MUJERES EN LA HISTORIA: EVA PERÓN, LA DAMA DE LA ESPERANZA (PRIMERA PARTE)

El escritor argentino Ernesto Sábato (1911-2011) decía que “La Historia no es mecánica porque los hombres son libres para transformarla” , nuestro pasado no tiene por que determinar nuestro futuro ni las respuestas tradicionales tienen que ser las respuestas para los problemas actuales. Durante los últimos siglos la calidad de vida de una buena parte de las sociedades ha experimentando una mejora que convierten el mundo del siglo XVIII en algo casi irreconocible para alguien que hubiera nacido en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, aunque esa mejora no se ha extendido por igual en todas las naciones y las diferencias entre las naciones más ricas y las más pobres se han incrementado. Pero si esto es cierto, también lo es que durante los últimos años , después de que el sistema capitalista se quedara sin rival con la caída de la Unión Soviética y el sistema comunista que demostró su fracaso para crear sociedades libres y prósperas, la incertidumbre recorre a las antaño poderosas naciones europeas y al coloso norteamericano, los sistemas de protección social para los más débiles se desmantelan, se recortan los derechos básicos de la población como la sanidad y la educación al mismo tiempo que la brecha que separa a los ricos de los pobres se hace un poco más grande cada día.
Las soluciones presentadas por los diferentes gobiernos y partidos políticos parece que olvidan algo muy importante, ofrecer esperanza. Un pueblo es capaz de aceptar muchos sacrificios si es consciente de que hallarán por fin la luz al final del túnel, si los malos tiempos actuales dejarán paso a un futuro más justo y mejor para todos. Pero ese mensaje se ha perdido , nadie habla de esperanza sino de mejorar los beneficios empresariales, de recortar gastos, de reducir plantillas, de eliminar ayudas a programas de desarrollo, de detener la investigación. ¿Quién escucha al hombre o mujer en la calle ?¿quién atiende sus problemas?¿que político  demuestra una genuina y no oportunista preocupación por las angustias de sus ciudadanos, de las personas sobre las que gobierna o sobre las que pretende gobernar? Se oyen discursos llenos de palabras vanas que nada dicen al que no tiene trabajo desde hace años, al que no tiene dinero para pagar sus facturas y evitar el desahucio de su hogar,al que despierta por las mañanas sin esperanzas con un  presente oscuro y un mañana gris. ¿A quién votaría esa persona en unas elecciones si uno de los candidatos dijera  “Yo abrazaré la patria y me daré íntegramente , porque todavía existen en este país personas pobres y desdichadas, sin esperanzas o enfermas. Mi alma lo sabe. Mi cuerpo lo ha sentido. Yo ofrezco todas mis energías para que mi cuerpo sea tendido como un puente para la felicidad y el bien común”?

