EL MANIFESTANTE, PERSONA DEL AÑO 2011 . LA DIGNIDAD POR ENCIMA DEL MIEDO

La revista Time ha elegido la figura del manifestante, del indignado, el movimiento que nació inspirado por un breve folleto escrito por el diplomático francés Stéphane Fredéric Hessel(1917) titulado “Indignaos” y también a la Primavera Árabe que sacudió los cimientos de los viejos regímenes autoritarios de gran parte del Norte de África y Oriente Medio. El director de la revista británica,Rick Stengel, ha explicado que los motivos por los que ha sido concedido este premio, no a una persona en concreto sino al colectivo de todos los que se han manifestado contra la corrupción del poder y las injusticias del sistema económico imperante,  es porque “en todos los sitios este año, la gente se ha quejado por la incapacidad de los líderes tradicionales y la irresponsabilidad de las instituciones. Los políticos no pueden mirar más allá de las próximas elecciones y se niegan a tomar decisiones difíciles. Esa es una de las razones por las que no elegimos a una persona este año” y añade “por capturar y resaltar un sentir global de promesa impaciente, por acabar con gobiernos y con la sabiduría tradicional, por combinar las técnicas más viejas con las más nuevas para hacer brillar la luz de la dignidad humana y, por último, por dirigir el planeta hacia un senda más democrática aunque a veces más peligrosa para el siglo XXI, el ‘Manifestante’ es la Persona del Año 2011 de Time”.
Si, todos vivimos con esperanza y expectación las revoluciones árabes en Egipto, Túnez , Libia  y los intentos de enfrentarse al poder en Yemen, Arabia Saudi o Siria, parecía el grito de libertad de un pueblo harto de décadas de corrupción, de falta de libertad y , sobre todo, de malas condiciones de vida. En Europa ,la crisis financiera en la que se haya sumido nuestros sistema económico desde el año 2008, ha sacado a la luz todas las prácticas abusivas de los grandes financieros, la corrupción e inoperancia de los políticos y la fragilidad del proyecto de una Europa unida basada no en la unidad política sino en la economía, y cuando esta ha fallado el edificio ha amenazado con derrumbarse ante la falta de verdadera unión y solidaridad entre  las diferentes naciones que la integran. Primero en España, con el ya famoso Movimiento 15-m, luego en Grecia, en Portugal , en el Reino Unido y también en Estados Unidos, miles de personas tomaron las calles para protestar e impulsar un cambio no sólo económico,sino también político y social .

La tradición de elegir una “persona del año” por la revista Time comenzó en el año 1927 y el primero en ser elegido fue el aviador Charles Lindbergh. En principio era “el hombre del año” pero a partir de 1999 se convirtió en “persona del año” para no excluir a las mujeres , aunque cuatro mujeres antes de esta fecha recibieron este título, entre ellas la reina Isabel II de Inglaterra en 1952 o la que fuera presidenta de Filipinas Corazón Aquino en 1986. Aunque es considerado como un homenaje y un honor recibir esta designación también fueron personas del año personajes que no eran precisamente ejemplares como Adolf Hitler en 1938, Josef Stalin  por dos veces en 1939 y 1942 o el líder de la Revolución Iraní , el Ayatollah Jomeini en 1982. Este año , como vemos en la portada, el premio ha correspondido no a una persona sino a la figura del manifestante para honrar a todos los que han participado  en la caída de los regímenes totalitarios en el Norte de África y también a los manifestantes de los movimientos de indignados en Europa. Según su director es porque han contribuido a cambiar el mundo, pero , sin embargo, siendo una buena noticia todo aquello que signifique un reconocimiento a los que luchan por la libertad, lo que no está tan claro son los logros reales de estas protestas  (imagen procedente de http://www.elreferente.es )

El detonante de todo , el primero de los indignados, el tunecino Mohamed Buazizi, pagó con su vida la protesta al quemarse vivo después de que la policía tunecina le quitara su único medio de vida. La foto de su cuerpo ardiendo dio la vuelta al mundo y animó a los jóvenes tunecinos a salir  a la calle , organizándose gracias a uno de los grandes protagonistas de estas revueltas, las redes sociales. Y como fichas de domino, este grito de libertad se extendió de una nación a otra . Como dice el director de Times “En todas partes, parece que la gente ha dicho que ya es suficiente,han reclamado, no han desesperado, incluso cuando las respuestas llegaron en forma de gases lacrimógenos o balas” y creyeron con firmeza en  “la idea de que la acción individual pueda traer un cambio colosal y colectivo”. Si, se han publicado libros, se han estrenado películas, denunciando la injusticia del actual sistema económico , se han hecho públicos informes como el del Pew Research Center que señalaba que en Estados Unidos el número de pobres había alcanzado los 49 millones de personas y los mayores son hasta 47 veces más ricos que los jóvenes. Y lo mismo sucede en Europa, donde las diferencias entre ricos y pobres son cada vez mayores

Durante todo este aciago año 2011 los derechos laborales y las políticas sociales no han hecho sino retroceder, se piden sacrificios, se reducen gastos sociales, se amplia el porcentaje de la población que se halla en el umbral de la pobreza o lo ha cruzado, se imponen gobernantes que no han sido elegidos por los votantes determinan sus actos por la reacción de los mercados, de las agencias de calificación, de los fondos de inversión y de los lobbies de los grandes grupos financieros e industriales. Hasta la saciedad se ha repetido que las consecuencias de la crisis no la pueden pagar en solitario los ciudadanos, sino que los responsables de la misma, tanto políticos, financieros o empresarios, deberían responder ante la justicia y la sociedad por sus actuaciones inmorales. Las calles se han llenado de manifestantes aunque sin objetivos precisos y sin saber muy bien como encauzar esa indignación para alcanzar objetivos concretos.

