¿QUE HAY QUE CAMBIAR? REFLEXIÓN Y NO INSULTOS, TOLERANCIA Y NO VIOLENCIA

Mientras escribo esto, en la madrugada del miércoles, miles de personas ocupan la madrileña Puerta del Sol que parece convertirse en el símbolo de este movimiento que día a día va cobrando más fuerza y que se aglutina bajo la plataforma ciudadana de “Democracia Real Ya” . En la madrugada del martes unos doscientos manifestantes que trataban de pasar la noche en la plaza fueron desalojados por orden del Delegado del Gobierno , pero esta noche no son doscientos sino miles de personas que han decidido pasar la noche allí. Creo que queda claro que están siendo capaces de catalizar y dar voz a un sentimiento que durante los últimos años se ha ido larvando bajo la superficie de la sociedad española, un sentimiento de impotencia, de frustración, de desencanto no sólo por el desempleo y la crisis económica, sino por el fracaso de los partidos , los empresarios y los sindicatos a la hora de responder a las demandas y las inquietudes de los ciudadanos.

Tal vez aún no somos conscientes de la importancia de estos movimientos, porque podemos estar dando un ejemplo a otras naciones europeas donde sus sociedades tampoco se atreven a dar el primer paso y por ello tenemos que ser responsables y cuidadosos en los pasos que vamos a dar. Hemos salido a las calles, los ciudadanos han salido a manifestar su indignación y su descontento , pero hay dos puntos importantes para el futuro , por un lado evitar su politización y por otro reflexionar sobre hasta donde queremos ir y que es lo que queremos conseguir. No basta con que manifestemos nuestro rechazo sino también tenemos que ofrecer propuestas sobre las que trabajar y que puedan ser consideradas como alternativa para modificar el sistema.



Un grupo de jóvenes cuelgan una pancarta en la Puerta del Sol. | J. Barbancho
En las manifestaciones de estos días es patente los intentos de los políticos y , en particular, de la izquierda, de querer unirse a este movimiento. Están equivocados, no es un movimiento de izquierdas o derechas, no estamos hablando de ideologías sino de mejoras democráticas que permitan una representación real de los ciudadanos en las decisiones políticas. También yerran, en mi opinión, quienes lanzan mensajes de anarquía porque no es el camino, como tampoco lo es la violencia.No podemos abolir los partidos políticos , son necesarios en democracia, lo que si podemos exigir es que su funcionamiento sea realmente democrático con los puntos que señalo más adelante en este artículo(foto tomada de http://www.elmundo.es ) 



El historiador británico Arnold Joseph Toynbee escribía que “El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan” y durante mucho tiempo en España nos hemos desinteresado por completo de la política , en cualquier conversación sobre ella era frecuente escuchar “paso de la política”, esa ha sido la postura de una parte muy importante de la población española con el resultado de que los políticos han llegado a convencerse que podían actuar como quisieran ya que nadie parecía pedirles cuentas. Espero que esto sirva para que nos demos cuenta que ser ciudadano es algo más que pagar impuestos y votar cada cuatro años, es participar activamente en la vida publica y estar informados para no delegar las decisiones en los políticos, que es lo que hicimos hasta ahora.
Pero por bonitas que nos puedan parecer frases como las del revolucionario francés Pierre Joseph Proudhone(1809-1865) cuando decía “No más partidos, no más autoridad, libertad absoluta del hombre y del ciudadano: esta es mi profesión de fe social y política.”  esto no se puede llevar a la práctica. Cuando decimos acabar el sistema no significa que haya que eliminar los partidos políticos, al igual que es necesario unas leyes para regular las relaciones entre las personas necesitamos algún tipo de organización que nos represente, porque la democracia directa, cuando los ciudadanos decidían con sus votos a mano alzada, sólo era posible en la Atenas de Pericles pero no en ciudades con millones de habitantes. Por tanto, tenemos que establecer que cambios y que modificaciones deseamos realizar sobre el sistema actual.

Antes que nada, hay que evitar que traten de adueñarse de este movimiento los propios partidos políticos, ellos han sido los causantes del problema , todos ellos, de cualquier ideología. No se trata de un movimiento de izquierdas ni derechas, por lo que sobran las declaraciones de PSOE, PP, Izquierda Unida o cualquier otro partido, porque ellos han construido el sistema que tenemos ahora y lo han mantenido bien ocupando el poder, como los dos grandes partidos nacionales, o bien a través de su participación en coaliciones con estos partidos  como puede ser el caso de la propia Izquierda Unida y de  los diferentes partidos nacionalistas. Si en algún momento advirtiéramos que están siendo manipulados por alguna agrupación política habría que seguir manifestándose a través de Internet al margen de todos, porque la voz de los ciudadanos no la pueden controlar, en esta época ya no se puede ejercer la censura, porque cada ciudadano con un ordenador portátil es una voz que se deja oír .



