PERSIGUIENDO UN SUEÑO Y DANDO LAS GRACIAS

El escritor norteamericano William Faulkner decía sobre los sueños “Siempre sueña y apunta más alto de lo que sabes que puedes lograr” porque la única forma que tienes de superarte es esforzándote en ser mejor de lo que eres aunque seas consciente de que nunca llegarás a ser tan bueno como desearías e incluso aunque sepas que tus sueños no pueden convertirse en realidad porque no estás capacitado para alcanzarlos, pero no importa, lo esencial para cualquiera de nosotros es descubrir cual es tu sueño y una vez que lo hallas , perseguirlo sin descanso , durante toda tu vida porque como decía el gran William Shakespeare “Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto”. Los lectores habituales del Mentidero , aquellos que tienen la paciencia y la bondad de soportar mi torpe prosa , saben que trato de no hacer referencia en los artículos a temas personales, porque no lo he creado como un diario personal, sino como un punto de encuentro para compartir conocimientos, experiencias y temas que a todos nos puedan aportar algo, que despierte la curiosidad por obras, autores, hechos de la historia o acontecimientos de nuestras sociedades y del mundo en que vivimos y espero que sepáis perdonar que sólo por un día , y ante la falta de tiempo para escribir el artículo que tenía previsto, hable de forma excepcional sobre mi, con la promesa de no volver a hacerlo y con la justificación de no disponer hoy de las horas necesarias para desarrollar lo que tenía preparado.
De todas formas hacia bastante tiempo que buscaba la oportunidad de daros las gracias. El Mentidero nació hace ahora un año y medio , en noviembre de 2010, y desde entonces más de cuatrocientos artículos han ido apareciendo con la mayor regularidad de la que he sido capaz, al principio desconociendo como funcionaba y sin saber muy bien como hacerlo , más aún teniendo en cuenta que nunca he sido muy hábil con las nuevas tecnologías . Solo sabia una cosa, que durante años había sentido la necesidad de escribir, de contar a los demás tantas historias interesantes que leía en libros y revistas, de transmitir las emociones que me despertaban una película, una exposición o un concierto, de compartir las preguntas que surgían con la lectura de un determinado escritor , de relatar la vida de personas excepcionales que con su obra o su comportamiento han transformado nuestro mundo, de describir el sufrimiento de aquellos que no han tenido la fortuna de nacer en un país desarrollado , de apoyar a los que luchan contra la intolerancia, la injusticia y la ceguera que en ocasiones demuestran nuestras sociedades ante el dolor ajeno, la destrucción de nuestro entorno natural o la falta de libertad.