El movimiento de indignación que nació en España se extendió por los países más golpeados por la crisis, como Grecia, Portugal y en otoño también a Estados Unidos. Según el Diccionario de la Lengua indignación significa  “Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos”, un enfado dirigido no contra una persona en concreto sino contra una forma de organización social y económico que lejos de extender el bienestar y la prosperidad entre las naciones menos favorecidas, está incrementando las desigualdades incluso en las sociedades más prósperas, al tiempo que conserva una forma de vida que contribuye al deterioro del medio ambiente y el agotamiento de los recursos naturales. Sin embargo, a pesar de la voluntad de querer cambiar esto, los objetivos de estos movimiento son difusos y sin un programa realista y concreto es difícil influir en la realidad. (imagen procedente de http://www.absolutnuevayork.com )
Ahora que estamos llegando al final de este año, y después de que la figura del manifestante haya sido elegido como la persona más importante e influyente del año, habría que mirar atrás y reflexionar sobre lo que realmente se ha conseguido, que se ha cambiado, que impacto ha tenido en la vida real y cotidiana de la población. Sobre la situación en las naciones del Norte de África ya escribí a comienzos de este mes un artículo en el que mostraba como, medio año después de las protestas y las revoluciones de la Primavera Árabe, el panorama estaba dominado por la incertidumbre y por la amenaza de que el poder pasara ahora a manos de partidos islámicos como los Hermanos Musulmanes en Egipto. Libia todavía está tratando de recuperar el aliento después de una guerra concluida con el asesinato del dictador Muamar el Gadafi, Siria se halla en una guerra civil no declarada y con miles de personas asesinadas, torturadas y desaparecidas, y las tiranías de la Península Arábiga, Arabia Saudi, Kuwait, Abu Dhabi, han comprado con el dinero del petróleo el silencio , por el momento, de sus súbditos.
En Europa y Estados Unidos las protestas no han cambiado nada. Se han convertido en el derecho a pataleo de la población, al que los políticos hacen oídos sordos mientras siguen tomando decisiones que , día a día, empeoran las condiciones de vida de sus ciudadanos, que asistimos como espectadores incrédulos al espectáculo de sucesivas reuniones, asambleas y cumbres salvadoras que sólo ponen de manifiesto la incompetencia, mediocridad y falta de visión de los que son líderes de nuestras naciones. ¿Realmente es el manifestante el personaje del año 2011?¿no será más bien ellos, esos cuyo nombre no conocemos, que no están en los gobiernos, que no son elegidos por los votantes, pero que imponen sus reglas y condicionan las políticas de las naciones?¿esos que son capaces de hacer fracasar la última Cumbre del Clima en Durban poniendo en peligro el futuro de las nuevas generaciones para no tomar decisiones que pudieran dañar a grandes grupos industriales?

Las sucesivas reuniones de la Unión Europea, donde sólo se escuchan las voces de los presidentes de Francia, Nicolás Sarkozy, y de Alemania, Angela Merkel, país que se está beneficiando al financiar su deuda con intereses muy bajos. Sufrimos la mala administración de los diferentes gobiernos europeos, con democracias intervenidas por elementos al margen de los parlamentos elegidos por los votantes, que imponen sus condiciones y exigen sacrificios que ellos no comparten. Ya no son los gobiernos los que toman las decisiones y se están poniendo las bases para que surjan movimientos radicales, separatistas, extremistas, como ya sucedió en otros momentos de la historia de Europa.(imagen procedente de http://cnnespanol.cnn.com ) 
El director de Time dice que “En 2011, los manifestantes no sólo expresaron sus quejas, cambiaron el mundo” pero ¿qué ha cambiado?¿que se ha logrado? En el Norte de África es cierto que se ha conseguido derrocar a tiranos que llevaban décadas en el poder, apoyados, no lo olvidemos, por Occidente, pero estamos comenzando a ver como pueden haber cambiado de cadenas y de amo, aunque habrá que esperar aún un tiempo para saber cual es el resultado final de estas revoluciones. En Europa el resultado es nulo, en realidad sólo se han dado pasos atrás y la resignación comienza a abrirse paso, aceptando como una realidad inevitable el camión de Europa hacia un mundo más pobre, más injusto y menos libre porque no hay auténtica libertad en una sociedad en la que el poder económico se halla concentrado en unas pocas manos mientras la gran mayoría se ve obligada a aceptar condiciones laborales y económicas que hace apenas cuatro años habrían sido consideradas humillantes e injustas.
La cantante y compositora argentina Eladia Blázquez(1931-2005) decía ” Merecer la vida no es callar y consentir tantas injusticias repetidas. Es una virtud, es dignidad y es la actitud de identidad más definida” Dignidad, una palabra que procede del latín “dignitas” y que definía la escritora española Concepción Arenal con estas palabras “La dignidad es el respeto que una persona tiene de sí misma y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus propios ojos.”.La dignidad no nos la da nadie, es una conquista personal y a partir de ella podemos enfrentarnos contra aquellos que pretenden imponernos la indignidad, aquellos que tratan de mancillar la lucha de millones de hombres y mujeres que durante los últimos siglos han ido conquistando , poco a poco, mejores y más justas condiciones de vida para que las generaciones futuras tuvieran una existencia mejor que la suya. En el siglo XXI que acabamos de empezar esa herencia de las generaciones futuras está en peligro, tanto en el bienestar económico y social, como en el medioambiental.

La alegría inicial por el triunfo de las revoluciones de la Primavera Árabe  se está apagando con rapidez cuando en Egipto, pieza clave en el equilibrio en Oriente Medio, el poder ha caído en manos de los Hermanos Musulmanes y los salafistas, que quieren implantar de nuevo la ley islámica que no hará más libres a los egipcios sino que violará los derechos de las mujeres, la libertad de expresión política y religiosa y además fomentará el enfrentamiento con Israel, como podemos ver en esta imagen en la que partidarios de los salafistas queman una bandera israelí. Lo que parecía el triunfo de la libertad se está convirtiendo en el triunfo del fanatismo. Las revoluciones no son de quienes las hacen, sino de los que se aprovechan de ellas  (imagen procedente de http://www.pragmadigital.com ) 
Puede que las manifestaciones se convirtieran en las protagonistas del 2011, pero sin una participación activa de cada uno de nosotros en la sociedad, sin la solidaridad necesaria con los menos favorecidos, con los que están viviendo peor, sin la necesaria participación en los medios de comunicación para denunciar las injusticias que se están cometiendo, sin el compromiso de buscar una solución no con gritos ni violencia sino con diálogo pero también con firmeza y convicción, sin unos objetivos claros, concretos y no basadas en las emociones sino en la reflexión razonada, ninguna de estas protestas cambiará nada, como ya estamos viendo. Y tampoco cambiará nada la resignación pues como muy bien decía Honoré de Balzac, “la resignación es un suicidio cotidiano”, pero me temo que a la explosión de indignación , al no estar articulada por un programa con objetivos concretos, le suceda la resignación.
Es una buena noticia que los manifestantes se hayan convertido en los protagonistas del año 2011 , pues quiere decir que las sociedades no están dormidas, que tienen capacidad de reacción y la suficiente dignidad para no dejarse humillar por los diferentes poderes que la quieren controlar. Más que nunca los medios de comunicación , las redes sociales, los  blogs , la comunicación que hoy une a  personas alejadas miles de kilómetros poniendo en contacto diferentes realidades sociales y económicas, pero al final una única realidad, nuestra condición de personas que buscan la libertad, la justicia y conseguir que el mundo que dejemos a los que vengan después sea un poco mejor que el que nos legaron nuestros padres, todo ello tiene que ayudarnos a que estas voces no mueran en la portada de una revista. Estamos casi en Navidad, una época que para muchos es un tiempo de esperanza, y quiero pensar que el próximo año nos traerá esa esperanza renovada en un mundo que será mejor gracias al esfuerzo de cada uno de nosotros. No es tiempo de cinismos, ni de escepticismos, es el tiempo del valor y la dignidad para conseguir un mundo mejor. Así lo expresaba el escultor español Eduardo ChillidaUn hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo” Ojalá en la portada del 2012 de Times el protagonista sea la victoria de la dignidad sobre todos los miedos.
Anuncios

