EL MANIFESTANTE, PERSONA DEL AÑO 2011 . LA DIGNIDAD POR ENCIMA DEL MIEDO

La revista Time ha elegido la figura del manifestante, del indignado, el movimiento que nació inspirado por un breve folleto escrito por el diplomático francés Stéphane Fredéric Hessel(1917) titulado “Indignaos” y también a la Primavera Árabe que sacudió los cimientos de los viejos regímenes autoritarios de gran parte del Norte de África y Oriente Medio. El director de la revista británica,Rick Stengel, ha explicado que los motivos por los que ha sido concedido este premio, no a una persona en concreto sino al colectivo de todos los que se han manifestado contra la corrupción del poder y las injusticias del sistema económico imperante,  es porque “en todos los sitios este año, la gente se ha quejado por la incapacidad de los líderes tradicionales y la irresponsabilidad de las instituciones. Los políticos no pueden mirar más allá de las próximas elecciones y se niegan a tomar decisiones difíciles. Esa es una de las razones por las que no elegimos a una persona este año” y añade “por capturar y resaltar un sentir global de promesa impaciente, por acabar con gobiernos y con la sabiduría tradicional, por combinar las técnicas más viejas con las más nuevas para hacer brillar la luz de la dignidad humana y, por último, por dirigir el planeta hacia un senda más democrática aunque a veces más peligrosa para el siglo XXI, el ‘Manifestante’ es la Persona del Año 2011 de Time”.
Si, todos vivimos con esperanza y expectación las revoluciones árabes en Egipto, Túnez , Libia  y los intentos de enfrentarse al poder en Yemen, Arabia Saudi o Siria, parecía el grito de libertad de un pueblo harto de décadas de corrupción, de falta de libertad y , sobre todo, de malas condiciones de vida. En Europa ,la crisis financiera en la que se haya sumido nuestros sistema económico desde el año 2008, ha sacado a la luz todas las prácticas abusivas de los grandes financieros, la corrupción e inoperancia de los políticos y la fragilidad del proyecto de una Europa unida basada no en la unidad política sino en la economía, y cuando esta ha fallado el edificio ha amenazado con derrumbarse ante la falta de verdadera unión y solidaridad entre  las diferentes naciones que la integran. Primero en España, con el ya famoso Movimiento 15-m, luego en Grecia, en Portugal , en el Reino Unido y también en Estados Unidos, miles de personas tomaron las calles para protestar e impulsar un cambio no sólo económico,sino también político y social .

La tradición de elegir una “persona del año” por la revista Time comenzó en el año 1927 y el primero en ser elegido fue el aviador Charles Lindbergh. En principio era “el hombre del año” pero a partir de 1999 se convirtió en “persona del año” para no excluir a las mujeres , aunque cuatro mujeres antes de esta fecha recibieron este título, entre ellas la reina Isabel II de Inglaterra en 1952 o la que fuera presidenta de Filipinas Corazón Aquino en 1986. Aunque es considerado como un homenaje y un honor recibir esta designación también fueron personas del año personajes que no eran precisamente ejemplares como Adolf Hitler en 1938, Josef Stalin  por dos veces en 1939 y 1942 o el líder de la Revolución Iraní , el Ayatollah Jomeini en 1982. Este año , como vemos en la portada, el premio ha correspondido no a una persona sino a la figura del manifestante para honrar a todos los que han participado  en la caída de los regímenes totalitarios en el Norte de África y también a los manifestantes de los movimientos de indignados en Europa. Según su director es porque han contribuido a cambiar el mundo, pero , sin embargo, siendo una buena noticia todo aquello que signifique un reconocimiento a los que luchan por la libertad, lo que no está tan claro son los logros reales de estas protestas  (imagen procedente de http://www.elreferente.es )

El detonante de todo , el primero de los indignados, el tunecino Mohamed Buazizi, pagó con su vida la protesta al quemarse vivo después de que la policía tunecina le quitara su único medio de vida. La foto de su cuerpo ardiendo dio la vuelta al mundo y animó a los jóvenes tunecinos a salir  a la calle , organizándose gracias a uno de los grandes protagonistas de estas revueltas, las redes sociales. Y como fichas de domino, este grito de libertad se extendió de una nación a otra . Como dice el director de Times “En todas partes, parece que la gente ha dicho que ya es suficiente,han reclamado, no han desesperado, incluso cuando las respuestas llegaron en forma de gases lacrimógenos o balas” y creyeron con firmeza en  “la idea de que la acción individual pueda traer un cambio colosal y colectivo”. Si, se han publicado libros, se han estrenado películas, denunciando la injusticia del actual sistema económico , se han hecho públicos informes como el del Pew Research Center que señalaba que en Estados Unidos el número de pobres había alcanzado los 49 millones de personas y los mayores son hasta 47 veces más ricos que los jóvenes. Y lo mismo sucede en Europa, donde las diferencias entre ricos y pobres son cada vez mayores

Durante todo este aciago año 2011 los derechos laborales y las políticas sociales no han hecho sino retroceder, se piden sacrificios, se reducen gastos sociales, se amplia el porcentaje de la población que se halla en el umbral de la pobreza o lo ha cruzado, se imponen gobernantes que no han sido elegidos por los votantes determinan sus actos por la reacción de los mercados, de las agencias de calificación, de los fondos de inversión y de los lobbies de los grandes grupos financieros e industriales. Hasta la saciedad se ha repetido que las consecuencias de la crisis no la pueden pagar en solitario los ciudadanos, sino que los responsables de la misma, tanto políticos, financieros o empresarios, deberían responder ante la justicia y la sociedad por sus actuaciones inmorales. Las calles se han llenado de manifestantes aunque sin objetivos precisos y sin saber muy bien como encauzar esa indignación para alcanzar objetivos concretos.

