SOBRE LA HONRADEZ, LA CORRUPCIÓN , EL EJEMPLO Y LA MUJER DEL CÉSAR

En la Roma de la República, antes de la época imperial que comienza con el gobierno del emperador César Augusto(63 a.C-14 d.C) a partir del año 27 a. C, la más alta magistratura  a la que podía aspirar un ciudadano era el consulado, un cargo que se alcanzaba por elección frente a otros candidatos y que tenía una duración de un año . Podías pertenecer a la clase patricia, la nobleza romana, o a la plebeya, sólo podías ser elegido a partir de los cuarenta y dos años de edad y una vez en el cargo tenías poder no sólo sobre la ciudad de Roma sino sobre todos los territorios subordinados a la la ciudad . Este poder era compartido por dos cónsules elegidos por un periodo de un año , el que más votos obtenía era el primer cónsul y se alternaban en el poder , es decir, un mes el primer cónsul era la máxima autoridad de Roma y al mes siguiente lo era el segundo cónsul.Esta era la culminación de la carrera política de un romano, lo que se llamaba el “cursus honorum” que significa “el curso del honor”. El aspirante al cargo de cónsul debía cubrir una serie de etapas a lo largo de su vida publica, comenzado con el ingreso en el Senado al cumplir los treinta años , después tenía que ser elegido cuestor encargado de la tesorería y las finanzas, a continuación ,y no antes de los 36 años , edil que sería como un alcalde de nuestros días, después pretor encargado de administrar justicia y con capacidad de dirigir una legión o gobernar una provincia, y, finalmente, cónsul.
Esta larga carrera política no estaba exenta de zancadillas, codazos , sobornos y corrupción y todos los males que afectan a los políticos de nuestros días. Estudiar la historia de la política en tiempos de la República de Roma es poner un espejo delante de nuestro rostro y vernos reflejados en él, porque los males que hoy padecemos son los mismos que ellos conocieron. Pero si traigo a colación a la antigua Roma es por un acontecimiento que daría lugar a una frase que sigue viva dos mil años después. Estamos en la Roma del siglo I a. C, Cayo Julio César(100-44 a.C) es un ambicioso militar y político y muchos sospechan que esa ambición pondrá en peligro la República. Pero en el 68 a. C aún estaban lejos estas sospechas que terminarían con su asesinato en el 44 a. C. En este año del 68 a. C César tiene 32 años y acaba de quedarse viudo tras la muerte de su joven esposa Cornelia Cina minor (93-69 o 68 a.C) y ese mismo año contrae nuevo matrimonio con Pompeya Sila, hija del que había sido dictador de Roma Lucio Cornelio Sila(138 a. C- 78 a. C). Ese mismo año César regresaba de desempeñar el cargo de cuestor en la provincia romana de Hispania, la actual España y Portugal, su primer paso en el cursus honorum.

Esquema del Cursus honorum que comenzaba en el cargo de cuestor,encargado de la tesorería y las finanzas  y continuaba con los cargos de edil,equivalen a un alcalde de nuestro tiempo, pretor para impartir justicia y también con capacidad para gobernar una provincia o dirigir una legión y ,finalmente,cónsul, un cargo que en el siglo I. a. C no podía ser desempeñado por alguien que tuviera menos de 42 años. Con este recorrido los romanos se aseguraban que quién llegara a la máxima magistratura, el consulado, tuviera suficiente experiencia en el gobierno y la toma de decisiones y que, además, hubiera demostrado su honradez y dignitas. Por eso los que se presentaban a la elección de alguna de las magistraturas del cursus honorum se vestían con una toga especial blanqueada, llamada toga cándida, de donde procede nuestra palabra candidato. Este color blanco servía para distinguirlos y demostrar su pureza, aunque la corrupción política en Roma en nada tenía que envidiar a la de nuestra época (imagen procedente de http://cursushonorum.pbworks.com )
En el año 65 a. C daba un nuevo paso en su carrera hacia el consulado al desempeñar el cargo de edil , cargo que desempeñó con gran éxito a pesar de tener que endeudarse para organizar los juegos en el Circo Máximo, ya que tenía que ser el edil el que pusiera de su propio patrimonio el dinero necesario para cubrir los gastos de la organización de estos juegos, algo parecido a imaginarnos que los gastos de un partido de fútbol en la ciudad o una competición atlética fuera financiada por el alcalde de turno con su propio dinero. En el 63 a. C es elegido Pontifex Maximus que era el cargo de mayor prestigio y dignidad dentro de la religión oficial romana , lo que implicaba la entrega de una nueva residencia, la Domus Publica que se encontraba en el Foro romano y lleva consigo una importante serie de derechos pero también de deberes, y uno de ellos era, sin duda, dar ejemplo de integridad moral.Un año después de su elección César , en cumplimiento de uno de sus deberes como Pontifex Maximus, tenía que organizar en su casa la fiesta consagrada a la Bona Dea, una antigua diosa romana asociada a la fertilidad, la castidad y la salud.
El 4 de diciembre de cada año tenía que celebrarse un rito secreto en casa de un magistrado romano, en este caso de César, al que e incluso no podía haber figuras o pinturas de hombres o animales machos. Pero un joven patricio llamado Publio Clodio Pulcro(92-52 a. C) decidió disfrazarse de mujer con la intención seguramente de asistir a los ritos misteriosos de la diosa Bona Dea y quizás con la de seducir a la esposa de César, Pompeya. Clodio fue descubierto y detenido,sin embargo quedó libre en el juicio que se celebró a continuació probablemente porque sobornó al jurado, aunque en algunas historias de este hecho se dice que fue declarado culpable de sacrilegio  . Surgieron rumores de que había seducido a Pompeya , algo de lo que no había prueba alguna ni tampoco de que Pompeya fuera responsable de que Clodio entrase en la casa , pero Julio César no podía permitir que las sospechas sobre su esposa pusieran en entredicho su honor y reputación, lo que los romanos llamaban dignitas. Según nos cuenta el historiador griego Plutarco (hacia 46 -120 d.C) en su obra “Vidas Paralelas” Julio César, aunque estaba convencido de la inocencia de su esposa, la exigió el divorcio porque no podía tolerar que su reputación y honor fueran cuestionados. Sería entonces cuando pronunció la celebre frase recogida por Plutarco “La mujer de César no debe estar ni siquiera bajo sospecha” y que se popularizaría como  “No basta que la mujer del César sea honesta; también tiene que parecerlo”. Julio César se divorció de Pompeya para conservar su fama de honestidad y honradez, aunque los políticos romanos, ni siquiera César, fueran ejemplo de esta honestidad a lo largo de sus carreras.

