HERNÁN CORTÉS Y LA CONQUISTA DEL IMPERIO AZTECA (TERCERA PARTE)

En la segunda parte de nuestra historia dejamos a Hernán Cortés y sus hombres después de abandonar la isla de Cozumel y dirigirse hacia la costa, a Tabasco , donde ya antes había estado la expedición de Juan de Grijalva (1490-1527) y no esperaban ser recibidos con hostilidad. Son guiados hasta allí por el piloto Antón de Alaminos (1482-1520), que a pesar de ser aún un hombre relativamente joven, era todo un veterano que había viajado con Cristóbal Colon(hacia1445-1506) en su tercer y cuarto viaje como grumete, y después había acompañado también a Juan Ponce de León(1460-1521) en 1513 cuando este descubrió la península de Florida. Ya como piloto, formó parte de los viajes de exploración de  Francisco Hernández de Córdoba(hacia 1475-1517) en la primera expedición a México en 1517, y también acompañó a Juan de Grijalva un año después. Bajo su guía la flota alcanza la desembocadura del río Tabasco, que luego sería bautizado como Grijalva , el 19 de marzo de 1519.
Desembarcaron cerca de la ciudad maya de Potonchán, que estaba gobernada por el cacique o halach huinik maya Tabscoob, que ya se había entrevistado un año antes con Juan de Grijalva. Por cierto, el nombre de Tabasco posiblemente se derive del nombre de este cacique, Tabscoob.  Según el historiador Francisco López de Gómara(1511-1566) , al desembarcar Cortés se dirigió a los indios  y así nos describe la escena en su libro “Historia de la conquista de México” ” Cortés se adelantó haciendo señas de paz, les habló por medio de Jerónimo de Aguilar , rogándoles los recibiesen bien, pues no venían a hacerles mal, sino a tomar agua dulce y comprar de comer, como hombres que andando por el mar, tenían necesidad de ello; por tanto, que se lo diesen, que ellos se lo pagarían muy cortésmente.” Recordad que Jerónimo de Aguilar(1489-1531) era aquel español que había permanecido durante ocho años conviviendo con los mayas después de un naufragio junto a otro español, Gonzalo Guerrero(hacia 1470-1536), y que había sido rescatado por Hernán Cortés que ahora lo empleaba como traductor.
Aunque le ofrecen agua, no permiten que las tropas españolas entren en la ciudad , y ante la insistencia de Hernán Cortés, nos explica López de Gómara , ” Replicaron los indios que no querían consejos de gente que no conocían, ni menos acogerlos en sus casas, porque les parecían hombres terribles y mandones, y que si querían agua, que la cogiesen del río o hiciesen pozos en la tierra, que así hacían ellos cuando la necesitaban. Entonces Cortés, viendo que las palabras estaban de más, les dijo que de ninguna manera podía dejar de entrar en el lugar y ver aquella tierra, para tomar y dar relación de ella al mayor señor del mundo, que allí le enviaba; por eso, que lo tuviesen por bueno, pues él lo deseaba hacer por las buenas, y si no, que se encomendaría a su Dios, a sus manos y a las de sus compañeros. Los indios no decían más que se fuesen, y no intentasen echar bravatas en tierra ajena, porque de ninguna manera le consentirían salir a ella ni entrar en su pueblo, antes bien le avisaban que si enseguida no se marchaban de allí, le matarían a él y a cuantos con él iban.”

Mapa con el recorrido de la campaña de Hernán Cortés , desde el momento en que dejó Cuba sin el permiso de Diego Velázquez el 18 de noviembre de 1518 y hasta la conquista definitiva de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521, cuando es capturado el último emperador azteca, Cuauthémoc. (imagen procedente de http://pueblosoriginarios.com )    

Después de esto los españoles se dispusieron al combate, pero de pronto vieron como  aparecía de la nada  un ejército de entre 10.000 y 12.000 indios preparados para el ataque. Cortés ordenó a sus hombres que atacaran al contingente indio . Así nos lo cuenta ahora Bernal Díaz del Castillo

” Se nos vienen como perros rabiosos y nos cercan por todas partes , y tiran tanta flecha y vara y piedra, que de la primera arremetida hirieron más de setenta de los nuestros, y no hacían sino flechar  y herir y nosotros con los tiros y escopetas y ballestas no perdíamos punto de buen pelear. Mesa, nuestro buen artillero, con los tiros mataba muchos de ellos, porque eran grandes escuadrones , y con todos los males y heridas que les hacíamos no los podíamos apartar. Y en todo tiempo Cortés con los de a caballo no venía y temíamos que por ventura no le hubiese acaecido algún desastre . Acuérdome que cuando disparamos , los indios dieron grandes gritos y silbidos y lanzaron barro y polvo al aire, de forma que no viésemos el daño que les hicimos , y sonaron sus trompetas y tambores y silbaron. En ese momento vimos a nuestros hombres de a caballo y como la gran muchedumbre  de indios nos atacaba furiosamente , ella no se dio cuenta inmediatamente de que aquellos se les venían encima por la espalda . Tan pronto como vimos los jinetes, caímos sobre los indios con tal energía que, atacando nosotros por un lado y los de a caballo por otro, pronto aquéllos dieron la espalda. Los indios creyeron que el caballo y el jinete eran un solo animal , porque nunca habían visto caballos hasta tal momento. Se acogieron a unos montes que allí había. Después enterramos dos soldados que iban heridos por la garganta y el oído , y quemamos las heridas a los demás y a los caballos con el unto del indio  y pusimos buenas velas y escuchas, y cenamos y reposamos “

Esta es la espada empleada por los guerreros aztecas, elmacuahuitl, muy eficaz y afilada, pero sólo en los primeros golpes, porque luego perdía rapidamente su filo (imagen procedente de http://www.accionunoseir.org )
Los indios eran muy superiores en número pero no en armamento ,pues iban provistos de hondas, arcos y lanzas, además de una espada que manejaban todos los pueblos de la futura Nueva España , llamada Macuahuitl  que era un mazo de madera con incrustaciones a ambos lados de afilados trozos de obsidiana, un vidrio de origen volcánico muy cortante pero que tenía el inconveniente de perder su eficacia después de unos cuantos golpes. Las puntas de flechas, lanzas y jabalinas solía ser de madera endurecida al fuego, pero también las había con puntas de hueso o de piedra afilada. En cuanto a la protección de sus guerreros tenían un escudo redondo llamado Chimalli, y con el cuerpo cubierto por una especie de jubones de algodón para frenar las puntas de las flechas. Poco podían hacer esos jubones contra los  arcabuces o las balas de cañón, aunque había muy pocos arcabuces y las armas más usadas por los españoles eran la espada de hierro , las lanzas de hierro y los dardos disparados por las potentes ballestas. Además, los indios no usaban ninguna táctica de combate , cuando mataban a su líder abandonaban la lucha y tampoco tenían el instinto de matar, pues en sus combates buscaban capturar al enemigo para usarlo en los sacrificios rituales o como esclavos.