Hasta 1776 los territorios de las actuales Argentina, Paraguay, Uruguay y gran parte de Bolivia pertenecían al Virreinato de Perú . Buenos Aires fue fundada por Pedro de Mendoza (1487-1537)  el 3 de febrero de 1536 con el nombre de Puerto de Santa María del Buen Ayre , pero este primer asentamiento no salió adelante. Rodeados de indígenas hostiles y sin alimentos sus habitantes llegaron a practicar el canibalismo . Finalmente la abandonaron y se fueron más al norte donde fundarían la ciudad de   La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora Santa María de la Asunción , la futura capital de Paraguay. Precisamente desde Asunción partiría la expedición de Juan de Garay(1528-1583)  que en 1580 refunda la ciudad que hoy conocemos simplemente con el nombre de Buenos Aires . En el año 1776 España decidió separar este territorio del Virreinato de Perú para crear el Virreinato del Mar de la Plata que, además de Argentina, incluía , como ya dije antes, Uruguay, Paraguay y la mayor parte de Bolivia . Espero en próximos artículos contar la historia de la conquista  de estas tierras y el periodo colonial (imagen procedente de http://www.dipity.com )
Si esas palabras fueran pronunciadas con sinceridad y convicción, si no se trataran de demagogia para ganar unas elecciones serían respaldadas con el voto de millones de personas, entre ellos el mio, porque en ellas se mantiene vivo el aliento de la esperanza, de un futuro , de un mañana más justo para todos . Como escribiera el poeta y dramaturgo alemán Johann Wolfgang Goethe “Si la mañana no nos desvela para nuevas alegrías y, si por la noche no nos queda ninguna esperanza, ¿es que vales la pena vestirse y desnudarse?” La esperanza es tan necesaria para una sociedad como el alimento,porque sin ella nada se puede hacer, las fuerzas fallan y el futuro deja de importar. Pues esas palabras con las que cerraba el anterior párrafo, ese “Yo ofrezco todas mis energías para que mi cuerpo sea tendido como un puente para la felicidad y el bien común” no fueron pronunciadas por un gran político, ni por una persona de extensa preparación académica, sino por una mujer joven, con pocos estudios y que no sabía demasiado de política, pero si tenía claro una cosa, dedicaría todas sus fuerzas a una lucha por mejorar la vida de los más débiles, a luchar contra la injusticia social . Esa mujer se convertiría en un mito en su país, Argentina, y en una gran figura política y social en todo el mundo, como en toda biografía humana habría luces y sombras, contradicciones , pero no se puede negar que fue una de las grandes personalidades femeninas del siglo XX.  Se llamaba Eva María Ibarguren, pero el mundo la conocería como Eva Perón, Evita.
Antes de comenzar con el relato de su corta pero intensa existencia tengo que reconocer que tuve dudas de escribir sobre una personalidad que despierta todavía en nuestros días grandes pasiones, en particular en Argentina, lo que aún es más delicado cuando hablamos de política  y de una mujer que fue prácticamente santificada por un pueblo que la adoraba y cuando el que escribe no es argentino y podría incurrir en alguna ofensa por su propio desconocimiento de la realidad argentina. Para escribir su historia me he basado principalmente en la biografía realizada por la escritora española Cristina Morató en su obra “Divas rebeldes” y en diferentes artículos sobre su vida publicados en revistas de historia y la visión de documentales sobre ella y su labor política. Lo he escrito desde la admiración por la labor de una mujer cuya obra hasta no hace mucho me era desconocida excepto por las referencias del cine y alguna lectura apresurada ,pero también tratando de evitar una visión sólo admirativa que no reflejase otros aspectos de su vida, intentado sortear en todo momento la demagogia en la que es tan fácil caer. Espero que el resultado sea al menos útil al que tenga la paciencia de leer estas líneas para conocer un poco mejor su figura y remitiéndole , por supuesto, a voces mucho más autorizadas que la mía para conocer mejor su vida.

Mapa de la nueva nación a la que se llamó Provincias Unidas del Río de la Plata o Provincias Unidas de América del Sur  nacida en el Congreso de Tucumán el 9 de julio de 1816 en la ciudad de San Miguel de Tucumán. En el mapa  lo tenéis señalado en azul con el nombre de Provincias Unidas de Sud Américas. Adoptaría el nombre de República Argentina a partir de la Constitución de 1826 que también establecía Buenos Aires como la capital de la nueva nación. En la declaración de independencia de Tucumán se leían estas palabras que significaba el final de tres siglos de dominación española “Nos los representantes de las Provincias Unidas en Sud América, reunidos en congreso general, invocando al Eterno que preside el universo, en nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando séptimo, sus sucesores y metrópoli.” (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Primero, hagamos un recorrido muy breve por la historia Argentina hasta el momento del nacimiento de Eva y para ello nos remontaremos al año 1810, cuando las ideas de libertad e igualdad nacidas durante la Ilustración en el siglo XVIII y llevadas al papel en la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776 y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789 en el marco de la Revolución Francesa , iban a inspirar a la América que aún formaba parte del Imperio español un deseo de lograr su independencia que se extendería por todo el continente , desde México hasta la propia Argentina , impulsada por figuras como Simón Bolívar (1783-1830) y José de San Martín (1778-1850). En 1810, mientras el rey español Fernando VII(1784-1833) se hallaba cautivo en Bayona en manos del emperador francés Napoleón Bonaparte (1769-1821), en Argentina caía el último de los virreyes españoles, Baltasar Hidalgo de Cisneros y de la Torre (1755-1829). Como diría una de las principales figuras del independentismo en Argentina, Bernardo José de Monteagudo (1789-1825) “¿Debe seguirse la suerte de España o resistir en América? Las Indias son un dominio personal del rey de España; el rey está impedido de reinar; luego las Indias deben gobernarse a sí mismas.”

