ESTE MUNDO YA NO FUNCIONA: CRÍTICA AL GOBIERNO MUNDIAL

Quizás uno de los hombres que ha pensado más y mejor sobre España es el filósofo José Ortega y Gasset, a la que dedicó algunas de sus obras más importantes y nos dejó pensamientos que aún hoy siguen vivos y actuales, para desgracia de esta nación atormentada que es España, atormentada no tanto por la crisis que la ahoga sino por la incompetencia de sus instituciones, de aquellos que tendrían que ofrecer soluciones y dar confianza y lo único que nos proporcionan es desilusión, mediocridad e injusticias, porque sólo como injusticas puedo calificar unas decisiones que penalizan día tras día al pueblo y no a los responsables de haber llevado a la nación a la desolada situación en la que se hallan los españoles. Pero esto no sólo se puede aplicar a España, sino a todo el mundo que nos rodea.
Escribía Ortega que “ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil, en efecto, son formas de la hemiplejía moral”. Esta cita aparece en “La rebelión de las masas” escrita en 1930, y esas palabras son ahora tan vigentes como entonces. ¿Que diferencia existe entre una ideología y otra si los dos nos ofrecen unas mismas soluciones? Ya no existen dos formas de ver el mundo, existe una única forma dictada por el sistema capitalista y los partidos sólo establecen unos matices para distinguirse.
El problema es que este sistema ha perdido de vista la condición humana y sólo se preocupa de los resultados empresariales y, por eso, este sistema ya no nos sirve, pues ha olvidado la justicia, la generosidad, la compasión, la solidaridad y todo lo que da cohesión a la sociedad humana. Ser de derechas o de izquierdas ha perdido su sentido, no es más que una forma de perpetuar este sistema agotado, que se mantiene por la inercia y por los intereses que unen a las grandes corporaciones empresariales y a todos los que ocupan la cúspide de este sistema.
El joven tunecino Mohammad Bouazizi de 26 años ,universitario y sin empleo se prendió fuego para protestar por un país que le oprimía y no le daba ninguna esperanza.Fue la chispa de la ya conocida como Revolución de los Jazmines que acabó con el gobierno de Ben Alí. No se puede tener a tantos pueblos sumidos en la pobreza, la ignorancia y la desesperanza
“Vivo como si estuviera muerta: no tengo nada a lo que aferrarme en la vida, ninguna esperanza, en este estado morir es mejor que vivir”. Estas palabras llenas de desesperación son de Fatema Abou, una mujer argelina que intentó inmolarse esta misma semana y estaría ahora muerta si un policía no se hubiera tirado encima de ella para sofocar las llamas antes de que se extendieran por su cuerpo. Tiene 42 años, no puede conseguir trabajo, no dispone de una vivienda digna , ni de dinero para comprar comida para sus hijos. Y lo peor es que ha perdido la esperanza de que su situación pueda cambiar . Y no es la única, no sólo en Argelia, donde ya ha habido diez casos, también los encontramos en Túnez, en Egipto, en Arabia Saudí, Mauritania, Marruecos y el Sáhara Occidental.
Durante años, estas naciones han tenido que soportar a gobiernos corruptos que se han enquistado en el poder , en forma de dictaduras más o menos camufladas o de monarquías absolutas de carácter feudal en pleno siglo XXI. En Argelia ha gobernado el mismo partido , el FLN, desde su independencia en 1962, en Marruecos sus reyes Hassan II y su hijo Mohamed VI han dirigido los destinos del país sin dejar lugar a la oposición y tratando al pueblo como  si fueran de su propiedad, en Libia el dictador Muammar al-Gadafi se mantiene en el poder desde 1969, Egipto es gobernada por Hosni Mubarak desde 1981 sin interrupción, en Túnez acaba de caer su presidente Ben Ali después de 23 años en el poder, y así podríamos seguir con Jordania, con Siria o Sudán.
Todas estas naciones se caracterizan por tener poblaciones muy jóvenes, donde a veces hasta el 70% de sus habitantes tienen menos de 30 años, el desempleo es generalizado, la corrupción carcome a toda la clase dirigente y también a los cuerpos de seguridad y a todo aquel que ocupa algún cargo de responsabilidad  mientras la población se hunde en la pobreza, el analfabetismo y la desesperanza. Estos gobiernos no son democráticos pero Occidente no se ha dado por enterada, porque era más fácil mirar para otro lado. En realidad, los han apoyado para que se mantuvieran en el poder para evitar el progreso de los islamistas más extremos.