El armamento del ejército azteca incluyendo sus lanzas, jabalinas y flechas que solían tener una punta de madera endurecida al fuego, aunque también las había con punta de hueso y de piedra afilada. Sin embargo, su armamento era muy inferior a las espadas de hierro, las ballestas y los arcabuces de las tropas españolas. El poder azteca estaba en el número, con una superioridad aplastante sobre las tropas españolas, que durante la campaña de conquista nunca superó los 1300 hombres en sus mejores momentos y en la decisiva batalla de Otumba apenas alcanzaban el medio centenar frente a un ejercito estimado en 40.000 aztecas. La falta de estrategia seria el punto débil azteca (imagen procedente de http://armasblancas.mforos.com )
Esta batalla, que sería conocida como Batalla de Centla y que fue además la primera batalla en territorio americano donde habían intervenido los caballos, se salda con más de 800 muertos entre los mayas y algo mucho más importante, la sumisión de los caciques mayas. En ello jugó un papel importante la habilidad diplomática de Cortés, que sin humillar a los vencidos, supo convencerles para que se sometieran al rey español  y ordenó instalar un altar con la cruz y una imagen de la Virgen María . Los mayas entregan a Cortés valiosos presentes de oro y plata, piedras preciosas y veinte mujeres, entre las que se encontraba una princesa azteca que había sido vendida a los mayas como esclava y se llamaba  Malinalli Tenépatl, también conocida como Malintzin o Malinche, y que entre los españoles sería conocida en el futuro como doña Marina.Cortés se fija inmediatamente en ella porque sabía hablar maya y azteca . La entrega a uno de sus hombres,  Alonso Hernández Portocarrero(desconocida-1524).
En el futuro Cortés tendrá un hijo con ella, llamado Martín, y de ahí se ha deducido que hubo una intensa historia de amor entre ambos, pero una vez más no podemos juzgar aquella época con nuestros criterios. Cortés tendría también un hijo con una de las hijas del emperador azteca Moctezuma II el Joven y probablemente su relación con Malinche no fue tan amorosa como se nos ha querido presentar en muchas ocasiones. Malinche sería fundamental en la conquista no sólo por su labor como interprete , sino también enseñando las costumbres sociales y las tácticas militares aztecas, y participando en negociaciones ejerciendo labores de diplomática. Los españoles la llegaron a apreciar mucho  y Bernal Díaz del Castillo alabó su valor en el combate y su compromiso con los españoles. Hoy hay quién la acusa de traición a su pueblo, dando origen incluso a un termino que es el “malinchismo” usado en México y Guatemala para aquellos que prefieren lo que viene de fuera a lo de su propia tierra . Pero en realidad Malinche no debía nada a los aztecas, pues estos la habían vendido como esclava, por lo que yo no lo consideraría una traición, sino más bien agradecimiento a quién la había liberado de su cautiverio. Años después Cortés la casaría con un hidalgo llamado Juan Jaramillo, con quién tendría una hija , María, y sólo sabemos que hacia 1529 Malinche moriría víctima de una epidemia de viruela.

Gracias a Malinche Cortés tenía su equipo de traductores. Cuando se encontraban con un azteca, Malinche hablaba con él, después se lo contaba a Jerónimo de Aguilar en maya y este a Cortés en español. Gracias a ello Malinche o Doña  Marina, como luego sería conocida por los soldados, ocupó un puesto superior al resto de las  mujeres que fueron entregadas a Cortés por los mayas como presente y que este repartió entre sus hombres , siendo una especie de mujeres de compañía, criadas y , en realidad, esclavas. Malinche tendría un hijo con Cortés y gracias a los servicios prestados a los conquistadores, consiguió un matrimonio con un hidalgo . Aunque es considerada hoy como una traidora, Malinche había sido vendida por su propio pueblo a los mayas, por lo que no es de extrañar que no mantuviera apego alguno hacia ellos. Sobre la historia de amor que se ha querido construir alrededor de Cortés y Malinche , a pesar de tener un hijo en común, probablemente no tuvo la intensidad que luego se le quiso dar (imagen procedente de http://barricadaletrahispanic.blogspot.com )

Con ella hablando azteca y maya, Cortés ya tenía a su equipo de traductores. Malinche usaría el azteca para hablar con su pueblo, luego se lo traduciría al maya a Jerónimo de Aguilar y este a su vez se lo traduciría al español a Cortés. De esta forma pudo prescindir de Melchorejo, el maya que usaba como traductor, que animaba a los indios a rebelarse contra los españoles.Así lo dice el cronista “e aquel mensajero dijo que el indio Melchorejo , que traíamos con nosotros de la Punta de Cotoche, se fue a ellos la noche antes , les aconsejó que nos diesen guerra de día y de noche , que nos vencerían, que éramos muy pocos; de manera que traíamos con nosotros muy mala ayuda y nuestro contrario”  El 25 de marzo Cortés fundaba allí la primera población española en la futura Nueva España, a la que dio el nombre de Santa María de la Victoria. Así lo cuenta Díaz del Castillo “Y después de apeados debajo de unos árboles y casas que allí estaban, dimos muchas gracias a Dios por habernos dado aquella victoria tan cumplida; y como era día de Nuestra Señora de Marzo, llamóse una villa que se pobló, Santa María de la Victoria, así por ser día de Nuestra Señora, como por la gran victoria que obtuvimos. Ésta fue la primera guerra que tuvimos en compañía de Cortés en la Nueva España”
Los mayas les hablaron de otro país que se hallaba hacia el oeste, al que ellos llamaban México. Cortés da orden de zarpar el 12 de abril dejando atrás a unos pocos hombres para defender la nueva población. En la isla de San Juan de Ulúa los españoles tienen su primer contacto con los enviados del emperador azteca Moctezuma , que traían gran cantidad de regalos con la esperanza de contentar con ello a los extranjeros y que dejaran su territorio,pero fue un gran error, porque al ver estas riquezas lo que estaban haciendo era alentar la proverbial sed de oro que siempre padecían los españoles . Cortés se comporta de forma amistosa con ellos y les confirma que viene en son de paz. Los embajadores traían consigo dibujantes que retratan a los españoles y llevan la información a Moctezuma, quién, aunque Cortés insiste en que desea verlo , deniega su permiso para ello. Más que nunca, ahora Cortés si desea seguir adelante y conquistar la ciudad del emperador, Tenochtitlán, pues está seguro de que estará llena de riquezas igual que el Imperio que domina.

