DEMOCRACIA PORNOGRÁFICA, LIBERTAD EN VENTA Y EL NUEVO DESPOTISMO ILUSTRADO

El termino pornografía proviene de dos palabras griegas, pornos que significa prostitución y grafía que tiene el sentido de dibujo o descripción, por lo que de forma literal se podría traducir como descripción de la prostitución y eso es en lo que se está convirtiendo nuestras democracias, el gobierno del pueblo del que nos sentíamos tan orgullosos hasta hace muy poco tiempo pero que ahora nos damos cuenta que poco tiene de gobierno del pueblo, ni de representación de los intereses de los ciudadanos y si mucho de desprecio por la voluntad soberana . Desde el comienzo de la ya familiar crisis en el año 2008 en Estados Unidos hasta este mes de noviembre de 2011 hemos asistido al declive no de la economía, sino del propio sentido de la democracia. Hemos visto como los valores que hasta ahora creíamos firmes e inconmovibles, los valores de igualdad y libertad nacidos en la Revolución Francesa de 1789 y la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776 , son puestos en cuestión ante el nuevo dios , el nuevo becerro de oro al que todos debemos obediencia y sumisión, el mercado, el sistema financiero, la economía.
En el Preámbulo de la Declaración de Independencia de Estados Unidos firmada el 4 de julio de 1776 se puede leer  estas hermosas palabras “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad”
Archivo:Declaration independence.jpg
“La Declaración de Independencia” del pintor norteamericano John Trumbull(1756-1843) representa el momento en que el llamado Comité de los Cinco formado por Benjamin Franklin, Thomas Jefferson, John Adams, Roger Sherman y Robert Livingston presenta la Declaración de Independencia de los Estados Unidos al Congreso , que les había encargado esta misión. La Declaración proclama que los hombres “son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” Significaba el cambio hacia el mundo moderno donde la libertad y la igualdad de derechos y la búsqueda de la felicidad  serían los valores irrenunciables de todas las sociedades democráticas. Era el fin del absolutismo, aunque durante los dos siglos siguientes habría que derramar mucha sangre para defender estos valores. Pero ahora parece que estamos dispuestos a renunciar a ellos en el altar de la economía. El ser humano al servicio de un sistema, la mayor perversión de nuestras sociedades modernas
Si, hermosas palabras , el reconocimiento como derechos inalienables de todo ser humano la vida,la  libertad y la búsqueda de la felicidad, y cuando estos derechos se vean amenazados por la actuación de los gobiernos elegidos por el pueblo se reconoce a este el “derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad.”  Por lo tanto, entendemos que en este documento se afirma la obligación de los gobiernos de velar por la seguridad y felicidad de sus ciudadanos y en caso de faltar a esta obligación podrán ser reemplazados. Ahora veamos que dice al respecto la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano firmada en Francia el 26 de agosto de 1789. Podemos leer en su preámbulo
“Los representantes del pueblo francés, constituidos en Asamblea Nacional , considerando que la ignorancia , el olvido o el menosprecio de los derechos del hombre  son las solas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne los derechos naturales, inalienables  y sagrados del hombre a fin de que esta declaración, presente de un modo constante en todos los miembros del cuerpo social, les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes; a fin de que los actos del poder legislativo y los del poder ejecutivo, al poder ser en cada instante comparados con el fin de toda institución política , sean más respetados ; a fin de que las reclamaciones de los ciudadanos , fundadas en adelante sobre principios simples indiscutibles, giren siempre al mantenimiento de la constitución y a la felicidad de todos “. En el artículo seis de esta Declaración leemos “La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho de concurrir personalmente  o por sus representantes a su formación”.