 

Aún aceptando hallarse bajo la soberanía de Fernando VII echaron al virrey  y se constituyó la llamada Primera Junta . Pero el objetivo final era la independencia total de España y esta se proclamaría en el Congreso de Tucumán el 9 de julio de 1816 , con el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata y que comprendía también a Bolivia, Uruguay y el norte de Perú,  aunque el nuevo país se hallaba dividido entre el Partido Unitario, defensor de un fuerte poder central,  y el Partido Federal que defendía un sistema donde las provincias delegaban parte de su poder pero mantenían un amplio grado de autonomía sobre el poder central . En 1819  los partidarios del unitarismo ganaron provisionalmente  la partida con la redacción de una constitución centralista y siete años más tarde se redactaba una segunda donde se establecía Buenos Aires como capital. Esto no fue aceptado por los federales y se inició en ese año una guerra civil casi al mismo tiempo que Uruguay se separaba de Argentina y proclama su independencia en 1828. La inestabilidad y la guerra civil entre federales y unitarios se prolongaría hasta 1835 cuando asume el poder el militar Juan Manuel de Rosas(1793-1877), que concentrará todos los poderes del nuevo estado, que ahora adoptaba el nombre de Confederación Argentina, y reprimirá a la oposición unitaria.

José  Francisco de San Martín(1778-1850) considerado por los argentinos como el Padre de la Patria, fue el héroe no sólo de la independencia de Argentina, sino también de Chile y Perú gracias al Ejército de los Andes que él creó y con el que venció a las tropas españolas que seguían dominando el virreinato de Perú. Junto con Simón Bolívar son las dos figuras principales de la independencia de América del Sur del dominio español. Una de sus frases más conocidas “Hace más ruido un solo hombre gritando que cien mil que están callados” también podría utilizarse para nuestra protagonista de hoy , la fuerza de una sola persona para cambiar el curso de los acontecimientos. En una de las clausulas de su testamento José de San Martín estableció que “Desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires.” (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )
Rosas se mantendría en el poder sin interrupciones hasta 1852 , cuando se unen todos sus opositores y le derrotan en la Batalla de Caseros en 1852, siendo sustituido por otro militar, el general Justo José de Urquiza (1801-1870), que gobernará desde 1854 a 1860 hasta que fue destituido después de ser derrotado en otra batalla por el poder por Bartolomé Mitre (1821-1906) que sería el primer presidente electo de Argentina en 1862 y cuyo gobierno entre 1862 a 1868 sería el primero de una serie de gobiernos eficaces que impulsarían la prosperidad de Argentina hasta convertirla en la más rica de las naciones americanas del hemisferio sur. A Mitre le suceden  los gobierno de Domingo F. Sarmiento entre 1868 y 1874, Nicolás Avellaneda de 1874 a 1880 y  Julio Argentin Roca de 1880 a 1886 . Después de una pequeña crisis económica a finales de los años ochenta del siglo XIX , durante los primeros años del siglo XX Argentina se ve enriquecida por el aporte de miles de inmigrantes europeos, en particular italianos y españoles, al tiempo que nacen las primeras organizaciones obreras. Naciones europeas como el Reino Unido realizan fuertes inversiones en el país que permiten el desarrollo del ferrocarril , y se impulsa una economía que tiene como uno de sus pilares básicos la exportación de las carnes de su ganado y de sus cosechas de cereal a Europa.
Sin embargo, este desarrollo económico estaba concentrando la riqueza en unas pocas manos mientras gran parte de la población no se veía beneficiada por él y vivía en los umbrales de la pobreza. En 1891 se había fundado el primer partido político moderno de Argentina, la Unión Cívica Radical que reunía y aún hoy reune a diferentes sectores del espectro político, desde socialistas y liberales, a humanistas y nacionalistas inspirados en los principios humanistas de la Ilustración . Después de que en 1912 se aprobara la Ley Sáenz Peña que establecía el  derecho el voto para los hombres, no así para las mujeres, la Unión Cívica Radical ganaba las elecciones en 1916  en la persona de Hipólito Yrigoyen (1852-1933) cuyo gobierno se iba a caracterizar  por el fomento de un sindicalismo moderado, la nacionalización del petróleo con la creación de una empresa de particular actualidad cuando escribo estas lineas , Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Dictó leyes para proteger a los pequeños agricultores frente a los poderosos terratenientes  apoyándo a los primeros con créditos y también impulsó la expansión de los ferrocarriles estatales frente a las poderosos empresas ferroviarias extranjeras .Mientras, la Primera Guerra Mundial había perjudicado a Argentina, ya que se habían reducido sus exportaciones a Europa lo que provocó un fuerte incremento del desempleo, pero al concluir esta en 1918 el efecto fue el contrario, las exportaciones aumentaron beneficiando a los grandes terratenientes propietarios de grandes extensiones de cereales y de numerosas cabezas de ganado, mientras que los precios experimentaron una espiral alcista que empobreció a la población. Como veis, a los más pobres nunca les beneficiaba ninguna situación.

