LOS CHACHAPOYAS, UN PUEBLO ENTRE LAS NUBES (PRIMERA PARTE)

Cuando hablamos de América y los pueblos y culturas que encontraron los españoles cuando iniciaron su expansión por el continente nos vienen a la mente principalmente tres nombres, incas, aztecas y mayas. Los dos primeros porque representan los imperios más poderosos a los que se tuvieron que enfrentar los conquistadores, Hernán Cortés(1485-1547) contra el Imperio Azteca y Francisco Pizarro(1478-1541) contra el Imperio Inca y en cuanto a la cultura maya, aunque su época de esplendor hacia siglos que ya había pasado y lo que encontraron los españoles era apenas una sombra de lo que llegaron a ser, nos quedaron sus monumentales ciudades que poco a poco serían descubiertas entre las selvas que las ocultaron después de que fueran abandonadas por motivos que aún hoy desconocemos . Pero había otras culturas precolombinas , algunas desaparecidas hacía siglos y que sólo dejaron ruinas y enigmáticos restos arqueológicos, como la cultura olmeca, y también otras culturas antiguas habían logrado sobrevivir al paso del tiempo y a las conquistas de pueblos más poderosos, y entre esas culturas se encontraba el pueblo chachapoya, una cultura que sólo a partir del siglo XX comenzó a ser conocida con más profundidad y que es una de las más extrañas y originales entre las culturas precolombinas. O invito hoy a que me acompañéis para descubrirla junto a los hombres que en el pasado siglo siguieron sus huellas hasta las cumbres del Amazonas andino.
¿Quienes eran los chachapoyas? Este era el nombre que los españoles que acompañaban a Pizarro en la conquista del Imperio Inca dieron a un pueblo que habitaba una región que en la actualidad corresponde al Departamento del Amazonas en Perú, el valle de Utcabamba recorrido por el río del mismo nombre , afluente del río Marañón. El nombre de Utcabamba es una palabra quechua que significa “pampa de algodón” y era este un valle particularmente fértil donde se daba bien la yuca, el maíz, el arroz, la caña de azúcar y el plátano. En este valle se asentaron los chachapoyas, , un pueblo milenario pero que nacía como cultura hacia el siglo IX de nuestra era , y comenzaron a explotar el valle al tiempo que también iniciaron un proceso de erosión y destrucción del medio pues, como aún hacen hoy algunos de nuestros agricultores, cada año quemaban nuevas parcelas de tierra que arrebataban a la selva para cultivar en ellas hasta que la tierra, erosionada, dejaba de producir y se veían obligados a seguir quemando nuevas tierras.

Mapa con la situación de la actual provincias de Chachapoyas dentro del Perú , una de las siete que forman parte del Departamento de Amazonas con capital en la ciudad de San Juan de la Frontera de los Chachapoyas y con un territorio que coincide en gran parte con el que gobernaron los chachapoyas durante , aproximadamente, los siglos VIII al XV, hasta que fueron conquistados por las tropas del inca Túpac Yupanqui hacia 1470. Un pueblo cuyo rasgo más sorprendente, además de la blancura de su piel y los tonos claros de sus cabellos y ojos, es el lugar donde construían sus ciudades , en la cima de las cumbres amazónicas peruanas a alturas de hasta tres mil metros (Imagen procedente de http://www.go2inkas.com ) 
Pero cuando llegaron los españoles los chachapoyas ya no vivían en los valles, tal vez porque los habían erosionado tanto que tuvieron que buscar otro lugar donde vivir o quizás tratando de hallar un sitio a salvo de ataques de otros pueblos. Ahora habitaban fortalezas construidas  cerca de las cumbres  a casi tres mil metros de altura. En realidad su nombre , chachapoyas, fue el nombre que les dieron los españoles derivados del que usaban los incas para designarlos, “Sachapuyas” que significa “los hombres de la niebla” o “los habitantes de las nubes” pues allí es donde estaban sus edificaciones, entre las nubes y los españoles que les conocieron dejaron testimonio de que nunca bajaban al llano y al valle del Utcabamba pues creían que una vez que atravesaran el manto de nubes que les protegía de la vista de intrusos sus casas próximas al cielo  quedarían a merced de los demonios que , en sus creencias, habitaban las tierras bajas. Sin embargo, a pesar de hallarse en lugares tan inaccesibles, no lograron escapar de la dominación inca , pues hacia el 1470 los chachapoyas tuvieron que someterse al décimo gobernador inca, Tupac Yupanqui(hacia 1440-1493) , hijo y sucesor del considerado por algunos historiadores como el Alejandro Magno de los incas, Pachacútec(hacia 1400-1471), pues bajo su gobierno comenzó la gran expansión del Imperio Inca.
Su hijo, Tupac Yupanqui, no iba a detener la política de conquistas iniciada por su padre, lo que le llevaría hacia el norte hasta las tierras del actual Ecuador,  y también realizaría una importante labor de gobierno, realizando el primer censo general de las tierras dominadas por los incas, incrementó la red de caminos que conectaban los diferentes puntos del cada vez mayor imperio inca, difundió el culto al Sol , estableció los tributos a pagar por los pueblos conquistados, construyó nuevos templos y palacios y desarrolló incluso un nuevo calendario basado en el Sol. Sus súbditos le llamaban “el Resplandeciente” , pero no es su labor como gobernante lo que hoy nos interesa sino la campaña que dirigió hacia el norte del actual Perú , donde se encontraba, entre otros reinos, el de los Chachapoyas. La historiadora peruana Patricia Temoche(1971) nos cuenta en su obra “Breve Historia de los Incas”, como los chachapoyas se vieron sorprendidos y derrotados por los incas  de Tupac Yupanqui