DEMOCRACIA PORNOGRÁFICA, LIBERTAD EN VENTA Y EL NUEVO DESPOTISMO ILUSTRADO

El termino pornografía proviene de dos palabras griegas, pornos que significa prostitución y grafía que tiene el sentido de dibujo o descripción, por lo que de forma literal se podría traducir como descripción de la prostitución y eso es en lo que se está convirtiendo nuestras democracias, el gobierno del pueblo del que nos sentíamos tan orgullosos hasta hace muy poco tiempo pero que ahora nos damos cuenta que poco tiene de gobierno del pueblo, ni de representación de los intereses de los ciudadanos y si mucho de desprecio por la voluntad soberana . Desde el comienzo de la ya familiar crisis en el año 2008 en Estados Unidos hasta este mes de noviembre de 2011 hemos asistido al declive no de la economía, sino del propio sentido de la democracia. Hemos visto como los valores que hasta ahora creíamos firmes e inconmovibles, los valores de igualdad y libertad nacidos en la Revolución Francesa de 1789 y la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776 , son puestos en cuestión ante el nuevo dios , el nuevo becerro de oro al que todos debemos obediencia y sumisión, el mercado, el sistema financiero, la economía.
En el Preámbulo de la Declaración de Independencia de Estados Unidos firmada el 4 de julio de 1776 se puede leer  estas hermosas palabras “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad”
Archivo:Declaration independence.jpg
“La Declaración de Independencia” del pintor norteamericano John Trumbull(1756-1843) representa el momento en que el llamado Comité de los Cinco formado por Benjamin Franklin, Thomas Jefferson, John Adams, Roger Sherman y Robert Livingston presenta la Declaración de Independencia de los Estados Unidos al Congreso , que les había encargado esta misión. La Declaración proclama que los hombres “son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” Significaba el cambio hacia el mundo moderno donde la libertad y la igualdad de derechos y la búsqueda de la felicidad  serían los valores irrenunciables de todas las sociedades democráticas. Era el fin del absolutismo, aunque durante los dos siglos siguientes habría que derramar mucha sangre para defender estos valores. Pero ahora parece que estamos dispuestos a renunciar a ellos en el altar de la economía. El ser humano al servicio de un sistema, la mayor perversión de nuestras sociedades modernas
Si, hermosas palabras , el reconocimiento como derechos inalienables de todo ser humano la vida,la  libertad y la búsqueda de la felicidad, y cuando estos derechos se vean amenazados por la actuación de los gobiernos elegidos por el pueblo se reconoce a este el “derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad.”  Por lo tanto, entendemos que en este documento se afirma la obligación de los gobiernos de velar por la seguridad y felicidad de sus ciudadanos y en caso de faltar a esta obligación podrán ser reemplazados. Ahora veamos que dice al respecto la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano firmada en Francia el 26 de agosto de 1789. Podemos leer en su preámbulo
“Los representantes del pueblo francés, constituidos en Asamblea Nacional , considerando que la ignorancia , el olvido o el menosprecio de los derechos del hombre  son las solas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne los derechos naturales, inalienables  y sagrados del hombre a fin de que esta declaración, presente de un modo constante en todos los miembros del cuerpo social, les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes; a fin de que los actos del poder legislativo y los del poder ejecutivo, al poder ser en cada instante comparados con el fin de toda institución política , sean más respetados ; a fin de que las reclamaciones de los ciudadanos , fundadas en adelante sobre principios simples indiscutibles, giren siempre al mantenimiento de la constitución y a la felicidad de todos “. En el artículo seis de esta Declaración leemos “La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho de concurrir personalmente  o por sus representantes a su formación”.
El celebre cuadro del pintor francés Eugène DelacroixXX. En su artículo sexto podemos leer “La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho de concurrir personalmente o por sus representantes a su formación”. Sin embargo, parece que hoy este artículo ya no tiene validez pues las leyes se imponen, no ya por los gobiernos elegidos democráticamente, sino por la influencia de los grupos de presión financieros . Los intereses privados son puestos por encima de los intereses colectivos, de la sociedad (imagen procedente de http://enciclopedia.us.es )
 