Platón escribía que “la peor forma de injusticia es la justicia simulada” y esta injusticia es la que las naciones occidentales, los que se autoproclaman como grandes adalides de la democracia, han permitido en todas estas naciones, una injusticia conveniente porque favorecía los intereses de mantener alejada la amenaza islamista. Pero a través de la injusticia no se puede alcanzar nada digno , nada bueno, y es por tolerar esta situación de gobiernos dictatoriales y corruptos como un mal menor , por esconder los problemas debajo de la alfombra en lugar de afrontarlos, lo que puede provocar ahora la explosión en cadena de todos estos países con pueblos desesperados, hartos de vivir bajo el yugo de personas corrompidas que les han robado sus vidas.
La sede de la ONU, la que debería haberse convertido en el gobierno global que garantizase la democracia, la defensa de los más desfavorecidos, la libertad y la igualdad, pero esta institución nació muerta gracias al derecho de veto que se concedieron las principales potencias  que convirtieron a la ONU en una farsa al servicio de los intereses de los poderosos 
Mientras esto sucede en el Norte de África ¿que sucede en las naciones del llamado mundo desarrollado? Vivimos inmersos en una crisis, pero no sólo en una crisis económica, en una crisis de la estructura de nuestra cultura, de nuestra estructura social, de nuestra relación entre el ser humano y el mundo que le rodea. Ya he dicho en otros artículos que el sistema capitalista terminará devorándose a sí mismo en su carrera ciega por producir mas y mas, para incrementar hasta el infinito los beneficios sacrificando en el altar de la economía a millones de personas desempleadas, pobres, marginadas del sistema. Nos avisan los científicos de la inminencia de un cambio climático catastrófico si no cambiamos nuestras estructuras pero nadie los escucha, se maquilla la situación con conferencias y reuniones, con parches para que todo siga funcionando un poco más.
Crecimiento sin limite, expansión sin limite, ese es el credo del sistema capitalista, un sistema insostenible porque no hay recursos en el mundo para sostenerlo. Los agotaremos , nos quedaremos sin tierras para cultivar, nos quedaremos sin peces que pescar, nos quedaremos sin agua para beber. Y entonces ¿que? En 1930 había 2000 millones de habitantes en el mundo , en 2020 habrá 7600 millones. Cinco mil millones más de habitantes en tan solo noventa años,  pero en lugar de pararnos en esta loca carrera hacia ninguna parte y preguntarnos que podemos hacer, como tenemos que cambiar nuestras sociedades , seguimos viviendo igual, como si los recursos fueran infinitos sólo para mantener un sistema que engorda los bolsillos de una elite que quiere seguir manteniendo sus privilegios y que engaña a sus poblaciones con una falsa democracia, donde en realidad sólo tenemos voto pero no voz.
Después de la II Guerra Mundial se creó la Organización de las Naciones Unidas , como un gobierno mundial que velaría por la libertad, por la democracia, por la seguridad, la igualdad y la justicia de los pueblos, pero esta ONU nació muerta en cuanto algunos de sus miembros, Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia , se concedieron el derecho de veto que impedía prosperar toda decisión que fuera en contra de sus intereses. La ONU es la menos democrática de las organizacoines creadas por las naciones democráticas, y es sólo un instrumento más para mantener el poder de las elites .
La pobreza no va en retroceso, el hambre no desaparece, las enfermedades que azotan a las poblaciones más desprotegidas no se curan porque no interesa invertir en medicinas que no pueden pagar, los recursos siguen agotándose, la deforestación avanza, la libertad disminuye, la desigualdad progresa, la injusticia y la corrupción se extienden como un cáncer por todo el planeta, el capitalismo se ahoga en su propio crecimiento insostenible, los pueblos permanecen callados, como hipnotizados por aquellos a los que les interesa hacerles creer que no es posible otra realidad diferente.