En este mapa se aprecia la expansión del territorio inca desde el siglo XII, cuando se establecen en la ciudad de Cuzco, hasta la máxima extensión en el siglo XVI cuando llega a su territorio los primeros españoles dirigidos por Francisco Pizarro. Dirigió una campaña militar al frente de unos cuarenta mil hombres con los que conquistaría una gran extensión de territorio que formaría una de las cuatro entidades territoriales en las que estaba dividido el Imperio Inca, el Chinchaysuyu o Provincia del Norte , que se sumaba al Continsuyu,Antisuyu y Collasuyu que juntas formaban el nombre en quechua del Imperio Inca, el Tahuantinsuyu o “las cuatro regiones”. Entre los pueblos conquistados durante esa campaña estaban los Chachapoyas que se vieron sorprendidos por la capacidad militar inca, pues se sentían a salvo en sus ciudades en las cumbres  
Hay que decir que los chachapoyas se sentían tan seguros en sus poblaciones en las montañas que se permitieron rechazar las propuestas de alianza que les había hecho Túpac Yupanqui . Escribe Patricia Temoche “Así llegaron al territorio de los mágicos Chachapoyas, hombres guerreros y fuertes , respetados en los Andes del norte  por su valentía y coraje. Su curaca (curaca es una palabra quechua para designar al jefe político  de una comunidad, como un cacique) Chuqui Sota no aceptó los repetidos requerimientos de alianza. No podía creer que un ejército que llegase de tan lejos pudiera vencerlos” Pero Túpac Yupanqui había pensado la forma de vencer la resistencia de este pueblo hasta entonces inconquistable “La estrategia militar vino acompañada de una estrategia política, los incas rompieron las alianzas entre el curaca de Chachapoyas con los pueblos vecinos. Divide y vencerás. La historia popular cuenta que estamos frente a una de las acciones belicosas más sangrientas de la historia incaica” Finalmente la resistencia de los chachapoyas fue vendida y “Poblaciones enteras de Chachapoyas fueron dispersadas por todo el Tahuantinsuyu(voz quechua que significa “las cuatro regiones” haciendo referencia a las cuatro partes en que dividían el Imperio Inca). Se supo de grupos llegados hasta el altiplano andino”
Pero a pesar de la derrota los incas no tenían por costumbre destruir los pueblos y culturas conquistados, sino que los asimilaban y obtenían tributos de ellos, y lo mismo sucedió con los chachapoyas y fue eso lo que permitió que los conocieran los españoles apenas sesenta años después de la campaña de conquista Túpac Yupanqui. Las primeras referencias escritas a su cultura se la debemos a cronistas como Pedro Cieza de León (1518-1554) que entre 1536 y 1541 había participado en la conquista y exploración del territorio de lo que hoy es Colombia,  estando presente en las fundaciones de ciudades colombianas  como Cartago o Antioquía . Después de permanecer durante unos años al frente de una encomienda que le había sido concedida , Cieza de León acompañó al  sacerdote, político, diplomático y militar Pedro de la Gasca(1493-1567) que viajaba hacia Perú en representación del rey para ordenar aquel territorio sumido en enfrentamientos desde el asesinato de Francisco Pizarro en 1541. Sería en Perú donde Cieza de León iniciaría su actividad como cronista , describiendo  lo que fue observando durante su recorrido por los antiguos dominios incas y que luego publicaría en 1553 en su “Crónica del Perú”

DOCUMENTAL SOBRE LA CULTURA CHACHAPOYAS (PARTE 1)

Para que conozcáis el entorno natural donde se desarrolló la cultura Chachapoyas .Aquí os incluyo la primera parte de este documental que me ha parecido muy interesante . Mañana, en la la continuación de este relato os incluiré la segunda parte que completará la información. Los paisajes de esta región peruana son de una belleza impresionante y más aún los enclaves donde los chachapoyas erigieron sus construcciones.

En esta obra encontramos la siguiente descripción de los chachapoyas “Son los más blancos y agraciados de todos cuantos yo he visto en las Indias que he andado, y sus mujeres fueron tan hermosas que por serlo, y por su gentileza muchas de ellas merecieron ser de los incas y ser llevadas a los templos del Sol.Andan vestidas ellas y sus maridos con ropas de lana y por las cabezas solían ponerse llautos, que son señal que traen para ser conocidas en todas partes” Imagino que os llamará la atención la referencia que hace al color de su piel , “los más blancos y agraciados de todos cuantos yo he visto”. Pero no sería Cieza de León el único en referirse así a los chachapoyas, también lo haría otro cronista posterior, Gómez Suárez de Figueroa,  más conocido como el Inca Garcilaso de la Vega(1539-1616) autor de “Comentarios Reales de los Incas”  y de “Historia General del Perú” en las que relata la vida de los pueblos del Perú antes de la llegada de los españoles . Sobre los chachapoyas escribirá Garcilaso de la Vega que  eran hombres de piel rosada, ojos claros y cabellos rubios, lo que resulta muy sorprendente si tenemos en cuenta como eran los pueblos que les rodeaban, con un aspecto del todo diferente

También escribe el Inca Garcilaso sobre su religión y costumbres “Estos chachapoyas adoraban a las culebras y tenían al ave cúntur por su principal dios. Traen estos indios por tocado y divisa en la cabeza una honda, por la cual son conocidos  y se diferencian de otras naciones ; y la onda es de diferente  hechura  que lo que usan otros indios, y es la principal arma que en la guerra usaban , como los antiguos mallorquines” En efecto, los mallorquines procedían de la isla de Mallorca, en el archipiélago de las Baleares en España y fueron utilizados como honderos por ejércitos como el liderado por el general cartaginés Aníbal Barca(247-183 a.C) contra Roma en el marco de la segunda guerra púnica  y parece ser que los chachapoyas tenían la misma habilidad que los baleares. Otro cronista y fraile agustino , Antonio de la Calancha(1584-1658), autor de una “Crónica moralizada del Orden de San Agustín en el Perú” , también escribe sobre los chachapoyas y sus creencias religiosas “Estos indios que habitan en montañas adoran una estrella que llaman Chuquichincay, porque de ellas y otras que la acompañan se forma una figura de estrellas que parece tigre a sus ojos; se cree que es que nosotros llamamos signo de León, que consta de 27 estrellas muy lucientes” y añade “adoran estas estrellas, que dicen es tigre, porque les defienda de estos animales.”

