LA HISTORIA DEL TITANIC Y SUS HERMANOS (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de nuestro relato habíamos dejado al Titanic en el comienzo de su viaje inaugural , después de abandonar el puerto de Southampton el 10 de abril de 1912 con rumbo al puerto francés de Cherburgo donde pasaría la noche después de recoger a nuevos pasajeros y tras una accidentada salida del puerto en el que estuvo muy cerca de colisionar con el barco SS New York, lo que habría abortado el viaje en su mismo inicio. Pero la fortuna, aunque en este caso deberíamos hablar más bien del destino, evitó que el impacto entre ambas naves se produjera y de esta forma el Titanic llegaba a  Cherburgo a última hora de la tarde. Al día siguiente, al amanecer, zarpaba rumbo al puerto irlandés de Queenstwon donde subirían los últimos pasajeros , un centenar de emigrantes irlandeses, y  también correo con destino a Nueva York . En aquel momento llevaba a bordo 2.227 personas entre pasajeros y tripulación, los de primera clase dispuestos a disfrutar de los lujos que ofrecía el crucero mientras que los de tercera clase iban en busca de una nueva vida en América, huyendo de la pobreza que les había obligado a abandonar sus hogares en Europa.

Mapa de la ruta del Titanic, desde el puerto de salida, Southampton, donde zarpó el 10 de abril de 1912, el puerto francés de Cherburgo al que llegó a última hora de la tarde de ese mismo día y que abandonaría en el amanecer del 11 de abril para alcanzar  el puerto de Queenstown en Irlanda y desde allí emprender el resto de su viaje hacia Nueva York hasta el punto donde se hundió a seiscientos kilómetros de Terranova y donde hoy yace su casco partido en dos grandes mitades a cuatro mil metros de profundidad (imagen procedente de http://www.titanic-universal.tl.es ) 
El capitán  Edward John Smith(1850-1912) gobernaba aquel coloso de 46.328 toneladas , 269 metros de eslora y 59 metros de altura que podía alcanzar los 23 nudos de velocidad gracias a sus 29 calderas que alcanzaban los 5 metros de altura y estaban alimentadas con 159 hornos de carbón donde trabajaban los equipos de paleadores de carbón, es decir, los que se encargaban de arrojar el carbón de las carboneras a los fogoneros, que , a su vez, lo vertían en las calderas para mantener en marcha a este coloso marino. Uno de estos paleadores se llamaba Joseph Dawson y lo cito porque he leído su historia en la revista “La aventura de la historia” y siempre es más sencillo identificarse con una historia cuando al menos conocemos un poco a alguno de sus protagonistas aunque, como en este caso, sean protagonistas anónimos y alejados del brillo de otras víctimas de posición social más elevada. Joseph Dawson había nacido en Dublin en 1888  y  después de la muerte de su madre por un cáncer de pecho se había alistado en el Cuerpo Médico de la Royal Navy británica . Después de trabajar en un hospital militar en Southampton, se licenció en 1911 y el 24 de julio de 1911 entraba a formar parte de la tripulación de un buque de la White Star Line, el Majestic, como paleador de carbón.
Haría dos viajes en el Majestic antes de enrolarse en el viaje inaugural del Titanic. Estamos acostumbrados a oír las historias de los pasajeros que iban en el barco, en particular los de primera clase, por el glamour que siempre rodea a los más favorecidos por la fortuna, pero muy diferentes eran las condiciones en las que viajaban y trabajaban los paleadores y fogoneros , un trabajo que era tan duro que no podían estar más de cuatro horas trabajando pues el calor y la falta de aire causaba desvanecimientos y todo ello por un sueldo miserable que en el caso del Titanic era de siete dólares al mes cuando el precio de una suite de primera clase superaba los 1100 dólares.  Ya vimos en el anterior artículo como los pasajeros de tercera clase no tenían acceso a ninguna de las instalaciones del Titanic donde entraba la primera clase, que disfrutaba en exclusiva del gimnasio, de los baños turcos, la piscina o los cafés y salas de lectura, un reflejo de la profunda desigualdad social y clasismo de la época, aunque la White Star Line dispuso para los pasajeros de tercera un comedor propio y una sala de fumadores, una atención insólita entonces para los más pobres.

La única fotografía que se conserva de Joseph Dawson, uno de los fogoneros del Titanic y que dicen que pudo haber inspirado a James Cameron para dibujar su personaje de Jack Dawson como protagonista de la historia romántica de la película Titanic, Sin embargo el auténtico Dawson no tenía posibilidad alguna de mantener un romance con un mujer que viajase en primera clase, pues el trabajaba como paleador de carbón situado en la zona de tercera clase que no tenían contacto alguno con los de primera clase . El trabajo de estos hombres era muy duro y les dejaba agotados y a pesar de ello apenas cobraban siete dólares al mes , nada comparado con los más de mil dolares que podía costar una suite del Titanic. Dawson tenía 23 años cuando se hundió el Titanic y corrió la misma suerte que el 75% de los viajeros que viajaban en tercera clase, ya que se daría prioridad en el rescate a los niños, las mujeres y los pasajeros de primera y segunda clase (imagen procedente de http://www.adelaidenow.com.au )
Pero dejemos por el momento a Joseph Dawson paleando carbón y regresemos con los pasajeros mientras  el Titanic continua su singladura sin mayor novedad durante los primeros días del viaje aunque el domingo 14 de abril ya se reciben los primeros mensajes sobre el avistamiento de icebergs en la zona por la que navega el Titanic. Los iceberg, una palabra que procede del neerlandés ijsberg y tiene el apropiado y certero significado de “Montaña de hielo”, son trozos de hielo desprendidos de las grandes plataformas de hielo o de glaciares que luego son arrastrados por las corrientes marinas. En el caso del Atlántico Norte  proceden de la barrera de hielo de Groenlandia y son llevadas hasta latitudes más meridionales por la Corriente del Labrador , constituyendo un peligro para la navegación ya que ,aunque en superficie no parezcan muy grandes, sólo asoma una octava parte de su tamaño real por lo que el peligro de colisión al acercarse a ellos es extremo. Pero cuando el telegrafista del Titanic comenzó a recibir estos mensajes de advertencia el telégrafo se averió y estuvo fuera de servicio durante diez horas. Cuando el servicio se reanudó se daría prioridad a los mensajes que deseaban enviar los pasajeros que a los que había recibido el Titanic de aviso de otras embarcaciones, entre ellos uno del SS Californian , que navegaba por delante del Titanic y les advertía de un  iceberg que se hallaba en la ruta del barco.



