará por aplastar la vida de las llanuras continentales donde vivimos la mayoría. Sólo algunas partes del mundo podrán salvarse de lo peor. Las regiones del norte de Canadá , Escandinavia y Siberia que no queden inundadas por la subida del océano seguirán siendo habitables , como también algunos oasis  en los continentes , fundamentalmente en las regiones montañosas donde siga lloviendo y nevando y , en particular en las naciones isleñas como Gran Bretaña, Japón, Tasmania y Nueva Zelanda. Se convertirán en los botes salvavidas de la humanidad”
RESUMEN DE “UNA VERDAD INCOMODA”, DOCUMENTAL SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL Y EL CAMBIO CLIMÁTICO
Según las estimaciones de Lovelock la Tierra resultante de este cambio climático podrá sostener a una población no superior a los 500 millones de habitantes. En estos momentos somos casi 7000 millones. Nos dice  que “Puede que pronto nos sintamos ricos con sólo una cuarta parte de lo que consumimos hoy”. No tengo capacidad ni conocimientos para saber si las predicciones de Lovelock y otros científicos que investigan el clima se cumplirán, pero creo que sólo con los hechos  que he desarrollado en el inicio de este artículo como el descenso de la vida marina, las cada vez peores cosechas causadas por las sequías, el deshielo progresivo y acelerado de los polos, el aumento de  la temperatura de las aguas oceánicas, la extinción del krill y de las algas marinas, la disminución de la superficie cultivable por la desertización, la disminución de las reservas de agua potable, la desaparición de los glaciares y el incremento de la población son todos signos evidente a mi parecer que no pueden se obviados por nuestro sentido común.
Gran parte de la población mundial se convertirá en refugiados climáticos, millones de personas querrán trasladarse a las reducidas zonas habitables y con seguridad  se producirán enfrentamientos armados por los cada vez más escasos recursos de un planeta que no podrá sostener ni a un 10% de la población mundial existente en estos momentos. ¿Exagerado? Ojalá sea así, y todo esto que he escrito no sea más que una sarta de errores de unos científicos catastrofistas, pero el sentido común me dice que eso no es así, que es la realidad que nos espera, una realidad que nadie está dispuesto a hacernos ver porque no tienen las soluciones para evitarla. En un próximo artículo ampliaré la visión del futuro de Lovelock y otros científicos del clima y como piensan que podría desarrollarse una sociedad humana sostenible en el nuevo marco en que evolucionará una humanidad más reducida que tendrá que aprender a convivir en un mundo mucho más pequeño que ahora.
“La Tierra se agota” es la última  obra de James Lovelock y en la que se basa el presente artículo, un resumen de los cambios que están afectando a la Tierra y cuyas consecuencias los gobiernos mundiales y las grandes empresas tratan de suavizar bien porque no son conscientes de lo que está sucediendo , bien porque no tienen la solución para evitar lo que anuncia Lovelock. Un mundo donde sólo podra sostenerse la vida de unos 500 millones de seres humanos , en un mundo donde ahora vivimos 7000 millones.
Para cerrar este artículo sólo quiero pediros que, aunque no estéis de acuerdo con esta tesis de Lovelock, aunque la creáis alarmista, no cerréis los ojos a la realidad  de lo que está sucediendo. A lo mejor aún hay tiempo, pero se acaba y más rápido de lo que pensamos y la realidad es demasiado testaruda para ignorarla, aunque quieran esconderla debajo de una alfombra .