Las fotografías de los padres de Eva Perón(aunque ya hemos visto que su nombre de nacimiento era Eva María Ibarguren y ella, antes de conocer a Perón, se hacía llamar Eva Duarte) Juan Duarte era un hombre rico que tenía su propia familia con esposa y tres hijos . Juana Ibarguren había entrado a trabajar en la hacienda de La Unión, propiedad de Duarte , en 1909 , cuando ella tenía quince años y Duarte  37 años y no pasaría mucho tiempo hasta que el atractivo de la joven llamara la atención del poderoso señor que la convirtió en su amante y con la que tendría cinco hijos que nunca reconoció y por eso no llevaban su apellido. La relación duraría doce años hasta que Duarte decidió avanzar la Hacienda para irse con su familia . Juana no se comportaba como si fuera su amante sino como si realmente fuera su esposa y en el pueblo de Los Toldos usaba el apellido de Duarte. Cuando Juan Duarte se marchó y se quedó sin su protección los habitantes del pueblo la harían el vacío e impedirían a sus hijos jugar con los del pueblo ya que eran bastardos . Eva iría acumulando estas humillaciones en su corazón y una de las leyes que impulsaría muchos años después sería las encaminadas a eliminar la discriminación de los hijos nacidos fuera del matrimonio (imagen procedente de http://stornnin.southamericantravel.blogspot.com ) 
Esta era la situación en Argentina cuando el 7 de mayo de 1919 nacía una niña a la que bautizarían con el nombre de Eva María Ibarguren. Tanto el lugar como la fecha de nacimiento serían muchos años después objeto de controversia ya que Eva falsificaría su partida de nacimiento retrasándola hasta el año 1922 , por motivos que veremos más adelante, y fijando su lugar de nacimiento en la ciudad de Junín, al noroeste de Buenos Aires, pero hoy casi todos los historiadores esta de acuerdo en fijar su fecha de nacimiento el 7 de mayo de 1919 en un rancho de la hacienda La Unión, situada a 20 kilómetros del pueblo de Los Toldos que a su vez está a sesenta kilómetros de Junín. Era hija de Juana Ibarguren(1894-1971) , una mujer de condición humilde, y de un importante político y poderoso terrateniente,Juan Duarte Echegoyen(1872-1926)  propietario entre otras tierras de la hacienda La Unión donde nació Eva. Ambos eran descendientes de familias vasco francesas y por eso Juan Duarte era conocido como “El Vasco” . Era algo corriente en aquella época que estos ricos terratenientes tuvieran amantes e incluso familias paralelas y este era el caso de Juan Duarte, que estaba casado y tenía tres hijas, pero a su vez había convertido a Juana en su amante con la que tendría cinco hijos más, cuatro niñas y un varón.