VÍDEO CON LA DESCRIPCIÓN VIRTUAL DE LA GRAN CIUDAD AZTECA DE TENOCHTITLÁN

Pero antes de lanzarse a esta aventura , Cortés tenía que solucionar algo. Así, el 10 de julio de 1519 funda la ciudad de la Villa Rica de la Vera Cruz. Esta fundación, además de necesaria para tener una base,  era  una inteligente jugada política, pues recordemos que Cortés había desobedecido al gobernador de Cuba, Diego Velázquez (1465-1524) y zarpó sin su permiso, por lo que necesitaba ser legitimado de algún modo. Al fundar la nueva ciudad eligió dos alcaldes y estos a su vez le nombraron como gobernador y comandante de Nueva España, y de esta forma Cortés dejaba de depender de Diego Velázquez y ya dependía sólo de la Corona. Cortés demostraría además una gran inteligencia manteniendo informado en todo momento a Carlos I (1500-1558) de sus acciones a través de las Cartas de Relación, que se convertirían en una especie de best seller del siglo XVI , a imitación de los “Comentarios sobre la guerra de las Galias” de Julio César(100-44 a.C) . Aunque hoy desconocemos el lugar exacto de la fundación, según el escrito de Bernal Díaz del Castillo debió ser en los arenales de Quiahuixtlan, a unos setenta kilómetros de la actual Veracruz.

REPORTAJE CON LA PRIMERA PARTE DE LA CONQUISTA DE MÉXICO POR HERNÁN CORTÉS (hasta la fundación de la Villa Rica de la Vera Cruz)

En estos meses, Cortés se había dado cuenta que los aztecas no eran queridos entre los pueblos que habían conquistado o que de alguna forma se veían sometidos a ellos pagando tributos a la Triple Alianza encabezada por Tenochtitlán. Los pueblos de la costa y otros del interior tenían que afanarse en trabajar para mantener el lujo de la corte azteca, el secuestro de sus jóvenes para ser sacrificados en el Templo Mayor para saciar la sed de sangre de su dios Huitzilopochtli, mientras los recaudadores de impuestos se apoderaban de todos sus bienes. No, los aztecas eran odiados por los pueblos sometidos a su poder y esa sería el mejor arma de los españoles, quizás la única , para vencer el poderío militar azteca, muy superior en número a los centenares de españoles que acompañaban a Cortés. Así, entre julio y agosto de 1519 Cortés se reunirá en la ciudad de Cempoala , una gran ciudad de 20.000 habitantes capital del reino Totonaca, con varios caciques totonacas. Aprovechando que en una ciudad cercana se hallaban funcionarios aztecas reclamando su tributo de jóvenes para ser sacrificados, Cortés les anima a que les desobedezcan y se unan a él para liberarse de la tiranía de los aztecas.

Cortes consiguió que todo el territorio Totonaca, que comprendía al menos veinte ciudades,  se sublevara contra los aztecas  y además logró que se le unieran también otra tribu enemiga de los Totonacas pero que odiaban aún más a los aztecas. En muy poco tiempo Cortés ya tenía a 40 ciudades aliadas, era el momento de emprender la marcha hacia Tenochtitlán. Cortés envía a una de sus once naves a España con los informes de lo que había sucedido hasta el momento, una de las Cartas de Relación que ya he mencionado,que se titulabaPrimera carta de relación de la justicia y regimiento de la Rica Villa de la Vera Cruz a la reina doña Juana y al emperador Carlos V, su hijo”, y estaba firmada el 10 de julio de 1519. La llevaban a España en una nave pilotada por Antón de Alaminos y cuando hicieron escala en Cuba , Diego Velázquez se enteró de la jugada de Cortés y le denunció por rebeldía y desacato. Después Cortés  ordenó que el resto de naves fueran inutilizadas, que no quemadas, aunque de ahí provenga la expresión “quemar las naves”. En las crónicas hablan  de barrenar las naves, es decir de hacerlas agujeros en los cascos y luego “darlas de través”, volcarlas sobre la arena de la playa. De esta forma Cortés se aseguraba de que no habría deserciones

DOCUMENTAL DE LA CONQUISTA DE MÉXICO DEL CANAL DISCOVERY (Partes 1 y 2, el resto más adelante en este artículo )

Perdonad la calidad de la imagen,porque no es la mejor, pero no he encontrado otro documental que reproduzca de forma más veraz estos acontecimientos.

En la carta al rey Carlos I , Cortés le había escrito “Yo quería seguir adelante y encontrarme con él donde quiera que estuviese para lograr atraerle a un reconocimiento del emperador  y sumarle a sus señorías , como antiguamente lo fueron los reyes de taifas moro”. Era el momento de dirigirse hacia  Tenochtitlán . Bernal Díaz del Castillo recoge sus palabras en aquel momento dirigidas a sus hombres “Hermanos,sigamos la señal de la santa cruz con fe verdadera, que con ella venceremos”. Deja a 150 hombres en la nueva ciudad de la Villa Rica de la Vera Cruz y comienza la marcha hacia el interior al frente de 400 españoles, 1000 totonacas y unos 300 indios tainos encargados del transporte que habían viajado con Cortés desde Cuba  . Durante  los siguientes tres meses atraviesan un terreno montañoso y volcánico y penetra en el territorio de  Tlaxcala , que a su vez estaba enfrentada a la Triple Alianza formada por Tenochtitlán, Texcoco y Tlacopan , base del Imperio Azteca.

La República de Tlaxcala se opuso al paso de los hombres de Cortés  y cuando este les mandó unos mensajeros para informarles que no quería combatir y sólo cruzar su territorio la respuesta fue que los matarían y se comerían su carne. El 2 de septiembre tiene lugar el primer enfrentamiento con los tlaxcaltecas, la intervención de los quince caballos es decisiva para crear la confusión entre los indios y derrotarles, aunque en el combate mueren dos de los caballos.  Después de la muerte de ocho capitanes se retiran , pero vuelven a atacarles al día siguiente en un número muy superior , que Bernal Díaz del Castillo estima en 50.000 hombres, pero esa cifra no era más que una exageración muy propia de los relatos de esta época. El combate es muy duro , como nos lo cuenta  Díaz del Castillo “Y sobre todo, la gran misericordia de Dios, que nos daba esfuerzo para nos sustentar. Matamos un capitán muy principal  que de los otros no los cuento” Finalmente, obtienen la victoria y como último recurso los  tlaxcaltecas intentan un ataque nocturno, algo que no hacían nunca, pero tampoco sorprenden a los españoles. Los tlaxcaltecas se rinden, como cuenta Cortés al rey “Querían antes ser vasallos de Vuestra Alteza que no morir y ser destruidas sus casas y mujeres e hijos”