Si la gente se parase a pensar por unos minutos sobre la situación real de nuestro mundo, sobre las perspectivas de evolución de nuestras sociedades sin dejarnos cegar por el ruido de los medios de comunicación, de las palabras de los políticos y de las grandes empresas, podría darse cuenta que si no cambiamos el mundo  en el que vivimos caminos sin pausa hacia el abismo. Decía Martin Luther King que “la verdadera tragedia de los pueblos no consiste en el grito de un gobierno autoritario, sino en el silencio de la gente” ¿Cuando reaccionaremos?¿cuando las poblaciones que viven en regímenes corruptos , sin libertad, sin trabajo, sin dinero explote y arrase a sangre  y fuego sus naciones?¿cuando nuestro sistema capitalista agote todos los recursos naturales y no tengamos pesca, ni cereales , ni agua?¿cuando el calentamiento global sea irreversible y nos hundamos en una catástrofe climática que condenará a cientos o miles de millones de  personas a la muerte, a la pobreza, a la enfermedad?
Albert Einstein pensaba que “si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo” pero por desgracia nuestras naciones repiten sus errores sin parar, y nadie parece decidido a enfrentarse de verdad a los problemas y ponerse a pensar en el nuevo mundo que tendríamos que construir. No, no se trata de derechas o de izquierdas, no se trata de beneficios de las empresas, no se trata de las luchas religiosas, no se trata de los grupos de poder , de los políticos que medran, de los empresarios sin escrúpulos, no , no se trata ni siquiera de nuestros trabajos , se trata de la desaparición del mundo en el que hemos crecido.
Si no hacemos nada, si no nos unimos para crear una nueva forma de organización social que ya no esté basada en los beneficios ni en el crecimiento indefinido, si no tomamos conciencia de que el capitalismo está muerto y no podemos morir con él, si no levantamos la cabeza para mirar a nuestro alrededor y darnos cuenta que es la avaricia de este sistema capitalista la que acabará con nosotros y con nuestro planeta, entonces estamos condenados. Será en diez, en veinte o en treinta años, no lo se, pero estamos condenados a nuestra propia destrucción en un mundo muerto donde no habrá ni comida, ni agua, ni recursos con los que sobrevivir.
LA ÚLTIMA HORA:
En este documental titulado “La última hora” se habla de lo que he tratado en otros artículos del Mentidero. Si no lo habéis visto buscadlo ,os servirá para abrir los ojos a esa otra realidad que los gobiernos y las empresas nos ocultan, aquello en lo que no desean que pensemos
El presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy decía “si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres tampoco podrá salvar a sus pocos ricos”. Las elites no se dan cuenta que si se hunde este barco que es la Tierra ellos tampoco se salvarán, pero Kennedy también decía “no pienses lo que tu país puede hacer por ti, piensa lo que tu puedes hacer por tu país”. En este caso tenemos que cambiar la palabra país por la palabra mundo, pensemos lo que cada uno de nosotros puede y deber hacer por nuestro mundo, si los poderes que nos gobiernan no piensan cambiar tendremos que ser nosotros los que le obliguemos a ellos, rompamos las cadenas que nos han impuesto las grandes corporaciones, liberemos la mente de la propaganda que nos hace consumir y gastar mientras nos olvidamos de lo que realmente nos da la vida, la naturaleza, el planeta Tierra.
En nuestras manos está nuestro destino, a nosotros nos corresponde la decisión que afectará a las generaciones futuras. Forcemos el cambio hoy, porque si no lo hacemos, no habrá un mañana. Dejemos de correr buscando algo que no sabemos que es, el mundo con toda su belleza está ahí , esperando que lo salvemos, abramos los ojos para darnos cuenta de que es lo que de verdad importa.
Anuncios

¿QUE QUIEREN LAS MUJERES?UNA REFLEXIÓN SOBRE LA INSEGURIDAD DE LOS HOMBRES

En la novela “Ana Karenina” del gran escritor ruso Leon Tolstoi, se puede leer este diálogo entre dos hombres :

“La mujer, amigo mío, es un ser que por más que la estudias te resulta siempre nuevo
-Entonces vale más no estudiarla
-No!Un matemático ha dicho que el placer no está en descubrir la verdadera sino en el esfuerzo en buscarlo”

La frase más habitual cuando los hombres hablan sobre las mujeres es ese tópico de “no hay quién las entienda”  , muy similar a la que imagino que usan las mujeres para los hombres, ese “todos son iguales” y ambas afirmaciones son falsas , porque no hay dos seres humanos iguales ni se puede emplear generalidades cuando hablamos de los seres humanos. Sin embargo, creo que el hombre se halla mucho más desorientado sobre como comportarse con la mujer, como interpretarla y tratar de saber lo que realmente piensa y desea.