El celebre cuadro del pintor francés Eugène DelacroixXX. En su artículo sexto podemos leer “La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho de concurrir personalmente o por sus representantes a su formación”. Sin embargo, parece que hoy este artículo ya no tiene validez pues las leyes se imponen, no ya por los gobiernos elegidos democráticamente, sino por la influencia de los grupos de presión financieros . Los intereses privados son puestos por encima de los intereses colectivos, de la sociedad (imagen procedente de http://enciclopedia.us.es )
 
Ahora viajemos en el tiempo hasta la primera semana de noviembre del año 2011. El primer ministro griego Yorgos Papandreu (1952) anunciaba la convocatoria de un referéndum para preguntar a los ciudadanos griegos si estaban de acuerdo  o no con las nuevas medidas económicas impuestas a Grecia por la Unión Europea y por el Fondo Monetario Internacional, aunque en realidad son las medidas impuestas por esos entes abstractos que llamamos mercados, compuestos por los intereses económicos de determinados grupos financieros que representan no a intereses colectivos sino particulares y que no han sido elegidos por votación popular sino por los accionistas de esas empresas o nombrados  por sus consejos de administración. La convocatoria de este referéndum llegaba tarde, pues tenía que haber sido convocado al inicio de la crisis para preguntar al pueblo sobre como gestionar una crisis que le iba a afectar directamente a su forma de vivir , a su capacidad económica, a su bienestar, una palabra que parece estar maldita en nuestros días.  Pero debería ser considerado una buena noticia para la democracia, para el ejercicio de la libertad, de un gobierno que escucha la voz de los ciudadanos, pero no como una concesión a estos, sino reconociendo su derecho a hacerse oír.
Pero no fue esa la reacción de Europa, de esa Europa que gusta convertirse en adalid de la libertad, en paladín de los pueblos oprimidos, en la castigadora de los dictadores y tiranos en todo el planeta, aunque sabemos todos que para Occidente no todos los dictadores son igual de repugnantes, todo depende de los intereses económicos que haya en juego y no tenemos más que comprobar la doble vara con la que han sido medidos los casos de Libia y Siria. En la primera se ha intervenido militarmente  en una guerra civil con el pretexto de proteger la vida de los civiles. En el caso de Siria, donde los muertos por la represión del gobierno superan los tres millares, parece que estos civiles no son tan importantes. Claro que Siria no tiene el nivel de reservas estratégicas de petróleo y gas natural de Libia. Ese es el compromiso con la libertad de los diferentes gobiernos de la Unión Europea, los intereses económicos, Si tienes algo que yo puedo utilizar te apoyaré, si no tienes nada entonces me olvidaré de ti, esa es su filosofía en política internacional.
El presidente griego Yorgos Papandreu detras parece seguir a los dos líderes europeos, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy, que toman decisiones en nombre de todos y se escandalizan cuando se trata de preguntar a los pueblos si están conformes con las políticas que les imponen, no ellos como gobierno democrático donde los ciudadanos hemos delegado la autoridad y el poder, sino los llamados mercados, los grupos financieros , los fondos de inversión, los intereses de las grandes multinacionales . Ellos defienden sus intereses particulares y los líderes de los gobiernos democráticos no se atreven a preguntar a sus ciudadanos ¿Es este el gobierno del pueblo? En la Declaración de Independencia de Estados Unidos se reconocía el derecho de los ciudadanos a  “que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad” Si niegan ese derecho, están negando el espíritu de la democracia . Estamos ante un nuevo despotismo, el despotismo económico (imagen procedente de http://www.ultimahoranoticias.es )
Al anunciarse el referéndum los lideres de la Europa democrática, los representantes elegidos por la voluntad popular, se echaron las manos a la cabeza escandalizados. La canciller alemana Angela Merkel(1954), el presidente de la República Francesa Nicolas Sarkozy(1955) y el resto de gobernantes de la Unión Europeo que actúan poco más que como sumisos cortesanos de los dos grandes monarcas europeos, no tardaron en presionar al presidente griego para que diera marcha atrás en su decisión de consultar al pueblo griego y el propio ministro de económica griego Evángelos Venizelos declaraba “El euro es una conquista histórica del pueblo griego, que no puede depender de un referéndum” No, esa decisión era demasiado importante para dejarla en manos de los ciudadanos, del pueblo ignorante, del vulgo desinformado que no sabe que es lo más conveniente para sus intereses. Curiosa forma de pensar en pleno siglo XXI porque me recuerda a otra filosofía de gobierno que había sido enterrada en el siglo XVIII.