Situación de la ciudad perdida de Kuélap, que no sería redescubierta para el mundo hasta el año 1843, ya que hasta esta fecha sólo los que vivían en las cercanías conocían su existencia. Los relatos sobre ciudades perdidas en la selva , como la ciudad inca de Vilcabamba , la última capital del Imperio Inca en la que gobernaron los últimos cuatro emperadores incas después de la muerte de Atahualpa, eran considerados en su mayor parte como leyendas o mitos sin base real, pero el descubrimiento de Kuélap por el juez Juan Crisóstomo , que además regresó con una prueba, una momia de cabello rubio y elevada estatura, despertó el interés de otros investigadores y arqueólogos que emprenderían la búsqueda de nuevos enclaves chachapoyas (Imagen procedente de http://www.arqueologiadelperu.com.ar )
En este punto del relato ya hemos visto algunas de las particularidades de esta enigmática cultura que se había establecido en las cumbres de las montañas, que tenía piel clara, cabello rubio y ojos claros , que se habían distinguido durante siglos por ser feroces y valientes guerreros hábiles con el uso de la honda y adoraban a una estrella llamada Chuquichincay. Se estimaba que la población de chachapoyas en el momento de la llegada de los españoles podía alcanzar los 400.000 aunque apenas unos años después quedó reducida a no más de treinta mil, si bien las cifras de esta época siempre hay que mirarlas con precaución y en otras fuentes que relatan la conquista del territorio de los Chachapoyas por Túpac Yupanqui se dice que la población era de cuarenta mil. Pero ahora tenemos que dar un salto en el tiempo , porque los grandes descubrimientos sobre la cultura chachapoya no se darían durante los primeros siglos de dominación española, sino cuando Perú ya había conseguido su independencia. Así, en 1843  el Juez de Primera Instancia de la provincia de Luya con sede en la ciudad de San Juan de Chachapoyas, Juan Crisóstomo Nieto, estaba visitando la zona del valle del Utcabamba para resolver unos litigios, cuando los lugareños se ofrecieron a acompañarle para mostrarle las ruinas de una ciudad en las montañas.
Lo que Juan Crisóstomo contemplo después de más de ocho kilómetros de recorrido y salvando un desnivel de mil metros hasta alcanzar los tres mil metros de altura, era Kuélap, una de las ciudades perdidas de los chachapoyas, que permaneció oculta por la dificultad para llegar hasta ella y también por los bosques que la rodean y la frecuente lluvia que envuelve en niebla y nubes sus edificaciones. Ante los ojos de Juan Crisóstomo se erigían centenares de construcciones protegidas por una colosal muralla de casi veinte metros de altura . Gracias al descubrimiento del juez se despertó de nuevo el interés por la cultura chachapoyas y por buscar nuevos restos de sus ciudades en las montañas, pero habría que esperar hasta el siglo XX y nuevos exploradores y arqueólogos  para estudiar mejor Kuélap y descubrir otros yacimientos que convierten a los chachapoyas en una de los pueblos más enigmáticos de la América precolombina. Uno de estos hombres sería el arqueólogo norteamericano  Adolph Francis Alphonse Bandelier(1840-1914) quién a partir de 1892 recorrería Ecuador , Bolivia y Perú y visitaría también Kuélap, como haría durante la década de los años treinta del siglo XX el francés Louis Langlois.

Fotografía de la muralla que protege la ciudad de Kuélap, de veinte metros de altura y situadas a tres mil metros de altitud, lo que hace aún más impresionante sus dimensiones que llevan a preguntarse a arqueólogos y exploradores como lograron llevar hasta esa altura las cientos de miles de toneladas de piedra que necesitaron los chachapoyas para construir esta y otros enclaves importantes para su cultura y otra incógnita ¿cual era su destino?¿fortaleza,centro ceremonial, depósito de alimentos, lugar de refugio? Quizás todas las alternativas sean validas y ninguna excluyente, y se mantiene vivo  el enigma de estas construcciones anteriores probablemente en cuatro siglos a la llegada de los incas hasta allí, pues se estima que podría haber sido construida en el siglo XI  (imagen procedente de http://sobre-peru.com )
Pero si hubo un hombre que se sintió fascinado por la cultura chachapoyas y dedicó décadas de su vida a explorar la selva y las montañas en busca de restos de su cultura fue el explorador norteamericano Douglas Eugene Savoy(1927-2007). Nacido el once de mayor de 1927 en la localidad de Billingham , en el estado norteamericano de Washington, desde su infancia Gene Savoy, como sería conocido después, se sintió fascinado por la historia y los relatos de las expediciones arqueológicas. Sin embargo, en un primer momento parecía dirigir sus pasos hacia la religión ingresando en la Universidad Jesuita de Portland pero abandonó pronto sus intenciones para centrarse en los estudios de la historia, las tradiciones y religión de los pueblos precolombinos. En 1957, con treinta años de edad , fue invitado a dirigir una expedición arqueológica en el Perú que finalmente sería suspendida, pero mientras estaba allí llegó a oídos de Gene Savoy la historia de Juan Crisóstomo y las expediciones de otros arqueólogos y exploradores al complejo arquitectónico de Kuélap, y tomo la decisión de quedarse en Perú y ver aquella extraordinaria ciudad con sus propios ojos y tratar de descubrir otros enclaves de los chachapoyas.
Para describiros la ciudad de Kuélap voy a recurrir a la descripción que de ella hace el periodista y escritor español  Lorenzo Fernández Bueno en su obra “La maldición de los exploradores” en la que relata su visita señalando la dificultad para llegar hasta la ciudad incluso usando vehículos “La pista es un auténtico barrizal. En algunos tramos, con abismos de más de dos mil metros de alturas y apenas metro y medio de ancho. La ciudad perdida se atisba entre la neblina, olvidada por los siglos” Una vez abandonados los vehículos hay que salvar todavía un fuerte  desnivel que conduce hasta la ciudad, cuyo nombre significa “Lugar frío”  pues aunque se halla en el Amazonas, la altura de tres mil metros en la que se halla construida le proporciona un clima seco y frío por las noches. Y ante ellos aparece la ciudad “Y así, ante nosotros aparecía el muro ciclópeo que viera Crisóstomo más de siglo y medio atrás, una muralla de piedra de veinte metros de altura que rodea la ciudad en los más de quinientos metros de largo por ciento veinte de ancho” Y a continuación describe como es la entrada a la ciudad “El acceso al interior del recinto se realiza por un sendero entre dos muros enfrentados de unos tres metros de ancho que va estrechándose hasta poco más de medio metro, lo justo para que sólo se pudiese entrar en fila india”

