¿CAPERUCITA ROJA O CAPERUCITA FEROZ? UN CUENTO PARA ADULTOS

Erase una vez una belleza adolescente, de labios sensuales y ojos de hechicera,de nombre Valerie, que a pesar de los consejos de su madre se enamora de Peter,un joven apuesto pero sin dinero que es leñador en el bosque. Erase un pueblo ,llamado Daggerhorn, situado  entre las montañas, rodeados de bosques sombríos envueltos en niebla donde por las noches sólo se escucha el aullido del lobo. Y los habitantes del pueblo vivían desde tiempos antiguos bajo el temor de una bestia a la que entregan sus animales en sacrificio para evitar ser atacados. Y la bella adolescente de belleza turbadora vive con unos padres que guardan oscuros secretos. Hay días que desafía a las sombras,  atravesando el bosque hasta la casa de su abuela, una mujer ya anciana cuyos ojos parecen esconder algo más de lo que dice y que un día la regala una bella capa con una caperuza roja .
Su familia ha concertado un matrimonio de conveniencia con Henry, un joven de familia acomodada al que la joven no ama Y he aquí que un día el pacto de no agresión entre la bestia y el pueblo se rompe, una joven, Lucy, la hermana de Valerie, aparece muerta . Aterrorizados, Auguste, el sacerdote del pueblo , llama en su ayuda a un extraño personaje que se hace llamar Padre Solomon, experto cazador de brujas y bestias,  un hombre que vivió una tragedia en su pasado y que le ha convertido en una persona cruel y violenta. El padre Solomon les advierte, que el lobo, la bestia, se halla entre los habitantes del pueblo y Valerie, sin saberlo, es la clave para su captura.

TRAILER DE CAPERUCITA ROJA (¿A QUIEN TIENES MIEDO?)

Y aquí empieza de verdad  “Caperucita Roja”, que en España se ha subtitulado “¿A quién tienes miedo?”esta versión basada sólo en parte en los cuentos recogidos de la tradición oral primero por el francés Charles Perrault(1628-1703) y después por los hermanos alemanes Jakob(1785-1863) y Wilhelm Grimm(1786-1859). Está dirigida por la realizadora norteamericana Catherine Hardwicke(1955) , directora entre otras de la primera entrega de la saga “Crepúsculo” y protagonizada por una cautivadora Amanda Seyfried(1985), que devora la pantalla con la expresión de sus  ojos, y acompañada entre otros por la veterana y gran actriz Julie Christie(1941) en el papel de la abuela y el siempre solvente aunque en ocasiones algo sobreactuado e histriónico Gary Oldman (1958) como Padre Solomon . La versión que nos ofrece Hardwicke no responde al cuento que casi todos nosotros recordamos de nuestra infancia, ese cuento moralizante donde tanto Perrault como los hermanos Grimm escribieron una moraleja  sobre los peligros que corren los niños que hablan con desconocidos.
No, esta nueva “Caperucita Roja” recupera los tonos más oscuros y menos inocentes de la historia original y anónima que sería edulcorada después por Perrault y los Grimm. Una caperucita que no es ya una niña inocente sino una joven sensual, donde el erotismo está latente en distintos momentos de la historia con un baile de connotaciones lésbicas incluido,  donde el verdadero monstruo quizás no tenga el rostro de un lobo, sino el de un ser humano dominado por la superstición , el miedo o la venganza . Daggerhorn es un lugar fuera del tiempo y de un espacio concreto,porque las pasiones, los miedos y los anhelos de los seres humanos son siempre los mismos en todas las épocas, sólo varía el escenario, pero el argumento se repite generación tras generación.

Amanda Seyfried(1985) encarna una Caperucita Roja que poco nos recordará al personaje del  cuento que nos leían de pequeños. Es aquí una joven llena de sensualidad,de belleza  seductora, inquietante y turbia en una historia que también habla de los pliegues oscuros de nuestras almas , porque el mal puede hallarse escondido en cualquiera de nosotros y donde menos lo esperas encuentra refugio la bestia

Por la imaginación y belleza latente en muchas de sus imágenes, algunas de una fantasía onírica impactante, que te traslada a un mundo donde sueño y realidad se confunden , me ha recordado a  Sleepy Hollow(1999) de Tim Burton, aunque en “Caperucita Roja” hay poco espacio para el humor y es mas tenebrosa y turbadora, pero también hallo semejanzas con la novela  “Lolita” de Nabokov y llevada al cine en 1962 por Stanley Kubrick y protagonizada por James Mason y Sue Lyon, donde un hombre maduro se enamora de una adolescente, Lolita, que podría ser una metáfora de Caperucita, la joven inocente o no tan inocente, y la bestia que la acecha, el hombre maduro que la desea.