En el siglo XVIII la monarquía absoluta ,donde todo el poder residía en el monarca, comenzaba a tambalearse pero los reyes fueron lo suficientemente astutos para tratar de adaptarse a los nuevos tiempos , a los avances intelectuales y científicos que trataban de modificar la sociedad, a la Ilustración que abría nuevas formas de pensamiento donde se defendía la libertad y los derechos de los hombres, y creó una nueva forma de gobierno, la del Despotismo Ilustrado . En realidad el poder lo seguía detentando de forma absoluta el monarca pero al tiempo adoptaba una actitud benevolente y paternalista con su pueblo, como si este fuera un niño al que hay que mimar un poco pero al que no se puede dejar a su libre albedrío, pues no está preparado para tomar decisiones sobre su destino. El lema de aquella forma de gobierno que se extendió por buena parte de Europa era “todo para el pueblo pero sin el pueblo” Sin embargo, parece que esta forma de gobierno no fue bien aceptada por un pueblo cada vez más cansado de las injusticias, de la desigualdad, de la pobreza a la que había sido condenado durante siglos. Al aumentar las tasas de alfabetización también aumentó la necesidad de decidir por si mismo, al igual que sucede con una persona cuando pasa de la infancia y adolescencia a la juventud.
Evangélos Venizelos , el ministro de economía griego que ha declarado “El euro es una conquista histórica del pueblo griego, que no puede depender de un referéndum”  En democracia no debería haber ninguna cuestión que no pueda ser consultada con el pueblo. Lo contrario es considerar a los ciudadanos como personas inmaduras y sin suficiente preparación para decidir sobre su destino y sus intereses. El despotismo ilustrado se caracterizaba por la actitud paternalista de los monarcas sobre su pueblo y parece que esa es la actitud de nuestros dirigentes. Sólo ellos conocen el camino correcto y es mejor no preguntarnos pero ¿ por qué cuatro años después del inicio de la crisis seguimos no solo inmersos en ella sino en una situación que se deteriora cada vez más?¿su incompetencia para encontrar una solución no es prueba suficiente de su mediocridad y de la necesidad de que los ciudadanos hagan oír su voz? En la opinión de ellos y de los que manejan su actuación entre bastidores esta claro que no, la solución es ponernos una mordaza y que aceptemos resignadamente sus decisiones (imagen procedente de http://www.cuentasclarasdigital.org ) 
Primero fue el nacimiento de Estados Unidos y su democracia, luego la Revolución Francesa y ya en el siglo XIX las revoluciones que a partir de 1848 cambiaron los sistemas políticos del continente y,poco a poco, las viejas monarquías absolutistas fueron sustituidas por monarquías constitucionales o por repúblicas, la voz de los ciudadanos comenzó a ser escuchada respaldada por textos como los que hemos visto más arriba, la Declaración de Independencia de Estados Unidos o la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, donde se establecían como obligaciones fundamentales de todo gobierno que “organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad.” El despotismo ilustrado desapareció aunque todavía hubo que sufrir y luchar mucho durante todo el siglo XIX y el siglo XX para lograr el reconocimiento de derechos políticos y laborales que derivaron en la creación del hoy denostado estado de bienestar, cuya defensa parece convertirse ahora casi en un pecado contra la nueva religión, la impuesta por la economía.