La verdad es que no creo ser el mejor para escribir sobre lo que quieren las mujeres, porque al igual que los demás también me hallo perdido, pero trataré ,al menos, de esforzarme en aclarar más que lo que quieren las mujeres, los esfuerzos más o menos torpes que hacemos para tratar de conocerlas un poco más, al menos desde mi punto de vista. Aunque en el fondo, se que ese esfuerzo estará condenado al fracaso si tengo en cuenta las palabras de alguien tan inteligente como Sigmund Freudhe aquí la gran incognita que no he podido resolver, a pesar de mis treinta años de investigación sobre el alma femenina¿qués lo que quiere la mujer?”
Sigmund Freud, el inventor del psicoanálisis y el pionero en el estudio del subconsciente se hallaba tan desorientado con respecto a las mujeres como cualquiera de nosotros y reconocía no saber nada sobre ellas después de 30 años de estudio
Lo primero que los hombres nos preguntamos es que buscan las mujeres en un hombre, que es lo que realmente les gusta o les atrae. En España hay un dicho un poco vulgar referido al hombre y que creo que la mayoría conocemos, ese tan descriptivo de que “mas tiran dos tetas que dos carretas”, porque en eso creo que el hombre es bastante más simple que la mujer. Para el hombre, el atractivo físico de la mujer es un imán, algo que le atrae incluso de forma involuntaria , pero creo que también es muy cierta esa frase de José Ortega y Gasset que nos dice que “la belleza que atrae rara vez es la belleza que enamora“, y tanto hombres como mujeres pienso que no se enamoran de un cuerpo, sino de una forma de ser , de una forma de mirar, de hablar, de comportarse, de todo ese conjunto de factores dificiles de describir y atrapar que constituyen la personalidad de un ser humano.
Pero volviendo a la pregunta ¿qué les gusta a las mujeres?¿qué les atrae? Si hablase por mi experiencia de estudiante, mi respuesta sería que las mujeres se enamoran de los chicos guapos de la clase, aunque yo había siempre oído eso tan bonito de que “la belleza está en el interior” . Yo me imaginaba que , al menos en mi caso, tenía tan interiorizada esa belleza que debía resultar invisible porque la verdad creo que tenían mucho más éxito los chicos físicamente atractivos. Pero el hombre siempre usa recursos para no perder su propia estima y en mi caso, como imagino que harán muchos otros hombres, era pensar “no tengo éxito alguno porque no soy atractivo aunque si inteligente” .
Entonces, como método de defensa, el hombre se crea en su mente la idea de que las mujeres sólo se sienten atraídas por los hombres guapos y no por los inteligentes, y , por supuesto, uno mismo se pone en el grupo de los inteligentes, porque sería demasiado duro pensar que eres feo y poco inteligente al mismo tiempo. Pero esta imagen es , por supuesto, falsa aunque no del todo. Según un estudio realizado por la Universidad de California  sobre 204 mujeres a las que se preguntó que eran las tres cosas que más les atraía de los hombres, un 44% dijeron que los ojos, un 36% que las manos y un 34% el sentido del humor.  Esta claro que si uno de los valores más estimados por ellas es el sentido del humor es porque valoran la inteligencia.
Habrá que aceptarlo, aunque hay que tener en cuenta siempre que en todo estudio basado en preguntas hay que contar con la posibilidad de que incluso lleguemos a engañarnos a nosotros mismos respondiendo lo que pensamos que deberíamos responder y no lo que queremos responder.¿Físico o intelecto?Imagino que la respuesta de todas las mujeres sería una mezcla de los dos pero según este estudio, su conclusión es que “la inteligencia para una mujer es uno de los mayores atractivos del hombre. El hombre es más visual y la mujer más mental. Mientras que él se enamora sencillamente de lo que ve, ella se enamora de la personalidad de varón y , en eso, la inteligencia juega un papel fundamental” Para poner un poco de humor , mi conclusión personal es que ni tengo personalidad, ni inteligencia
Con esto si quedaría confirmado que ellos se enamoran más del físico y ellas del intelecto, aunque pienso que a eso podríamos buscarle muchos matices y , sobre todo, un obstáculo muy importante para el hombre y es el hecho, no se si científico pero que casi todos los hombres han experimentado, de que en presencia de una mujer por la que sentimos atracción disminuye nuestra inteligencia. Eso es lo que causa los tartamudeos, las frases inconexas y los temblores que nos convierten en algo muy lejos de un ideal de inteligencia.