Mentiras, sexo, traición, fanatismo,miedo, deseo y una poderosa historia de amor que rompe las reglas son los ingredientes de esta “Caperucita”. Los que vayan al cine esperando ver recreado su cuento de la infancia se llevarán una sorpresa, porque no es un cuento de niños, es un cuento de adultos que esconde sus sombras detrás de unos personajes sólo en apariencia sencillos. No hay una moraleja, como no lo suele haber en la vida, donde la frontera entre el error y el acierto, entre la bondad y la maldad, entre el deseo y el amor , entre la verdad y la mentira no son siempre claros ni están bien delimitados, y donde la inocencia no tiene tiempo ni espacio para sobrevivir. En la Caperucita Roja tradicional se aconsejaba a los niños que no hablen con extraños, en esta nueva versión , en palabras de su directora “El mensaje sería ,”el mal puede estar oculto dentro de cualquiera de nosotros”

“Cuidado con el lobo” reza el carte publicitario de “Caperucita Roja” El lobo como encarnación del lado oscuro del ser humano , acechando a la inocencia encarnada por Valerie en la película . Cuando la pureza y la maldad se cruzan en la vida ambas quedan afectadas y , en cierta forma, unidas. Es mucho más que un cuento infantil, es un espejo donde se reflejan los impulsos oscuros del alma humana , el miedo primitivo a la parte animal que forma parte inseparable de nuestra naturaleza

El cuento original tiene su origen en los cuentos de hadas medievales  ,de cuyas fuentes bebieron Perrault y los Grimm. Pero estas historias estaban llenas de elementos oscuros, de crueldad, de violencia que fueron obviados por estos autores y prefirieron ocultar esos detalles para adaptarlas a un publico infantil. Pero hablaré antes de Charles Perrault, el primero en recopilar esta historia y publicarla con el título de “Le petit Chaperon Rouge en 1697 dentro de un libro de ocho cuentos titulado  “Cuentos de la madre Oca” , también llamado “Cuentos del tiempo pasado” donde además de “Caperucita Roja” se encontraban otros cuentos tan conocidos por todos nosotros como “El gato con botas”, “La bella durmiente”o  “La cenicienta”. A pesar de tener otras obras anteriores, esta es la única que ha resistido el paso del tiempo y sigue viva en nuestros días con la misma fuerza evocadora y ejemplarizante que  tuvo en el momento de ser escrita, recopilando estas historias que hasta entonces se habían transmitido oralmente de generación en generación.

En la caperucita de la tradición oral, que se conoce como “El cuento de la abuela”  hay escenas crueles y duras, como cuando el lobo engaña a caperucita para que coma un plato que, en realidad, contiene los restos de su abuela. A continuación os pongo parte del cuento original transformado luego por Perrault en un relato mucho menos truculento. Seguro que os sorprende:

Había una mujer que acababa de cocer pan. Le dijo a su hija
– Ve a llevarle esta hogaza calentita y esta botella de leche a tu abuelita
Y la niña partió. En la encrucijada se topó con un hombre lobo, que le dijo:
– ¿Adónde vas?
– Le llevo esta hogaza calentita y esta botella de leche a mi abuelita
– ¿Qué camino tomaras? – le preguntó el hombre lobo- ¿el de las agujas o el de los alfileres?
– El camino de las agujas, le dijo la niña
– Vale, entonces yo tomaré el de los alfileres
La pequeña niña se distrajo recogiendo agujas. Mientras tanto, el hombre lobo llegó a la casa de la abuela , la mató y puso un poco de su carne en la despensa y una botella de su sangre en el estante. La niña llegó y llamó a la puerta.
– Empuja-dijo el hombre lobo- está cerrada con paja mojada
– Buenos días, abuelita. Te traigo una hogaza calentita y una botella de leche  
– Ponlo en la despensa, mi niña. Coge la carne que está allí, y bebe de la botella de vino que hay sobre el estante.
Mientras  ella dormía , un pequeño gato decía  
– ¡Que puerca! Se come la carne de su abuela y se bebe su sangre
– Desvístete, mi niña – dijo el hombre lobo -y échate aquí, junto a mí
– ¿Dónde dejo el delantal?
– Tiralo al fuego, mi niña ya no te va a hacer ninguna falta  