Fotografía de Eva , la primera por la derecha en la fotografía, cuando tenía dos años junto a tres de sus hermanos. El del centro es Juan, Juancito como ella le llamaría toda la vida, que sería con el que mantendría una relación más estrecha y que muchos años después ocuparía un importante cargo como secretario personal del presidente argentino Juan Perón, el esposo de Eva. La foto corresponde al Carnaval de 1921 (imagen procedente de http://dalemurga.blogspot.com )
Eva era la más pequeña y antes habían nacido Blanca(1908-2005), Elisa (1910-1967), Juan(1914-1953) que sería el hermano al que estaría más unida Eva, y Erminda Lujan(1916). Aunque su padre no reconocería a ninguno de ellos tampoco los abandonó y se cuidó de su manutención , al menos hasta el año 1920, cuando decidió abandonar La Unión para irse a vivir con su familia legítima, mientras que la pobre Juana tenía que enfrentarse a la tarea de salir adelante con cinco hijos pequeños. Se gana la vida cosiendo  a máquina , pero la situación empeora aún más cuando en enero  1926  Juan Duarte fallece en un accidente de tráfico. Juana decidió que ella y sus hijos tenían que ir al entierro del que había sido su amante y el padre de los pequeños, aunque el recibimiento, como podéis imaginar, no fue muy bueno por parte de la familia oficial. Sólo las lágrimas de los pequeños ablandaron a la esposa de Juan Duarte que les permitió reza y acudir al entierro pero no acompañando el ataúd de su padre, sino mezclados entre el público , como unos espectadores más. Sin duda, esto quedaría guardado en la memoria de la pequeña Eva como una de las muchas injusticias que tenían que soportar los pobres frente a las clases altas y aún más siendo hija ilegítima. Ella misma lo recordaba en sus  memorias tal y como lo recoge Cristina Morató en su obra “De cada edad guardo el recuerdo de alguna injusticia que me sublevó desgarrándome íntimamente”

Fotografía de Eva Perón cuando hizo la comunión en 1926 a los siete años de edad. Ese mismo año moría Juan Duarte, su padre, y la pequeña junto a sus hermanos sufrió el desprecio de la esposa de Duarte que no les quería dejar entrar por ser los hijos ilegítimos de su marido y aunque finalmente les permitió rezar no dejó que acompañasen el cortejo fúnebre y sólo pudieron particpar como espectadores. En su autobiografía “La razón de mi vida” describiría los sentimientos que estas humillaciones despertaron en ella “Para explicar mi vida de hoy, es decir lo que hago, de acuerdo con lo que mi alma siente, tuve que ir a buscar, en mis primeros años, los primeros sentimientos. He hallado en mi corazón, un sentimiento fundamental que domina desde allí, en forma total, mi espíritu y mi vida: ese sentimiento es mi indignación frente a la injusticia. Desde que yo me acuerdo cada injusticia me hace doler el alma como si me clavase algo en ella.”   (imagen procedente de http://lacuevadesusana.blogspot.com ) 

La situación de la familia empeoró aún más después de la muerte de Juan Duarte, y tanto Eva como el resto de sus hermanos tuvieron que ayudar a su madre cocinando para los dueños de las grandes haciendas que rodeaban Los Toldos . Aquellos tiempos difíciles serían una revelación para Eva, que descubrió un mundo duro y lleno de injusticias  que ella rememoraba con estas palabras “Recuerdo muy bien que estuve muchos días triste cuando me enteré que en el mundo había pobres y había ricos  ; y lo extraño es que no me doliese tanto la existencia de los pobres como el saber que al mismo tiempo había ricos. Así comenzó mi rebeldía”. En 1930 , cuando Eva tiene ya once años, la familia se traslada a la ciudad de Junín donde la segunda de sus hijas, Elisa, había encontrado trabajo en Correos y Juana pensaba, acertadamente, que habría más posibilidades de labrarse un futuro que en un pueblo como Los Toldos. Juan y Blanca no tardaron también en encontrar empleo y la situación económica mejoró tanto que incluso Juana pudo permitirse abrir una pequeña casa de huéspedes que funcionó bastante bien. En 1934 se trasladaban a una casa un poco más grande .