Nunca como ahora  ha habido tantas posibilidades de relacionarse entre los dos sexos, ya desde la escuela cuando comparten horas y horas de clase, hasta la edad adulta cuando trabajamos juntos y nos permite llegar a un trato y conocimiento del otro sexo como nunca había sucedido antes en la historia.Todos tenemos en la memoria las imágenes de las películas basadas en novelas de Jane Austen o Charlotte Brönte, en aquella sociedad puritana donde hombres y mujeres representaban los papeles que les asignaba la sociedad de la época y donde la espontaneidad, la auténtica personalidad, apenas tenía hueco para mostrarse. Y a pesar de ello, a pesar de las facilidades para hablar, para compartir tareas y aficiones, parece que se siguen manteniendo los mismos tópicos, el mismo desconocimiento de entonces.
Es sencillo refugiarse en los tópicos masculinos de lo incomprensible de la mujer, e incluso en lo perjudicial que puede llegar a ser para el hombre. Conocidas son las palabras de Sacha Guitry “si la mujer fuera buena , Dios tendría una” o la de poetas como Alfredo Musset que habla sobre el mal inevitable femenino “la mujer es como una sombra, no podrás atraparla, pero tampoco huir de ella”.  Hasta grandes genios militares y políticos como  Napoleón han caído en ese miedo e incomprensión hacia la mujer, pues el gran corso  afirmaba que “las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”
El hombre de Vitrubio de Leonardo da Vinci, el canon de las proporciones perfectas del hombre.¿Cuál es el canon que las mujeres tienen de los hombres?
¿Es preciso, entonces, refugiarnos en esa palabras que  afirman que ante las mujeres sólo podemos amarlas o conocerlas? Para ser sincero, me temo que cuando intentas conocer a una mujer y no actúas como se entiende que debe actuar un hombre que trata de conquistar una mujer, somos clasificados como amigos y ya no habrá opción para cambiar esa etiqueta. Pero puede que no sea más que un prejuicio de mi mente masculina. A mi , al igual que a otros muchos hombres, nos gusta escuchar a las mujeres , compartir el tiempo con ellas, y , como aseguraba el filósofo español Julián Marías, la más perfecta forma de amistad que existe es la que nace entre el hombre y la mujer, es la que puede proporcionar más felicidad.
Quizás el error consista en que pensamos que siempre están esperando algo de nosotros y , en realidad, sólo quieren que las escuchemos, que estemos junto a ellas, en esencia lo mismo que queremos nosotros. A lo mejor, tantos estudios, tantas estadísticas, tantos tratados que hablan de las relaciones entre hombres y mujeres podrían resumirse en que todos somos de una u otra forma mendigos de cariño, andamos perdidos por este mundo buscando una mano amiga, una mirada de afecto y una palabra de aliento contra la soledad que siempre nos amenaza.
Cuando leo lo que he escrito me doy cuenta que no soy capaz de esbozar ni un mal dibujo de las relaciones entre hombres y mujeres. Pero no importa, es una tarea para una vida entera y quizás ni siquiera eso me baste pero , como decían los personajes de Ana Karenina , “el placer no está en descubrir la verdad , sino en el esfuerzo en buscarla“.  Y misteriosas o no, creo que no hay nada que nos haga más bella la vida que la mujer.

NO SEAMOS HOMBRES MASA : LUCHEMOS POR LO IMPOSIBLE

En 1930 ve la luz la que es , quizás , la obra más importante del filósofo español José Ortega y Gasset, titulada “La rebelión de las masas”. En esta obra, hoy demasiado olvidada como muchas otras obras de brillantes pensadores que sufren en silencio su marginación porque todo aquello que nos hace pensar es peligroso en una época donde la mediocridad gobierna a la sociedad, Ortega y Gasset diferencia la sociedad en dos grandes grupos, el hombre masa y el hombre minoría.