Julio César puso su dignitas por delante de su matrimonio y no vaciló en exigir el divorcio a Pompeya Sila cuando las sospechas sobre ella podían socavar su prestigio. Por conservar la dignitas , la reputación , el respeto que la sociedad debía a un hombre, este era capaz incluso de sacrificar su propia vida . Es un concepto muy parecido al del  honor pero aún más amplio y afectaba a su relación con la sociedad y la forma en que esta le veía y le trataba. Un hombre sin dignitas se convertía en un marginado social, alguien en quién nadie confiaría y era importante para ello no solo comportarse con integridad sino aparentarlo. Diría incluso que era más importante aparentarlo que serlo, pues muchos políticos romanos no dudaban en aceptar sobornos y corromperse, pero siempre mantenían su apariencia de honestidad
Ahora veamos que nos dice el Diccionario de la Lengua Española sobre los términos que dan titulo a este artículo, empezando por la honradez, a la que define como “Rectitud de ánimo, integridad en el obrar.”, la corrupción que es descrita en su cuarta acepción como “En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores” y por último el término ejemplar definido  en su primera acepción como “Que da buen ejemplo y, como tal, es digno de ser propuesto como modelo”. El hombre honrado es un hombre al que consideramos justo tanto en su pensamiento como en su forma de actuar y si es algo exigible a todas las personas aun lo es más a aquellos que desempeñan un cargo público, subordinados a unos deberes con los ciudadanos a los que representan y que los han elegido y más aún cuando ese cargo público conlleva el disfrute de unos privilegios inaccesibles para el resto de la población. Julio César era muy consciente de esta situación cuando exigió el divorcio de Pompeya, aunque en su fuero interno creyera en su inocencia, pero no podía permitir que sospecharan de su actitud, de su honradez pues de lo contrario tendría que abandonar su carrera política. No sólo era necesario ser honesto, había que parecerlo a los ojos de los demás.
Vivimos desde hace casi cinco años una crisis que afecta en particular a la Unión Europea pero que también es global, una crisis en la que han jugado un papel muy importante la corrupción, la falta de honestidad, el desprecio por los comportamientos ejemplares y el aplauso a aquellos que conseguían el éxito a cualquier precio violando los códigos éticos , mancillando lo que un ciudadano de la antigua Roma llamaba dignitas. La dignitas no podemos traducirlo simplemente como dignidad, tenía un significado aún más amplio y profundo,  se refería a la categoría personal del individuo dentro de la sociedad, es decir, su valía moral y ética , la que le permitía y daba derecho a ser tratado con respeto . Defenderla era lo más importante para un romano y si era necesario tenía que estar dispuesto a marchar al exilio o incluso a suicidarse si fuera necesario para salvar su dignitas. En el caso de César defender esta dignitas le supuso divorciarse de su esposa , y con ello demostraba su integridad y disposición a hacer cualquier sacrificio. Los ciudadanos podían confiar en él.

 En España se ha levantado la polémica y los comentarios críticos contra la figura del rey después de descubrirse que había pasado la semana en Bostwana y no había avisado ni siquiera al  presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, al que únicamente dijo que no iban a despachar los lunes como hacen todas las semanas. Sólo se ha conocido la existencia de este viaje después de que sufriera un accidente que le obligó a regresar a España para ser operado de la cadera, pero sino nadie se habría enterado. En un país con millones de parados y con una población sufriendo recortes en las prestaciones sociales y a la que se exigen continuos sacrificios ver a su monarca de vacaciones en África cazando elefantes y , además, haciéndolo en secreto, es todo menos ejemplar. Los privilegios concedidos por la sociedad al rey también pueden ser retirados por ella, pues en una nación democrática el Rey no está por encima del ciudadano, es un servidor del Estado que debe rendir cuentas de sus actos. Si no cumple con su deber de ejemplo y símbolo de una nación su existencia carece de sentido (Imagen procedente de http://www.clarin.com  )
Os preguntaréis quizás, los que hayan tenido la paciencia de seguir leyendo hasta este punto, donde quiero llegar con esta linea argumental. A la vista de todos está que la honradez, la ética, la moral no se encuentran entre los valores en alza en el mundo financiero ni en el político y eso también se transmite a la vida cotidiana de la sociedad, pues al igual que los hijos toman como ejemplo a sus padres, los pueblos suelen tomar como ejemplo a sus dirigentes y a las elites financieras y culturales que les sirven de referencia. Permitidme que haga una referencia al país donde vivo, España, donde desde 1978, después de aprobar una nueva Constitución, se rige nuestro gobierno por una monarquía parlamentaria donde el Rey reina pero no gobierna, es decir, se convierte en una figura simbólica cuya fuerza radica exclusivamente en su carácter ejemplar para el resto de la sociedad, despojado  de esa ejemplaridad los privilegios de los que disfruta este ciudadano al que los demás ciudadanos han acordado que los disfrute a cambio de desempeñar un papel de representación de la nación en el mundo, queda deslegitimado, vacío de contenido e inviable en una democracia donde son los ciudadanos los que dan y retiran la confianza a sus dirigentes y no hay lugar para los cargos vitalicios a no ser que así lo acordemos todos.
España es una de las naciones que más ha sufrido las embestidas de la crisis, con casi seis millones de desempleados, un 45% de desempleo juvenil y una economía que coquetea con la quiebra mientras se suceden los recortes presupuestarios , incluyendo en áreas tan vitales como la sanidad, la educación o la investigación sin la cual no hay perspectivas de un futuro mejor. Se suceden los mensajes dirigidos a los ciudadanos para que se sacrifiquen, para que acepten salarios más bajos, para que renuncien a conquistas sociales logradas después de años de lucha y que ahora se desvanecen,  se hacen llamamientos para trabajar más, ser más productivos y recuperar una dignidad y una ética del trabajo que dicen que hemos perdido. Se trabaja más, se pagan más impuestos, se cobran salarios más bajos y se reciben menos servicios. Son sacrificios muy grandes y graves, porque afectan a la vida de las personas, esta vida de la que sólo tenemos una y  de la que cada vez tenemos que sacrificar un mayor número de horas, de días , de meses y años que no volverán para sacar adelante a nuestra nación. Y esto que digo es valido para España y para cualquier país, porque en todas las naciones las clases dirigentes piden sacrificios a sus pueblos ya sea en tiempos de crisis económica o en conflictos bélicos. Hay que pagar por la patria, hay que luchar por la patria , hay que sacrificarse por la patria.