File:Titanic Eisberg.jpg
Fotografía realizada cinco días después del hundimiento  del Titanic del iceberg contra el que posiblemente colisionó. Fue tomada por un marinero checo llamado Stephan Rehorek que viajaba en el vapor de pasajeros alemán Bremen  que hacía la ruta desde el puerto alemán de Bremerhaven hasta Nueva York pero había sido desviado de su rumbo para que acudiera a la zona del hundimiento por si podían ayudar en algo . Aunque vieron más de un centenar de cadáveres el capitán del Bremen decidió no recogerlos y seguir rumbo a Nueva York. Cuando el Bremen llegó a Nueva York escribiría a su familia  donde les hablaba de la fotografía del iceberg afirmando que era el responsable del hundimiento del Titanic, al que confundía con un barco de bandera holandesa . Rehorek escribía a su familia “Les estoy enviando una imagen de un rápido barco holandés que se hundió en su viaje inaugural . Era el más grande del mundo” Y añade “Tengo una foto del témpano y se las enviaré”. Esta fotografía sería adquirida después por un coleccionista de objetos del Titanic, Henning Pfeiffer, que diría sobre esta imagen “Tan pronto como vi la fotografía me di cuenta que estaba ante algo histórico.Recuerdo haber leído la investigación del desastre, en la que un sobreviviente describía el témpano con el que chocó el transatlántico como el peñón de Gibraltar, pero visto en un espejo” Los análisis posteriores confirmarían que este era el iceberg causante del hundimiento del  Titanic

 

El día 14 de abril transcurrió por lo demás con tranquilidad. Al caer la noche el capitán Edward John Smith ordenó cambiar el rumbo del Titanic un poco más al sur de la ruta prevista para evitar encuentros con los iceberg, ya que la noche era particularmente oscura y sin oleaje alguno, lo que hacía muy difícil para los vigías descubrir su presencia , aunque  el capitán no disminuyó los 21 nudos de velocidad con los que navegaba el barco después de consultarlo con Joseph Bruce Ismay(1862-1937), hijo del fundador de la White Star Line, Thomas Ismay(1837-1899) y en aquel momento vicepresidente de la naviera , que le habría aconsejado,si bien esto es una suposición,  que mantuviera la misma velocidad para que no hubiera retrasos en el primer viaje del Titanic, lo que no era conveniente para la compañía, que quería dar la mejor imagen posible con su nuevo barco con el que pretendían hacer frente a la competencia de la Cunnard Line y sus dos buques, el Lusitania y el Mauretania, como ya vimos ayer. Como precaución Smith dobló el número de vigías en cada una de las guardias ,vigías que no llevaban prismáticos pero tampoco era considerado un inconveniente, ya que no era la práctica habitual. Después de estas últimas ordenes el capitán se retiró a su cabina hacia las 22:30 horas del 14 de abril, dejando en el puesto de mando a su primer oficial William McMaster Murdoch (1873-1912)  acompañado por el sexto oficial James Paul Moody(1887-1912). Hay otra versión según la cual el capitán habría abandonado el puesto de mando a las 21:20 dejando al frente al segundo oficial Charles Herbert Lightoller (1874-1952) al que daría relevo Murdoch a las 22:00 hrs.

Joseph Bruce Ismay , hijo del fundador de la White Star Line, la compañía a la que pertenecía el Titanic y que en 1912 era su vicepresidente. Aunque es imposible confirmarlo se afirmó que había sido él quién aconsejó al capitan Edward John Smith que no redujera la velocidad del Titanic a pesar de la posibilidad de encontrar icebergs en su rumbo y el peligro que eso representaba en la noche del 14 de abril , ya que no había olas que siempre ayudaban a verlos al romper contra los bordes de los iceberg. Posiblemente si hubieran reducido la velocidad el Titanic habría tenido tiempo suficiente para evitar la colisión. Durante el hundimiento ayudó a arriar varios botes y luego ,sin que nadie le dijera nada, ocupó una de las plazas de los botes plegables que tenían capacidad para 47 personas. Los que le acompañaban en el bote dijeron que ni siquiera pudo mirar como se hundía el Titanic. Cuando ya estaba en casa recibió los ataques de la prensa por haber abandonado el barco mientras todavía había muchos niños y mujeres a bordo , acusándole de ser un cobarde. Según la versión de Ismay, estaba junto a otro pasajero de primera ayudando a cargar todos los botes y en un determinado momento les invitaron a subir en uno de los botes cuando no había ninguna mujer ni niño alrededor. Afirmó que cada día se sentía atormentado por esta acción ya que luego se sabría que seguía habiendo mujeres y niños en el barco. Su secretario personal permaneció en el barco y murió   (Imagen procedente de http://files.rmstitanic1912.webnode.com )

 

La noche transcurría tranquila hasta las 23:40 hrs cuando uno de los vigías, Frederick Fleet(1887-1965), avistaba entre la oscuridad  algo y gritó ¡Iceberg al frente!”.  Algunos acusarían después a Fleet de dar el aviso demasiado tarde, pero eso no habría sucedido si hubiera dispuesto de los prismáticos que el Titanic no llevaba. En cuanto a Fleet se salvaría del naufragio ya que le encargaron que maniobrara uno de los botes salvavidas que fueron arriados, aunque durante toda su vida tuvo que soportar algunas críticas por algo de lo que no fue en absoluto responsable . Combatió en las dos guerras mundiales y moriría en 1965 suicidándose después de perder a su esposa. Pero regresemos al instante en que Fleet da el aviso  tocando además tres veces la sirena y llamando al puente de mando, cuando el Titanic está navegando a 22,5 nudos y el iceberg que ha descubierto Fleet se halla apenas a quinientos metros de distancia . Ante la inminencia de la colisión Murdoch ordena que el timón se gire todo a babor(lado izquierdo del barco) , ya que el iceberg se encontraba por estribor (lado derecho),  para tratar de esquivarlo al tiempo que también da marcha atrás , lo que quizás pudo ser un error ya que el Titanic perdió potencia que le habría ayudado a alejarse más del iceberg.