Ortega define al hombre masa con estas palabras “Delante de una sola persona podemos saber si es masa o no. Masa es todo aquel que no se valora a sí mismo- en bien o en mal- por razones especiales, sino que se siente “como todo el mundo”, y, sin embargo, no se angustia, se siente a salvo al saberse idéntico a los demás”  El hombre masa sería aquel que aparece en los momentos de mayor prosperidad, de estabilidad política y financiera , donde el mundo que le rodea no le pone ningún limite a sus apetitos, más bien los estimula para que no se sienta nunca saciado.
José Ortega y Gasset,uno de los grandes pensadores del siglo XX , que hace ya ochenta años hizo una descripción de la sociedad en “La Rebelión de las masas” que tristemente sigue siendo vigente hoy en día.
Este hombre masa piensa que la vida es fácil y posee una falsa sensación de dominio sobre su propio destino, piensa que ha alcanzado  un suficiente desarrollo moral e intelectual lo que le hace cerrarse a escuchar a otros pues no cree que nadie le pueda enseñar más de lo que sabe y valora su propia opinión sobre cualquier tema igual que la de un especialista.  Según Ortega, el hombre masa se sabe vulgar, pero en lugar de tratar de acercarse a los que saben más, a aquellos intelectualmente superiores , proclama el derecho a la vulgaridad y niega el reconocimiento de cualquier instancia superior.
El hombre masa de Ortega ha perdido la curiosidad por aprender, no tiene interés en saber más. Carece de proyectos y, aunque no es consciente de ello, en realidad su vida va a la deriva porque no se plantea objetivos , sólo le preocupa su propio bienestar. Sería algo muy parecido a un niño mimado al que sus padres le han dado todo , una existencia fácil y acomodada, unos derechos por los que no ha tenido que luchar, una sociedad de la que se aprovecha pero a la que no ha contribuido en forma alguna y, aunque tiene capacidad para hacer muchas cosas no construye nada, porque ni siquiera lo intenta.  
Hacía tiempo que no releía este libro pero al hojearlo ahora descubro que está hablando de nosotros, de la sociedad que nos rodea. Nos hemos convertido en hombres masa, sin más aspiración que conservar el bienestar que hemos heredado de nuestros padres pero que ni siquiera sabemos defender. En los últimos años todos los derechos conquistados durante un siglo de luchas, nos han sido gradualmente arrebatados sin apenas oponer resistencia, y nos anuncian nuevos ajustes que degradarán más nuestra situación y ,en lugar de salir a la calle a mostrar nuestro rechazo, no acertamos más que a protestar sin levantar la voz y agachar la cabeza con resignación ante lo inevitable.
Es sorprendente y dramático que un diagnóstico que Ortega realizó para la sociedad de principios de los años 30 siga teniendo validez en nuestros días. ¿Tan poco hemos aprendido en este tiempo?¿Nada nos han enseñado las luchas sindicales, las sufragistas, las revoluciones estudiantiles, los movimientos políticos contra los fascismos y el comunismo del siglo XX? Cuando miro a mi alrededor , pienso que no sólo no hemos aprendido nada, sino que hemos olvidado casi todo lo que sabíamos
      
Termina Ortega diciéndonos que “la vida humana, por su naturaleza propia, tiene que estar puesta a algo, a una empresa gloriosa o humilde, a un destino ilustre o trivial.”  Cada uno de nosotros no somos el centro del mundo y la sociedad y los bienes de este planeta no están puestos ahí para que disfrutemos de ellos sin más. Tenemos una responsabilidad como seres humanos con los demás y con nosotros mismos . No tenemos derecho a la resignación ni al conformismo, porque estaríamos traicionando a todos los que estuvieron aquí antes que nosotros, a los que en su momento dieron la cara y se arriesgaron para darnos un mundo mejor y más justo.



El hombre masa se sabe vulgar pero reivindica su vulgaridad como si fuera un derecho, y aún  cree ser diferente  a la masa en esa  vulgaridad, como vemos en la viñeta,o aunque en realidad no es más que un miembro más de una masa indiferente y dormida



Son tantas las noticias que recibimos cada día sobre las continuas injusticias que nos avocan hacia un mundo menos libre, más pobre , donde las diferencias sociales se acrecientan y los derechos menguan, donde las sociedades occidentales se encierran en sus islas de bienestar pensando que pueden mantenerse al margen de lo que sucede a su alrededor y que los derechos que hoy disfrutamos no necesitan defensa , que están ahí eternamente, que convertimos las palabras de Ortega en una realidad. Vivimos al margen de grandes ideales, de grandes esperanzas , de todo aquello que hace grande la vida y digna de ser vivida.