Los tlaxcaltecas se convertirán a partir de entonces en aliados de Cortés y permanecerán fieles al español durante toda la conquista. Estas noticias tenían que ir alarmando cada vez más a Moctezuma II en su corte, y aún se iba a alarmar más cuando después de descansar tres semanas en Tlaxcala, Cortés se dirige hacia una de las más importantes ciudades aliadas de los aztecas, Cholula, la segunda ciudad por volumen de población con 30.000 habitantes, con 20.000 casas y 400 torres como la describe Cortés en la segunda carta de relación al rey .En principio son bien recibidos , pero Marina habla con una mujer amiga suya que le avisa de la trampa en la que se han metido. La intención es masacrarlos y Cortés consulta esa noche con sus aliados que hacer , si regresar a Tlaxcala bajo la protección de la noche o atacar. Reforzado por 3000 tlaxcaltecas y conociendo que Moctezuma había enviado un ejército de 20.000 hombres hacia Cholula, no había tiempo que perder y Cortés decide atacar.

Una imagen idealizada de Moctezuma II el Joven o Moctezuma Xocoyotzin. El cronista español Francisco Cervantes de Salazar escribió sobre el emperador azteca “Ante su propio pueblo, Moctezuma ostentaba una majestad imponente. Con la excepción de unos pocos grandes señores  de sangre real, Moctezuma no permitía a nadie que le mirase a la cara , o que llevase zapatos, o que se sentara en su presencia. Muy raramente abandonaba su cámara, a no ser para comer, recibía pocos visitantes y se ocupaba de sus negocios a través de los miembros de su consejo. Éstos, incluso , se comunicaban con él a través de intermediarios. En cuanto a los sacrificios en el templo de Huitzilopochtli, donde hacia gala de gran devoción, su camino lo hacía por espacios a él reservados, y quedaba a cierta distancia de la jerarquía,sumiéndose en profunda meditación y sin hablar con nadie”(imagen procedente de http://www.avizora.com ) 

A la mañana siguiente los españoles se lanzan a un ataque furibundo contra una multitud de cholultecas desarmados en su mayor parte  y, como cuenta Hernán Cortés, “Dímosle la mano , que en dos horas murieron más de tres mil hombres. Todos estos han sido y son , después de este trance pasado, muy ciertos vasallos de Vuestra Majestad”. Desde luego los muertos siempre han sido vasallos muy sumisos y tranquilos. En un plazo de entre cinco y seis horas morirían un total de unos 6000 cholultecas y los supervivientes optan finalmente por pedir clemencia. Cortés habla con ellos, les exige que abandonen los sacrificios humanos y las prácticas caníbales y cuando estos lo aceptan , ordena que todos los prisioneros sean liberados, ganándose así unos nuevos aliados en su avance hacia Tenochtitlán. Pero veamos como nos cuenta estos hechos el cronista López de Gómara:

” Mandó matar a algunos de aquellos capitanes, y los demás los dejó atados. Hizo disparar la escopeta, que era la señal, y arremetieron con gran ímpetu y enojo todos los españoles y sus amigos a los del pueblo. Hicieron conforme al apuro en que estaban, y en dos horas mataron más de seis mil. Mandó Cortés que no matasen niños ni mujeres. Pelearon cinco horas, porque, como los del pueblo estaban armados y las calles con barreras, tuvieron defensa. Quemaron todas las casas y torres que hacían resistencia. Echaron fuera toda la vecindad; quedaron teñidos en sangre. No pisaban más que cuerpos muertos. Se subieron a la torre mayor, que tiene ciento veinte gradas, hasta veinte caballeros, con muchos sacerdotes del mismo templo; los cuales con flechas y cantos hicieron mucho daño. Fueron requeridos, pero no se rindieron, y así, se quemaron con el fuego que les prendieron, quejándose de sus dioses cuán mal lo hacían en no ayudarlos ni defendiendo su ciudad y santuario. Se saqueó la ciudad. Los nuestros tomaron el despojo de oro, plata y pluma, y los indios amigos mucha ropa y sal, que era lo que más deseaban, y destruyeron cuanto les fue posible, hasta que Cortés mandó que cesasen. Aquellos capitanes que estaban presos, viendo la destrucción y matanza de su ciudad, vecinos y parientes, rogaron con muchas lágrimas a Cortés que soltase a alguno de ellos, para ver qué habían hecho sus dioses de la gente menuda; y que perdonase a los que quedaban vivos, para volverse a sus casas, pues no tenían tanta culpa de su daño como Moctezuma, que los sobornó.”

Una de las láminas del Lienzo de Tlaxcala donde se representa la Matanza de Cholula. Sintiéndose amenazados por los 20.000 soldados aztecas procedentes de Tenochtitlán que se aproximaban a Cholula y temiendo quedar atrapados en la ciudad, Cortés tomó la decisión de atacar. Así lo cuenta el propio Cortés en su carta de relación ” así por esto como por las señales que para ello veía, acordé de prevenir antes de ser prevenido, e hice llamar a algunos de los señores de la ciudad diciendo que les quería hablar, y metilos en una sala, y en tanto hice que la gente de los nuestros estuviese apercibida, y que en soltando una escopeta diesen en mucha cantidad de indios que había junto al aposento y muchos dentro en él. Así se hizo, que después que tuve los señores dentro en aquella sala, déjelos atando, y cabalgué, e hice soltar la escopeta y démosles tal mano, que en pocas horas murieron más de tres mil hombres. Y porque nuestra majestad vea cuan apercibidos estaban, antes que yo saliese de nuestro aposento tenían todas las calles tomadas y toda la gente a punto, aunque como los tomamos de sobresalto fueron buenos en desbaratar, mayormente que les faltaban los caudillos porque los tenía presos e hice poner fuego a algunas torres y casas fuertes donde se defendían y nos ofendían, y así anduve por la ciudad peleando, dejando buen recaudo el aposento, que era muy fuerte, bien cinco horas, hastíe que eché toda la gente fuera de la ciudad por muchas partes de ella, porque me ayudaban bien cinco mil indios de Tascaltecatl y otros cuatrocientos de Cempoa
 (imagen procedente de http://circulodeestudios-centrohistorico.blogspot.com )  