¿Qué pensarían todos los que durante más de dos siglos lucharon por nuestra libertad, por el derecho a que nuestra palabra sea escuchada y tenida en cuenta?¿Hemos olvidado que democracia significa “gobierno del pueblo” y que los políticos no son más que nuestros representantes, los portavoces de nuestras decisiones?¿Que queda de una democracia cuando sus representantes desconfían de los ciudadanos y los consideran demasiado estúpidos, poco preparados o ignorantes para comprender la situación a la que se enfrentan? Si la voz de los ciudadanos no debe ser consultada, como afirmaba el ministro de economía griego y como han demostrado que pensaban los demás líderes europeos, ¿que tipo de democracia tenemos? No creí que en Europa se pudiera oír que una decisión es demasiado importante como para someterla a la votación de los ciudadanos. Es un desprecio a los valores democráticos, es un desprecio a la inteligencia de todos y cada uno de los ciudadanos europeos.
El riesgo de poner una imagen como esta es que te acusen de demagogia, de tratar de dar pena, pero acepto la acusación si se considera demagogia que casi 1000 millones de personas pasen hambre en el mundo mientras miles de millones de euros son utilizados para evitar el colapso de grupos financieros privados que en su momento no invirtieron parte de esos beneficios en la sociedad. Europa se empobrece, pero lo que para nosotros es una disminución del nivel de vida para otras naciones supone la hambruna y la muerte. La democracia en la que yo creo no se somete a las reglas del mercado, es el mercado el que debe someterse a los valores morales defendidos por la democracia, el primero de los cuales es el bienestar y la felicidad del ser humano. Si renunciamos a esto, lo demás carece de sentido (imagen procedente de http://pocamadrenews.wordpress.com ) 
 
Desde hace cuatro años vivimos inmersos en una crisis que se inició no por el estado de bienestar, sino por las acciones irresponsables de grandes entidades financieras que especulaban con sus inversiones inmobiliarias,con las hipotecas convertidas en una especie de valores que se compraban y se vendían, mientras los consejos de administración de estas entidades obtenían millonarios beneficios , se incrementaban los salarios hasta multiplicar por 400 los que cobraban sus empleados y animaban a los ciudadanos a endeudarse por cantidades muy superiores a sus ahorros e ingresos, convirtiendo a millones de personas en auténticos rehenes de los bancos durante décadas. Todo era hermoso,no pasaba nada y no se escuchaba a los que avisaban contra esta carrera ciega en busca del máximo beneficio, del enriquecimiento basado en la especulación y no en la producción, en la mentira y no en la realidad, pues la economía financiera es una gran mentira donde nada es real, todos son números que aparecen en ordenadores y que sólo tienen valor porque se lo queremos dar, pero no hay nada.
Todos sabemos que ha pasado, como cientos y miles de millones se han utilizado para salvar a los responsables de crear esas burbujas, de llevarnos a la bancarrota del sistema. Como esos mismos responsables han continuado ocupando sus puestos al frente de las empresas o de los gobiernos que permitieron que la situación alcanzara este extremo, mientras se exigen sacrificios cada vez mayores a los ciudadanos y la situación sigue deteriorándose y unos pocos siguen enriqueciéndose y presionando a los gobiernos para que adopten sus decisiones a lo que ellos quieren. ¿Sabeis como se llama a eso, a como los gobiernos se pliegan a los dictados de los grandes poderes económicos por encima de los intereses de los ciudadanos a los que deben su puesto y a los que en teoría deben representar? Se llama pornografía, la prostitución de la democracia, a la que se pone un precio y se vende al mejor postor.