Esta es una de las fotografías que la empresa organizadora de safaris tenía puesta en su página de facebook, corrrespondiente a una cacería en la que también participó el rey  español hace años y donde le vemos posando con dos búfalos africanos. El precio que anuncia la página web de la empresa van desde los 22.200 euros que cuesta cazar búfalos en Bostwana hasta los 45.000 euros por cazar elefantes en un safari de catorce días. Por supuesto se trata de un viaje privado pero ¿quién ha pagado el viaje?¿lo pagamos entre todos?o si ha sido financiado por grupos empresariales como parece que ha sucedido en otros viajes privados ¿quienes son estos grupos y a cambio de qué?¿qué valor moral puede tener el monarca para exigir sacrificios cuando aprovechando el cargo que ocupa disfruta de aquello que es inalcanzable para los ciudadanos que están viviendo una de las peores crisis de nuestra historia?No se trata de un ciudadano como los demás ya que sus privilegios le hacen diferente a todos y por eso es el primero que está obligado a dar ejemplo. El problema de que la sociedad pierda su confianza en quién está puesto ahí para representarla es que es muy difícil recuperarla. Ocultando su viaje ha mentido al gobierno y a la sociedad a la que representa y a la que está obligado a servir. Como decía el filósofo alemán Friedrich Nietzsche “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti” (imagen procedente de http://www.schnauzi.com )
Es celebre el discurso de Winston Churchill(1874-1965) , primer ministro británico, pronunciado el 13 de mayo de 1940 en la Cámara de los Comunes , en particular esta frase “Yo diría a la Cámara, como dije a todos los que se han incorporado a este Gobierno: “No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor.” La pronunció en el momento de máximo poder de Alemania y cuando la amenaza sobre una Inglaterra que se había quedado sola frente a la potencia militar alemana parecía anunciar la pronta derrota. Este discurso se convertiría en un lema para todo un pueblo que se sacrificó por sus hogares, por defender su forma de vida, la libertad y los principios en los que creía pero ¿habría tenido el mismo efecto si unos días después Winston Churchill se hubiera ido tranquilamente a cazar a alguna de las colonias inglesas en África?¿habrían creído en su líder y en sus palabras? Por supuesto que ir a cazar dos días a Tanzania, por poner un ejemplo, no cambiaría el curso de la guerra ni haría que la inteligencia de Churchill y su habilidad política para liderar a Inglaterra fuera menor, pero como decía César no basta con ser, también hay que parecer. No estoy comparando los momentos históricos , porque la gravedad de la Segunda Guerra Mundial nada tiene que ver con nuestro presente, pero lo utilizo para demostrar el significado de los actos , su valor simbólico  para la población.
Volviendo al país en el que vivo, anualmente el monarca español Juan Carlos I(1938) pronuncia un discurso de Navidad dirigido a toda la nación. El pasado 24 de diciembre de 2011 se refería a todos los españoles cuando decía “necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos” y después añadía  que por encima de todos él tenía “el deber de observar un comportamiento ejemplar”. La misma persona que pronunciaba estas palabras, la misma persona que goza de unos privilegios inalcanzables para cualquier ciudadano porque así lo acordamos hace tres décadas, la misma persona que llamaba al sacrifico y la ejemplaridad en el comportamiento, la persona que afirmaba perder el sueño ante la situación de desempleo de millones de españoles, esa misma persona que afirma que él estaba obligado a observar un comportamiento ejemplar, ha sido descubierta cuando, sin advertir ni al gobierno ni a la prensa, sin el conocimiento de los ciudadanos  se fue durante la semana que acaba de terminar de safari a Bostwana para practicar uno de sus deportes favoritos, la caza, un viaje que , por supuesto, no está al alcance de la mayoría de los españoles. ¿Cual es el problema? Si fuera un ciudadano particular, ninguno, pues cada uno hace con su tiempo de vacaciones y su dinero lo que quiera, pero cuando se trata del máximo representante de una nación sumida en una grave crisis, cuando se hacen llamamientos a aceptar grandes sacrificios a personas que ya tienen muy poco que sacrificar, cuando se disfrutan de unos derechos que nadie más tiene, lo que se exige a esa persona es ejemplaridad , y eso significa no sólo ser honrado y cumplir con su deber, sino parecerlo.

MENSAJE  DE NAVIDAD DEL REY JUAN CARLOS I  EL 24 DE DICIEMBRE DE 2011

Cuando las palabras no van acompañadas del ejemplo estas pierden todo su valor . Os adjunto el mensaje de las pasadas navidades para que compareis las palabras con los hechos. Para hablar de sacrificio, de entrega , de generosidad, hay que dar ejemplo , mas aún cuando se desempeña una función en la que proyecta la imagen de España en el mundo.

El error no está en el safari, el error está en transmitir a la sociedad que no valora los sufrimientos y sacrificios de las personas sobre las que reina , que prefiere alejar de los problemas viajando al otro extremo del mundo para dedicarse al ocio como hacían los antiguos soberanos absolutistas que iban a cazar al bosque mientras sus súbditos vivían en la pobreza. Por supuesto que hay que salvar las distancias, no estamos en el siglo XVI ni Juan Carlos I es Enrique VIII(1491-1547) o Felipe II(1527-1598), pero por eso aún es más grave esta actitud que demuestra, como mínimo, falta de sensibilidad e inteligencia política. Y lo mismo se podría decir de muchos de los miembros de la clase política tanto en España como en la mayor parte del mundo, donde la corrupción apenas se disimula  ni en la esfera política ni en la financiera mientras que son desde estas esferas desde donde se emiten mensajes de sacrificio, de trabajo honrado y esfuerzo al resto de los ciudadanos. Pero como dice un proverbio español, hay que predicar con el ejemplo, y el ejemplo no puede venir de los soldados del ejército sino de sus generales , igual que en una sociedad, el ejemplo tiene que proceder de sus elites o sino nadie confiara en ellos y todo estará permitido. Una vez más vivimos un momento que considero peligroso, porque si surge la figura de alguien que demuestre que sus palabras van acompañadas por su comportamiento la gente le seguirá y ese suele ser el momento de los caudillos. La historia nos da muchos ejemplos de ello. Cuando una sociedad y, en particular, sus dirigentes, olvidan el significado de la dignitas, de la ejemplaridad, la libertad está en peligro. Y en lo que se refiere a España, una monarquía que no cumple con su deber de ejemplaridad no tiene sitio en una democracia. Por supuesto, como siempre digo en el Mentidero, esta es mi opinión abierta a debate y a ser rebatida y criticada por los lectores que siempre tienen abierto este foro para  expresar su pensamiento. 
Anuncios