Charles Perrault(1628-1703) fue el pionero en la recopilación de los viejos relatos orales que pasaban de generación en generación. En oposición a lo que solemos pensar por las versiones que han llegado hasta nosotros, cuentos como “Cenicienta”,”La bella durmiente”, “El gato con botas” o la propia “Caperucita Roja” no eran cuentos infantiles, sino relatos para adultos llenos de violencia, crueldad y erotismo

¿Sorprendidos? Asesinatos, canibalismo, pedofilia ,bestialismo , no esta nada mal para un cuento ¿verdad? Por supuesto, nada de esto aparece en el relato de Perrault aunque curiosamente en “El cuento de la abuela”  la niña consigue huir de la casa de la abuela engañando al hombre lobo, otro elemento que recupera la película donde la bestia no es un lobo sino un hombre lobo, un licántropo, mientras que en la “Caperucita Roja” de Perrault  la pequeña muere devorada por el lobo. También conserva una sexualidad latente como vemos en esta frase extraída del cuento de Perrault , cuando el lobo disfrazado de abuela  dice a la pequeña “Deja la torta y el tarrito de mantequilla encima del arca y ven a acostarte conmigo, dice el lobo. Caperucita Roja se desnudó y fue a meterse en la cama, donde se quedó muy sorprendida al ver como era su abuela en camisón”. El cuento termina cuando Caperucita es devorada y esta es la moraleja que extrae Perrault para los niños de su tiempo

“Aquí vemos que en la adolescencia, en especial las señoritas bien hechas, amables y bonitas, no deben a cualquiera oír con complacencia y no resulta causa de extrañeza ver que muchas del lobo son la presa. Y digo el lobo, pues bajo su envoltura no todos son de igual calaña. Los hay con no poca mañana, silenciosos ,sin odio ni amargura, que en secreto , pacientes , con dulzura , van a la siga de las damiselas hasta las casas y en las callejuelas;más , bien sabemos que los zalameros, entre todos los lobos ¡ay! son los más fieros”

Tanto en los relatos recopilados por Perrault como los de los Hermanos Grimm hay un fin moral y educativo dirigido a los niños , por ello se cierran estos cuentos con una moraleja, una reflexión final  que en el caso de “Caperucita Roja” es una advertencia, en particular a las mujeres jóvenes, sobre los peligros de relacionarse con extraños y las amenazas que se ciernen sobre su inocencia . Quizás deberíamos recuperar de nuevo estos cuentos, porque esas amenazas siguen igual o más vigentes que entonces

La verdad es que leyendo esta moraleja, creo que tendríamos que recuperar de nuevo estos relatos para contárselos a las nuevas generaciones, indefensas en muchas ocasiones ante lobos con piel de cordero, que esconden sus intenciones tras palabras zalameras, como advertía Perrault.  El caso es que los cuentos de Perrault volvieron a la tradición oral a través de la lectura de su obra impresa, extendiéndose no sólo por Francia, sino por gran parte de Europa central, y debió ser en una de estas lecturas cuando la escucharon los Hermanos Grimm , Jakob y Wilhelm. Nacidos en Hanau, en el estado alemán de Hesse, ambos trabajaban en una biblioteca y en 1803, con menos de 20 años de edad , comienzan a interesarse por los relatos de la tradición oral e inician su labor de recopilación, relatos que publicarán entre 1812 y 1815 en su antología “Cuentos para la infancia y el hogar” donde se encontraban además de “Caperucita Roja” otros cuentos mundialmente célebres como “Blancanieves”, “El Gato con Botas”, “Juan sin Miedo” o “Hänsel y Gretel”.