El movimiento de indignación que nació en España se extendió por los países más golpeados por la crisis, como Grecia, Portugal y en otoño también a Estados Unidos. Según el Diccionario de la Lengua indignación significa  “Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos”, un enfado dirigido no contra una persona en concreto sino contra una forma de organización social y económico que lejos de extender el bienestar y la prosperidad entre las naciones menos favorecidas, está incrementando las desigualdades incluso en las sociedades más prósperas, al tiempo que conserva una forma de vida que contribuye al deterioro del medio ambiente y el agotamiento de los recursos naturales. Sin embargo, a pesar de la voluntad de querer cambiar esto, los objetivos de estos movimiento son difusos y sin un programa realista y concreto es difícil influir en la realidad. (imagen procedente de http://www.absolutnuevayork.com )
Ahora que estamos llegando al final de este año, y después de que la figura del manifestante haya sido elegido como la persona más importante e influyente del año, habría que mirar atrás y reflexionar sobre lo que realmente se ha conseguido, que se ha cambiado, que impacto ha tenido en la vida real y cotidiana de la población. Sobre la situación en las naciones del Norte de África ya escribí a comienzos de este mes un artículo en el que mostraba como, medio año después de las protestas y las revoluciones de la Primavera Árabe, el panorama estaba dominado por la incertidumbre y por la amenaza de que el poder pasara ahora a manos de partidos islámicos como los Hermanos Musulmanes en Egipto. Libia todavía está tratando de recuperar el aliento después de una guerra concluida con el asesinato del dictador Muamar el Gadafi, Siria se halla en una guerra civil no declarada y con miles de personas asesinadas, torturadas y desaparecidas, y las tiranías de la Península Arábiga, Arabia Saudi, Kuwait, Abu Dhabi, han comprado con el dinero del petróleo el silencio , por el momento, de sus súbditos.
En Europa y Estados Unidos las protestas no han cambiado nada. Se han convertido en el derecho a pataleo de la población, al que los políticos hacen oídos sordos mientras siguen tomando decisiones que , día a día, empeoran las condiciones de vida de sus ciudadanos, que asistimos como espectadores incrédulos al espectáculo de sucesivas reuniones, asambleas y cumbres salvadoras que sólo ponen de manifiesto la incompetencia, mediocridad y falta de visión de los que son líderes de nuestras naciones. ¿Realmente es el manifestante el personaje del año 2011?¿no será más bien ellos, esos cuyo nombre no conocemos, que no están en los gobiernos, que no son elegidos por los votantes, pero que imponen sus reglas y condicionan las políticas de las naciones?¿esos que son capaces de hacer fracasar la última Cumbre del Clima en Durban poniendo en peligro el futuro de las nuevas generaciones para no tomar decisiones que pudieran dañar a grandes grupos industriales?

Las sucesivas reuniones de la Unión Europea, donde sólo se escuchan las voces de los presidentes de Francia, Nicolás Sarkozy, y de Alemania, Angela Merkel, país que se está beneficiando al financiar su deuda con intereses muy bajos. Sufrimos la mala administración de los diferentes gobiernos europeos, con democracias intervenidas por elementos al margen de los parlamentos elegidos por los votantes, que imponen sus condiciones y exigen sacrificios que ellos no comparten. Ya no son los gobiernos los que toman las decisiones y se están poniendo las bases para que surjan movimientos radicales, separatistas, extremistas, como ya sucedió en otros momentos de la historia de Europa.(imagen procedente de http://cnnespanol.cnn.com ) 
El director de Time dice que “En 2011, los manifestantes no sólo expresaron sus quejas, cambiaron el mundo” pero ¿qué ha cambiado?¿que se ha logrado? En el Norte de África es cierto que se ha conseguido derrocar a tiranos que llevaban décadas en el poder, apoyados, no lo olvidemos, por Occidente, pero estamos comenzando a ver como pueden haber cambiado de cadenas y de amo, aunque habrá que esperar aún un tiempo para saber cual es el resultado final de estas revoluciones. En Europa el resultado es nulo, en realidad sólo se han dado pasos atrás y la resignación comienza a abrirse paso, aceptando como una realidad inevitable el camión de Europa hacia un mundo más pobre, más injusto y menos libre porque no hay auténtica libertad en una sociedad en la que el poder económico se halla concentrado en unas pocas manos mientras la gran mayoría se ve obligada a aceptar condiciones laborales y económicas que hace apenas cuatro años habrían sido consideradas humillantes e injustas.
La cantante y compositora argentina Eladia Blázquez(1931-2005) decía ” Merecer la vida no es callar y consentir tantas injusticias repetidas. Es una virtud, es dignidad y es la actitud de identidad más definida” Dignidad, una palabra que procede del latín “dignitas” y que definía la escritora española Concepción Arenal con estas palabras “La dignidad es el respeto que una persona tiene de sí misma y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus propios ojos.”.La dignidad no nos la da nadie, es una conquista personal y a partir de ella podemos enfrentarnos contra aquellos que pretenden imponernos la indignidad, aquellos que tratan de mancillar la lucha de millones de hombres y mujeres que durante los últimos siglos han ido conquistando , poco a poco, mejores y más justas condiciones de vida para que las generaciones futuras tuvieran una existencia mejor que la suya. En el siglo XXI que acabamos de empezar esa herencia de las generaciones futuras está en peligro, tanto en el bienestar económico y social, como en el medioambiental.