Atacaron a un pueblo desarmado y lo masacraron , esa fue la realidad de la batalla de Cholula, que no fue batallas sino masacre de Cholula. Los 20.000 aztecas enviados por Moctezuma no se acercaron , ni les molestarían hasta su llegada a Tenochtitlán . Los 400 españoles y los 3000 tlaxcaltecas se dirigen hacia Tenochtitlán. Por el camino contemplan los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl y los españoles se quedan maravillados por la belleza del paisaje, como nos lo cuenta Díaz del Castillo “Desde que vimos tantas ciudades y villas pobladas en el agua, y en tierra firme otras poblaciones y aquella calzada tan derecha por nivel como iba a Méjico, nos quedamos admirados y decíamos que parecía a las cosas de encantamiento que cuentan en el libro de Amadís, por las grandes torres y edificios que tenían en el agua, y toda de cal y canto; y aun algunos de nuestros soldados decían que si aquello que veían entre sueños … no sé como lo cuente, ver cosas nunca oídas ni vistas ni aun soñadas. Y en aquella villa de Iztapalapa de la manera de los palacios  en que nos aposentaron , la huerta y jardín, la diversidad de árboles y los olores que cada uno tenía , y andenes llenos de rosas y flores. “

Añadir que a su paso por el Popocatépetl, su cumbre fue conquista por uno de los españoles que acompañaban a Cortés , Diego de Ordás (1480-1532) como lo cuenta Díaz del Castillo  “El volcán que está junto a Guaxocingo echaba en aquella sazón mucho fuego, de lo cual nuestro capitán Cortés y todos nosotros nos admiramos de ello y un capitán de los nuestros que se decía Diego de Ordás tomóle codicia de ir a ver qué cosa era y después de bien visto muy gozoso el Ordás volvió con sus compañeros  y cuando fue Diego de Ordás a Castilla lo demandó por armas (quiso incluir el volcán en su escudo de armas) a su majestad, e así las tiene ahora un su sobrino que vive en la Puebla” Pero por fin , el 8 de noviembre de 1519 se produce la entrada de los españoles en Tenochtitlán, y de nuevo recurrimos a las palabras de Díaz del Castillo “luego otro día partimos de Estapalapa, muy acompañados de  grandes caciques, íbamos por nuestra calzada adelante, la cual está ancha de ocho pasos, y va tan derecha a la ciudad de México, que me parece que no se torcía poco ni mucho, y puesto que es bien ancha toda iba llena de aquellas gentes que no cabía, unos que entraban en México y otros que salían, y los indios que nos venían a ver, estaban llenas las torres y los cués [templos] y en las canoas y de todas partes de la laguna, y no era cosa de maravillar, porque jamás habían visto caballos ni hombres como nosotros”.

Fotografía del volcán Popocatépetl . Situado a 55 kilómetros de Tenochtitlán, el Popocatépetl es el segundo volcán más alto de México, con 5500 metros de altura. Su nombre en nahuatl significa “la montaña que humea” y fue a la que ascendió Diego de Ordás de camino a la capital azteca para satisfacer su curiosidad    (imagen procedente de http://cosashermosasyunpocodetodo.blogspot.com)

Se produce el encuentro entre Cortés y Moctezcuma , que le recibe amistosamente y le agasaja con presentes como el  Tocado del Dios Quetzalcóatl. Son alojados en el palacio del padre de Moctezuma y disfrutan de su hospitalidad y los lujos de sus palacios . Así describía Díaz del Castillo como era una comida en palacio del Emperador “En el comer, le tenían sus cocineros sobre treinta maneras de guisados, hechos a su manera y usanza y teniánlos puestos en braseros de barro chicos debajo, porque se enfriasen, y de aquello que Moctezuma había de comer guisaban más de trescientos platos,  cotidianamente le guisaban gallinas, gallos de papada, faisanes, perdices de tierra, codornices, patos mansos y bravos , él sentado en un asentadero bajo, rico y blando, y la mesa también baja .Allí le ponían sus manteles de mantas blancas y cuatro mujeres muy hermosas y limpias le daban agua en unos xicales y le daban sus toallas, y otras dos mujeres le traen el pan de tortillas” .

 Los españoles recorren durante una semana la ciudad, quedando maravillados por su belleza y grandiosidad y horrorizados por los sacrificios humanos. Así los describe el historiador  Kirkpatrick “la víctima era arrastrada gradas arriba, derribada y atada a la piedra convexa del sacrificio por cinco sacerdotes, mientras el sexto le abría el pecho y le arrancaba el corazón, que era quemado ante el ídolo. Luego tiraban el cadáver rodando escaleras abajo y le cortaban las extremidades , destinadas al banquete ritual de los sacerdotes; el tronco  lo arrojaban a las fieras enjauladas”  A pesar del buen recibimiento Cortés era consciente de que su situación es muy peligrosa, que se hallan en una ciudad en el centro de un lago y unida a la tierra sólo por puentes, lo que hacia la huida muy difícil y toma una determinación, ocupar el centro de Tenochtitlán y retener al emperador. El pretexto iba a ser la muerte  del alguacil mayor de la Villa Rica de la Vera Cruz y de otros siete españoles , que habían sido atacados por aztecas dirigidos por un oficial de Moctezuma llamado Quahpopoca.

DOCUMENTAL DE LA CONQUISTA DE MÉXICO DEL CANAL DISCOVERY (Partes 3, 4 y 5 )

Cortés, acompañado de seis hombres armados, se presentó en el palacio de Moctezuma y le exigió que le acompañara a donde los españoles se hallaban al tiempo que le acusaba de ser el responsable de la acción de Quahpopoca. Moctezuma , atemorizado , le acompañó, y al llegar al palacio donde estaba Cortés le encadenaron y le ogligaron a que hiciera ir a la ciudad de Quahpopoca. Cuando este llegó fue condenado a muerte y sería quemado en la hoguera. Sólo entonces liberaron a Moctezuma de sus cadenas.aunque permanece cautivo de los españoles, con una actitud aparentemente resignada. Ordena a mensajeros que recorran todos sus dominios para reunir un tesoro con el que pagar el tributo al rey español , mientras el descontento ante la arrogancia de los extranjeros y la debilidad de su emperador crece entre los habitantes  de Tenochtitlán. Por cierto, el gran tesoro reunido por Cortés nunca llegaría a España, pues sería capturado por un corsario francés que se lo entregó al rey francés  Francisco I(1494-1547). Cuando el rey español le reclamó el tesoro, el monarca francés repuso “Enseñadme el testamento de vuestro padre  Adán en el que todas aquellas tierras están asignadas a Vuestra Majestad”

Pero la situación se complica más cuando llegan noticias a Tenochtitlán de que 18 naves con 800 soldados de infantería y 80 de caballería habían desembarcado en Veracruz, enviadas por el gobernador de Cuba , Diego Velázquez, y dirigidas por Pánfilo de Narváez(1470-1528) que envían un mensaje a Moctezuma informándole que Cortés es un rebelde y podía acabar con él. Cortés , sabedor de lo delicado de la situación, abandona Tenochtitlán , dejando sólo a un centenar de hombres al mando de Pedro de Alvarado(1485-1541) . Era junio de 1520 y los 250 hombres que acompañan a Cortés caen por sorpresa sobre los de Narváez, que en la refriega recibe un golpe en la cara por el que pierde un ojo. Cortés obtiene la victoria y los hombres de Narváez no dudan en unirse a su expedición.También se uniría a la expedición la viruela, pues un esclavo negro que iba con Narváez la padecía. En los años siguientes miles de indios morirían por su causa, llegando en algunas zonas a superar la mortalidad la mitad de la población total, lo que debilitaría la resistencia de los indios y facilitaria la conquista . En cuanto a   Cortés regresa de nuevo a Tenochtitlán reforzado, contando ahora con 1300 hombres y 96 jinetes , además de 4000 tlaxcaltecas, pero cuando llega a la ciudad se da cuenta que algo había pasado.