Antes os comentaba que su versión de Caperucita Roja ,como la de otros de los cuentos recogidos por ellos, estaban muy suavizados , pero en un primer momento fueron criticados por todo lo contrario, ya que les acusaban de conservar  la crueldad y violencia de estos relatos. Ellos se defendieron diciendo, lo que era verdad, que los habían recopilado tal y como eran originalmente y que no eran cuentos para niños,sino cuentos para adultos. Como ejemplo de esta crueldad, en el cuento de “Blancanieves” en la primera versión recopilada por los Grimm, a la madrastra de Blancanieves, al final del relato, se la castiga por su maldad a bailar con unos zapatos al rojo vivo hasta caer muerta. Padres y maestros protestaron contra estas crueldades y también contra el contenido erótico de muchas de sus frases . Todo ello condujo a los Grimm a ir suavizando estos cuentos , un total de 210, que podemos decir que hoy constituyen un auténtico tesoro de la antigua tradición oral europea, aunque, por desgracia, hayamos perdido en ocasiones los relatos originales sustituidos por las nuevas versiones censuradas.

Foto de los hermanos Jakob Grimm(1785-1863 y Wilhelm Grimm(1786-1859) que recopilaron un total de 210 cuentos procedentes de la tradición oral  en su obra “Cuentos para la infancia y el hogar” que ha permitido que muchos de estos relatos se salvaran de su desaparición , aunque debido a la presión de la sociedad de su uépoca tuvieron que suavizar su contenido, pues eran considerados inmorales y crueles. Esa versión edulcorada es la que todos tenemos de Caperucita Roja, pero en la película se recupera el espíritu del relato original muchos más oscuro y complejo

Para cerrar este artículo, recomendaros esta película con imágenes de gran belleza y poesía, con una actriz Amanda Seyfried, que encarna a una Caperucita llena de fuerza, sensualidad y determinación, y una historia donde no falta ningún elemento de un cuento de hadas para adultos. Entre sus imagenes me quedo con Caperucita arrastrando su capa de un intenso rojo carmesí sobre la brillante blancura de las nieves que cubren las altas montañas de esta mágica población ,escondida entre oscuros valles y umbrosos bosques con ríos de aguas heladas y noches de lunas sangrientas, donde la mordedura de un lobo puede transformar la inocencia en monstruosidad. Recordadlo, queridos lectores, nada es lo que parece y el mal puede hallarse oculto en cualquiera de nosotros

Como imagino que os habréis quedado con ganas de saber como seguía “El cuento de la abuela” para terminar  este artículo, el final de la historia . Habíamos dejado al hombre lobo invitando a la pequeña a su cama:

Y cada vez que le preguntaba dónde dejaba todas sus otras prendas, el corpiño, el vestido, las enaguas, las largas medias, el hombre lobo respondía:
-Tiralas al fuego,mi niña, no las necesitarás nunca más
Cuando se tumbó en la cama, la niña dijo
-Ay abuelita ¡que peluda eres!
– Así no paso frío, mi niña
– Ay abuelita, ¡que uñas tan largas tienes!
– Así me rasco mejor,mi niña
– Ay , abuelita, ¡que hombros tan anchos tienes!
– Así puedo cargar la leña para el fuego, mi niña
– Ay abuelita, ¡que orejas tan grandes tienes!
– Así te oigo mejor, mi niña
– Ay , abuelita, ¡que agujeros de la nariz tan grandes tienes!
– Así aspiro mejor el aroma de mi tabaco , mi niña
– Ay , abuelita, ¡que boca tan grande tienes!
– Es para comerte mejor, mi niña
– ¡Oh abuelita, me he puesto mala! Déjame salir
– Mejor háztelo en la cama , mi niña
– Ay, no , abuelita, quiero ir fuera.
– De acuerdo, pero no tardes mucho  
El hombre lobo le ató un cordón de lana al pie y la dejó salir. Cuando la niña estuvo fuera, ató el cordón a un ciruelo que había en el jardín . El hombre lobo se impacientó y dijo:
-¿Estás haciendo mucho?¿Estás cagando? 
Cuando vio que no le respondía nadie, salió de la cama de un salto y vio que la niña había escapado. La siguió pero llegó a su casa justo cuando ella cerraba la puerta tras de sí, poniéndose a salvo

La belleza de las imagenes de “Caperucita Roja” es impactante, este en particular es uno de los fotogramas que más me ha gustadom, el blanco niveo y el rojo carmesi, la pureza y la pasión.  

Y con esto, queridos lectores, colorín colorado, este artículo se ha acabado. Pero recordad, no habléis nunca con extraños, no salgais en noches de Luna  por bosques sombríos y tened cuidado con el lobo, incluso el que habita en vuestro interior