SHAKIRA Y EL PODER DE LA MÚSICA

Escribía el gran Oscar Wilde que la gente sabe el precio de todo pero desconoce el valor de la mayoría de las cosas. En la sociedad de consumo todo tiene un precio, lo tasamos todo , le ponemos su etiqueta y ese número que figura en la etiqueta influye también en nuestra valoración , aquello que tiene un precio más alto tenemos tendencia a valorarlo más.

Sin embargo , pienso que las cosas más importantes en la vida , las que realmente tienen valor, no tienen precio. Quién podría subastar el amor, la amistad, la alegría, la felicidad, un momento de belleza, los sueños, las ilusiones que nos impulsan en la vida y la dan sentido, la risa de un niño, la belleza de un amanecer o simplemente respirar, abrir los ojos y saber que estás vivo y el mundo está esperándote para que lo sigas descubriendo.

Ayer fui al concierto de mi cantante favorita,Shakira, aunque quizás no debería definirla como cantante, porque es más que eso, es una artista capaz de cantar, bailar y tocar mientras seduce al público más allá de fronteras , de idiomas, de culturas porque la  música es el único lenguaje capaz de unir a la gente , de hablarles al alma y hacerles olvidar sus diferencias.

En las dos horas de concierto asistes a algo más que una sucesión de canciones que te gustan, que cantas en la soledad de tu cuarto , que las bailas incluso en los malos días para alegrarte aunque te puedas sentir triste. Si, es algo más profundo, es dejarte atrapar por la energía que transmite, por su capacidad de hacerte compartir su amor por la música y el baile, es como una descarga de alegría, de fuerza, de vitalidad que recorre a todos los que se encuentran a su alrededor, como una corriente eléctrica que saltase de cuerpo en cuerpo y les obliga a bailar, a liberar las tensiones acumuladas olvidándose por un instante de otra realidad que no sea esa comunión de ritmo, voz y vida . Porque , en realidad, el hombre siempre responde a los mismos resortes, los mismos que nos hacían bailar en torno al fuego dentro de las cavernas en la noche de los tiempos, cuando el hombre que cubría su cuerpo apenas con unas pieles era capaz de crear belleza con la pintura y , aunque no han llegado hasta nosotros, seguro que también cantaron y soñaron con melodías que nacían en sus cabezas mientras descubrían asombrados un mundo siempre desconocido.

Shakira volvió locos a madrileños
Shakira en un momento de la actuación en Madrid 

   
Creo que durante el tiempo que duró el concierto, e incluso cuando salías aun con las últimas notas resonando en la cabeza de los espectadores, la música, su música, su baile sensual, hechizero, que hablaba al  oído a los sentimientos, a la parte más natural del ser humano, aquella que ama la libertad y que se expresa a través del baile, había actuado como una catarsis en la que se exorcizaron todas las tensiones, preocupaciones, los pesares e incertidumbres de la vida cotidiana para ser sustituidas por la alegría que sólo es capaz de hacer nacer la música y la danza.

Quienes ven sólo un espectáculo de fuegos pirotécnicos se equivocan, es más que luces, sonido o pantallas gigantes.Claro que hay marketing, publicad y todo lo que rodea hoy en día a cada manifestación artística para convertirla en un bien de consumo, pero hay más , mucho más que eso. Yo lo veo como una llamada a la sensualidad, al encanto, a la risa, al ritmo, a la liberación de emociones, a todo aquello que al final es lo que te hace sentir vivo. Eso es lo que representa para mí Shakira y lo que convierte uno de sus conciertos en una explosión de vida .

Y volviendo al comienzo de esta entrada, esta es una de esas experiencias que no tiene precio, porque la alegría , la emoción y la energía vital que ayer se vivió en su convierto no se pueden comprar, sólo se pueden sentir. No tiene precio, pero su valor es infinito como todo lo que hace vibrar nuestras almas.

Como canta Shakira “la vida es un goce, es normal que le temas a lo que no conoces, pero quiero verte volar “. Dejemos que vaya liviano nuestro corazón, dejemos que vuele ,elijamos como equivocarnos y seamos libres 
Anuncios