Yo no quiero ser un hombre masa, no quiero llegar al final de mis días y darme cuenta que he dejado pasar la existencia pensando sólo en mí, en mi bienestar, que no he hecho nada por hacer de este mundo un lugar mejor para las futuras generaciones. Escribía Concepción Arenal que “La dignidad es el respeto que una persona tiene de sí misma y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus propios ojos”. Ese es el gran reto de mi vida, y creo que debería ser el de todos nosotros, respetarnos a nosotros mismos para que nunca tengamos que despreciarnos por aquello que no fuimos o no nos atrevimos a ser. Las quejas por lo que sucede, por la situación social, por la crisis, por la pobreza, por las injusticias que nos rodean no tienen sentido alguno si no somos los primeros en combatirlas.
No todos podemos combatir de la misma forma, no todos tienen las mismas fuerzas y el mismo coraje, pero yo lo veo como el amor, lo importante es amar no importa de que forma, ni como, ama y ya está. Pues esto es igual, no hace falta que salgas a la calle si no puedes, pero a tu alrededor puedes hacer muchas cosas para cambiar la realidad, para mejorar el mundo de los que viven contigo , para unirte a otros movimientos que quieren enfrentarse a los grandes poderes, esos poderes que nos llaman al silencio y a aceptar sin protestas el mundo que nos quieren construir.
Una imagen de los recientes disturbios en Argelia por el empeoramiento de las condiciones de vida . El silencio de todos nosotros ante el continuo deterioro de los derechos, no sólo nuestros sino de todo el mundo, lo pagaremos con la rebelión. No se puede guardar silencio ante los abusos de los estados y de los mercados
Tenemos que aprender a ver las cosas de una forma diferente, siguiendo a Antoine de Saint Exupery “no se ve bien sino es con el corazón, porque lo esencial es invisible a los ojos”. Aunque pensemos lo contrario, es el miedo el que nos hace más débiles, el no querer arriesgar para no perder algo nos lleva a perderlo todo y el renunciar a defender lo que es justo, los derechos de los demás, nos lleva a perder nuestros propios derechos. Eso es lo que hacen los poderes que gobiernan este mundo, dividirnos, hacernos creer que son ellos los que actúan por nuestro propio bien, que somos niños que necesitan de su protección y nosotros nos comportamos como si esa fuera la verdad.
Según lo veo, podemos dejar que la vida se deslice junto a nosotros sin hacer nada, tratar de conservar lo poco que tenemos para que no nos lo arrebaten y esperar a que la muerte llegue para que el tiempo borre el paso de nuestra vida por el mundo sin dejar huella alguna, o podemos levantarnos y decidir que , aunque podamos ser derrotados, vamos a disponernos a dar batalla, que no nos da igual lo que suceda con el mundo y que si abandonamos nuestro papel del hombre masa de Ortega, tendremos la fuerza necesaria para cambiar el mundo.

Menos mal que no todo es silencio ante el abuso de los mercados y de los poderes gubernamentales sobre la sociedad. En Francia, un hombre de 93 años llamado Stéphane Hessel, ha escrito un libro titulado “Indignaos” , que ha batido records de ventas y donde llama a  “una insurrección pacífica contra el consumo masivo, el desprecio de los más débiles y la competencia de todos contra todos”. Ojalá su voz no quede sola clamando en el desierto y muchas otras voces le acompañen en su indignación. A sus 93 años es un ejemplo de que todos podemos enfrentarnos a la injusticia

Creo que merece la pena intentarlo con todas nuestras fuerzas y , como decía Miguel de Cervantes“podrán quitarme  los encantadores la felicidad, pero el esfuerzo y el ánimo, eso nunca”  Y el sabía bien lo que decía, porque tuvo una vida llena de penalidades donde apenas conoció algún momento de felicidad, pero nunca perdió la alegría de vivir, sus ganas de obrar con honradez y de luchar por causas justas. Nos lo debemos a nosotros mismos y se lo debemos a todos los que sufren en el mundo, luchemos por lo imposible.