La alegría inicial por el triunfo de las revoluciones de la Primavera Árabe  se está apagando con rapidez cuando en Egipto, pieza clave en el equilibrio en Oriente Medio, el poder ha caído en manos de los Hermanos Musulmanes y los salafistas, que quieren implantar de nuevo la ley islámica que no hará más libres a los egipcios sino que violará los derechos de las mujeres, la libertad de expresión política y religiosa y además fomentará el enfrentamiento con Israel, como podemos ver en esta imagen en la que partidarios de los salafistas queman una bandera israelí. Lo que parecía el triunfo de la libertad se está convirtiendo en el triunfo del fanatismo. Las revoluciones no son de quienes las hacen, sino de los que se aprovechan de ellas  (imagen procedente de http://www.pragmadigital.com ) 
Puede que las manifestaciones se convirtieran en las protagonistas del 2011, pero sin una participación activa de cada uno de nosotros en la sociedad, sin la solidaridad necesaria con los menos favorecidos, con los que están viviendo peor, sin la necesaria participación en los medios de comunicación para denunciar las injusticias que se están cometiendo, sin el compromiso de buscar una solución no con gritos ni violencia sino con diálogo pero también con firmeza y convicción, sin unos objetivos claros, concretos y no basadas en las emociones sino en la reflexión razonada, ninguna de estas protestas cambiará nada, como ya estamos viendo. Y tampoco cambiará nada la resignación pues como muy bien decía Honoré de Balzac, “la resignación es un suicidio cotidiano”, pero me temo que a la explosión de indignación , al no estar articulada por un programa con objetivos concretos, le suceda la resignación.
Es una buena noticia que los manifestantes se hayan convertido en los protagonistas del año 2011 , pues quiere decir que las sociedades no están dormidas, que tienen capacidad de reacción y la suficiente dignidad para no dejarse humillar por los diferentes poderes que la quieren controlar. Más que nunca los medios de comunicación , las redes sociales, los  blogs , la comunicación que hoy une a  personas alejadas miles de kilómetros poniendo en contacto diferentes realidades sociales y económicas, pero al final una única realidad, nuestra condición de personas que buscan la libertad, la justicia y conseguir que el mundo que dejemos a los que vengan después sea un poco mejor que el que nos legaron nuestros padres, todo ello tiene que ayudarnos a que estas voces no mueran en la portada de una revista. Estamos casi en Navidad, una época que para muchos es un tiempo de esperanza, y quiero pensar que el próximo año nos traerá esa esperanza renovada en un mundo que será mejor gracias al esfuerzo de cada uno de nosotros. No es tiempo de cinismos, ni de escepticismos, es el tiempo del valor y la dignidad para conseguir un mundo mejor. Así lo expresaba el escultor español Eduardo ChillidaUn hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo” Ojalá en la portada del 2012 de Times el protagonista sea la victoria de la dignidad sobre todos los miedos.
Anuncios

ESPAÑA, UNA SOCIEDAD EN CRISIS

Miguel de Unamuno(1864-1936) fue uno  de los principales representantes de lo que en España se conoce como la Generación del 98, intregrado por aquellos escritores e intelectuales que habían nacido entre los años sesenta y setenta del siglo XIX y que de alguna forma se sintieron unidos por la debacle de España en el año 1898, cuando después de una guerra que casi no merece ese calificativo pues  ,en realidad, no hay guerra cuando no existe rival, y España entonces no podía hacer frente al poderío militar norteamericano, perdimos las últimas colonias , los restos de un antiguo Imperio que durante el siglo XIX fue desintegrándose al mismo tiempo que la propia España se desintegraba por dentro. En ese año se perdió Cuba y Filipinas, a las que más adelante dedicaré un articulo así como a los orígenes y consecuencias de esa guerra . Unamuno expresó el sentimiento de toda una generación con unas palabras que se convirtieron en el mejor símbolo del desgarro de una nación, “Me duele España”.

Siempre he admirado a aquellas personas que defienden con su forma de actuar, con su palabra y con su ejemplo las ideas en las que creen cuando lo hacen con respeto hacia los que piensan de otro modo, las personas que saben escuchar y ejercen la tolerancia como principal instrumento para la convivencia. Miguel de Unamuno , con sus contradicciones como todo ser humano, pues ninguno somos perfectos ni estamos libres de cometer errores o actuar mal, era uno de esos hombres y demostró su valor y su compromiso con la libertad  en un  célebre debate en la Universidad de Salamanca. No voy a contar aquí toda la historia , porque hoy  no es el asunto de este artículo la historia, pero si las palabras finales de Unamuno porque son importantes para apoyarme en lo que luego voy a exponer.
Momento en que Miguel de Unamuno, en el centro con barba blanca y abrigo negro,  abandonaba la Universidad después de enfrentarse a Millán Astray y a los estudiantes que pronunciaron frases como “Viva la muerte” o “Muerte a los intelectuales traidores” La respuesta a esta barbarie por parte de Unamuno fueron estas palabras  “Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. ” (imagen procedente de http://maspomadaporfavor.blogspot.com )
Estamos en el día 12 de octubre de 1936, desde el 18 de julio de este año en España se combate en una sangrienta Guerra Civil que durará tres años más y que terminará con la muerte de entre medio millón y un millón de españoles. Estamos en la Universidad de Salamanca, en el acto de apertura del curso universitario. Entre los oradores se encuentra el catedrático Francisco Maldonado(1891-1985), el escritor José María Pemán(1897-1981) y el general franquista  y fundador de la Legión Española, Millán Astray(1879-  1954). Salamanca estaba dentro del territorio dominado por las tropas llamadas Nacionales bajo el mando del futuro dictador Francisco Franco(1892-1975) y el ambiente se hallaba exaltado , gritando consignas en favor de Franco. Maldonado pronuncia un discurso contra vascos y catalanes donde dice sobre ellos que son cánceres en el cuerpo de la nación. El fascismo ,que es el sanador de España, sabrá como exterminarlas, cortando en la carne viva, como un decidido cirujano libre de falsos sentimentalismos. “ En ese momento, los estudiantes rompen en aplausos y gritos y uno de ellos pronuncia estas terribles palabras que retratan hasta donde puede llegar la ceguera, la intolerancia y el radicalismo “Viva la muerte”