Las tres nornas, Urd “lo que ha ocurrido”, Verdandi “lo que ocurre ahora” y Sculd “lo que debería suceder”, ellas tejen los hilos del pasado, el presente y el futuro de hombres y dioses, determinando su destino. Pero aunque la imagen de las nornas es muy sugerente creo más en las palabras del dramaturgo inglés Charles Reade(1814-1884)  “Siembra un acto y cosecharás un hábito. siembra un hábito y cosecharás un carácter. siembra un carácter y cosecharás un destino”. Somos nosotros, con nuestros actos, los que vamos construyendo día a día el destino de nuestras vidas aunque también es cierto que no todos tienen la oportunidad de hacerlo, pues dependiendo del lugar donde nazcas contarás con más posibilidades, con menos o con ninguna de labrarte tu destino (imagen procedente de http://eldestinodelosdioses.blogspot.com )
En la mitología nórdica las nornas vivían bajo las raíces del árbol sagrado Yggdrasil , cuyas ramas sostenían el mundo , y ellas se encargaban de regarlo para que se mantuviera siempre verde y sano . Al mismo tiempo se encargaban de tejer en un telar y cada uno de los hilos que utilizaban era la vida de una persona y la longitud de dicho hilo el tiempo que permanecería con vida. Ellas se encargaban de tejer el destino de todos los seres vivos, entrecruzando los hilos del telar de la vida , al igual que hacían las moiras en la mitología griega y las parcas en la mitología romana. En algún momento una de las nornas cruzó el hilo de mi destino de tal forma que me permitió durante un periodo de mi existencia disponer del tiempo necesario para tratar de perseguir ese sueño que nunca había osado intentar, quizás por temor a descubrir no que carecía de talento, eso ya lo sabía entonces, sino por miedo a fallarme a mi mismo, a no tener el valor de enfrentarme a una pagina en blanco. Siempre es más sencillo buscar una excusa para no intentar algo que tratar de hacerlo aunque fracases y en esta ocasión no tenía excusas más que el miedo.
Una de mis características personales nunca ha sido el valor ni la decisión de afrontar retos en la vida, pero esta vez me decidí a  intentarlo y así nació el Mentidero un primero de noviembre del año 2010 . Los primeros meses apenas tuve  unos centenares de lectores o de personas que entraban a ver alguna fotografía, podía haber abandonado entonces, convencido de que lo que escribía no llegaba ni interesaba a nadie. Sin embargo, poco a poco, fue aumentando el número de personas que entraban en el Mentidero y también aparecieron los primeros comentarios, y ahora a veces me parece como si tuviera  una segunda familia al otro lado de la pantalla donde escriboun solo comentario es casi como el abrazo de un amigo o el beso de una persona a la que amas, es sentir que hay alguien al otro lado a quién al menos le han servido de algo tus palabras, lo que has escrito, aunque sólo sea para distraerla un momento de sus problemas o despertar su interés sobre un tema para que luego busque más información en autores de verdadero talento y mayores conocimientos.

File:Jan Vermeer van Delft 011.jpg
La obra “El arte de la pintura” o “Alegoria de la pintura “ del gran pintor holandés  Johannes Vermeer(1632-1675), donde se representa al pintor trabajando en el retrato de la modelo que, a su vez, simboliza a la musa de la Historia, Clío, pues está adornada con sus atributos, la corona de laureles, la trompeta que sujeta con una mano, y el libro, que simboliza el conocimiento , en la otra. Si alguna musa ha inspirado al Mentidero, si en algún lugar hay un Olimpo donde las musas influyan sobre el hombre, Clío es, sin duda, la musa que se encuentra detrás de cada uno de los artículos que he escrito y que espero seguir escribiendo mientras tenga fuerzas para ello.
Ignoro el tiempo que podré seguir manteniendo vivo el Mentidero , aunque desearía que fuera mucho porque ya forma parte de mi igual que algunos de mis lectores ahora se han convertido ya en amigos , lo que para mi ha sido lo mejor de todo y sólo por ello merece el esfuerzo que en ocasiones cuesta juntar las letras para formar palabras y frases que tengan algún sentido y que transmitan alguna emoción. Se que los artículos que escribo no son literatura, apenas son síntesis de las cosas que leo tratando de transmitir esos conocimientos prestados a otras personas que no tienen la posibilidad o el tiempo para acceder a ellos , tratando de ser honesto, de no imponer mis puntos de vista que a nadie interesan y de escribir lo mejor que puedo y que mis conocimientos y cultura, que tampoco son lo amplias que deberían ser para este cometido , me permiten. Pero después de todo este tiempo sólo puedo daros las gracias a todos y cada uno de vosotros, a los que me seguís habitualmente o a los que sólo han entrado en alguna ocasión, a los que al menos en alguna ocasión algún artículo les ha despertado la curiosidad, a los que se toman la molestia de enviarme un comentario, a todos vosotros gracias por estar ahí. Porque sin vosotros el Mentidero no tendría sentido ni yo podría perseguir ningún sueño.
Hace mucho tiempo que tendría que haberos escrito dando las gracias pero nunca encontraba la oportunidad, un gran error por mi parte porque aprendí que nunca hay que guardarse las palabras de agradecimiento, los te quiero , los abrazos y las sonrisas pues nunca sabrás cuando tendrás otra oportunidad de hacerlo. Perdonad que este haya sido el artículo de hoy, mañana regreso a los temas de los que trata habitualmente el Mentidero, esperando que de alguna forma os pueda seguir siendo útil o logre entreteneros. Y si tenéis un sueño, aunque os parezca imposible, aunque en realidad sea inalcanzable, luchad por él. No importa si el sueño es irrealizable, yo no voy a llegar a ser escritor profesional, pero escribir era mi sueño y estoy viviendo ese sueño cada día que escribo un artículo del Mentidero, no se puede pedir más . Los castillos en el aire no son una perdida de tiempo y no lo digo yo, lo decía alguien mucho más sabio, George Bernard Shaw “Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él”.Espero que sigamos esta aventura durante mucho tiempo y no dejéis nunca de perseguir vuestros sueños. Mañana  nos vemos de nuevo en el Mentidero. Gracias de corazón a todos.
Anuncios