¿MONARQUÍA O REPÚBLICA? HACIA EL FIN DE UN ANACRONISMO

Un caso de presunta corrupción y uso indebido de una posición privilegiada  para obtener beneficios económicos, y digo presunto porque aún el caso no se ha llevado a los tribunales y todo se basa en la denuncia de un periódico, aunque con datos que evidencian la conducta ilegal de uno de los miembros de la Familia Real de España ,Iñaki Urdangarin(1968) , esposo de la Infanta Cristina de Borbón(1965) y yerno del rey Juan Carlos I,  está abriendo un debate en la sociedad española que parecía  cerrado después de la Constitución ratificada  en referéndum por el pueblo español el 6 de diciembre de 1978 y en vigor desde el 29 de diciembre de 1978. Si acudimos a la Biblia particular de nuestra lengua, el Diccionario de la Lengua Española, encontramos la siguiente definición de lo que es una Constitución “Ley fundamental de un Estado que define el régimen básico de los derechos y libertades de los ciudadanos y los poderes e instituciones de la organización política.”, es la ley que ordena el funcionamiento de nuestra sociedad, los derechos y deberes de los ciudadanos y la que establece la división de poderes y la forma de gobierno, en el caso de España una monarquía parlamentaria.
Recordemos ahora ´lo que nos dice el Artículo I del Preámbulo de la Constitución, dividido en tres puntos. Primero: España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Segundo: La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. Tercero: La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.”  El concepto de monarquía parlamentaria fue definido por el político francés Adolphe Thiers (1797-1877) con una frase muy precisa en la que afirmaba que era aquel sistema donde “el rey reina pero no gobierna”. En efecto, como establece nuestra constitución y la de toda nación democrática, la soberanía nacional reside en el pueblo español y del pueblo emana el poder del que los diferentes poderes , el legislativo, el ejecutivo y el judicial , son sus representantes. Por supuesto , esto es sobre el papel, pues bien sabemos que estos poderes actúan con frecuencia al margen de la voluntad de sus representados, pero con todos sus defectos aún no hemos hallado una mejor forma de dirigir nuestras sociedades.

De izquierda a derecha la Familia Real española con Jaime de Marichalar, actual exmarido de la Infanta Elena a su lado en la fotografía, a continuación los príncipes de Asturias, Leticia Ortiz y Felipe de Borbón, en el centro el rey Juan Carlos I y la reina Sofia, la Infanta Cristina de Borbón y, por último, Iñaki Urdangarin, detonante del escándalo que ha abierto de nuevo el debate sobre la monarquía. Valiéndose de su posición privilegiada y según las informaciones periodísticas habría cobrado importantes sumas de dinero a través de la Fundación Noos que en su origen no tenía ánimo de lucro , con el agravante de que este dinero era aportado por instituciones publicas y trató de ser evadido al extranjero, a Belice y Luxemburgo, para no pagar los impuestos correspondientes. Aunque aún no hay acusación en firme, las pruebas parecen muy claras manchando la imagen de ejemplaridad y honestidad que debe exigirse a la institución monárquica. Aunque ni el Rey ni el Príncipe de Asturias son responsables de la actuación de Iñaki Urdangarin es inevitable que se abra este debate pues con los miembros que rodean a la familia real sucede como con la mujer del César, que no sólo debe ser honesta sino también parecerlo. Si la monarquía pierde esa imagen de honestidad y ejemplo para los demás, le será muy difícil hallar una justificación de su existencia (imagen procedente de http://www.lavozlibre.com )   
Existe una contradicción en el artículo primero del preámbulo, en el que hemos visto como afirma que “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político” . La presencia del Rey y la Familia Real entra en colisión con la igualdad defendida por la Constitución, ya que gozan de un privilegio de nacimiento del que carece cualquier otro ciudadano. Sin embargo, esta contradicción , esta ficción política en la que los ciudadanos admiten que uno de ellos , por su apellido , goce de estos privilegios por encima del resto de la sociedad, fue aceptada en la Constitución refrendada por todos porque se pensó que la monarquía jugaría el papel de símbolo de unión por encima de las diferencias políticas, y es un papel  que en los tiempos difíciles de la Transición y los primeros años de democracia en España , el rey Juan Carlos I(1938) desempeñó con acierto, ganándose el prestigio y aceptación del que aún hoy disfruta.
Pero el gran problema al que se enfrenta la monarquía, no sólo en España sino en todo el mundo libre, es que es una institución anacrónica desde el momento en que triunfaron los principios de la Revolución Francesa de 1789, con su lema “libertad, igualdad y fraternidad” y la firma en 1776 de la Declaración de Independencia de Estados Unidos donde leemos en su preámbulo “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad.”

Archivo:World Monarchies.png
Mapa donde aparecen en color las naciones donde en la actualidad existe la monarquía. En color verde claro tenemos las naciones pertenecientes a la Commonwealth y que tienen como jefe de estado a la reina Isabel II de Inglaterra, en color verde oscuro las monarquías constitucionales como la de España, en color rojo las monarquías absolutas como la de Arabia Saudi, en color naranja monarquías semiconstitucionales como la de Marruecos y, por último, en color rosa aquellas naciones que sin ser monarquías tienen en su territorio entidades más pequeñas gobernadas por reyes , como es el caso de Nigeria . Todas las demás naciones en gris tienen diferentes tipos de gobierno diferentes de la monarquía, un tipo de gobierno que se dirige hacia su extinción como consecuencia de la evolución de la sociedad
 Aunque durante todo el siglo  XIX y los primeros años del siglo XX, hasta el final de la Primera Guerra Mundial en 1918, pervivieron restos del llamado Antiguo Régimen , nombre que los revolucionarios franceses dieron a la Monarquía absoluta, el régimen por el cual el rey gozaba de un poder absoluto y no existía división entre poderes ejecutivo, legislativo y judicial, pues todos se hallaban concentrados en las manos del monarca, este régimen y el despotismo ilustrado, que sabemos que gobernaba bajo el lema de “todo para el pueblo pero sin el pueblo” estaban condenados a la desaparición. La única formula que se halló para salvar la institución monárquica fue su reconversión en la actual monarquía parlamentaria en la que el pueblo deja de ser súbdito del rey , siendo el rey el súbdito del pueblo, pues su posición y poder procede del pueblo que, como dice la Declaración de Independencia de Estados Unidos “cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad”  . En América no se quiso la institución monárquica porque contradecía ese principio de igualdad, en otras naciones si se ha aceptado esta ficción por el peso de la historia y el poder que aún conserva el símbolo de la corona.
La palabra monarquía procede, como tantas otras de nuestra lengua, del griego y significa “gobierno de uno” y tenemos noticias de su existencia desde el tercer milenio antes de Cristo, cuando comienza el gobierno de los faraones en Egipto con la fundación de la Primera Dinastía por el faraón Narmer o Manes(hacia el 3050 a. C) , la quizás legendaria Dinastía Xia en China que habría gobernado entre el siglo XXI y el XVI a. C después de un periodo que entra dentro de la leyenda conocido como el del gobierno de “los tres dioses y los cinco emperadores” y los reyes de las antiguas ciudades mesopotámicas como Ur, Uruk o Kish . A esta última pertenece  el primer nombre del que tenemos certeza histórica de su existencia, Mebaragesi ,que reino aproximadamente entre el 2631 y el 2601 adoptando el título de “lugal” que significa “hombre grande” y que aparece recogido en la Lista Real Sumeria . Según esta  Lista Real Sumeria, donde la leyenda se mezcla con la historia, Kish habría sido la primera ciudad en tener un rey después de un diluvio universal que había anegado la Tierra.