Este esquema de la ciudad de Kuélap me parece muy completo y útil para entender como era la ciudad. En este caso , el autor del diagrama parte de la premisa de considerar a Kuélap no una ciudad , sino un gigantesco almacén de alimentos que se conservarían en las más de cuatrocientas edificaciones que se hallan dentro del recinto y que se emplearían para conservar el grano y otros alimentos . También veis el estrecho corredor que describe el periodista y escritor Lorenzo Fernández en la descripción que os ponían antes, donde un soldado podría defender la entrada de un intento de ataque. Las paredes de las construcciones interiores, que no disponían de ventanas , estaban decoradas con trazos en forma de rombo. De todas formas el esfuerzo que tuvieron que hacer para levantar esta monumental construcción parece excesivo para un almacén de alimentos e incluso para un lugar ceremonial . Hay que tener en cuenta que el volumen de piedra necesario para construirla triplica a la utilizada para levantar la pirámide de Keops , más difícil aún cuando estas piedras tienen que llevarse hasta la cima de una montaña a tres mil metros de altura  (Imagen procedente de http://historiauniversalyperuana.blogspot.com )
Sin duda era una precaución defensiva de los chachapoyas  . Una vez en el interior se pueden contemplar más de cuatrocientas construcciones circulares de las que se conservan los cimientos y que  debían estar cubiertas por un tejado cónico de paja que no ha llegado hasta nosotros. Dentro del recinto destacan tres construcciones el Tintero , un torreón que tiene forma de botella invertida  y en cuyo interior se descubrió un gran número de enterramientos, la Atalaya, que es otra gran torre y el Castillo que se presume que podría ser la residencia de los nobles. En el interior de cada una de las casas se encuentra “una especie de tubos que se hundían en la tierra aproximadamente tres metros y tenían cincuenta centímetros de diámetro. Aquello era parecido a los depósitos en los que los incas almacenaban el grano . Pero lo que allí se guardaba no eran precisamente alimentos: en el fondo de estos improvisados almacenes había huesos humanos” Kuélap quizás no fuera una fortaleza, o al menos no solo eso, sino también un lugar de refugio y un centro sagrado y ceremonial. Pero lo que sorprende de esta ciudad monumental es como pudieron  construirla,como escribe Lorenzo Fernández  “El porqué levantaron esos enormes muro continúa siendo un misterio. Se movieron y tallaron más de setecientas mil toneladas . Y esta titánica labor la llevaron a cabo unas gentes que , al igual que los incas , no conocían la rueda y, en consecuencia, tampoco la polea, imprescindible para elevar los bloques más pesados”

Fotografía del interior de Kuélap, donde podemos ver los cimientos circulares de los más de cuatrocientos edificios que contiene la fortaleza. y en el centro una de las construcciones con el techo de paja y sin ventanas, por lo que parece que no estaban hechas para ser habitadas  Lo inhóspito de la selva que la rodea y la altura sobre la que se halla construida hacían casi imposible el acceso hasta ella, pero aún así construyeron las ciclópeas murallas de veinte metros de altura que aún hoy la siguen defendiendo mil años después de su construcción (imagen procedente de http://lacomunidad.elpais.com )
Además del enigma de como fueron capaces de transportar hasta allí los cientos de miles de toneladas de piedra que fueron necesarias para su construcción hay que subrayar la habilidad de sus arquitectos que dotaron a Kuélap de un perfecto sistema de drenaje del agua para evitar que se inundara con las constantes lluvias que  tenía que soportar a esa altura y también como se lograba abastecer de agua a la población , tan alejada de cualquier corriente de agua, aunque es posible que alguno o varios de los recintos se utilizara como depósitos de agua . Sea como fuere, poco más sabemos sobre el motivo por el que Kuélap fue construida a tres mil metros de altura aunque si se estima que su construcción es muy anterior a la llegada de los incas y se aventura que podría datar del año mil . No es de extrañar que esta enigmática ciudad y el misterio sobre el origen de los chachapoyas, aquellos hombres de piel más blanca que el resto de indígenas, de cabellos y ojos claros que se habían establecido allí mucho antes de la llegada de los incas atrajese la atención de hombre como Gene Savoy e impulsase a la organización de nuevas expediciones arqueológicas , aunque el siguiente descubrimiento no se debió a ningún explorador ni a ningún arqueólogo, sino al alcalde de la localidad de Tayabamba. Pero de la historia de su descubrimiento y de las exploraciones de Gene Savoy hablaremos mañana en la segunda parte de esta historia sobre los enigmáticos chachapoyas.
Anuncios

MISTERIOS DE LA HISTORIA: LAS LINEAS DE NAZCA Y MARÍA REICHE, LA PRINCESA DE LA PAMPA

A 450 kilómetros de Lima, la capital de Perú, se encuentra una pequeña ciudad de 25.000 habitantes llamada Nazca, que a su vez es la capital de la provincia del mismo nombre. Es conocida también con otro nombre, más poético, “la ciudad del eterno verano” pues su clima es seco y cálido con una media de temperatura anual de 23 grados. La geografía de la provincia donde se halla Nazca está formada por una sucesión de valles que se extienden a las orillas de ríos como el Ingenio, el Aja, el Tierras Blancas o el Taruga, todos ellos afluentes de Río Grande , además de grandes zonas de pampa , similar a la sabana africana, con extensas áreas cubiertas de hierba con árboles y arbustos que crecen separados , salpicando la llanura  y mezclados con zonas desérticas próximas a la costa bañada por las aguas del Océano Pacífico. En una de estas pampas, la de San José, se halla uno de los restos arqueológicos más misteriosos y enigmáticos de la historia , las conocidas como Líneas de Nazca.

Mapa con la situación de Nazca , donde se hallan las celebres Líneas y también la ciudad de Nazca, capital de la provincia del mismo nombre que aparece coloreada en la imagen. Donde se encuentran las Líneas es una de las regiones más secas del planeta , con días calurosos y noches gélidas. La ausencia de precipitaciones es lo que ha permitido su conservación después de casi dos milenios desde que fueran realizados sus diseños , aunque en el siglo XX la presión del turismo y algunas actuaciones invasivas, como la construcción de un tramo de la autopista Panamericana la han puesto en peligro e incluso estuvo a punto de desaparecer cuando se quiso aprovechar este terreno para cultivos. La actuación de la matemática alemana María Reiche, cuya figura conoceremos a lo largo del artículo, consiguió evitar su destrucción. Desde 1994 son Patrimonio Cultural de la Humanidad (imagen procedente de http://www.geschichteinchronologie.ch ) 
Pero primero, antes de visitarlas y conocer su naturaleza, tendremos que viajar dos milenios en el pasado para encontrarnos con el pueblo que parece haber sido el autor de este enigma arqueológico, la cultura Nazca. La Cultura Nazca tiene su origen hacia el siglo I de nuestra era , probablemente heredera de otra cultura más antigua, la cultura de Paracas , que se extendió por  la costa meridional del Perú y existió entre , aproximadamente, el 1200 a. C y el 100 d.C .Lo poco que sabemos sobre ella se lo debemos al arqueólogo peruano Julio César Tello ( 1880-1947) quién ,en 1925, descubrió cientos de momias en un conjunto de cavernas funerarias localizadas en la zona de Ica . En estos enterramientos las momias aparecen envueltas en mantos de algodón de varios metros de longitud bordados con láminas de oro y acompañadas en su último viaje al más allá con joyas, vasijas de cerámica,armas y otros objetos de uso cotidiano.