Los manifestantes de la Puerta del Sol se preparan para pasar la noche en la plaza. | Efe VEA MÁS IMÁGENES
Aspecto que presentaba la Puerta del Sol durante la madrugada del miércoles. Ya han aparecido los peligros que pueden desvirtuar este movimiento que ha nacido no para apoyar una visión de izquierdas o de derechas de la vida política , ni tampoco como un movimiento anarquista . Ha nacido como una protesta contra un sistema que no tiene en cuenta la opinión de los ciudadanos , que actúa a nuestras espaldas y no da respuestas a los problemas de la sociedad. Se trata de conseguir una mayor transparencia de la democracia pero no se puede usar la violencia en las protestas, ni los insultos a los medios de comunicación. No podemos olvidar que el respeto es uno de los pilares sobre los que se asienta todo régimen democrático (foto procedente de http://www.elmundo.es  ) 



En las respuestas a las preguntas que los periodistas hacen a la gente congregada en la Puerta del Sol encontramos “hace tiempo que el bipartidismo ya no nos representa” o “Es hora de que exijamos lo que nos merecemos, sobran los motivos para estar cabreados” junto a pancartas donde se puede leer “Tenemos derecho a indignarnos” o “Democracia sin censuras”. Todas ellas expresan el sentir general de la gente reunida allí y de millones de ciudadanos españoles, pero de nada nos servirá si cuando pregunten que cambio queremos no tenemos más respuesta que la de que “estamos indignados”. Hay que hacer una reforma política, porque es desde la política desde donde se pueden cambiar las leyes y la organización de nuestra sociedad y la única forma de conseguirlo es que los políticos sean conscientes que deben sus cargos y su posición a nosotros, los que le elegimos, y no al partido político al que pertenece.

Creo que España ha llegado al final de un ciclo iniciado con la muerte de Franco en 1975 y el comienzo de la Transición, la Constitución de 1978 y la estabilización de la democracia . Para lograr esa estabilidad después de 35 años de dictadura hubo que aceptar muchas cosas que ahora ya no es necesario ni conservar ni aceptar. ¿Qué tendríamos que hacer para conseguir que los partidos políticos no sean entes abstractos que no tienen ningún contacto con los ciudadanos y provoca que sintamos que no somos representados por ellos ? Se me ocurren estas propuestas sencillas y creo que lógicas:

* Listas abiertas:

Uno de los principales problemas de nuestra democracia es que los diputados que en teoría nos representan en el Congreso no los elegimos nosotros, son elegidos por el propio partido a dedo y cuando votan obedecen siempre las órdenes del jefe del partido, pues a él deben su escaño y no a los votantes. Pero si en lugar de votar a unas siglas votásemos directamente  al diputado que nos va a representar sería consciente de que su posición depende de nosotros y no de su partido y tendría en cuenta nuestras opiniones. Por un lado tendríamos más presencia en la vida política a través de nuestros representantes y por otro lado se acabaría con la disciplina de voto de los partidos, que funcionan más como una dictadura que como una democracia.

*Primarias:

Establecer que todos los candidatos de cada uno de los partidos  a la presidencia del gobierno, a las comunidades autónomas o a las alcaldías  sean elegidos por los militantes de base en elecciones primarias y no impuestos a dedo. Al igual que los diputados tienen que sentir que deben su posición a nosotros y no al partido, así les será mucho más difícil traicionarnos, pues si lo hacen pueden dar por seguro que no serán elegidos como candidatos en las siguientes elecciones. No puede ser una decisión del político el seguir en la presidencia , es una decisión de los ciudadanos

*Referéndum

Los partidos políticos tienen un programa electoral, pero a lo largo de la legislatura surgen cuestiones que no aparecen en este programa. Cuando haya que tomar decisiones al margen de su programa y que afecten al colectivo de los ciudadanos tendrán que convocar un referéndum para que nos pronunciemos sobre dichas decisiones. Soy consciente de que es pesado acudir con frecuencia a las urnas pero si queremos una democracia realmente participativa tenemos que comprometernos a estar dispuestos a implicarnos en la vida publica y manifestar nuestra opinión cuantas veces sea necesario. De esta forma evitariamos la aplicación de estos programas de “rescate” cuyas consecuencias ya estamos viendo en Grecia, Irlanda o Portugal

*Reforma de la Constitución y de la organización del Estado  

Hay que abrir el debate sobre la organización de la nación, porque en la situación que nos hallamos no es comprensible que tengamos administraciones triplicadas a través del Estado, las autonomías y los municipios. Aunque soy consciente de lo polémico que podría resultar, hay que debatir sobre si tienen sentido las comunidades autónomas , porque encuentro absurdo que poseamos   17 parlamentos autonómicos, cada uno de ellos con su propia administración, acumulando deudas mientras el dinero público desaparece entre mil manos que lo manipulan. Eso exigirá una reforma de la Constitución que no debe ser considerada como algo intocable sino como un instrumento que debe adaptarse a la evolución de la sociedad.