File:Casa de Eva Perón.jpg
Fotografía de la casa en el pueblo de Los Toldos donde Juana y sus hijos se trasladarían a vivir cuando Juan Duarte abandonó la hacienda de la Unión y donde permanecerían hasta 1930 , cuando decidieron marcharse a la ciudad de Junín en busca de más oportunidades para sus hijos. Cristina Morató describe así a la pequeña Eva “Eva María era una niña delgada y callada, de cabello moreno y abundante que contrastaba con una piel translúcida. Ya por entonces le gustaba más actuar y declamar en público que asistir a la escuela primaria “ Nunca fue muy buena estudiante, prefería soñar con llegar a ser una actriz de cine y teatro y aunque le parecía algo imposible en el fonodo, ella lo reconocía, algo la decía que ese sería su destino (imagen procedente de http://commons.wikipedia.org ) 
En cuanto a Eva cada vez tenía más claro que quería llegar a ser una estrella de cine, una modelo y una gran actriz y no se veía a sí misma llevando la misma vida que su madre aunque también era consciente de que apenas iba a tener alguna oportunidad de lograr sus sueños “Me había resignado a mi condición de víctima . Más aún: me había resignado a una existencia banal, monótona, que me parecía estéril pero inevitable. No tenía ninguna esperanza de poder escapar” y a pesar de ello no perdía la esperanza, como si algo dentro de ella supiera que su destino  sería diferente “Sin embargo, en el fondo de mí misma,no estaba realmente resignada.” Mientras esto sucede en la vida de la joven Eva las cosas habían cambiado en Argentina. En 1928 Hipólito Yrigoyen volvía a ganar las elecciones al frente de la Unión Cívica Radical , con una fuerte oposición dentro del propio partido radical  que se hallaba muy dividido. Se suceden una serie de crímenes políticos que no quedan resueltos . Al mismo tiempo se produce la gran crisis económica mundial de 1929 , la Gran Depresión, que afecta también a Argentina. Será entonces cuando nacionalice, como ya os indicaba más arriba, la explotación petrolífera en Argentina controlando Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF),y fijando los precios, convirtiéndose YPF en la primera petrolera estatal del mundo al margen de la Unión Soviética.
Apenas habían pasado 37 días desde que tomara esta decisión que perjudicaba a las grandes compañías petrolíferas extranjeras asentadas en Argentina, cuando se produjo un golpe de estado dirigido por el general José Félix Uriburu (1868-1932). El golpe contaba con el apoyo de los sectores más conservadores de la sociedad argentina , el ejército, la Iglesia y los grandes terratenientes.Pronto comienza una política represiva contra los opositores del nuevo régimen dictatorial, se encarcela, se tortura y se realizan ejecuciones clandestinas al tiempo que pone en cuestión el sufragio universal aprobado en 1912 . En uno de sus discursos Uriburu justifica así la necesidad de limitar el derecho a voto “Debemos tratar de conseguir una autoridad política que sea una realidad para no vivir puramente de teorías… La democracia la definió Aristóteles diciendo que era el gobierno de los más ejercitados por los mejores. La dificultad está justamente en hacer que lo ejerciten los mejores. Eso es difícil que sucede en todo país que, como en el nuestro, hay un sesenta por ciento de analfabetos, de lo que resulta claro y evidente, sin tergiversación posible, que ese sesenta por ciento de analfabetos es el que gobierna al país, porque en elecciones legales ellos son una mayoría”  Es paradójico que los mismos que mantenían a la población en el analfabetismo y la ignorancia alegaran después esa ignorancia como motivo para privarles del voto.
En 1931 convoca elecciones pero como gana el Partido Radical las anula y vuelve a convocarlas pero asegurándose de prohibir las candidaturas del  Partido Radical . Las elecciones las gana otro militar, el general Agustín Pedro Justo(1876-1943), representante de los sectores conservadores y con quién se iniciaba una etapa en la historia argentina que sería conocida como la Década Infame, tanto por la corrupción de su gobierno y la administración pública como por los continuos fraudes en unas elecciones que muy poco tenían de democráticas. Pero regresemos ahora con Eva al año 1934, cuando tiene quince años y sufre un intento de violación junto a una amiga con la que había ido a pasar un fin de semana en casa de unos amigos en Mar de Plata. Según cuenta Cristina Morató basándose en la historiadora argentina Lucía Gálvez , Eva y su amiga fueron abandonadas desnudas a las afueras de la ciudad y serían recogidas por un camionero que las vio junto a la carretera. Eva nunca hablaría de aquel episodio que lo sumaría a las otras humillaciones y malos momentos que había ido acumulando a lo largo de su infancia y adolescencia.