Fotografía de una de las momias de la Cultura Paracas. Estas se hallaban dentro de lo que los arqueólogos denominan fardos funerarios. El cuerpo era colocado en una cesta y a continuación se envolvía en paños finos y telas de algodón. El origen de la Cultura Paracas aún hoy sigue siendo un enigma aunque parece que fueron los predecesores de los Nazcas en la región (imagen procedente de http://www.absolut-peru.com )
De lo poco que se puede intuir de  la cultura de Paracas, está  su carácter guerrero por la gran cantidad de escenas bélicas representadas en la decoración de esta cerámica, pero también quiero señalar que la propia existencia de la cultura de Paracas es controvertida , ya que algunos arqueólogos creen que únicamente fue un lugar de enterramiento y no una cultura en sí misma. Ese debate sigue abierto hoy en espera de nuevos descubrimientos, pero lo que si podemos hacer es contemplar sus fascinantes momias que han llegado hasta nosotros gracias a la sequedad del clima. Como decía, de esta cultura debió evolucionar la de Nazca a partir del siglo I y hasta el siglo VI, cuando entró en decadencia. Al igual que la de Paracas se hallaba en la zona de Ica y se extendía a lo largo de la costa del Pacífico. El estudio de esta cultura fue impulsado por un arqueólogo alemán llamado Max Uhle(1856-1944), que viajó a Perú en 1896 y descubriría la cultuza Nazca y la cultura moché.

Gracias a sus estudios hoy sabemos que la cultura Nazca estaba asentada en los valles cerca de los cursos fluviales , gobernadas por los sacerdotes y donde los miembros de la elite social habitaban en casas de forma piramidal y construidas en adobe y con paredes  recubiertas de yeso y cal . Los sacerdotes se encargaban no sólo de las ceremonias religiosas, sino también de organizar el trabajo y la vida de la comunidad donde ,además de la agricultura, basada en el cultivo del maíz, el algodón, la yuca, los frijoles , la guaya o la calabaza, sobresalía su actividad artesanal , en particular la cerámica, la orfebrería  y los productos textiles .A la cerámica debemos gran parte de la información que tenemos de esta cultura,  considerada entre las de mayor calidad de todas las culturas preincaicas. En ellas aparecen elementos tomados de la naturaleza que nos revelan el mundo que les rodeaba, así también como representaciones de sus dioses. Por ellas sabemos que adoraban a dioses relacionados con los elementos naturales, el mar , el cielo, la tierra, el fuego y , sobre todo, el agua y también que practicaban sacrificios humanos

evolucionadas de las culturas anteriores a los incas, destacando sobre todo por el brillo y variedad de sus colores , con piezas que tienen hasta casi 200 matices diferentes , y también por lo que en arte se llama “horror vacui”, es decir, el intento de no dejar nada sin pintar, sin cubrir con algún tipo de adorno, como podemos ver en la cerámica de la imagen, decorada con elementos de la naturaleza, animales y también elementos geométricos(imagen procedente de http://laculturainca-cusi.blogspot.com )
Si sentían una especial veneración por el agua es porque en Nazca el clima es extremadamente seco y los cursos fluviales sólo llevan agua unos pocos días al año, lo que era un gran obstáculo  para una cultura cuya economía se basaba en la agricultura no tanto para comerciar sino para subsistir ellos mismos . Sobre su lucha contra la falta  agua escribió el geógrafo,escritor,naturalista y explorador italiano Antonio Raimondi(1824-1890) , que vivió durante cuatro décadas en Perú y recorrió gran parte de su territorio, “En el subsuelo de Nazca existe agua subterránea, pero, hallándose ésta a la profundidad de 4 o 5 metros, no puede servir para riego de los terrenos. El río, comúnmente sólo tiene agua corriente durante 40 días en el año, de manera que, por más de 10 meses Nazca carecería de agua si no fuera por los trabajos emprendidos por los antiguos indios” En efecto , los nasqueños construyeron toda una red de pozos, canales y acueductos, hasta más de cuarenta, con el que conseguían extraer el agua del subsuelo y luego llevarla hasta las zonas de cultivo. Algunos de estos acueductos, llamados puquios, todavía siguen en uso en la actualidad.

Fotografía de uno de los canales construidos por la Cultura Nazca y que hoy, casi dos milenios después, todavía siguen en uso .Para hacer los acueductos, los nazcas primero cavaban varios pozos ubicados separados unos de otros por distancias entre los 20 y los 50 metros , hasta que encontraban agua. Luego conectaban unos pozos con otros a través de canales como el de la imagen y lo llevaba hacia los depósitos de agua que eran usado para el regadío de los valles . Toda una labor de ingeniería de gran perfección, que también nos permite comprobar el elevado nivel cultural y tecnológico de la cultura Nazca que permitiría también el diseño de los dibujos de Nazca  (imagen procedente de http://fotosdehoy.wordpress.com )

Practicaban también la deformación de los cráneos para las clases privilegiadas , como un signo de distinción. Pero a partir del siglo VI iniciaron su decadencia y fueron sustituidos por otros pueblos preincaicos, lo mismo que ellos habían hecho con la cultura paraca. Ahora avanzamos en el tiempo , hasta mediados del siglo XVI. El Imperio Inca, que desde el siglo XIV se había ido extendido hasta abarcar más de dos millones de kilómetros cuadrados entre la costa del Pacífico y la selva amazónica,  acababa de ser conquistado por el español  Francisco Pizarro (1478-1541) después de la ejecución del último Inca o emperador, Atahualpa, el 26 de julio de 1533. Aunque aún habría una fuerte resistencia dirigida por los cuatro rebeldes Incas de Vilcabamba, resistencia que se mantuvo hasta 1572 , año en que fue ejecutado el último de los Incas rebeldes, Túpac Amaru I, el fin del Imperio Inca ya era un hecho desde la muerte de Atahualpa . A partir de entonces se iniciaron nuevos viajes de exploración hacia el sur del actual Perú y en 1547 llegaba a la región donde siglos antes había prosperado la cultura nazca, el conquistador, pero también cronista e historiador, Pedro Cieza de León (1520-1554).

Cieza de León, que había participado en la fundación de las ciudades colombianas de  Cartagena de Indias en 1540 y Antioquía en 1541, emprendía en 1547 un viaje hacia las tierras del actual Perú acompañando a Pedro de la Gasca (1493-1567), a quién un año antes habían nombrado presidente de la Real Audiencia de Lima, con el fin de pacificar todos aquellos territorios. Al llegar a la región de Nazca, Cieza de León, que escribiría en tres volúmenes una crónica titulada “Crónica del Perú” en la que describía la geografía, el medio ambiente y también las características de los pueblos que fueron encontrando a su paso, dejó constancia de algo extraño que había observado en el suelo de las zonas más desérticas de la pampa describiéndolo como  “señales en algunas partes del desierto que circunda Nazca”. Unos años más tarde, otro español, un corregidor , que era un cargo público  cuya responsabilidades y atribuciones eran comparables a nuestros actuales alcaldes,  llamado Luis Monzón ,describió aquellas señales como antiguas carreteras.