La Lista Real Sumeria donde se hallan enumerados dinastías míticas con reyes anteriores al Diluvio con reinados medidos en periodos de 3600 años. Con estas palabras se refiere a aquellas dinastías míticas “Después de que la realeza descendiera del cielo, la realeza estuvo en Eridug (Eridu). En Eridug, Alulim se hizo rey y gobernó 28800 años.” Su cronología abarca 450.000 años  pero la primera figura histórica identificable en otras  crónicas es la del rey de Kish Mebaragesi hacia 2631-2601 a. C. Desde Japón y China hasta Mesopotamia y Egipto, la forma dominante de gobierno en la Antigüedad fue la monarquía (imagen procedente de http://www.blibliotecapleyades.com ) 
Encontramos también referencias al origen de la monarquía en Japón, en la figura mítica del emperador Jinmu entre el 660  y el 585 a. C, aunque los historiadores consideran que no es más que una leyenda y los primeros monarcas aparecerían en el siglo V d. C. Ya en Europa , en Grecia, las diferentes polis o ciudades estado griegas se gobiernan con diversos sistemas políticos ,entre las que el mejor ejemplo de evolución es la más importante de estas ciudades durante todo el primer milenio a. C, Atenas.  Según la mitología , el primer rey ateniense había sido Cécrope I, que habría reinado entre el 1556 y el 1506 a. C. Con un cuerpo dividido entre la parte inferior con forma de serpiente y la parte superior con forma de hombre, Cécrope había nacido directamente de la tierra como símbolo de que el pueblo ateniense siempre había vivido en el lugar donde se fundó la ciudad.  El último de los reyes atenienses sería Codro, rey entre 1089 y 1068 a. C. Según la tradición , durante su gobierno tuvo que hacer frente a un intento de invasión de los peloponesios. Codro consultó al Oráculo de Delfos que le respondió que los peloponesios conquistarían Atenas si no mataban al rey ateniense.
Codro decidió sacrificarse por su pueblo, se disfrazó de mendigo y salió de la ciudad encontrándose con dos soldados enemigos que le dieron muerte después de que Codro también matase a uno de ellos. Conocedores de la profecía del Oráculo de Delfos, los peloponesios se retiraron convencidos de que ya no podrían conquistar la ciudad.  Según esta misma tradición, después de la muerte de Codro ningún ateniense se sintió digno de ocupar el trono y la monarquía se extinguió , siendo sustituida por el gobierno de tres arcontes, palabra que significa “gobernante”, el arconte basileus, que asumió las responsabilidades religiosos de los antiguos reyes, el arconte polemarco , jefe del ejército, y el arconte epónimo, que supervisaba los asuntos públicos. Estos arcontes era elegidos entre los eupátridas , “los buenos padres”, donde se incluía a los aristócratas, los grandes terratenientes, es decir , por los que atesoraban mayores riquezas y pertenecían a un linaje ilustre.  Estos gobernaban con la ayuda del Areópago, un consejo formado por los antiguos arcontes, sobre la Ekklesia o Asamblea formada por los ciudadanos atenienses de pleno derecho.

Solón de Atenas, considerado uno de los Siete Sabios de Grecia, reformó las instituciones políticas de Atenas y sustituyó el gobierno aristocrático, basado en el linaje, por la timocracia, donde la riqueza y las posesiones lo que permitía el acceso al gobierno, una forma igualmente de oligarquía, es decir, del gobierno de unos pocos. Conseguía así dar voz a las clases sociales que , sin ser de la nobleza,gozaban de una buena posición económica, pero las clases más humildes seguían sin verse representadas. Entre sus acciones de gobierno estuvo la abolición de la esclavitud de los campesinos por las deudas contraídas, algo que era muy frecuente ,como escribió Aristóteles sobre aquellos años “Los pobres se hallaban esclavizados no sólo ellos en persona, sino también sus hijos y sus mujeres, Recibían la denominación de pelates y hectemorioi («los de la sexta parte»), pues precisamente bajo tales condiciones labraban las tierras de los ricos. Y, en general, la tierra estaba en manos de unos pocos. Y si los indigentes no abonaban el precio del arriendo, se los podía llevar esclavizados, a ellos y a su prole. También los préstamos se aseguraban mediante la esclavización personal” (imagen procedente de http://philosophia2b.blogspot.com )
Hasta el 753 a. C el cargo de arconte era vitalicio, a partir de esta fecha y hasta el 683 a. C paso a ser elegido por periodos de diez años y , finalmente, desde 683 a. C en adelante serían elegidos anualmente. Fue una época de continuos conflictos por el poder entre las principales familias de aristócratas atenienses hasta que aparece la figura de Solón de Atenas (638 a.C-558 a.C) , considerado uno de los Siete Sabios de Grecia. Fue elegido como arconte con poderes extraordinarios en 594 a. C , en una época  en la que, según Aristóteles (384-322 a. C),  “La mayoría del pueblo se hallaba subyugado por unos pocos, y el pueblo se había sublevado contra los nobles. El alboroto era muy fuerte, y durante largo tiempo unos lucharon contra otros.” Sólo dirigiría una serie de reformas para reducir las desigualdades sociales y acabar con el dominio del gobierno por la aristocracia. Creó una nueva forma de gobierno, la timocracia, donde los ciudadanos participan  en el gobierno en función de la clase social a la que pertenece, determinada entonces por sus propiedades o capacidad de producción. Era la transición desde el gobierno de la aristocracia , que significa el gobierno de los mejores”, al gobierno de la oligarquía , que significa “gobierno de unos pocos”.