En ausencia de Cortés, los aztecas se habían reunido en la explanada del Templo Mayor el 20 de mayo para celebrar una fiesta de los dioses Tezcatlipoca y Huitzilopochtli  para dar la bienvenida al verano que empezaba, pero Pedro de Alvarado , que había dado permiso para la ceremonia, se asustó y temió que se volviesen contra él y ordenó que atacasen a aquella multitud indefensa, en una acción muy parecida a la que vimos en Cholula. Así se lo contaron años después los indios al franciscano Bernardino Sahagún (1499-1590) ” Al momento todos [los españoles] acuchillan, alancean a la gente y les dan tajos, con las espadas los hieren. A algunos les acometieron por detrás; inmediatamente cayeron por tierra dispersas sus entrañas. A otros les desgarraron la cabeza: les rebanaron la cabeza, enteramente hecha trizas quedó su cabeza.ero a otros les dieron tajos en los hombros: hechos grietas, desgarrados quedaron sus cuerpos. A aquéllos hieren en los muslos, a éstos en las pantorrillas, a los de más allá en pleno abdomen. Todas las entrañas cayeron por tierra Y había algunos que aún en vano corrían: iban arrastrando los intestinos y parecían enredarse los pies en ellos. Anhelosos de ponerse en salvo, no hallaban a donde dirigirse”

DOCUMENTAL SOBRE LOS SACRIFICIOS AZTECAS  DEL CANAL HISTORIA  (versión original subtitutalada en castellano)

Pedro de Alvarado y sus hombres tuvieron luego que refugiarse en sus cuarteles cuando los habitantes de Tenochtitlán se rebelaron. Esta es la situación que se encontró Cortés y que aún se agrava mas a su llegada , cuando los españoles comienzan a ser atacados y asediados en los templos donde residían. En un intento de calmar a la multitud , Cortés hace salir a Moctezuma a una de las balconadas del palacio para que se dirija a sus súbditos. El ataque se detiene e incluso algunos se inclinan ante el emperador , pero al comenzar a dirigirse a los ciudadanos , la ira estalla de nuevo y comienzan a lanzar piedras y flechas , y una de estas piedras alcanza a Moctezuma II el Joven , causándole una herida que le provocará la muerte tres días después, el 29 de junio de 1520. Los aztecas eligen como nuevo emperador al hermano de Moctezuma, Cuitláhuac, mientras los ataques se recrudecen y la situación de los españoles se hace insostenible.

Así nos lo relata Díaz del Castillo “Cada día menguaban nuestras fuerzas y la de los mexicanos crecían, y veíamos muchos de los nuestros muertos y todos los demás heridos, y aunque peleábamos muy como varones no podíamos hacer retirar ni que se apartasen los muchos escuadrones que de día y de noche nos daban guerra, y la pólvora apocada, y la comida y el agua por consiguiente, en fin, veíamos la muerte a los ojos,  y fue acordado por Cortés y por todos nuestros capitanes y soldados de que noche nos fuésemos, cuando viésemos que los escuadrones guerreros estuviesen más descuidados ) Y estando en esta manera cargan tanta multitud de mexicanos a quitar la puente y a herir y a matar en los nuestros  y como la desdicha es mala en tales tiempos, ocurre un mal sobre otro; como llovía resbalaron dos caballos y caen en el agua .De esta manera que aquel paso y abertura se hinchó de caballos muertos y de indios e indias”

En efecto, la noche del 30 de junio Cortés dispuso que cada hombre llevar encima lo imprescindible porque iban a abandonar la ciudad tratando de no hacer ni el menor ruido. La codicia de algunos sería su perdición, porque se llenarían de pesadas joyas que significarían su muerte. Para salvar los estrechos de agua que interrumpían la calzada que salía de Tenochtitlán, construyeron un puente móvil. Así salieron esa noche y salvaron el primero de estos estrechos para comprobar con horror que el puente móvil se quedaba atascado , así que no tendrían más remedio que atravesar a nado los siguientes estrechos. Cuando estaban en ello fueron atacados por una multitud de canoas. Los hombres que se habían llenado los bolsillos de oro murieron ahogados , la artilleria y la pólvora se perdió en su totalidad y sólo sobrevivieron 23 caballos. Murieron también los hijos de Moctezuma y otros prisioneros que llevaban los españoles y perdieron el 90% de lo que habían saqueado.

La llamada Noche Triste el 30 de juno de 1520 estuvo muy cerca de significar el fin de Cortés y sus hombres, muriendo entre 600 y 800 hombres , perdiendo la pólvora y los cañones y casi todos los caballos. En realidad ya estaban derrotados cuando con apenas medio centenar de hombres se enfrentó en lo que parecía la batalla final en Otumba .Los aztecas tuvieron entonces en su mano la victoria, pero la dejaron escapar contra todo pronóstico. Parte de la historia hoy sería diferente si en Otumba la victoria hubiera sido de Moctezuma II  (imagen procedente de http://firedirectioncenter.blogspot.com )  

Bernal Díaz del Castillo afirma que murieron seiscientos españoles, otras fuentes hablan de hasta ochocientos,  y nos cuenta  como Cortés y los demás capitanes le encontraron y vieron que no venían más soldados, se le saltaron las lágrimas de los ojos y dijo Pedro de Alvarado, que Juan Velázquez de León quedó muerto…..y mirábamos toda la ciudad y las puentes y calzadas por donde salimos huyendo; y en ese instante suspiró Cortés con una gran tristeza, muy mayor a la que antes traía, y por los hombres que le mataron antes…..Acuérdome que entonces le dijo un soldado que se decía el bachiller Alonso Pérez (que después de ganada la Nueva España fue fiscal y vecino en México): “Señor capitán, no esté vuestra merced tan triste, que en las guerras estas cosas suelen acaecer”..y Cortés le dijo que ya veía cuántas veces había enviado a México a rogarles con la paz; y que la tristeza no la tenía por una sola cosa, sino en pensar en los grandes trabajos en que nos habíamos de ver hasta tornarla a señorear.”  Esta noche del 30 de junio de 1520 sería recordada por la historia como la Noche Triste.