Archivo:NEO nazca lines big.jpg
Foto desde un satélite de las Líneas de Nazca, donde se puede apreciar como son rectas perfectas sin apenas desviaciones a pesar de que algunas de ellas tienen más de 20 kilómetros de longitud . Las profundidad de los surcos no supera los 30 centímetros . Como el suelo tiene dos capas, una primera de color rojizo oscuro y una segunda capa justo por debajo de color amarillo claro, los nazcas sólo tuvieron que ir quitando con las manos  la tierra y la piedra justo por encima para que se vieran las lineas. En cuanto a la perfección de las rectas , la matemática alemana María Reiche explicaba que utilizaban estacas que luego unían con cordeles para marcar las lineas, basándose en bocetos que habían realizado a pequeña escala. Pero ¿para qué hicieron unos dibujos que sólo pueden ser apreciados desde el aire?
No se volverían a mencionar estas misteriosas señales o carreteras tal y como las habían descrito en el siglo XVI, hasta mucho tiempo después, ya en el siglo XX, cuando fueron redescubiertas y observadas con más detalle por los primeros aviadores peruanos. Pero el primero en investigarlas fue uno de los discípulos del gran arqueólogo peruano Julio César Tello , al que ya he mencionado al hablar de la cultura de Paracas,  llamado Toribio Mejía Xesspe que ,al igual que había hecho Luis Monzón cuatro siglos antes, las describió como carreteras aunque las dotó con un carácter sagrado. Unos años después, ya en la década de los años treinta, toma el relevo de Xesspe un arqueólogo norteamericano llamado Paul Kosok(1896-1959), que estudiara estas extrañas  líneas durante más de dos décadas.Paul Kosok había viajado hasta Nazca para estudiar como era el sistema de riego diseñado por la cultura Nazca para llevar el agua hasta sus campos y que os he descrito antes. Durante su estudio descubre las lineas y decide escribir un artículo sobre ellas.

Fotografía donde aparecen juntos el antropólogo norteamericano Paul Kosok junto a María Reiche midiendo las Líneas de Nazca. María trabajaba como traductora cuando conoció a Paul Kosok en un congreso internacional y al conocer los estudios que este estaba realizando en Nazca se sintió fascinada al momento y pidió acompañarle. En los años siguientes estudiarían juntos Nazca hasta que Paul tuvo que regresar a Estados Unidos. María consagraría su vida al estudio y la preservación de las Líneas de Nazca y si hoy tenemos la fortuna de seguir disfrutando de su belleza y misterio es gracias al esfuerzo de toda una vida de María Reiche (imagen procedente de http://geschichteinchronologie.ch )   
Y es aquí donde entra en escena una mujer alemana llamada María Reiche Neumann(1903-1998). María había estudiado matemáticas, física, geografía y pedagogía en la Universidad de Dresde. En 1932 viaja hasta Perú como  institutriz de los hijos del cónsul alemán en Cuzco. Cuando su contrato termina en 1934 decide permanecer en Perú viviendo de las traducciones . Al parecer María había querido viajar a Perú desde que era una niña, tal y como ella misma diría años más tarde “Desde que en el colegio vi en el mapa del Perú  el Lago Titicaca, en el primer atlas que llegó a mis manos, la ilusión de viajar a este maravilloso país se convirtió en un sueño que me acompañaría durante mi infancia y mi adolescencia”. En 1938 la encontramos trabajando en el Museo de Lima , donde presta sus servicios como traductora al arqueólogo Julio César Téllo y un año después, en 1939, se cruzarán los caminos de María Reiche y Paul Kosok, cuando este último viaja a Lima para participar en un congreso . María toma parte  en el mismo congreso como traductora y ,casualmente, será la traductora puesta por la organización para ayudar a Paul Kosok.

María Reiche no dudo en abandonar las comodidades de la vida en Cuzco o en Lima para irse a vivir junto a lo que se convertiría en la auténtica misión de su vida, el estudio y protección de las Líneas de Nazca. Viviría en una pequeña casa a unos 25 kilómetros de la ciudad de Nazca, sin agua corriente, sin luz, con apenas un jergón para dormir , sin casi ropa ni calzado, soportando el calor tórrido del día y las gélidas noches, alimentandose muchos días con poco más que un trozo de pan pues el poco dinero que tenía lo usaba para pagar a un vigilante que cuidara de las Líneas , caminando por la noche por el desierto con una escoba con la que limpiada los surcos de los dibujos y soportando que la insultaran y la llamaran bruja durante los primeros años, cuando los habitantes de la región no comprendían lo que María hacia allí (imagen procedente de http://creas.bligoo.com )    

Paul ya había estudiado fotografías de las que ya eran conocidas como Líneas de Nazca en un libro titulado “Perú desde el aire” , editado por la American Geographical Society , que había patrocinado una expedición a la zona en 1930. Pero Paul quería verlo con sus propios ojos y hacer sus propias fotografías. Cuando Paul habla a María de las Líneas, esta al momento demuestra su interés por aquel misterio y  decide acompañarle en el vuelo que el norteamericano iba a realizar sobre ellas. Así , ambos vuelan hasta Nazca y descubren con fascinación aquellas líneas que se prolongaban durante kilómetros y kilómetros, pero no sólo líneas, sino también enormes dibujos semicubiertos por el polvo. Paul Kosok aventura de la hipótesis de que aquellas lineas eran “El calendario de mayor escala en el mundo”. En 1944 realiza una datación con el Carbono-14 de las líneas que establecen su antigüedad alrededor del 550 d. C, hacia el final del periodo de mayor prosperidad de la cultura nazca. Pero Paul tenía que regresar a Estados Unidos, por lo que la investigación de las Líneas quedará ahora en manos de María Reiche.