EL MENTIDERO PARTE DE VIAJE HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE

Escribía el dramaturgo italiano Carlo Goldoni “El que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios” y he tenido recientemente esa experiencia, viajar a una cultura diferente, aunque fuera por breve tiempo, para descubrir cuanto nos pueden nublar la mirada los prejuicios que albergamos en nosotros ,incluso sin darnos cuenta de ello, como creamos realidades que solo existen en nuestra mente y que luego, al confrontarla con la realidad que observan nuestros ojos, descubrimos que equivocados podíamos estar con nuestras ideas sobre un pueblo diferente al nuestro y con que precipitación juzgamos sin tener el conocimiento suficiente para hacerlo. Siempre he creído que la ignorancia del otro , la incapacidad de empatizar con el que es distinto a nosotros se halla en el fondo de toda intolerancia , una ignorancia cuya mejor medicina es viajar, y digo viajar, no hacer turismo, que son dos cosas diferentes. El turista se aisla de la realidad del lugar que va a conocer, observa ese otro mundo desde los cristales de su autobús, desde la seguridad de su hotel , saca fotografías de los monumentos, de bellos paisajes, compra recuerdos y regresa a su casa pero ¿le ha cambiado algo ese viaje?
El filósofo francés Jean Jacques Rousseau afirmaba “Hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos” porque conocer pueblos es conocer a sus habitantes, a las personas que allí viven, trabajan, ríen, sufren, aman , es conocer a otros seres humanos que son iguales que tu pero también distintos porque han vivido experiencias diferentes en un entorno social y con una forma de ver la vida que posiblemente difiera de la tuya. Para penetrar en el alma del lugar al que vas a viajar , y aunque es muy difícil ,pues cuando viajas no viajas sólo tu sino todo tu mundo interior, tus ideas, tus pensamientos, tus prejuicios, tus esperanzas y espectativas, hay que tratar de mirar lo que te rodea con los ojos del que ve el mundo por primera vez, como si fueras un niño de nuevo, sin pretender juzgar, sin comparar, sin clasificar. Hay que dejar que ese nuevo mundo entre en nosotros, que nos impregne con su realidad, hacerlo en parte nuestro y de esa forma, cuando regresemos ya no seremos los mismos que al iniciar el viaje , sino que habremos crecido en sabiduría, en tolerancia y en amor a este planeta que compartimos entre todos.