VÍDEO SOBRE LA NOCHE TRISTE

Durante los días siguientes los españoles y tlaxcaltecas supervivientes son perseguidos por los aztecas que los acosan sin cesar, perdiendo hombres en un lento goteo que los debilitaba cada vez más. Finalmente son acorralados el 7 de julio de 1520 en los llanos de Otumba. Un ejército de unos 40.000 aztecas, aunque las cifras siempre tenemos que mirarlas con precaución, rodeó a los aproximadamente quinientos españoles y poco más de un centenar de tlaxcaltecas que había llegado hasta allí.Apenas disponen de 20 caballos, no tienen ya arcabuces ni artilleria y muchos de ellos están heridos y todos agotados, pero sabían que el destino que les esperaba era el sacrificio en el Templo Mayor, así que sólo les quedaba vender cara su vida. Después de aguantar durante horas los ataques aztecas, Cortés tomó una decisión desesperada y se lanzó entre la multitud a capturar al estandarte real, hermano del emperador ,Matlatzincátzin, le derriba y le da muerte. Inmediatamente los aztecas frenan en su ímpetu y finalmente los españoles logran la victoria.

Contra todo pronóstico, medio centenar de hombres había derrotado a decenas de miles de aztecas, sin duda por la falta de estrategia de estos pues de otra forma no se puede explicar esta victoria, una de las más heroicas de toda la conquista de América. Cortés y sus hombres logran por fin llegar al refugio de Tlaxcala. Desde allí Cortés decide recuperar de nuevo todo lo perdido , pero ya no estará solo, pues comienzan a llegar refuerzos de Cuba, de Jamaica y de Santo Domingo. En este punto hay que destacar la fidelidad de los Tlaxcaltecas , pues  podrían haber acabado con las magras y exhaustas tropas  de Cortés con facilidad, pero por el contrario les dieron refugio y comida .Durante los meses siguientes , con la ayuda de 2000 guerreros tlaxcaltecas, Cortés va dominando todo el territorio próximo a Tenochtitlán , como lo cuenta en la segunda carta de relación al rey Carlos I

¿Cómo medio centenar de hombres pudieron derrotar a miles de guerreros aztecas,que podrían llegar hasta los 40.000 hombres? La batalla de Otumba fue el punto crucial en la Conquista del Imperio Azteca ,allí se decidió, pues después de desaprovechar aquella ocasión de aniquilar a las disminuidas tropas de Cortés, la iniciativa volvería a manos de los españoles gracias al apoyo de los tlaxcaltecas . La batalla de Otumba fue, sin duda, una de esas batallas que marcan la historia (imagen procedente de http://www.todahistoria.com)   

“y por no dar cuenta de todas las particularidades que nos acaecieron en esta guerra, que sería prolijidad, no diré sino que, después de hechos los requerimientos para que viniesen a obedecer los mandamientos que de parte de vuestra majestad se les hacían acerca de la paz, no los quisieron cumplir y les hicimos la guerra y pelearon muchas veces con nosotros y con la ayuda de Dios y de la real ventura de vuestra alteza siempre les desbaratamos y matamos muchos, sin que en toda la dicha guerra me matasen ni hiriesen ni un español..en obra de veinte días hube pacíficas muchas villas y poblaciones a ella sujetas y los señores y principales de ellas han venido a ofrecerse y dar por vasallos de vuestra majestad…»

 Después ordena  al jefe de carpinteros Martín Lopez que construya 13 bergantines, pues ha decidido atacar Tenochtitlán y quiere someterla a un bloqueo en el lago para que no reciba ni comida ni armas .El 28 de diciembre de 1520 Cortés , casi seis meses después de la Noche Triste, abandona Tlaxcala al frente de 550 hombres, 40 caballos y ocho cañones mientras que los tlaxcaltecas sumaron más diez mil hombres bajo el mando de Chichimecatecle. El 31 de diciembre entran en la segunda ciudad real de los aztecas, Tezcuco . En esta ciudad, cuenta Cortés “Encontramos la sangre de nuestros hermanos y compañeros esparcida y sacrificada en todas las torres y santuarios , algo tan lamentable , que nuestras tribulaciones se renovaban” Estos españoles habían sido capturados en junio de ese mismo año cuando se quedaron rezagados de las tropas que dirigía Cortés a Tenochtitlán después de derrotar a Narváez. Les habían sacado el corazón , algunos de ellos fueron cocidos en vasijas de barro con cal para ser comidos mientras que otros fueron ensartados por la cabeza y expuestos sus cuerpos formando una hilera. Algo que conmocionó a los españoles fue la inscripción realizada por uno de aquellos infortunados donde se podía leer “Aquí estuvo preso el sinventura Juan Yuste, con otros muchos que traía en su compañía”

Pero tampoco las ciudades aztecas iban a recibir un trato muy humano. Así nos cuenta Díaz del Castillo la conquista de Iztapalapa “Gran parte de la ciudad de Iztapalapa fue incendiada y miles de sus habitantes acuchillados, pues nuestros aliados tlaxcaltecas, viendo la victoria que Dios nos concedió, no pensaban sino en matar a diestro y siniestro” Durante tres meses Cortés fortaleció su presencia alrededor de Tenochtitlán donde había nuevo emperador después de que Cuitláhuac muriera en noviembre de 1520 víctima de la viruela que Narváez había introducido en México. Ahora el emperador era Quanthemoc o Cuauthémoc(1496-1525) , sobrino de Moctezuma II el Joven. Mientras, Cortés ordenó que se fueran montando los 13 bergantínes para tenerlos listos para el asalto definitivo a Tenochtitlán. En estos momentos Hernán Cortés cuenta con unos 900 hombres gracias a los refuerzos recibidos de Cuba, Santo Domingo y Jamaica, con 86 jinetes y 100 balleteros y arcabuceros. A finales de mayo de 1521 comenzaba el sitio a la capital azteca, cortando el acueducto que proveía de agua dulce a la ciudad, mientras los bergantines ejercen un bloqueo naval impidiendo que canoas con comida lleguen hasta Tenochtitlán.