*Limitación de mandatos

Ningún cargo público, desde los concejales a los alcaldes, de los diputados a los presidentes autónomos o del gobierno, podrán permanecer más de ocho años, dos legislaturas, desempeñando esta función. La política no se puede convertir en una profesión, tiene que ser una actividad  con un limite en el tiempo , el político tiene que tener vocación de servicio al ciudadano y no ver la política como una profesión para ganarse la vida . Por supuesto no tienen porque tener unos privilegios ni en la jubilación ni en otras ventajas sociales, son unos ciudadanos como cualquier otro. Entiendo que sus sueldos sean superiores en consonancia con las responsabilidades que asumen, pero nada más. De esta forma nos aseguraremos que los políticos tengan una auténtica vocación publica.

*Gobierno de las listas más votadas y modificación de la ley electoral

En las diferentes elecciones tiene que gobernar la lista que haya recibido un mayor número de votos y no que la voluntad de los ciudadanos sea traicionada por las coaliciones de los partidos políticos derrotados , que uniendo sus fuerzas desplazan al que ha sacado un mayor número de votos. Al mismo tiempo, las coaliciones no podrán formarse con posterioridad a las elecciones hasta que no hayan transcurrido un mínimo de un año después de la consulta electoral. De esta forma se evitará que yo de mi voto a un partido y el día después de las elecciones se una a otro partido con cuyas ideas no estoy de acuerdo. Así mismo hay que modificar la actual ley electoral que favorece a los partidos más representados que son el PP y el PSOE en detrimento de los partidos más pequeños, y también beneficia a los partidos nacionalistas frente a otros partidos, lo que explica que partidos como UPyD o IU, tengan muchos más votos pero mucha menos representación que el Partido Nacionalista Vasco, Convergencia i Unió o el Bloque Nacionalista Galego.



Pancarta que preside la Puerta del Sol. | Q. L.
Aspecto de la Puerta del Sol en el amanecer de este miércoles 18 de mayo. Como es de esperar en un movimiento espontáneo falta liderazgo y personas que se encarguen de fijar los puntos que deseamos reformar. No basta decir que queremos un mundo mejor, tenemos que presentar propuestas concretas. Es importante además señalar que aquí no hay partidos políticos, somos ciudadanos que desean un cambio. Creo que lo primero que podemos hacer es presentar la reforma de los partidos , del sistema electoral  y de organización del estado similar a la que desarrollo más arriba . No podemos pretender cambiar el mundo en un día, ni es realista ni es posible, la única forma de cambiar el sistema es desde dentro , modificando su funcionamiento e interviniendo después día a día en la vida publica (fotografía de http://www.elmundo.es )  


Pienso que con la puesta en práctica de estos principios lograremos una democracia más transparente y participativa , donde existirá un auténtico diálogo entre los ciudadanos y sus representantes. Por supuesto que puede haber muchos más principios que se pueden añadir, lo importante ahora es que presentemos una propuesta para ser tomados en serio y no sólo como un movimiento espontáneo sin rumbo ni propósito porque sino tarde o temprano lo desvirtuaran. Dice el escritor cántabro Alejandro Gándara que “La diferencia entre un esclavo y un ciudadano es que el ciudadano puede preguntarse por su vida y cambiarla” y eso es lo que estamos haciendo ahora . Es nuestro momento y de nosotros dependerá lo que resulte de ello, seamos responsables , seamos constantes y sin usar la violencia en ningún caso, sino la razón, transformemos nuestra democracia y demos ejemplo al resto de sociedades europeas que el cambio es posible. Como el eslogan de Barack Obama del año 2008, ¡Podemos!  

Para terminar este artículo , dirigirme a los políticos que se han manifestado a lo largo del martes sobre estas manifestaciones. Por un lado tenemos al Partido Socialista Obrero Español, donde el candidato a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid ha dicho “Llamo a los jóvenes a la rebeldía, me identifico con sus reivindicaciones” para añadir “los auténticos antisistema son aquellos que están en despachos lujosos y quieren acabar con la política y con lo público” y terminó calificándolos de “anarcoliberales” y “anarcoderechistas. Usted, señor Gómez, es uno de los representantes de los partidos políticos que queremos reformar, si de verdad está con esos manifestantes, abandone su carrera política hasta que el partido Socialista y el presidente José Luis Rodriguez Zapatero atienda las demandas de los ciudadanos. Usted pertenece al partido que hace cuatro años negaba la crisis y que nos ha conducido hasta los cinco millones de parados , quién ha emprendido la política de recortes sociales, ha congelado las pensiones, ha reducido el sueldo a los funcionarios y tratar de introducir una reforma laboral limitando los derechos de los trabajadores. Asi que no nos diga que tenemos que rebelarnos, ya lo estamos haciendo y es contra todos ustedes. Una vez más lo repito, es un movimiento de los ciudadanos y no de ningún partido político ni de una ideología, se trata de reformar el sistema