Ahora viajemos en el tiempo hasta la primera semana de noviembre del año 2011. El primer ministro griego Yorgos Papandreu (1952) anunciaba la convocatoria de un referéndum para preguntar a los ciudadanos griegos si estaban de acuerdo  o no con las nuevas medidas económicas impuestas a Grecia por la Unión Europea y por el Fondo Monetario Internacional, aunque en realidad son las medidas impuestas por esos entes abstractos que llamamos mercados, compuestos por los intereses económicos de determinados grupos financieros que representan no a intereses colectivos sino particulares y que no han sido elegidos por votación popular sino por los accionistas de esas empresas o nombrados  por sus consejos de administración. La convocatoria de este referéndum llegaba tarde, pues tenía que haber sido convocado al inicio de la crisis para preguntar al pueblo sobre como gestionar una crisis que le iba a afectar directamente a su forma de vivir , a su capacidad económica, a su bienestar, una palabra que parece estar maldita en nuestros días.  Pero debería ser considerado una buena noticia para la democracia, para el ejercicio de la libertad, de un gobierno que escucha la voz de los ciudadanos, pero no como una concesión a estos, sino reconociendo su derecho a hacerse oír.
Pero no fue esa la reacción de Europa, de esa Europa que gusta convertirse en adalid de la libertad, en paladín de los pueblos oprimidos, en la castigadora de los dictadores y tiranos en todo el planeta, aunque sabemos todos que para Occidente no todos los dictadores son igual de repugnantes, todo depende de los intereses económicos que haya en juego y no tenemos más que comprobar la doble vara con la que han sido medidos los casos de Libia y Siria. En la primera se ha intervenido militarmente  en una guerra civil con el pretexto de proteger la vida de los civiles. En el caso de Siria, donde los muertos por la represión del gobierno superan los tres millares, parece que estos civiles no son tan importantes. Claro que Siria no tiene el nivel de reservas estratégicas de petróleo y gas natural de Libia. Ese es el compromiso con la libertad de los diferentes gobiernos de la Unión Europea, los intereses económicos, Si tienes algo que yo puedo utilizar te apoyaré, si no tienes nada entonces me olvidaré de ti, esa es su filosofía en política internacional.
El presidente griego Yorgos Papandreu detras parece seguir a los dos líderes europeos, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy, que toman decisiones en nombre de todos y se escandalizan cuando se trata de preguntar a los pueblos si están conformes con las políticas que les imponen, no ellos como gobierno democrático donde los ciudadanos hemos delegado la autoridad y el poder, sino los llamados mercados, los grupos financieros , los fondos de inversión, los intereses de las grandes multinacionales . Ellos defienden sus intereses particulares y los líderes de los gobiernos democráticos no se atreven a preguntar a sus ciudadanos ¿Es este el gobierno del pueblo? En la Declaración de Independencia de Estados Unidos se reconocía el derecho de los ciudadanos a  “que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad” Si niegan ese derecho, están negando el espíritu de la democracia . Estamos ante un nuevo despotismo, el despotismo económico (imagen procedente de http://www.ultimahoranoticias.es )
Al anunciarse el referéndum los lideres de la Europa democrática, los representantes elegidos por la voluntad popular, se echaron las manos a la cabeza escandalizados. La canciller alemana Angela Merkel(1954), el presidente de la República Francesa Nicolas Sarkozy(1955) y el resto de gobernantes de la Unión Europeo que actúan poco más que como sumisos cortesanos de los dos grandes monarcas europeos, no tardaron en presionar al presidente griego para que diera marcha atrás en su decisión de consultar al pueblo griego y el propio ministro de económica griego Evángelos Venizelos declaraba “El euro es una conquista histórica del pueblo griego, que no puede depender de un referéndum” No, esa decisión era demasiado importante para dejarla en manos de los ciudadanos, del pueblo ignorante, del vulgo desinformado que no sabe que es lo más conveniente para sus intereses. Curiosa forma de pensar en pleno siglo XXI porque me recuerda a otra filosofía de gobierno que había sido enterrada en el siglo XVIII.
En el siglo XVIII la monarquía absoluta ,donde todo el poder residía en el monarca, comenzaba a tambalearse pero los reyes fueron lo suficientemente astutos para tratar de adaptarse a los nuevos tiempos , a los avances intelectuales y científicos que trataban de modificar la sociedad, a la Ilustración que abría nuevas formas de pensamiento donde se defendía la libertad y los derechos de los hombres, y creó una nueva forma de gobierno, la del Despotismo Ilustrado . En realidad el poder lo seguía detentando de forma absoluta el monarca pero al tiempo adoptaba una actitud benevolente y paternalista con su pueblo, como si este fuera un niño al que hay que mimar un poco pero al que no se puede dejar a su libre albedrío, pues no está preparado para tomar decisiones sobre su destino. El lema de aquella forma de gobierno que se extendió por buena parte de Europa era “todo para el pueblo pero sin el pueblo” Sin embargo, parece que esta forma de gobierno no fue bien aceptada por un pueblo cada vez más cansado de las injusticias, de la desigualdad, de la pobreza a la que había sido condenado durante siglos. Al aumentar las tasas de alfabetización también aumentó la necesidad de decidir por si mismo, al igual que sucede con una persona cuando pasa de la infancia y adolescencia a la juventud.
Evangélos Venizelos , el ministro de economía griego que ha declarado “El euro es una conquista histórica del pueblo griego, que no puede depender de un referéndum”  En democracia no debería haber ninguna cuestión que no pueda ser consultada con el pueblo. Lo contrario es considerar a los ciudadanos como personas inmaduras y sin suficiente preparación para decidir sobre su destino y sus intereses. El despotismo ilustrado se caracterizaba por la actitud paternalista de los monarcas sobre su pueblo y parece que esa es la actitud de nuestros dirigentes. Sólo ellos conocen el camino correcto y es mejor no preguntarnos pero ¿ por qué cuatro años después del inicio de la crisis seguimos no solo inmersos en ella sino en una situación que se deteriora cada vez más?¿su incompetencia para encontrar una solución no es prueba suficiente de su mediocridad y de la necesidad de que los ciudadanos hagan oír su voz? En la opinión de ellos y de los que manejan su actuación entre bastidores esta claro que no, la solución es ponernos una mordaza y que aceptemos resignadamente sus decisiones (imagen procedente de http://www.cuentasclarasdigital.org ) 
Primero fue el nacimiento de Estados Unidos y su democracia, luego la Revolución Francesa y ya en el siglo XIX las revoluciones que a partir de 1848 cambiaron los sistemas políticos del continente y,poco a poco, las viejas monarquías absolutistas fueron sustituidas por monarquías constitucionales o por repúblicas, la voz de los ciudadanos comenzó a ser escuchada respaldada por textos como los que hemos visto más arriba, la Declaración de Independencia de Estados Unidos o la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, donde se establecían como obligaciones fundamentales de todo gobierno que “organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad.” El despotismo ilustrado desapareció aunque todavía hubo que sufrir y luchar mucho durante todo el siglo XIX y el siglo XX para lograr el reconocimiento de derechos políticos y laborales que derivaron en la creación del hoy denostado estado de bienestar, cuya defensa parece convertirse ahora casi en un pecado contra la nueva religión, la impuesta por la economía.
¿Qué pensarían todos los que durante más de dos siglos lucharon por nuestra libertad, por el derecho a que nuestra palabra sea escuchada y tenida en cuenta?¿Hemos olvidado que democracia significa “gobierno del pueblo” y que los políticos no son más que nuestros representantes, los portavoces de nuestras decisiones?¿Que queda de una democracia cuando sus representantes desconfían de los ciudadanos y los consideran demasiado estúpidos, poco preparados o ignorantes para comprender la situación a la que se enfrentan? Si la voz de los ciudadanos no debe ser consultada, como afirmaba el ministro de economía griego y como han demostrado que pensaban los demás líderes europeos, ¿que tipo de democracia tenemos? No creí que en Europa se pudiera oír que una decisión es demasiado importante como para someterla a la votación de los ciudadanos. Es un desprecio a los valores democráticos, es un desprecio a la inteligencia de todos y cada uno de los ciudadanos europeos.
El riesgo de poner una imagen como esta es que te acusen de demagogia, de tratar de dar pena, pero acepto la acusación si se considera demagogia que casi 1000 millones de personas pasen hambre en el mundo mientras miles de millones de euros son utilizados para evitar el colapso de grupos financieros privados que en su momento no invirtieron parte de esos beneficios en la sociedad. Europa se empobrece, pero lo que para nosotros es una disminución del nivel de vida para otras naciones supone la hambruna y la muerte. La democracia en la que yo creo no se somete a las reglas del mercado, es el mercado el que debe someterse a los valores morales defendidos por la democracia, el primero de los cuales es el bienestar y la felicidad del ser humano. Si renunciamos a esto, lo demás carece de sentido (imagen procedente de http://pocamadrenews.wordpress.com ) 
 