Frederick Fleet fue el hombre que dio la voz de alarma cuando vio el iceberg. Después del hundimiento hubo voces que criticaron a Fleet por dar el aviso muy tarde pero nada podía hacer sin disponer de prismáticos. Sin embargo estas acusaciones , según los que le conocían, le hicieron daño y durante toda su vida tuvo un sentimiento de responsabilidad por la muerte de tantas personas en el hundimiento del Titanic. Finalmente se suicidaría en 1965, siendo ya anciano, dos semanas después de la muerte de su esposa, lo que le había sumido en una profunda depresión. Combatió en las dos guerras mundiales y hoy la Sociedad Histórica del Titanic reivindica su memoria  (imagen procedente de http://www.maritimequest.com )

Murdoch consiguió evitar el choque frontal con el iceberg pero, como hemos visto, los iceberg sólo muestran una octava parte de su tamaño real en superficie,  y la parte oculta de la montaña de hielo rasgo el casco del Titanic ,abriendo numerosas brechas en su casco. En este sentido tengo que decir que he encontrado diferentes versiones, una según la cual se habrían abierto seis brechas en el caso que sumadas suponían más de 100 metros del casco rasgado , mientas que otras versiones señalan que en realidad fueron muchos y pequeños agujeros  abiertos en el casco. Sea como fuere Murdoch informa al capitán que a su vez habla con  el jefe del departamento de diseño de Harlan&Wolff, Thomas Andrews (1873-1912), uno de los responsables del diseño de las naves de la clase Olimpic a la que pertenecía el Titanic. Andrews comprueba los daños junto a uno de los carpinteros del barco, John Hall Hutchinson(1886-1912) y cuando vuelve a hablar en presencia del capitán Smith y del vicepresidente de la naviera, Joseph Bruce Ismay, les explica que cinco de los compartimentos de estribor se hallan inundados . Como vimos ayer el Titanic podía seguir flotando con cuatro compartimentos inundados, pero no con cinco, el barco estaba condenado.

SIMULACIÓN DEL MOMENTO DE LA COLISIÓN DEL TITANIC CON EL ICEBERG

Un breve vídeo de dos minutos con la simulación animada de la colisión del Titanic con el iceberg que le provocaría una serie de cortes en el caso que a su vez inundaron los cinco primeros compartimentos del barco, sentenciando así el destino del Titanic

 

Es fácil suponer que lo primero que tuvo que venir a la mente del capitán fue la pregunta que le había hecho en otro viaje en el Olimpic uno de sus amigos sobre la escasez de botes salvavidas para el número de personas que viajaban en estos transatlánticos , una opinión con la que Smith se hallaba de acuerdo, pero recordemos que hasta el hundimiento del Titanic el número de botes se determinaba por el tonelaje del barco y no por el número de personas que viajaban. Aunque eso cambiaría después de esta tragedia, en el caso del Titanic había un total de cuarenta botes salvavidas con capacidad para sólo 1178 personas, es decir, teniendo en cuenta que viajaban 2.224 personas apenas había capacidad en ellos para un poco más del 50%  . El Titanic había detenido las máquinas  y el capitán Smith, después de dar la orden de que comiencen a arriarse los botes salvavidas, se dirige hacia la sala de telégrafos para ordenar al telegrafista John George Philips(1887-1912), el mismo que no había transmitido al puente de mando los mensajes del SS Californian  sobre la proximidad de los icebergs en su ruta, que envíe un mensaje con la señal tradicional de socorro CQD, siglas de Copy Quality Distress, que puede traducirse como Copia de Calidad, Problemas.

El telegrafista principal del Titanic John George Philipps que cometió el error de no atender los mensajes del SS Californian enviados por el telegrafista  Cyrill Evans en los que le avisaba de la presencia de los iceberg en el rumbo que seguía el Titanic. Pero después de la avería que había dejado sin servicio el telégrafo del barco, John tenía ahora mucho trabajo que atender, enviando los telegramas acumulados de los pasajeros  y respondió a Evans con un desabrido  ” Cállese!,Cállese!, estoy trabajando con Cape Race!.” Evans decidió a las 23:30 retirarse a dormir y apagó el telégrafo. El SS Californian era el más cercano de todos los barcos al Titanic, se hallaba a sólo once millas y podría haber llegado con rapidez , pero al apagar la radio ya no pudieron oir el mensaje de socorro del Titanic y no volverían a conectarla hasta la mañana siguiente, cuando el capitán del Californian vio como llegaba el Carpathia e hizo que despertaran a Evans para que se comunicase con el barco. Sólo entonces supieron lo que había pasado. En cuanto a Philipps se mantuvo en su puesto hasta el final, tratando de conseguir ayuda de los barcos situados más cerca del Titanic, aunque el más próximo de los que respondió era el Carpathia y le informó que tardaría cuatro horas en llegar. Su compañero Harold Bride diría de Philipps “Había una gran confusión y no sé cómo podía trabajar el pobre de Phillips a pesar de todo. Era un hombre valiente. Aprendí a estimarlo esa noche y de pronto sentí por él un gran respeto al verlo desempeñar su trabajo mientras todos los demás corrían desesperados” Aunque logró subirse a uno de los botes moriría antes de que fueran recogidos por el Carpathia extenuado y congelado, pues había caído antes al agua
Copy Qualitiy servía para señalar que un mensaje era importante y había sido la señal usada habitualmente por todas las embarcaciones hasta que en 1906 se había adoptado  una nueva señal , SOS , más rápida y sencilla de telegrafiar con tres pulsos breves, una pausa, tres pulsos mas largos, una nueva pausa y finalmente otros tres pulsos breves. Se han dado a estas siglas diferentes significados como Save Our Souls, “Salvad nuestras almas”, o Save Our Ship , “Salvad nuestro barco”, que en realidad no son más que diferentes formas de memorizar las siglas por los telegrafistas. En el mensaje que envió el telegrafista del Titanic, se indicaba la situación del barco, que era 41,44  grados norte , 50,24 grados oeste y a seiscientos kilómetros de Terranova. Más tarde Philips también enviaría la nueva señal SOS aunque no fue el primero en hacerlo , pues ya hemos visto que había entrado en vigor seis años antes, si bien a partir del hundimiento del Titanic se haría conocida en todo el mundo. Tal vez entonces vino a la mente de Philips el momento a las 23:00 hrs de la noche cuando  estaba recibiendo los mensajes del telegrafista del SS Californian, Cyrill Evans, advirtiéndole de la presencia de icebergs pero agobiado por todos los mensajes que tenía que enviar Philipps le ordenó que le dejase tranquilo, tras lo cual Evans abandonó el telégrafo y se fue a descansar, lo que sería fatal para el destino del Titanic.