Después de oír el discurso de Millán Astray por los mismos derroteros que Maldonado, le llegó el turno a Miguel de Unamuno que abriría así su discurso Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia.”  y continua el discurso rechazando la intolerancia de los que le acompañan en la mesa y de los estudiantes que los apoyan con sus gritos. Indignado, Millán Astray grita de nuevo ” Viva la muerte” y añade “Muera la intelectualidad traidora”. A estas palabras cargadas de irracionalidad, de odio y de intransigencia, Unamuno respondió Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho.” Unamuno estuvo a punto de morir allí mismo , sino lo hubieran sacado de allí , curiosamente, la esposa de Francisco Franco.

En una carta escrita el 21 de noviembre leemos “La barbarie es unánime. Es el régimen de terror por las dos partes. España está asustada de sí misma, horrorizada. Ha brotado la lepra católica y anticatólica. Aullan y piden sangre los hunos y los hotros. Y aquí está mi pobre España, se está desangrando, arruinando, envenenando y entonteciendo”   Unamuno moriría poco después, el 31 de diciembre de 1936, imagino que con el corazón roto viendo a su amada nación, aquella que le dolía en su propio ser, enfrentada en un conflicto fratricida que era el triunfo de la intolerancia, de la barbarie, de la ceguera. Os preguntaréis porque hablo de esto hoy y la respuesta para los que me leen ya les sonará, porque siempre me gusta apoyarme en el pasado, en la historia, para explicar acontecimientos presentes y, sobre todo ,para extraer enseñanzas que nos puedan ser útiles para afrontar los rectos actuales.  A Unamuno y a otros muchos españoles les dolía España, pero más de setenta años después de aquellos hechos atroces, a muchos nos sigue doliendo España y el espectáculo al que estamos asistiendo, donde cada vez veo más síntomas de intolerancia, de falta de respeto, de intransigencia desde diferentes extremos políticos y sociales.
Los padres de la Constitución de 1978, en la parte inferior Miguel Roca, Manuel Fraga, Gregorio Peces Barba y Jordi Solé Tura, de pie Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez Llorca y Miguel Herrero de Miñón, autores de la Constitución más longeva de la historia de España que ponía punto final a cuatro décadas de dictadura y abría el período de mayor libertad y prosperidad que hemos conocido. La democracia tenemos que reformarla , es cierto, para lograr una mayor representatividad de los ciudadanos, pero sin olvidar nunca que vivimos en democracia, que gozamos de libertad y que no podemos ponerla en peligro(imagen procedente de http://columnacritica.wordpress.com ) 
Por fortuna, yo pertenezco a una generación que no guarda recuerdos de Franco pues a su muerte yo era un niño de cuatro años, y todos mis recuerdos se desarrollan en una sociedad democrática, donde los políticos de aquellos momentos tuvieron la responsabilidad de aparcar sus diferencias ideológicas para llevar adelante el proceso de cambio de la dictadura a la democracia, a la monarquía parlamentaria que hoy nos rige y a la promulgación de la Constitución de 1978, la más longeva de las constituciones de España con sus 33 años de edad. Se restañaron en lo posible las heridas del pasado, quizás siguiendo las palabras de Unamuno “Procuremos más ser padres de nuestro porvernir que hijos de nuestro pasado.” y España miró hacia delante, aprendiendo a vivir en libertad, a valorar el derecho de la liberad de expresión, de ejercer la tolerancia y de respertar todas las opiniones aunque no estén de acuerdo a las nuestras, abiertos a los demás . Fuimos durante años un ejemplo de sociedad abierta y tolerante excepto por la existencia de una banda de asesinos terroristas como era y es ETA.

Pero parece que la crisis económica iniciada en el año 2008 y que a España le ha afectado con mayor fuerza que a otros países , está sacando viejos fantasmas de los armarios y todos con un denominador común, la intolerancia, la intransigencia , el deseo de imponer las propias ideas aplastando al contrario , la falta de diálogo , de consenso , de respeto y de reflexión. Por supuesto que el clima de España ahora nada tiene que ver con el de 1936, la sociedad es otra, los tiempos son diferentes y no se pueden comparar. Pero eso no significa que no existan síntomas de un deterioro de esas libertades, un incremento de la violencia ejercida sobre el que es diferente, ya sea por ser extranjero, por tener un pensamiento diferente o por pertenecer a un determinado grupo social o ideológico.