Desde hace cuatro años vivimos inmersos en una crisis que se inició no por el estado de bienestar, sino por las acciones irresponsables de grandes entidades financieras que especulaban con sus inversiones inmobiliarias,con las hipotecas convertidas en una especie de valores que se compraban y se vendían, mientras los consejos de administración de estas entidades obtenían millonarios beneficios , se incrementaban los salarios hasta multiplicar por 400 los que cobraban sus empleados y animaban a los ciudadanos a endeudarse por cantidades muy superiores a sus ahorros e ingresos, convirtiendo a millones de personas en auténticos rehenes de los bancos durante décadas. Todo era hermoso,no pasaba nada y no se escuchaba a los que avisaban contra esta carrera ciega en busca del máximo beneficio, del enriquecimiento basado en la especulación y no en la producción, en la mentira y no en la realidad, pues la economía financiera es una gran mentira donde nada es real, todos son números que aparecen en ordenadores y que sólo tienen valor porque se lo queremos dar, pero no hay nada.
Todos sabemos que ha pasado, como cientos y miles de millones se han utilizado para salvar a los responsables de crear esas burbujas, de llevarnos a la bancarrota del sistema. Como esos mismos responsables han continuado ocupando sus puestos al frente de las empresas o de los gobiernos que permitieron que la situación alcanzara este extremo, mientras se exigen sacrificios cada vez mayores a los ciudadanos y la situación sigue deteriorándose y unos pocos siguen enriqueciéndose y presionando a los gobiernos para que adopten sus decisiones a lo que ellos quieren. ¿Sabeis como se llama a eso, a como los gobiernos se pliegan a los dictados de los grandes poderes económicos por encima de los intereses de los ciudadanos a los que deben su puesto y a los que en teoría deben representar? Se llama pornografía, la prostitución de la democracia, a la que se pone un precio y se vende al mejor postor.
El filósofo escocés Adam Smith es considerado el fundador de la economía como ciencia gracias a su obra “La riqueza de las naciones”. Según Smith  la clave del bienestar social está en el crecimiento económico, y para lograrlo considera la  libre competencia como el medio más idóneo para conseguirlo , afirmando que las contradicciones engendradas por las leyes del mercado serían corregidas por lo que él denominó  la mano invisible del sistema, es decir, que el propio mercado corregiría sus  errores, que es lo que han defendido los partidarios de una economía sin regulaciones por parte del Estado. También afirmaba Smith que   “el hombre necesita casi constantemente la ayuda de sus semejantes, y es inútil pensar que lo atenderían solamente por benevolencia . No es la benevolencia del carnicero o del panadero la que los lleva a procurarnos nuestra comida, sino el cuidado que prestan a sus intereses”  El egoísmo y no el altruismo sería la base de la economía , y puede que en parte sea cierto y ,como decía en otra de sus citas, “dame lo que necesito y tendrás lo que deseas”  es la clave de nuestra economía, pero si a egoísmo no se le ponen límites se convierte en codicia y la codicia no da nada, solo acapara y eso es lo que ha sucedido y está sucediendo. Unos pocos acaparan y se enriquecen  y una gran mayoría se sacrifica por ellos (imagen procedente de http://zagalescullar.blogspot.com ) 
He citado en otras ocasiones estas palabras del economista y filósofo escocés Adam Smith (1723-1790) “No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados.”  Esto es algo obvio pero parece que ahora ya no lo parece tanto, la felicidad ya no entra en los planes de nuestros gobiernos , no cotiza en la Bolsa ni se puede comprar o vender en los mercados internacionales. También afirmaba que la economía de mercado y el capitalismo son instrumentos para crear riqueza y bienestar, pero no pueden sustituir a los valores morales de una sociedad , no pueden ni deben suplantarlos, pues son estos valores los que deben regular la economía y no a la inversa. La pregunta es ¿quién manda en el mundo, los representantes elegidos democráticamente por las naciones o los poderes económicos que representan intereses particulares y no sociales?¿quién ha puesto la economía por delante de los valores morales?¿cuando hemos aceptado subordinar la felicidad y el bienestar de los seres humanos a los valores del mercado?¿funciona un sistema incapaz de generar riqueza para el pueblo y que sólo la reserva para unos pocos?
Una imagen de los disturbios en Grecia durante el pasado mes de octubre. Si la situación de crisis, de crecimiento del desempleo, de recortes sociales, de reducción de las inversiones y de progresivo empobrecimiento de la sociedad prosigue se sucederán los disturbios en otras naciones y una escalada de la violencia a su vez podría generar un recorte de las libertades y un endurecimiento de las leyes. Aun estamos a tiempo de recuperar el gobierno para los representantes elegidos por los ciudadanos y no dejarlo en manos de intereses particulares pero la falta de auténticos políticos con visión de futuro ponen en peligro dos siglos de historia , de lucha por la libertad, los derechos laborales y ciudadanos. Y quiero dejar claro que la violencia nunca es el camino, y los movimientos de indignados carecen de ideas claras y están condenados al fracaso. La solución debe hallarse a través de los cauces que nos ofrece la democracia, pero para eso es necesario la implicación de todos (imagen procedente de http://internetsocialista.blogspot.com )
La respuesta a todas estas preguntas la hemos tenido esta semana, al rechazar el referéndum al pueblo griego. El miedo a la decisión de los ciudadanos es el gran fracaso de todos los gobiernos europeos, el gran fracaso de nuestras democracias, la auténtica tragedia de esta crisis. Se ha querido crear una Unión Europea cimentada no en la unión de los pueblos, de las culturas , de los intereses comunes, sino en una moneda, en algo material y perecedero, en algo sin alma como sin alma es esta Unión . No se lo que sucederá en el futuro, es probable que sigamos adelante poniendo nuevos parches , cediendo derechos y libertades , sometiendonos a los dictados de poderes que no han sido elegidos sino impuestos por un nuevo despotismo ilustrado o , quizás , debería decir despotismo económico. Y el mundo seguirá girando con sus mil millones de  pobres, con un futuro incierto debido a la lucha que habrá que mantener por los recursos en materias primas, alimentos, agua o tierra y la amenaza de un cambio climático que endurezca aún más las condiciones de vida de todos y , sobre todo, de los más pobres. Pero que mas da , la vida , la libertad, la justicia , la decencia, la solidaridad no son valores que hoy coticen en Bolsa.

LA IMPOSTURA INTERNACIONAL EN LIBIA . NO TODOS LOS PUEBLOS RECIBEN LA MISMA JUSTICIA

En muchas ocasiones habréis visto que recurro en el Mentidero al uso del Diccionario de la Real Academia Española y es porque pienso que no damos la importancia debida no a las palabras, sino al significado de las mismas, y ese significado es vital, porque su manipulación influye sobre el pensamiento del que las recibe aunque sea de forma inconsciente. Decía el político y escritor cubano José Martí que “la palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”, y así debería ser siempre, pero los seres humanos la empleamos más para velar esa verdad que para sacarla a la luz. Por eso he querido incluir en el título de este artículo la palabra   impostura que, según el diccionario, significa en su segunda acepción “fingimiento o engaño con apariencia de verdad”.
A esa impostura es a la que estamos asistiendo estos días en todas las declaraciones de los diferentes gobiernos, en las declaraciones de sus representantes y en la que colaboran también muchos medios informativos , en especial los televisivos, que se limitan a realizar una relación de hechos sin analizar los acontecimientos. Informar no es sólo decir lo que pasa, reproducir las palabras de los discursos o poner unas imágenes fuera de contexto, es presentar la noticia desde sus diferentes caras, ofrecer todas las versiones y realizar un análisis que permita a la audiencia tomar una postura en base al mayor número de datos posibles. Y algo muy importante, dejar de repetir palabras grandilocuentes que no están respaldadas por hechos concretos y que ,además, se podrían aplicar en otros escenarios , como ahora trataré de mostrar.