Archivo:Constitucion Soloniana2.JPG
Esquema del gobierno diseñado por Solón , que ya incluía en el artículo dedicado al origen de Atenas,  donde divide la sociedad en base a sus ingresos en cuatro clases . De cada una de las clases se eligen a 100 individuos que constituyen la Bulé que proponía las leyes. Luego, estaba la asamblea de ciudadanos o Ekklesia(a la derecha en la imagen) formada por todos los ciudadanos varones mayores de 18 años que tomaba las decisiones de política interior, exterior , leyes y también de la Ekklesia emanaba el poder legislativo y judicial , delegando luego el poder legislativo en los arcontes y el poder judicial en el areópago y en la heliea, que era un tribunal formado por ciudadanos atenienses . Entre sus reformas también se incluía la eliminación del derecho que hasta entonces tenían los padres de familia de vender a su mujer o hijos como esclavos y prohibió que fueran expulsados del hogar . Cualquier ateniense, además, `podía participar como miembro de un tribunal de justicia y apelar las sentencias . Una de las máximas de Solón era que “La sociedad está bien ordenada cuando los ciudadanos obedecen a los magistrados y los magistrados a las leyes.” Fue de los pocos pensadores griegos que ha dejado una frase elogiosa para la mujer , en una sociedad con tendencia a la  misoginia ” Los dioses no han hecho más que dos cosas perfectas, la mujer y la rosa”
¿Cual era la diferencia entre el gobierno de la aristocracia y el gobierno de la oligarquía? El primero se basaba en el derecho de nacimiento de las personas nacidas en el seno de las familias aristocráticas atenienses, los eupátridas, mientras que la oligarquía era el gobierno de aquellos que tenían la riqueza necesaria para acceder al poder. Era la sustitución del derecho de sangre por el derecho de riqueza. El siguiente paso en la historia del gobierno en Atenas , que ya estaba muy extendida en otras ciudades griegas, fue la Tiranía . La palabra tirano procede del griego Tyrannos, que significa “señor” o “amo”, aunque en Grecia no tenía las connotaciones negativas que hoy reconoce nuestro Diccionario de la Lengua , que define a la tiranía como “Abuso o imposición en grado extraordinario de cualquier poder, fuerza o superioridad”. Desde el 546 a. C hasta el 514 a. C Atenas estaría gobernada por los pisistrátidas, primero por Pisístrato(607-527 a.C) , que después de la muerte de Solón en 558 a. C se había convertido en el líder de los más humildes , que exigían reformas más radicales que las llevadas a cabo por Solón y  una mayor participación en el gobierno.
En el 561 a. C, apoyado por la Asamblea o Ekklesia, Pisístrato dio un golpe de estado y se convirtió en tirano de Atenas, aunque sólo de forma efímera pues ese mismo año tuvo que huir ya que  los oligarcas se unieron contra él hasta que consiguieron expulsarlo. En 559 a. C logra de nuevo el poder y se mantiene durante tres años , hasta 556 a. C  y, por fin , de forma definitiva, lo conseguiría en el 546 a. C para ejercerlo sin interrupción hasta su muerte en 527 a. C. Su gobierno se caracterizaría por la moderación , el embellecimiento de la ciudad y el incremento del poder militar ateniense, lo que le granjearía el apoyo y simpatía de los ciudadanos. Un apoyo que, debido a sus torpezas, no supieron conservar sus hijos y herederos Hipias e Hiparco. Hipias era el auténtico gobernante, mientras que Hiparco era , en palabras del historiador griego Tucídides (460-396 a. C) “un fantoche”. Aunque los primeros años de su gobierno tras la muerte de Pisístrato  fueron de estabilidad política aunque con continuas concesiones a la aristocracia , todo cambió tras el asesinato de su hermano Hiparco en 514 a. C. A partir de ese momento Hipias se volvió un hombre desconfiado y estableció un régimen de terror en la ciudad, enfrentándose sobre todo con la aristocracia.

DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA SOBRE EL SIGLO DE PERICLES Y LA DEMOCRACIA GRIEGA

El siglo V a.C fue la época dorada de Atenas y de la democracia como forma de gobierno , un siglo que sería conocido como el siglo de Pericles, en el que nacieron monumentos como el Partenón . Este siglo sería el que llevaría al poeta inglés Percy Bysshe Shelley(1792-1822) a decir  “Todos somos griegos” ,

La situación se mantuvo así hasta el 510 a. C,cuando un ejército espartano ,al mando del rey de Esparta Cleómenes I, acudió a Atenas respondiendo a la solicitud de ayuda de una de las principales familias aristocráticas atenienses, los Alcmeónidas, que había sobornado al Oráculo de Delfos para que ordenase a los espartanos atacar y expulsar al tirano Hipias. Y así se hizo, Hipias y sus seguidores fueron acorralados en la Acrópolis y para salvar su vida aceptaron marchar al exilio a Persia. Años después Hipias animaría al rey persa Darío I (549-486 a. C) para que este exigiera a Atenas que fuera repuesto en el poder. Ante la negativa de Atenas comenzaría la conocida como Guerras Médicas que enfrentaron a Persia y a Grecia en batallas que han pasado a la leyenda como la de Maratón en 490 a. C y las de Termópilas en 480 a. C, Salamina ese mismo año o Platea en 479 a. C y que terminaría con la sorprendente victoria griega sobre un ejército persa numéricamente muy superior.
Con la caída de Hipias terminaba la tiranía en Atenas, un régimen que Aristóteles definía así “El tirano sale del pueblo y de la masa contra los notables, para que el pueblo no sufra ninguna injusticia por parte de aquéllos. Esto es evidente a partir de los hechos: casi la mayoría de los tiranos , por así decir , han surgido de demagogos que se ganaron su confianza calumniando a los notables” La tiranía fue el último paso en la evolución del sistema de gobierno en Atenas antes de la democracia . Esta, que , como sabemos, significa “gobierno del pueblo”, A los que quieran una historia más detallada de esta evolución les remito al artículo publicado en el Mentidero el 26 de mayo de este año titulado “El nacimiento de Atenas: un viaje al origen de la democracia” donde relataba como, después del exilio de Hipias la ciudad sería gobernada por Clístenes(570-507 a.C), miembro de los Alcmeónidas, la familia aristocrática que había pedido el auxilio de Esparta para derrocar al tirano Hipias.