Tres situaciones son las que me llevan a decir esto. Por un lado la situación en el País Vasco. En su momento dedicaré un artículo para hablar sobre la realidad histórica del País Vasco y los orígenes de su nacionalismo, pero hoy no se trata de ello. Para los que me leéis desde otras naciones, en particular de las naciones hermanas  de América, contaros que durante años ha estado ilegalizado un partido político que defienden la independencia del País Vasco, pero no por defender esta independencia, lo cual es legítimo aunque muchos no lo compartamos, sino porque eran y son el brazo político de una banda terrorista que , desde los años 60, ha regado de cadáveres su historia hasta asesinar casi 900 personas.  Han fundado diversos partidos con distintos nombres hasta que finalmente han logrado colarse en las instituciones y lograr en las últimas elecciones de mayo de 2011 como la segunda fuerza política del País Vasco.
Jon Aguirre Aguiriano, uno de los más antiguos presos de ETA prestó su apoyo de esta forma a Bildu el mismo día en que salía de prisión. Las primeras actuaciones no hacen más que demostrar lo que sabíamos, que son el brazo político de ETA y que su política se basa en la intransigencia , como lo demuestra la marginación de medios de comunicación contrarios a sus ideas y sobre todo el clima de amenaza e insultos que tienen que soportar todos aquellos que no comparten sus ideas (imagen procedente de http://www.intereconomia.com )
No tendría nada de malo sino fuera por dos hechos , el primero que nunca han condenado los asesinatos de ETA y se han separado de ella , muchos de sus miembros pertenecen  o han pertenecido a este grupo terrorista , y continúan actuando como el brazo político de unos asesinos, y el segundo y no menos grave, que en el País Vasco no hay libertad, no como la entendemos todos los que creemos en la democracia. Libertad para expresarte libremente, para exponer tus ideas, para debatir en las plazas o en un bar, para debatir de igual a igual con tu oponente, que no enemigo. Yo no estoy a favor de la independencia del País Vasco, ni de Cataluña , ni entiendo los nacionalismos en un marco democrático como el que vivimos en España, donde no hay opresores ni oprimidos, ni a nadie se le pone un bozal en la boca para que no hable.  En un tiempo donde las fronteras deberían borrarse entre los estados para unirnos en la construcción de una auténtica Unión Europea, deberíamos de olvidarnos de este empeño en dividirnos, en separarnos, en construir divisiones artificiales.

Recuerdo que cuando escribí el artículo sobre el cincuenta aniversario de la llegada de Yuri Gagarin al espacio el 12 de abril de 1961 me conmovió estas palabras del cosmonauta soviético al contemplar por primera vez la Tierra desde el espacio “ “La Tierra es azul. Que maravillosa. Es increíble“. No habló de fronteras, ni de imperios  sino del planeta, somos nosotros los que hemos dibujado las fronteras, marcado los territorios y luego muerto por ellas. Todos los pasos dirigidos a borrar estas fronteras, a eliminar muros y divisiones para integrarnos cada vez en sociedades mayores conviviendo en libertad y respetando la pluralidad, es un paso adelante en nuestra evolución como miembros de una única nación, la humanidad. Pero, es mi forma de pensar, y en democracia hay que aceptar y respetar a los que no piensan igual, como resumía Voltaire con esta frase genial “No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.
Joan Puigcercós bajando del helicoptero donde algunos de los parlamentarios han tenido que viajar para llegar hasta el Parlamento de Cataluña después de que la entrada fuera bloqueda por manifestantes . Otro grupo de parlamentarios ha sido acorralado por los manifestantes y han tenido que buscar refugio en una comisaria y sólo la han podido abandonar en furgones policiales. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha declarado “”Como presidente del país, prefiero una democracia imperfecta al caos violento”. Los que se han apoderado del movimiento del 15 m han tomado el camino de la violencia, un camino que deslegitima cualquier reclamación que puedan hacer. Así no se actua en democracia (imagen procedente de http://www.elpais.com )

El problema es que esto funciona cuando se da por las dos partes, pero Bildu, que así se llama el partido político de ETA, ya empieza a mostrar lo que todos sabíamos, que no aceptarán otra forma de pensamiento que no sea el suyo, convirtiendo a los que representan otras ideas en auténticos héroes que tienen que soportar amenazas, coacciones, insultos y el vacío social. Si no hay libertad de expresión, ni libertad de pensamiento, no hay libertad, no hay democracia, y ahora mismo en muchos ayuntamientos del País Vasco esta democracia está en peligro. Una vez más repito, estoy en contra del nacionalismo pero respeto a los que defienden sus ideas como no puede ser de otra forma en democracia, y si llega un momento en que deciden que esa es la vía que deben seguir y obtienen el apoyo mayoritario no habrá más remedio que aceptarlo, pero lo que no puedo respetar es al que utiliza el miedo, la violencia y la coacción  y no la razón, el diálogo y el respeto para defender sus ideas. Recordad la frase de Unamuno “Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha.” El que usa la violencia para defender su postura ha perdido la legitimidad .

El segundo hecho inquietante y al que recientemente he dedicado un artículo es la aparición de políticas discriminatorios hacia la población inmigrante , con la aparición de partidos con programas xenófobos y , más preocupante aún, que dentro de partidos nacionales, en este caso el Partido Popular, aparezcan figuras como la del nuevo alcalde de Badalona ,Xavier Garcia Albiol , quién ha señalado que exigirá a los inmigrantes una residencia de entre cinco y siete años en España para tener acceso a los servicios sociales poniendo en práctica un discurso demagógico muy peligroso y que ya en Europa ha comenzado a triunfar en muchos países, como Finlandia, Hungría, Holanda, Austria o Francia. Que sencillo resulta culpar a los más débiles, pues el que está fuera de su país siempre se encuentra en cierta manera más indefenso, de los errores y las responsabilidades que corresponden a nuestro políticos, porque son ellos y no los inmigrantes, ni los ciudadanos en general , los culpables de la crisis en la que se halla inmersa España.
Durante años estos inmigrantes han estado pagando sus impuestos y han contribuido con su esfuerzo a la prosperidad que disfrutó España durante la última década, las pensiones y la seguridad social de la que disfrutamos también la han sostenido ellos con sus cotizaciones y pagando los impuestos, han hecho mucho más que  tantos políticos corruptos que han robado dinero público, han evadido impuestos y han vivido y muchos aún viven a costa de los ciudadanos a los que en teoría se deben.  Por desgracia, en los malos tiempos es muy sencillo buscar cabezas de turco y ,por lo visto, da buenos resultados , como lo demuestran los éxitos electorales de los partidos xenófobos en Europa y los primeros brotes que empezamos a ver en España. Como sostengo desde el inicio de este artículo, respeto todas las ideas y el derecho a expresarlas , pero combatiré a aquellos que no respetan a los demás, que marginan o buscan la discriminación y denunciar sus actitudes contrarias a lo que es una sociedad democrática, basada en la convivencia , el respeto y la igualdad de todos en derechos y deberes.