El SS Californian había sido botado en 1901 con una eslora de 133 metros, 55 tripulantes y capacidad para 47 pasajeros. Aquel 14 de abril se hallaba a 11 millas del Titanic . Cuando el Titanic ya había colisionado con el iceberg , el segundo oficial del Titanic , Ligthtoller, creyó ver junto con otro oficial las luces de un barco muy próximo, era el Californian. El capitán Smith ordenó que le hicieran señales luminosas en código morse y también lanzaron cohetes . El tercer oficial del Californian , Groves, creyó ver unas luces en la oscuridad pero no estando seguro bajó a la radio por si podía oír algo, pero Evans, el telegrafista, la había apagado y en lugar de despertarlo , lo dejó pasar. Cuando el Senado de Estados Unidos abrió una investigación sobre el hundimiento del Titanic se acusaría al capitán del Californian, Stanley Lord, de no acudir en auxilio de la nave una vez que vieron los destellos luminosos en la noche y en sus conclusiones la comisión expuso que “Al ver las luces, El Californian podría haberse abierto paso entre los hielos que lo rodeaban, a mar abierto y sin peligro grave y haber acudido en ayuda del Titanic. De haberlo hecho así, habría podido salvar muchas sino, todas las vidas que se perdieron” Hoy se cree que el capitán del Californinan llegó incluso a mentir con respecto a la verdadera posición del Californian, que habría estado aún más cerca del Titanic de lo que él dijo y tardaría tanto después en llegar al lugar del hundimiento para justificar su omisión de las señales de socrro del Titanic. El Californian sería hundido por un submarino alemán en enero de 1915 frente a las costas de Grecia, mientras que la reputación de su capitán aquella noche, Stanley Lord, quedó para siempre destruida (imagen procedente de http://wiki.images.enote.com )
Philips consigue contactar con hasta cinco naves, entre ellos el barco gemelo, el Olimpic, que se encontraba demasiado alejado, a  926 kilómetros. También lo escucha el Carpathía, un barco un pequeño transatlántico  de 13.000 toneladas perteneciente  a la Cunard Line y que se hallaba a unos 107 kilómetros del Titanic . Sin embargo, el más próximo a ellos era el SS Californian, a sólo once millas o 21 kilómetros de distancia del Titanic y  que viajaba sin pasajeros rumbo a Boston pero después de que Philips respondiera con brusquedad al telegrafista del Californian con estas palabras ” Cállese, cállese, cállese, que estoy ocupado con Cape Race” a las 23:00 hrs este había decidido,como ya sabemos,  apagar el telégrafo a las 23:30 para irse a dormir. Lo que sucedió con el SS Californian nunca quedaría aclarado del todo, ya que parece que desde el Titanic habían visto las luces de un barco que no podía ser otro que el Californian y habían tratado de comunicarse con ellos a través de señales luminosas en código Morse. Los tripulantes del Californian también vieron durante la noche luces de un barco aunque dijeron que no sabían a quién pertenecía así como unos fogonazos que eran los cohetes que el capitán del Titanic ordenó lanzar a las 00:45 hrs como señal de socorro. Sólo al final de la noche, cuando los hombres del Californian  avistaron al Carpathia que se dirigía hacia el lugar del hundimiento , este les informó por telégrafo que  el Titanic se había hundido. El SS Californian también se dirigió hacia allí aunque tardaría cuatro horas en recorrer apenas 21 kilómetros sin que se sepa el motivo de su tardanza, y cuando llegó el Carpathia ya había recogido a los supervivientes.