Constitucion Clistenes.JPG
Reforma del sistema timocrático , que también cité en el artículo sobre Atenas, realizado por Clístenes en 507 a. C donde la principal novedad es la introducción del concepto de isonomía , donde todos los ciudadanos son iguales en derechos , sin tener en cuenta su linaje ni tampoco su nivel de ingresos . La Ekklesia o Asamblea de Ciudadanos discutía y votaba y su elección era la decisiva , convirtiéndose en el órgano principal de decisión . Así mismo los ciudadanos podían ocupar cualquier puesto de la administración, sin ningún tipo de restricción , igual que el resto de magistraturas como el Heliea o Tribunal de justicia, por sorteo. El areópago quedaba reducido a un mero órgano de consulta y como tribunal en delitos graves. Era el paso decisivo para la creación de la democracia que culminaría con el gobierno de Pericles.
Clístenes (570-507) , realizaría una nueva reforma basada en la isonomía, es decir, en la igualdad de derechos de todos los ciudadanos , sin diferencias por su linaje, como en los gobiernos aristocráticos, ni por su riqueza, como en la timocracia de Solón. Aquí la Boulé , compuesta ahora por 500 ciudadanos, proponía los temas que luego eran discutidos por la Ekklesia, la asamblea de todos los ciudadanos donde ya vimos que participaban todos los varones mayores de 18 años. Esta Asamblea de Ciudadanos discutía y votaba y su elección era la decisiva , convirtiéndose en el órgano principal de decisión . Así mismo los ciudadanos podían ocupar cualquier puesto de la administración, sin ningún tipo de restricción , que eran elegidos, igual que el resto de magistraturas como el Heliea o Tribunal de justicia, por sorteo. El areópago, que desde la época de Solón estaba formado por antiguos arcontes cuyos cargos eran vitalicios y se encargaba de controlar a los magistrados e interpretar las leyes  quedaba reducido a un mero órgano de consulta y como tribunal en delitos graves.
Una particularidad era que , para facilitar que todos los ciudadanos pudieran participar en las Asambleas, se estableció un salario llamado mistophoria cuando su asistencia les forzaba a perder días de trabajo, y se incluyó un nuevo elemento, el ostracismo, por el que los ciudadanos podían inscribir en una pieza de cerámica llamada ostraka el nombre de una persona y si era votada por una mayoría de ciudadanos este tenía que marchar al exilio.Esta reforma sería perfeccionada por Pericles (495-429 a.C) pero ya podemos hablar de una democracia , donde es la Ekklesia , la Asamblea de Ciudadanos, quién tomaba las decisiones. Había nacido la democracia y vemos como fue una evolución natural desde la monarquía absoluta de los reyes míticos atenienses, al gobierno posterior de la aristocracia bajo la forma de los arcontes, la timocracia u oligarquía , donde  el poder seguía en manos de unos pocos pero sustituyendo el derecho de sangre por el derecho de riqueza , a continuación la tiranía donde el pueblo ponía por la fuerza a un líder que defendiera a los más humildes y , finalmente , el gobierno del pueblo, la democracia.

Según la tradición romana, la ciudad había sido fundada en el 753 a.C por los hermanos gemelos Rómulo (771-717 a.C) y Remo (771-753 a.C). En la cercana ciudad de Alba Longa, su rey Numitor había sido asesinado por su hermano pequeño Amulio, que mató a todos los hijos de Numitor para evitar que lo destronasen. Pero Rea Silva, hija del monarca asesinado y sacerdotisa por orden de Amulio, mantuvo relaciones con el dios Marte y de ella nacerían Rómulo y Remo. Al enterarse, Amulio ordenó que fueran abandonados en una cesta en el río Tiber donde los encontraría una loba, Luperca, que les alimentó con su propia leche. Cuando en 753 a.C fundaban Roma, siempre según la leyenda, y Rómulo la bautizaba con el nombre de Roma. Ambos hermanos discutieron por el emplazamiento definitivo y Rómulo decidió trazar una linea que delimitaba el lugar donde debía construirse, el pomerium , y anunció que cualquiera que lo atravesara sin su permiso moriría. Remo , ebrio, para desafiar a su hermano lo atravesó y Rómulo lo mató allí mismo. Se convertía así en el primer rey de Roma, donde reinaría hasta su muerte en 717 a.C . La monarquía latina de Rómulo sería sustituida por los reyes etruscos que gobernarían hasta el siglo VI a.C (imagen procedente de http://www.ciudadpc.com )    
En la Antigua Roma el proceso fue aún más rápido pero no llegaría a alcanzar el grado de libertad de Atenas. Roma había sido fundada , según la leyenda, en el año 753 a.C por los míticos Rómulo y Remo criados por la loba Luperca. Rómulo se convertiría en el primer rey de Roma que habría gobernado la nueva ciudad entre el 753 y el 716 a. C. Posiblemente, Rómulo era en realidad un príncipe latino procedente de Alba Longa, una ciudad  próxima a Roma . Pero después de ser fundada por los latinos , tras la muerte de su primer rey, Rómulo, sería un pueblo más poderoso y evolucionado, los etruscos, los que ocuparían Roma e impondrían sus reyes. Así se sucederán en el trono Numa Pompilio(715-673 a.C), Tulio Hostilio (673-641 a.C), Anco Marcio (641-616 a.C), Tarquino Prisco (616-579 a.C) , Servio Tulio (579-535 a.C) y el último de sus reyes , Tarquino el Soberbio (534-509 a.C). En un artículo dedicado a la historia de Roma me extenderé en el relato de sus reinados, pero hoy nos centraremos en los dos últimos. Servio Tulio había introducido una serie de reformas en el gobierno de Roma porque se habían producido protestas de las clases más humildes, cansados de ver como la desigualdad entre ricos y pobres era cada vez mayor.
Servio Tulio promulgó una nueva constitución  con el objetivo de lograr la unión entre patricios, la aristocracia romana, y plebeyos. Pero este intento de igualar en derechos a ricos y pobres causaría el descontento entre los patricios, lo  que acabaría con el asesinato de Servio Tulio en una conspiración urdida por su propia hija y por su yerno Tarquino , que a la muerte de Servio ocuparía el trono en 534 a. C  pasando a la historia como Tarquino el Soberbio por su forma de gobernar, arrogante y cruel, anulando todas las reformas de Servio Tulio y ganándose la enemistad del pueblo , que buscaba una ocasión de rebelarse contra él. Según nos cuenta la tradición romana, el hijo de Tarquino, Sexto Tarquinio, se había enamorado de una noble romana de gran belleza llamada Lucrecia.Mientras su marido se hallaba fuera, sirviendo en las legiones romanas, Sexto Tarquinio violó a Lucrecia. Al no poder soportar el deshonor, después de pedir a su marido y a su padre que vengaran esta afrenta, Lucrecia se daría muerte con un puñal mientras exclama  ¡Ninguna mujer quedará autorizada con el ejemplo de Lucrecia para sobrevivir a su deshonor!”