Xavier Garcia Albiol, el nuevo alcalde del Partido Popular por la localidad catalana de Badalona, ha basado una parte de su campaña en comentarios con tintes xenófobos . Ya investido como alcalde ha declarado que exigirá a los inmigrentes un mínimo de entre 5 a 7 años de residencia para tener acceso a los servicios y ayudas sociales del ayuntamiento, pero debería en ese caso suspender el pago de impuestos ya que si no tienen los mismos derechos tampoco deberían tener los mismos deberes. Estos discrusos demagógicos , donde se echa la culpa a la parte más débil de la sociedad debería  ser inadmisibile y sancionado por su propio partido porque supone un riesgo para la paz social. La culpa no es del que trabaja honrdamente, sea español o extranjero, sino de los malos administradores que tiene España (imagen procedente de http://www.cincodias.com )  
El tercer hecho que mencionaba como motivo de preocupación e inquietud es la deriva del movimiento del 15 de Mayo, el que durante una semana nos ilusionó a todos los que veníamos diciendo que estábamos ante una sociedad dormida y adocenada, que no protestaba ante el continuo deterioro de la situación tanto laboral, económica como social .Como ya he expresado en varias ocasiones en el Mentidero, he apoyado y sigo apoyando la necesidad de reformar diversos aspectos de nuestra ley electoral para garantizar una mayor participación de los ciudadanos en la política, en la elección de sus representantes y también en la lucha contra la corrupción, pero lo que no puedo apoyar de ninguna forma es la actitud cada vez más agresiva de los que se han apoderado del movimiento, y que nada tienen que ver con sus fundadores.

Hace dos días el alcalde de Madrid fue insultado y casi acorralado cuando iba paseando con su familia, esta mañana miles de manifestantes se han congregado frente al Parlamento de la Generalitat  de Cataluña para impedir la entrada de los diputados, el fin de semana anterior se presentaron en las formaciones de los nuevos ayuntamientos para impedir su realización. Yo soy el primero en criticar a nuestra clase política que nos ha conducido a esta situación, pero también hay que decir que , como en todo colectivo, hay políticos buenos y políticos malos, que los partidos políticos son necesarios como  instrumento de representación de los ciudadanos y sin ellos no puede sobrevivir la democracia y , además, hay que saber respetar a los demás, las personas que entran en los parlamentos han sido elegidos por todos los que hemos depositado nuestro voto y por lo tanto son representantes del pueblo.

Los que se agolpan frente al Parlamento o los que acorralan al alcalde de Madrid no me están representando a mí ni a millones de españoles que fuimos a votar, se están representando a ellos mismos y con una actitud violenta, intolerante e intransigente que poco tiene que ver con la democracia real que dicen defender. La democracia se ejerce a través del diálogo, del debate, en las elecciones presentando un programa político para que sea votado por los ciudadanos y no en asambleas callejeras donde se decide cortar la circulación, insultar a los diputados y a todo aquel que no comparta lo que están haciendo.Decía Gandhi que “Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia” y aunque no sea física, al menos todavía, la violencia verbal no deja de ser una forma de coaccionar, de violentar y amenazar al contrario.

La policia vigilando a los denominados indignados que hoy bloqueaban la entrada al Parlamento Catalán. Esta misma mañana también fue insultado y zarandeado el lider de Izquierda Unida, Cayo Lara  mientras le gritaban “no nos representas”. Cayo Lara, como todos los que son diputados, son representantes del pueblo que les ha votado, la calle no puede convertirse en la representación de todos porque nadie los ha elegido como representantes, actuan a título individual. Si quieren convertirse enb un partido político tendrán que seguir los cauces democráticos y sino realizar manifestaciones legales, pero la violencia nos perjudica a todos los que queremos cambios, pero cambios pacíficos a través del diálogo (imagen procedente de http://www.intereconomia.com )
Las manifestaciones, los partidos políticos, los medios de comunicación son los instrumentos con los que contamos para cambiar las cosas, y para ello la violencia no tiene lugar, porque eso sólo nos llevaría a una espiral de imprevisibles, o muy previsibles, consecuencias. Imagino que encontraré muchas críticas a este artículo, yo las admito todas porque creo precisamente en el debate para alcanzar acuerdos, pero en ese debate la intransigencia de grupos terroristas como ETA, la xenofobia de algunos políticos irresponsables y la intolerancia de un movimiento como el 15M que se ha transformado en algo peor que lo que quieren combatir , no tienen lugar.  Por eso he titulado este artículo que ahora acabo con esas palabras “una sociedad en crisis”, porque afecta a cosas aún más importantes que la economía, a nuestros valores democráticos, a la tolerancia y a la moral. Por fortuna , pienso que la mayoría de nosotros rechaza estas actitudes  y deseo que pronto abandomenos este camino oscuro que en este momento estamos  recorriendo.Cambiemos lo que esta mal, pero mantengamos lo que tanto costó adquirir, la igualdad, la fraternidad , la libertad, conceptos que no son ideológicos, sino humanos  