Fotografía del segundo oficial del Titanic, Lightoller, situado en el centro , acompañado por el capitán del Carpathia y un oficial de este mismo barco poco después del rescate . Según una de las versiones Lightoller se habría quedado en el puente de mando haciendo la primera guardia desde las 21:20 hasta las 22:00 cuando fue reemplazado por Murdoch. Se estaba preparando para dormir cuando el Titanic colisionó contra el iceberg . Se encargó de la evacuación del barco y no permitió que a los botes que controlaba se subiera ningún hombre antes de que lo hicieran las mujeres y los niños. Cuando comprobó que ya no podía hacer nada más y el agua llegaba hasta la cubierta se arrojó al agua aunque casi quedó atrapado por uno de los ventiladores del barco . Después nadó hacia uno de los botes plegables, que había caído boca abajo y se puso al frente de las treinta personas que se hallaban en él animándolos y organizándolos . Él sería el último de los supervivientes del Titanic en subir al Carpathia. En el juicio que hubo luego declaró que la culpa del accidente se debió a la noche más serena que había visto nunca,la ausencia de olas había impedido descubrir antes al iceberg. Muchos años después, ya en el año 2010, una nieta de Lightoller,la escritora  Louise Patten,  declararía que su abuelo había ocultado parte de la verdad en el juicio para proteger a la White Star Line, como el hecho de que viajaran a más velocidad de la debida por orden del vicepresidente de la naviera, que no hubiera prismáticos a bordo y que hubieran seguido navegando a pesar de la oscuridad y el peligro de icebergs mientras otros barcos habían detenido su marcha hasta la mañana siguiente. Louise también afirmaba que    Robert Hitchins, el hombre a cargo del timón, se equivocó al recibir la orden de Murdoch de todo a babor y giró en la dirección contraria y aunque luego rectificó ya era demasiado tarde    (imagen procedente de http://www.titanic-lore.info )
El telegrafista Philips abandonó por unos instantes la sala de comunicaciones para informar al capitán Smith  que el más próximo al Titanic era el Carpathia, pero que tardaría unas cuatro horas en llegar hasta el barco. El capitán sabía que sería demasiado tarde y también que muchos de los pasajeros iban a morir ya que no había botes para todos. Ordenó a Lightoller que distribuyera las armas del barco entre los encargados de dirigir la evacuación en los botes,  para tratar de controlar el pánico entre los pasajeros que podía acabar en un caos. Se dio preferencia en el rescate a las mujeres y los niños y a los pasajeros de primera y segunda clase, pero el pánico y la mala organización hicieron que los primeros botes en ser lanzados al agua lo hicieran con muchas de sus plazas vacías  , hasta el punto que el capitán , al advertir la situación, trató de que volvieran a aproximarse para que pudieran subir más pasajeros. De las 1178 plazas que tenían los botes sólo fueron ocupadas  711  . Sin embargo, los botes no obedecieron las ordenes del capitán y no se acercaron al Titanic, ya que temían que este , al hundirse, les arrastrara con él.

El primero por la izquierda es el primer oficial del Titanic William McMaster Murdoch, que se encontraba en el puente de mando en el momento de la colisión . Una vez que se produjo la colisión Murdoch estuvo al cargo de la evacuación en los botes, como Lightoller, y parece ser que fue el único de los oficiales que permitió subir a hombres a los botes si había sitios vacíos . Algunos le acusaron de permitir que el primero de los botes fuera arriado al agua con sólo doce personas, pero no se pudo esclarecer si la orden la había dado él o procedía de otro oficial. También hay testimonios contradictorios sobre si en un primer momento ordenó, en el puente de mando, que se virase a babor o a estribor . Después del hundimiento algunos dijeron que se había suicidado antes de desaparecer el barco, el telegrafista Harold Bride afirmaba que lo vio intentando subir a un bote, por lo que habría muerto ahogado y no se suicidaría. James Cameron en la película Titanic prefirió la versión del suicidio(imagen procedente de http://www.grijalvo.com )
A las dos de la madrugada el agua llegaba ya a la altura del puente de mando y el capitán Smith ordena al telegrafista Philips que abandone la sala de comunicaciones junto a su compañero Harold Bride. Según cuenta Bride, que sobreviviría al hundimiento, el capitán Smith les dijo que intentaran salvarse y añadióEs así como hay que hacerlo en estos casos”. Después de esto ambos deciden tratar de salvarse ,y así lo cuenta Bride “Nunca olvidaré el trabajo de Phillips durante los últimos terribles quince minutos. Se mantuvo en su puesto mandando mensajes. Se quedó ahí unos diez minutos, o tal vez quince, después que el capitán lo hubiera liberado. El agua comenzaba a entrar a nuestra cabina. Llegaba música desde la popa, la banda del barco tocaba una pieza de ragtime,Autumn. Phillips corrió hacia la popa y fue la última vez que lo vi vivo.” Si, lo que estaba escuchando Bride cuando se separaba de Philips era a la orquesta del Titanic, dirigida por Wallace Hartley (1878-1912) y formada siete músicos más que decidieron seguir tocando primero en el salón de primera clase para tranquilizar a los pasajeros y después , cuando ya parecía inevitable el hundimiento, siguieron tocando en la cubierta hasta que el Titanic desapareció bajo las aguas muriendo todos ellos y convirtiéndose en una de las leyendas más difundidas del Titanic.

Cartel conmemorativo de los integrantes de la  legendaria orquesta del Titanic, dirigida por Wallace Henry Hartley, en la imagen en la parte superior la fotografía del centro,   e intregada por los músicos Roger Bricoux,Fred Clarke,P.C. Taylor,Theodore Brailey,G. Krins,Jock Hume y J.W. Woodward. Primero estuvieron tocando en el Salón de primera clase para que no cundiera el pánico entre los pasajeros, pero incluso cuando ya era seguro el hundimiento del barco decidieron seguir tocando en cubierta hasta el último momento. No se sabe cual fue la última de las melodías que interpretaron. Harold Bride recordaba haber escuchado una canción de ragtime llamada “Autumn” pero algunos testigos afirmaban que la última en sonar había sido “Nearer my God, to Thee” que puede traducirse como “Más cerca mi Dios de Tí”, un titulo muy apropiado para aquel momento . Ninguno de ellos sobrevivió , aunque el cuerpo de Hartley si pudo ser recuperado (imagen procedente de http://www.vilanovadigital.com )
Pero volvamos al relato de Bride para que nos cuente en primera persona como luchó por salvar la vida  “Fui hacia donde había visto el bote plegable en la cubierta del barco y, para mi sorpresa, ahí estaba todavía, y unos hombres trataban de echarlo al mar. Creo que entre ellos no había ningún marinero, porque no lograban descolgarlo. Me acerqué y les estaba echando una mano cuando una gran ola se abatió sobre la cubierta. Esa ola se llevó el bote, yo estaba agarrado de un escálamo y el agua me arrastró también. Cuando me di cuenta, estaba en el bote. Sí, estaba en el bote pero debajo porque se había volcado. Recuerdo que me di cuenta de que estaba empapado y necesitaba respirar, fuera lo que fuera, porque estaba debajo del agua. Supe que tenía que luchar y lo hice. ¿Cómo salí de abajo del bote? No lo sé, pero por fin pude aspirar una bocanada de aire. Había hombres a mi alrededor, cientos de hombres. El mar estaba lleno de ellos, todos con sus chalecos salvavidas.” En cuanto a Philips algunos dicen que le vieron en uno de los botes, que este volcó y Philips murió ahogado .