Ya he puesto en otro artículo una foto del dictador libio saludando a Nicolás Sarkozy, pero es la imágen que mejor demuestra la impostura de nuestros gobiernos. Tan dictador era Gadafi hace tres años como ahora, tan responsable de atentados terroristas como ahora. Entonces Sarkozy le recibía con un apretón de manos y una sonrisa, hoy encabeza el ataque contra Libia .¿Que defienden en realidad nuestros gobiernos?¿por que valores están dispuestos a luchar?¿la sangre que manchaba las manos de Gadafi entonces igual que ahora , no era la misma?¿por cuanto venden la ética los líderes de Occidente?
Pero antes de continuar quiero hacer un ejercicio de honradez intelectual, porque sino no tendría derecho a seguir hablando. Todos los seres humanos cometemos errores y yo cometí uno que considero muy grave cuando en su momento no me manifesté en contra de la guerra de Irak . Creí las palabras de los gobiernos democráticos, pensé que la guerra serviría para evitar un mal mayor, que su interés era acabar con un dictador que disponía de las famosas “armas de destrucción masiva”  y que el pueblo irakí viviría un nuevo período de paz y prosperidad. Esa postura no fue sino fruto de la ignorancia más profunda de la realidad, de que no son los derechos humanos ni la defensa de la libertad lo que mueven las relaciones internacionales y que, como decía Francis Bacon, “es muy difícil hacer compatible la moral y la política”.
 La realidad demostró que no hubo armas de destrucción masiva, que Irak no ha recuperado la estabilidad ni la prosperidad y ahora abandonarán de nuevo a esa nación a su suerte , como sucederá con Afghanistán. Cometí un error, pero de los errores se aprende y, como decía Ernst Junger “el pecado no es cometer un error sino perseverar en él”. Ya no me dejo guiar por las palabras de nuestros políticos, sino que trato de hallar mi propio camino por la reflexión, el sentido común y el conocimiento, aunque tampoco ello me librará del error, pero no nos podemos rendir ni tampoco dar la espalda a la política con la manida frase de todos son iguales. La indiferencia no resuelve los problemas, ni soluciona las injusticias , hay que implicarse y enfrentarse a las decisiones que consideremos inmorales, basadas en la mentira o injustas, porque sino sucederá lo que anunciaban las palabras del historiador Arnold Joseph Toynbee ” el mayor castigo para los que no se interesan por la política es que serán gobernados por los que si se interesan” 

El panorama internacional está lleno de dictadores o de regímenes dictatoriales bajo una apariencia de democracia. Desde la Cuba de los hermanos Castro, a la Venezuela de Chavez, desde la Corea del Norte de Kim Jong Il a la junta militar de Birmania, del régimen de los ayatolás en Irán a la monarquía absolutista de Arabia Saudi, de la dictadura de Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial a la dictadura comunista de China. ¿Intervendremos también para liberar a estas naciones?No se puede, pues causaríamos una Guerra Mundial. Pero entonces que nuestros gobiernos se dejen de imposturas     
Es sencillo caer en la demagogia al tratar sobre estos temas , es sencillo decir que Sadam Hussein y Muamar al-Gadafi son dos dictadores y que el mundo está mejor sin ellos. Sin duda, ambos son dos dictadores, sin duda lo mejor que puede suceder es que fuesen desplazados del poder(Sadam ya lo fue) , y que sus pueblos sea libres , pero lo que no podemos hacer es que las naciones de  Occidente , termino que incluye a Estados Unidos y Europa, se conviertan en una especie de dioses que digan quién merece y quien no merece estar en el poder en cada una de las naciones del mundo.
No es un argumento demagógico decir que si intervenimos en Libia para derrocar a Muamar al-Gadafi, deberíamos intervenir en Cuba para derrocar al régimen de los hermanos Castro, en Corea del Norte para acabar con el régimen de Kim Jong Il, en Birmania que está gobernado por una dictadura militar desde 1962, en Arabia Saudi gobernada por una monarquía absolutista y que nunca ha conocido la democracia, en la propia China donde el Partido Comunista gobierna con mano de hierro desde 1949. Ni Egipto , ni Túnez han logrado derrocar a sus regímenes no menos dictatoriales que el de Gadafi por la intervención europea, sino más bien a pesar de Occidente, pues han sido los intereses occidenttales los que fomentaron todos estos regímenes tiránicos en el Norte de África y en Oriente Medio, algo que todos sabemos pero parece que quieren que lo olvidemos.
Estos días se está discutiendo en los parlamentos europeos la aprobación a la intervención de cada nación en la operación militar sobre Libia. Ayer se discutió sobre ello en el país donde vivo, España, por eso voy a hablar sobre ella pero creo que argumentos parecidos están siendo utilizados en otros Parlamentos. En el caso de España el debate tenía un carácter surrealista, ya que se convocó el debate para aprobar nuestra participación después de que nuestros aviones de combate ya estaban patrullando el espacio aéreo libio. Pero , al margen de este detalle que convertía el debate en poco más que una burla a los españoles que en ningún momento se han podido pronunciar sobre ello al igual que sucedió en la guerra de Irak bajo el gobierno del Partido Popular , los discursos de los diferentes partidos políticos se llenaron de palabras tales como “genocidio”, “masacre” o “sátrapa”. Veamos sus significados

VIDEO DE LA VISITA DE GADAFI A ESPAÑA EN 2007

Eran otros tiempos, cuando Gadafi era recibido por el rey Juan Carlos I y por José Luis Rodriguez Zapatero y los empresarios se reunían con el coronel para hacer suculentos contratos . Debe ser que entonces no le veían como un genocida ,ni un tirano a pesar de ser el responsable , entro otros atentados terroristas, de la bomba del vuelo de la Pan Am, conocido como el atentado de Lockerbie, que produjo 270 víctimas. Pero compró el perdón con el dinero pagado a las víctimas y todos los gobiernos occidentales siguieron haciendo negocios con él.