La Araña, un dibujo de 46 metros de longitud y donde podemos ver en la imagen la perfecta simetría del diseño. Si os fijáis en el lado derecho de la fotografía una de las patas de la araña es diferente a las demás, como si estuviera señalando hacia algún lugar. Algunos investigadores de Nazca aventuran que los dibujos eran señales que conducían a lugares sagrados, pero parece demasiado esfuerzo sólo para eso y además ¿a quién se dirigían estas señales si los dibujos no se pueden observar desde el suelo? (imagen procedente de http://www.arp-sapc.org)  
Desde el mismo instante que vio las Líneas la vida de María cambió para siempre, dejó la comodidad de su vida en Cuzco y se trasladó a vivir a los alrededores de Nazca , a una casa a 25 kilómetros de la ciudad ,lo más cerca posible de donde se hallaban las Líneas, donde no tenía ni luz eléctrica ni agua corriente, aunque ella no sentía que eso fuera un sacrificio  pues afirmaba “mi vida raras veces ha sido dura, porque yo tenía que cumplir mi destino. Es así que durante todos estos años me he dedicado por completo al estudio de las Líneas y Figuras en el Gran Tablero de las Pampas de Nasca” Puede que no considerara su vida dura, pero apenas tenía tres vestidos para todo el año. Por las noches, cuando la temperatura descendía y a salvo del inclemente sol del día aunque enfrentándose a las gélidas noches de Nazca   , limpiaba con una escoba el polvo que amenazaba con cubrir y hacer desaparecer aquellas líneas. Así va descubriendo las grandes figuras de decenas de metros que sólo son observables desde el cielo, no desde la Tierra , lo que hacía aún mas inexplicable su perfección y la simetría de sus formas.

Cuando María es consciente de la importancia de lo que allí había, emprende una lucha para defender las Líneas que hasta entonces eran pisadas e incluso atravesadas por los habitantes de la zona y que podían haber sido destruidas del todo si María no hubiera impedido que toda aquella llanura se transformarse en campos de cultivo.  No contaba con ningún apoyo del gobierno peruano e incluso los que allí vivían en más de una oportunidad trataron de apedrearla por considerarla una especie de bruja o loca. Pero María no cedió y logró salvar las Líneas de su destrucción al tiempo que seguía midiendo el tamaño y la orientación de todos los dibujos y líneas, utilizando sus conocimientos matemáticos para confirmar la teoría de Paul Kosok sobre la posibilidad de que todo aquel gigantesco conjunto de líneas y dibujos que ,ocupaban una superficie de 520 kilómetros cuadrados, fueran un calendario astronómico que la Cultura Nazca había usado para determinar las estaciones del año , las épocas de cosecha y de inicio de las lluvias, el mayor libro astronómico que nunca había sido escrito.

Incluso siendo ya una anciana, María Reiche salía a barrer con su escoba las líneas de Nazca , librándolas del polvo que las cubría. En sus últimos años, cuando estaba ciega, acudía a seguir con sus cálculos transportada sobre la espalda de un ayudante(imagen procedente de http://www.ucm.es )

Sobre los dibujos y la cultura Nazca María escribió “Los resultados y conclusiones a los que he llegado se han basado siempre en la observación, en la medición y en el registro minucioso de todas las lineas y figuras. Aunque se pueda tener diferentes opiniones sobre los dibujos y su significado, una cosa es cierta sin embargo, y es que la existencia de las figuras, demuestra, que los habitantes de la costa peruana habían alcanzado un nivel cultural insospechado. El proceso de planear y convertir una escala a otra necesita de una mente capaz de formar conceptos abstractos y de una facultad de razonar que debe haberse encontrado en por lo menos una parte de la población y que no podría esperarse de un pueblo primitivo. Tenemos que dejar a un lado por el momento, el estudio de aquellos elementos que constituyen la esencia del arte primitivo, es decir, totemismo, religión y magia, ritos y ceremonias. Debemos tratar de penetrar en sus mentes y seguir su lucha por la perfección y los caminos emprendidos para lograrlo.”



Mapa con la situación de algunos de los principales diseños de las Líneas de Nazca , que se extienden en un área de más de 500 kilómetros cuadrados (imagen procedente de http://www.memoriasdelmundo.com )

Durante años continuó su lucha para evitar la destrucción de los dibujos , pagando incluso de su propio bolsillo un guardián para defenderlas, aunque no tenía apenas dinero ni para comer y llegaba a mantenerse con poco más que un pedazo de pan al día. Volviendo a sus palabras sobre la necesidad de defender Nazca y su importancia como patrimonio cultural de la humanidad , María escribe ” Las actuales variaciones climáticas en la zona y el turismo descontrolado han dado como resultado que muchas marcas hayan sido destruidas. Aún falta mucho por hacer antes que el significado de cada marca sea explicado y esto será imposible si el desierto es dañado o destruido. La superficie es muy frágil. Desde mi primera visita en 1941 a Nasca he solicitado protección para este desierto histórico. De 1945 a 1955 luché sola para parar un proyecto de irrigación para campos de cultivo sobre las Pampas de Nasca. Me costó muchísimo trabajo y malos sabores, hasta que fui escuchada en el Congreso y pude parar semejante ignorancia. A partir de mi única y solitaria lucha es ahora mi mayor satisfacción haberlas  hecho famosas en el  mundo entero y, sobretodo, generar divisas al Perú. La gente que vivió hace mucho tiempo dejó un documento único que considero constituye un capítulo esencial en el desarrollo de la mente humana. No hay nada igual en ninguna parte , como el calendario astronómico más grande del mundo.”

El dibujo llamado “el astronauta” porque parece llevar en su cabeza una escafandra. Es uno de los más impresionantes y se encuentra en una ladera , cuando la mayor parte de los dibujos están en la llanura. De los que se encuentran en las laderas de las colinas casi todos ellos representan cuerpos humanos, algunas de ellas, en la parte superior de la cabeza, tienen una serie de lineas verticales que tal vez representen las plumas de algún tocado ceremonial   (imagen procedente de http://www.chesudamerica.com.ar )
Pero debemos detenernos un momento para describir a los auténticos protagonistas de esta historia, las Líneas de Nazca. Los dibujos están trazados en un suelo compuesto por una capa de guijarros de tonalidad oscura y para que los trazos fueran visibles los nazcas sólo tuvieron que retirar , según los arqueólogos, las piedras de la superficie, dejando al descubierto una capa inferior de color amarillo claro que es la que se distingue después desde el aire. Para dar la forma que se pretendía al dibujo  habrían ido poniendo estacas unidas por una cuerda siguiendo un modelo previamente diseñado a pequeña escala. La razón de que hayan llegado hasta nosotros y no fueran borradas por la arena se debe a la aridez y ausencia de precipitaciones de esta región, que se encuentra entre las más secas del mundo. Su perfección es casi absoluta, trazando rectas de hasta 20 kilómetros de longitud con mínimas desviaciones, pero lo que mayor asombro nos puede causar son sus dibujos de animales y algunas formas antropomórficas. Vamos a conocer alguna de ellas