Los dos telegrafistas del Titanic, a la izquierda  John George Philips y a la derecha Harold Bride, al que le debemos muchos datos sobre los últimos momentos del Titanic . Así describía Bride el momento en que se produjo la colisión “Más tarde me desperté y escuché a Phillips que telegrafiaba a Cape Race. Interpreté lo que escribía. Eran asuntos de rutina. Recordé que él estaba muy cansado y me levanté sin vestirme, y fui a relevarlo. Ni siquiera sentí el impacto. Apenas si me daba cuenta de lo que pasaba hasta que el capitán vino a vernos. No hubo sacudida alguna. “ y así narraba como se hallaba la cubierta y como se vivía la situación en la sala de comunicaciones donde estaban él y Philips “El capitán ya se había ido y Phillips me dijo que fuera a decirle que el Carpathia había respondido. Lo hice, atravesé entre una multitud de personas para llegar a su cabina. En las cubiertas había una gran confusión de hombres y mujeres. Al regresar, escuché que Phillips daba más indicaciones al Carpathia. Me dijo que me vistiera, se me había olvidado que no estaba vestido. Fui a mi cabina y me vestí. Le llevé un abrigo a Phillips y, como hacía mucho frío, se lo coloqué encima mientras trabajaba. Me enviaba constantemente a llevar mensajes al capitán, sólo para decirle que el Carpathia venía hacia nosotros e informarle de su velocidad. “ (imagen procedente de http://www.amateurradio.eu )                  
Eran las 02:20 hrs de la madrugada del 15 de abril, apenas dos horas y cuarenta minutos después del impacto del iceberg, cuando el Titanic desaparece bajo las aguas del Atlántico Norte. Así lo narra Bride “Era un espectáculo extraordinario. Arrojaba humo y chispas por las chimeneas. Debió producirse una explosión, pero no la escuché. Sólo se veía un gran chorro de chispas. El buque empinaba lentamente la nariz, como un pato al sumergirse. Mi único pensamiento era alejarme de la succión. La banda seguía tocando, imagino que todos los músicos se ahogaron. Son unos héroes. Seguían tocando Autumn. Entonces me puse a nadar con todas mis fuerzas. Creo que debí estar a unos cuarenta y cinco metros de distancia cuando el Titanic, de nariz, con la popa casi vertical, comenzó a hundirse lentamente. Cuando por fin las olas cubrieron su timón no se sintió la succión. Debió seguir hundiéndose suavemente”  Sobre el hundimiento hay diferentes versiones de los testigos, desde los que afirman que se deslizó suavemente y de una pieza al fondo hasta los que afirmaban , como  John Borland Thayer (1894-1951) que sobreviviría al naufragio y se haría famoso por los dibujos y relatos que escribió sobre el Titanic,  que era de los pocos que afirmaba que el Titanic se había dividido en dos partes antes de hundirse, como luego demostrarían las exploraciones del finales del siglo XX

Fotografía de la que sería conocida después de su muerte como “la insumergible Molly Brown” que demostró su carácter y valor durante el naufragio y , sobre todo, durante el rescate. Se hallaba en el Titanic acompañado al matrimonio Astor entre John Jacob Astor, un multimillonario constructor e inversor norteamericano y su joven esposa Madeleine Talmage. Después del hundimiento del Titanic alcanzaría una notable popularidad que supo utilizar en beneficio de causas que siempre había defendido , como los derechos de las mujeres y de los trabajadores y la educación infantil .(imagen procedente de http://esfreudidiota.blogspot.com )
Una de las pasajeras que se harían más celebres, Margaret Brown(1867-1932), que después de su muerte  seria conocida como “la insumergible Molly” y que destacaría durante el naufragio por su serenidad y capacidad de liderazgo en aquellos momentos caóticos, contaba como “Cuando nos alejábamos del barco, oímos disparos. Luego nos dijeron que eran los oficiales que disparaban mientras arriaban los botes para evitar que los pasajeros de las plantas bajas saltaran a ellos y los hundieran. Otros decían que eran las calderas.” y poco después “De repente se hizo una grieta en el mar y la espuma rodeo el barco como si fueran brazos gigantes y la nave desapareció de nuestra vista.” Mientras, Brides luchaba en el agua por sobrevivir como otros muchos que morirían de frío en las gélidas aguas del Atlántico Norte “Hacía mucho frío. Vi un bote cerca de mí e hice un gran esfuerzo para aproximarme. Fue muy difícil y estaba solo, cuando una mano desde el boté tiró de mí y me subió a bordo. Era el mismo bote plegable y las mismas personas estaban en él. Apenas si había sitio para mí en un extremo. Me tiré ahí sin importarme nada. Alguien se sentó en mis piernas, presionándolas contra las tablas y lastimándome. No me atrevía a decirle a ese hombre que se quitara. El espectáculo era terrible, hombres nadando y ahogándose por todas partes.”