Genocidio, “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”. Masacre “Matanza de personas, por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida”. Sátrapa tiene dos acepciones “Gobernador de una provincia de la antigua Persia” y también “Hombre sagaz, que sabe gobernarse con astucia e inteligencia, o que gobierna despóticamente.”  Esas palabras han sido las empleadas por nuestros políticos, pero de momento no hay ninguna prueba de que en Libia se haya producido el “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza , etnia, religión , política o nacionalidad”, ni tampoco de “una matanza de personas , por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida “ y en cuanto a que Gadafi sea un sátrapa, o sea, ” un hombre sagaz, que sabe gobernarse con astucia e inteligencia” más bien me suena a elogio .
Hay que recordar que no existen pruebas de matanzas en Libia aunque allí hay muchos periodistas desplazados. Hay muertos, si , pero muertos en enfrentamientos bélicos entre las dos facciones enfrentadas y por el momento no hay noticias de que se hayan producido bombardeos masivos sobre las ciudades rebeldes , ni fusilamientos indiscriminados. Claro que hay muertos, claro que hay heridos, porque se trata de una guerra, una guerra civil donde luchan dos bandos. Una cosa es que tengamos preferencia por el bando de los rebeldes, que podamos desear su victoria, otra cosa es presentarlos como civiles inermes a merced de los gadafistas, que los masacran y exterminan sistematicamente, que eso si sería un genocidio. Por eso , antes de emplear ciertas palabras para justificar los actos cometidos hay que pararse a reflexionar lo que nos están diciendo.
También conocíamos ayer la noticia de que el Tribunal de la Haya se disponía a investigar a Muamar al-Gadafi por crímenes de guerra en una nota que decía lo siguiente “La fiscalía presentará los supuestos crímenes de guerra presuntamente cometidos en Libia desde el pasado 15 de febrero de 2011 , así como las entidades y personas que podrían ser perseguidas  con el fin de evitar futuros crímenes” Y se basan en la represión violenta de las manifestaciones de los primeros días de la revuelta. Muy loable la declaración, pero la justicia no es tal sino la aplicamos con el mismo rasero a todos por igual.

Imágen de los bombardeos contra territorio controlado por los gadafistas.Se han lanzado 120 misiles Tomahawks para proteger a la población civil. Ya se empieza a hablar de los inevitables “daños colaterales”. No hay guerras humanitarias, la guera es la guerra y causa muertos. Si el objetivo no era más que la exclusión aérea ¿por qué han caído bombas en las ciudades?¿por qué sigue el ataque?Hay que recordar que no se trataba de dos bandos desarmados, sino que ambos disponen de armas .Dejen de llamarlo intervención humanitaria , es una guerra 
¿Hay que recordar que en Siria han muerto ya 10 personas durante las manifestaciones contra el régimen dictatorial de Bashar Asad?¿que en Yemen han muerto entre 25 y 41 manifestantes contra el régimen dictatorial de Ali Abdullah Saleh y que la respuesta de Hilary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, fue “sentirse alarmada y exigir la máxima contención en la respuesta”?¿que en Bahrein han muerto 11 personas desde el inicio de las protestas contra el régimen dictatorial de Hamad Isa ben Khalifa que ahora cuenta con el apoyo de Arabia Saudi y a quien el rey Juan Carlos I de España ha pedido también “máxima contención en la respuesta”?¿que en la  propia Arabia Saudi, donde gobierna el régimen dictaorial en forma de monarquía absoluta de Abdalá bin Abdelaziz al-Saud(1924)  murieron dos personas cuando fue sofocada con armas de fuego una manifestación en las ciudades de Al-Qatif y Al-Awamieh en la que la gente gritaba “preferimos morir que ser oprimidos”?¿que en Omán murieron dos personas en la ciudad de Sohar mientras se manifestaban contra el régimen dictatorial del sultán  Qabus ibn Said al Said(1940)?

La pregunta de la que todos sabemos la respuesta es ¿vamos a intervenir en todas estas naciones donde no se respeta la libertad, donde no existen los partidos políticos y donde se dispara contra los manifestantes que luchan por la libertad? Claro, la respuesta de los políticos occidentales es que en Libia se está produciendo, un genocidio, una masacre y que Gadafi es un sátrapa. Bueno, ya conocemos el significado de esas palabras y la mesura con las que hay que utilizarlas, porque en ese caso también es un genocidio y una masacre lo que están cometiendo en Omán, Yemen, Arabia Saudi, Bahrein o Siria. En cuanto a España, es curioso la capacidad que tenemos todos de olvidar. Vamos a realizar un ejercicio de memoria, pero no hace falta que nos remontemos mucho en el pasado.

Una fotografía de una de las víctimas de los tiroteos durante las manifestaciones en Yemen. No son los únicos, también se han producido en Arabía Saudi, en Siria, en Bahrein, en Omán. Si el Tribuna de la Haya está estudiando juzgar a Gadafi por crímenes de guerra por disparar contra los manifestantes los primeros días de la rebelión tendrá que hacerlo igual con los gobernantes de estas naciones. ¿O es que hay dos tipos de justicia?¿quizás no todos los muertos son iguales dependiendo donde los maten?
Estamos en los primeros días de  noviembre de 2010, en un campamento levantado por la población saharaui cerca de la capital del Sáhara Occidental, El Aaiún. Para los que no conozcáis la historia, el Sáhara fue una antigua colonia española que llegó a tener el rango de provincia y cuyos habitantes gozaban de la nacionalidad española. Aprovechando la agonía del dictador Francisco Franco en 1975, el rey de Marruecos, Hassán II (1929-1999) mandó a su pueblo hacia la frontera con el Sáhara español, en lo que fue conocido como la Marcha Verde, algo que Gadafi tuvo intención de repetir en Bengasi esta semana. España se retiró por las presiones de Estados Unidos y Francia, que veían en Marruecos a un aliado muy útil en la zona. Aunque por los Acuerdos de Madrid firmados el 14 de noviembre de 1975, el territorio quedaba bajo la administración conjunta de Marruecos, Mauritania y España, tanto Mauritania como España abandonaron su responsabilidad y dejaron abandonados al pueblo saharaui en manos de Marruecos. Aun la ONU nos considera administradores legales del Sáhara Occidental.

Durante años los saharauis exigieron un referéndum para decidir su independencia, referéndum que ante el poco interés internacional, jamás se ha celebrado. Los manifestantes acampados frente a El Aaiún no se hallaban allí para reclamar la independencia sino para pedir una vida digna , trabajo y acceso a la sanidad y a la educación en las mismas condiciones que la población marroquí . El campamento fue arrasado por las tropas marroquíes, los periodistas españoles que trataron de informar sobre la situación fueron expulsados del país, diferentes activistas de organizaciones no gubernamentales denunciaron la represión de los saharauis , y hubo pruebas de detenidos torturados por las fuerzas policiales, de desaparecidos y no se pudo establecer el número de muertos ante el cierre informativo impuesto por las autoridades de Marruecos.