Eva cuando tenía quince años en 1935, cuando acababa de llegar a Buenos Aires . Hay una versión de la historia según la cual habría llegado a la ciudad de Junín un celebre cantante de tangos llamado Agustín Magaldi(1898-1938) . Eva le habría convencido para que le llevase con él a Buenos Aires, pero no hay ninguna referencia sobre la estancia de Magaldi en aquella época en Junín por lo que la versión más aceptada es la que afirma que fue la madre de Eva la que la acompañó en tren hasta Buenos Aires  donde vivía su hermano Juan después de trasladarse allí para hacer el servicio militar. Comenzaba una nueva vida para Eva en la que iba a luchar por convertir en realidad sus sueños de ser actriz (imagen procedente de http://lacuevadesusana.blogspot.com )
Por fin a comienzos de 1935 se decide a hacer realidad sus sueños y buscar su fortuna en Buenos Aires  donde desde hacía un tiempo vivía su querido hermano Juan . Podemos imaginar la emoción de aquella jovencita llena de sueños en una ciudad como Buenos Aires que era entonces la París de América, la capital de la cultura, donde se concentraba la mayor actividad artística y cultural del hemisferio Sur, llena de teatros, productoras de cine y emisoras de radio.¿Qué esperaba encontrar en la ciudad? Años después explicaría en su autobiografía “La razón de mi vida” su imagen idealizada de la ciudad en comparación del lugar del que procedía “En el lugar donde pasé mi infancia los pobres eran muchos más que los ricos, pero yo traté de convencerme de que debía de haber otros lugares de mi país y del mundo en que las cosas ocurriesen de otra manera y fuesen más bien al revés. Me figuraba por ejemplo que las grandes ciudades eran lugares maravillosos donde no se daba otra cosa que la riqueza; y todo lo que oía yo decir a la gente confirmaba esa creencia mía. Hablaban de la gran ciudad como de un paraíso maravilloso donde todo era lindo y extraordinario y hasta me parecía entender, de lo que decían, que incluso las personas eran allá “más personas” que las de mi pueblo”
Eva veía sus sueños muy cerca de convertirse en realidad pero pronto se daría cuenta que esa realidad era mucho más dura de lo que había imaginado , sobre todo para una chica que aspiraba a ser actriz con un físico no demasiado espectacular , como lo describe Cristina Morató “era desgarbada, medía metro sesenta y cinco, estaba muy flaca y no tenía curvas”. Su primer papel lo obtendría para la obra “La señora de los Pérez” el 28 de marzo de 1935 donde sólo diría cuatro palabras “la mesa está servida”. Al año siguiente participa por primera vez en una gira de teatro aunque ganando un sueldo que podríamos calificar de miserable . Sobre estos años difíciles en los que apenas ganaba para comer algunos de sus adversarios la acusarían  de haberse prostituido con directores y productores para lograr algún trabajo que la permitiera vivir, pero no hay prueba alguna de ello y la propia Eva no quiso nunca hablar sobre aquel periodo de vida , así que abandonaremos las peligrosas aguas de las suposiciones para avanzar en el tiempo hasta 1937 cuando se enamora a sus dieciocho años del maduro y atractivo director de la revista “Sintonía” y piloto automovilístico, Emilio Karstulovic, del que la mayoría de biógrafos consideran que fue , junto a Perón, su gran amor.

Fotografía de Eva en 1939 cuando ya había conocido a la que sería su protectora Pierina Dealessi. Los primeros años fueron muy duros para Eva, los sueldos que cobraba no superaban los cien pesos , cuando un vestido de los más humildes costaba ya cincuenta pesos, por lo que apenas tenía para comer. Cristina Morató recoge una escena con el productor de teatro español Pablo Suero (1898-1943) que le había ofrecido un papel en “La hora de las niñas”. Tiempo después Eva acudiría al teatro donde estaba Suero preparando una obra para pedirle trabajo y éste, gritándola delante de todos ,la dijo “Déjame en paz, el que me haya acostado contigo no significa nada”. Fuera verdad o no lo cierto es que Eva tuvo que malvivir durante años comiendo bocadillos y viviendo en las pensiones más baratas. Su hermano trató de convencerla para que abandonase estos sueños de ser actriz y regresara a Junín con su madre , pero ella era tenaz y se negó a marcharse. Su destino estaba allí y lucharía por él (imagen procedente de http://www.avizora.com ) 

 

