LA PIEL QUE HABITO: PEDRO ALMODÓVAR CAMINANDO EN EL ALAMBRE

Según el Diccionario de la Real Academia Española un funámbulo es el “acróbata que realiza ejercicios sobre la cuerda floja o el alambre” y ,aunque eso ya no lo dice el diccionario, que corre el riesgo de caer al vacío en cuanto cometa un error. El triunfo del funámbulo es el aplauso del público , su fracaso puede llegar a poner en peligro su carrera e incluso su vida. Pedro Almodóvar(1949) no pone en peligro su vida pero si camina por un delgado alambre en su última película “La piel que habito”, un alambre por el que discurre una interesante historia de un genero inclasificable, con elementos de intriga, de melodrama, de comedia negra e incluso de ciencia ficción, y que en más de una ocasión puede rozar la caída al vacío del ridículo, al menos por las risas que ayer se oían entre el público de la sala de cine donde vi esta película. En todo caso , Pedro Almodóvar se reinventa en esta película, te sorprende, y creo que en un director que lleva tres décadas de cine a sus espaldas eso es un punto muy importante a favor de su labor,significa que sigue vivo, que no se ha acomodado ni se limita a repetir las fórmulas que le han dado el éxito y los halagos del público y de la crítica
Escribía el psiquiatra escocés Ronald David Laing(1927-1989) “las personas creativas que no puede dejar de explorar otros territorios mentales se encuentran en mayor riesgo, es como alguien que sube una montaña, tiene más riesgo que alguien que simplemente camina a lo largo de un carril en la aldea”. El artista,  el creador, tiene que evolucionar, buscar nuevas formas de expresión, nuevos caminos que explorar, evolucionar en su visión de la vida a través de sus obras de arte, en este caso de sus películas. ¿Os imagináis que Diego Velázquez (1599-1660) hubiera pintado siempre “Las meninas” por mucho que sea una de las maestras del arte mundial?¿o que Miguel Ángel(1475-1564) hubiera realizado todas sus esculturas imitando su “David”? Quizás estas obras supusieron el cenit de su creación, su máxima inspiración, pero el artista siempre debe seguir buscando , aunque en ese camino se puedan cometer errores. Un artista que no evoluciona es un artista muerto, la fuente de su creatividad está seca y sólo se repetirá a sí mismo. Almodóvar ha aceptado este desafío y en mi opinión con un resultado más que notable.

TRAILER DE “LA PIEL QUE HABITO” DE PEDRO ALMODÓVAR 

La historia de “La piel que habito” nos lleva hasta una esplendida mansión llamada “El Cigarral”, una gran mansión  compartida por tres personajes,  el doctor Robert Ledgard, papel interpretado por Antonio Banderas(1960) en este nuevo trabajo junto al director manchego que hace el sexto de su carrera y donde, en mi opinión, hace un trabajo muy superior a lo que estamos habituados a ver en sus papeles en Hollywood, su doncella Marilia, interpretada por Marisa Paredes(1946), que a lo largo de la película nos descubrirá secretos sobre su presencia en la casa , y la auténtica protagonista de la película, una joven a la que llaman Vera , papel que encarna Elena Anaya (1975), que le da a su personaje una ambigüedad imprescindible para que la historia sea creíble.
El Cigarral está protegido por una alta muralla con rejas , sus ventanas también se hallan enrejadas y dentro de esta mansión, una de sus habitaciones se encuentra siempre cerrada con llave. En realidad, estas primeras escenas ya nos descubren lo que es en realidad El Cigarral, una hermosa, lujosa y extraña prisión donde viven cautivos estos tres personajes ,dos de ellos, el doctor y la doncella, presos por su propia voluntad y por los fantasmas del pasado, y Vera retenida contra su propia voluntad. Todo tiene su origen en el pasado, un pasado donde la esposa del prestigioso cirujano plástico Robert  Ledgard sufre un  accidente de tráfico que la dejará al borde de la muerte y con el cuerpo desfigurado por  terribles quemaduras ,que la convierten en poco más que una masa de carne sin forma. Gracias a los cuidados de Robert ,logrará recuperarse,pero aunque este ordena retirar todos los espejos de la mansión no podrá evitar que el reflejo del cristal de una ventana le descubra su rostro desfigurado  y ,sin poder resistir esta visión, decida acabar con su vida arrojándose al vacío en presencia de su hija.