Esta fotografía pertenece al bote en el que entre otros pasajeros iba Molly Brown. Después del accidente del Titanic se exigió que cada barco llevase el número de botes suficiente para poder transportar a todos los pasajeros del barco para que no volviera a repetirse una tragedia como esta por no disponer de botes para todos. (imagen procedente de http://www.titanicuniverse.com )  
En el bote de Molly Brown el oficial que estaba al mando, el contramaestre Hutchens, les dijo que no podían hacer caso de los gritos de auxilio de los que se hallaban en las aguas porque si trataban de rescatarlos terminarían hundiendo el bote en el que estaban . Sobre el capitán Smith no se volvió a saber nada, aunque hubo algunos supervivientes que dijeron verle nadar con un niño en uno de sus brazos cerca de un bote. El capitán se convertiría en un héroe al que hicieron un monumento en la localidad de Lichfield en 1914, en cuya placa puede aún hoy leerse “Comandante Edward John Smith, nacido el 27 de enero de 1850, muerto el 15 de abril de 1912.- De sus conciudadanos en memoria y ejemplo de un gran corazón, una vida brava y una muerte heroíca- Sed británicos”. Se convertiría en el símbolo del capitán que se mantiene junto a su nave hasta que se hunde. A las cuatro y media de la madrugada  tanto Molly Brown como Harold Bride y el resto de supervivientes del Titanic vieron las luces de un barco, era el Carpathia que se aproximaba al lugar del hundimiento. Así lo cuenta Bride “A lo lejos vi unas luces y supe que era un vapor que venía a socorrernos”

DOCUMENTAL “DENTRO DEL TITANIC”

En este documental se incluyen imagenes del estado actual del Titanic a cuatro mil metros de profundidad además del relato de algunos de los supervivientes y como se desarrollaron los acontecimientos

 

Y continúa así el relato del salvamento “No pensaba en nada. Traté de subir por la escalera de cuerda. Los pies me dolían atrozmente, pero subí y sentí unas manos que se extendían hacia mí. Lo siguiente que recuerdo es a una mujer que se inclinaba sobre mí en una cabina, me acariciaba el cabello y me frotaba la cara. Sentí que había alguien a mis pies y percibí el calor del licor. Alguien me cogió bajo los brazos y me llevaron a la enfermería. Amanecía. Creo que me quedé en la enfermería casi hasta la noche, cuando me dijeron que el equipo sin cables del Carpathia estaba funcionando “raro” y me pidieron que les echara una mano. Después de eso no volví a salir de la sala de radio, de modo que no sé qué les pasó a los demás pasajeros. ” Después del Carpathia llegaría a la zona el SS Californian , pero ya no había nadie a quién salvar. A bordo del Carpathia se encontraban 705 supervivientes, aunque he encontrado otras cifras que señalan 710 o 711 supervivientes, mientras que en el fondo del mar o flotando congelados en las aguas se encontraban las 1517 víctimas del naufragio más grande que había conocido hasta aquel momento la historia naval, entre ellos el paleador de carbón Joseph Dawson, al que conocimos al comienzo de este artículo, que ,como el 75% de los pasajeros y personas que se encontraban en la zona de tercera clase, no tuvo ninguna oportunidad de sobrevivir. Condenados por ser pobres

DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA TITULADO “LA TECNOLOGÍA DEL TITANIC”

Se analiza no sólo el accidente sino la tecnología que permitió su construcción y también las posibles causas que permitieron su hundimiento

Molly Brown organizaría  bordo del Carpathia de organizar la ayuda a los supervivientes, recaudando hasta 10.000 dólares antes de llegar al puerto de Nueva York para repartirlo entre los más pobres que se habían quedado sin nada y desamparados. Su apelativo de insumergible, que no sería usado en vida de ella, nació de la respuesta que dio a uno de los periodistas que la abordó cuando llegaron a Nueva York, donde les esperaban más de treinta mil personas  , y la preguntó como había logrado sobrevivir a lo que Molly replicó “la suerte típica de los Brown, somos insumergibles.”  Y así terminaba la historia del naufragio más famoso de la historia  y que ayudaría a mejorar las condiciones de seguridad a partir de entonces . Sus restos no serían localizados hasta el 1 de septiembre de 1985, cuando fueron hallados por una expedición dirigida por Robert Douane Ballard(1942) que narraba así el descubrimiento de sus restos “Las chimeneas se habían desprendido , y con ellas todo el aparejo. Afortunadamente , porque así teníamos la cubierta despejada . Estábamos llevando a cabo un trabajo que nadie había hecho antes y sabíamos que teníamos lo último en tecnología. Lo llevamos al límite y salimos indemnes. Allí estaba. No era un montón de chatarra donde sólo se identifican algunas de sus partes. Estábamos ante el Titanic.”

Fotografía del Britannic, el tercero de los hermanos gemelos de la Clase Olimpic, pintado como buque hospital . Nunca llegaría a ser utilizado para lo que había sido construido , para el transporte de pasajeros como el Titanic y el Olimpic, ya que fue requisado para emplearlo como buque hospital durante la Primera Guerra Mundial hasta que fue hundido por un torpedo o una mina en 1916. Sus restos serían descubiertos en 1975 por el frances Jacques Cousteau a 120 metros de profundidad
Tal y como había descrito Jack Thayer el barco se había partido en dos entre la tercera y la cuarta chimenea y yacían en el fondo del mar separados por seiscientos metros una de otra , aunque esta separación había tenido lugar casi debajo del agua y por eso a la mayoría de supervivientes del hundimiento les había parecido que el Titanic se había sumergido de una sola pieza. Y aquí podría cerrar el artículo pero antes quiero contaros la historia del último de los tres hermanos gemelos, después del Titanic y del Olimpic, el Gigantic. Después de la tragedia del Titanic  decidieron cambiarle el nombre por el de Britannic para que no sonara a un nuevo desafío a los dioses,   y fue botado el 26 de febrero de 1914, pero con el estallido de la Primera Guerra Mundial no llegó a entrar en servicio como crucero al ser requisado por el ejército británico que lo convirtió en un buque hospital a partir de diciembre de 1915. Sus medidas eran las mismas que las del Olimpic y el Titanic, 269 metros de eslora y un peso de 48.158 toneladas.