La respuesta del gobierno español para justificar su participación en la guerra contra Libia  en boca del presidente José Luis Rodriguez Zapatero , ha sido que “Habrá que actuar en Libia hasta que se garantice que se protege a la población civil” y que es necesaria la intervención armada porque “es legítimo utilizar la fuerza cuando es imprescindible. No es fácil ni agradable porque siempre habrá gente que sufra Pero así se impedirá el sufrimiento de muchos más” . Muy distinta fueron las palabras de la ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, cuando en noviembre los periodistas la preguntaban porque España no intervenía en favor de los saharauis promoviendo al menos una declaración de condena de la ONU: “No es incompatible mantener una buena relación de vecindad con la defensa de los derechos humanos. Además de la relación de vecindad, con Marruecos hay una colaboración que va encaminada a la defensa mutua de intereses” 

VIDEO SOBRE EL ASALTO AL CAMPAMENTO SAHARAUI  POR LAS TROPAS DE MARRUECOS EN NOVIEMBRE DE 2010 

Ni una sola condena internacional se pronunció contra el ataque de las tropas marroquíes contra un campamento de personas desarmadas, aunque Marruecos dijo que su objetivo era proteger a aquellas personas de los bandidos. España miró para el otro lado al igual que el resto de organismos internacionales.

Y os recuerdo también las palabras de un joven saharaui cuando veía como la comunidad internacional los abandonaba a su suerte, y en particular España por la responsabilidad histórica contraida con el pueblo saharaui: “El propio Zapatero lo ha dicho, que por encima de los derechos de nuestro pueblo están los intereses de España. Nosotros no tenemos nada, nunca vamos a importarles.Si no podemos ir a la guerra,el deseo que más se repite entre nosotros es echarnos al muro.Sé que quedaré sin piernas o moriré, pero de brazos cruzados ya me encuentro sin vida”  Ni la ONU, ni la OTAN, ni la Unión Europea, nadie movio un dedo por los saharauis.

Ahora permitidme que viajemos un poco más al sur. No puedo hoy contaros la historia de esta colonia española, que ,al igual que el Sáhara Occidental, fue colonia española, lo que dejaré para un próximo artículo, pero si diré que Guinea Ecuatorial fue  colonia española desde que en 1778 tomará posesión de ella en nombre del rey Carlos III, el conde de Argelejo, Felipe de los Santos Toro y Freyre. En 1968 , por la presión de la ONU , España le concedió la independencia a Guinea Ecuatorial . Pero la democracia en Guinea tuvo una vida muy corta, pues su primer presidente, Francisco Macias Nguema(1924-1979), ordenó asesinar al líder de la oposición y se hizo con el control de todo el poder y se mantuvo en él hasta que en 1979 fue derrocado por su sobrino Teodoro Obiang Nguema(1942), actual presidente y dictador de Guinea Ecuatorial.

VIDEO SOBRE LA SITUACIÓN EN GUINEA

No hay demasiados vídeos sobre la situación en Guinea, debido al silencio informativo al que lo somete el gobierno de Teodoro Obiang. Desde el año 1979 en el poder ni la Unión Europea, ni Estados Unidos, ni la ONU ,ni ninguna organización internacional al margen de las ONG como Amnistia Internacional, han pronunciado una declaración de condena contra este dictador que viola los derechos humanos y mantiene a su pueblo en la pobreza .

Si consultamos el informe de Amnistia Internacional de 2008 encontramos denuncias por detenciones injustas, torturas y malos tratos, juicios manipulados y ejecuciones de opositores políticos. A este país, cuya población vive en la más extrema pobreza, con una esperanza de vida que apenas llega a los 50 años, es a donde se diirgió el presdiente del Parlamento español, el señor José Bono, encabezando una delegación de parlamentarios españoles con un mensaje del rey para el sanguinario dictador y donde el propio Bono, representante máximo de España en esta visita, dijo “Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa”. El objetivo del viaje no era otro que participar en el reparto del petróleo guineano , con una producción de 600.000 barriles diarios que podría ampliarse a un millón.

Poco importa que , aunque Guinea Ecuatorial se halla entre los 30 principales exportadores de petroleo del mundo, el 60% de su población tenga que sobrevivir con un dolar diario , que la mitad de los hogares no dispongan de agua potable y que la UNICEF estime que el 20% de los niños muere antes de cumplir los cinco años de edad. El propio Departamento de Justicia de Estados Unidos reconoce que la familia del presidente “es derivada de su gestión corrupta de los pozos de petróleo descubiertos hace 10 años y que han convertido a esta pequeña nación en el tercer productor de África subsahariana” Roba a su pueblo, lo mantiene en la pobreza, lo tortura, ejecuta opositores. Todo eso está en los informes de Amnistia Internacional, de UNICEF y de otros organismos internacionales. Sin embargo, según el presidente del Parlamento Español , “Es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa”

La delegación del Parlamento español que visitó Guinea Ecuatorial el pasado mes de febrero. De derecha a izquierda Gustavo de Aristegui(Partido Popular), José Bono(PSOE), el dictador guineano Teodoro Obiang y Josep Duran i Lleida(Convergencia i Unio). Las denuncias de Amnistia Internacional por torturas, ejecuciones, juicios amañados,corrupción y violación permanente de los derechos humanos no impidieron al presidente del Congreso , José Bono, decir ” es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa” Debe ser que 600.000 barriles de petróleo unen mucho
Con los ejemplos de Sáhara Occidental y de Guinea Ecuatorial he querido demostrar como no sólo manipularmos las palabras según convenga, sino también las situaciones según los intereses de cada gobierno o cada nación. Las declaraciones en favor de los derechos humanos y de la libertad no son más que palabras vacías , que los políticos prostituyen al pronunciarlas. Si de verdad creen en la libertad, si de verdad están comprometidos con los derechos humanos, lo primero que tendrían que hacer los líderes de las naciones que encabezan el ataque a Libia, es pedir perdón a todos los pueblos que han sufrido durante decadas la tiranía gracias al apoyo de estos mismos gobiernos adalides de la libertad. Que reconozcan su error y , a partir de ahora, se comprometan a defender la libertad allí donde se encuentre en peligro aunque pueda perjudicar sus propios intereses.Por supuesto que no lo harán, pues, como dijo un político español llamado Santiago Carrillo ” en la política el arrepentimiento no existe, uno se equivoca o acierta, pero no cabe el arrepentimiento”.

No trato de sentar una doctrina, ni hallarme en posesión de la verdad, pero si defiendo el deber a luchar contra la demagogia, contra la falta de reflexión , la política  de hechos consumados y , en particular la impostura de nuestros gobiernos, recordad “el fingimiento o engaño con apariencia de verdad“. Lucharé por todos los pueblos que sufren la injusticia, desde Libia a Guinea Ecuatorial, de Cuba a China, de Irán a Costa de Marfil. En todos ellos hay poblaciones enteras sufriendo pobreza , falta de libertad y de derechos humanos pero la culpa de que existan muchos de estos regímenes ha sido en ocasiones la pasividad  y en otras la propia colaboración de los gobiernos occidentales, complices y beneficiarios de esas dictaduras. Para que creamos en nuestros líderes, para que creamos en sus palabras tendrán primero que dimitir y pedir perdón por haber traicionado lo que dicen defender. Dejemos que los pueblo luchen por su libertad, defendamoslos cuando realmente se ataque a un pueblo indefenso, pero eso no estaba pasando en Libia, es una guerra civil y son ellos los que tienen que resolverla.