No puedo deciros mucho más para no desvelar una trama que vosotros mismos tenéis que ir descubriendo a medida que se desarrolle la película. Si os diré que el doctor , después de sufrir otra pérdida irreparable en su familia, se sumergirá en un proyecto que le arrastrará hasta el abismo de la locura,un proyecto donde la realidad y la ciencia ficción entrecruzan sus caminos, donde la tentación de convertirnos en dioses , de crear una nueva forma de vida sustituyendo la vida desaparecida , transformará a Robert en una especie de nuevo doctor Frankenstein y a Vera , la joven retenida en la mansión, en su creación. En la mitología griega Prometeo, hizo de Zeus, es el protector de la raza humana, quién roba el fuego a los dioses, traicionando a su padre,para dárselo a los hombres , por lo que luego será castigado, pero hay una versión de este mito en la Prometeo crea a los hombres a partir del barro , y eso es lo que hará Robert, creará a Vera , o , mejor dicho, la dará una nueva existencia.

El doctor Robert LedgardElena Anaya) en una escena de “La Piel que habito” los dos protagonistas absolutos de esta oscura y claustrofóbica relación donde la piel oculta la verdad y el amor, el odio , la venganza y la traición se entremezclan en una relación donde se traspasan las barreras biológicas que determinan nuestra identidad  (imagen procedente de http://blogs.elpais.com )



Pero por encima de nuestros tres protagonistas hay otro protagonista que da el título a este largometraje. La piel es el mayor órgano del cuerpo humano o de cualquier otro animal. En el caso del ser humano ocupa una superficie de 2 metros cuadrados y un peso aproximado de cinco kilos. Es, al mismo tiempo, nuestra forma de comunicación con lo que nos rodea a través del tacto pero también la barrera protectora que nos aisla del exterior . Si nos reconocemos al mirar nuestro rostro en el espejo es gracias a la piel ,que establece los límites de nuestro cuerpo y nos presta la apariencia que ofrecemos a los demás, la piel no sólo nos protege y nos facilita la comunicación con el mundo, la piel forma parte de nuestra personalidad, de nuestra forma de relacionarnos con los demás. Escribía el dramaturgo inglés George Bernard Shaw que “cualquier traje es un disfraz, ¿o no? Excepto nuestra piel natural, claro.”Si, la piel no es un disfraz, somos nosotros mismos, pero ¿y si te despojaran de tu piel y tuvieras que habitar en una nueva piel que que no fuese la tuya?
La piel no es el alma, pero si es una forma de manifestación de la misma, pero ¿bastará con despojarnos de esta protección y cambiarla por otra para cambiar también al ser humano que se halla debajo? Pedro Almodóvar escribe en el comentario que hace de su propia película que Vera “debe aprender a vivir dentro de la piel que habita” , pero una cosa es aprender y otra cosa es transformarse,convertirse en quién no eres para convertirte en lo que los demás quieren que seas. Quizás ese es un dilema que no sólo se le plantea a Vera, sino a casi todo ser humano, la lucha por ser uno mismo o lo que los demás quieren que seas, pero sin llegar al extremo por el que tiene que pasar Vera . Pero “La piel que habito” nos plantea otros dilemas, como los límites morales de la ciencia, que fronteras no se deben transgredir aunque sirvan para conseguir un nuevo paso en nuestra evolución,  o donde termina la cordura y  empieza la locura.