EL PELIGRO DE LA NUEVA OLA CONSERVADORA EN ESTADOS UNIDOS

Hoy se celebran elecciones al Congreso y al Senado en los Estados Unidos y a la hora en la que escribo todo apunta a una importante caida del partido demócrata de Barak Obama en favor del Partido Republicano y , en especial, de un movimiento surgido dentro de los republicanos que es conocido con el nombre de “Tea Party”, cuya figura principal y más conocida es Sarah Palin, gobernadora del estado de Alaska.
 Sarah Palin
Su nombre, Tea Party, se inspira en un hecho que dio origen al levantamiento de las 13 colonías americanas contras el Imperio Británico. El 16 de diciembre de 1774 un grupo de ciudadanos de Bostón asaltaron en el puerto a tres barcos británicos y arrojaron la carga de más de 300 cajas de té que transportaban por la borda, en protesta por los impuestos sobre el té que les había fijado Londres.El gobierno británico decidiría el cierre del puerto de Boston hasta que pagasen los daños. Esta decisión causó indignacion entre las colonias, que se levantaron en armas y dieron inicio a la guerra  que acabaria con la victoria de George Whasington y la proclamación de la independencia de Estados Unidos 
El Tea Party está formado tanto por políticos profesionales como por gente que procede de otras esferas de la sociedad, principalmente empresarios, a los que les une el deseo de reducir al mínimo la intervención del  estado en la vida de los ciudadanos. Están en contra de los impuestos, de una cobertura social para todos los ciudadanos, de las políticas sociales, de la inmigración, de la intervención de Estados Unidos en el exterior y niegan la existencia del cambio climático Defienden el regreso a lo que ellos llaman “las raízes del pueblo americano” y el aislamiento de Estados Unidos de los asuntos internacionales ya que consideran que eso no es de su incumbencia.
Aunque no se definen racistas el perfil de sus seguidores es de raza blanca y edad avanzada, personas a las que se ganan prometiéndoles fórmulas mágicas para acabar con el desempleo, mano dura con la inmigración, la prohibición del aborto o la eliminación de la teoría de la evolución de Darwin en las escuelas para sustituirlas por la Creación del mundo tal y como lo enseña la Biblia, algo muy científico desde luego. Son personas capaces de decir , y cito textualmente,
“Las libertades que conquistamos hace 200 años y que nos está quitando este dictador que tenemos por presidente.Vosotros tuvistéis a Franco, nosotros tenemos a Obama”  
Obama no ha cumplido las expectativas que despertó en el momento de su elección, en parte porque el legado que recibió de George Bush, tanto económico como en política internacional, era terrible, con la nación envuelta en dos guerras y con el sistema bancario al borde de la bancarrota. En dos años no se puede cambiar un rumbo tan torcido , sobre todo porque no hizo más que hallar obstáculos en su camino, en particular en su intento de crear una cobertura médica para todos los americanos, algo que en Europa nos parece normal pero es dificil de entender para la cultura americana, pero cuando una persona despierta unas esperanzas desmedidas la desilusión también es mayor.
Los demócratas se sienten desencantados y muchos no irán a votar, sin embargo el Tea Party ha logrado movilizar a todos los descontentos con la política de Obama y probablemente lograrán la victoria en el Congreso y eso signifca que en los próximos dos años el presidente norteamericano estará con las manos atadas y Estados Unidos se hallará en el inicio de un camino muy peligroso para todos, porque si el gobierno americano cae en sus manos dentro de dos años , la primera potencia del mundo estará gobernada por personas que no aceptan el cambio climático, que niegan la teoría de la evolución. Yo les llamaría ignorantes, mentes cortas incapaces de hallar soluciones para el futuro pero muy capaces de guiarnos con su estupidez hacia un mundo mucho más peligroso.
Y en Europa no estamos a salvo de estos movimientos, es el resultado de la mediocridad de los gobernantes que nos tocaron en suerte y  por eso no podemos desentendernos de la política aunque nos pueda parecer aburrida, nos jugamos demasiado en ello.
Creo que fue José Ortega y Gasset quién dijo
“Prefiero a un malvado que a un estupido, porque el malvado no lo es siempre pero el  estupido nunca deja de serlo” 
No permitamos que la estupidez nos gobierne por nuestra resignación