EL PELIGRO DE LA FALTA DE REPRESENTATIVIDAD Y LA COMUNICACIÓN

La degeneración del llamado movimiento de los “indignados” se hace cada vez más evidente perdiendo el apoyo de muchos que veíamos en sus protestas la expresión del descontento popular después de años de un letargo en la sociedad que era difícil de entender en una nación con los niveles de desempleo más elevados de Europa y sin una esperanza próxima de salir de esta crisis que amenaza con prolongarse durante años y que lleva aparejada la sucesiva disminución de los derechos sociales. Esta crisis nos afecta a todos en mayor o menor media y sería absurdo no apoyar una protesta contra los que nos han conducido con su inoperancia, su mediocridad, su ceguera a esa situación en la que ahora nos encontramos. Y ellos, los dirigentes de nuestros partidos políticos, son los máximos responsables del descrédito en la que han caído los políticos en España, gracias a sus mentiras, a sus luchas intestinas por el poder, a la ausencia de una linea de actuación transparente y su ausencia de diálogo con la sociedad.
Ayer, unos centenares se manifestaron delante del Congreso de los Diputados, gritando consignas como “no nos representais”.  En el día de hoy ha habido enfrentamientos con la policía en Valencia con el resultado de al menos cinco detenidos y 18 heridos en una carga policial o la repuesta a la agresión sufrida por los policías por los manifestantes, cuyo origen está por conocerse pero que deja claro la perdida de la esencia de este movimiento que ya necesita de estos actos para mantener su actividad. Está muriendo porque han convertido las acampadas en un objetivo en sí mismo y porque se creen que representan a toda una sociedad y puede que en muchos de los puntos que reivindican así sea , pero se equivocan mucho si piensan que alterar el orden público y atacar al Congreso ,que todos hemos elegido en elecciones libres y democráticas , es el camino de un cambio dentro de la sociedad. Lo único que consiguen con este  comportamiento es desacreditar lo que dicen defender y fortalecer a aquellos que no quieren ningún cambio porque se están beneficiando de esta situación.
Protesta de ayer ante el Congreso. | Diego Sinova
Imagen de los manifestantes del Movimiento 15M que coreaban gritos como “¡Que no, que no nos representan” Los políticos españoles han decepcionado hasta tal extremo a los ciudadanos que han dejado de sentirse representados por ellos, y sin embargo , si nos representan puesto que millones de personas han depositado su voto para elegirlos. Hay que cambiar las leyes electorales y que exista un diálogo directo entre los políticos y los ciudadanos, pero tratar de entar en el Cngreso por la fuerza y gritar que no nos representan no es el camino , es perder la legitimidad de su protesta puesto que en democracia el primer mandamiento es el respeto a las instituciones que la representan, aun cuando hayan demostrado su incompetencia (fotografía procedente de http://www.elmundo.es )  
La democracia, como ya hemos visto en otros artículos, es el gobierno del pueblo que delega este poder en sus representantes elegidos en las elecciones. Que estos representantes sean mediocres, inútiles e ineficaces es una cosa, pero siguen siendo los representantes de todos los que han metido su voto en las urnas, y atacar al Congreso es atacar a la democracia y a todos los que creemos en ella. La política no se puede hacer en asambleas en la calle , dirigidas por personas cuyos conocimientos e intereses desconocemos, y ahora mismo nos están perjudicando a todos ,porque cuando de verdad haya que salir a la calle a protestar de nuevo, este movimiento, que podía haberse convertido  en el aglutinador del descontento de la sociedad en todos sus estratos , pero han desaprovechado esa oportunidad dejándose conducir por grupos cuyos objetivos son otros diferentes a la defensa de los trabajadores. Para exigir una democracia más perfecta lo primero que hay que hacer es respetar las instituciones que la constituyen y parece que eso lo han olvidado.
Una vez más insisto que en democracia no se puede utilizar la violencia para defender las ideas, que los debates se pueden hacer en asambleas si se quiere, pero la forma final de expresión de la voluntad de los ciudadanos es y será siempre el Parlamento, donde se hallan nuestros representantes, los que hemos votados los ciudadanos, pues las elecciones son la manifestación básica de la democracia. Según una encuesta realizada antes de los movimientos surgidos a raíz de las manifestaciones de Democracia Real Ya y el Movimiento 15M  las tres principales preocupaciones de los españoles son el empleo, la economía y los políticos, por este orden, seguido después por la inmigración y el terrorismo. Sobre la inmigración ya dediqué ayer un artículo sobre el inquietante crecimiento de la xenofobia en España, pero me parece muy grave considerar a los políticos como una de las principales preocupaciones de los ciudadanos.
Por desgracia, esta visión negativa de los políticos se la han ganado a pulso de forma merecida, porque ninguno ha tenido el valor de explicar a todos la verdadera situación a la que tenemos que enfrentarnos, los sacrificios que nos van a exigir y tenemos la sensación permanente de que nos ocultan la realidad, de que nos mienten  y el problema de la mentira ya lo explicaba Nietzsche en esta frase “lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que , de ahora en adelante, ya no podré creerte” . Esto es lo que ha sucedido con nuestra clase política, ha perdido la confianza de la sociedad y ahora estamos en un punto muy peligroso para la democracia , porque los ciudadanos ya no se sienten representados por quienes deberían de ser su voz en el Congreso. De momento , ese descontento se ha traducido en un movimiento relativamente débil y que creo que se agotará en si mismo, pero estamos jugando con fuego si la situación se deteriora más.
Durante la mañana de este jueves 9 de junio se ha producido un enfrentamiento entre los que se denomian a sí mismos “indignados” con la policia en Valencia . Aún no está claro como se ha producido pero lo cierto es que este no es el camino , la violencia no es la forma de protestar en una democracia ni tampoco incumplir la ley , que es lo que están haciendo ocupando las plazas desde hace casi un mes , entrando en emisoras de radio o en entidades bancarias. Se está perdiendo así una oportunidad de crear una verdadera plataforma que recogiera el descontento de la sociedad y le diera forma con unos objetivos que presentar a los partidos políticos y reformar y perfeccionar nuestra democracia (foto procedente de http://www.elmundo.es )  
Todavía no han llegado los recortes sociales más profundos, pero llegarán de manera inevitable. Hemos sabido que la deuda con las empresas farmaceúticas y proveedores de tecnología sanitaria ha alcanzado los 9300 millones de euros , nuestras comunidades autónomos se hallan sin recursos para hacer frente a los pagos más inmediatos y todo nos lleva a suponer que no tardará en firmarse el acta de defunción de nuestro actual sistema de la Seguridad Social que asegura la asistencia sanitaria gratuita , quizás el pilar básico del Estado de Bienestar porque permite que cualquier persona, aunque no disponga de recursos sabe que no será desatendida y tendrá derecho a ser atendido por los médicos. Cuando hablamos de copago parece que eludimos la cuestión vital ¿que sucederá con las personas que no se puedan financiar los gastos hospitalarios, los tratamientos médicos costosos o las medicinas necesarias? ¿Crearemos una sociedad donde la gente con dinero tendrá posibilidad  de vivir más gracias a su dinero que aquel que no tiene recursos?
La principal  preocupación es el trabajo pero ¿que tipo de trabajo van a encontrar y con que condiciones?Aunque se está discutiendo sobre una reforma laboral  que parece que no introducirá grandes cambios por el momento, todo apunta a que los derechos de los trabajadores sufrirán un serio recorte , hasta el extremo de dejar de hallarse amparado por los convenios colectivos y ser él quién negocie directamente con los empresarios  pero ¿que fuerza puede tener un trabajador frente al empresario si no está amparado por un colectivo? Estoy de acuerdo con que los sindicatos mantienen una serie de privilegios que son intolerables , un sindicalista debe ser un trabajador más, sin ningún tipo de ventaja sobre los demás, pero los sindicatos son necesarios para defender al trabajador de los posibles abusos que puedan cometer los empresarios.
Por supuesto que los empresarios no son el enemigo, gracias a su iniciativa y al riesgo que asumen al exponer el capital para formar la empresa se puede seguir creando empleo, pero al igual que sucede con todo lo que rodea al ser humano, hay buenos y malos empresarios y el trabajador, que es siempre la parte más débil, no puede quedarse indefenso frente a los malos empresarios. Un dato económico que demuestra como los sacrificios de los trabajadores no consiguen mejorar la situación de estos. El año pasado el sueldo de los  trabajadores cayó una media de 1,5%, la productividad aumentó un 2,25% y las empresas mejoraron sus cuentas un 4,2% mientras que la población en riesgo de pobreza se incrementó en un 1,3% hasta alcanzar el 23,4%. Menos sueldo, más trabajo, mas beneficios para las empresas y más personas al borde de la pobreza. Algo esta mal en esta ecuación.