“La piel que habito” es una historia de pocos personajes, que desarrollan su torturada y oscura  relación en el escenario de la mansión de  El Cigarral, con el extraño triángulo formado por Robert, su criada Marilia y Vera. El doctor esconderá en ella su creación durante seis años hasta que considere culminada su obra con el éxito, aunque es más sencillo cambiar la apariencia de las personas que su corazón. Almodóvar nos guiará a través de diferentes viajes al pasado el camino que les ha llevado a esa situación. El director definirá la actitud de Vera citando al escritor Elías Canetti “el ininterrumpido ir y venir del tigre ante los barrotes de su jaula para que no se le escape el único y brevísimo instante de la salvación”  Vera, esperará su oportunidad (imagen procedente de http://elrincondebenreilly.blogspot.com )
¿La locura? En realidad ¿que es la locura? Goethe decía que “la locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma” , ¿está Robert loco?¿es una mente perturbada por el amor y también por el deseo de venganza?¿que siente por Vera, que ve en ella?¿que siente Vera en esa piel que habita?¿quien es en realidad  Vera?¿que siente la torturada doncella Marilia, que secretos esconde detrás de su rictus de amargura?¿puede el odio y el deseo de venganza transformarse en amor? Aunque quizás la pregunta decisiva, al menos con la que yo salí de la sala del cine, es ¿quienes somos?¿somos como nos vemos nosotros o como nos ven los demás?¿que determina nuestra existencia, nuestra mente o este cuerpo que da forma a nuestra presencia en el mundo? Tal vez estas preguntas no estuvieran en la intención de Pedro Almodovar pero son las que me han sugerido y eso es lo que para mi da valor a una obra, su capacidad para conmovernos, para hacernos preguntas, para incitarnos a buscar respuestas.
Llegados a este punto he de reconocer que nunca he sido un gran amante del cine de Almodóvar y quizás por eso he recibido mejor esta última propuesta de su creación cinematográfica, diferente al resto de sus películas, aunque quizás con la misma naturaleza perturbadora que otra de mis películas favoritas del director manchego, “Matador”. Películas donde el melodrama sentimental deja paso a las pasiones y obsesiones más oscuras de sus personajes, recorriendo el camino sin retorno hacia la locura. “La piel que habito” no se puede clasificar en un género concreto, no es ciencia ficción aunque su planteamiento nos acerca a ese mundo donde todavía no ha llegado la ciencia o donde se haya dando sus primeros pasos, como la transgénesis,  el proceso por el cual se introduce ADN extraño, procedente de otro organismo, en el genoma de un ser vivo, lo que casi podría considerarse una fusión de dos seres en uno solo. Tampoco es sólo una película de misterio, aunque este se mantiene durante buena parte del mismo, ni un melodrama aunque contenga elementos de todos estos géneros.

¿Es posible que de la venganza nazca el amor?¿es posible abandonar nuestra propia identidad para convertirnos en quién no somos?¿es necesario romper las fronteras de lo convencional para conseguir el progreso, para dar un nuevo paso en la evolución?¿donde esta la frontera que separa el talento del genio, de la demencia del loco? La película de Almodovar nos plantea estos interrogantes con desigual fortuna a juzgar por la reacción de parte del publico a quienes ciertas escenas les provocó la hilaridad. Personalmente creo que Almodóvar  consigue evitar el ridículo en algunas escenas arriesgadas donde es fácil deslizarse por esa pendiente (imagen procedente de http://cineanthony.blogspot.com ) 
No, “La piel que habito” es una mezcla de todos ellos y tiene su propia personalidad,  y quizás sea esta indefinición lo que pueda convertirse en su mayor enemigo para un publico acostumbrado a otro cine en Almodovar. Es cierto que en alguna escena , si no llegas a introducirte en la historia, pueda caminar sobre el alambre y roce el ridículo, aunque para mi lo evita en todo momento y ha creado una película intensa,oscura, inquietante,de personajes ambiguos y donde las lineas que diferencian la demencia y la razón quedan borradas por las pasiones de sus personajes. En mi opinión, una de las películas mas interesantes de la filmografía de Pedro Almodovar, no quiero decir que mejor que el resto , pero si diferente y que nos abre la esperanza de que se inicie una nueva etapa creadora de nuestro director más internacional. Como decía al inicio de este artículo, la creación artística es riesgo y Almodovar ha decidido asumir ese riesgo y a cada uno de vosotros corresponde juzgar si ha logrado caminar sobre el alambre o ha caído al vacío. Para mi, ha salido victorioso de este reto y a partir de ahora seguiré con más interés sus próximas obras. Si leéis este artículo si me haría ilusión conocer vuestras opiniones sobre la película.

SEGUNDO TRAILER DE “LA PIEL QUE HABITO”

Anuncios