Emprendo viaje a la República Dominicana, con la esperanza de conocer la otra realidad lejos de los grandes complejos turísticos , hermosos pero al margen de la vida cotidiana. Si consigo escribir desde allí espero realizar algunas crónicas sobre esta bella nación y también sobre su sociedad . También querría conocer lo que está sucediendo en la nación vecina, Haití, pero creo que será más dificil . Si surge la oportunidad trataré de aprovecharla. Hay mucho que descubrir, mucho que aprender y espero poder compartirlo con todos y que os sea de alguna utilidad (imagen procedente de http://go.hrw.com)
Ya veis que hoy no es el artículo convencional del Mentidero porque mañana parto de viaje hasta el último día del mes . Trece días en los que estaré alejado de mi realidad cotidiana, de los ritmos que a todos nos marca el transcurso de la jornada, lejos de los amigos, de las calles de mi querida ciudad , de todo aquello que constituye el mundo en el que se desarrolla tu vida. Por eso todo viaje es una aventura , que sabes como va a empezar pero desconoces su desarrollo, lo que sucederá en el camino, los descubrimientos que harás, como te transformarán y quién serás en el regreso. En otro artículo cité la frase del diplomático francés Paul Morand  “Un viaje es una nueva vida, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte, que nos es ofrecida en el interior de la otra.” En el mismo momento en que das el primer paso que inicia el viaje comienzas una nueva vida que terminará con el regreso y hay que aprovecharla intensamente, porque conocer otro mundo, otras personas alejadas pero a la vez próximas a nosotros es una de las grandes fortunas de nuestra época, cuando durante siglos la gente solía vivir y morir en su lugar de nacimiento, sin salir nunca de él.
Si algo me ha permitido el Mentidero es aprender muchas cosas de otras culturas que desconocía, apreciar otras tradiciones, otras visiones de la existencia, del pensamiento, de la fe, de los sueños y también muchos de los lectores me han enriquecido señalándome errores o mostrándome como mi visión de un determinado tema estaba equivocada. Tendemos en nuestra sociedad a convertir nuestras ideas en fortalezas que hay que defender contra los enemigos, y aunque existe la libertad de expresión cada vez escuchamos menos protegiéndonos detrás de los muros del castillo que hemos construido con nuestros  prejuicios, nuestros temores y nuestras ignorancias . Hoy tenemos las redes sociales, el correo electrónico, las videoconferencias que nos permiten acercarnos a esos mundos lejanos, que nos aproximan a esas sociedades ajenas a la nuestra, pero lo más importante es la voluntad, el deseo de aprender, de conocer y tener la humildad suficiente para reconocer que es mucho lo que no sabemos y lo que los demás nos pueden aportar

Perdonad que ponga una fotografía mía, lo hago cuando voy a salir de viaje o quiero saludar a los lectores. Como aunque se que estáis ahí no os veo, es mi forma de hacerme presente para daros las gracias por seguir el Mentidero , porque si algo me da este blog es conocer a muy buenas personas de las que aprendo cada día más. Espero seguir escribiendo algúnos artículos estos días, pero si no es así, nos vemos el 30 de noviembre. Gracias a todos por estar ahí 
Así que trataré de seguir el consejo de Antoine de Saint Exupery que decía que “si quieres viajar feliz, viaja ligero” y trataré de aprender mucho, de conocer más, de derribar más prejuicios y , sobre todo, de ampliar aun más mi mundo con nuevas personas que me ayuden a comprender mejor la realidad que nos rodea y a abrir nuevas puertas y nuevos caminos que recorrer. Voy a tratar de seguir escribiendo en lo posible algunos artículos en estos días que voy a estar fuera, pero no se si será posible . Si no puedo hacerlo, os prometo que, si Dios quiere, el próximo día 30 estaré en España de nuevo y  publicaré un nuevo artículo y el próximo mes de diciembre será muy intenso, porque hay muchos temas sobre los que escribir y espero que me sigáis acompañando con vuestras lecturas y comentarios para seguir aprendiendo unos de otros en este mundo apasionante en el que vivimos .  Así que permitidme que recoja mi sombrero , mi vieja mochila ajada por el sol , sacuda el polvo de mis pantalones y emprenda el camino  con la esperanza de ser mejor el día de mi regreso que el día de mi partida. 
Y gracias a todos por estar ahí, cada uno de vosotros sois autores del Mentidero
Christian Mielost ( si no nos vemos antes, hasta el próximo 30 de noviembre!!!)