No se trata de amenazar, ni de insultar, ni de proclamar revoluciones.Si estamos proclamando que queremos una democracia real tenemos que dar ejemplo y respetar a los que piensan diferente a nosotros y eso en especial es valido para los medios de comunicación. Las agresiones a algunos periodistas ayer no sólo son reprobables es que son incoherentes con lo que estamos exigiendo.Donde hay violencia no hay libertad . Recordemos que Gandhi logró la independencia de la India del Reino Unido a través de manifestaciones pacíficas y dando ejemplo con su propio comportamiento. Decía “No hay camino para la paz, la paz es el camino” (foto tomada de http://www.elmundo.es ) 

Por un lado, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha declarado que “lo fácil es descalificar a los políticos “ y que  durante su carrera política “como concejal y diputado provincial, diputado autonómico y a lo largo de 30 años he conocido a mucha gente con mucho compromiso, esfuerzo, trabajo y gente muy competente de nuestro partido y de otras fuerzas políticas”. Señor Rajoy, sólo faltaría que no fuera así, entonces no haría falta una reforma, sino una revolución como la Francesa, claro que muchos de los políticos son personas que tratan de hacer las cosas lo mejor posible, pero también está claro que su mala actuación política nos ha llevado a esta situación y también la falta de democracia dentro de los partidos, y sino no tiene más que mirar a las filas de su  propio partido y la corrupción que anida en él y no ha sabido cortar de raíz, me estoy refiriendo a Valencia y el sr Camps . Y lo mismo vale para el Partido Socialista, con el agravante de que ha tenido el poder durante siete años  y la responsabilidad que les corresponde por ello . ¿Por qué , señor Rajoy, no ha convocado primarias en su partido, para que fuese elegido por los militantes?Usted está puesto ahí por decisión de José María Aznar, yo ni nadie ha participado en esa decisión. Esa es una de las reformas necesarias en nuestra vida pública.

En cuanto a Izquierda Unida, que se presenta como la víctima del sistema y principal defensor del movimiento, ustedes tampoco son quién para convertirse en abanderados de ningún movimiento. ¿O es que no han hecho coaliciones con el Partido Socialista o con partidos nacionalistas en diferentes ayuntamientos y comunidades , convirtiéndose así en complices de lo mismo que critican? Además, todos los que apoyamos este movimiento de reforma democrática no lo hacemos en defensa de una ideología de izquierdas o de derechas, lo hacemos en defensa de una sociedad más justa, donde la voz del ciudadano se escuche y no se actúe continuamente sin contar con nosotros.¿Acaso sus diputados han renunciado a los privilegios de los diputados del resto de grupos? Creo que no ha sido así, por lo que entiendo que en eso si estaban conformes con el sistema

Aspecto de una Puerta del Sol abarrotada de manifestantes. Durante mucho tiempo sólo nos manifestábamos por grandes victorias deportivas o actuaciones musicales. Lo que está sucediendo es muy importante aunque necesitamos que haya algo más que indignación detrás, que existan ideas porque sin ellas el movimiento se desinflará y quedará en nada. Es cierto que las redes sociales son instrumento potente pero el más poderoso de todos son las ideas (fotografia tomada de http://www.elmundo.es )

Y en cuanto al propio movimiento avisarles de que no se dejen politizar, que no usen la violencia porque eso es traicionar todo lo que queremos defender, una España más democrática y transparente, más participativa y evitando la descalificación y el insulto y  , por supuesto, todo acto de violencia, porque en ese caso se habrá perdido la razón de este movimiento y desaparecerá. Hay que huir de la simplificación, de las consignas ocurrentes pero sin ideas detrás y prescindir de aquellos que no entienden lo que significa la palabra tolerancia. No demos la razón a Antonio Machado cuando decía que “En España de cada diez cabezas, nueve embisten y una piensa”. Esto no es Egipto, no existe una dictadura ni somos héroes luchando por la libertad, vivimos en una nación democrática , con muchos defectos es verdad, que tenemos que reformar, pero democrática y podemos demostrar que usando sus mecanismos somos capaces de mejorarla , el primer paso para transformar no sólo España y su sociedad, sino por contagio a otras sociedades.

 

Anuncios