Fotografía del Britannic tal y como se conserva en la actualidad en el fondo del mar. Gracias a las nuevas medidas de seguridad implantadas después del hundimiento del Titanic, sólo hubo treinta víctimas y 1035 pudieron ser rescatadas    (imagen procedente de http://www.ocean-liners.com )
Como buque hospital el Britannic gozaba de inmunidad y no podía ser atacado de acuerdo a lo establecido en la Convención de Ginebra pero lo cierto es que el 21 de noviembre de 1916 el Britannic , cuando se hallaba navegando por las aguas del Mar Egeo, muy próximo a la isla de Kea, sufrió una explosión causada por una mina o por un torpedo y en apenas 45 minutos el Britannic se hundió. Por fortuna, después del hundimiento del Titanic se habían reforzado las medidas de seguridad, y además de estar dotado de un doble casco que lo hacía más resistente también contaba con botes para todos los pasajeros. Hubo 1036 supervivientes y sólo treinta fallecidos  debido a dos botes que habían sido succionados por las hélices y sus pasajeros despedazados. En el informe posterior sobre el hundimiento la marina británica afirmaba que la explosión podría haberse debido a un torpedo de un submarino alemán pero que les parecía más probable que se tratara de una mina . Sea como fuere así terminaba la historia del tercer hermano gemelo del Titanic y el Olimpic.

File:Violet jessop titanic.jpg
Fotografía de Violeta Constanza Jessop vestida de enfermera cuando servía en el Britannic. Un caso único el de una mujer que sobrevivió a dos de los hundimientos más celebres del siglo XX y nunca se amilanó, pues aún después del hundimiento del Britannic siguió navegando como camarera en el Olimpic



A bordo del Britannic y entre sus supervivientes se encontraba una mujer llamada Violeta Constanza Jessop (1887-1971). Había nacido en Buenos Aires, Argentina, y era la mayor de nueve hermanos de una familia de inmigrantes irlandeses.  De regreso en  Gran Bretaña y siguiendo los pasos de su madre que había sido camarera en una compañía naviera , en 1908 entraba a trabajar en la Royal Mail Line y en 1910 era contratada por la White Star Line y embarcó en el Olimpic, el primero de los tres grandes barcos de la Clase Olimpic en entrar en servicio. Estaba en el Olimpic cuando este sufrió su primer accidente al colisionar con el Hawke que llevaría al Olimpic a estar seis meses fuera de servicio. Pero no sería este el único infortunio que viviría Violeta, pues en 1911 formaría parte de la tripulación del primer viaje del Titanic. Cuando el barco se hundía consiguió subirse a uno de los botes pero antes un oficial le entregó un bebé que se había quedado abandonado en la cubierta. Al día siguiente la madre del bebé  los encontró , había sobrevivido pero se subió a otro bote diferente. Según Violeta nunca le dio las gracias por haberse encargado del pequeño.
Podríamos pensar que Violeta ya había tenido suficiente con la tragedia del Titanic pero cuando estalla la Primera Guerra Mundial se uniría como voluntaria para ser enfermera en el Britannic que, como ya hemos visto, se transformó en un buque hospital. Una vez más Violeta se encontraba allí cuando el Britannic comenzó a hundirse, De repente oímos un ruido ensordecedor. Todo el salón se levantó de sus asientos. Me trajo recuerdos no tan distantes de la noche aciaga del Titanic. La calma con la que nos enfrentamos a lo que ocurrió me dejó una impresión que me ha acompañado siempre” Violeta se arrojó al mar y al hundirse la nave apunto estuvo de arrastrarla con ella al fondo después de que se golpeara la cabeza con otro bote que le causó una fractura en el cráneo . Así lo relata en un fragmento extraído del libro “Los grandes misterios de la Historia”. “Cuando la vida no era ya sino un zumbido , subí a la luz del día . Mi nariz sintió el chapoteo de las olas. Abrí los ojos a una increíble mortandad , que me hizo volver a cerrarlos”. Finalmente otro superviviente izaría su cuerpo hasta uno de los botes . Violeta aún serviría después de la guerra en el Olimpic y moriría ya anciana en 1971 . Ella si se había ganado el calificativo de insumergible.


Fotografía de los verdaderos protagonistas del drama del Titanic, unos pasajeros del barco dando un paseo por la cubierta. Era entonces impensable que el barco pudiera hundirse. Como decía el capitán Smith en unas palabras que ya cité en la primera parte de este artículo “Yo no puedo imaginar ninguna condición por la cual un barco actual pueda hundirse, yo no puedo concebir que algo vital pueda ocurrirle a este buque“(imagen procedente de http://objetivomalaga.diariosur.es )
Y aqui termino este artículo, con la casi increíble historia de supervivencia de Violeta Jessop, cuando estamos casi en el centenario del hundimiento del Titanic, un siglo que no ha servido para atenuar el atractivo que ejerce sobre nuestra imaginación lo que allí sucedió y que se convertiría en el símbolo del fin de una época de ingenua confianza en el poder del conocimiento del hombre para dominar la naturaleza . Una historia que aún nos conmueve por los relatos de los supervivientes y nos cautiva por sus imagenes de riqueza, lujo y glamour y también por las anónimas historias de aquellos que trataban de alcanzar un sueño de prosperidad en un lugar muy lejos de su hogar. El 31 de mayo de 2009 moría la última de las supervivientes del naufragio del Titanic, Milvina Dean(1912-2009), que tenía apenas dos meses de vida en el momento en que se hundía el barco y dos años antes había fallecido la última persona que guardaba recuerdos de la tragedia, Lilian Asplund(1906-2006) que nunca quiso hablar del naufragio donde habían muerto su padre y sus dos hermanos mayores. No me resisto a cerrar este artículo con una de las frases de la célebre película “Titanic” de James Cameron, que recuperó para las nuevas generaciones la historia del Titanic y que nos recuerda la importancia de vivir cada día porque nunca sabemos cuando podemos sufrir nuestro particular Titanic “Creo firmemente que la vida es un regalo y no pienso desperdiciarla, nunca se sabe que cartas te repartirán la próxima vez. Aprendes a aceptar la vida tal como viene  así cada día cuenta”.

TRAILER TITANIC VERSION 3D  PARA EL AÑO 2012

No podía resistirme a cerrar esta historia con la película que hace quince años despertó una auténtica fiebre por el Titanic y que se estrenará de nuevo en abril de este año 2012 con motivo del centenario del hundimiento del Titanic. Aunque con algunas teorías discutibles en como se desarrollaron los acontecimientos es una forma creo que muy adecuada de revivir la historia un siglo después

Anuncios