Cuauthémoc, el último emperador azteca, que ofreció una resistencia encarnizada en Tenochtitlán hasta su captura y luego fue traicionado por Cortés, que en un primer momento le perdonó la vida ,para luego torturarle y en 1525 ordenó su muerte por temor a que conspirase contra los españoles. Actualmente es considerado un héroe nacional en México   

Díaz del Castillo nos cuenta sobre el sitio “cada día existían tantos combates (no siempre victorias) que si los hubiera relatado todos parecería un libro de Amadís o de Caballerías. Fueron noventa y tres días de sitio” Como nos explica Díaz del Castillo, no todos son victorias, también los españoles sufren bajas y en uno de los asaltos a la ciudad son hechos prisioneros 70 hombres  que luego fueron sacrificados para horror del resto de las tropas que asediaban la ciudad , sacándoles el corazón en el Templo Mayor. Pero las fuerzas de los aztecas iban menguando por el hambre y las enfermedades provocadas por los cadáveres en descomposición en las calles. Se luchaba por cada metro del terreno y así durante tres meses, hasta que el 13 de agosto de 1521 los bergantines capturan a un grupo de piraguas que pretendían escapar al bloqueo , con la sorpresa de que en una de ellas viajaba el emperador. Cortés  manda traerlo inmediatamente a su presencia y así nos describe la escena Bernal Díaz del Castillo

“Señor, ya yo he hecho lo que estaba obligado en defensa de mi ciudad. Toma luego ese puñal que traes en la cintura y mátame luego con él. Y Cortés respondió que por haber sido tan valiente y haber defendido su ciudad , se lo tenía en mucho y tenía en más a su persona.” y continua el relato “Llovió y tronó y relampagueó aquella noche y como se hubo preso Cuauthémoc, quedamos tan sordos todos los soldados como si de antes estuviera uno puesto sobre un campanario y tañesen muchas campanas , y en aquel instante que las tañían las cesasen de tañer; y esto digo a propósito porque todos los noventa y tres días que sobre esta ciudad estuvimos, de noche y de día daban tantos gritos y voces y silbidos , y unos escuadrones mejicanos, apercibiendo escuadrones y guerreros que habían de pelear en la calzada , y otros llamando las canoas que habían de guerrerar con los bergantines y con nosotros en los puentes; otros apercibiendo a los que habían de hincar palizadas y abrir y ahondar las calzadas  y aberturas y puentes y en hacer albarradas y otros en aderezar piedra, vara y flecha. De esta manera de noche y de día no déjabamos de tener gran ruido, y tal que no nos oíamos los unos a los otros; y después de preso Cuauthémoc cesaron las voces y el ruido”

Escribiría Hernán Cortés “así , preso este señor , luego en este punto cesó la guerra”  Después de ordenar la evacuación de la ciudad , durante tres días y tres noches salieron los ciudadanos de Tenochtitlán, como nos cuenta Díaz del Castillo ” digo que en tres días con sus noches, en todas tres calzadas, llenas de hombres y mujeres y criaturas, no dejaron de salir y tan flacos y amarillos y sucios y hediondos, que era lástima de verlos”  Cortés, sin embargo, traicionaría la palabra dada al emperador y cediendo a las presiones de sus hombres , que deseaban saber donde estaban ocultas las riquezas aztecas, ordenó torturar a Cuauthémoc, quemándole las manos y los pies, de tal forma que terminada la tortura sin resultados, Cuauthémoc quedó tullido. Tres años después,en 1525 los españoles acusarán a Cuauthémoc de estar implicado en una conspiración contra los españoles, como nos lo cuenta el historiador español Diego López de Cogolludo (1613-1665) en su obra “Conquista del Yucatán”: Quauhtemoc confesó ser así, como los demás lo habían dicho; pero que no fue él principio de aquella consulta, ni sabia si todos fueron en ella ó se efectuaría, porque él nunca tuvo intención de salir con ello, que solo había pasado la conversación referida, Sin más probanzas, dice Bernal Diaz, que D. Hernando Cortés mandó ahorcar á Quauhtemoc, y al señor de Tacuba, que era su primo; pero la Historia General de Herrera dice, que fue dada sentencia mediante proceso jurídico, y sentenciados á ahorcar Quauhtemoc, Couanoctzin y Tetepanquetzal”

La vida de Hernán Cortés después de la conquista del Imperio azteca daría para nuevos artículos. Para cerrar esta historia indicaré sólo que exploró parte de la actual California, y después sus enemigos conspirarían contra Cortés al que acusaron ante el rey Carlos I de haber robado parte del oro que correspondía al  monarca e incluso hubo una acusación por haber envenenado a su esposa Catalina Juárez  . Por ello fue desterrado de México aunque luego consiguió que Carlos I le rehabilitase y le nombrase marques del Valle de Oaxaca  . Pero la muerte le sorprendería  en el municipio sevillano de Castilleja de la Cuesta el 2 de diciembre de 1547 cuando trataba de regresar a América. En su epitafio podemos leer” Padre cuya suerte impropiamente aqueste bajo mundo poseía ,Valor que nuestra edad enriquecía,Descansa ahora en paz, eternamente” (Imagen procedente de http://www.portalplanetasedna.com.ar

El 28 de febrero de 1525 Cuauthémoc , el último emperador azteca,moría en la horca, pronunciando antes estas palabras , según el relato de Diego López de Cogolludo“O capitan Malinche, dias ha que yo tenia entendido, é habia conocido tus falsas palabras: que esta muerte me habias de dar, pues yo no me la dí, cuando te entregaste en mi ciudad de Méjico; porque me matas sin justicia?”… Hernán Cortés , una vez más, traicionó la palabra dada a Cuauthémoc para el que habría sido una muerte más honrosa si en el momento de la rendición Cortés le hubiera dado muerte con su puñal, como Cuauthémoc le pedía. Cortés podría haber dicho lo mismo que el caudillo celta Breno en el año 387a.C después de ocupar la ciudad de Roma, “Ay de los vencidos”. En nuestros días, cada 28 de febrero la bandera mexicana ondea a media asta en todo el país, recordando la muerte del último emperador azteca.

Y en este punto , con la muerte del último emperador azteca, dejamos nuestro relato, en el que espero haberos dado una visión lo más neutral posible sobre la conquista de México, con sus actos de heroismo y sus actos de mayor crueldad, porque nunca una conquista es limpia, nunca se hace sin horror, sin injusticias y sin violar la inocencia. Hemos visto como en ambos bandos se cometían actos bárbaros y sangrientos, y no se trataba , como decía en la primea parte de esta historia, de un relato de buenos y malos. Se trata tan solo de una historia protagonizada por seres humanos.La conquista de la que sería llamada Nueva España no había terminado, se prolongaría todavía durante años y Cortés terminaría sus días muy lejos de la tierra que conquistó, en España, pero esa es ya otra historia. Si la frase de Montaigne “si no acaba con la guerra, no es una victoria” es cierta, en esta guerra hubo un vencedor, pues España permaneció durante tres siglos como dueña de este territorio. Los derrotados, como en toda guerra, fueron aquellos que dieron su vida por la ambición de sus señores.  

Anuncios