Pero su amor no fue correspondido por Karstulovic aunque si la ayudó a conseguir un papel en la que sería la primera de las cinco películas en las que participó, “Segundos fuera”. Poco después conoce a la actriz y empresaria teatral  Pierina Dealessi (1894-1983) que se convertirá en una gran amiga y en su protectora . Así lo recordaba Pierina “Conocí a Eva Duarte en 1937. Ella se presentó tímidamente: quería dedicarse al teatro. Vi una cosita tan delicadita que le dije a José Gómez, representante de la compañía donde yo era empresaria, que le diera ubicación en el elenco.” A Pierina le gustó Eva y le ofreció un papel en la obra que estaban representando “En sus primeras actuaciones decía pequeños parlamentos, pero jamás hizo “bolos”. En la escena, que representaba una boîte, Eva tenía que aparecer con otras chicas, bien vestida. Su figura era monísima.” En aquel tiempo Eva era pobre y apenas se alimentaba y su aspecto despertaba la compasión de Dealessi “Era tan flaca que no sabía si iba o venía. Por el hambre, la miseria y la negligencia siempre tenía las manos húmedas y frías. Era una triste” y añade “Comía muy poco. Creo que nunca comió en su vida”
Pero tantos esfuerzos  tendrían su recompensa cuando en 1941 firmaba un contrato por cinco años para participar en las campañas publicitarias de una firma de jabones y lo más importante, en los seriales radiofónicos patrocinados por la firma. Comienza a trabajar en estos seriales con cierto éxito, un éxito que aún será mayor cuando en 1943 le ofrecen trabajar en una serie para la radio titulada “Heroínas de la historia” que además de hacerla muy conocida también la convertían en una de las actrices radiofónicas mejor pagadas. Pero mientras ella por fin puede disfrutar del éxito por el que tanto había trabajado y tantas humillaciones había tenido que soportar y le permite comprarse un apartamento para ella sola abandonando la pensión en la que había estado viviendo hasta entonces, en Argentina se había producido  durante la década de los treinta una gran oleada migratoria del campo a la ciudad. Estos emigrantes, como la propia Eva, eran llamados despectivamente “cabecitas negras”, ya que gran parte de estos emigrantes eran descendientes de la población indígena y mestizos. Cuando Agustín Pedro Justo abandona el poder en 1938 es sucedido por Roberto Ortiz(1886-1942) que se encargará de mantener la neutralidad de Argentina al estallar la Segunda Guerra Mundial al tiempo que interviene como intermediario en la guerra que enfrentaba a Brasil y Bolivia

“Era desgarbada, medía metro sesenta y cinco , estaba muy flaca y no tenía curvas, rellenaba su sujetador con medias viejas o papel de periódico” Esa era la imagen de Eva al llegar a Buenos Aires, pero pocos años después se convertiría en portada de revistas , sofisticada, con pelo rubio y la apariencia de una actriz de Hollywood. En 1945 era ya la segunda actriz mejor pagada de Argentina sólo por detrás de Libertad Lamarque(1908-2000) con la que no se llevaría demasiado bien. Lamarque abandonaría Argentina en 1946 después de una discusión con Eva y se iría a México , haciéndose famosa en toda América. Por su parte Eva ya había logrado su sueño, convertirse en una actriz famosa y reconocida en toda Argentina (imagen procedente de http://www.magicasruinas.com.ar )


Ortiz trataría de impulsar una serie de reformas que reinstauraran la democracia en Argentina pero no encontraría demasiados apoyos en estos intentos y además se le diagnosticó una diabetes al poco de llegar al gobierno que marcaría sus últimos años ya que llegó a quedarse ciego como consecuencia de su enfermedad teniendo que abandonar su cargo en 1942 siendo sustituido por el que hasta entonces era el vicepresidente Ramón S. Castillo(1873-1944), que mantendrá la neutralidad en la Guerra Mundial frente a un ejército y una sociedad dividida entre los partidarios de los aliados y los que defendían a Alemania y también soportando las presiones de Estados Unidos que quería que Argentina declarase la guerra a Alemania  Pero apenas un año después , el 4 de junio de 1943 se producía un nuevo golpe de estado del ejército entre los que se encontraba un oficial llamado Juan Domingo Perón (1895-1974), que comenzaría su participación en el nuevo gobierno como secretario privado del Ministro de Ejército y no tardaría en convertirse en el hombre fuerte del nuevo gobierno gracias a sus buenas relaciones con las organizaciones sindicales argentinas. Estamos ya en el año 1944 y en unos pocos días, el 22 de enero , los destinos de Eva y Juan Domingo Perón se van a cruzar en el estadio Luna Park de Buenos Aires, y será entonces cuando comience la parte más apasionante de nuestra historia. Pero eso lo veremos  mañana en la segunda parte de este relato.