La figura conocida como “el Colibrí” con sus más de 120 metros de longitud y cuyo pico, según los partidarios de considerar estos diseños como un calendario astronómico, señalaría el lugar de la salida del Sol. Pero la pregunta es siempre la misma, ¿con que objetivo si no es visible el dibujo desde la superficie?Todavía no se ha dado una respuesta satisfactoria a este interrogante (imagen procedente de http://mosquitasdebanio.blogspot.com )
Sobre una plataforma se encuentra el Colibrí, con 120 metros de largo , con un largo pico que según algunos arqueólogos indica la salida del Sol. Cerca de ella se encuentra el dibujo de una gran flor del desierto y un poco más lejos otra de las figuras más emblemáticas de Nazca, la Gran Araña, de 46 metros de longitud y de simetría perfecta. Junto a una de las pistas de cientos de metros de ancho, donde los ufólogos han querido  ver pistas de aterriza de naves extraterrestres, hipótesis defendida por el escritor suizo Erich von Däniken(1935) en su obra “Recuerdos del futuro” en la que afirma que las Líneas de Nazca son la prueba de las visitas extraterrestres que luego fueron convertidos en dioses por los indios, se encuentra otra figura de dimensiones colosales , el Cóndor, con más de 200 metros de longitud.  Otra de las enigmáticas figuras es la llamada el Elfo, que tiene una característica común con otra figura , el Mono, ambas tienen una mano de cinco dedos y otra mano de cuatro dedos. Cuando María Reiche vio la figura del mono con una mano de cinco y otra de cuatro dedos, sintió que aquello era como una revelación, una señal del destino, pues ella misma tenía una mano con cuatro dedos  después de sufrir la amputación de uno de sus dedos cuando este se infectó por una espina al llegar a Cuzco desde Alemania.

Imagen del Mono con la cola enrollada donde se puede apreciar como una de las manos tiene cuatro dedos y la otra cinco, un detalle que se repite en otras figuras de Nazca, como la del Elfo , y que impresionó a María Reiche, ya que ella también tenía una mano con cuatro dedos después de que le fuera amputado uno de ellos por una infección. También se halla en imágenes de la Cultura Paracas, pero se desconoce su significado (imagen procedente de http://gamusinos.net )

Pero hay muchas más figuras, una orca con una esfera dibujada bajo su cabeza , un loro de formas casi abstractas, un caracol, una ballena de casi 27 metros de largo y en una de las laderas una figura de forma humana que es conocida como “El astronauta de Nazca” pues pareciera que llevase una escafandra en su cabeza y todo ello entremezclado con todo tipo de figuras geométricas, sobre todo espirales, el motivo más abundante. Los surcos con los que están realizados estos dibujos no tienen más de 30 centímetros de profundidad y sólo puede reconocerse su diseño desde el aire. Todo este enorme conjunto fue medido y estudiado al detalle por María Reiche, que durante cincuenta años no dejo un día de investigar y velar por la conservación de estos diseños con sus actos y también con sus palabras “Quisiera por eso, que esto contenga un mensaje a los peruanos, de cuyo pasado debemos hacer justicia porque también pertenece al futuro. Ahora estamos en un desequilibrio y no sabemos si el mundo va a terminar mañana o dentro de un millón de años. La vida está compuesta de política y religión y entre estos dos extremos tenemos que encontrar un camino que puede ser largo y derecho o sinuoso. Tratamos de poner el mundo en una plataforma de justicia, de derecho y de bienestar para las grandes masas, que nadie quede privado de su derecho a la vida y a una vida agradable. Todo el mundo debe tener iguales derechos. Yo quiero ser un instrumento para eliminar las injusticias culturales y que los peruanos y los extranjeros aprendan a no depredar lo que es patrimonio de una nación y sobre todo herencia de una cultura inigualable, porque la cultura es el reflejo de la idiosincrasia del pueblo”

DOCUMENTAL DE “CUARTO MILENIO ” SOBRE LAS LÍNEAS DE NAZCA Y MARÍA REICHE

María Reiche siguió estudiando incluso en sus últimos años, cuando ya había perdido la vista y la fuerza en sus piernas y tenía que ser transportada a hombros por uno de sus ayudantes hasta donde estas se encontraban.  Moriría en 1998 , cuatro años después de que las Líneas de Nazca fueran declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad. Pero después de la muerte de la que era la máxima autoridad en el estudio e interpretación de Nazca, el misterio permanece. Admitiendo la hipótesis de Reiche y Kobak sobre la condición de calendario astronómico ¿qué sentido tenía trazar estos dibujos que sólo pueden ser vistos desde el aire?¿no usaron ninguna herramienta para realizarlos?¿por qué no se ha hallado ninguna hasta el momento? Algunos arqueólogos han propuesto que Nazca es un enorme templo donde los nazqueños dejaban sus ofrendas a los dioses para favorecer las cosechas y la llegada de las lluvias, lo que explicaría que se hayan encontrado maíz y otras semillas en los surcos que serían las ofrendas a los dioses.

El colosal “Cóndor” de Nazca con más de 200 metros de longitud, otro de los impresionantes diseños de Nazca , cuya función sigue siendo materia de debate, pues ninguna de las explicaciones resulta satisfactoria del todo. Después de la muerte de la dama o la princesa de la Pampa , María Reiche,  el misterio sigue sin ser resuelto, pero por lo menos hemos conservado su belleza y enigma para futuras generaciones gracias al trabajo de María (imagen procedente de http://ricylau2010.blogspot.com )

¿Calendario astronómico?¿templo de dimensiones colosales?¿señales que indicaban lugares sagrados? Lo único cierto es que desde hace dos mil años en Nazca existen enormes figuras, rectas perfectas de kilómetros de longitud, dibujos con una simetría que sólo sería posible si se estuviera viendo desde arriba lo que se está dibujando . ¿Qué son los dibujos de Nazca?¿Cuál fue su función?¿Cómo los realizaron?¿Qué sentido tiene realizar algo que sólo se puede contemplar desde el aire cuando nadie podía volar? Después de casi un siglo de investigaciones Nazca sigue conservando el enigma de su origen y la finalidad de su existencia . Hagamos caso al pintor belga René Margritte , que dijera una vez “Uno no puede hablar acerca del misterio, uno debe ser cautivado por él”, dejémonos cautivar por el misterio de Nazca, por sus rectas infinitas que se pierden en el horizonte, por sus dibujos que parecen lanzarnos una pregunta , por el enigma que representa su existencia y los hombres que los trazaron hace dos mil años. Lo más hermoso de un misterio es que aún no tenemos la respuesta que lo desvele.

La última imagen con la que cierro este artículo es la de esta figura llamada simplemente “Manos” , y en la que de nuevo encontramos, como en el Mono, las dos manos, una con cinco dedos y otra con cuatro dedos. Tanto los Paracas como los Nazcas representaban así la figura de sus dioses ¿el motivo? Un misterio más de las Líneas de Nazca (imagen procedente de http://www.solovagos.com )