Los jóvenes turcos en la plaza de Taksim. | Ángeles Lucas
Los últimos indignados en sumarse a las protestas los encontramos en Turquia , donde esta mañana se han manifestado en Estambul, y ya antes lo habían hecho también en Atenas. Si los políticos siguen actuando de espaldas a las preocupaciones de los ciudadanos y estos se desentienden de ellos la democracia y la libertad tal y como la entendemos ahora estará en peligro(fotografía procedente de http://www.elmundo.es )

 

¿Qué sucederá cuando el nuevo gobierno que salga de las elecciones, probablemente el Partido Popular, se encargue de anunciar nuevos recortes? Entonces, con más fuerza que ahora, se manifestará el descontento de los ciudadanos y el sentimiento que tiene de no estar representado por los políticos.  Desempleo, precios al alza, falta de esperanza en el futuro y si a ello se le suman posibles crisis internacionales que empeoren aún más la situación, esto  se puede convertir en muy peligrosa y poner en riesgo la propia democracia. Porque no nos podemos engañar, el pueblo no se puede gobernar a sí mismo, y de los vacíos de poder siempre hay gente que se aprovecha normalmente en detrimento de la libertad. Una vez más la frase de Napoleón que nos advierte que “en las revoluciones hay dos tipos de personas, las que las hacen y las que se aprovechan de ella”.
Todos son alabanzas para las redes sociales como forma de transmisión de la información, y es cierto que permiten transmitir mensajes a una velocidad impensable hace unos años y mantenerse en contacto personas muy distantes entre sí coordinando su actuación, que ha jugado un papel importante en las revoluciones árabes , pero también es cierto que conllevan en muchas ocasiones una peligrosa , desde mi punto de vista, simplificación de las ideas, donde todo se expresa en dos lineas que no permiten profundizar en su contenido. Uno de los peligros que esto puede provocar es que nos guiemos no por ideas, sino por lemas, consignas  mientras la reflexión , el conocimiento y el debate queden relegados a un segundo plano. En ocasiones el ruido de Facebook, de Twitter o Tuenti se convierte en una cacofonía de voces que impiden un pensamiento ponderado, como está sucediendo ahora con el 25M.
Hay que transformar el sistema por el que se gobiernan nuestras sociedades, hay que lograr que la comunicación entre los políticos y el pueblo al que representan sea directa y no un diálogo de sordos donde unos, los ciudadanos, gritan, y otros, los políticos, se hacen los sordos mientras asienten con una sonrisa. Tenemos que recuperar el prestigio de los políticos porque un pueblo que ha dejado de creer en sus representantes puede dejar de creer en la democracia y abre las puertas a un estado autoritario, y eso es algo que ha sucedido en diferentes ocasiones a lo largo del pasado siglo XX . Lo que está sucediendo ahora no es más que el primer síntoma de una enfermedad que se pueden agravar en los próximos tiempos y que necesita un cambio de actitud por parte de los políticos , un esfuerzo de comunicación, de transparencia y de honradez para recuperar la confianza perdida.