Archivo:Muerte de Lucrecia de Eduardo Rosales.jpg
Una de las muchas obras que han hecho referencia a lo largo de la historia al suicidio de Lucrecia , en este caso obra del pintor español Eduardo Rosales (1836-1873). La violación y muerte de Lucrecia significaría el final de la monarquía en Roma y el comienzo de la República, un sistema de gobierno oligárquico, donde el poder se concentraba en las manos de los patricios romanos, aunque poco a poco el pueblo fue ganando derechos , como el nombramiento del tribuno de la plebe en 471a.C , con derecho a vetar aquellas leyes que considerara perjudiciales para los ciudadanos. Además los puestos en las magistraturas romanas serían elegidos en comicios abiertos a todos los ciudadanos    

La nobleza romana se rebeló contra Tarquino el Soberbio  dirigida por el sobrino de éste, Lucio Junio Bruto, que terminaría con el derrocamiento de la dinastía etrusca y el fin de la monarquía en Roma. Nacía así, en el año 509 a. C , la República de Roma. La palabra República procede del latín y significa literalmente “la cosa pública”, y es un sistema político que se basa en la igualdad de todos ante la ley ,limitando así los abusos de aquellos que por su posición económica o social podrían poner en peligro los derechos fundamentales de los ciudadanos . En Roma, la figura del rey fue sustituida por la de dos cónsules elegidos anualmente , evitando así el gobierno de una sola persona. Sin embargo, al contrario que en Grecia, en Roma nunca existiría una democracia auténtica, pues el poder estaría siempre en manos de las familias patricias, los aristócratas, por lo que la forma de gobierno de la República de Roma fue en realidad una oligarquía , pero iría evolucionando a lo largo de los siglos y el pueblo era consultado en los comicios para que eligieran a los diferentes candidatos a ocupar las magistraturas de la ciudad.  Además, se crearía en el año 471 a.C la figura de tribuno de la plebe , que estaban al servicio del pueblo para defender sus intereses frente a los patricios , teniendo derecho de veto sobre aquellas leyes que consideraran injustas, incluso aunque hubieran sido aprobadas por el Senado.
La República de Roma entraría en crisis durante el siglo I a. C con sucesivas guerras civiles y la aparición de figuras poderosas que se disputaron el poder como Cayo Mario(157-86 a.C) , Lucio Conerlio  Sila(138-78 a.C), Pompeyo Magno(106-48 a.C) o Julio César (100-44 a.C) . El asesinato de este último sería el episodio final de la agonía de la República, que en el año 27 a.C moría para convertirse en Imperio, bajo el gobierno de César Augusto (63 a.C-14 d.C), el primer emperador de Roma. La democracia en Atenas desaparecería una vez que Grecia formó parte del Imperio y no sería hasta la Declaración de Independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa cuando la democracia volvió a convertirse en una opción de gobierno, desplazando de nuevo a la monarquía , que ha sido sustituido gradualmente en todo el mundo por la República. Como vemos , la monarquía , desde su mismo origen etimológico, “el gobierno de uno”, y su razón de ser basada en un derecho de sangre transmitido de padres a hijos con unos derechos que rompen con la isonomía, es decir, con la igualdad de derechos civiles y políticos de los ciudadanos, entra en contradicción con el concepto de democracia, del gobierno del pueblo.

El rey Juan Carlos I fue una pieza fundamental en la Transición española y la consolidación de la democracia, con momentos muy difíciles como el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 o las tensiones nacionalistas . La monarquía fue ratificada por los españoles al aprobar la Constitución de 1978 aunque no la había pedido, ya que el monarca fue elegido por el dictador Francisco Franco como su heredero en el poder tras su muerte en 1975. A pesar de ello ha sabido ganarse el respeto y el cariño de la mayor parte de la población, pero el prestigio de los reyes no se hereda y ello puede perjudicar a su sucesor. Transparencia, austeridad  y ejemplaridad son las virtudes que pueden mantener viva la monarquía , ya no sólo en España, sino en el resto de monarquías que sobreviven, particularmente en Europa. En una democracia, la monarquía es un anacronismo que existe sólo por la voluntad del pueblo soberano. Ahora son los monarcas los súbditos de los ciudadanos (imagen procedente de http://conomedioblog.blogspot.com )  
Si la monarquía ha sobrevivido ha sido sólo por su peso histórico, por la tradición y por esa fascinación que en ciertos sectores de la sociedad ejerce aún la figura de los monarcas y sus ceremonias. Por eso, si se despoja a esta monarquía de su valor simbólico , si deja de ser ejemplo de buen comportamiento y pierde así el prestigio necesario para ejercer  su papel conciliador entre las posturas encontradas de las diferentes alternativas políticas , actuando como un moderador y un vínculo de unión de la nación, con la que los ciudadanos se puedan sentir identificados, la monarquía habrá perdido la única justificación para seguir existiendo. ¿Que sentido tiene mantener un privilegio de nacimiento contrario a la igualdad de derechos y oportunidades en que se cimenta la democracia? La respuesta es que una vez perdido su prestigio , la monarquía se muestra como una institución cuyo tiempo pasó hace mucho, un anacronismo que, cuando pierde su utilidad, debe ser cambiado. En Grecia primero fue el derecho de sangre, representado por la monarquía y la aristocracia, después fue sustituido por el derecho de la riqueza, la oligarquía, y por último fue el pueblo el que eligió a sus gobernantes , la democracia. Escribía William Shakespeare “Pienso que el Rey es sólo un hombre como yo: la violeta le perfuma como lo hace conmigo”, una conclusión a la que llegaron los griegos hace 2500 años. Desde entonces la monarquía ya estaba muerta, pero incluso hoy aún no lo sabe. Por supuesto, esta es mi propia reflexión que no tiene que coincidir con los lectores de este artículo y me gustaría saber mucho vuestras opiniones , pues de eso se trata, de debatir e intercambiar ideas.