El filósofo escocés Adam Smith es considerado el fundador de la economía como ciencia gracias a su obra “La riqueza de las naciones”. Según Smith  la clave del bienestar social está en el crecimiento económico, y para lograrlo considera la  libre competencia como el medio más idóneo para conseguirlo , afirmando que las contradicciones engendradas por las leyes del mercado serían corregidas por lo que él denominó  la mano invisible del sistema, es decir, que el propio mercado corregiría sus  errores, que es lo que han defendido los partidarios de una economía sin regulaciones por parte del Estado. También afirmaba Smith que   “el hombre necesita casi constantemente la ayuda de sus semejantes, y es inútil pensar que lo atenderían solamente por benevolencia . No es la benevolencia del carnicero o del panadero la que los lleva a procurarnos nuestra comida, sino el cuidado que prestan a sus intereses”  El egoísmo y no el altruismo sería la base de la economía , y puede que en parte sea cierto y ,como decía en otra de sus citas, “dame lo que necesito y tendrás lo que deseas”  es la clave de nuestra economía, pero si a egoísmo no se le ponen límites se convierte en codicia y la codicia no da nada, solo acapara y eso es lo que ha sucedido y está sucediendo. Unos pocos acaparan y se enriquecen  y una gran mayoría se sacrifica por ellos (imagen procedente de http://zagalescullar.blogspot.com ) 
He citado en otras ocasiones estas palabras del economista y filósofo escocés Adam Smith (1723-1790) “No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados.”  Esto es algo obvio pero parece que ahora ya no lo parece tanto, la felicidad ya no entra en los planes de nuestros gobiernos , no cotiza en la Bolsa ni se puede comprar o vender en los mercados internacionales. También afirmaba que la economía de mercado y el capitalismo son instrumentos para crear riqueza y bienestar, pero no pueden sustituir a los valores morales de una sociedad , no pueden ni deben suplantarlos, pues son estos valores los que deben regular la economía y no a la inversa. La pregunta es ¿quién manda en el mundo, los representantes elegidos democráticamente por las naciones o los poderes económicos que representan intereses particulares y no sociales?¿quién ha puesto la economía por delante de los valores morales?¿cuando hemos aceptado subordinar la felicidad y el bienestar de los seres humanos a los valores del mercado?¿funciona un sistema incapaz de generar riqueza para el pueblo y que sólo la reserva para unos pocos?
Una imagen de los disturbios en Grecia durante el pasado mes de octubre. Si la situación de crisis, de crecimiento del desempleo, de recortes sociales, de reducción de las inversiones y de progresivo empobrecimiento de la sociedad prosigue se sucederán los disturbios en otras naciones y una escalada de la violencia a su vez podría generar un recorte de las libertades y un endurecimiento de las leyes. Aun estamos a tiempo de recuperar el gobierno para los representantes elegidos por los ciudadanos y no dejarlo en manos de intereses particulares pero la falta de auténticos políticos con visión de futuro ponen en peligro dos siglos de historia , de lucha por la libertad, los derechos laborales y ciudadanos. Y quiero dejar claro que la violencia nunca es el camino, y los movimientos de indignados carecen de ideas claras y están condenados al fracaso. La solución debe hallarse a través de los cauces que nos ofrece la democracia, pero para eso es necesario la implicación de todos (imagen procedente de http://internetsocialista.blogspot.com )
La respuesta a todas estas preguntas la hemos tenido esta semana, al rechazar el referéndum al pueblo griego. El miedo a la decisión de los ciudadanos es el gran fracaso de todos los gobiernos europeos, el gran fracaso de nuestras democracias, la auténtica tragedia de esta crisis. Se ha querido crear una Unión Europea cimentada no en la unión de los pueblos, de las culturas , de los intereses comunes, sino en una moneda, en algo material y perecedero, en algo sin alma como sin alma es esta Unión . No se lo que sucederá en el futuro, es probable que sigamos adelante poniendo nuevos parches , cediendo derechos y libertades , sometiendonos a los dictados de poderes que no han sido elegidos sino impuestos por un nuevo despotismo ilustrado o , quizás , debería decir despotismo económico. Y el mundo seguirá girando con sus mil millones de  pobres, con un futuro incierto debido a la lucha que habrá que mantener por los recursos en materias primas, alimentos, agua o tierra y la amenaza de un cambio climático que endurezca aún más las condiciones de vida de todos y , sobre todo, de los más pobres. Pero que mas da , la vida , la libertad, la justicia , la decencia, la solidaridad no son valores que hoy coticen en Bolsa.
Anuncios